Id amigos por el mundo anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección, id llevando mi presencia, con vosotros estoy






descargar 98.82 Kb.
títuloId amigos por el mundo anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección, id llevando mi presencia, con vosotros estoy
fecha de publicación30.06.2016
tamaño98.82 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Economía > Documentos



Monición:

Hoy estamos aquí para celebrar la Pascua. Y, ¿ qué es la Pascua?. Es el paso de Jesús de la muerte a la Vida, es el paso de Jesús por nuestra vida, dando vida a lo que está triste y sin esperanzas.

En estos días celebramos que Jesús ha resucitado, que está vivo y en medio de nosotros. Por eso está el Cirio en todas las Iglesias, para recordarnos que Jesús es para nosotros la LUZ, la FUERZA, el SENTIDO de nuestra vida y la RAZÓN de nuestra alegría. Hoy gritamos con fuerza: ¡JESÚS ESTÁ VIVO!

Canto:

Sois la semilla que ha de crecer, sois estrella que ha de brillar. Sois levadura, sois grano de sal, antorcha que debe alumbrar. Sois la mañana que vuelve a nacer, sois espiga que empieza a granar, sois aguijón y caricia a la vez, testigos que voy a enviar.
Id amigos por el mundo anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección, id llevando mi presencia, con vosotros estoy.

A modo de peticiones leemos este credo



Puesto que Cristo ha resucitado, creemos en la vida. ¡para siempre!

Puesto que Cristo ha resucitado creemos que la vida es un camino y que nada de lo que podamos imaginar puede destruirla del todo.

Puesto que Cristo ha resucitado podemos empezar una vida nueva ¡cuánto antes!

Puesto que Cristo ha resucitado creemos en Él

Puesto que Cristo ha resucitado la fuerza del presente es el futuro.

Puesto que Cristo ha resucitado el mundo está en marcha y no lo detendrán las conquistas ni los intereses de los que siempre ganan.

Puesto que Cristo ha resucitado estamos trabajando por el mundo y vemos que es preciso cambiarlo desde sus cimientos

Puesto que Cristo ha resucitado hay que construir una ciudad nueva sin diferencias entre los hombres y mujeres, donde el hombre no sea lobo para el hombre sino compañero y hermano.

Puesto que Cristo ha resucitado hay amor y una casa ¡para todos!

Puesto que Cristo ha resucitado creemos en una Tierra Nueva.
Todos: Y porque creemos y esperamos no tenemos nada que conservar. Y afirmamos que el mejor modo de conseguirlo todo es perderlo todo por una sola cosa, por Ti.



Monición:

¡ Jesús está vivo! ¡ Vive! Pero... ¡Qué distinto! No como antes. Ahora lo sentimos dentro. Ahora sentimos su fuerza y su Espíritu en nuestro corazón. ¡Jesús vive! Es el convencimiento del Amor, es la seguridad del corazón, es la fuerza de la fe. ¡Jesús vive! Lo sentimos y lo vivimos en el amor que vibra en nuestros corazones, lo experimentos en la corriente de unidad y comunión que sentimos con los demás... Él es nuestro camino, la Verdad y la Vida. Y Él nos dice: “Amaos los unos a los otros como Yo os he amado. La última palabra es la Vida de Jesús en nosotros, el hombre nuevo que continuamente nace y crece abriéndonos a la esperanza y a una vida plena y verdadera...
Peticiones a modo de salmo:
Muéstrame, Señor, el camino, a la renuncia de aquello que te quite espacio en mi corazón.

Muéstrame, Señor, el camino, de olvidarme de mí mismo y de llenarse de Ti.

Muéstrame, Señor, el camino de lo sencillo que se llena de Ti.

Muéstrame, Señor, el camino de lo pequeño que camina por el mundo haciendo el bien.

Muéstrame, Señor, el camino de lo débil que tiene su fuerza en Ti.

Muéstrame, Señor, el camino de lo sencillo que se llena de tu sorpresa.

Muéstrame, Señor, el camino de la Vida que se recorre siendo Tú lo más importante de nuestra vida.

Muéstrame, Señor, el camino del silencio que llena de tu Palabra.

Muéstrame, Señor, el camino de la vida que se hace siempre contigo.

Muéstrame, Señor, el camino de la entrega en la que Tú te das como regalo.

Muéstrame, Señor, el camino de lo que no se entiende que esconde lo feliz que es vivir contigo.

Muéstrame, Señor, Tu camino y Tu verdad como Pan de Vida que se parte y se entrega para dar más vida.

Muéstrame, Señor, el camino de lo que sea Tu deseo.

Muéstrame, Señor, y haz en mí TU VOLUNTAD.

