Algunos aspectos de la vida familiar y privada en la grecia antigua






descargar 29.37 Kb.
títuloAlgunos aspectos de la vida familiar y privada en la grecia antigua
fecha de publicación14.03.2016
tamaño29.37 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Economía > Documentos
ALGUNOS ASPECTOS DE LA VIDA FAMILIAR Y PRIVADA EN LA GRECIA ANTIGUA
1. La vivienda
Por lo general, las viviendas más habituales suelen ser bastante mediocres. Normalmente están adosadas o excavadas en roca viva o instaladas en terrazas y son muy pequeñas, de planta única y no más de tres estancias. A veces cuenta con buhardillas que se alquilan a extranjeros de paso. Para su construcción se emplea madera, ladrillo o mampostería. Los muros son muy fáciles de perforar (a los ladrones suele llamárseles "toicoricoi" o "perforadores de muros") y son medianeros. Las puertas se abren hacia afuera; los tejados son planos y, si hay ventanas, éstas son muy pequeñas. Normalmente no hay cocina: se guisa con un brasero al aire libre; no obstante, para calentar la vivienda existe un hogar sin lugar fijo; sin embargo, no hay chimeneas y la ventilación suele realizarse levantando una teja.

Aparte de estas viviendas, en los barrios más ricos de Atenas (como el de Escambónidas) se han encontrado otras más acomodadas; algunas tienen incluso pórtico y peristilo, por lo que se ha pensado que son residencias oficiales. También sabemos que existran viviendas colectivas ("sinoikía").

Pero las formas más suntuosas de viviendas estrictamente privadas se han hallado en Olinto (Calcídica) y son del siglo IV a.C. Su planta es cuadrada y las habitaciones son interiores y miran a un pórtico, antes del cual hay un patio (aulé) y después un vestibulo (próthyron). Suelen estar orientadas al sur para evitar el frío en invierno y el calor en verano. Entre las piezas interiores se encuentran el "andron" (que se emplea como, comedor para los banquetes), el "diaitetérion" (o salón) y el "oikos" o comedor cotidiano al que iban adosados el baño y la cocina.

En la planta baja suele haber también una bodega y un obrador. En la primera planta suelen estar el "tálamo" (habitación de los dueños), el "gineceo" (habitación de las mujeres) y las habitaciones de los esclavos.

Las partes exteriores a la casa, como balcones, terrazas o escaleras se consideran invasiones ilegales del espacio y han de pagar duros impuestos. Por lo general la decoración de las casas es muy pobre (un simple encalado), aunque en las casas más ricas puede haber mosaicos en el andron o en el patio, y tapices en las las paredes, artesonados, etc. El mobiliario es sencillo: lechos, mesas, sillas, taburetes, baúles y cofres.





Alzado y plano de una casa griega


2. La situación de la mujer ateniense
A diferencia de lo que podemos comprobar para el mundo homérico, en la Atenas clasica la mujer no tiene derechos. Permanece en su casa como déspoina" (ama) y como tal la dirige (si el marido lo permite). Las solteras viven en el gineceo y las casadas no suelen salir de casa; en general han de vivir alejadas de cualquier varón, aunque sea de la familia (a diferencia de lo que sabemos para Esparta o imaginamos para Lesbos).

La educación de las muchachas depende de la madre, abuela o criadas, y consiste aprendizaje de la cocina, el tejido y quizá de la lectura, cálculo y música de forma rudimentaria. Las muchachas sólo salen de casa en las fiestas religiosas las "Panateneas") para participar en la procesión o como miembros de un coro. Por lo demás, la muchacha está siempre sometida a un "kyrios" (su familiar más cercano o su tutor) que concierta su matrimonio con un ciudadano para darle hijos que lo cuiden de viejo, lo sepulten al morir y continúen los cultos familiares
Los varones no tienen obligación legal de casarse, pero sí mucha presión social, porque la soltería no está bien vista: el matrimonio es un mal menor para los hombres, algo que se lleva a cabo por conveniencia religiosa y social. El amor (eros) se reserva para la relación homosexual entre varones, lo cual no significa que, excepcionalmente, pueda existir verdadero amor de un esposo por su mujer. Pero sólo en época muy tardía, el estoicismo, influido por las costumbres romanas, rehabilitará el amor conyugal.
No está prohibido el incesto, pero las uniones entre ascendiente y descendiente o hermano y hermana de madre se consideraban odiosas y portadoras de desgracias. Con todo, el matrimonio entre parientes se favorece por el principio de endogamia. La hija "epiclera" debe casarse con el pariente más próximo del padre. No había una edad fija para el matrimonio: las mujeres pueden casarse desde la pubertad (aunque lo normal son los 15 o 16 años) y los hombres no antes de los 20.
3. Las ceremonias matrimoniales
El acto fundamental del matrimonio es la "engyesis", un acuerdo entre el pretendiente y el "kyrios" de la muchacha, donde se estipula la dote; al acto asisten testigos, pero seguramente la esposa no está presente. El esposo, si es mayor de edad, no necesita la representaci6n de su padre, si bien tal vez lo consultara y eligieran juntos la esposa, de acuerdo con las relaciones sociales que más les interesen mantener o reforzar.

