Compartir Novela a partes iguales con el redactor final de estas Novelas menos el 30% por ejemplar para la editorial que las publique, y tendrá lugar en la novela publicada






descargar 355.67 Kb.
títuloCompartir Novela a partes iguales con el redactor final de estas Novelas menos el 30% por ejemplar para la editorial que las publique, y tendrá lugar en la novela publicada
página1/12
fecha de publicación12.07.2015
tamaño355.67 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Economía > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
http://www.wrealboj.com/

David Propone:

Compartir Novela a partes iguales con el redactor final de estas Novelas menos el 30% por ejemplar para la editorial que las publique, y tendrá lugar en la novela publicada

(14,00=2-30%) 9,80€

(9,80/2) 4,90€

(4,90=2)+(30%=4,20) 14,00€
Termina esta Novela e insertare tu Nombre, tus apellidos, Tu dirección de corre@, tu web en el borrador original y como no el final esperado
Pónganse en contacto con migo David Boj Martínez, bien por corre@; Wrealboj@hotmail.com o Bien por telf.: 656896964


OptionButton1

INDICE ◊
John es un chico que después del asesinato de sus padres, según va creciendo los va echando de menos cada vez mas. Acaba juntándose con una pandilla de conflictivos y lo meten a la cárcel donde van sucediendo cosas extraordinarias y a la vez violentas. Junto a Ronal tienen el privilegio de conocer a un especialista de artes marciales y campeón de diversos combates clandestinos, David así se llama, mas conocido como Escorpión. John se ve obligado ha fugarse de la cárcel y la historia cada vez es mas complicada y peligrosa. Más que un extremo peligroso, es también un deseo de venganza.


Los Mejores Editores



ESCORPIÓN

Extremo peligroso”





III MILENIO


{John prevenía de una familia rica, que no habían tenido nunca un solo problema asta que asesinaron a sus padres.

Desde muy pequeñito a John le gustaba andar solo, era hijo único y solo lo hacia todo.

Un día para su cumpleaños sus padres le compraron un perro con el que el jugaba todos los días, estudia he inventaba todo tipo de artilugios y le gustaban mucho los diccionarios donde el aprendía y habilitaba su inteligencia.

Al cumplir los ocho años sus padres lo inscribieron en un buen colegio donde había que pagar un salario mensual.

Había una banda de chavales ricos y presumidos, es la que se hacían llamar los vástagos. Los vástagos cada vez que veían a John se metían con el, lo empujaban, le hacían zanganillas, lo insultaban y se reían de el todos los días.

John era un chico inteligente y valiente. Casi todos los días se veía acorralado por los vástagos, corriendo y escondiéndose por los callejones, cubos de basura, asta en los súper mercados donde podía esquivarlos y perderlos de vista.

Un día arto ya de seguir corriendo tropezó con una chica del quinto curso, la chica veía a John correr todos los días, asta que se interpuso en su camino para que dejase de correr. Entonces le dijo…

-¿Por qué corres pequeño?

-no es asunto tullo- dijo John. –apartate, déjame ir, no es tu problema-

-no puedes seguir huyendo- dijo la chica. Tienes que hacerles frente, no puedes estar huyendo todos los días de tu vida –

-métete en tus asuntos, son más fuertes que yo, y te pegarían una paliza que te mandarían al hospital una tenporadica -

-ven escóndete aquí con migo, ven-

John fue con ella y se asentaron los dos en un rincón detrás de un montón de cajas de cartón grande. Cuando pasaban corriendo los vástagos en su busca.

Raquel y John se conocieron detrás de unas cajas en un callejón mientras lo seguían.

La chica convenció a John para hacer frente a esa pandilla de una vez por todas.

Raquel y John a la tarde fueron juntos al colegio y John estaba preocupado, tenía un poco de miedo por lo que pudiesen hacerles a los dos.

Cuando aparecieron los vástagos y los acorralaron a los dos sin posibilidad de escapatoria.

-¡mirar, el renacuajo tiene una amiguita! -

-¿será su novia? –dijo otro.

