Este libro es el resultado de la unión de un escuchador con la mente Crística, Mente de Buda, Brahmán, o Espíritu Santo si se prefiere, con la que todos podemos






descargar 383.33 Kb.
títuloEste libro es el resultado de la unión de un escuchador con la mente Crística, Mente de Buda, Brahmán, o Espíritu Santo si se prefiere, con la que todos podemos
página1/10
fecha de publicación16.07.2015
tamaño383.33 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
AMOR SIN CONDICIONES
Paul Ferrini
Este libro es el resultado de la unión de un escuchador con la mente Crística, Mente de Buda, Brahmán, o Espíritu Santo si se prefiere, con la que todos podemos comunicarnos.

Te he dicho que, por muchas veces que te hayas negado a entrar en el santuario, sólo tienes que llamar y la puerta se te abrirá. Te he dicho: «Pide y se te dará», pero te niegas a creerme.

Crees que alguien está contando tus pecados, tus momentos de indecisión o recalcitrancia, pero no es verdad. Tú eres el único que cuenta.

Hermano, te lo digo: «Deja de contar, deja de fabricar excusas, deja de pretender que la puerta está cerrada. Yo estoy aquí, en el umbral. Tiende la mano y toma la mía, abriremos la puerta y la cruzaremos juntos».

Yo soy la puerta al amor sin condiciones. Cuando la atravieses, tú también serás la puerta.
Paul Ferrini
Amor sin condiciones

Reflexiones sobre la Mente Crística

ePUB v1.0

mauromtnez 07.05.13

Título original: Love without conditions

Paul Ferrini, enero 1994.

Traducción: Jorge Espinosa Sáez

Ilustraciones: J. Jackson y E. Jumper de la Síndone

Diseño/retoque portada: Félix Lascas

Editor original: mauromtnez (v1.0)

ePub base v2.1
BENDICIÓN
Solo hay Un Hijo de Dios

y tú eres Él.

De Él, tú recibes.

A Él, tú das.

Cuando te veas a ti mismo,

recuerda…

Cuando veas a tu hermano,

recuerda también.

Cuando alejes la mirada temeroso,

recuerda solamente esto:

Sujeto y Objeto,

Amante y Amado,

no son dos,

sino uno y el mismo.

Lo que das

y lo que recibes

son reflejos

uno del otro.
Prefacio del autor
Teniendo en cuenta todo el bombo y platillo que rodea a las «canalizaciones» parece importante aclarar que este no es un libro canalizado. La información que contiene no proviene de alguna «entidad» o personalidad separada de la mente del que escucha. De hecho, este libro es el resultado de la unión de un escuchador con la Mente Crística, de la que tanto él como tú sois partes esenciales.

Pensar en Jesús como si estuviera afuera y fuera independiente de tu mente es no entender el punto esencial. Porque es precisamente en tu mente donde Jesús se dirige a ti. Él es tu amigo más íntimo hablándote, a veces con palabras, pero a menudo más allá de las palabras. Tu comunicación y comunión con él son esenciales para que practiques su enseñanza.
Tengamos claro que Jesús no ocupa un lugar o posición exclusiva en la Mente Crística. Krishna, Buda, Moisés, Mahoma, Lao Tse y muchos otros se unen conscientemente con él allí, o quizá sería más preciso decir «aquí». Si te sientes más cómodo dirigiéndote a Buda o a Krishna, por favor, hazlo. Jesús no se ofenderá. De hecho, se sentirá complacido, porque estarás siguiendo su enseñanza de no separación.

Todos comunicamos y estamos en comunión con la Mente Crística (puedes decir la Mente del Buda, o Brahmán, o Espíritu Santo si lo prefieres). Esto se debe a que todos estamos unidos con la Mente de Dios. Si no fuera cierto, nuestra experiencia sería totalmente oscura y ni siquiera tendríamos una promesa de redención.

Cada uno de nosotros tiene una chispita de luz que ilumina la oscuridad de nuestra inconsciencia. Esta es la chispa divina de conciencia que mantiene viva nuestra conexión con Dios. Esta chispa también nos conecta con el maestro divino de nuestra tradición y con la divinidad dentro de nuestros hermanos y hermanas.