La "engyesis", que es un acto ritual de fuerza sagrada, es a todos los efectos un matrimonio legal, aunque el matrimonio pr6piamente dicho, la "écdosis", se suele celebrar después. La ceremonia principal del "gámos" {matrimonio) es el traslado de la esposa a casa del marido. Las fechas elegidas suelen ser las de luna llena de un mes de invierno {nomalmente, el 7º mes, Gamelión, dedicado a Hera).
La víspera de la boda se ofrece un sacrificio a los dioses del matrimonio: Zeus, Hera, etc., y se consagran los juguetes de la novia a los dioses. Sigue un baño ritual de purificación, común para el novio y la novia.

El día de la boda las casas de los contrayentes se decoran con olivo y laurel. El sacrificio y el banquete se celebran en casa de la novia. Ella se presenta coronada de flores, con velo y acompañada de sus amigas y de una "nympheútria" (madrina). El novio es acompañado por el pároco". El banquete nupcial lo celebran separados hombres y mujejes, y en él se consumen platos tradicionales, como las tortas de sésamo. Al final del banquete la novia recibe los regalos y al anochecer se forma la comitiva hacia la casa del marido; normalmente van juntos en un carro. La novia lleva consigo un telar y un tamiz, símbolos de su actividad doméstica. La comitiva de familiares y amigos los sigue cantando el "himeneo" (himno nupcial). Al llegar a casa, la novia es recibida por los padres del marido; sobre su cabeza se extienden nueces e higos secos (símbolo de bienvenida) y se le ofrece la tarta nupcial de sésamo y miel, y un membrillo o un dátil (signo de fecundidad).

Después, los esposos se encerraban en la cámara nupcial, y al día siguiente los padres de la novia iban a llevar la dote prometida. Tiempo después el esposo ofrecfa un banquete a los miembros de su fratría para notificarles oficialmente su matrimonio (aunque no les presentaba a la esposa).
Sin embargo, todos los ritos del matrimonio están destinados a la prosperidad de la casa y no a la de la pareja; el marido siempre puede repudiar a la mujer, y debe hacerlo obligatoriamente (bajo pena de "atimía"} en caso de adulterio o de esterilidad de ella, aunque el embarazo no es un obstáculo para el repudio. En cualquier caso, debe devolverse la dote. Si es la mujer quien desea separarse debe acudir al arconte con un pliego de cargos (la infidelidad del marido no era causa suficiente}; con todo no está bien visto abandonar al marido.
Por lo general hay pocas ocasiones para el intercambio amoroso; para el hombre la mujer es ama de casa y madre de los hijos, pero no objeto de amor ni sexual. Por ello en época de guerra, los hombres sentían temor a las posibles infidelidades de las esposas, llegándose a crear una magistratura, la "gineconomía", una especie de policía para vigilar las costumbres femeninas.

También las costumbres masculinas se relajaron y ello dio lugar a parejas irregulares y concubinatos. La concubina ("pallaké") no disfrutaba de ningún derecho social ni jurídico; sin embargo, este tipo de bigamia se toleraba. La diferencia entre la esposa y la concubina es que la primera entregaba una dote y la segunda recibía una compensación económica.
4. El gineceo
En Atenas los gineceos no están cerrados ni enrejados, pero existe una rígida costumbre que retiene a la mujer. Las compras cotidianas de la casa las realizan el marido o los esclavos; no obstante, en las familias más pobres la libertad femenina sería mayor (sabemos que algunas mujeres trabajaban en el mercado). Si por algún motivo la mujer tiene que salir de casa, lo hace siempre acompañada por una esclava

Por lo demás, las mujeres no suelen enterarse de la vida exterior ni tienen apenas contacto con su marido. Nunca está presente en los banquetes; con todo, gobierna absolutamente la economía doméstica y el funcionamiento de la casa cuyas llaves guarda (aunque no asume personalmente las tareas, salvo que la familia sea pobre).
5. Los banquetes
Cualquier fiesta familiar o ciudadana implica la celebración de un banquete, e igualmente cualquier hecho notable: la victoria de un poeta, de un atleta, la llegada o partida de un amigo, etc. La palabra griega para banquete es "sympósion" que significa "reunión de bebedores". La reunión consta de dos partes: la comida propiamente dicha y la ingestión de la bebida, muy prolongada, que se desarrolla entre charlas, juegos y espectáculos.

