Capitulo II






descargar 76.74 Kb.
títuloCapitulo II
página2/3
fecha de publicación24.06.2015
tamaño76.74 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3

A. La sabiduría: Grado más alto del conocimiento. Conducta prudente en la vida o en los negocios. Conocimiento profundo en ciencias, letras o artes.

B. La fortaleza ,de Fortaleza; Fuerza y vigor. En la doctrina cristiana, virtud cardinal que consiste en vencer el temor y huir de la temeridad.

C. La justicia del latín iustitia: Derecho, razón, equidad. Conjunto de todas las virtudes, por el que es bueno quien las tiene. Aquello que debe hacerse según derecho o razón. Pena o castigo público. Ordinariamente se entiende por la divina disposición con que castiga o premia, según merece cada uno. Entre las cosas, cuando se dan o cambian unas por otras. Justicia distributiva: La que establece la proporción con que deben distribuirse las recompensas y los castigos. Administrar Justicia. Derecho, aplicar las leyes en los juicios civiles o criminales, y hacer cumplir las sentencias. Hacer justicia a alguien. Obrar en razón con él o tratarle según su mérito, sin atender a otro motivo, especialmente cuando hay competencia y disputa.

D. La templanza, del latín temperantia, moderación, sobriedad y continencia. . Benignidad del aire o clima de un país. Una de las cuatro virtudes cardinales, que consiste en moderar los apetitos y el uso excesivo de los sentidos, sujetándolos a la razón.

Platón no podía concebir la retórica al margen de la verdad, del latín, veritas, que significa conformidad de las cosas con el concepto que de ellas forma la mente. Conformidad de lo que se dice con lo que se siente o se piensa. Juicio o proposición que no se puede negar racionalmente.
Tenía conciencia que el uso de la retórica, si no estaba enmarcado en valores positivos, era peligroso para todos. Valor, del latín valor óris, definido como grado de utilidad o aptitud de las cosas, para satisfacer las necesidades o proporcionar bienestar o deleite. Cualidad de las cosas, en virtud de la cual se da por poseerlas cierta suma de dinero o equivalente. Alcance de la significación o importancia de una cosa, acción, palabra o frase. Cualidad del ánimo, que mueve a acometer resueltamente grandes empresas y a arrostrar los peligros, en sentido peyorativo, denotando osadía, y hasta desvergüenza. ¿Cómo tienes valor para eso? Tuvo valor de negarlo.
Subsistencia y firmeza de algún acto. Fuerza, actividad, eficacia o virtud de las cosas para producir sus efectos. Persona que posee o a la que se le atribuyen cualidades positivas para desarrollar una determinada actividad. Es un joven valor de la guitarra. Rédito, fruto o producto de una hacienda, estado o empleo. Equivalencia de una cosa a otra, especialmente hablando de las monedas. Cualidad que poseen algunas realidades, consideradas bienes, por lo cual son estimables.
Los valores tienen polaridad en cuanto son positivos o negativos, y jerarquía en cuanto son superiores o inferiores. La preocupación de Platón se intensificaba cuando expresaba que este uso inadecuado era especialmente peligroso para la juventud. Admite en su vejez, que la retórica puede ser un aporte limitado científicamente, pero útil para motivar a los ciudadanos.
5. DEMÓSTENES

Demóstenes nació en el año 384 AC. en el pueblo ateniense de Peania en el seno de una familia acomodada, por eso, su educación corrió pareja con los medios económicos de que disponía. El padre murió cuando él tenía 7 años y lo puso bajo la tutela de dos sobrinos. Este hecho hizo que su temperamento se volviera áspero e iracundo y su exterior descuidado y negligente, y hasta su cuerpo comenzó a debilitarse.

Al llegar a a la mayoría de edad, quiso recobrar su herencia y dedicarse a su administración. Pero, al entregarle lo que quedaba de la misma, comprobó que sus tutores habían dilapidado casi todo lo que le pertenecía. Su decisión fue llevarlos ante los tribunales, pero la ley exigía que fuera el acusador quien hablara personalmente en el juicio.

