Las églogas texto 1 (p. 374 del libro de texto)






descargar 153.54 Kb.
títuloLas églogas texto 1 (p. 374 del libro de texto)
página1/4
fecha de publicación06.04.2017
tamaño153.54 Kb.
tipoLibro de texto
l.exam-10.com > Documentos > Libro de texto
  1   2   3   4
TEXTOS DE GARCILASO DE LA VEGA


LAS ÉGLOGAS TEXTO 1 (p. 374 del libro de texto)
En ellas culmina el talento poético de Garcilaso. La Égloga I es la obra más famosa del poeta. Consta de 421 versos distribuidos en estancias. En ella, Salicio se duele por la infidelidad de su amada Galatea; y Nemoroso cuenta el amor que sintió por Elisa y llora su muerte:


El dulce lamentar de dos pastores,

Salicio juntamente y Nemoroso

he de cantar sus quejas imitando;

cuyas ovejas al cantar sabroso

estaban muy atentas, los amores

de pacer olvidadas, escuchando […]

Saliendo de las ondas encendido

rayaba de los montes el altura

del sol, cuando Salicio, recostado

al pie de una alta haya en la verdura,

por donde una agua clara con sonido

atravesaba el fresco y verde prado,

él, con canto acordado

al rumor que sonaba

del agua que pasaba

se quejaba tan dulce y blandamente

como si no estuviera de allí ausente

la que de su dolor culpa tenía;

y así como presente

razonando con ella le decía:
SALICIO
¡Oh más dura que mármol a mis quejas,

y al encendido fuego en que me quemo

más helada que nieve, Galatea!

Estoy muriendo, y aún la vida temo;

témola con razón, pues tú me dejas:

que no hay, sin ti, el vivir para qué sea.

Vergüenza he que me vea

ninguno es tal estado,

de ti desamparado,

y de mí mismo yo me corro agora.

¿De un alma te desdeñas ser señora,

donde siempre moraste, no pudiendo

della salir un hora?

Salid sin duelo, lágrimas , corriendo. […]
Por ti el silencio de la selva umbrosa,

por ti la esquividad y apartamiento

del solitario monte me agradaba;

por ti la verde hierba, el fresco viento,

el blanco lirio y colorada rosa

y dulce primavera deseaba.

¡Ay ,cuánto me engañaba!

¡Ay, cuán diferente era

y cuán de otra manera

lo que en tu falso pecho se escondía!

Bien claro con su voz me lo decía

la siniestra corneja repitiendo

la desventura mía.

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. […]
Tu dulce habla ¿en cúya oreja suena?

tus claros ojos ¿a quién los volviste?

¿por quién tan sin respeto me trocaste?

Tu quebrantada fe ¿dó la pusiste?

¿Cuál es el cuello que, como en cadena

de tus hermosos brazos anudaste?

No hay corazón que baste

aunque fuese de piedra

viendo mi amada yedra

de mí arrancada, en otro muro asida

y mi parra en otro olmo entretejida

que no se esté con llanto deshaciendo

hasta acabar la vida.

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. […]
……Con mi llorar las piedras enternecen

su natural dureza y la quebrantan;

los árboles parece que se inclinan;

las aves que me escuchan, cuando cantan,

con diferente voz se condolecen

y mi morir cantando me adivinan.

Las fieras que reclinan

su cuerpo fatigado,

dejan el sosegado

sueño por escuchar mi llanto triste.

Tú sola contra mí te endureciste,

los ojos aun siquiera no volviendo

a los que tú hiciste.

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. […]
Materia diste al mundo de esperanza

de alcanzar lo imposible y no pensado

y de hacer juntar lo diferente,

dando a quien diste el corazón malvado,

quitándolo de mí con tal mudanza

que siempre sonará de gente en gente.

la cordera paciente

con el lobo hambriento

hará su ayuntamiento,

y con las simples aves sin ruïdo

harán las bravas sierpes ya su nido,

que mayor diferencia comprendo

de ti al que has escogido.

