El nivel del Ser. La escalera maravillosa. Rebeldía psicológica






descargar 0.5 Mb.
títuloEl nivel del Ser. La escalera maravillosa. Rebeldía psicológica
página1/12
fecha de publicación11.03.2016
tamaño0.5 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Economía > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
Tema 1.- Cámara 2da.- EL NIVEL DEL SER.

El nivel del Ser.-
La escalera maravillosa.-
Rebeldía psicológica.-


¿Quiénes somos?, ¿de dónde venimos?, ¿Para dónde vamos? ¿Para qué vivimos? ¿Por qué vivimos?…
Incuestionablemente el pobre «Animal intelectual” equivocadamente llamado hombre, no sólo no sabe, sino además ni siquiera sabe que no sabe…
Lo peor de todo es la situación tan difícil y tan extraña en que nos encontramos, ignoramos el secreto de todas nuestras tragedias y sin embargo estamos convencidos de que lo sabemos todo…
Llévese un «Mamífero Racional», una persona de esas que en la vida presumen de influyentes, al centro del desierto del SAHARA, déjesele allí lejos de cualquier Oasis y obsérvese desde una nave aérea todo lo que sucede…
Los hechos hablarán por si mismos; el «Humanoide Intelectual» aunque presuma de fuerte y se crea muy hombre, en el fondo resulta espantosamente débil…
El «Animal Racional» es tonto en un ciento por ciento; piensa de sí mismo lo mejor; cree que puede desenvolverse maravillosamente mediante el KINDER-GARTEN, manuales de urbanidad, primarias, secundarias, bachillerato, universidad, el buen prestigio del papá, etc., etc., etc.
Desafortunadamente, tras de tantas letras y buenos modales y dinero, bien sabemos que cualquier dolor de estómago nos entristece y que en fondo continuamos siendo infelices y miserables…
Basta leer la Historia Universal para saber que somos los mismos bárbaros de antaño y que en vez de mejorar nos hemos vuelto peores…
Este siglo XX con toda su espectacularidad, guerras, prostitución, sodomía mundial, degeneración sexual, drogas, alcohol, crueldad exorbitante, perversidad extrema, monstruosidad, etc., etc., etc., es el espejo en que debemos mirarnos; no existe pues razón de peso como para jactarnos de haber llegado a una etapa superior de desarrollo…
Pensar que el tiempo significa progreso es absurdo, desgraciadamente los «Ignorantes ilustrados» continúan embotellados en el Dogma de la Evolución…
En todas las páginas negras de la «Negra Historia» hallamos siempre las mismas horrorosas crueldades, ambiciones, guerras, etc.
Sin embargo nuestros contemporáneos «Súper-civilizados» están todavía convencidos de que eso de la Guerra es algo secundario, un accidente pasajero que nada tiene que ver con su cacareada «Civilización Moderna».
Ciertamente lo que importa es el modo de ser de cada persona; algunos sujetos serán borrachos, otros abstemios, aquellos honrados y estos otros sinvergüenzas; de todo hay en la vida…
La masa es la suma de los individuos; lo que es el individuo es la masa, es el Gobierno, etc… La masa es pues, la extensión del individuo; no es posible la transformación de las masas, de los pueblos, si el individuo, si cada persona, no se transforma…
Nadie puede negar que existen distintos niveles sociales; hay gentes de iglesia y de prostíbulo; de comercio y de campo, etc., etc., etc.