-ahora no te vas a escapar- le dijo uno –te vamos a torturar renacuajo, te vamos a cortar los dedos y se los vamos a dar de comida a mi perro-

Cada vez se acercaban mas a ellos, intentándoles asustar mas de lo que estaban.

John se quito la mochila de los hombros y no se le ocurrió otra cosa que defenderse a mochilazos, tumbando a tres de ellos mientras otros dos lo cogian, se levantaban del suelo y la cogian también a ella.

-este renacuajo se va a enterar de quien soy yo-

Los muchachos se apartaban dejándolo solo mientras a Raquel la sujetaban.

John fue valiente y se quito la chaqueta.

Aquel se abalanzo sobre John mientras el se apartaba el otro cascaba con la cabeza en la pared. John dijo a los vástagos que la dejaran en paz. Cuando el muchacho se levantaba del suelo cogia a John del jersey de la parte del hombro, respondiéndole con una vuelta bacilona encajándole un buen puñetazo en las narices.

-pegas como una mariquita, nenaza, renacuajo- le dijo a John.

Cuando fue a coger a John, John le pego un rodillazo en la boca del estomago que lo dejo sin respiración. Cuando vieron los vastagos la derrota soltaron a la chica y fueron a consolar al que estaba en el suelo.

-quiero que me dejéis en paz- dijo John. –No volváis a perseguirme más-
Al otro día en la escuela los vástagos se agraciaban con John.

Mientras hablaba uno por todos ellos…

-he renacuajo-

John volvió la mirada y allí estaban de nuevo, la banda de los vástagos.

-en nombre de esta pandilla desde este momento, te dejamos en paz, renacuajo-dijo Buhs. –si algún día quieres… has tenido agallas, renacuajo, cuando quieras, si quieres unirte a la banda ya sabes donde encontrarnos. Somos los vástagos-

John dijo –no, no creo, gracias grandullón, pero no creo que nunca me una a vosotros.

Mientras los vástagos se iban… -eres libre renacuajo-

Raquel y John se miraron y comenzaron a reírse.

Raquel era una chica muy guapa a la que todos los chicos de tercero admiraban, era lista e inteligente y sus padres eran los dueños del súper que John iba siempre a despistar a sus perseguidores.
Un verano cuando John y sus padres se iban a ir de vacaciones… entraron unos ladrones a su casa. John entraba a casa justo en el momento que disparaban a sus padres.

John quedo mirándolos fija mente, cuando los ladrones se dieron cuenta de que los habían visto.

John salía corriendo de casa mientras los ladrones iban tras de el.

John fue al súper donde acostumbraba a despistar a sus perseguidores, allí encontró a Raquel y se escondieron por última vez, tras haber pasado cuatro años. Entonces le contó a Raquel lo que había pasado, Raquel se lo contó a sus padres y sus padres se lo contaron a un detective privado que ellos conocían. Esteben el detective investigaba el caso mientras a John se lo llevaban al otro lado de la ciudad, donde vivía una tía suya.

Raquel y sus padres iban todos los veranos a ver a John.

A John lo habían cambiado de colegio desde el año que asesinaron a sus padres cuando el tenia doce años.
A los dieciocho años en un campo de fútbol de tierra que había en uno de los barrios cercanos a la casa de su tía donde el vivía. Se encontró con la pandilla que siempre se metían con el, en el colegio, llamados los vástagos.

Los vástagos se habían vuelto aun más malos, robaban, andaban con armas y se metían drogas.

A John, aun que era diferente lo adoraban.

John pensó entonces en sus padres, el sabia que los asesinos andaban por hay libres. Y si algún día lo viesen lo asesinarían a el también.

Entonces empezó a salir con los vástagos por hay robando y metiéndose en líos, aunque el no tocaba las drogas, solo pensaba y pensaba en aquellos tipos que no podía quitárse de la cabeza.
Cumpliendo John los diez y nueve años, lo sorprendían robando en una fábrica, cuando lo acusaban de otros robos que por desgracia el si lo había cometido.

Había crecido desarrollando un fuerte carácter bastante agresivo por todo aquello que le ocurrió a lo largo de su vida.

