No lo podía creer: por fin la nave de Ami aparecía sobre las rocas de la playa en la noche encendida de estrellas. Mi alma estaba nuevamente feliz. La espera






descargar 0.79 Mb.
títuloNo lo podía creer: por fin la nave de Ami aparecía sobre las rocas de la playa en la noche encendida de estrellas. Mi alma estaba nuevamente feliz. La espera
página3/15
fecha de publicación20.06.2016
tamaño0.79 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Economía > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15
EL SEKRETO DE KRATO
La luz amarilla nos envolvió a los tres. Miré hacia arriba. Allí estaba el majestuoso vehículo cósmico, ahora visible solamente para nosotros. Hermoso, mágico. Giraba plácida y lentamente. Estaba un poco inclinado, más alto que las copas de los pinos. Brillantes reflejos de sol centelleaban sobre su fuselaje de metal plateado. Comprendí que Ami había venido en otra nave ahora, porque ésta tenía un corazón alado por debajo.

-Este “ovni” no es el mismo que el anterior -dije.

-No, Pedro. Por dentro se parece mucho al otro, pero tiene más recursos tecnológicos y es de un tamaño mayor, ya vas a ver.

Con gran alegría me dejé izar, sin temor alguno esta vez. Me estaba transformando en un campeón en materia espacial. No es por jactarme (sino por presumir): los más famosos astronautas, comparados conmigo, no han visto nada, nada.

El hecho de flotar en el aire sin tener ninguna sensación de gravedad en el cuerpo me produjo mucha alegría. Eché un cistazo a medida que iba ascendiendo y vi el mar muy azul y resplandeciente, los bosques allá abajo, el balneario, mi casita. Extendí los brazos para sentirme como un ave liberada. Aquello era mucho más divertido que cualquier juego de un parque de diversiones, y más seguro también. Cuando llegué al interior de la nave y se cerró una plataforma que se deslizó bajo mis pies fui recuperando lentamente mi peso. Igual que antes, me sentí emocionado al estar pisando la suave y mullida alfombra de la sala de recepción. Luego ingresamos a la sala de comandos. Observé que ésta era bastante mayor que la de la nave anterior, además, el techo estaba más alto. Allí cabía perfectamente un adulto de pie; en la otra, no. Miré a través de las ventanas y vi la plaza, el salón de los video juegos. Entonces recordé lo de A.M.I. en las pantallas de las máquinas.

-Qué buena broma fue ésa, Ami -dije, sabiendo que él ya habría echado un vistazo a mi mente. Vinka preguntó de qué se trataba. Le expliqué todo el asunto y a ella le pareció muy gracioso.

-Lo hice para anunciarte mi llegada y también para que algunos de esos pobres chicos, los más enviciados, se desanimen y piensen en otra cosa y puedan disfrutar más de su tiempo, al menos por unas horas, en lugar de gastárselo detrás de una deprimente pantalla de video.

Pensé que se estaba poniendo igual que mi abuela, y él, como es natural, percibió aquello. Se puso a reír y dijo:

-Ella tiene razón: quienes ponen sus iniciales en el primer lugar estampan allí ante todos que son los más tontos de la lista, no sólo porque pierden más dinero y tiempo que los demás; también porque esos jueguitos tienden a deformar la mente. Allí, los chicos tienen que matar y destruir en forma incesante, y eso va dejando huellas que deforman su visión de la vida y repercuten en sus conductas. Aparte de los espantosos y antinaturales sonidos que sus tímpanos tienen que soportar durante horas. Pobres chicos...

Yo, como buen video adicto hasta cierto punto, traté de explicarles a él y a Vinka acerca de las emociones que se viven allí.

-Todo es cuestión de mundos, de ambientes .dijo el pequeño extraterrestre-. En el mundo de los ladrones, el más ladrón es considerado como el más inteligente; pero en mi mundo es un tonto, igual que quien pone sus iniciales en el tope de esas listas, y lo que se vive allí no son emociones, Pedro, sino simple actividad del ego.

Vinka se me acercó y me rodeó con sus brazos. Entonces sentí que Amí tenía razón, que el asunto de los videos era una estupidez de la que no valía la pena siquiera hablar, comparado con lo que la cercanía de Vinka me estaba produciendo.

