Aprendizaje de la lectura científica para universitarios. Modelo de taller de lectura: “soldados de salamina”. Novela y filme 16-5-2012






descargar 134.45 Kb.
títuloAprendizaje de la lectura científica para universitarios. Modelo de taller de lectura: “soldados de salamina”. Novela y filme 16-5-2012
página3/4
fecha de publicación24.06.2015
tamaño134.45 Kb.
tipoTaller
l.exam-10.com > Documentos > Taller
1   2   3   4

Video 9. El buque “Uruguay” en el puerto de Barcelona. Viaje en autobús hacia el santuario. Huída de civiles. Documental reconstruido. Minutos 43.15/44.4


EL VIAJE DESDE EL PUERTO DE BARCELONA HASTA EL SANTUARIO

El autobús recorre en silencio Barcelona, convertida por el terror de la desbandada y el cielo invernizo en una desolación fantasmal de ventanas y balcones cerrados a cal y canto y de grandes avenidas cenicientas en las que reina un desorden campamental apenas cruzado por furtivos transeúntes que triscan como lobos por las aceras desventradas con caras de hambre y de preparar la fuga, protegiéndose contra la adversidad y contra el viento glacial con abrigos de miseria. Al salir de Barcelona y tomar la carretera del exilio, el espectáculo se torna apocalíptico: un alud despavorido de hombres y mujeres y viejos y niños, de militares y civiles mezclados, cargados con ropas, colchones y enseres domésticos, avanzando penosamente con sus andares inconfundibles de derrotados o subidos a los carros y los mulos de la desesperación, abarrota la calzada y las cunetas, sembradas a trechos de cadáveres de animales con las tripas al aire o de vehículos desahuciados. La caravana avanza con interminable lentitud. De vez en cuando se detiene; de vez en cuando, con una mezcla de asombro, de odio y de insondable fatiga, alguien mira fijamente a los ocupantes del autobús, envidioso de su comodidad y su abrigo, ignorante de su destino de fusilados; de vez en cuando alguien los insulta. De vez en cuando, también, un avión nacional sobrevuela la carretera y escupe unas ráfagas de ametralladora o deja caer una bomba, provocando una estampida de pánico entre los fugitivos y un amago de esperanza entre los presos del autobús, que en algún momento llegan a abrigar la ilusión —pronto desmentida por la estricta vigilancia a que les someten los agentes del SIM— de aprovechar el caos de un ataque para huir campo a través

Grupo de civiles en retirada hacia Francia

La narración del novelista desde la vida en el barco hasta la llegada al santuario del Collell dejando a su paso la columna de población civil que huye del ejército franquista que avanza victorioso, es adaptado para la pantalla mediante la búsqueda de escenas que tratan de imitar y reconstruir un documental de la época:

Video 10. Exilio de civiles hacia la frontera francesa. Minutos 45.01/46.50 



EL SANTUARIO DEL COLLELL

Ya es noche cerrada cuando cruzan Gerona y más tarde Banyoles. Luego se internan por una empinada carretera de tierra que serpentea entre bosques en sombra, y al rato se detienen ante un macizo de piedra punteado de luces, como un descomunal galeón zozobrado en medio de la oscuridad envenenada por las órdenes urgentes de los carceleros. Es el santuario de Santa María del Collell. Allí Sánchez Mazas va a pasar cinco días junto a otros dos mil presos llegados de lo que queda de la España republicana, incluidos varios desertores rojos y varios miembros de las Brigadas Internacionales. Antes de la guerra el monasterio era un internado de frailes donde se impartían clases de bachillerato, con aulas de techos altísimos y descomunales cristaleras que daban a patios de tierra y jardines con cipreses, con pasillos profundos y escalinatas de vértigo con pasamanos de madera; ahora el internado ha sido convertido en cárcel, las aulas en celdas, y en los patios, pasillos y escalinatas ya no resuena el guirigay adolescente de los internos, sino las pisadas sin esperanza de los cautivos…
Presos y guardianes en la terraza del santuario

los vigilan soldados tan desnutridos y harapientos como ellos, que se hacen bromas o canturrean entre dientes canciones de moda mientras patean aburridos las piedras del jardín o les miran indiferentes. Las horas de encierro e inactividad fomentan las cábalas: dada la proximidad de la frontera, y sobre todo a partir del momento en que un jerarca como Sánchez Mazas se sumó a su cuerda de presos, muchos acarician la esperanza de ser canjeados en breve, una hipótesis que pierde fuerza a medida que el tiempo transcurre.