Como señala Jesús en este libro, si viéramos tan solo esa chispa de luz dentro de cada uno de nosotros, toda la oscuridad de nuestra percepción y de nuestra experiencia se disolvería, y el mundo, tal y como lo conocemos, desaparecería. Así es como se establece el amor en nuestro propio corazón y en los corazones de nuestros hermanos y hermanas.

No cometas el error de pensar que cualquier reflejo de la Mente Crística busca otra cosa que el establecimiento del reino del amor en nuestras mentes y en nuestros corazones. Ese es su único objetivo.

Mahavir trabaja para él. San Francisco trabaja para él. Baal Shem Tov trabaja para él. Rumí trabaja para él.

Dividirnos en religiones es una reliquia de este mundo. Estas fronteras no existen en la Mente Crística, donde todos los seres se unen en una sola meta. Nos resulta difícil de imaginar, pero es así.

No hay nadie que haya sido criado en la tradición judeocristiana que no tenga que llegar a algún tipo de acuerdo con la vida y las enseñanzas de Jesús. Esto es cierto para cristianos y judíos por igual.

También es cierto para los ateos y los agnósticos.

Los judíos necesitan entender y aceptar la transmisión de fe que Jesús les trajo. Los cristianos tienen que entender que sus enseñanzas de amor y perdón han sido invertidas, convertidas en enseñanzas de temor y culpa. Los ateos tienen que entender su revolucionario mensaje de igualdad.

Todos los que han rechazado a Jesús o lo han colocado en un pedestal han malinterpretado su enseñanza. Por eso la corrección debe llevarse a cabo en todos nosotros. Jesús tiene un mensaje específico para cada uno de nosotros que nos ayudará a disolver nuestra culpabilidad y a superar nuestros temores.

Jesús no nos pide que nos convirtamos al cristianismo, porque tal cosa no existe. El cristianismo es un mito de separación. Separa al cristiano del judío, o del musulmán, o del budista. ¿Crees que Jesús abogaría por una idea así?

¡Por supuesto que no!

Un seguidor de Jesús no aboga por ningún tipo de separación. Practica el amor y el perdón hacia todos los seres, incluyéndose a sí mismo. Abraza al judío, al musulmán y al hindú como hermano suyo.

No trata de convertir a otros, sino que descansa seguro en su propia fe. Y tampoco cree que a quienes eligen un sendero distinto se les negará la salvación. Un verdadero seguidor de Jesús sabe que Dios tiene muchas maneras de traernos a casa, y jamás duda del resultado final.

Cada uno de nosotros tiene a su disposición una relación personal con Jesús. Esa relación cobra vigencia cuando comenzamos a desearla y a confiar en ella. No requiere ninguna tecnología, ninguna invocación, ninguna práctica espiritual esotérica. Lo único que se necesita es una necesidad simple pero auténtica de su amistad y su guía.

Tengamos claro que Jesús no desea convertirse en una figura de autoridad para nosotros. De hecho, está en contra de toda autoridad salvo la de Dios. Solo nos pide que tomemos su mano como un igual y que tendamos la mano a cada uno de nuestros hermanos y hermanas con el mismo respeto mutuo e intención de igualdad.

Es posible que su enseñanza sea simple, pero ponerla en práctica exigirá toda nuestra atención, toda nuestra energía y todo nuestro propósito. Tener la intención de «ser igual a» cada persona con la que nos encontremos, y reconocer y perdonar todos los errores a medida que sucedan es una enseñanza revolucionaria. Es una enseñanza que lavará nuestra culpabilidad y nos ayudará a abrirnos camino a través de nuestros temores.

Cuando comencé a trabajar en este proyecto, le dediqué el mismo grado de entrega que había puesto en los libros anteriores. Sin embargo, no era suficiente. En sereno reconocimiento de este hecho, dejé a un lado aproximadamente 150 páginas de buen material. Sencillamente no era el libro que tenía que dar a luz a esas alturas en mi vida. Se me estaba pidiendo algo nuevo. Y yo estaba pidiendo algo nuevo de mi maestro.