-Ésas sí que son emociones -sentenció Ami.

Y yo encontré que él estaba en lo cierto, aunque también pensé que es muy fácil comprender eso cuando el ser amado está presente, como Vinka en ese momento, pero cuando se está solo y lejos del amor...

-El amor siempre está cerca -dijo Ami-, aunque no tengamos a nadie a nuestro lado.

Yo pensé que eso sonaba muy lindo, y que de algún modo debía ser verdad, pero le dije que para mí era medio imposible ser feliz lejos de Vinka. Y ella manifestó que le sucedía lo mismo.

-Lo que pasa es que cuando están solos, ustedes cierran sus corazones a la magia de la vida, a la maravilla que encierra cada instante, y se pierden de disfrutar la existencia. Es como si dijeran: “No quiero ser feliz hasta que él o ella esté a mi lado”... ¿No les parece tonto elegir la tristeza en lugar de la alegría?

Vinka tenía otra visión del asunto:

-No es cosa de elegir la tristeza; ella llega sola cuando el ser amado no está.

-Ustedes eligen que la tristeza “llegue sola” cuando el ser amado no está... -dijo riendo-, mientras que otras personas eligen estar contentas siempre, de a dos o de a una. Ésos sí que son sabios, no dependen de nada ni nadie para ser felices, no tienen adicciones de ningún tipo.

-¿Adicciones?

-Claro, porque depender demasiado de la presencia de otro ser, ya sea que se trate de alma gemela, mamá, hijo, tía, amigo, gato o gusano favorito puede convertirse en una adicción, y las adicciones esclavizan, quitan libertad al alma, y sin libertad en el alma no puede haber verdadera felicidad.

-¿El amor es una adicción? -pregunté, muy confundido.

-No, pero depender de otra persona para ser feliz sí que lo es.

-Pero así es el amor, Ami -dijo Vinka. Nuestro amiguito no estaba de acuerdo.

-Así es el apego, la adicción, la dependencia. El verdadero amor es entregar, es ser feliz con la felicidad del ser amado, sin obligarlo a estar a nuestro lado todo el tiempo, sin ninguna posesividad. Pero ustedes están muy pequeños todavía para comprender ciertas cosas (y sospecho que muuuchos lectores también)...

Vinka era muy persistente y su cariño por mí muy poderoso, así que ignoró las advertencias del pequeño ser de blanco acerca del apego y dijo:

-Ami, yo sé que siempre estamos unidos con Pedro, que podemos conectarnos alma con alma a pesar de la tremenda distancia que nos separa, pero no es igual que cuando estamos juntos personalmente. Cuando hay un cariño tan grande como el nuestro se hace necesario verse, acariciarse, conversar. Por eso te voy a hacer una pregunta muy importante: ¿Existe alguna forma de no separarnos más?

El corazón se me encendió de esperanza por un segundo, pero Ami nos miró con ojos casi tristes y suspiró con resignación.

-No piensen en eso, chicos.

Ambos bajos la vista, desesperanzados.

-No los engañaré: es matemáticamente imposible que ustedes puedan vivir unidos, totalmente imposible, por lo menos hasta que sean adultos.

-¿Por qué, Ami?

-Porque ustedes son niños todavía, por eso dependen de personas mayores. Y para vivir unidos, uno de ustedes dos tendría que abandonar definitivamente su mundo para irse al planeta del otro, ¿no?

-Claro.

-Y para que yo pueda efectuar ese traslado, las Autoridades Galácticas me exigen la autorización de la persona o personas que sean responsable por el niño que va a cambiar de mundo.

-Ehhh, las autoridades de arriba son igual de burocráticas que las de abajo... -protesté.

-”Como es arriba es abajo” dice un axioma, y es verdad, pero hay algunas diferencias. En sus mundos sólo cuentan los documentos, mientras que “arriba” cuenta más el amor. Las Autoridades Galácticas consideran “responsable” por un niño a quien más lo ame, independientemente de apellidos, sangre o papeles.

-Ahhh... Eso es mucho más justo...

-En tu caso, Pedro, sería tu abuelita quien tendría que autorizarte.

-¿Y mi primo Victor?

-Él no, porque no te tiene el cariño necesario.