Entre de interrogaciones y declaraciones, pasaron unos días y se lo llevaron a una prisión tras pasar unos días en el calabozo del cuartel, era una prisión de máxima seguridad y bastante lejos de donde el vivía, lejos de su tía, su novia Raquel y de los vástagos que los encerraron en prisiones diferentes, sin saber nada de ellos.

Llevaba unos días sin hablar con nadie, miraba a los presos con ojos desesperados, como un naufrago hambriento y sediento.

Mientras andaba haciéndose un reconocimiento de los campos de aquella inmensa prisión, iban pasando los días tan solos y tan soberbios se adaptaba al misterio de una embriagadora soledad, donde vivía en una celda que la mirabas y se le caían las paredes a trozos por encima de la mierda que había pegada por todas partes.

-baya mierda, esto es inaguantable- decía los primeros días. –Esto da asco-

El compañero que allí se encontraba no decía nada y olía peor que una taza de retrete recién cada.

Los patios eran grandes, cabían muchas personas mas de las que habían, nada mas y nada menos que mil personas repartidas por toda la prisión sin contar a los carceleros, cuales habían otros tantos.

Los presos formaban bandas o agrupaciones. Y así vivían día a día, unos eran gitanos tocando las guitarras, otros jonkis y camellos vendiendo drogas, otros echaban la partida de cada día, otros hacían gimnasia, otros jugaban al fútbol etc.…

Aquello parecía un concierto de rock con la gente al mogollón.

En las pocas comodidades que tenia a los primeros días, renegaba toda clase de acercamientos. No hablaba con nadie y no quería nada con nadie por si acaso solo pudiera estar mejor.

-¡odio esta vida!-

El perfil de John era tan atractivo como cual quiero otro preso de su calaña, fumaba y andaba soberanamente, al acecho, esperando surgiera cualquier tipo de escándalo o trifulca simulada para hacerse con un convicto que estuviese a la altura y las ultimas de esta prisión, y así poderse poner al día, poder saber en quien confiar y en quien no, poder sobrevivir lo mas fácil posible los próximos siete años.

No hacia buen afecto alguno cuando algunos de los presos más extraños. Dios sabe que tipo de criminales se le acercaban a darle una de esas charlas típicas de los presos a novatos.

-¿oye tío de donde eres? ¿Que cojones as hecho?

-¡cosas terribles!... nada que a ti te importe, ¡ábrete!- le dijo John.

-acércate colega, ven con nosotros- se la quedaban mirando.

-¡paso! Dejadme en paz-

Algunos le decían cosas como…

-capullo ábrete, vete por donde as venido-

Pero muchos de estos no se le acercaban.

-oye, colega tu eres nuevo, ven aquí con migo, te tratare bien, te lo prometo, chico-

Se le acerco uno que andaba por hay solo, algo perdido como el aunque era rubio.

De primera vista no le desagradaba y estuvieron a las andadas como si ya se conociesen de antes.

-oye, chico nuevo. Tu necesitas un colega… me llamo Ronal ¿y tu? ¿Tienes nombre?-

-¡el nuevo tiene nombre! Dijo John.

Me llamo John pero no se si en un sitio como este puede uno tener nombre-

-¿no eres de por aquí? ¿Verdad?-

-soy algo del sur, donde nieva y no cae nieve-

-oye John, ¡si es ese tu verdadero nombre! Degemosnos de argumentar, ¿vale tío?-

-espero que seas un poquito de fiar… Ronal- le dijo John.

-tienes muy buena pinta novatillo, si tu a mi no me defraudas yo a ti no te defraudare tampoco. Tienes mi palabra-

-que remedio, colega. Espero que del tiempo me llegues a gustar un poco- dijo John.

-toma, fúmate uno de estos, que se fabrican por aquí, no colocan pero son los más baratos que se pueden conseguir por aquí-

-jhhaaaa… ¿Qué es esto?-

-es tabaco sembrado en las algas de los sótanos. Llegaras ha acostumbrarte-

-nunca he fumado una porquería como esta, sabe a burro chamuscado- dijo John.