Quería un libro simple y lúcido que ayudara a clarificar nuestra relación con Jesús y con su enseñanza. Y al preguntar, se hizo claro que para escribir un libro así, algo de Paul Ferrini tendría que hacerse a un lado. La identidad de Paul tenía que ser cuestionada. Su sistema de creencias, su vocabulario, necesitaban más soltura. Las ideas que le hacían sentirse separado de los demás tenían que ser dinamitadas. A menos que todo esto sucediera, el libro no podría emerger.

A lo largo de este proceso aprendí a confiar más en mi relación con Jesús que en cualquier cosa que he leído de él o sobre él. También vi a Jesús trabajando diligentemente en las vidas de muchas personas que parecen tener creencias diferentes a las mías.

Las creencias separan. Los pensamientos amorosos unen. «Si quieres seguir mi enseñanza, vívela pensamiento a pensamiento. Bendice a tu hermano, aunque no estés de acuerdo con él». Esta siempre había sido la enseñanza de Jesús. Ahora solo estaba llevándola a un ámbito más extenso.

Dejar que este libro viniera de Jesús y de la Mente Crística exigía un reajuste en todas las áreas de mi vida. No tanto un cambio en mi estilo o en el proceso de escribir, sino un cambio fundamental en mi sistema de creencias. Retirar las «ideas que dan lugar a las percepciones y a los sentimientos de separación» tenía que convertirse en mi práctica espiritual cotidiana.

Te aseguro que he estado lejos de la perfección en esta práctica. Pero me siento profundamente agradecido por la práctica y por este libro, pues ambos me han ayudado a dar un paso muy difícil en mi crecimiento espiritual.

Tengo la esperanza de que esta obra extienda hasta ti una práctica simple pero profunda de autoperdón y de no separación que transformará tu vida. Esta es la práctica que Jesús perfeccionó en su vida aquí. Y esta es la práctica por la que él continúa abogando momento a momento cuando extendemos la mano y le pedimos que nos ayude con nuestras vidas.

En último término, el final del sufrimiento humano llega cuando decidimos juntos que ya hemos sufrido suficiente. Cada uno de nosotros, en nuestra vida, está empezando a pedir una forma mejor de hacer las cosas. ¿Crees que Jesús nos abandonará ahora? ¿Crees que la chispita en tu corazón y en el mío se encogerá y se atenuará, víctima de nuestro temor, de nuestra culpa y de nuestro dolor?

No puede ser así.

El amor de Jesús, de Krishna, de Buda y de todos los maestros ascendidos nos rodea en nuestra única oración. Nutre suavemente la chispa en nuestros corazones, ayudándonos a atravesar más completamente nuestro temor y nuestra vergüenza. Trae iluminación divina a las estrechas creencias y a los condicionamientos de nuestra experiencia.

Como la luz está dentro de nosotros, no puede negarse a brillar cuando la invocamos. La luz de Cristo está dentro de todos nosotros. Invoquémosla juntos en nombre del amor.
Paul Ferrini

Santa Fe, New Mexico

Diciembre, 1993
Introducción
Permíteme comenzar diciendo que hablo a través de ti solo en la medida en que estés dispuesto a ceder el control. En ese sentido, no eres especial. Puedo hablar a través de cualquiera que tenga esa disposición.

Lo que escuchas tiene mucho que ver con lo que ya está presente en tu mente. Cada persona que se abra a mi voz la escuchará de acuerdo con sus propias percepciones y preconcepciones. Esto es inevitable.

El deseo de comunicarse conmigo es esencial para abrir la puerta a mi presencia. No forzaré mi presencia sobre nadie. La relación conmigo es voluntaria y tiene que ser iniciada por cada persona cuando esté lista.

Estoy tan cerca de ti como tú quieras. Es así porque yo ya soy un pensamiento dentro de tu mente. Y todo lo que soy procede de ese pensamiento, de igual manera que todo lo que no es yo procede de otro pensamiento diferente. Esto tienes que aprenderlo a través de la experiencia.