Así también existen distintos Niveles del Ser. Lo que internamente somos, espléndidos o mezquinos, generosos o tacaños, violentos o apacibles, castos o lujuriosos, atrae las diversas circunstancias de la vida…
Un lujurioso atraerá siempre escenas, dramas y hasta tragedias de lascivia en las que se verá metido… Un borracho atraerá a los borrachos y se verá metido siempre en bares y cantinas, eso es obvio…
¿Qué atraerá el usurero?, ¿El egoísta? ¿Cuántos problemas? ¿Cárceles?, ¿desgracias? Sin embargo la gente amargada, cansada de sufrir, tiene ganas de cambiar, voltear la página de su historia…
¡Pobres gentes! Quieren cambiar y no saben cómo; no conocen el procedimiento; están metidas en un callejón sin salida…
Lo que les sucedió ayer les sucede hoy y les sucederá mañana; repiten siempre los mismos errores y no aprenden las lecciones de la vida ni a cañonazos. Todas las cosas se repiten en su propia vida; dicen las mismas cosas, hacen las mismas cosas, lamentan las mismas cosas…
Esta repetición aburridora de dramas, comedias y tragedias, continuará mientras carguemos en nuestro interior los elementos indeseables de la Ira, Codicia, Lujuria, Envidia, Orgullo, Pereza, Gula, etc., etc., etc.
¿Cuál es nuestro nivel moral?, o mejor dijéramos: ¿Cuál es nuestro Nivel del Ser? Mientras el Nivel del Ser no cambie radicalmente, continuará la repetición de todas nuestras miserias, escenas, desgracias e infortunios…
Todas las cosas, todas las circunstancias, que se suceden fuera de nosotros, en el escenario de este mundo, son exclusivamente el reflejo de lo que interiormente llevamos.
Con justa razón podemos aseverar solemnemente que «Lo exterior es el reflejo de lo interior». Cuando uno cambia interiormente y tal cambio es radical, lo exterior, las circunstancias, la vida, cambian también.
He estado observando por este tiempo, (Año 1974), un grupo de gentes que invadieron un terreno ajeno. Aquí en México tales gentes reciben el curioso calificativo de «Paracaidistas».
Son vecinos de la colonia Campestre Churubusco, están muy cerca a mi casa, motivo este por el cual he podido estudiarlos de cerca… Ser pobres jamás puede ser delito, más lo grave no está en eso, sino en su Nivel del Ser…
Diariamente se pelean entre sí, se emborrachan, se insultan mutuamente, se convierten en asesinos de sus propios compañeros de infortunio, viven ciertamente en inmundas chozas dentro de las cuales en vez de amor reina el odio…
Muchas veces he pensado en que si cualquier sujeto de esos, eliminara de su interior el odio, la ira, la lujuria, la embriaguez, la maledicencia, la crueldad, el egoísmo, la calumnia, la envidia, el amor propio, el orgullo, etc., etc., etc., gustaría a otras personas, se asociaría por simple Ley de Afinidades Psicológicas con gentes más refinadas, más espirituales; esas nuevas relaciones serían definitivas para un cambio económico y social…
Sería ese el sistema que le permitiría a tal sujeto, abandonar la «cochera», la «cloaca» inmunda…
Así pues, si realmente queremos un cambio radical, lo que primero debemos comprender es que cada uno de nosotros (ya sea blanco o negro, amarillo o cobrizo, ignorante o ilustrado, etc.), está en tal o cual Nivel del Ser.
¿Cuál es nuestro nivel de ser? ¿Habéis vosotros reflexionado alguna vez sobre eso? No sería posible pasar a otro nivel si ignoramos el estado en que nos encontramos.