El banquete es una reunión exclusivamente masculina. Las mujeres quedan excluidas salvo que sean servidoras o artistas (cortesanas, bailarinas o músicas).

La organización del banquete puede depender de una "hetería" (grupo de amigos) que lo organiza a escote en casas alternas, aunque lo normal es que surjan improvisadamente por iniciativa de un huésped rico. Los participantes en el banquete asistían descalzos y coronados de flores u olivo. Se suele comer tumbado o reclinado sobre un lecho que puede acoger a varios invitados; los lugares más próximos al anfitrión son los de mayor honor. La comida se sirve en mesas portátiles.






Imágenes de banquetes griegos


El banquete comienza con un lavatorio de manos y se continua con un “propoma" o aperitivo a base de vino aromatizado que se bebe por turno. Seguía la cena y luego el simposio propiamente dicho. Éste se inicia con libaciones (dedicadas especialmente a Dioniso), canto de himnos y la designación del "simposiarca" o rey del banquete, que tiene por misión fijar la mezcla de vino y agua (el vino nunca se bebe puro) y establecer las copas que debe vaciar cada invitado. Silas órdenes del jefe se desobedecen hay que cumplir un castigo. Como consecuencia de todo ello. el banquete suele terminar en borrachera.


Durante la celebración suelen actuar magos, bailarinas, acróbatas, oboístas, etc., además de los propios juegos ingeniados por los asistentes (debates, concursos de belleza, juegos de adivinanzas, cantos, etc.).
6. El vestido
Los griegos, aunque conocen vagamente el algodón y la seda, usaban para sus vestidos la lana y el pelo de cabra. Los vestidos eran sencillos y por lo general consisten en un rectángulo de tela teñida de diversos colores, que se sostiene mediante cinturones o broches .

Los hombres no llevan ropa interior; el vestido más común era la "exómida" o túnica ligera, corta, ceñida al cuerpo, que deja libre un hombro y, ocasionalmente el muslo.

Pero la túnica propiamente dicha era el quitón, diferente de la anterior porque se ataba a los hombros y podía ser larga. Se ciñe con uno o dos cinturones formando pliegues.

Sobre las túnicas se colocaban el "himation" o manto, que podía ser de distintas calidades. Los ciudadanos más pobres y los más conservadores llevaban únicamente el himation por toda vestidura. La forma en que se colocaba este manto denotaba la clase social y la educación de su portador. Existe además otra prenda, la "clámide", especie de manto o capa corta y flotante propia de los soldados y de los caminantes.

Las mujeres llevaban esencialmente la misma ropa que los hombres, si bien era distinta la forma en que se la ajustaban. El vestido más elemental es el "peplo", prenda sin mangas, que actúa como el quitón masculino; se ajusta a los hombros mediante fíbulas y normalmente se lleva sin cinturón y deja al aire uno de los muslos.

Si los peplos son más largos (hasta los pies) suelen recogerse mediante un cinturón a la altura del talle y caen hasta el suelo formando pliegues y suelen ser cerrados en el lateral.

Como prenda exterior, las mujeres llevaron también el "himation", que, plegado de una determinada manera, tenía todo el aspecto de un largo chal.








Exómida

Himation

Clámide

Vczvzv







Quitón y peplo femenino

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Algunos aspectos de la vida familiar y privada en la grecia antigua iconLa vida cotidiana en grecia antigua

Algunos aspectos de la vida familiar y privada en la grecia antigua iconLa Vida Cotidiana en Grecia Antigua

Algunos aspectos de la vida familiar y privada en la grecia antigua iconAlgunos historiadores consideran que los primeros Juegos Olímpicos...
...

Algunos aspectos de la vida familiar y privada en la grecia antigua iconLa Educación en Grecia Antigua

Algunos aspectos de la vida familiar y privada en la grecia antigua iconLa Homosexualidad en la Antigua Grecia

Algunos aspectos de la vida familiar y privada en la grecia antigua iconEsclavitud en la Antigua Grecia

Algunos aspectos de la vida familiar y privada en la grecia antigua iconMúsica de la Antigua Grecia

Algunos aspectos de la vida familiar y privada en la grecia antigua iconAlgunas búsquedas relacionadas con la Grecia Antigua

Algunos aspectos de la vida familiar y privada en la grecia antigua iconNotas para la comprensión de lo lúdico deportivo en la antigua grecia

Algunos aspectos de la vida familiar y privada en la grecia antigua icon1. el medio Natural 1º. Grecia antigua estaba Formada por : Peninsulas






© 2015
contactos
l.exam-10.com