UN SOLDADO EN EL SANTUARIO

El soldado desconocido bailando al son del pasodoble Suspiros de España

Era muy joven, oyó Angelats que decía Sánchez Mazas. De tu edad o quizá más joven, aunque tenía una expresión y unos rasgos de adulto. Por un momento, mientras me miraba, creí que sabía quién era; ahora estoy seguro de saberlo… Uno de los que nos vigilaban cuando salíamos a pasear al jardín. Enseguida me fijé en él, y yo creo que él también se fijó en mí, o por lo menos eso es lo que se me ocurre ahora, porque en realidad nunca intercambiamos una sola palabra. Pero me fijé en él, como todos mis compañeros, porque mientras nosotros paseábamos por el jardín él siempre estaba sentado en un banco y tarareando algo, canciones de moda y cosas así, y una tarde se levantó del banco y se puso a cantar Suspiros de España. ¿Lo has oído alguna vez? Claro, dijo Pere. Es el pasodoble favorito de Liliana, dijo Sánchez Mazas. A mí me parece muy triste, pero a ella se le van los pies en cuanto oye cuatro notas. Lo hemos bailado tantas veces...: «Quiso Dios, con su poder, / fundir cuatro rayitos de sol / y hacer con ellos una mujer, / y al cumplir su voluntad / en un jardín de España nací / como la flor en el rosal. / Tierra gloriosa de mi querer, / tierra bendita de perfume y pasión, / España, en toda flor a tus pies / suspira un corazón. / Ay de mi pena mortal, / porque me alejo, España, de ti, / porque me arrancan de mi rosal». … Y qué pasó con el soldado. Nada, dijo Sánchez Mazas. Que en vez de quedarse sentado en el banco, tarareando por lo bajo como siempre, aquella tarde se puso a cantar Suspiros de España en voz alta, y sonriendo y como dejándose arrastrar por una fuerza invisible se levantó y empezó a bailar por el jardín con los ojos cerrados, abrazando el fusil como si fuera una mujer, de la misma forma y con la misma delicadeza, y yo y mis compañeros y los demás soldados que nos vigilaban y hasta los carabineros nos quedamos mirándolo, tristes o atónitos o burlones pero todos en silencio mientras él arrastraba sus fuertes botas militares por la gravilla sembrada de colillas y de restos de comida igual que si fueran zapatos de bailarín por una pista impoluta, y entonces, antes de que acabara de bailar la canción, alguien dijo su nombre y lo insultó afectuosamente y entonces fue como si se rompiera el hechizo, muchos se echaron a reír o sonrieron, nos echamos a reír, prisioneros y vigilantes, todos, creo que era la primera vez que me reía en mucho tiempo.