LA ESCALERA MARAVILLOSA

Tenemos que anhelar un cambio verdadero, salir de esta rutina aburridora, de esta vida meramente mecanicista, cansona… Lo que primero debemos comprender con entera claridad es que cada uno de nosotros ya sea burgués o proletariado, acomodado o de la clase media, rico o miserable, se encuentra realmente en tal o cual Nivel de Ser.
El nivel de ser del borracho es diferente al del abstemio y el de la prostituta muy distinto al de la doncella. Esto que estamos diciendo es irrefutable, irrebatible…
Al llegar a esta parte de nuestro capítulo, nada perdemos con imaginarnos una escalera que se extiende de abajo hacia arriba, verticalmente y con muchísimos escalones…
Incuestionablemente en algún escalón de éstos nos encontramos nosotros; escalones abajo habrá gentes peores que nosotros; escalones arriba se encontrarán personas mejores que nosotros…
En esta vertical extraordinaria, en esta escalera maravillosa, es claro que podemos encontrar todos los Niveles de Ser… cada persona es diferente y esto nadie puede refutarlo…
Indubitablemente no estamos ahora hablando de caras feas o bonitas, ni tampoco se trata de cuestión de edades. Hay gentes jóvenes y viejas, ancianos que ya están para morir y niños recién nacidos…
La cuestión del tiempo y de los años; eso de nacer, crecer, desarrollarse, casarse, reproducirse, envejecerse y morir, es exclusivo de la horizontal…
En la «Escalera maravillosa», en la vertical el concepto tiempo no cabe. En los escalones de tal escala sólo podemos encontrar Niveles de ser…
La esperanza mecánica de la gente no sirve para nada; creen que con el tiempo las cosas serán mejores; así pensaban nuestros abuelos y bisabuelos; los hechos precisamente han venido a demostrar lo contrario…
El nivel de ser es lo que cuenta y esto es vertical; nos hallamos en un escalón pero podemos subir a otro escalón…
La “Escalera maravillosa” de la que estamos hablando y que se refiere a los distintos Niveles de Ser, ciertamente, nada tiene que ver con el tiempo lineal…
Un nivel de ser más alto está inmediatamente por encima de nosotros de instante en instante… No está en ningún remoto futuro horizontal, sino aquí y ahora; dentro de nosotros mismos; en la vertical…
Es ostensible y cualquiera lo puede comprender, que las dos líneas -Horizontal y vertical- se encuentran de momento en momento en nuestro interior Psicológico y forman Cruz…
La personalidad se desarrolla y desenvuelve en la línea horizontal de la vida. Nace y muere dentro de su tiempo lineal; es perecedera; no existe ningún mañana para la personalidad del muerto; no es el Ser
Los niveles del Ser; el Ser mismo, no es del tiempo, nada tiene que ver con la línea horizontal; se encuentra dentro de nosotros mismos. Ahora, en la vertical…
Resultaría manifiestamente absurdo buscar a nuestro propio Ser fuera de sí mismos…
No está de más sentar como corolario lo siguiente: Títulos, grados, ascensos, etc., en el mundo físico exterior, en modo alguno originarían exaltación auténtica, revaluación del ser, paso a un escalón superior en los Niveles del Ser…


REBELDIA PSICOLÓGICA

No está demás recordar a nuestros lectores, que existe un punto matemático dentro de nosotros mismos… Incuestionablemente tal punto, jamás se encuentra en el pasado, ni tampoco en el futuro…
Quien quiera descubrir ese punto misterioso, debe buscarlo aquí y ahora, dentro de sí mismo, exactamente en este instante, ni un segundo adelante, ni un segundo atrás…
Los dos palos Vertical y Horizontal de la santa cruz, se encuentran en este punto…
Nos hallamos pues de instante en instante ante los dos caminos: el Horizontal y el Vertical…
Es ostensible que el Horizontal es muy «cursi», por él andan «Vicente y toda la gente», «Villegas y todo el que llega», «Don Raymundo y todo el mundo»…
Es evidente que el Vertical es diferente; es el camino de los rebeldes inteligentes, el de los revolucionarios…
Cuando uno se acuerda de sí mismo, cuando trabaja sobre sí mismo, cuando no se identifica con todos los problemas y penas de la vida, de hecho va por la senda Vertical…
Ciertamente jamás resulta tarea fácil eliminar las emociones negativas; perder toda identificación con nuestro propio tren de vida; problemas de toda índole, negocios, deudas, pago de letras, hipotecas, teléfono, agua, luz, etc., etc., etc.,
Los desocupados, aquellos que por tal o cual motivo han perdido el empleo, el trabajo, evidentemente sufren por falta de dinero y olvidar su caso, no preocuparse, ni identificarse con su propio problema, resulta de hecho espantosamente difícil.
Quienes sufren, quienes lloran, aquellos que han sido víctimas de alguna traición, de un mal pago en la vida, de una ingratitud, de una calumnia o de algún fraude, realmente se olvidan de sí mismos, de su Real Ser íntimo, se identifican completamente con su tragedia moral…
El trabajo sobre sí mismo es la característica fundamental del Camino Vertical. Nadie podría hollar la Senda de la Gran Rebeldía, si jamás trabajase sobre sí mismo…
El trabajo sobre el que nos estamos refiriendo es de tipo Psicológico; se ocupa de cierta transformación del momento presente en que nos encontramos. Necesitamos aprender a vivir de instante en instante…
Por ejemplo: una persona que se encuentra desesperada por algún problema sentimental, económico o político, obviamente se ha olvidado de sí misma… Tal persona si se detiene un instante, si observa la situación y trata de recordarse a sí mismo y luego se esfuerza en comprender el sentido de su actitud…
Si reflexiona un poco, si piensa en que todo pasa; en que la vida es ilusoria, fugaz y en que la muerte reduce a cenizas a todas las vanidades del mundo…
Si comprende que su problema en el fondo no es más que una «llamarada de petate», un fuego fatuo que pronto se apaga, verá de pronto con sorpresa que todo ha cambiado…
Transformar reacciones mecánicas es posible mediante la confrontación lógica y la Auto-Reflexión íntima del Ser…
Es evidente que las gentes reaccionan mecánicamente ante las diversas circunstancias de la vida…
¡Pobres gentes!, suelen siempre convertirse en víctimas. Cuando alguien les adula sonríen; cuando les humillan sufren. Insultan si se les insulta; Hieren si se les hiere; nunca son libres; sus semejantes tienen poder para llevarles de la alegría a la tristeza, de la esperanza a la desesperación.
Cada persona de esas que van por el camino Horizontal, se parece a un instrumento musical, donde cada uno de sus semejantes toca lo que le viene en gana…
Quien aprende a transformar las relaciones mecánicas, de hecho se mete por el «Camino vertical».
Esto representa un cambio fundamental en el Nivel de Ser, resultado extraordinario de la «Rebeldía Psicológica».

