Margarita Checa : presentación del libro de Luis Eduardo Wuffarden






descargar 17.36 Kb.
títuloMargarita Checa : presentación del libro de Luis Eduardo Wuffarden
fecha de publicación12.07.2015
tamaño17.36 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
Margarita Checa : presentación del libro de Luis Eduardo Wuffarden


Lima , IPCNA, julio 2014

Cuando Margarita me pidió participar en la mesa de presentación del libro que Luis Eduardo Wuffarden redacto acerca de su obra, me emocione mucho porque inmediatamente recordé un episodio que inicio y marco nuestra larga amistad : nuestro primer encuentro.

Estábamos en un momento particular de nuestra vida porque entre otras cosas, la maternidad nos ocupaba casi a tiempo completo.

Paseando con mi ultima hija de meses en una playa del sur entreví , en una casa con la puerta media abierta , un dibujo colgado a la pared que representaba ni mas ni menos a figuras fantasmales muy parecidas a las de un sueno recurrente que había tenido .

Tal fueron mi desconcierto y mi sorpresa que tuve la osadía de acercarme para preguntar a una joven instalada en una mesa , que luego me di cuenta estaba dibujando, quien era la artista de tan peculiar dibujo. Se sonrió y me dijo que era ella…. Desde ahí comenzó mi fiel admiración e incontestable fascinación por la obra de M.Ch. .

Un dibujo fantasmal fue el punto de partida de numerosas conversaciones que marcaron nuestra relación , la imagen se impuso primero antes que la palabra , asi fue el impacto del primer encuentro.

Eso es, a mi modo de ver, lo esencial en la obra de Margarita, la potencia y la interpelación del mensaje visual.

Anos después me di cuenta que otros elementos que caracterizan la obra de M.Ch. ya estaban presentes en este primer momento o mejor dicho en ese primer dibujo que yo había descubierto .

El lado fantástico, mágico como el manipuleo y las transformaciones corporales de sus figuras configuran un lenguaje artístico inédito en la escena peruana . A través del dibujo y de la escultura Margarita ha creado un discurso único con contenidos primitivos universales del orden del inconsciente colectivo .

Por otro lado desde el inicio la presencia del lado femenino y/o lo femenino en su obra es crucial desde mi punto de vista y marca su trabajo de modo irrefutable.

El cuerpo y sus transformaciones o sus representaciones han sido el objeto de un estudio minucioso . Sufre cambios esenciales en su técnica escultórica a lo largo de su trayectoria .

Por un lado , tienen las huellas de diversos acontecimientos y circunstancias personales a veces muy dramáticos que ocurrieron en su vida y por el otro son también la fiel imagen de un cuestionamiento interno , una búsqueda del origen del ser, por ultima instancia apelan al paso del tiempo y sus huellas en el personaje universal de la mujer.

Del cuerpo mutilado al cuerpo apaciguado y tierno M. nos demuestra su destreza y su capacidad no tan solo para representar lo figurativo si no también para demostrar el resultado materializado de su profunda reflexión interna y de un trabajo solido en búsqueda a respuestas personales .

La metáfora presente en su obra nos muestra antes que todo la dualidad transcendental de la vida cotidiana , con la cual nos confrontamos con o sin consciencia pero inevitablemente .

La obra de M.Ch. es fruto de una larga a veces tortuosa reflexión acerca de lo humano , de la razón del ser , de lo existencial en su esencia mas espiritual.

Esta reflexión se plasma en un trabajo de mayor envergadura artística donde se aprecia una dimensión primaria , atemporal que recoge las fantasías originarias de la evolución humana y pone en evidencia cuestionamientos acerca de la vida y la muerte , de la continuación de la especie , la destrucción y la victoriosa batalla contra ella .

La dualidad presente en su obra se refleja en los contrapuntos logrados con artificios artísticos por magia de la técnica y de la materia utilizada para transportarnos en el mas allá. Lo misterioso se infiltra en lo figurativo para dejarnos una sensación irreal potentemente visual que actúa de modo onírico.

Es imposible no dejarse tocar por la obra de M.Ch. tanto por su contenido metafórico como por su técnica imponente , fuerte y impecable.
Desde los inicios M.Ch., bajo la influencia de las dos mujeres con las cuales trabajo intensamente , Anna Maccagno y Cristina Galvez , utilizó el dibujo para luego pasar a la escultura como modo de expresión de una intensa actividad síquica y una revolución interna bordeando a veces la locura.

