…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica del tiempo. Nacido en Lyon en 1962, se titula en la Escuela de Relojería de Ginebra y






descargar 58.37 Kb.
título…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica del tiempo. Nacido en Lyon en 1962, se titula en la Escuela de Relojería de Ginebra y
fecha de publicación10.04.2017
tamaño58.37 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos




Érase una vez…
…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica del tiempo. Nacido en Lyon en 1962, se titula en la Escuela de Relojería de Ginebra y da sus primeros pasos en el sector en el «cabinotier» de Roger Dubuis, antes de abrir su propio taller de restauración de piezas antiguas en el domicilio familiar. Parecía que el destino de Christophe Claret ya estaba escrito, pero 1987 es el año en el que consigue ganarse el reconocimiento de sus colegas de profesión: Rolf Schnyder, que en aquella época era el propietario de la marca Ulysse Nardin, muy impresionado por un movimiento de repetición de cuartos con un autómata jacquemart diseñado por Christophe Claret, le encarga veinte calibres con repetición de minutos con jacquemart San Marco. Esto ocurre en Basilea, durante el Salón Internacional de la Relojería. Tras este éxito, el relojero francés funda en 1989 la Manufactura Claret en la Chaux-de-Fonds, la cuna mundial de la industria relojera. No pasa mucho tiempo hasta que la Manufactura se hace un hueco entre los más grandes por su excelente dominio de los movimientos con complicaciones.
Asimismo, Christophe Claret trabaja a la sombra de marcas de prestigio para satisfacer pedidos especiales de coleccionistas expertos, creaciones que firma con su nombre. Sin embargo, aún tendrá que esperar hasta 2009 y el reloj DualTow para que el público general descubra su talento relojero, que ya había sido reconocido por los profesionales del sector. Hoy, la marca Christophe Claret pertenece por méritos propios al exclusivo círculo de casas independientes que dominan íntegramente la cadena de fabricación de un reloj de alta relojería, desde la idea original hasta los ajustes finales.
Haciendo gala de un savoir-faire completo y único, ha creado una colección exclusiva que supera las fronteras de lo posible y sugiere nuevas formas de leer el tiempo. Son cuatro colecciones que materializan un savoir-faire que se nutre del respeto por la tradición y la libertad creativa: en la colección Relojes con complicaciones tradicionales, las piezas son únicas y los modelos, excepcionales, diseñados para reinventar la forma de medir el tiempo; en la colección Relojes con complicaciones extremas, las creaciones resultan audaces a la par que descaradas; y en la colección Relojes con complicaciones lúdicas interactivas, los relojes nos recuerdan que incluso el tiempo puede reinventarse; la colección Ladies’ Complications donde la alta relojería se hace femenina.
«En el campo de la relojería, ya se ha hecho todo y queda todo por hacer»: credo o ritual, lo cierto es que este lema de Christophe Claret se aprecia en todas y cada una de las etapas de diseño de los talleres de la manufactura. El relojero se inspira en el patrimonio y la tradición para crear algo sorprendente y excepcional. Sus relojes rivalizan en tecnología e innovación, para ofrecer a las grandes complicaciones más clásicas una forma novedosa de expresarse. En ocasiones lúdicos y con frecuencia espectaculares, los relojes guardan en su interior la emoción del descubrimiento, la disciplina y la intuición que transforman a un relojero en un verdadero artista.

