Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican






descargar 0.55 Mb.
títuloCompañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican
página2/6
fecha de publicación13.06.2015
tamaño0.55 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Economía > Documentos
1   2   3   4   5   6
: ¿Qué se trae con toda esa mierda? ¿Es un puerco nuevo lenguaje de los secuestradores? ¿Por qué no hablas claro? ¡Vamos, habla claro!...
Carlos: (Intenso) Nos quedan muchos kilómetros de desierto, Bat. Las salamandras morderán las patas de los caballos y morirán reventados... intentarás asesinarme antes de llegar a Texas. Lo sé. Pero no te valdrá de nada. ¡Me daré el gusto de llevarte a la horca frente a la tumba de Mimí Fulton!
Carlos enciende un tabaco. Se sumerge en sus cavilaciones.
Marcelo: Lenguaje críptico... ¿Le gusta? ¿Por qué no se dedica a la egiptología? (Pausa. Ve su reloj) Seguro que Virginia llamó a la estación. La noticia la transmitirán por el noticiero de las nueve, sin importarles un carajo el peligro que pueda correr a causa de tanto escándalo. ¡Y seguro que los perros encargados del noticiero no tendrán escrúpulos en aullar mi secuestro a los cuatro vientos! ... Como si no conociera a esos maricones. ¡Son capaces de sacarle filo a una bola de billar!
Carlos: Tú los enseñaste.
Marcelo: (Sorprendido) ¿Yo? (Ríe a medias) No conoce usted la iniciativa, señor Cabrón...
Carlos: ¡Bronco!
Marcelo: ¡Bronco o cabrón, me da lo mismo!...
Carlos: Te pareces a Whiatt en sus mejores tiempos. Llamaba a sus comisarios y les gritaba que sacaran filo a todas las bolas de billar de la ciudad. Así acabó con el juego. Es tu política, muchacho...
Marcelo: ¿Política? (Pausa corta) ¿Esto... es un secuestro político?
Carlos: (Revisando los caballitos de madera) Detesto a los políticos, Bat. Son melindrosos que no tienen nada que ver en este territorio. Enredan las cosas con su lengua y sus mentiras. No veo por qué tienen que meter sus narices en la pantalla. ¡Es perder el tiempo! Como si asaltaras una diligencia de la Wells Fargo y sólo obtuvieras un cochino dólar...
Marcelo: (Adentrándose más en la idea de un secuestro político) Así que la cosa es política... ¡Política! ... ¿Y qué esperan?... ¿Que intercambien algunos presos por mí?... ¡Eso no lo harán nunca! ¡Esas lacras del gobierno estarán encantadas con todo esto! ¡Les fascinaría que me picaran en trocitos!... Saben lo que soy... Me opongo a sus estúpidas acciones.. . Usted debería saberlo, señor Lane.. . A mi modo, pues... soy revolucionario...
Carlos: ¿Del General Villa o Zapata?
Marcelo: Simpatizo con el Socialismo.
Carlos: El General Villa está muerto. Igual Zapata. Y el socialismo, y el comunismo. Vivimos en realidad virtual. No te hagas la vaca sabia conmigo...


Carlos se cubre con una cobija al lado de la hoguera. Marcelo se le acerca, explicativo.
Marcelo: ¡Yo creo en el socialismo, así esté muerto! ¡Detesto la mierda capitalista! En este mundo agotado por el consumismo, sueño con la convivencia y la lealtad.
Carlos: Acuéstate, Bat. Mañana tendremos un día pesado.
Marcelo: ¡No entiendo! ¡No entiendo nada!


Carlos reacciona con presteza. Saca su revólver y amenaza con mucha violencia.
Carlos: ¡Muere entonces, Marcelo Ginero! ¡No tienes ningún sentido allí, vivo, sin entenderme!
Marcelo: ¡Estás loco! (Al darse cuenta que la amenaza es cierta) ¡No! ¡No! ¡Espera!... ¡Un... momento! (Se sienta muy nervioso, cerca de la hoguera. El cañón del revólver apuntándolo febril) Yo... yo... entender... Ser... frías las noches... aquí, en el Valle de la Muerte... ¿Eh, Bronco?
Carlos: (Baja el arma lentamente. La guarda) Extraño fenómeno de la naturaleza...