TEMA 2

LAS DROGAS

LA FELICIDAD

El desdoblamiento psicológico del hombre nos permite evidenciar el crudo realismo de un nivel superior en cada uno de nosotros. Cuando uno ha podido verificar por sí mismo y en forma directa, el hecho concreto de dos hombres en uno mismo el inferior en el nivel normal común y corriente, el superior una octava más elevada, entonces todo cambia y procuramos en este caso actuar en la vida de acuerdo a los principios fundamentales que lleva en lo hondo de su Ser.

Así como existe una vida externa, así también existe una vida interna. El hombre exterior no es todo, el desdoblamiento psicológico nos enseña la realidad del Hombre interior.

El hombre exterior tiene su modo de Ser, es una cosa con múltiples actitudes y reacciones típicas en la vida, una marioneta movida por hilos invisibles. El hombre interior es el Ser auténtico, se procesa en otras leyes muy diferentes, jamás podría ser convertido en robot.

El hombre exterior no da puntada sin dedal, siente que le han pagado mal, se compadece de sí mismo, se auto-considera demasiado, si es soldado aspira a ser general, si es trabajador de una fábrica protesta cuando no le ascienden, quiere que sus méritos sean debidamente reconocidos, etc.

Nadie podría llegar al Nacimiento Segundo, renacer como dice el evangelio del Señor, en tanto continúe viviendo con la psicología del hombre inferior común y corriente.

Cuando uno reconoce su propia realidad y miseria interior, cuando tiene el valor de revisar su vida, indubitablemente viene a saber por sí mismo, que de ninguna manera posee méritos de ninguna especie.

«Bienaventurados los pobres de espíritu porque ellos recibirán el reino de los cielos».

Pobres de espíritu o indigentes del espíritu, son realmente aquellos que reconocen su propia realidad, desvergüenza y miseria interior. Esa clase de seres incuestionablemente reciben la iluminación.

«Más fácil pasa un camello por el hueco de una aguja que un rico entrar en el reino de los cielos».

Es ostensible que la mente enriquecida por tantos méritos, condecoraciones y medallas, distinguidas virtudes sociales y complicadas teorías académicas, no es pobre de espíritu y por ende nunca podría entrar en el reino de los cielos.

Para entrar al reino se hace impostergable el tesoro de la Fe. En tanto no se haya producido en cada uno de nosotros el desdoblamiento psicológico, la Fe resulta algo más que imposible. La Fe es el conocimiento puro, la sabiduría experimental directa.

La Fe fue siempre confundida con las vanas creencias, los Neocátaros no debemos caer jamás en tan grave error. La Fe es experiencia directa de lo real; vivencia magnífica del Hombre Interior; cognición divinal auténtica.

El hombre Interior al conocer por experiencia mística directa sus propios mundos internos, es ostensible que conoce también los mundos internos de todas las personas que pueblan la faz de la tierra.

Nadie podría conocer los mundos internos del planeta tierra, del sistema solar y de la galaxia en que vivimos, si antes no ha conocido sus propios mundos internos. Esto es similar al suicida que escapa de la vida por puerta falsa.

Las extra-percepciones del drogadicto tienen su raíz particular en el abominable órganos Kundartiguador (La serpiente tentadora del Edén).

La CONCIENCIA embotellada entre los múltiples elementos que constituyen el Ego se procesa en virtud de su propio embotellamiento.