-Vaya novedad -dije, porque no nos tragamos.

-¿Y en mi caso, Ami? -preguntó Vinka.

-Sería tu tía Clorka, pero como ella se acaba de casar con Goro, y como él siente mucho cariño por ti, resulta que tu nuevo tío también tendría que dar su autorización. ¿Creen que podrían obtener esos permisos?

Al escucharlo, el ánimo se me vino a los pies. Tener que convencer a todo ese gentío... Pero luego recordé que bastaba con que uno solo de nosotros obtuviese la autorización.

-Sólo un permiso es necesario, Ami -dije, tratando de ser optimista.

-Y si Vinka no puede conseguir el suyo, ¿podrías tú irte a vivir a Kía?

Me angustié porque inmediatamente comprendí que yo no podría dejar sola a mi abuelita, aunque ella me diese la autorización. La amaba mucho y eso me causaría dolor. Pero Vinka estaba más entusiasmada.

-Yo creo que mi tía no tendría ningún problema en dejarme partir, porque desde que se casó ni se acuerda de que yo existo, y mi nuevo tío, bueno, eso es más difícil. Tío Goro es apegado a su sentido de responsabilidad. Y la agarró conmigo, dice que quiere brindarme una educación formal, moral y cosas así. Vigila mis estudios y mis horarios muchísimo más que tía Clorka. Tal vez si no se le explicara toda la verdad....

-Tendría que saber toda la verdad, Vinka. Se trata de afectos, de amor, ¿y qué dijimos que es el Amor?...

-¡El Amor es Dios! -respondimos alegres, recordando sus lecciones anteriores.

-Muy bien. Entonces se darán cuenta de que en los dominios de Dios no puede haber deshonestidad, así que esa autorización debe ser obtenida en forma muy limpia. Y ya que ustedes se aman, les comento que menos todavía puede haber incorrecciones en una pareja, porque apenas se comete una acción indebida, ese amor deja de ser sagrado. Cuando el amor es manchado con falsedades, engaños o traiciones, Dios se retira y deja de entregar la magia, la gracia que brinda felicidad.

Nos observó con una mirada cómplice:

-Supongo que ya se dieron cuenta de que el amor produce felicidad, ¿No?

Nos miramos, sonreímos y dijimos que eso es una gran verdad.

-Pero basta cualquier mentira, cualquier engaño u ocultamiento, y una relación que fue maravillosa se transforma en algo vulgar, lleno de roces e insatisfacción. Las reparaciones son difíciles y dejan huellas. Ése es el resultado de combinar deshonestidad con amor, es decir, “ensuciar a Dios”.

-Vaya...

-Lamentablemente, no siempre los humanos recuerdan que el amor es un don divino, que es la mágica presencia de Dios en sus vidas, y que se debe respetar y cuidar.

Yo no había visto eso con tanta claridad hasta aquel momento (tampoco se enseña en la escuela)... por eso le agradecí silenciosamente a Dios por su presencia en nuestras vidas y decidí no ser jamás deshonesto con Vinka, para no “ensuciar a Dios”, y para no perder la felicidad que nuestro cariño nos brindaba.

-Creo que eso, yo lo intuía, Ami. Pero volviendo al tema de la autorización, no puedo explicarle a mi tío que me voy a otro mundo con un ser de otro planeta... Él está firmemente convencido de que sólo en Kía hay vida inteligente.

-”Semi-inteligente”, más bien, igual que en la Tierra. Donde hay verdadera inteligencia no hay sufrimiento -dijo Ami sonriendo.

Yo estaba más interesado en nuestros problemas.

-Tenemos que intentar convencer al tío de Vinka, no hay otro camino -expresé con firmeza.

-Es inútil, Pedro. Antes de venir le hice un estudio psicológico con la ayuda de una computadora muy avanzada, y el resultado afirma que es im-po-si-ble que Goro vaya a conceder la autorización. Se va a cerrar como una mula.

-No me interesa saber qué es una mula, pero tenemos que intentarlo... o morir -manifestó Vinka, abrazándome entre lágrimas... las que hicieron aflorar las mías...

-¡O juntos o morir! -dije, con gran vehemencia y emoción.