Algunos afirman que hablo a través de ellos, pero están escuchando una voz diferente. Mi voz jamás condena o atemoriza. Mi intención es bendecir a todos. Quisiera haceros saber a cada uno, de una vez por todas, que no sois culpables salvo en vuestra propia mente, y que esa culpa imaginaria puede y tiene que ser deshecha.

Mi enseñanza es simple: enseño el perdón de los pecados. Enseño que el pecado en sí no es real.

Solo parece ser real porque tú crees que se te puede herir. Crees que eres tu cuerpo, y así, cuando el cuerpo ha sido herido, crees que se te ha hecho una injusticia.

Entiendo que te resulte difícil renunciar a esta creencia. Sin embargo, eso es lo que te pido que hagas.

Tú no eres el cuerpo, porque el cuerpo nace y muere, y tú no naces, ni tampoco mueres.

Tú no eres un pensamiento de limitación, porque cada pensamiento que te limita es un cuerpo que comenzará y finalizará. El cuerpo tan solo es el ámbito de tus creencias. Hay cuerpos densos y cuerpos livianos, pero todos tienen un principio y un final. Todos están sujetos a alguna forma de autorreclutamiento.

Yo soy un pensamiento sin limitación, porque siempre estoy expandiéndome en la «informidad» de Dios. No hay forma alguna que pueda contenerme. Me he unido a Dios en perdón perfecto. Estoy libre de culpa. Estoy libre de agravios. No creo que se me pueda tratar mal, y tampoco creo que tenga el poder de tratar mal a otro. Pues sé sin duda alguna que todo ser tiene igualdad en Dios.

Sé que te resulta difícil creer esto, porque mucho de lo que ves en tu mundo sugiere inequidad. Pero estas inequidades están fabricadas por ti. Son falsedades que tú sustentas.

No necesitas sustentarlas más. Demuestra que no son reales extendiendo el amor de Dios a cada uno de tus hermanos. Solo así se puede experimentar el reino de Dios en la tierra.

No te preocupes de lo que otros hagan o dejen de hacer. No es tu responsabilidad evaluar sus pensamientos o sus acciones. Simplemente sé responsable de cómo piensas y cómo actúas. Porque si piensas y actúas con Dios, influirás en otros sin pronunciar una sola palabra.

La caridad solo se encuentra en la autorresponsabilidad. Haz las cosas absolutamente lo mejor que puedas hacerlas para ti mismo y para los demás, y deja el resto a Dios.

Tú no eres responsable de las elecciones de otros, y ellos tampoco son responsables de las tuyas. Sin embargo, podéis y debéis aprender unos de otros porque lo que tú eliges no es tan diferente de la elección de tu hermano. En muchos casos, cometéis los mismos errores.

Los errores son oportunidades para aprender. Condenar a tu hermano por cometer errores es pretender que tú estás libre de ellos, y no lo estás. Te he preguntado antes y te preguntaré otra vez: ¿Quién de vosotros lanzará la primera piedra?

Puedes liberar a tu hermano del juicio que emitirías sobre él en tu mente. Liberarle es amarle, pues le sitúa donde solo el amor está, más allá de cualquier tipo de juicio.

La maestría sobre tus propios pensamientos es esencial para tu iluminación. Porque es en tus pensamientos donde eliges caminar conmigo o alejarte de mí.

Yo soy constante, a diferencia de ti. Yo no me alejaré de ti. Siempre estoy a tu lado, esperando que me reconozcas.

Si quieres ser como yo, tienes que aprender a pensar como yo. Y si quieres aprender a pensar como yo, tienes que depositar cada pensamiento que piensas en mis manos. Yo te diré si es útil o no. Los pensamientos inútiles tienen que ser eliminados. Esa es la esencia del entrenamiento mental. Únicamente los pensamientos que bendicen y nos devuelven a la verdad han de ser conservados.

Mi enseñanza ha sido y continuará siendo distorsionada porque amenaza todo pensamiento falso. Y amenazados de esta manera, los pensamientos falsos toman la enseñanza y tratan de moldearla para satisfacer sus fines. No pasa mucho tiempo antes de que las palabras atribuidas a mí sean lo opuesto de las que yo he pronunciado.