EL FUSILAMIENTO

Nadie ha dormido, todos parecen haber estado esperando aquel momento y, como arrastrados por la urgencia de despejar la incertidumbre, obedecen con diligencia de sonámbulos y se unen en el patio a otro grupo de presos similar al suyo, hasta sumar cincuenta. Aguardan unos minutos, dóciles, silenciosos y empapados, bajo una lluvia fina y un cielo denso de nubes, y al final aparece un hombre joven en cuyos rasgos borrosos reconoce Sánchez Mazas los rasgos borrosos del alcaide del Uruguay. Éste les anuncia que van a trabajar en la construcción de un campo de aviación en Banyoles y les ordena formar en diez filas de cinco en fondo; mientras obedece, ocupando sin pensar el primer lugar de la derecha en la segunda fila, Sánchez Mazas siente que el corazón se le desboca: presa del pánico, comprende que lo del campo de aviación sólo puede ser una excusa, pues carece de sentido construirlo con los nacionales a pocos kilómetros y lanzados a una ofensiva definitiva. Empieza a andar a la cabeza del grupo, desquiciado y temblón, incapaz de pensar con claridad, indagando absurdamente en la expresión neutra de los soldados armados que bordean la carretera una señal o una esperanza, buscando en vano convencerse de que al final de ese trayecto no le aguarda la muerte. A su lado o tras él, alguien intenta justificar o explicar algo que no oye o no entiende, porque cada paso que da absorbe toda su atención, como si pudiera ser el último; a su lado o tras él, las piernas enfermas de José María Poblador dicen basta, y el preso se derrumba sobre un charco y es socorrido y arrastrado por dos soldados de vuelta al monasterio.
Monumento levantado en memoria de lo fusilados el 30 de enero de 1939
A unos ciento cincuenta metros de éste, el grupo dobla a la izquierda, abandona la carretera y se interna en el bosque por un sendero ascendente de tierra caliza que desemboca en un claro: una alta explanada rodeada de pinos. De la espesura brota entonces una voz militar que les ordena detenerse y dar media vuelta a la izquierda. El terror se apodera del grupo, que se paraliza con una unanimidad de autómata; casi todos sus miembros giran a la izquierda, pero el espanto confunde el instinto de otros que, como el capitán Gabriel Martín Morito, giran a la derecha. Transcurre entonces un instante eterno, durante el cual Sánchez Mazas piensa que va a morir. Piensa que las balas que van a matarlo vendrán de su espalda, que es de donde ha brotado la voz de mando, y que, antes de que muera porque las balas lo alcancen, éstas tendrán que alcanzar a los cuatro hombres que forman tras él. Piensa que no va a morir, que va a escapar. Piensa que no puede escapar hacia su espalda, porque los disparos vendrán de allí; ni hacia su izquierda, porque correría de vuelta a la carretera y los soldados; ni hacia delante, porque tendría que salvar una muralla de ocho hombres despavoridos. Pero (piensa) sí puede escapar hacia la derecha, donde a no más de seis o siete metros un espeso breñal de pinos y maleza promete una posibilidad de esconderse. «Hacia la derecha», piensa. Y piensa: «Ahora o nunca».

Grupo de fusilados tendidos sobre la tierra y el barro

Video 1. Imágenes de los presos tendidos sobre la tierra y el barro.Minutos 1.08/2.10

LA HUIDA

En ese momento varias ametralladoras emplazadas a espaldas del grupo, justo en la dirección de la que ha surgido la voz de mando, empiezan a barrer el claro; tratando de protegerse, instintivamente los presos buscan el suelo. Para entonces Sánchez Mazas ya ha alcanzado el breñal, corre entre los pinos arañándose la cara y oyendo aún el tableteo sin compasión de las ametralladoras, finalmente da un tropezón providencial que lo arroja, rodando sobre el fango y las hojas mojadas, por el barranco donde se quiebra la explanada, hasta aterrizar en una hoya encharcada en la que desemboca un arroyo. Porque imagina con razón que sus perseguidores le imaginan alejándose cuanto le sea posible de ellos, decide guarecerse allí, relativamente cerca del claro, encogido, jadeante, empapado y con el corazón latiéndole en la garganta, tapándose como puede con hojas y barro y ramas de pino, oyendo los tiros de gracia sobre sus desdichados compañeros de grupo y luego los ladridos acuciantes de los perros y los gritos de los carabineros apremiando a los soldados a dar con el fugitivo o los fugitivos (porque Sánchez Mazas aún ignora que, contagiado por su impulso irracional de huida, también Pascual ha logrado escapar a la matanza). Durante un tiempo que no sabe si computar en minutos o en horas, mientras, para taparse con barro, araña sin descanso la tierra hasta sangrar por las uñas y reflexiona que la lluvia que no cesa de caer impedirá a los perros seguir su rastro, Sánchez Mazas continúa oyendo gritos y ladridos y disparos, hasta que en algún momento siente que algo se remueve a su espalda y se vuelve con una urgencia de alimaña acosada.
Sánchez Mazas escondido entre los arbustos del bosque