Monición:

Hoy estamos aquí para celebrar la Pascua. Y, ¿ qué es la Pascua?. Es el paso de Jesús de la muerte a la Vida, es el paso de Jesús por nuestra vida, dando vida a lo que está triste y sin esperanzas.

Hoy celebramos que Jesús ha resucitado, que está vivo y en medio de nosotros. Por eso está el Cirio en todas las Iglesias, para recordarnos que Jesús es para nosotros la LUZ, la FUERZA, el SENTIDO de nuestra vida y la RAZÓN de nuestra alegría. Hoy gritamos con fuerza: ¡JESÚS ESTÁ VIVO!

Canto:

Mirad, Jesús, resucita hoy. Mirad, la tumba está vacía. El Padre ha pensado en Él, de los hombres es Señor, de la vida, Salvador. Mirad, Jesús, resucita hoy. Mirad, vive a nuestro lado. La muerte no tiene poder, proclamad, por la fe, que está vivo y somos libres porque:

ÉL RESUCITA HOY, ÉL VIVE ENTRE NOSOTROS. ES CRISTO EL SEÑOR, ALELUYA, ALELUYA.

Salmo:

Ant: Tú eres Señor del Universo
Mi Dios y Señor, Tú que estás vivo,

entra dentro de mí. Entra y ocupa hasta las raíces de mi ser.

Señor, tómame con todo lo que soy,

lo que tengo, lo que pienso, lo que hago.

Crea en mí un corazón nuevo, cámbiame,

Tú que vives por los siglos de los siglos.
De Ti viene la riqueza y la fuerza para seguir viviendo.

Tú eres Señor del Universo. En tus manos está el poder y la gloria.

Tú engrandeces y consuelas a todos. Tú eres el principio y fin de todo.

Tú estás vivo en el centro de mi ser, Dios mío

Tú eres mi todo. Jesús Tú me sondeas y me conoces.
Tú penetras todos mis pensamientos,

me envuelves, me amas.

Tú eres mi Dios, sólo en Ti encuentro la paz.

Bendice alma mía al Señor,

que todo mi ser bendiga tu nombre,

porque Tú conoces lo que hay en mí.
Una cosa pido al Señor y es lo que busco:

vivir unido a Ti, tenerte como amigo.

Ten piedad, respóndeme, que busco tu rostro.

Mi corazón me dice que Tú me quieres

y que estás presente en mí.

Busco tu rostro pues Tú eres mi Salvador.
Oración del pobre.

Evangelio: Jn 12,44-50
Jesús gritó y dijo: «El que cree en mí, no cree en mí sino en aquel que me ha enviado; y el que me ve a mí, ve a aquel que me ha enviado. Yo, la luz, he venido al mundo para que todo el que crea en mí no siga en las tinieblas. Si alguno oye mis palabras y no las guarda, yo no le juzgo, porque no he venido para juzgar al mundo, sino para salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, ya tiene quien le juzgue: la palabra que yo he hablado, ésa le juzgará el último día; porque yo no he hablado por mi cuenta, sino que el Padre que me ha enviado me ha mandado lo que tengo que decir y hablar, y yo sé que su mandato es vida eterna. Por eso, lo que yo hablo lo hablo como el Padre me lo ha dicho a mí.»

Pidamos al Señor que se cumpla esto en que creemos:

A modo de peticiones leemos este credo



Puesto que Cristo ha resucitado, creemos en la vida. ¡para siempre!

Puesto que Cristo ha resucitado creemos que la vida es un camino y que nada delo que podamos imaginar puede destruirla del todo.

Puesto que Cristo ha resucitado podemos empezar una vida nueva ¡cuánto antes!

Puesto que Cristo ha resucitado creemos en Él

Puesto que Cristo ha resucitado la fuerza del presente es el futuro.

Puesto que Cristo ha resucitado el mundo está en marcha y no lo detendrán las conquistas ni los intereses de los que siempre ganan.

Puesto que Cristo ha resucitado estamos trabajando por el mundo y vemos que es preciso cambiarlo desde sus cimientos

Puesto que Cristo ha resucitado hay que construir una ciudad nueva sin diferencias entre los hombres, donde el hombre no sea lobo para el hombre sino compañero y hermano.

Puesto que Cristo ha resucitado hay amor y una casa ¡para todos!

Puesto que Cristo ha resucitado creemos en una Tierra Nueva.
Todos: Y porque creemos y esperamos no tenemos anda que conservar. Y afirmamos que el mejor modo de conseguirlo todo es perderlo todo por una sola cosa, por Ti.
Padrenuestro

Comunión

Canto final:

Muéstranos, Señor, tus caminos, tus caminos, para no hacer nada más que lo que sea tu voluntad.

YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA


CANTO DE ENTRADA:

Muéstranos Señor, tus caminos, tus caminos, para no hacer nada más que lo que sea tu voluntad (bis)
Salmo para rezar:

Tras tus pasos,
en camino,
aprendiendo en la marcha,
en comunidad itinerante,
te seguiremos, Señor,
te seguiremos.

Porque Tú tienes palabras de vida,
que llegan al corazón
y descubren nuevos rumbos.

Porque Tú nos miras a los ojos,
nos muestras tu rostro
y nos invitas a nuevos horizontes.

Porque Tú sacudes nuestros pies,
quebrando nuestras rutinas
y nos lanzas a nuevos desafíos.

Porque Tú eres el Señor
la fuente de vida
y nos llamas a una nueva existencia.

Sí, Señor.
te seguiremos,
para sembrar tu Palabra,
para alumbrar la Esperanza,
para construir el Reino.

Te seguiremos,
dejando lo que sea necesario,
sin atarnos a los bienes,
ni a los afectos,
ni a nuestros propios proyectos.
Lo dejaremos todo Señor
para que ocupes el centro,
y el horizonte,
y empapes nuestra sed de encuentro.

Abre Señor tus brazos
y estréchanos fuerte,
sostennos en las dificultades
y anima nuestro espíritu
en los conflictos.

Sí, queremos seguirte
ser discípulos,
eco de tus palabras
reflejos de tu mirada,
testigos de tu presencia.

Oración del pobre

Evangelio de Juan



Le dice Jesús: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida.
Nadie va al Padre sino por mí.
Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre;
desde ahora lo conocéis y lo habéis visto.»
Le dice Felipe: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.»
Le dice Jesús: «¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe?
El que me ha visto a mí, ha visto al Padre.
¿Cómo dices tú: ""Muéstranos al Padre""?
¿No crees
que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí?
Las palabras que os digo, no las digo por mi cuenta;
el Padre que permanece en mí es el que realiza las
obras.
Creedme:
yo estoy en el Padre y el Padre está en mí.
Al menos, creedlo por las obras.
En verdad, en verdad os digo:
el que crea en mí,
hará él también las obras que yo hago,
y hará mayores aún,
porque yo voy al Padre.
Y todo lo que pidáis en mi nombre,
yo lo haré,
para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
Si me pedís algo en mi nombre,
yo lo haré.
Reflexión personal

Padrenuestro

Comunión

Lectura reposada después de la comunión:

Carta a la vida:

Gabriel García Márquez


Si Dios me regalara un trozo más de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen. Escucharía cuando los demás hablan y ¡cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate!

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo sino mi alma.

Dios mío, si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat, sería la serenata que le ofrecería a la luna. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos...

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida... no dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer u hombre de que son mis favoritos y viviría enamorado del amor.

A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse. A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido.

Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres... He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.

He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por vez primera, el dedo de su madre, lo tiene atrapado por siempre.

He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse...

C
anto de entrada:

EL CAMINO DE DIOS, Y DIOS EN MI CAMINO ( adaptación inspirada en el salmo 24)
(Los caminos de Dios) (Rezamos juntos)
Indícame tus caminos, Señor; enséñame tus sendas.
Que en mi vida se abran caminos de paz y bien, de justicia y libertad.
Que en mi vida se abran sendas de esperanza, de igualdad y de servicio.
Encamíname fielmente, Señor.
Enséñame Tú que eres mi Dios y Salvador.
Acuérdate de mí con tu lealtad, por tu bondad, Señor.
Tú eres bueno y recto, y sales al encuentro de quien está desorientado. Sal a mi encuentro, y al encuentro de mi mundo.

T
Canto: El Señor es mi luz y mi salvación, el Señor es la defensa de mi vida. Si el Señor es mi luz ¿a quien temeré, quién me hará temblar?

us sendas son la lealtad y la fidelidad, para quienes viven conforme a tu buena noticia, enséñame a ser leal y fiel.
Porque eres bueno, tu palabra siempre es de perdón.
Señor, tú me enseñas un camino cierto.

(Dios en mi camino) (Leído por un solista)
Intento poner mis ojos en ti, que me das la libertad de mis amarras y ataduras.
Vuélvete hacia mí y tenme piedad cuando estoy solo y afligido.
Ensancha mi corazón encogido y sácame de mis angustias.
Mira mis trabajos y mis penas, y perdona lo que haga mal.

Fortalece mis esfuerzos y mis luchas.

Señor, líbrame de caminar solo

y enséñame a confiar en ti.