-¡Qué telenovela! -exclamó Ami entre risas-. ¿Pero en realidad están dispuestos a luchar de esa forma? -preguntó.

-¡Totalmente! -respondimos.

-Bueno, eso cambia un poco las cosas, porque cuando dos personas que se aman se deciden a luchar, allí se genera una fuerza muy poderosa... es la fuerza del Amor...

Comenzamos a ver una pequeña luz en nuestras almas.

-Los estudios científicos afirman que es imposible que Goro vaya a ceder, pero ahora que sé que están decididos a dar la batalla, “a muerte”, como tan dramáticamente afirman, ja, ja, entonces lucharemos a fondo. Los datos científicos pueden menos que el que mueve las galaxias, y ese Ser es alcanzado por nuestra fe, y me parece que ustedes la tienen, porque el amor es la más elevada forma de fe...

Escuchar aquellas palabras nos hizo como elevarnos de alegría y esperanza.

-¡Seguro que la tenemos!

-Bueno, magnífico, eso nos brinda una pequeña posibilidad. No será nada fácil, no se ilusionen demasiado pensando que será sencillo o rápido, pero lucharemos -dijo, acomodándose tras los controles, y la nave comenzó a moverse, entonces nos miró con gran entusiasmo y exclamó:

-¡Vamos a convencer al tío de Vinka, muchachos!

-¡Vamos!

Comenzamos a reír de alegría e ilusión.
Tras los vidrios apareció la neblina blanca que indicaba que estábamos saliendo de la dimensión espacio-tiempo que es habitual para nosotros, y eso significaba que íbamos muy lejos.

-Nave espacial con rumbo a Kía, no hay naves enemigas a la vista -bromeó Ami, hablando como a través de un micrófono-. Yo también he visto esas películas -agregó.

-Vamos a la casa de Vinka, ¿verdad?

-Dejaremos lo difícil para después. Primero vamos a visitar a Krato y luego veremos ese feo y difícil asunto.

-¡Viva! -exclamé contento, porque el viejo Krato era muy divertido y yo había llegado a sentir un gran afecto por él.

Vinka también estaba feliz.

-¡Qué bueno! Volver a ver a Krato, a su bugo llamado Trask...

Se refería a una especie de “perro” muy grande que tenía el viejo, y que más parecía un avestruz de cuello muy largo y cara de gato, pero con lana en lugar de pelo. Entonces recordé que Vinka, igual que casi todos en Kía, comía la carne de unos simpáticos animalitos acuáticos, terrestres y voladores llamados garábolos, y le hice una broma.

-Pero no me van a hacer comer carne de garábolo, como hacen otras... ¡OTRAS!... -dije mirándola en forma acusadora. Ella rió y luego me miró de la misma manera mientras decía:

-Otras que no son tan sádicas como para comer... ¿Cómo se llaman esos hermosos animalitos que tú te comes?

-Corderos, pero no he vuelto a hacerlo en todo este tiempo.

-¿Ya no comes carne, Pedrito? ¡Fabuloso! -exclamó Ami.

-Estee... Bueno, tanto como no comer nada de...

-¿Nada de trozos de animal muerto? -preguntó riendo el niño de las estrellas.

Vinka quiso defenderse.

-Mi tía Clorka no sabe preparar comida vegetariana, y menos ahora que se casó con un terri que como sólo carne y que...

Yo quedé petrificado al escuchar aquello.

-¡¿QUE?!... ¡¿TU TIO ES UN... TERRI?!...

-Claro, Pedro..

-Eso quiere decir que tendremos que convencer... ¡¿A UN TERRI?! -exclamé, lleno de terror y sorpresa. Temor porque para mí, los gorilosos terris eran más bestias que humanos. ¿Cómo lo íbamos a convencer? Y sorpresa porque pensaba que las dos especies humanas de Kía, los swamas, como Vinka, y por otro lado los gigantescos y peludos terris, eran especies enemigas e incompatibles, y ahora se me hablaba de matrimonios entre ellas... y nada menos que familiares de Vinka...

-En Kía existen muchos matrimonios entre swamas y terris -me explicó Ami.

-Yo pensaba que eran enemigos mortales...

-Y lo somos, pero a nivel de especies humanas.