Salid, sin duelo, lágrimas corriendo […]
NEMOROSO
Corrientes aguas puras, cristalinas;

árboles que os estáis mirando en ellas,

verde prado de fresca sombra lleno,

aves que aquí sembráis vuestras querellas,

hiedra que por los árboles caminas,

torciendo el paso por su verde seno;

yo me vi tan ajeno

del grave mal que siento,

que de puro contento

con vuestra soledad me recreaba,

donde con dulce sueño reposaba,

o con el pensamiento discurría

por donde no hallaba

sino memorias llenas de alegría.

Y en este mismo valle, donde agora

me entristezco y me canso, en el reposo

estuve tan contento y descansado.

¡Oh bien caduco, vano y presuroso!

Acuérdate durmiendo aquí algún hora,

que despertando, a Elisa vi a mi lado,

¡Oh miserable hado!

¡Oh tela delicada

antes de tiempo dada

a los agudos filos de la muerte!

Más convenible fuera aquesta suerte

a los cansados años de mi vida,

que es más que el hierro fuerte,

pues no la ha quebrantado tu partida.
¿Dó están agora aquellos claros ojos

que llevaban tras sí, como colgada,

mi alma, doquier que ellos se volvían?

¿Dò está la blanca mano delicada,

llena de vencimientos y despojos

que de mi mis sentidos le ofrecían?

Los cabellos que veían

con gran desprecio al oro

como a menor tesoro

¿adónde están? ¿adónde el blanco pecho?

¿Dó la columna que el dorado techo

con proporción graciosa sostenía?

Aquesto todo agora ya se encierra,

por desventura mía,

en la oscura, desierta y dura tierra.
¿Quién me dijera, Elisa, vida mía,

cuando en aqueste valle al fresco viento

andábamos cogiendo tiernas flores,

que había de ver con largo apartamiento

venir el triste y solitario día

que diese amargo fin a mis amores?

El cielo en mis dolores

cargó la mano tanto

que a sempiterno llano

y a triste soledad me ha condenado;

y lo que siento más es verme atado

a la pesada vida y enojosa,

solo, desamparado,

ciego sin lumbre en cárcel tenebrosa.
Después que nos dejaste nunca pace

en hartura el ganado ya, ni acude

el campo al labrador con mano llena.

No hay bien que en mal no se convierta y mude:

la mala hierba al trigo ahoga, y nace

en lugar suyo la infelice avena

la tierra que de buena

gana nos producía

flores con que solía

quitar en solo verlas mis enojos

produce agora en cambio estos abrojos,

ya de rigor de espinas intratable:

yo hago con mis ojos,

crecer, llorando , el fruto miserable.

PAUTAS PARA EL COMENTARIO


  1. El poema está compuesto en estancias. Determina las características métricas de esta estrofa (número de versos, medida de los mismos, rima…) Comprueba si el esquema métrico se repite en todas las estrofas

  2. El concepto de amor en Garcilaso: ¿qué ideas típicas del neoplatonismo se pueden encontrar en este fragmento? Justifica tu respuesta con ejemplos extraídos del texto.

  3. Salicio y Nemoroso constituyen trasposiciones del propio autor, que plasma sus sentimientos amorosos desdoblándose en dos personajes distintos y en dos actitudes vitales también diversas. ¿Qué diferencias se encuentran entre uno y otro? ¿Cómo se pueden explicar? ¿Qué relación tienen con la experiencia personal del propio autor?

  4. Tanto en la intervención de Salicio como en la de Nemoroso se pone de manifiesto la relación íntima entre el amor y la naturaleza. Señala pasajes en los que se refleja esta idea. ¿Con qué elementos y recursos sugiere Garcilaso la belleza y armonía de la naturaleza? Sin embargo, la ausencia de la amada produce una transformación radical en el universo que se vuelve desordenado y cruel. ¿En qué pasajes y con qué imágenes ilustra el autor esta idea?