Indícame tus caminos, Señor, tú que eres el Camino.
Hazme andar por el sendero de la verdad, tú que eres la Verdad del hombre.
Despierta en mí el manantial de la vida, tú que eres la Vida de cuanto existe.
Oración del pobre.

Canto: El Señor es mi luz y mi salvación, el Señor es la defensa de mi vida. Si el Señor es mi luz ¿a quien temeré, quién me hará temblar?


Lectura del Evangelio de San Juan:
Porque tanto amó Dios al mundo
que dio a su Hijo único,
para que todo el que crea en él no perezca,
sino que tenga vida eterna.
Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo
para juzgar al mundo,
sino para que el mundo se salve por él.
El que cree en él, no es juzgado;
pero el que no cree, ya está juzgado,
porque no ha creído
en el Nombre del Hijo único de Dios.
Y el juicio está
en que vino la luz al mundo,
y los hombres amaron más las tinieblas que la luz,
porque sus obras eran malas.
Pues todo el que obra el mal
aborrece la luz y no va a la luz,
para que no sean censuradas sus obras.
Pero el que obra la verdad,
va a la luz,
para que quede de manifiesto
que sus obras están hechas según Dios.»

Reflexión personal.

Peticiones

Padrenuestro. comunión

Oración Final:

Pon tu palabra en medio de mi vida.
Pon mi vida en tu mano, pon tu mano
en la voz que ahora digo.
Pon el sol en mis ojos, pon tus ojos
aquí, en estas preguntas; tus caminos
trázalos en los míos. Quiero irme
en tu marcha, quiero darles
tu música a mis pasos.
Estos hombres
que veo, que me miran,
a los que yo les hablo, que preguntan
al pasar por tus señas, son, seguro,
el destino marcado
de mi vida, mi mano, mi palabra.
Ponme de par en par porque te encuentren.



Canto:

Cristo ha resucitado. (Bis). Resucitemos con Él. Cristo nuestra vida. Aleluya, aleluya. Cristo ha resucitado, aleluya.

Muerte y vida lucharon. Cristo ha resucitado. Y la muerte fue vencida. Cristo nuestra vida. Aleluya, aleluya. Cristo ha resucitado. Aleluya.

Es el grano que muere, Cristo ha resucitado. No retuvo la espiga. Cristo nuestra vida. Aleluya, aleluya. Cristo ha resucitado. Aleluya.

Cristo es nuestra esperanza. Cristo ha resucitado. Nuestra paz y nuestra vida. Cristo nuestra vida. Aleluya, aleluya, Cristo ha resucitado. Aleluya.

Vivamos vida nueva. Cristo ha resucitado. El bautismo es nuestra pascua, Cristo nuestra vida. Aleluya, aleluya, Cristo ha resucitado. Aleluya. Cristo ha resucitado. Cristo ha resucitado. Resucitemos con Él. Cristo nuestra vida. Aleluya, aleluya. Cristo ha resucitado. Aleluya.
Pregón Pascual

Pregonero: En esta noche de Pascua brille la luz hasta los confines de la tierra y se desborden de alegría nuestros corazones. Que renazca la esperanza, surja con fuerza la vida y se derrame el amor en nuestras relaciones.
Todos: Todo el pueblo lo necesita y nuestra comunidad quiere manifestarlo.
Agorero: ¿ Cómo podéis hablar de esperanza en una sociedad en la que cada uno va a lo suyo?
Pregonero: Lo anunciamos con la fuerza del Evangelio, con el valor de Jesús de Nazaret y con la ayuda de nuestro Dios.
Agorero: Vuestros gritos son voces que se apagan en la vida de cada día.
Todos: Aunque callados, nadie nos engaña. Sabemos que Cristo dijo la verdad porque era la Verdad.

Canto: Jesús es, Jesús es Señor.
Pregonero: Esta es la noche de la creación donde brillan las luces del firmamento en la que todos los hombres son hermanos.
Agorero: La creación está en manos de unos pocos que trafican con el suelo, son grandes propietarios de latifundios y domina la riqueza.
Pregonero: Nuestra voz quiere ser grito de los creyentes que proclaman la fidelidad al Señor.
Todos: Porque somos suyos, Dios es nuestro Señor.
Agorero: Son muchos los ídolos que reemplazan a Dios: el poder, el dinero, la vanidad.
Pregonero: La esperanza de Jesús resucitado nos mantiene despiertos en esta noche santa, juntos y agrupados como testigos de la nueva Humanidad que Cristo inaugura.
Todos: Nuestra causa es la causa de Jesús.
Pregonero: Por eso, hermanos, esta noche es noche santa, de amor, y de alegría, de confianza y de esperanza.