El maestro relojero
En el destino del joven Claret nada hacía prever que fuera a dominar el círculo del tiempo. Es el azar el que quiere que visite, con apenas 14 años, la casa de un relojero-restaurador. Ese es el día de la revelación. A partir de entonces, la mecánica del tiempo se convierte en su pasión. Todavía no tiene 20 años cuando se encuentra ya con el título de la Escuela de Relojería de Ginebra en la mano y decide seguir formándose en el «cabinotier» de Roger Dubuis, quien le transmite los secretos de la restauración y le habla de los misterios de la complicación…
De vuelta en su ciudad natal, Christophe Claret monta su primer taller de relojería en el domicilio familiar. En esa época, se especializa en la reparación de piezas antiguas, perfecciona sus conocimientos de los acabados y comienza a fabricar relojes esqueleto.
1987, el año de la revelación: en el Salón Internacional de Relojería de Basilea, al que asiste por primera vez, Christophe Claret conoce a una persona que cambiará su vida. Rolf Schnyder, industrial suizo que acaba de adquirir la marca Ulysse Nardin, le encarga veinte movimientos con repetición de minutos y un autómata jacquemart San Marco. Es el empujoncito que necesitaba. Dos años más tarde, Christophe Claret crea una empresa que dará lugar al nacimiento de la Manufactura Claret.
En diez años, su nombre se convierte en una referencia en el ámbito de los movimientos con complicaciones. Después de Ulysse Nardin, llegan Franck Muller, deGrisogono, Girard-Perregaux, Jean Dunand, Harry Winston... Hasta 17 empresas de prestigio se dirigen a Claret para pedirle los calibres más complejos. Es entonces cuando Christophe Claret decide renovar su empresa para situarla a la altura de su reputación y sus ambiciones. En 1999, adquiere una antigua nave situada en la zona alta de la ciudad de Le Locle, a dos pasos del Museo de Relojería de Les Monts: es el Manoir du Soleil d’Or. Allí prepara los talleres y le devuelve el alma al lugar, que antaño perteneció al relojero Urban Jürgensen.
De 2002 a 2008, la Manufactura añade 2 000 m2 a los talleres. Actualmente, esta planta se encuentra a la vanguardia del savoir-faire y de la tecnología. En ella trabajan cerca de cien personas con la máxima cualificación en más de treinta oficios.
Sin abandonar el diseño de movimientos originales para marcas de prestigio, Christophe Claret empieza a fabricar relojes con su propia firma. A menudo se trata de piezas únicas encargadas por coleccionistas cautivados por su pericia. Esta actividad, que nació y se fue desarrollando de forma discreta, da un salto cualitativo en 2009, durante la celebración de los 20 años de la apertura de la Manufactura: Christophe Claret diseña el reloj DualTow. Se trata de un concentrado mecánico de todo el talento del relojero, que marca el inicio de una actitud de libertad creativa que dará vida a piezas exclusivas de gran complejidad.
La marca Christophe Claret forma parte actualmente del muy reducido círculo de casas de alta relojería que trabajan de forma independiente en el diseño, desarrollo y fabricación de sus movimientos de cajas internas. Es una situación excepcional en el panorama suizo, que la sitúa a la vanguardia de la creación y la innovación relojeras.