Carlos se acuesta. Marcelo lo imita. Suena música suave, de esas típicas en las noches de desierto en el antiguo oeste.
Carlos: (Se levanta. Bosteza. Remueve a Marcelo con el pie) Levántate, Bat... Es la mañana, hora de partir...



Marcelo se levanta con rapidez, dispuesto a seguir la situación.
Marcelo: ¡Claro! ... La hora de partir. (Se despereza) ¿Poder saber a dónde?
Carlos: Monta en tu caballo.
Marcelo: ¿Caballo?

Carlos mira los caballitos de madera. Marcelo captura la intención. Se dirige a uno de ellos y le toma las bridas.
Carlos: ¡Ese es “Rayo de Plata”! ¡Mi caballo!
Marcelo: ¡Oh, perdón!...


Carlos se dirige a «Rayo de Plata».
Carlos: (Toma las bridas del caballito) ¡Quieto, “Rayo de Plata”.

Ejecutando grandes alardes de jinete, Carlos monta en el caballito.

Marcelo imita con el otro juguete tratando desesperadamente de mantenerse en la situación.
Carlos: ¡Arre! ¡Ja!..


Carlos inicia un vibrante galope sin moverse del lugar en que se encuentran.

Marcelo lo supera animando su cabalgadura. Música de salvaje cabalgata en el desierto.
Carlos: ¿Por qué trataste a Mimí Fultón de esa forma?
Marcelo: Pues... no... no sabía que era amiga tuya..
Carlos: Pero dijiste en la cantina, ante muchos, que la violarías sólo por ser mi novia...
Marcelo: ¿Tu novia?
Carlos: ¡Para que veas lo jodido que estás!


De nuevo el galopar vibrante que, poco a poco va descendiendo.

Los jinetes dan muestras de estar destrozados por el sol del desierto.
Carlos: ¡Maldito sol!
Marcelo: Sí... ¡Maldito sol!..
Carlos: ¡Sabía que los caballos no resistirían!
Marcelo: Era de esperarse...
Carlos cae del caballito. Igual Marcelo.
Carlos: Pobres bestias. (Se abraza al cuello de su caballo) Adiós, “Rayo de Plata”. Siempre fuiste un caballo fiel...

Marcelo: (Abraza el cuello de su caballo) Adiós, caballito...
Carlos: ¡Esa es una yegua! ¡Se llama “Luciérnaga”!...
Marcelo: (Da palmadas al caballo) Lástima, morir tan joven.. .
Carlos: (Se levanta) Nos veremos en el otro mundo, gran caballo... (Anima a Marcelo) Vamos, Bat, que nos queda mucho desierto...


Comienza a caminar seguido de Marcelo.

El sol del desierto cumple su siniestra labor y los personajes se tambalean.
Carlos: (Agotado) ¿Escuchas el llamado de las salamandras, Bat?
Marcelo: ¡Sí! ¡Yo escuchar!...
Carlos: ¡No te dejes encantar! ¡Sigue!


Música del desierto inclemente. Carlos muestra la cantimplora: está vacía.

Carlos se arroja al piso y Marcelo lo sigue con la misma sed. Se arrastran.
Carlos: Una docena de kilómetros...
Marcelo: ¡No aguanto!


Con las lenguas brotando entre los labios se adelantan a proscenio.
Carlos: Ya se ven las colinas...
Marcelo: ¿Dónde? ¿Dónde?
Carlos: ¡Las dulces colinas de Texas!...


Aceleran el arrastre hasta conseguir el inevitable pozo donde sumergen las cabezas y beben febriles, utilizando los sombreros como recipientes.

Carlos se levanta y tomando a Marcelo por los brazos, hace que se incorpore.
Carlos: (Comienza a atar las manos de Marcelo) Arriba, Bat. Llegamos a tu destino.

Marcelo: ¿Sí?.. ¡Qué bien!... Una verdadera hazaña... ¿Por qué me atas?