Canto: Nada nos separará del amor de Dios.
Agorero: En esta noche, como en todas las noches, son millares los que sufren en la soledad, los que padecen injusticias, los que mueren en la miseria.
Pregonero: También es la noche de los que siembran, los que arriesgan su vida por la libertad, los que denuncian las torturas, los que buscan arriesgadamente la paz.
Todos: Los que sufren, los pacíficos, los que denuncian la injusticia son dichosos y bienaventurados.
Pregonero: Esta es la noche en que todos los marginados de la sociedad pueden aspirar, como los publicanos y las prostitutas a las primicias del reino.
Todos: Es nuestra noche, es la noche de la Pascua, noche de liberación.

Canto: Resucitó, resucitó, resucitó, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya, resucitó.
Pregonero: Vosotros, los que vivís por el dinero y robáis al que nada tiene.
Todos: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?
Pregonero: Vosotros, que vivís la idolatría del dinero y que despreciáis al que sufre a tu lado.
Todos: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?
Pregonero y todos: esta es la noche de todos, es la pascua de los creyentes. Juntos celebramos el triunfo de Jesús, que es el nuestro. Todos unidos en la palabra común, en el agua que purifica y da vida, en la fracción del pan y del amor. HERMANOS: CRISTO HA RESUCITADO. JESÚS ES NUESTRO SEÑOR.

Canto: Aleluya cantará, quien sembró la esperanza y la tierra sonreirá. Aleluya

Reflexión.

Lectura:

Hermanos: Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida nuestra, entonces también vosotros apareceréis, juntamente con Él en gloria.

Peticiones:

Con la alegría de la resurrección de Jesús, pidámosle

  • Señor, te pedimos por nuestra iglesia Diocesana, para que con la colaboración de todos y el impulso de Jesús resucitado, sea cada día senda de integración y de opción por la pobreza.

  • Señor, te pedimos, para que entre todos fomentemos comunidades solidarias que de forma eficiente se preocupen por los más necesitados para que todos podamos vivir la alegría de la resurrección.

  • Señor, te pedimos por todos aquellos que sufren escasez de lo más básico, como el pan, la paz, el amor, la esperanza, que nunca se sientan escasos de Ti ni de nuestra compañía.

  • Señor, te pedimos que descubramos la importancia de participar en la historia aportando cada uno su responsabilidad, de forma que con nuestra voz y nuestra vida fomentemos una cultura de la vida que nace de tu Resurrección.

  • Señor, te pedimos por todos aquellos inmigrantes que llegan a nuestras costas, para que entre todos demos ejemplo de acogida incondicional y fomentemos una sociedad más fraterna y solidaria.

  • Señor, te pedimos por todos los que estamos hoy aquí y por los que no han podido venir para que demos testimonio de nuestra fe en tu resurrección y así seamos personas de esperanza para el mundo.

Comunión: Reflexión personal

Oración final:

Cristo ha resucitado, pero no basta. Cristo quiere que todos participemos de su resurrección; quiere que resucitemos cada día, que llevemos la Paz con nosotros.

Dios nos dice a cada uno: “Sí, hijo, yo te quiero y estoy contigo. Aunque tú te olvides de Mí, Yo no te olvido. Yo te quiero más que todos los que te quieren en el mundo. Yo te quiero más que tú mismo. Tú eres cosa mía. Yo soy tu fuerza y tu riqueza. Mira, te llevo en las palmas de mis manos tatuado. Algún día nos veremos cara a cara y nuestro abrazo será transformante. Mientras tanto, lucha, como mi HIJO, por la Justicia y la Paz.


Canto:

Ya me figuraba yo que tan grata le iba a ser la vista de este inmenso mar.

¡ Qué gran omnipotencia la de Dios! ¡ Qué dicha es tener un Dios tan grande a nuestro corto alcance!

Y ese Dios tan inmenso que nos llene para siempre.

UN MAR SIN FONDO (BIS) UN AMOR SIN LÍMITES QUE NOS LLEGA DE UN DIOS SIN FONDO

(BIS).

Abro bien los ojos y ante mí no puedo creer en lo que veo, se me ensancha el alma. Respirando hondo soy capaz de sentirte a Ti, Dios de la vida, hasta el fondo de mi ser.

Qué dichosa me siento de tenerte día a día en la Eucaristía.

Pregón Pascual

Pregonero: En esta noche de Pascua brille la luz hasta los confines de la tierra y se desborden de alegría nuestros corazones. Que renazca la esperanza, surja con fuerza la vida y se derrame el amor en nuestras relaciones.

Todos: Todo el pueblo lo necesita y nuestra comunidad quiere manifestarlo.

Agorero: ¿ Cómo podéis hablar de esperanza en una sociedad en la que cada uno va a lo suyo? ¿ En la que cada uno sufre solo?