La Manufactura
Hacerse un nombre en el universo de la alta relojería es un reto que pocos relojeros pueden afrontar actualmente. Para lograrlo, en Christophe Claret se cuestionan continuamente los criterios de calidad y de cualificación. Al respeto a la tradición relojera y al savoir-faire ancestral se suma la búsqueda de la innovación y la excelencia.
Christophe Claret ha comprendido que el entorno influye en la creatividad y en la calidad. Por eso, siempre se ha esforzado por ofrecer a su personal un entorno de trabajo privilegiado. Las oficinas y los talleres se reforman con regularidad; asimismo, la organización del trabajo se mejora a menudo para fomentar la comunicación y el diálogo. Los empleados tienen a su alcance un equipo ultramoderno, en un lugar que es un remanso de tranquilidad.
Christophe Claret invierte cada año en herramientas de producción y no vacila en diseñar sus propias máquinas con el nombre de Manufacture Claret Engineering. La máquina de corte láser «Flashcut Laser», diseñada por la empresa, permite alcanzar una precisión y una rapidez de corte hasta la fecha insuperables. La máquina CNC de 16 ejes simultáneos, cuyo diseño y puesta a punto han requerido tres años de trabajo, está dedicada a la fabricación de las platinas y cajas más complicadas de la manufactura.
Los nuevos modelos de relojes cobran vida en la oficina de proyectos. Los fabricantes de movimientos, diseñadores de aderezos e infografistas dan forma y color a las excepcionales complicaciones soñadas por Christophe Claret. Después, son los talleres los que toman el relevo. Con una paciencia infinita, artesanos de gran categoría, asistidos por tecnologías de última generación, dan forma a cientos de componentes de los movimientos. Los operadores de máquinas CNC, encargados del mecanizado, especialistas en galvanoplastia, acabadores y operadores de tratamientos térmicos trabajan con la máxima precisión y según los más elevados estándares del oficio.
Junto a las máquinas, las diminutas manos de la relojería –las de artesanos y relojeros– practican su oficio como un arte de otra época, pero que sigue más vivo y más actual que nunca. La alta relojería se encuentra entre ese puñado de sectores que no podría sobrevivir sin unas cualificaciones de vanguardia, a menudo artesanales. Parte importante del trabajo se realiza, aún hoy, de forma manual. Aquí es donde reside la magia de la Alta Relojería. Los especialistas del achaflanado, el desbarbado, el estirado y la decoración hacen valer sus años de experiencia, en muchos casos transmitida de generación en generación. Los trabajos de guilloqueado, grabado o esmaltado se confían a los mejores artesanos creativos de Suiza. Además, los maestros relojeros de la manufactura tienen la responsabilidad de montar el movimiento de principio a fin.
A continuación, en el taller THF ("ensayo, homologación y fiabilidad", por sus siglas en francés) se controlan con gran minuciosidad todas las piezas, tras lo cual reciben un certificado de producción. Los relojes con sonería reciben una atención especial: para garantizar que la melodía sea perfecta, se comprueban por ordenador los timbres, la frecuencia y las notas, así como los intervalos. Cada una de las piezas recibe la aprobación del propio Christophe Claret.

Las colecciones
Relojes con complicaciones tradicionales
Allegro
Allegro es el reloj musical más reciente creado por Christophe Claret. Un maestro relojero con más de 30 años de experiencia, Christophe Claret ha combinado las complicaciones relojeras más delicadas en Allegro: repetidor de minutos con timbre catedral, GMT, fecha grande, segundero pequeño e indicador de día/noche. Estas funciones se encuentran todas incluidas en un movimiento totalmente rediseñado con un regulador único que se ha diseñado y fabricado internamente. La caja redonda combina armoniosamente oro rojo u oro blanco con titanio. Una abertura en la esfera de zafiro revela el mecanismo de sonería. La esfera transparente permite al portador maravillarse ante la arquitectura del movimiento, con los puentes inclinados, esqueletizados y de estilo Carlos X. Con este nuevo reloj, el director de esta orquesta relojera musical de Le Locle demuestra que se encuentra en el cenit de su arte.
Aventicum
Christophe Claret siempre se ha sentido intrigado por la historia de Aventicum, que fue la capital de la Helvecia romana durante más de 300 años y cuyas ruinas se encuentran ahora cerca de la ciudad suiza de Avenches. Incluso en la actualidad en las excavaciones de Aventicum, los arqueólogos continúan desenterrando preciosos artefactos que datan de aquella rica era de la antigüedad. Entre los objetos extraídos se descubrió uno de un valor incalculable: un busto de oro macizo del emperador Marco Aurelio, encontrado en 1939 mientras se limpiaba una antigua tubería.
En el centro de la esfera puede observarse una réplica del busto de Marco Aurelio realizada en oro micrograbado. La fiel representación a pequeña escala del emperador, de menos de tres milímetros, aparece magnificada gracias a una ingeniosa invención denominada mirascope. Al implementar este efecto óptico en el Aventicum, el busto de Marco Aurelio parece como si se proyectase desde el centro del reloj.