Pero, como se sabe, eso no era el fuerte de Demóstenes, que tenía dificultades de dicción y poca fuerza en su hablar. Es clásico el recuerdo que se hace de su entrenamiento con piedrecillas en la boca y a la orilla del mar, tratando de imponer su voz a la fuerte sonoridad de las rompientes olas marinas. En el año 364 intentó, por fin, demandar a sus tutores por el delito de despilfarro de su herencia. Su elocuencia le otorgó el triunfo, aunque los tutores se las arreglaron para no devolverle sus bienes, a pesar del veredicto favorable.

La juventud de Demóstenes coincide con una época de recuperación de Atenas de los rigores de la guerra. El espíritu ateniense iba sobreponiéndose poco a poco a su abatimiento e intuía la perspectiva de recobrar su poder. Atenas, apoyada por Tebas y Corinto, antiguas ciudades confederadas con Esparta, iba logrando reconquistar poco a poco su posición en el concierto helénico.

El año 371 A.C., Tebas toma la hegemonía de toda la Hélade, provocando con su crecimiento, la paz entre Atenas y Esparta, lo que otorga a Atenas la primacía indiscutible en el mar y legaliza la nueva liga mediante tratados internacionales. El año 369AC., Tebas invade el Peloponeso y Atenas firma una alianza con Esparta en contra de los tebanos. Demóstenes seguía en el retiro de su casa, preparándose para la vida política. En 363 es designado trierarca.

Su actividad central es la logografía, escribiendo discursos para otros, lo cual era una profesión lucrativa y formativa. Pero el salto a la oratoria política es inminente: aunque joven, sus circunstancias vitales le han templado. Filipo II ha aparecido en la escena de Grecia con todo el ímpetu de un rey joven y ambicioso.

Demóstenes será la encarnación viva del último espíritu de resistencia contra las ambiciones hegemónicas del macedón. Filipo obtiene el poder efectivo en Macedonia el año 359 de esa era. A partir de 357 los aliados de Atenas van defeccionando, concluyendo el proceso en 355 con un tratado que supone la derrota de Atenas.

Las personas adineradas, burguesas, pacifistas, realistas y prudentes rechazaban toda intervención en el exterior y pretendían solamente seguir una prudente política interior y económica. Aun sin formar parte de este partido, ésta parece ser la línea inicial de Demóstenes: paz en el exterior y fortalecimiento de la influencia conservadora de las clases pudientes en el interior.

Demóstenes percibe la tremenda amenaza que supone Filipo para la libertad de la ciudad y del mundo griego y analizando los movimientos del macedonio en Tracia, concluye que la cuestión no era intervención o no-intervención, sino como salvar la ciudad.
El gran orador se dirige al pueblo, pero se enfrentaba a una Atenas sin ideales, con horror al sacrificio, desunida, con un sistema democrático caduco y podrido y con una quinta columna de atenienses al servicio de Filipo que minaban la moral del pueblo, presentando a Filipo como el salvador de Grecia.
Demóstenes lucha contra los demás oradores que halagan al pueblo y le dicen lo que quiere escuchar. Las Filípicas son expresión de esta lucha ya que intentan hacer comprender al hombre de la calle el peligro que no veía con sus propios ojos y cuyo alcance no llegaba a comprender con la inteligencia.

En la primera Filípica (349) Demóstenes llama la atención sobre la necesidad de una decidida y enérgica preparación bélica contra Filipo: pide que se dupliquen los armamentos para que el Conquistador no sorprenda a Atenas, y pide que todos estén dispuestos a cumplir con su deber. El propio orador se ofrece para dirigir los asuntos económicos; pero sacar dinero de los ricos era casi imposible.

El dinero provendría del theorikon, el tesoro público, del cual se extraían recursos para financiar entradas para los indigentes a presenciar las tragedias. Sin embargo, la mayoría del pueblo prefería cualquier transacción, con tal de no perderse los espectáculos y quienes gobernaban, necesitaba tener al pueblo entretenido para tenerlo de su lado. Demóstenes no tuvo éxito, sólo después que Filipo invadió varias ciudades costeras del Egeo, se hizo evidente que había tenido razón.