La narración, que transcurre entre la estancia de los presos en el santuario, el traslado hasta el lugar del fusilamiento, la escena del fusilamiento y la huida desesperada de Sánchez Mazas se basa en escasos testimonios documentales: el campesino –personaje real- que indica a la periodista el camino para llegar al lugar del fusilamiento, el mismo que ayudó a enterrar a los fusilados; el monumento erigido en memoria de los mismos y el bosque actual, sin duda con las mismas características de entonces. La película adapta con mucha fidelidad la narración y hace aparecer a los fusilados en el suelo, sobre el blanco en sobrecogedoras imágenes en blanco y negro así como la huida de Sánchez Mazas, bajo la persistente lluvia, y atravesando el espeso boscaje hasta encontrar un lugar para ocultarse.

EL SOLDADO PERSEGUIDOR

El soldado apunta a Sánchez Mazas

Entonces lo ve. Está de pie junto a la hoya, alto y corpulento y recortado contra el verde oscuro de los pinos y el azul oscuro de las nubes, jadeando un poco, las manos grandes aferradas al fusil terciado y el uniforme de campaña profuso de hebillas y raído de intemperie. Presa de la anómala resignación de quien sabe que su hora ha llegado, a través de sus gafas de miope enteladas de agua Sánchez Mazas mira al soldado que lo va a matar o va a entregarlo —un hombre joven, con el pelo pegado al cráneo por la lluvia, los ojos tal vez grises, las mejillas chupadas y los pómulos salientes— y lo recuerda o cree recordarlo entre los soldados harapientos que le vigilaban en el monasterio... Así, loca y confusa la encendida mente, aguarda Rafael Sánchez Mazas —poeta exquisito, ideólogo fascista, futuro ministro de Franco— la descarga que ha de acabar con él. Pero la descarga no llega, y Sánchez Mazas, como si ya hubiera muerto y desde la muerte recordara una escena de sueño, observa sin incredulidad que el soldado avanza lentamente hacia el borde de la hoya entre la lluvia que no cesa y el rumor de acecho de los soldados y los carabineros, unos pasos apenas, el fusil apuntándole sin ostentación, el gesto más indagador que tenso, como un cazador novato a punto de identificar a su primera presa, y justo cuando el soldado alcanza el borde de la hoya traspasa el rumor vegetal de la lluvia un grito cercano:

¿Hay alguien por ahí?

El soldado le está mirando; Sánchez Mazas también, pero sus ojos deteriorados no entienden lo que ven: bajo el pelo empapado y la ancha frente y las cejas pobladas de gotas la mirada del soldado no expresa compasión ni odio, ni siquiera desdén, sino una especie de secreta o insondable alegría, algo que linda con la crueldad y se resiste a la razón pero tampoco es instinto, algo que vive en ella con la misma ciega obstinación con que la sangre persiste en sus conductos y la tierra en su órbita inamovible y todos los seres en su terca condición de seres, algo que elude a las palabras como el agua del arroyo elude a la piedra, porque las palabras sólo están hechas para decirse a sí mismas, para decir lo decible, es decir todo excepto lo que nos gobierna o hace vivir o concierne o somos o es este soldado anónimo y derrotado que ahora mira a ese hombre cuyo cuerpo casi se confunde con la tierra y el agua marrón de la hoya, y que grita con fuerza al aire sin dejar de mirarlo:

¡Aquí no hay nadie! Luego da media vuelta y se va.