En los primeros anos vemos surgir en sus dibujos figuras mágicas , fantasmales impregnadas de terror que nos interpelan como personajes desconocidos pero a la vez cerca a uno por la cantidad de angustia que despiertan. Sus obras son una muestra de la presencia incontestable del inconsciente colectivo, de esta angustia aterradora, primaria todavía indecible que solo se puede trasmitir a través de una imagen . Algunos se asustan, otros huyen , pocos se detienen para entender lo emanante del dibujo.

Lo cierto es que cada dibujo interpela y las fantasías coincidentes movilizan.
Como les comentaba , estos primeros anos correspondían, a mi parecer, a una experiencia donde M. se tenia que encontrar como mujer en su plenitud es decir como mujer dividida entre las tareas hogareñas de madre , esposa …. y frente al gran reto profesional donde la búsqueda incesante de un camino propio se imponía sin tener todavía un rumbo claro . Son anos de crisis intensa al servicio de un crecimiento que no tardo en manifestarse .

El trabajo y el manipuleo de los materiales utilizados en esa época en especial el bronce, reflejan la dureza tanto del reto que se imponía como de la angustia interna de un camino todavía sinuoso que había emprendido y del cual ya no podía escapar. Había empezado la larga marcha hacia la búsqueda de lo que iba a ser su destino como artista.

En su escultura “el grito “, trabaja el bronce ,material sumamente duro y difícil de manipular , de tal manera que nos trasmite el vacío que aun ocupaba sus espacios de trabajo. La opresión transmitida a punto de estallar o de ser liberada impone su presencia en esta obra transcendental de sus primeros anos como escultora. En la soledad de su taller , su mente incansable buscaba plasmar la imagen de ese grito de desesperación, señal de desolación y de intenso fervor a la vez.

Me atrevería a decir que ya había encontrado una cierta madurez donde la completitud como mujer y como artista se reflejaba en un trabajo impresionante que ya nos estaba entregando.

Unos anos mas tarde se empieza a apreciar una línea personal marcada por una cierta tranquilidad narcisista lograda gracias a una disciplina y un estudio constante que ella misma se imponían . Cada día era un día intenso de lectura , dibujos y reflexión que le permitía sobrellevar la tormenta interna gracias a su creación cada vez mas personalizada .

En su autorretrato ,pieza esencial a mi parecer, se deslumbra ya una cierta paz interior, una serenidad en pos de llegar. Los rasgos de su cara son mas definidos pero también mas suaves. La seriedad del rostro y una tímida dulzura dejan entrever el reposo logrado después de una lucha intensa señal de un desencuentro social donde el otro perturba en la soledad de su taller . El ave que la acompaña la protege de la amenaza externa , vinculo perdurable entre la naturaleza y el ser humano.

Su condición de mujer se plasma en la obra en una sensualidad conseguida tanto en la postura del busto como en el movimiento tan bien logrado del ave enrollando la figura , los hombros sosteniendo al ave en un juego al borde de la fusión donde no se sabe quien contiene a quien el ave a la mujer o la mujer al ave . En definitiva , el juego del acompañamiento mutuo es omnipresente como si curiosamente la fusión de dos elementos formase una unidad o mejor una integridad. Sutileza impecablemente lograda en el trabajo de la cera cuya materialización termina en el bronce fundido.

Esta pieza nos lleva a mencionar otro episodio en aquella época que fue significativo y lleno de logros artísticos para M. . Fue el ano en que vinieron , como consecuencia del fenómeno del niño , a morir unos pelicanos en la orilla del mar.

Recuerdo varias tardes sentadas las dos en la arena, observando los últimos movimientos de las aves moribundas que precedían el soplo eterno del ser agobiado por la despedida. Con una destreza impresionante M. con su lápiz en mano retrasaba bajo mi asombro la ultima elegancia del movimiento del ala hacia la paz eterna. Su trazo era impecable e implacablemente decidido. Nos enrollaba o me enrollaba la poesía que emanaba del dibujo y permitía mirar a la muerte con una serenidad solo accesible por la elegancia de la figura naciente.

Se notaba que el trabajo personal que había logrado hasta ahí, le permitía entrever el final desconocido con una tranquilidad que ya anunciaba la inmortalidad presente en y de su obra .

Luego vino une época donde se alejo de la escena peruana con su viaje a Costa Rica. En su proceso de emigración tuvo que enfrentar diferentes experiencias y retos diversos que marcaron nuevamente su vida siempre transitando entre la dualidad: vida y muerte, femenino / masculino, naturaleza / humanidad.

Pero también de esta experiencia , como de costumbre , M. pudo sacar provecho y trajo nuevas ideas que se iban a concretar en su arduo trabajo con la madera.