Hasta los propios pacifistas pidieron la unión de los griegos contra Filipo, pero nadie respondió al llamamiento, lo que obligó al propio Demóstenes a recomendar hacer la paz con Filipo el invasor. En 346 Grecia quedó prácticamente dominada por el macedón. Tres años más tarde se produce un giro en la situación, se produce un cambio de gobierno y Demóstenes se convierte en el jefe político ateniense. Su programa de gobierno era claro: prudencia, aun a costa de humillaciones, paciencia, diplomacia y trabajo incesante hasta encontrar el momento oportuno para levantarse con éxito contra Filipo.

Demóstenes pronuncia la segunda Filípica en la época en que Filipo seguía estrechando el cerco sobre Atenas. En el año 341, Demóstenes pronuncia la tercera Filípica, destinada a la propaganda política en los estados neutrales. Trata de convencer al pueblo de que Filipo está en una guerra no declarada con Atenas: toda Grecia está en peligro porque nadie ha parado los pies a Filipo. Recuerda con palabras patéticas cómo toda la Grecia se había opuesto al poder Persa, por lo que todos deben unirse contra el peligro macedón. Las palabras del orador tuvieron un efecto positivo y diversas ciudades volvieron entrar en la causa ateniense. La cuarta Filípica, se conoce también en 341, exhorta a enviar una embajada a Persia, solicitando su ayuda como un mal menor, y lo obtiene.
En 324 Demóstenes es acusado de corrupción y encarcelado, huye a Egina y Trecén. A la muerte de Alejandro, que había reemplazado a su padre Filipo, vuelve a Atenas y organiza una liga de resistencia que será derrotada en 332, año de su suicidio. Demóstenes ha pasado a la historia como un patriota, como un eximio orador, de variedad de registros, hermosa composición y perfección de estilo.
Fue un orador profético que durante 16 años propugnó el enfrentamiento con Macedonia, fue un hombre noble, sincero y desinteresado, un orador de estilo complejo, elevado y natural, patético pero grave, de palabra viva, con buen uso de metáforas, imágenes, hipérboles, paradojas, etc.

Sin duda, hablamos del mejor orador de todos los tiempos, como lo reconoció el propio Cicerón, a quién nos referiremos más adelante.

EL PAPEL CLAVE DE ARISTOTELES.

Aristóteles, uno de los más grandes filósofos conocidos, nació en Estagira, Macedonia, en 384 AC. y murió en Calcis en 322 AC. Cuando tenía dieciocho años se trasladó a Atenas para formarse como filósofo en la Academia de Platón, donde permaneció durante los siguientes veinte años. Tras la muerte de Platón, Aristóteles dejó Atenas y vivió durante algún tiempo en Asia Menor. Posteriormente Filipo, rey de Macedonia, lo llamó a su corte y le encargó la educación de su hijo Alejandro, el que pasó a la historia como Alejandro Magno. Poco después de iniciar Alejandro su reinado, Aristóteles regresó a Atenas y allí fundó su propia escuela, el Liceo, donde desplegó una importante labor de investigación y enseñanza en las distintas ramas del saber, hasta que, debido a la temprana muerte de Alejandro, su protector, tuvo que hacer frente al sentimiento antimacedonio que estalló en Atenas, por las razones que hemos señalado anteriormente, sobre todo al hablar de Demóstenes. Acusado de ateísmo, tuvo que exilarse y se refugió en Calcis, capital de la isla de Eubea, donde moriría al año siguiente, el 322 AC, a los 62 años de edad.

Aristóteles, reconocido como uno de los más grandes pensadores que han habitado la Tierra, abordó diversos campos del conocimiento. Se dedicó, también, a observar el universo instituyendo, como resultado de sus investigaciones, un sistema geocéntrico, en el cual la Tierra se encontraba inmóvil en el centro mientras a su alrededor giraba el sol con otros planetas.

También habló del mundo sublunar, en el cual existía la corrupción, degeneración; y el mundo supralunar, perfecto. Esta teoría de la Tierra como centro del universo -que a su vez era considerado finito- perduró por varios siglos hasta que Copérnico en el siglo XVI cambió el concepto e introdujo una serie de paradigmas, concibiendo el sol como centro del universo. En el ámbito de la Filosofía, Aristóteles rechazó las teorías de Platón en las que decía que las Ideas eran la auténtica realidad.