Al dar la vuelta al Aventicum, puede admirarse a través del fondo la masa oscilante de zafiro transparente del movimiento automático. La masa se ha adornado con cinco carrillos de cilindro que se encuentran inmersos en una apasionante competición a pleno rendimiento.
Aventicum se encuentra disponible en dos ediciones limitadas: 68 piezas de oro rojo 5N y titanio de grado 5 con tratamiento de PVD antracita, y 38 piezas de oro blanco rico en paladio y titanio de grado 5 con tratamiento de PVD antracita.
Mecca
Exactamente igual que la efigie del emperador Marco Aurelio entronizado en el corazón del modelo Aventicum, encontramos el micrograbado de la Kaaba, resaltado por el mirascope, en el centro de la esfera del modelo Mecca.
El reloj Mecca incluye abundantes referencias y elementos emblemáticos relacionados con la fe musulmana. Los números arábigos de las horas se sustituyeron a las 5 horas por una piedra de cerámica blanca y a las 7 horas, por una espinela negra. Esta última simboliza la piedra negra ubicada en el ángulo sudeste de la Kaaba, desde donde los fieles inician las siete vueltas del Tawaf en el sentido opuesto a las agujas de un reloj. La cerámica blanca representa esta misma piedra tal como se describe en el Corán, antes de que se volviera negra después de ser tocada repetidamente por los peregrinos.
La estética y el espectáculo simbólico continúan en el dorso del reloj Mecca. La cubierta de los cojinetes de bolas está adornada con un calcado de la Kaaba, con la masa oscilante del movimiento de cuerda automática girando alrededor. Realizada en zafiro para revelar el acabado del movimiento con todo lujo de detalles, la masa oscilante incluye un mapa del mundo calcado y con puntos blancos que representa a los musulmanes dando vueltas alrededor de la Kaaba.
Maestoso
Dotado de un escape con retén tradicional de fuerza constante, este reloj constituye un vibrante homenaje al patrimonio relojero y a la innovación.
Nacido en el siglo XVIII, este tipo de escape con retén, denominado báscula larga, está considerado la quintaesencia de la precisión cronométrica y aventaja, en este sentido, incluso al dispositivo del tourbillon. Con él se equipan, sobre todo, los cronómetros de marina, en los que se monta sobre cardanes para garantizar una posición invariable. Al hacer gala de una fiabilidad ejemplar, presenta también el punto débil de ser especialmente sensible a los choques laterales. Al menor golpe, el retén amenaza con tropezar y el volante con «galopar», lo que afectaría negativamente a la marcha del reloj.
Con el fin de hacer frente a estas limitaciones, Christophe Claret ha diseñado una serie de soluciones técnicas complejas, tres de las cuales ya se han patentado. Una leva antitropiezo y un puente móvil evitan la inversión del retén. Un tope flexible unido al volante, una fuerza constante y una parada de segundos evitan el riesgo de «galope». Además de estos ingeniosos sistemas adicionales, un sinfín micrométrico situado en la raqueta permite ajustar la marcha del reloj. Por último, pero no por ello menos importante, el Maestoso presenta cuatro muelles de barrilete superpuestos que transmiten al escape la fuerza necesaria y optimizan la reserva de marcha, que supera las 80 horas. Con una disposición que explota la altura del movimiento, la caja confirma el diálogo permanente entre estética y técnica, enfoque característico de Christophe Claret.
Kantharos
Cronógrafo monopulsador con sonería de timbre catedral con fuerza constante. Este reloj ofrece un escape de fuerza constante que asegura la máxima precisión y reduce notablemente las variaciones en la hora. En continuo movimiento, este mecanismo se plasma bajo un puente de zafiro biselado con precisión para poder admirar el savoir-faire del maestro relojero.
Kantharos incorpora a la medida de los tiempos breves un sistema de sonería inteligente que se activa con cada cambio de función, inicio, parada y restablecimiento. El cronógrafo se caracteriza por una extrema fiabilidad y un rendimiento sin igual. Su sistema de embrague con rueda de columnas, inspirado en el mecanismo de los automóviles, permite evitar que la aguja salte al ponerlo en marcha, para aumentar la precisión de la medición. Útil y funcional, el dispositivo, también con un carácter lúdico, juega con la interacción sensorial (manual y acústica) entre el instrumento y su dueño.
El calibre Kantharos, un movimiento mecánico de cuerda automática, cuenta con los primeros componentes fabricados con M-15X. Este material, nunca utilizado en la relojería hasta ahora y desarrollado junto con la empresa L. Klein SA, da fe de la especial atención que Christophe Claret presta al I+D, tanto en lo concerniente a las complicaciones relojeras, como a la maquinaria y los materiales. El M-15X es un acero proveniente de la metalurgia de polvos para oxicorte, una técnica de fabricación que garantiza que el material presente una microestructura homogénea y un grano extremadamente fino, lo que a su vez da lugar a unos acabados pulidos de una notable calidad.