Por eso te pido que estés en guardia. No te resistas a esta distorsión, no la ataques ni trates de desacreditarla, ya que eso tan solo la haría más fuerte. Pero sé claro en tu propia mente, y rechaza lo falso en favor de la verdad.

Una sola idea falsa puede llevar a la mente que la piensa a la desesperación. Pero un solo pensamiento verdadero restaura el reino. Por lo tanto, selecciona tus pensamientos sabiamente. Y si no estás seguro de qué pensar, trae a mí tu dilema.

Rendirte a mí no se parece a ningún acto de rendición que puedas conocer en el mundo. Porque el mundo usaría tu rendición severamente para controlarte, pero yo la uso delicadamente para liberarte de la falsedad y devolverte tu verdadero Ser.

Aquellos que hacen mi trabajo te capacitan para amarte y confirmarte a ti mismo tal como eres ahora mismo. Aquellos que trabajan en mi contra encuentran muchas faltas en ti, que están dispuestos a enmendar. Están dispuestos a hacerte depender de ellos para tu salvación. No aceptes tales mentiras.

Aprende a discriminar. Nadie en la tierra tiene una respuesta mejor para ti que la que encontrarás confiando en ti mismo y en mí.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Este libro es el resultado de la unión de un escuchador con la mente Crística, Mente de Buda, Brahmán, o Espíritu Santo si se prefiere, con la que todos podemos iconTodo mi pasado de la Laboral apareció de pronto en mi mente al leer...

Este libro es el resultado de la unión de un escuchador con la mente Crística, Mente de Buda, Brahmán, o Espíritu Santo si se prefiere, con la que todos podemos iconEn nuestra vida utilizamos el dibujo constantemente. Lo utilizamos...

Este libro es el resultado de la unión de un escuchador con la mente Crística, Mente de Buda, Brahmán, o Espíritu Santo si se prefiere, con la que todos podemos iconEn la edición que hemos utilizado para picar este libro hay varias...

Este libro es el resultado de la unión de un escuchador con la mente Crística, Mente de Buda, Brahmán, o Espíritu Santo si se prefiere, con la que todos podemos iconSegún exponemos este doloroso tema para nuestro pueblo, tengan en...

Este libro es el resultado de la unión de un escuchador con la mente Crística, Mente de Buda, Brahmán, o Espíritu Santo si se prefiere, con la que todos podemos icon* Este poema fue encontrado después de la muerte de Blake junto con...
«Se puede ver sólo lo que se observa y se observa sólo lo que ya está en la mente.»

Este libro es el resultado de la unión de un escuchador con la mente Crística, Mente de Buda, Brahmán, o Espíritu Santo si se prefiere, con la que todos podemos iconUnidad 10. Podemos comunicarnos con todos

Este libro es el resultado de la unión de un escuchador con la mente Crística, Mente de Buda, Brahmán, o Espíritu Santo si se prefiere, con la que todos podemos iconMolly Moon y el misterio mutante en un libro de hipnosis, transmutaciones y lectura de mente

Este libro es el resultado de la unión de un escuchador con la mente Crística, Mente de Buda, Brahmán, o Espíritu Santo si se prefiere, con la que todos podemos iconRecursos que utiliza
«cuento fantástico» nace en Alemania como un sueño con los ojos abiertos, con la declarada intención de representar la realidad del...

Este libro es el resultado de la unión de un escuchador con la mente Crística, Mente de Buda, Brahmán, o Espíritu Santo si se prefiere, con la que todos podemos icon¿Su perro lo está volviendo loco? ¿Es agresivo, nervioso, asustadizo...
«de­saprender» los esfuerzos de sus dueños, motivados por el amor pero en definitiva destructivos, por transformarlos en personas...

Este libro es el resultado de la unión de un escuchador con la mente Crística, Mente de Buda, Brahmán, o Espíritu Santo si se prefiere, con la que todos podemos iconPrólogo para la edición española del libro Como crear una mente






© 2015
contactos
l.exam-10.com