Pregonero: Lo anunciamos con la fuerza del Evangelio, con el valor de Jesús de Nazaret y con la ayuda de nuestro Dios.

Agorero: Vuestros gritos son voces que se apagan en la vida de cada día. Nadie los escucha.

Todos: Aunque callados, nadie nos engaña. Sabemos que Cristo dijo la verdad porque era la Verdad. Que Jesucristo es la Vida porque nos hace personas con sentido de vida.

Canto: Jesús es la Verdad , la Luz. Camino y Vida es nuestro Señor.

Pregonero: Esta es la noche de la creación donde brillan las luces del firmamento en la que todos los hombres son hermanos.

Agorero: Pero ¡ Hombre ¡ Si todos somos unos egoístas y vamos a lo que es nuestro.

La creación está en manos de unos pocos que trafican con el suelo, son grandes propietarios de latifundios y domina la riqueza.

Pregonero: Nuestra voz quiere ser grito de los creyentes que proclaman la fidelidad al Señor. Y que se puede ser feliz confiando en Él.

Todos: Porque somos suyos, Dios es nuestro Señor.

Agorero: Son muchos los ídolos que reemplazan a Dios: el poder, el dinero, la vanidad, el placer, el aprovecharse de los demás, el Yo.

Pregonero: La esperanza de Jesús resucitado nos mantiene despiertos en esta noche santa, juntos y agrupados como testigos de la nueva Humanidad que Cristo inaugura.

Todos: Nuestra causa es la causa de Jesús.

Pregonero: Por eso, hermanos, esta noche es noche santa, de amor, y de alegría, de confianza y de esperanza.

Canto: Nada nos separará del amor de Dios.
Agorero: En esta noche, como en todas las noches, son millares los que sufren en la soledad, los que padecen injusticias, los que mueren en la miseria.

Pregonero: También es la noche de los que siembran, los que arriesgan su vida por la libertad, los que denuncian las torturas, los que buscan arriesgadamente la paz.

Todos: Los que sufren, los pacíficos, los que denuncian la injusticia son dichosos y bienaventurados.

Pregonero: Esta es la noche en que todos los marginados de la sociedad pueden aspirar, como los publicanos y las prostitutas a las primicias del reino.

Todos: Es nuestra noche, es la noche de la Pascua, noche de liberación.

Canto: Mirad Jesús Resucita hoy, mirad vive a nuestro lado. La muerte no tiene poder. Proclamad por la fe que está vivo y somos libres.

Pregonero: Los que vivís por el dinero y robáis al que nada tiene.

Todos: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?

Pregonero: Los que vivís la idolatría del dinero y que despreciáis al que sufre a tu lado.

Todos: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?

Pregonero y todos: Esta es la noche de todos, es la pascua de los creyentes. Juntos celebramos el triunfo de Jesús, que es el nuestro. Todos unidos en la palabra común, en el agua que purifica y da vida, en la fracción del pan y del amor. HERMANOS: CRISTO HA RESUCITADO. JESÚS ES NUESTRO SEÑOR.

Canto: Aleluya cantará, quien sembró la esperanza y la tierra sonreirá. Aleluya
O
Jesús ¡¡¡¡¡ VIVE!!!! Y vive en ti.
ración del pobre o reflexión personal en silencio.



  • “Y sabed que Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,30)

  • Levanto mis ojos a los montes, ¿ de dónde me vendrá el auxilio?. El auxilio me viene del Señor que hizo el cielo y la tierra. ¡ No permitirá que resbale tu pie!. No, no duerme ni dormita el guardián del Israel. El Señor es tu guardián y tu sombra. El Señor guarda tus entradas y salidas por siempre. (Sal 121)

  • “Él conoce cada corazón y comprende todas sus acciones”

  • “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó primero” (1Jn 4,10)

  • “Confiadle todas vuestros agobios, pues Él se interesa por vosotros” ( 1 Pe 5,7)

  • “Venid todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os daré descanso” ( Mt 11,28)

  • “Así dice el Señor, tu creador, el que te ha formado: “No temas, que yo te rescato, te he llamado por tu nombre y eres mío. Si pasas por las aguas, yo estoy contigo; si por los ríos, éstos no te anegarán. Si andas por el fuego, no te quemarás, ni la llama prenderá en ti. Porque eres precioso a mis ojos, eres valorado y yo te amo... No temas, que yo estoy contigo” (Is 43, 1-5)