Carlos hace que Marcelo se sitúe sobre un cubo.
Marcelo: ¿Qué ser esto? ¿Un colina? ¿Un desfiladero?
Carlos coloca un nudo corredizo en la garganta de Marcelo. Lo aprieta. El nudo pende de lo alto. Marcelo se asusta.
Marcelo: ¿Qué carajo estás haciendo?
Carlos: ¡Quieto, Bat!
Marcelo: ¡Bat una mierda! ¡Quítame esta soga del cuello!
Carlos: (Ceremonioso, se quita el sombrero) Aquí, ante la tumba de Mimí Fultón, Bat Masterson...
Marcelo: ¿Qué broma macabra es ésta? ¿Es una broma, no?
Carlos: ... termina tu larga y fructífera carrera de malhechor y asesino... Implora a Dios antes de morir, Bat...
Marcelo se desata las manos y se desprende del nudo corredizo.
Marcelo: ¡Qué morir ni qué morir! ¡Payaso ridículo!... ¡Dinero es lo que quiere! ¿No?... ¡Bueno, dinero se le dará! ¡Así que no me venga con la mariquera esa de la puta y reputa Mimí Fultón ni pretenda ridiculizarme! ¡Eso le queda grande!...
Carlos: (Que ha estado evadiendo la situación, decide enfrentarse y utiliza el revólver) ¡No me interesa tu dinero!...
Marcelo: ¿Qué?
Carlos: ¡Puedes hacer con él lo que te dé la gana! ¡Metértelo centavo a centavo por el culo!
Marcelo: ¿Qué no le interesa mi dinero?
Carlos: Nadie pide por ti ni una cochina moneda.
Marcelo: ¡Pero!... Estoy... ¡Esto es un secuestro! ¡Estoy secuestrado!... ¡Siempre se pide! ¡Se pide algo!...

Carlos: No tengo cómplices. Estamos tú y yo, solos. Nadie más. Entiende eso.
Marcelo: ¡No! ¡No entiendo! ¿Qué otro interés aparte del dinero?


Pausa. Carlos duda.
Carlos: Motivaciones personales
Marcelo: (Sorprendido) ¡Pero si nunca antes vi su cara! ¿Qué le hice? (Estudia a Carlos) ¿Quién carajo es usted?...
Carlos: (Rehúye la confrontación) No... no me grite...
Marcelo: (Siguiéndolo) ¿Un actor fracasado? ¿Ah? ¿Es eso?
Carlos: No
Marcelo: ¿Un locutor del montón, resentido por no encontrar trabajo en mi Televisora?
Carlos: ¡No!
Marcelo: ¿Un técnico mal pagado? ¿Un libretista mediocre?
Carlos: ¡No! ¡No! ¡No!
Marcelo: ¡Viene con una pistola, amenazando mi vida y me trae aquí! ¡Aquí! ¡Y todo por unas oscuras motivaciones personales! ¡Eso sí está bueno! ¡Buenísimo! ... ¡Provoca vivir para que le ocurran a uno experiencias como ésta! ¡Tan emocionantes! ¡Te desquician la vida cotidiana con un secuestro y mira con lo que te topas! ¡Motivaciones! (Pausa corta) ¡Coño! ¿De qué vale ser serio? ¿Ah? ¿Creer en la familia, la propiedad privada, la religión y los negocios? ¡De nada! ¡Viene cualquier tartamudo mental y te pisa como si fueras un insecto! (Pausa. Se tranquiliza y acerca a Carlos) Dígame... ¿Cuáles son esas oscuras motivaciones personales?..
Carlos: (Con cierta duda) No me gustó como terminó la novela “Arráncame la vida”...
Marcelo: ¿Cómo?
Carlos: ¿Te gustó ese final?
Marcelo: ¡Estás loco! ¡Loco! ¡Eres un loco de mierda!

Carlos: ¡A ti sí te gustó! (Furioso) ¡Vamos, dime que te gustó!...
Marcelo: (Temeroso ante la alucinación de Carlos) ¡Pues!... Estee...
Carlos: ¡Dímelo! ¡Dímelo!
Marcelo: La verdad...
Carlos: ¡Quiero saberlo! ¡Habla!...
Marcelo: ¡No fue el final más adecuado!...
Carlos: ¿Por qué Matilde Romero tenía que terminar dueña de la fortuna de Luis Antúnez y el amor de Ricardo García?
Marcelo: Fue una injusticia tremenda.
Carlos: ¡Matar a Luis Antúnez de esa forma! ¡No puede ser!
Marcelo: No puede ser...
Carlos: (Centrado en su mundo interior) Era el personaje más prometedor de la novela. El hombre bueno que escala posiciones a base de esfuerzos y ¡paff!... se encuentra con la zorra de Matilde... Frívola, arruinada por la bebida y el juego y a punto de caer en la prostitución. (Pausa corta) Ese era su destino si no se encuentra con el buenazo de Luis. ¿No crees?
Marcelo: Era carne de burdel. Lo confirmo.
Carlos: ¡Y se casa con él!
Marcelo: ¡Un error!
Carlos: ¿Error? ¡Ningún error!
Marcelo: Claro, ningún error...
Carlos: ¡Era la maravilla!...
Marcelo: La maravilla.
Carlos: ¡Una magnífica trama! ¡Hasta allí!...
Marcelo: ¡Hasta allí!...
Carlos: ¿Por qué tenía que aparecer Ricardo García?