La CONCIENCIA egoica deviene pues en estado comatoso, con alucinaciones hipnóticas muy similares a las de cualquier sujeto que se hallare bajo el influjo de tal o cual droga.

Podemos plantear esta cuestión en la siguiente forma: alucinaciones de la CONCIENCIA egoica son iguales a las alucinaciones provocadas por las drogas.

Obviamente estos dos tipos de alucinaciones tienen sus causas originales en el abominable órgano Kundartiguador.

Indubitablemente las drogas aniquilan los rayos alfa, entonces incuestionablemente vine a perderse la conexión intrínseca entre mente y cerebro; esto de hecho resulta fracaso total.

El drogadicto convierte al vicio en religión y desviado piensa experimentar lo real bajo el influjo de las drogas, ignorando que las extra-percepciones producidas por la marihuana, el L.S.D., la morfina, los hongos alucinantes, la cocaína, la heroína, el hashis, pastillas tranquilizantes en exceso, anfetaminas, barbitúricos, etc., etc., etc., son meras alucinaciones elaboradas por el abominable órgano Kundartiguador.

Los drogadictos involucionando, degenerando en el tiempo, se sumergen al fin en forma definitiva dentro de los mundos infiernos.

LA FELICIDAD

La gente trabaja diariamente, lucha por sobrevivir, quiere existir de alguna manera, más no es feliz. Eso de la felicidad está en chino, como se dice por ahí, lo más grave es que la gente lo sabe pero en medio de tantas amarguras, parece que no pierden las esperanzas de lograr la dicha algún día, sin saber como, ni de qué manera.

¡Pobres gentes! ¡Cuánto sufren! y sin embargo quieren vivir, temen perder la vida. Si las gentes entendieran algo sobre Psicología Revolucionaria, posiblemente hasta pensarían distinto, más en verdad nada saben, quieren sobrevivir en medio de su desgracia y eso es todo.

Existen momentos placenteros y muy agradables, pero eso no es felicidad; las gentes confunden el placer con la felicidad.

«Pachanga», «Parranda», borrachera, orgía; es placer bestial, más no es felicidad. Sin embargo hay fiestecitas sanas, sin borracheras, sin bestialidades, sin alcohol, etc. pero eso tampoco es felicidad...

¿Eres persona amable?, ¿Cómo te sientes cuando danzas?, ¿Estáis enamorados?, ¿Amas de verdad?, ¿Qué tal te siente danzando con el ser que adoras? Permitid que me vuelva un poco cruel en estos momentos al deciros que esto tampoco es felicidad.

Si ya estáis viejo, si no te atraen estos placeres, si te saben a cucaracha; dispénsame si te digo que seríais diferente si estuvieseis joven y lleno de ilusiones.

De todas maneras, dígase lo que se diga, bailes o no bailes, enamores o no enamores, tengas o no eso que se llama dinero, tú no eres feliz aunque pienses lo contrario. Uno se pasa la vida buscando la felicidad por todas partes y se muere sin haberla encontrado.

En la América Latina son muchos los que tienen esperanzas en sacarse algún día el premio gordo de la lotería, creen que así van a lograr la felicidad; algunos hasta de verdad se lo sacan, más no por ello logran la tan ansiada felicidad.

Cuando uno está muchacho, sueña con la mujer ideal, alguna princesa de las «Mil y Una Noches»; algo extraordinario, viene después la cruda realidad de los hechos: Mujer, muchachitos pequeños que mantener, difíciles problemas económicos, etc. No hay duda de que a medida que los hijos crecen, los problemas también crecen y hasta se tornan imposibles...

Conforme el niño o la niña van creciendo, los zapatitos van siendo cada vez más grandes y el precio mayor, eso es claro. Conforme las criaturas crecen, la ropa va costando cada vez más y más cara; habiendo dinero no hay problema en esto, más si no lo hay, la cosa es grave y se sufre horriblemente...

Todo esto sería más o menos llevadero, si se tuviera una mujer buena, más cuando el pobre hombre es traicionado, cuando le ponen los «cuernos», ¿de qué le sirve, entonces, luchar por ahí para conseguir dinero?

Desgraciadamente existen casos extraordinarios, mujeres maravillosas, compañeras de verdad tanto en la opulencia como en la desgracia. Más para colmo de los colmos entonces el hombre no la sabe aprovechar y hasta la abandona por otras mujeres que le van a amargar la vida.