Soprano



En el Soprano se dan cita las complicaciones relojeras más hermosas, el tourbillon y la repetición de minutos, con un carillón Westminster, que destacan sobre puentes calados inspirados en el estilo Carlos X. La caja redonda complementa con sutileza los metales preciosos, el oro y el titanio, en un espíritu que aúna tradición y modernidad, dos valores fundadores de la manufactura.
Su mecanismo de repetición de minutos es absolutamente inédito y capaz de reproducir las cuatro notas del carillón londinense. Esta complicación complementaria supone la presencia de cuatro timbres catedral y cuatro martillos, visibles gracias a la ausencia de esfera. La calidad sonora de la pieza ha recibido una atención y cuidados especiales. Tanto en su fabricación como en la de las repeticiones de minutos anteriores, Christophe Claret ha hecho mucho hincapié en la fabricación del timbre –de acero trefilado–, en la calidad de la afinación y en el diseño de la caja, así como en la interconexión entre el movimiento y la caja. Asimismo, presentan un invento ya patentado por la manufactura, que evita las vibraciones y los golpes.

Relojes de complicaciones extremas
X-TREM 1
«X» de eXperimental, «T» de Time, «R» de Research, «E» de Engineering y «M» de Mechanism (Experimental, Tiempo, Investigación, Ingeniería y Mecanismo). Se trata de un reloj tourbillon que utiliza un sistema de imantación para la visualización de las horas y los minutos. El X-TREM 1 encarna a la perfección la voluntad de Christophe Claret de superar los límites fijados en la mecánica relojera integrando nuevas investigaciones inéditas.
Una apuesta realmente audaz: introducir campos magnéticos, los mayores enemigos de la mecánica relojera, en el núcleo de un reloj. Christophe Claret ha diseñado un sistema formado por dos esferas de acero que indican las horas y los minutos y se encuentran aisladas en el interior de tubos de zafiro, situados a ambos lados de la carrura y que se mueven gracias a unos imanes en miniatura. Las esferas, que dan la impresión de flotar dentro de los tubos, no tienen ninguna conexión mecánica con el movimiento.
El conjunto de la construcción y los acabados de este reloj responden a las exigencias extremas de la manufactura. La platina curva en tres dimensiones y los puentes están fabricados en titanio ultraligero, una primicia en un calibre de esta complejidad. El tourbillon volante incorpora un rodamiento de bolas de cerámica doble para aumentar su resistencia a los impactos.

Relojes de juegos de casino
Poker
El Poker, un reloj autómata excepcional que ha precisado dos fabricantes a tiempo completo y más de dos años de investigación, permite participar en auténticas partidas de tres jugadores de la variante más popular del póquer: el Texas Hold’em. El desafío: mecanizar un juego completo de 52 cartas respetando las reglas del póquer y previendo un número importante de posibilidades de juego: en total, el reloj combina 32 768 partidas de juego diferentes, es decir, 98 304 para tres jugadores. Las probabilidades de ganar se han calculado de modo que todos los jugadores tengan prácticamente las mismas oportunidades de conseguir la victoria.
Dos pulsadores accionan los datos flop, turn y river en cada mano. En la esfera, tres ventanillas dotadas de persianas reciben las cartas de cada jugador y resultan visibles para el resto por medio de un sistema de persianas orientadas. Fiel a su dominio de los relojes con sonería, Christophe Claret no ha dejado de dotar al Poker de un timbre catedral que suena cada vez que se presionan los correctores.