Ami aclaró aquello:

-Es como si fueran dos países rivales. A veces el amor puede más que los rencores y se forman parejas de esos países.

-Correcto. A nivel personal nos toleramos a veces, llegando a surgir amistad, cariño y amor en algunos casos. Por eso hay unos cuantos matrimonios entre terris y swamas.

Comprendí que era similar a lo que sucede en mi mundo, en algunos países en donde existen conflictos raciales, pero aquí somos todos de la misma especie; allá no...

-¿Y los hijos qué resultan ser?... Si es que pueden tener hijos, claro...

-Sí que pueden, y a veces salen swamas, a veces terris.

Mi sorpresa aumentaba.

-¡¿Entonces hay señoras terris que tienen hijos swamas?!...

Vinka me explicaba las extrañas cosas de su mundo como si fuesen de lo más normal.

-Naturalmente, Pedrito. Yo misma soy el producto de uno de esos matrimonios, porque mi madre era swama, mientras que mi padre era terri, pero ellos fallecieron en una guerra cuando yo era bebé y me adoptó mi tía Clorka. que es swama y que acaba de casarse con un terri. Está locamente enamorada y ya ni se acuerda de mí y ni siquiera me...

Mi confusión crecía y crecía. Ami tenía cara de estar divirtiéndose una barbaridad a mis costillas, pero permanecía calladito observándonos.

-Espera un poco, Vinka -la interrumpí.

-¿Qué pasa, Pedrito?

-¿Escuché mal o dijiste que tu papá era...
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

similar:

No lo podía creer: por fin la nave de Ami aparecía sobre las rocas de la playa en la noche encendida de estrellas. Mi alma estaba nuevamente feliz. La espera iconSinopsis Jupiter Jones nació bajo el cielo de la noche, y las señales...

No lo podía creer: por fin la nave de Ami aparecía sobre las rocas de la playa en la noche encendida de estrellas. Mi alma estaba nuevamente feliz. La espera iconEsta noche soñé que caminaba por una playa de la mano de María

No lo podía creer: por fin la nave de Ami aparecía sobre las rocas de la playa en la noche encendida de estrellas. Mi alma estaba nuevamente feliz. La espera iconSeguramente estarán ustedes muy preocupados por­que hace tanto tiempo...

No lo podía creer: por fin la nave de Ami aparecía sobre las rocas de la playa en la noche encendida de estrellas. Mi alma estaba nuevamente feliz. La espera iconEstábamos de vacaciones navideñas y me acababa de levantar cuando...

No lo podía creer: por fin la nave de Ami aparecía sobre las rocas de la playa en la noche encendida de estrellas. Mi alma estaba nuevamente feliz. La espera iconProgramación de aula tobih compact
«Dios creó todo el universo, la noche y el día, la Tierra y el cielo, el Sol, la Luna y las estrellas, las nubes, los mares y los...

No lo podía creer: por fin la nave de Ami aparecía sobre las rocas de la playa en la noche encendida de estrellas. Mi alma estaba nuevamente feliz. La espera iconProgramación de aula tobih compact
«Dios creó todo el universo, la noche y el día, la Tierra y el cielo, el Sol, la Luna y las estrellas, las nubes, los mares y los...

No lo podía creer: por fin la nave de Ami aparecía sobre las rocas de la playa en la noche encendida de estrellas. Mi alma estaba nuevamente feliz. La espera iconProgramación de aula tobih compact
«Dios creó todo el universo, la noche y el día, la Tierra y el cielo, el Sol, la Luna y las estrellas, las nubes, los mares y los...

No lo podía creer: por fin la nave de Ami aparecía sobre las rocas de la playa en la noche encendida de estrellas. Mi alma estaba nuevamente feliz. La espera iconUn libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera;...

No lo podía creer: por fin la nave de Ami aparecía sobre las rocas de la playa en la noche encendida de estrellas. Mi alma estaba nuevamente feliz. La espera iconUn libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera;...

No lo podía creer: por fin la nave de Ami aparecía sobre las rocas de la playa en la noche encendida de estrellas. Mi alma estaba nuevamente feliz. La espera iconEn Francia, el petrarquismo se cultiva, sobre todo, en el grupo de...






© 2015
contactos
l.exam-10.com