Muchas son las doncellas que sueñan con un «príncipe azul», desafortunadamente de verdad las cosas resultan muy diferentes y en el terreno de los hechos se casa la pobre mujer con un verdugo...

La mayor ilusión de una mujer es llegar a tener un hermoso hogar y ser madre: «santa predestinación», empero aunque el hombre le resulte muy bueno, cosa por cierto muy difícil, al fin todo pasa: los hijos y las hijas se casan, se van o le pagan mal a sus padres y el hogar concluye definitivamente.

Total en este mundo cruel en que vivimos no existe gente feliz... Todos los pobres seres humanos son infelices. En la vida hemos conocido muchos burros cargados de dinero, llenos de problemas, pleitos de toda especie, sobre cargados de impuestos, etc. No son felices.

¿De qué sirve ser rico si no se tiene buena salud? ¡Pobres ricos!, a veces son más desgraciados que cualquier mendigo. Todo pasa en esta vida: pasan las cosas, las personas, las ideas, etc. Los que tienen dinero pasan y los que no lo tienen también pasan y nadie conoce la auténtica felicidad.

Muchos quieren escapar de sí mismos, por medio de las drogas o el alcohol, más en verdad no sólo no consiguen tal escape, sino lo que es peor, quedan entre el infierno del vicio. Los amigos del alcohol o de la mariguana o del «L.S.D.», etc., desaparecen como por encanto, cuando el vicioso resuelve cambiar de vida.

Huyendo del «Mi Mismo», del «Yo Mismo», no se logra la felicidad. Interesante sería «agarrar al toro por los cuernos», observar al «YO», estudiarlo con el propósito de descubrir las causas del dolor. Cuando uno descubre las causas verdaderas de tantas miserias y amarguras, es obvio que algo se puede hacer...

Si se logra acabar con el «Mi Mismo», con «Mis Borracheras», con «Mis Vicios», con «Mis Afectos», que tanto dolor me causan en el corazón, con mis preocupaciones que me destrozan los sesos y me enferman, etc., etc., etc. Es claro que entonces adviene eso que no es del tiempo, eso que está más allá del cuerpo, de los afectos y de la mente, eso que realmente es desconocido para el entendimiento y que se llama: ¡FELICIDAD!

Incuestionablemente, mientras la CONCIENCIA continúe embotellada, embutida entre el «Mi Mismo», entre el «YO MISMO», de ninguna manera podrá conocer la legítima felicidad. La felicidad tiene un sabor que el «YO MISMO», el «MI MISMO», nunca jamás ha conocido.

TEMA 3 – Extracto de una conferencia esotérica

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El nivel del Ser. La escalera maravillosa. Rebeldía psicológica iconResumen en conjunto con el desarrollo de las destrezas específicas...

El nivel del Ser. La escalera maravillosa. Rebeldía psicológica iconLa escalera: símbolo central de la obra
«tramo de escalera con dos rellanos». Es en este espacio donde tiene lugar toda la acción; en la escalera se comentan los chismes...

El nivel del Ser. La escalera maravillosa. Rebeldía psicológica iconResumen en este estudio sobre la rehabilitación psicológica en cáncer...

El nivel del Ser. La escalera maravillosa. Rebeldía psicológica iconSe acaba la idea de imitación, exaltación del yo y rebeldía exhibición...

El nivel del Ser. La escalera maravillosa. Rebeldía psicológica iconLa rebeldía humana contra el gobierno de Dios, y la implantación del reino de Cristo

El nivel del Ser. La escalera maravillosa. Rebeldía psicológica iconLa hipersexualidad o adicción al sexo es el deseo de mantener un...

El nivel del Ser. La escalera maravillosa. Rebeldía psicológica iconEn el momento de acometer Merino a nuestra querida Reina, cuchillo...

El nivel del Ser. La escalera maravillosa. Rebeldía psicológica iconTurquía Maravillosa

El nivel del Ser. La escalera maravillosa. Rebeldía psicológica iconAgua, amor y rebeldia en “noval” de mario florian

El nivel del Ser. La escalera maravillosa. Rebeldía psicológica icon¿Por qué ir contra la corriente? Las razones de la rebeldía juvenil






© 2015
contactos
l.exam-10.com