  5. La idealización de la naturaleza es bien clara en el comienzo de la intervención de Nemoroso, pero también en las palabras de Salicio. Comenta el uso de la adjetivación como recurso fundamental para lograr tal idealización. Por otro lado, aparece en algún momento como confidente del enamorado: señálalo y explícalo.

  6. Analiza la descripción tópica de la amada que aparece en estos versos.


ODA A LA FLOR DE GNIDO TEXTO 4 (p. 376 del libro de texto)

Un amigo de Garcilaso, estando en Nápoles, le pidió que le escribiera una canción dedicada a una dama de quien estaba enamorado. El poeta accedió: invoca a la dama rogándole que corresponda a su galán y le recuerda a la ninfa Anaxárete, a quien los dioses convirtieron en piedra por no amar. Esta canción es el primer poema español escrito en liras, la estrofa recibió el nombre porque la palabra lira aparece en el primer verso.

A LA FLOR DE GNIDO

Si de mi baja lira


tanto pudiese el son, que en un momento

aplacase la ira

del animoso viento,

y la furia del mar y el movimiento,
y en ásperas montañas

con el suave canto enterneciese

las fieras alimañas

los árboles moviese

y al son confusamente los trajese,
no pienses que cantado

sería de mí, hermosa flor de Gnido,

el fiero Marte airado,

a muerte convertido,

de polvo y sangre y de sudor teñido
ni aquellos capitanes

en las sublimes ruedas colocados,

por quien los alemanes,

el fiero cuello atados,

y los franceses van domesticados.

Mas solamente aquella

fuerza de tu beldad sería cantada,

y alguna vez con ella

también seria notada

el aspereza con que estás armada;
y cómo por ti sola,

y por tu gran valor y hermosura

convertido en vïola,

llora su desventura

el miserable amante en su figura […]
Hablo aquí de aquel cativo

de quien tener se debe más cuidado,

que está muriendo vivo

al remo condenado,

en la concha de Venus amarrado […]
Hágale temerosa

el caso de Anaxárate, y cobarde,

que de ser desdeñosa

se arrepintió muy tarde,

y así su alma con su mármol arde. […]
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Las églogas texto 1 (p. 374 del libro de texto) iconUn libro de texto. Indica qué se describe en este texto

Las églogas texto 1 (p. 374 del libro de texto) iconLa lírica del barroco
«amor cortés» (pág. 217 del libro de texto, pregunta 1) e indica qué característica del amor cortés se dan en el Texto 2

Las églogas texto 1 (p. 374 del libro de texto) icon1. La organización del contenido (o de las ideas) del texto
«concepto», «definición», «condiciones», «etapas», «conclusión», etc. Del resultado de esta operación dependerá en gran parte el...

Las églogas texto 1 (p. 374 del libro de texto) iconEl texto es un fragmento del libro IV

Las églogas texto 1 (p. 374 del libro de texto) iconEncontrar(Texto que deseamos buscar; Dentro del texto; Número de posición inicial)

Las églogas texto 1 (p. 374 del libro de texto) iconTexto de Rafael Squirru en el prólogo del libro

Las églogas texto 1 (p. 374 del libro de texto) iconTesis (idea o pensamiento central que sostiene el texto) que defiende...
«Las relaciones entre los intereses económicos y políticos de las grandes potencias y las guerras existentes en el mundo actual»...

Las églogas texto 1 (p. 374 del libro de texto) iconLección Nº 1 Parte del texto fue condensado del libro "El Sendero del Mago"

Las églogas texto 1 (p. 374 del libro de texto) iconLección Nº 1 Parte del texto fue condensado del libro "El Sendero del Mago"

Las églogas texto 1 (p. 374 del libro de texto) iconTexto retirado del libro Memoria del Fuego III: El siglo del viento






© 2015
contactos
l.exam-10.com