Un texto para reflexionar

Dios me llama por nombre. Me ve y me comprende tan perfectamente como me ha creado. Sabe lo que hay en mí: mis sentimientos y pensamientos, mis inclinaciones y mis gustos. Me ve en mis momentos de alegría y en mis momentos de tristezas. Conoce cuál es mi fuerza y cuál es mi debilidad. Se interesa en mis esperanzas, ilusiones y en mis recuerdos. Mira mi rostro cuando sonrío, cuando lloro, en la salud y en la enfermedad. Escucha mi voz, los latidos de mi corazón y hasta mi aliento. No me amo yo más a mí mismo de lo que Él me ama. Un profesor diría una vez: “Evidentemente, es muy importante que ames a Dios pero es mucho más importante que Dios te ame a ti y te dejes amar por Él.” Si realmente nos sabemos amados por Dios, tarde o temprano llegaremos a corresponderle. Este el primer mandamiento y el centro de la Predicación de su Reino. Entonces comprenderemos que Dios acepta al otro tal y como es; y sólo así nosotros comenzaremos a aceptar a los demás tal y como son.
¿ Cómo se te ocurre que puede terminar esta oración?

Silencio, peticiones, acción de gracias...

En Ti

Señor, he visto en mi vida, tu vida, tu bondad. Dame tu mano, hoy, tu santidad: yo te prometo no poner mi amor jamás en cosa alguna de la tierra sino en Ti. En Ti, confío todo, soy tuya, lo que soy. Yo sé que nunca me abandonarás. Señor, no quiero yo dejar la empresa aquí, porque es tu obra, por tu gloria y para Ti. MIS SENTIDOS, MIS POTENCIAS, MIS AFECTOS PARA TI. AMAR A TODOS SIEMPRE: VALEN TU SANGRE, SEÑOR.

Señor, tu gracias me da fuerza, fuerza y paz. No debo contentarme con amar. Hay que atraer a todo aquel que puedo a Ti. Hay que enseñarles que por Ti deben vivir. Señor, me gustas hablar contigo. Tú me miras, yo te miro. Amén



Es verdad ¡ Ha resucitado!

Lectura : Lc


Dos discípulos de Jesús iban andando aquel mismo día a una aldea llamada Emaús, distante unas dos leguas de Jerusalén; Iban comentando todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo. Él les dijo: ¿qué conversación es ésa que traéis de camino?. Ellos se detuvieron preocupados.

Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le replicó: ¿ Eres tú el único forastero en Jerusalén que no sabes lo que ha pasado allí estos días. Él les preguntó: ¿qué?. Ellos le contestaron: Lo de Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo; cómo lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que Él fuera el futuro liberador de Israel. Y ya ves; hace ya dos días que sucedió esto. Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado; pues fueron al sepulcro muy de mañana, no encontraron su cuerpo, e incluso vinieron diciendo que habían visto una aparición de ángeles, que les habían dicho que estaba vivo. Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero al Él no le vieron.

Entonces Jesús les dijo: ¡Qué necios y torpes sois para creer lo que anunciaron los profetas! ¿ No era necesario que el Mesías padeciera esto para así entrar en su gloria? Y comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas, les explicó lo que se refería a Él en toda la Escritura.

Ya cerca de la aldea a donde iban, Él hizo ademán de seguir adelante, pero ellos le insistieron diciendo: Quédate con nosotros porque atardece y el día ya se acaba. Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero Él desapareció. Ellos comentaron: ¿no ardía nuestro corazón mientras nos hablaba de las Escrituras? Y, levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron a los Once reunido con sus compañeros diciendo: Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón. Y ello contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
Reflexión:

O
Partieron tristes; vuelves gozosos. Abandonaron desalentados la comunidad; regresan a ella alegres por la esperanza. Ignoraban las Escrituras; ahora comprenden lo que los profetas dicen de Jesús. Sus ojos vieron a Jesús, pero sólo le reconocen al partir el pan.

¿ Cómo nos encontramos con el Señor resucitado? San Lucas responde: está a nuestro lado. Acompaña nuestro diario caminar. Hace falta tener los ojos claros, llenos de fe para reconocerle. Leer la escritura y participar en la Eucaristía nos abrirá los ojos para comprender que el Señor vive y camina a nuestro lado. Y para ello hay que volver a los hermanos. La comunidad que los discípulos de Emaús habían abandonado ya estaba celebrando la resurrección del Señor. Y ellos se unen a su grito de alegría: “ Era verdad, el Señor ha resucitado!
ímos la canción:

El peregrino:

Un día por las montañas, apareció un peregrino, apareció un peregrino. Se fue acercando a la gente, acariciando a los niños, acariciando a los niños.