Baccara

Creativo, lúdico y poco convencional, el Baccara se inspira libremente en el mundo del juego. Su interior alberga un casino en miniatura que ofrece las funciones tradicionales de un reloj, pero incorpora también complicaciones absolutamente originales, como un juego de bacará, una ruleta y unos dados, todos con efectos sensitivos. Las cartas del bacará se reparten simplemente presionando los pulsadores del jugador o de la banca. Cuando se presenta una carta, suena una sonería. Los dados se encuentran en una caja situada en las 4 h; la ruleta se encuentra en el fondo del reloj, donde la masa oscilante hace las veces de rueda giratoria.

Según el modelo, un dragón o un tigre preside la esfera, como símbolo de buena suerte. Es una simbología que también se manifiesta en el ideograma chino de la suerte, que aparece en el cristal de zafiro cuando soplamos sobre el reloj: el calor del aire expirado hace que resulte visible durante unos segundos, gracias a un procedimiento de metalizado del cristal de zafiro especialmente desarrollado para Christophe Claret.

Blackjack
Un casino en miniatura que aúna una mecánica de precisión con el universo del juego: el Blackjack instaura el concepto de reloj recreativo. Los dados, alojados en una caja, se ven a través de una ventana lateral de la carrura. La ruleta se encuentra en la parte posterior del reloj, mientras que la masa oscilante hace las veces de rueda giratoria. Y en la esfera, el que se impone es el blackjack.
Las cuatro cartas del jugador se muestran en las correspondientes ventanillas, situadas en la parte inferior de la esfera. Las cartas de la banca, por su parte, se muestran en tres ventanillas situadas en la parte superior. Un pulsador arma un resorte que lanza simultáneamente los siete discos de oro en los que se han grabado las cartas. Transcurridos unos segundos, los discos se inmovilizan por la acción aleatoria de unos muelles flexibles. Cada vez que se abre la tapa, ya sea por acción del jugador o de la banca, se escucha una sonería.

