Inspectoría san juan bosco madrid






descargar 145.71 Kb.
títuloInspectoría san juan bosco madrid
página5/8
fecha de publicación01.07.2015
tamaño145.71 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Economía > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8

María


MB VI

Del volumen sexto de las Memorias Biográficas de San Juan Bosco



El domingo de Pentecostés, 19 de mayo, después de vísperas y de la plática, se cantó un solemne Tedéum, en el que tomaron parte los alumnos internos y externos del Oratorio y muchos bienhechores. Pero esto no les bastaba a los protegidos de María Santísima. La caída del rayo había despertado en algunos superiores del Oratorio el deseo de que don Bosco mandara colocar sobre la casa un pararrayos y le hablaron de ello. -Sí, -contestó- colocaremos una estatua de la Virgen. María nos defendió tan bien del rayo que cometeríamos una ingratitud, si confiáramos y acudiéramos a otros antes que a ella. Y su protección apareció muy visible otra vez aquel mismo año. Carlos Buzzetti puso manos a las nuevas construcciones, que le habían sido confiadas, y llevaba adelante los trabajos con tal rapidez que en el mes de noviembre estaban terminadas las obras. Quedaba todavía por arreglar el sótano, destinado a bodega, cuando he aquí que, estando en estos trabajos, uno de los arcos cedió. Era pleno día y trabajaban allí cuatro albañiles quitando la armadura. Uno de ellos quedó suspendido en el aire sobre un travesaño y avanzando a horcajadas sobre él pudo llegar hasta el vano de una ventana. Otro se encontraba en un rincón donde no se hundió la bóveda. El tercero se salvó por una viga, que le cayó casi encima, pero que, al quedar apoyada contra la pared, le sirvió de defensa. El cuarto quedó sepultado bajo los cascotes. Al oír el estruendo producido por el derrumbamiento, acudieron de todas partes de la casa. Temíase que el cuarto albañil estuviera aplastado y muerto bajo el peso de los cascotes. Con gran inquietud se empezó el desescombro. ¡Gracia singular de María! El obrero fue extraído sin ninguna herida grave. Las pocas contusiones sufridas curaron en breve y su salud no sufrió quebranto alguno. También don Bosco, al oír lo acaecido, acudió inmediatamente, -nos refirió Anfossi-, pero al encontrarse con Buzzetti, que ya iba a comunicarle que no había sucedido desgracia alguna, sonriendo, como de costumbre, dijo: -Una vez más quiso el demonio hacer una de las suyas, pero... ¡adelante, no hay que temer! Algunas noches después de este incidente tuvo don Bosco un sueño, que le recordó otro habido en 1856, cuando se derrumbó parte del edificio en construcción. Le pareció encontrarse en su habitación preocupado por aquella catástrofe, cuando vio entrar al canónigo Gastaldi, que le dijo: -No se aflija porque se le haya caído la casa. Don Bosco lo miró fijamente, extrañado de aquellas palabras, y el canónigo, después de mirarle a él, continuó: -No se aflija porque se le haya caído la casa; surgirán dos: una para los sanos y otra para los enfermos. El siervo de Dios recordó siempre este sueño y esta promesa, persuadido de que con el tiempo se levantaría cerca del Oratorio una Casa-hospital, grande o pequeña, no importa, provista de todo lo necesario para atender a los salesianos y a los alumnos enfermos.
Canto a la Virgen

Ave María


Testimonio:

Una Hija de María Auxiliadora
Empecé a conocer a don Bosco cuando vinieron las Salesianas a mi pueblo, nos lo presentaron de tal forma que me impregnó el corazón de su vida sencilla, humilde y llena de amor a la Virgen. Sin darme cuenta me llenó el corazón de amor a entregarme a los jóvenes como él hizo, me gustaba mucho el Oratorio, pasar la tarde con las Hermanas tan alegres y sacrificadas por todas las chicas que íbamos, me sentía muy querida por ellas y ese amor primero que viví por Don Bosco y su obra nunca se ha apagado en mi corazón, es para mí Padre, maestro y amigo; es toda una vida llena de sentimientos y cariño que trasmite para llevar las almas al Señor.
Testimonio:

Un salesiano cooperador
Tocar el corazón, es tan difícil y tan necesario para transformar. Don Bosco era capaz de hacerlo y es su mejor herencia. “Procura hacerte querer”- decía. Él sabía que sólo desde el cariño y la valoración personal se abren los caminos que trastocan nuestros miedos y recelos, los miedos y recelos de muchos jóvenes a creer que Dios los ama especialmente, que son únicos para Él. Ese es nuestro reto, ser las manos y los pies al estilo de Juan Bosco para llevar el calor, la esperanza y el consuelo a tantos y tantos jóvenes.
1   2   3   4   5   6   7   8

similar:

Inspectoría san juan bosco madrid iconColegio salesiano san juan bosco

Inspectoría san juan bosco madrid iconResumen de la reunión de la Junta directiva del ampa del ies san Juan Bautista de Madrid

Inspectoría san juan bosco madrid iconDirección: Avenida San Juan 460 San Juan de Miraflores

Inspectoría san juan bosco madrid iconPrograma oficial de las fiestas de san juan y san pedro 2011

Inspectoría san juan bosco madrid iconPrograma san juan y san pedro 2008 viernes, 13 de junio

Inspectoría san juan bosco madrid iconPoemas de San Juan de la Cruz

Inspectoría san juan bosco madrid iconF undación Escuelas San Juan

Inspectoría san juan bosco madrid iconSan juan damasceno, confesor

Inspectoría san juan bosco madrid iconJuan zorrilla de san martin

Inspectoría san juan bosco madrid iconBÚsqueda de dios (en San Juan de la Cruz)






© 2015
contactos
l.exam-10.com