Y va diciendo por los caminos: Amigo soy, soy amigo”

Sus manos no empuñan armas, sus palabras son de vida

( Bis. Y llora con los que lloran y comparte la alegría. (bis)

Reparte el pan con los hombres, a nadie niega su vino. (Bis.Y está junto a los que buscan y consuela a los mendigos (bis) Y los hombres que lo vieron contaba a sus vecinos (Bis) “Hay un hombre por las calles que quiere ser nuestro amigo” (bis)
Al partir el pan:

Cuando a alguien lo conocemos muy bien no hace falta que nos hable. Nos bastan sus gestos. A los que más y mejor conocemos es a los que más fácilmente podemos reconocer. Para reconocer hay que conocer muy bien antes a la gente.

Los de Emaús, aquellos discípulos que iban de camino, al principio no reconocen a Jesús. Pero cuando Él empieza a hacer sus gestos, al partir el pan, entonces se les abren los ojos y lo reconocen muy bien.

No sé si nosotros tenemos elementos para reconocer que alguien está lleno de Jesús. No sé sin podemos decir que somos capaces de reconocer a Jesús hoy. Pero Jesús vive y puede ser reconocido.
Diálogo entre todos.
S. ¿ Cómo sabremos que caminas a nuestro lado?

T. Cuando se nos calienta el corazón y tenemos ganas de preguntar que alguien nos explique lo que no entendemos, para buscar la verdad
S. ¿ Cómo sabremos que vives hoy y que tu Espíritu está actuando?

T. Cuando hay hombres que saben perdonar y olvidar las ofensas; cuando hay hombres que saben dar algo y no pedir nada a cambio; cuando hay sonrisas que se abren en medio de la tristeza que quiere invadirlo todo.
S. ¿ Cómo sabremos que eres nuestro compañero?

T. Cuando alguien se acerca a nosotros; cuando alguien camina a nuestro lado y nos pide una palabra que ahuyente su tristeza.
S. ¿ Cómo sabremos que tienes palabra?

T. Cuando juntos proclamamos la Escritura y juntos rezamos al Padre y juntos partimos el pan. Cuando nos reunimos en tu nombre, allí tu Palabra se hace Vida y Realidad.

Peticiones:

S. Señor, tenemos ojos ciegos para reconocerte.

T. Abre nuestros ojos
S. Tenemos la cabeza en lo nuestro.

T. Haznos pensar en Ti.
S. Nos conformamos con lo que todos dicen, con lo que dicen los periódicos o la televisión y no con lo que dice tu Palabra.

T. Ábrenos a tu Palabra.
S. No descubrimos los gestos de Jesús que se dan a nuestro lado.

T. Ábrenos a la Verdad.
S. Nos arde nuestro corazón, pero no le hacemos caso.

T. Ábrenos a compartir.
Oración final:

Señor Jesús, que estás vivo, abre nuestros ojos para que te podamos reconocer en tantos gestos sencillos de la vida en los que Tú estás. Calienta nuestro corazón para que te busque con pasión y nunca se desanime, hasta que te encuentre y descanse en Ti. Amén.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Id amigos por el mundo anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección, id llevando mi presencia, con vosotros estoy iconAmigos queridos: por varios mensajes que he recibido de amigos que...

Id amigos por el mundo anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección, id llevando mi presencia, con vosotros estoy iconSinopsis: Dos amigos grabando un disco, dos amigos hablando de los...

Id amigos por el mundo anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección, id llevando mi presencia, con vosotros estoy icon“La poesía es la que hace habitable el mundo” “ Los amigos son una costumbre solar”

Id amigos por el mundo anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección, id llevando mi presencia, con vosotros estoy iconYo estoy con vosotros
«Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía.»

Id amigos por el mundo anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección, id llevando mi presencia, con vosotros estoy iconAnn Hood nació en West Warwick, Rhode Island (Estados Unidos). Creció...
«Te quiero». Tejo «Te quiero» en todo lo que hago. Es como una oración, o como un deseo que te mando con la esperanza de que puedas...

Id amigos por el mundo anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección, id llevando mi presencia, con vosotros estoy iconManuel disfrutó con los amigos

Id amigos por el mundo anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección, id llevando mi presencia, con vosotros estoy iconAntonio Gamoneda, familiares y amigos del poeta, concejales del Excelentísimo...

Id amigos por el mundo anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección, id llevando mi presencia, con vosotros estoy iconEstimados amigos Radioescuchas y Diexistas del Mundo, reciban un...

Id amigos por el mundo anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección, id llevando mi presencia, con vosotros estoy iconSin nadie querido, á quién dedicar éste libro, en éste momento especial;...

Id amigos por el mundo anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección, id llevando mi presencia, con vosotros estoy iconEl día que se supone sería el más feliz de la vida de Wendy (Mary...






© 2015
contactos
l.exam-10.com