A su regreso se acerca a este material noble que conjuga los aspectos que le son tan queridos, la dureza , la firmeza y la textura viva presentes en la madera . Empieza a trabajar el olivo con la fuerza y la disciplina que la caracterizan y da a luz a unas figuras mas suaves y mas imponentes a la vez que nos demuestran que su evolución creativa logro un nuevo giro gracias a su búsqueda incesante de un cierto bienestar personal a través de su arte.

Sus esculturas son sensuales y grandiosas no tan solo por su aspecto figurativo representativo si no por la metáfora que cada una porta en si.

Como ejemplo podemos mirar al “El sueno y su sombra “ como la perfección lograda en el equilibrio escultórico representado por dos niños en una barca pero también por la representación de la presencia de esa fuerza vital que protege de todo ataque destructor ; la vigilia del sueno o la de la sombra nuevamente un juego impecable entre la dos figuras íntimamente ligadas la una a la otra pero a la vez separadas por una distancia diría yo “ suficientemente buena” para que permita encontrar el equilibrio buscado a lo largo de la vida navegando en los meandros de la cotidianeidad. Una barca donde el reposo esta permitido dejándose llevar por las aguas apaciguadas , las del descanso recuperador..

En “ el sonido de la vida” nos presenta a una tierna figura infantil , diría yo inocente escuchando en una concha del mar el ruido ensordecedor del flujo del agua vital para la sobrevivencia. Una manta protectora arropa parcialmente al niño desnudo lo suficiente para dar tranquilidad y paz pero también deja a la luz esta desnudez tan espontanea , tan primaria quizás tan frágil. Nuevamente apreciamos este logro de un equilibrio precario y a la vez contundente en el tiempo y metafóricamente hablando en la soledad vital .

Margarita aprende a sostenerse , a incorporar elementos nuevos representados por las incrustaciones de diversos materiales que aplica en sus esculturas como símbolos de pilares , subterfugios que necesita cada ser humano para transitar en la vida día a día. Su poder creativo se impone de un modo definido y definitivo frente a los demonios internos . La línea personal esta marcada por la integración que como mujer y como artista , ha encontrado en su incansable reflexión y trabajo personal.

El cuerpo omnipresente en su obra sosteniéndose o sostenido refleja la condición de mujer como ser humano e ilustra la esencia de lo femenino , de ser y de poseer. El discurso de M. acerca de la mujer se transmite en ese inmenso poder que ella relata en su lenguaje escultórico. Es un tema ineludible en su obra.

Un trabajo arduo transitando sin descanso entre la magia, lo fantasmagórico y la rigurosidad del trabajo de la artista ese es el legado que nos deja M.Ch. a través de una obra universal e atemporal que interpela sin parar a el que se quiere dejar llevar por ella.

Se entrega como una guerrera infatigable cuya madurez artística es incontestable.

Una mujer cuya creatividad, fuerza , pasión y talento artístico no dejan de impresionarnos y de sorprendernos. Su obra es vital e insisto universal.

Esperemos que no se canse nunca .

Gracias Margarita por entregarnos piezas tan espectaculares como personajes del teatro infinito de la vida.

Muriel Clemens



[Escriba texto]


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Margarita Checa : presentación del libro de Luis Eduardo Wuffarden iconPresentación de María Teresa Andruetto en la Apertura de las Jornadas...

Margarita Checa : presentación del libro de Luis Eduardo Wuffarden iconVáclav Havel, ex Presidente de la República Checa y Presidente del...

Margarita Checa : presentación del libro de Luis Eduardo Wuffarden iconLuis eduardo franceschi gutiérrez

Margarita Checa : presentación del libro de Luis Eduardo Wuffarden iconLuis Eduardo Aute recogiendo un premio

Margarita Checa : presentación del libro de Luis Eduardo Wuffarden iconMuestra antológica de Luis Eduardo Aute

Margarita Checa : presentación del libro de Luis Eduardo Wuffarden iconPresentación del libro “Letra y Música”

Margarita Checa : presentación del libro de Luis Eduardo Wuffarden iconPresentación del libro de angel alberto

Margarita Checa : presentación del libro de Luis Eduardo Wuffarden iconDirección : Luís Ortega, Mariano Ardanaz y Eduardo Ripari

Margarita Checa : presentación del libro de Luis Eduardo Wuffarden iconInvitados: Eduardo Arias, Luis Ospina, Diego Trujillo

Margarita Checa : presentación del libro de Luis Eduardo Wuffarden iconPresentación del poemario gamaliel y el oráculo del agua de boris...






© 2015
contactos
l.exam-10.com