-aquí si te descuidas te puede faltar de todo, pero un buen tabaco ofrecido por un buen colega, no te faltara nunca- le dijo Ronal. –conozco también a una persona que los pasa de la calle. Ya te lo presentare algún día-

John le pidió que le hablase de si,

-háblame de ti, si no te molesta. ¿Por qué estas aquí?-

-no me importa, te hablare de ello. Te are un buen resumen, te advierto que es una historia muy larga. Ya sabrás mas de mi con el tiempo como yo de ti, compañero…

Estamos siete u ocho colegas de fiesta, artos ya de hacer lo que nos salía de los cojones, estábamos agrupados, allí un cachondeo, vamos bestial, contando chistes, fumándonos algunos porros, algunos se pasaban con la coca, y a beber asta el culo, vamos... cuando llegaron aquellos jodidos nazis con las botas de acero y cadenas en las manos buscando bronca.

Empezaron a empujones vacilándonos de más. Nos quitaron los porros que teníamos encendidos, pero no se conformaron y nos querían quitar las botellas de un buen güisqui y caro que teníamos. Acabarían quitándonos todo, nos iban a joder la fiesta aquellos judíos mariquitas que no les gusta mas que abusar de la gente, pegarles palizas a inofensivos y vete tu a saber la cantidad de cosas que esa gentuza ha hecho por hay… nos iban a quitar las botellas cuando nos liamos a botellazos con ellos;

Íbamos buenos pero aun así los colegas pusieron cojones, porrazos, patadas… vamos de todo. Aquello parecía la guerra del golfo, todos desmadrados por hay enganchados como arañas y escorpiones.

La broma costo unas cuantas muertes, en paz descanse mi colega Nick… ¡hay esta!- dijo Ronal. –entre algunas otras de poca importancia, y se acabo. Aquí estamos.
Las campanas de recreo se hallaban sonando. Filas de tres formaban como los soldados en el ejército.

Aunque no era el ejercito lo que los rodeaba, precisamente…

A la tarde cuando los presos salían corriendo a los campos;

-oye colega, vente a jugar al fútbol, vamos-

-venga nuevo, sal al campo-

-han dicho que, a jugar tío-

John echo a correr con ellos sin decir una palabra… no le asustaba, solo eran para el unos muchachos desconocidos jugando al fútbol.

Hacia frió y el tiempo estaba que echaba chispas, pero al parecer eso era una cosa que ha estos no les importaba, sino todo lo contrario.

John salía corriendo a refugiarse de la lluvia, cuando uno se le puso en medio, sin dejar que continuase.

-aquí no dejamos de jugar hasta la hora, novatillo-

John los miro a todos y todos se rieron.

-¡flflfliiiiii! Me encanta esto- decían por hay.

-venga… venga… venga… vamos-

-jhhaaaa… jhhaaaa… jhhaaaa… jhhaaaa… flflflfiiiiiiis-


-venga novato…- decían.

Al poco de empezar el partido el tiempo se volvió loco nubarrones negros, truenos y relámpagos y una lluvia espectacular de gota gorda que terminaba por condecorar los campos de fútbol.

-¡animo! novato… anímate-

-esta bien- dijo John, golpeándose los puños.

-pásala, venga pásala-

No faltaron los truenos y los relampasgos, iluminando ese día tan oscuro, que animaba a los presos a jugar con más intensidad.

Las formas que tenían de pitar las faltas y los penaltis, no era mas que la guinda del pastel para completar las emociones fuertes con adrenalina… lluvias a cantaros, truenos y relámpagos, mordiscos, patadas y puñetazos de vez en cuando le ponían mas emoción a los partidos. Formaban un complot en los campos de autentica acción de jugadores de fútbol en los campos de batalla.

-venga tío, golpea con cojones-

-¡animo! Novato tú puedes-

-muérdele, vamos muérdele-

-pega fuerte, vamos pega mas fuerte- animaban su compañeros.

-a por todas, animo-

Sprrriiiuuu…Sprrriiiuuu…Sprrriiiuuu.

Era muy emocionante, John cada minuto que pasaba espabilaba un poco más.