Me estuvo mirando un momento desde el borde de la hoya, continuó Sánchez Mazas. Me miraba de una forma rara, nunca nadie me ha mirado así, como si me conociera desde hacía mucho tiempo pero en aquel momento fuera incapaz de identificarme y se esforzara por hacerlo, o como el entomólogo que no sabe si tiene delante un ejemplar único y desconocido de insecto, o como quien intenta en vano descifrar en la forma de una nube un secreto invulnerable por fugaz. Pero no: en realidad me miraba de una forma... alegre. ¿Alegre?, preguntó Pere. Sí, dijo Sánchez Mazas. Alegre. No lo entiendo, dijo Pere. Yo tampoco, dijo Sánchez Mazas (Cercas, 2001: 70).
El rostro alegre del soldado desconocido

Tratar de localizar al soldado anónimo que no quiso matar a Sánchez Matas e inquirír las razones por las que no lo hizo constituye el objeto de la segunda parte de la narración y de la película. Para Cercas, la causa de tal decisión es un gesto como contraste a la violencia de la guerra:

Lo que es cierto es que la guerra deshumaniza a la gente, en el sentido en que amparándose en ella, se legitima la violencia. Pero en medio de este infierno el hombre es capaz de un gesto, de recuperar durante un instante su condición humana (Trueba, 2003 : 140). Tal vez –apunta Trueba- la sonrisa misteriosa se deba a que

matar a un tío es una cosa espantosa y él sonríe por muchos motivos misteriosos que no sabemos… pero también, de entrada, sonríe porque piensa que eso, no matarlo, es algo fantástico (Cercas, 2003 : 199), de tal modo que ello puede contribuir a dar al tema su auténtica significación:

Lo que hay entonces en la novela y en la película, para mi, es un canto a esta pureza moral, milagrosa de determinadas y excepcionalísimas personas. Pero no hay, en principio o no de manera tan relevante, ideología. Lo que hay es esa celebración del instinto, del instinto de la virtud. Nada más (Cerca, 2003 : 204).
1   2   3   4

similar:

Aprendizaje de la lectura científica para universitarios. Modelo de taller de lectura: “soldados de salamina”. Novela y filme 16-5-2012 iconGuia de estrategias educativas para el aprendizaje de la lectura y escritura de los niñOS

Aprendizaje de la lectura científica para universitarios. Modelo de taller de lectura: “soldados de salamina”. Novela y filme 16-5-2012 iconAula para la acreditación y superación de capacidades Taller de Lectura y Escritura

Aprendizaje de la lectura científica para universitarios. Modelo de taller de lectura: “soldados de salamina”. Novela y filme 16-5-2012 icon1. Lectura inicial. Después de la primera lectura, para ir profundizando...

Aprendizaje de la lectura científica para universitarios. Modelo de taller de lectura: “soldados de salamina”. Novela y filme 16-5-2012 iconUnidad de aprendizaje nº 5 para proyecto de aprendizaje (digete – 2012)

Aprendizaje de la lectura científica para universitarios. Modelo de taller de lectura: “soldados de salamina”. Novela y filme 16-5-2012 iconTaller “Como implementar prácticas de lectura en el aula” para docentes....

Aprendizaje de la lectura científica para universitarios. Modelo de taller de lectura: “soldados de salamina”. Novela y filme 16-5-2012 iconCompetencia: Prepara actividades empleando situaciones reales de...

Aprendizaje de la lectura científica para universitarios. Modelo de taller de lectura: “soldados de salamina”. Novela y filme 16-5-2012 iconResumen del artículo Taller de poesía. Un taller de creación y lectura...

Aprendizaje de la lectura científica para universitarios. Modelo de taller de lectura: “soldados de salamina”. Novela y filme 16-5-2012 iconEl Libro De Urantia Página 2012 documento 188
«Este cuerpo es tuyo para que hagas lo que creas conveniente. Yo y mis soldados permaneceremos aquí para asegurarnos de que nadie...

Aprendizaje de la lectura científica para universitarios. Modelo de taller de lectura: “soldados de salamina”. Novela y filme 16-5-2012 iconControl de lectura de la novela “

Aprendizaje de la lectura científica para universitarios. Modelo de taller de lectura: “soldados de salamina”. Novela y filme 16-5-2012 iconRichard Hoggart: The Uses of Literacy
«lectura» de formas culturales «diferentes» de las literarias: la cultura popular se eleva a objeto de investigación científica






© 2015
contactos
l.exam-10.com