Para él la Metafísica es la ciencia más general, por ser la ciencia del ser en cuanto ser. Trata sobre la filosofía primera y la teología y es identificada por el celebre Aristóteles con la sabiduría. Incursionó por la Física, concibiéndola como la ciencia que trata de las sustancias materiales. Estudió la naturaleza, las plantas y, por supuesto, la Antropología. Uno de sus temas sustantivos fue el de la Ética. Aristóteles considera que el fin que busca el hombre es la felicidad, que consiste en la actividad contemplativa. La ética desemboca en la política. Asimismo, Aristóteles considera al Estado como una especie de ser natural que no surge como fruto de un pacto o acuerdo. El hombre es un animal político que desarrolla sus fines en el seno de un comunidad.

La política del hombre se explica por su capacidad del lenguaje, único instrumento capaz de crear una memoria colectiva y un conjunto de leyes que diferencia lo permitido de lo prohibido. Más adelante nos referiremos a la visión de la sociedad que tenía Aristóteles. Para el estagirita, la Lógica es la disciplina filosófica que estudia la corrección o validez de los razonamientos.

En su visión de la lógica, Aristóteles distinguía entre la lógica dialéctica y la lógica analítica. La dialéctica comprueba las opiniones por su consistencia lógica. La analítica trabaja de forma deductiva a partir de principios que descansa sobre la experiencia y una observación precisa.

Al publicar Aristóteles La Retórica2, en el siglo IV A. C., esta disciplina entra en el círculo intelectual de la antigüedad clásica. El estagirita es esencial para la aceptación histórica de la retórica, ya que la define y expone su función. Aristóteles también tenía presente las características del público, sus creencias y sus sentimientos. Además, establece las siguientes categorías:

  1. El concepto de discurso

  2. Los géneros de oratoria

  3. Las acciones del orador

  4. Funciones de los oyentes


Según esta sólida concepción, la Retórica se alimenta de diversas fuentes:

  1. La lógica, del latín lógica, que significa ciencia que expone las leyes, modos y formas del conocimiento científico. Ciencia borrosa o difusa, la que admite una cierta incertidumbre entre la verdad o falsedad de sus proposiciones, a semejanza del raciocinio humano. Ciencia formal o matemática. La que opera utilizando un lenguaje simbólico artificial y haciendo abstracción de los contenidos. Ciencia natural. Disposición natural para discurrir con acierto sin el auxilio de la ciencia. Lógico, ca, del latín logicus, Dicho de una consecuencia: Natural y legítima. Dicho de un suceso, cuyos antecedentes justifican lo sucedido. Que la estudia y sabe.




  1. De la dialéctica, del latín dialéctica, arte de dialogar, argumentar y discutir. Método de razonamiento desarrollado a partir de principios. Capacidad de afrontar una oposición. En un enfrentamiento, apelación a algún tipo de violencia. La dialéctica de las armas. Relación entre opuestos. La dialéctica de vencedores y vencidos. En la doctrina platónica, proceso intelectual que permite llegar, a través del significado de las palabras, a las realidades trascendentales o ideas del mundo inteligible. En la tradición hegeliana, proceso de transformación en el que dos opuestos, tesis y antítesis, se resuelven en una forma superior o síntesis. Serie ordenada de verdades o teoremas que se desarrolla en la ciencia o en la sucesión y encadenamiento de los hechos. Dialéctico, ca , del latín dialecticus, perteneciente o relativo a la dialéctica. Persona que profesa la dialéctica.


1   2   3

similar:

Capitulo II iconCapítulo I: Las cegueras del conocimiento: el error y la ilusión...

Capitulo II iconCapítulo: novela histórica lean el capítulo 14. Primera persona extraído...

Capitulo II iconSinopsis Capítulo Capítulo 21. Capítulo 41

Capitulo II iconEn el capítulo 4 del libro sobre teoría de la comunicación, perspectivas...

Capitulo II iconSegunda parte mapas del viaje interior capítulo Lecciones espirituales...

Capitulo II iconCapítulo 1

Capitulo II iconCapítulo I

Capitulo II iconCapítulo I

Capitulo II iconCapítulo I

Capitulo II iconCapítulo 1






© 2015
contactos
l.exam-10.com