Cuando más charcos se hacían más difícil estaba el marcar gol;

Charcos, barro, agua por todos lados…

John corría con la pelota cada vez mas fuerte, saco una potencia sorprendente que sorprendió a los defensas del bando contrario haciéndoles chupar el barro, marcando con ello un buen tanto.

Los compañeros locos de azar gritaban a John su en hora buena…

Con un poco de suerte siempre era necesario marcar un tanto… penaltis, faltas, puñetazos, empujones al acecho.

John marco el único gol de la tarde del diluvio, truenos y relámpagos.

Desde entonces lo apodaron por su potencia, por su fría tempestad que arrastraba y sus ojos que eran ardientes como el relámpago. Lo apodaron “Torbellino”.

Desde entonces John hacia buenas migas, no se acobardaba a jugar todas las semanas, lloviese, tronase o cállese granizo.

Ronal estuvo viendo el partido. Quedo un poco estar tarado por su juego y poco mas por la unanimidad que estaba haciendo entre los presos…
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Compartir Novela a partes iguales con el redactor final de estas Novelas menos el 30% por ejemplar para la editorial que las publique, y tendrá lugar en la novela publicada iconLa novela neopoliciaca como denuncia de la violencia: un acercamiento...
«novela negra» surge en Francia para designar una serie de novelas pertenecientes a este subgénero, traducidas y publicadas en la...

Compartir Novela a partes iguales con el redactor final de estas Novelas menos el 30% por ejemplar para la editorial que las publique, y tendrá lugar en la novela publicada iconDurante el siglo XVII desaparecen las novelas de caballerías, las...
...

Compartir Novela a partes iguales con el redactor final de estas Novelas menos el 30% por ejemplar para la editorial que las publique, y tendrá lugar en la novela publicada iconDurante el siglo XVII desaparecen las novelas de caballerías, las...
...

Compartir Novela a partes iguales con el redactor final de estas Novelas menos el 30% por ejemplar para la editorial que las publique, y tendrá lugar en la novela publicada iconLiteratura universal 2º bachillerato orientaciones para el comentario crítico
«novela»— tardó en cuajar en la literatura castellana. Son obras claramente deudoras del Decamerón las Novelas ejemplares (1613),...

Compartir Novela a partes iguales con el redactor final de estas Novelas menos el 30% por ejemplar para la editorial que las publique, y tendrá lugar en la novela publicada iconFilm basado en la novela homónima de 1953 escrita por Ray Bradbury,...

Compartir Novela a partes iguales con el redactor final de estas Novelas menos el 30% por ejemplar para la editorial que las publique, y tendrá lugar en la novela publicada iconTÉcnicas narrativas en la novela realista (Para completar los rasgos de la novela)

Compartir Novela a partes iguales con el redactor final de estas Novelas menos el 30% por ejemplar para la editorial que las publique, y tendrá lugar en la novela publicada iconSiguiendo los pasos de Dante Alighieri
«Venecia.»”cap58, y la capital de Turquía, Estambul «El lugar donde se encuentra la tumba de Enrico Dándolo.» cap74, la catedral...

Compartir Novela a partes iguales con el redactor final de estas Novelas menos el 30% por ejemplar para la editorial que las publique, y tendrá lugar en la novela publicada iconLa novela condensa el mismo sentimiento trágico de la vida expuesto...

Compartir Novela a partes iguales con el redactor final de estas Novelas menos el 30% por ejemplar para la editorial que las publique, y tendrá lugar en la novela publicada iconLeonardo padura adiós hemingway esta novela, como las ya venidas...
«Las Cuatro Esta­ciones», de la cuaL también forman parte Pasado per­fecto, Vientos de cuaresma y Máscaras, escritas y publi­cadas...

Compartir Novela a partes iguales con el redactor final de estas Novelas menos el 30% por ejemplar para la editorial que las publique, y tendrá lugar en la novela publicada iconLa salida 1 Diga la palabra secreta y ganará cien dólares. George,...
Si hubiera conocido un poco mejor el mundo editorial Sólo las publiqué entonces (y permito que se reediten ahora) porque siguen siendo...






© 2015
contactos
l.exam-10.com