Línea de relojes con complicaciones de señora
Marguerite
En el centro de esta nueva fábula relojera, dos elegantes mariposas vuelan alrededor de una margarita para indicar la hora. La más oscura, que representa a la mujer, se encuentra situada sobre un pétalo de margarita que gira cada hora. La más clara, que representa al hombre, está levemente posada en la punta de un tallo unido al pistilo e indica los minutos.
Además de la indicación de la hora, la esfera presenta una segunda indicación. Al presionar una vez el pulsador en las 2 h, los números desaparecen para mostrar la frase: «Il m’aime passionnément» (me quiere apasionadamente). Al soltar el pulsador, vuelve a aparecer al instante la visualización de la hora.
En el dorso, el propietario puede darse el gusto de jugar al juego del «Me quiere... no me quiere», la versión inglesa simplificada del entretenimiento de ir arrancando los pétalos de una margarita, inventado en el siglo XVIII. Para jugar, el reloj debe dejarse en posición horizontal, acompañándolo de uno o dos movimientos ondulantes. La masa oscilante gira durante unos segundos antes de quedarse inmóvil. El rubí más cercano al corazón lacado en rojo brinda la respuesta: el «sí» o «no» del centro.
Más que nunca, el Marguerite se consolida como un símbolo vívido del juego romántico del amor y la oportunidad. Un reloj para ser amada apasionadamente en sus cinco versiones: de oro blanco o rosa, con engaste en disposición de copos o en disposición de champán.
Margot
«Me quiere…no me quiere». ¿Un juego de azar o un juego amoroso? ¿Qué romántico sin remisión no ha arrancado alguna vez los pétalos de una margarita para saber lo que siente su enamorado por él? En la esfera del Margot, el primer reloj de Christophe Claret específicamente desarrollado para la mujer, este clásico acertijo cobra vida gracias a una visualización totalmente original y a una complicación patentada.
Cada vez que se presiona el pulsador situado en las 2 h, un pétalo, a veces un par de pétalos, desaparece sutilmente debajo de la esfera, describiendo a la perfección la delicadeza con la que se desviste la margarita. La ansiada respuesta aparece aleatoriamente en la esfera con letra caligráfica (en francés): Un peu (un poco) – beaucoup (mucho) – passionnément (apasionadamente) – à la folie (con locura) – pas du tout (nada)? Cada vez que se presiona el pulsador, un mecanismo de sonería crea un timbre cristalino que señala de forma sonora el ritmo del juego.
La esfera de nácar natural también revela, al capricho de sus reflejos iridiscentes, los versos de un poema de Victor Hugo, uno de los abanderados del movimiento romántico francés del siglo XIX, delicadamente grabados.
Layla
Layla es una variante de Margot, el primer reloj de complicación Christophe Claret desarrollado específicamente para la mujer, bañada de colorido oriental, en una serie limitada a 20 piezas.
La tan ansiada respuesta al juego de “Me quiere… no me quiere” se revela al azar en caligrafía (letras arábigas) en la esfera, en la posición de las 8 horas: Un peu (un poco) – beaucoup (mucho) – passionnément (con pasión) – à la folie (con locura) – pas du tout (nada)? La dificultad para el equipo de Christophe Claret radicó en adaptar el movimiento de Margot para esta interpretación, a fin de hacerlo coincidir con el sentido de derecha a izquierda de la escritura árabe.
En la esfera se revelan, delicadamente inscritos en la concha nácar rosa natural, versos del poeta árabe Qays Al Mulawwah.
La tapa del fondo permite apreciar el rotor de cuerda automática, un carrusel de colores tallado con gran delicadeza en forma de flor que simboliza los sentimientos del amor, rematado con un cabujón central que oculta los rodamientos del rotor. Cada una de las ocho resplandecientes gemas triangulares denota un sentimiento – esperanza, pasión, ternura – también traducidos al árabe


Christophe Claret SA – Alexandra Beurier – Tel.: +41 32 933 80 26. Correo electrónico: a.beurier@christopheclaret.com

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica del tiempo. Nacido en Lyon en 1962, se titula en la Escuela de Relojería de Ginebra y icon…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica...
«cabinotier» de Roger Dubuis, quien le transmite los secretos de la restauración y le habla de los misterios de la complicación…

…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica del tiempo. Nacido en Lyon en 1962, se titula en la Escuela de Relojería de Ginebra y iconAlumnos que viajarán a lyon y ginebra como resultado del sorteo realizado el díA 21 de noviembre

…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica del tiempo. Nacido en Lyon en 1962, se titula en la Escuela de Relojería de Ginebra y iconNacido el 24 de agosto de 1899 en Buenos Aires, e hijo de un profesor,...

…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica del tiempo. Nacido en Lyon en 1962, se titula en la Escuela de Relojería de Ginebra y iconLa joven que amaba la lectura con pasióN

…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica del tiempo. Nacido en Lyon en 1962, se titula en la Escuela de Relojería de Ginebra y iconEscuela Joaquín Dopazo, escuela joven, en constante transformación

…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica del tiempo. Nacido en Lyon en 1962, se titula en la Escuela de Relojería de Ginebra y iconInvestigación: La relación juego escuela es compleja ya que incluye...

…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica del tiempo. Nacido en Lyon en 1962, se titula en la Escuela de Relojería de Ginebra y iconQue el joven identifique y conozca los valores que necesita fortalecer...

…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica del tiempo. Nacido en Lyon en 1962, se titula en la Escuela de Relojería de Ginebra y iconCuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una...

…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica del tiempo. Nacido en Lyon en 1962, se titula en la Escuela de Relojería de Ginebra y iconHacia una refundación del libro, la escuela y la españa joven del...

…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica del tiempo. Nacido en Lyon en 1962, se titula en la Escuela de Relojería de Ginebra y iconEl cuento del relojero






© 2015
contactos
l.exam-10.com