Marcelo: Escucha... Las proposiciones de la trama... el cuadro dramático, lo realizan los libretistas...
Carlos: Tú hablas con los libretistas.
Marcelo: Un poco, sí...
Carlos: Los llamas a tu oficina y los enseñas.
Marcelo: No tanto. Carezco de imaginación.
Carlos: ¡He hablado con ellos!
Marcelo: (Cauteloso) ¿Qué te dijeron?
Carlos: Tú, Marcelo Ginero, les pediste que en “Arráncame la vida” apareciera un personaje listo, deportista, play boy... un poco arruinado también. Y les exigiste que la ramera de Matilde ligara con él...
Marcelo: ¡Matilde Romero no amaba a Luis Antúnez!
Carlos: ¿No? ¿Y por qué se casó con él, entonces?
Marcelo: ¡Creyó que lo quería!
Carlos: ¿Creyó? ¿Por qué no lo dejó tranquilo?
Marcelo: Bueno, tú sabes cómo era Matilde: vehemente, impetuosa...
Carlos: ¡No! ¡No! ¡No!... Escucha, quizás la mayoría de los televidentes no hayan estado atentos a las evoluciones de la trama, pero yo sí... En el capítulo catorce, escena segunda, después del comercial de la American Airlines, Luis Antúnez, antes de conocer a Matilde Romero, poco después de graduarse de veterinario, expresó sus sanas intenciones de viajar a Londres para efectuar un postgrado con el célebre doctor Byron, experto en la cría de cerdos...
Marcelo: Tienes toda la razón.
Carlos: ¿Recuerdas sus ilusiones?
Marcelo: Sí.
Carlos: ¿Sus ambiciones de hombre bueno?
Marcelo: Era un personaje notable, sin duda.
Carlos: Notable. Sí, lo era... (Con rencor contenido) Y tenías que intervenir tú, Marcelo Ginero, con el proyecto de adúltera de Matilde...
Marcelo: ¡Un error lo comete cualquiera!...
Carlos: ¿Por qué no lo enviaste a Londres para que culminara su tesis sobre los cerdos? (Agarra a Marcelo por la camisa) ¡Tenías que dejarlo aquí, enamorado! ¡Y Matilde humillándolo con su lástima!... (Pausa corta. Observa a Marcelo con sospecha) ¿Por qué le tenía lástima?
Marcelo: ¡No lo quería, ya te lo dije!
Carlos: ¡Esa hiena de la Matilde no quiere ni a la carroña!... ¿O existe algún trasfondo acerca de Luis que desconozco?
Marcelo
1   2   3   4   5   6

similar:

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconGuión, escenario, montaje sonoro, coreografía y montaje de iluminación....

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconCiudad de méxico, México, Ene. 14, 2005. El grupo Intocable se lanza...

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconLa compañía italiana tpo despide hoy la programación de los Ciclos...

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconLa compañía italiana tpo despide el viernes la programación de los...

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconAlex Dorfsman 1977, Ciudad de México. Vive y trabaja en la Ciudad...

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconMéxico), Ricardo salgado (México), Cuarteto chicuacemecatl (México),...

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican icon2003,© D. R., Universidad Nacional Autónoma de México, dgsca, Coordinación...

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconMéxico, Ciudad de México (1914-1998)

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconValle de Bravo se localiza a 67 Km al este de Toluca, capital del...

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconJuana Inés de Asbaje y Ramírez; San Miguel de Nepantla, actual México,...






© 2015
contactos
l.exam-10.com