Programa lectura, expresión oral y escrita I






descargar 273.72 Kb.
títuloPrograma lectura, expresión oral y escrita I
página3/7
fecha de publicación05.04.2017
tamaño273.72 Kb.
tipoPrograma
l.exam-10.com > Documentos > Programa
1   2   3   4   5   6   7

VARIACIONES DE LA LENGUA

Jerga
Se llama jerga a la lengua especial que usan familiarmente los individuos de ciertos oficios y actividades. Incluye palabras nuevas o compuestas. Entre otras: la jerga de los toreros, de los mecánicos, de los albañiles, de los carpinteros, de los carniceros, etc. Ejemplos de jerga deportiva:
Baseball: Acosta blanqueó al Tabasco 2-O. El tocador más seguro de la línea falló en sacrificio elevado de foul al catcher Rosas.
Football: Tremenda goliza de las chivas a los canarios del América 5-1. El goleador invadió la cancha y coló un cañonazo.
Toros: Destello en el quinto pero el astado se volvió mas quedado, salió con un remoquete y empilonó.
Caló
Caló es un conjunto de términos de origen impreciso y de significación dudosa. El caló lo emplean en determinados sectores sociales. Hay un caló empleado por estudiantes por delincuentes, caló de determinados barrios, etc. Ejemplos: nel, en lugar de no. Luz en vez de dinero. Simón, en vez de si. El caló es apocopado. En vez de compañero:

compa, ñero, compita, ñeris, ñis y hasta is, que también se emplea como sí.
Las necesidades de los que emplean el calé determinan el uso de su lengua. Es uso se convierte en la norma del gremio que lo utiliza.

Modismos

Se llaman modismos a la “manera de decir tan propia de una lengua, que suele traspasar las leyes comunes de la gramática o de la diaria construcción”. Formas analógicas del modismo son el refrán, el adagio y el proverbio.
Los modismos son términos peculiares que son empleados en una determinada región. Los regionalismos son modismos. Ejemplos:

Es Benjamín de la familia por: Es el menor de los hijas. Tengo seis chilpayates por: tengo tres hijos.

En el norte del país son ejemplos: Ese bato ya no vino, o Ese huerco ya no vino ese muchacho o ese niño ya no vinieron.
Otros ejemplos:
Aquí hay gato encerrado.

A tontas y a locas.

A pie juntillas.

A ojo de buen cubero.

Cerrar a piedra y lodo.
La diferencia entre modismo y caló es que mientras que el modismo es usado, comprendido y prácticamente aceptado en toda una región, el caló es hermético, de sentido, empleado y entendido únicamente por un pequeño grupo social o barrio. El modismo es abierto y se usa francamente. El caló es una defensa para que los extraños no comprendan lo que se dice. En el barrio de Tepito, el caló se utiliza contra cuerpos represivos cuando “peinan” arbitrariamente la zona.
Ejemplos:
Lean y escuchen variantes del habla del mexicano! Procuren imitar la entonación.
Diálogo
—Comadrita, estoy apenada porque hoy sí se me hizo retetarde. Pero todo fue por culpa del prieto que se pone de necio y no quiere levantarse.

—No se mortifique, doña Seve, lo más peor es que ya se me hacia que no venía, y pensaba: donde no llegue.., y empiece a llover, porque usted se demoró mucho, tendré que ir a la vecindad por una manta y una sombrilla, porque sólo así podremos ir al panteón a acompañar a dona Chuchita a enterrar al hoy difunto don Casimiro.
Ahora, un texto yucateco-.
Recuerdo las vaquerias. Los huiniques y sus xunes asistían con sus trajes bordados en xochichi los dzules sus esposas también bailaban las jaranas que tocaba la orquesta de Tizimín.

Las xunes empujaban a sus xtupes, para que salieran a bailar porque no querían xnucniñas en su nah.

Ellas declan: —Ma, ma, no bailo, es un xcomopal. yo quiero bailar con un dzul. Las xunes puruxes se reían y los malix-peques. corrían detrás de nosotros.
Glosario:

Dzules: señores, caballeros; xtupes las más pequeñas de la familia; xnucnñas solteronas: nah: casa; xcomopal: muchacho joven, adolescente; huiniques: indios; puruxes: gordas; xunes: señoras; malix-peques: perros callejeros; xocbichul: punto de cruz.
Diálogo entre oaxaqueña: un norteño y una vendedora


Luis.

Vendedora

Luis.

Vendedora.

Luis.
Vendedora Luis


¿Qué tienes de comer?

Totopos, tasajo, empanadas de amarillo

Morrita, no te entiendo, ¿tienes machaca?

No me llamo morrita y no sé qué es machaca

Acompáñame al parqueadero y por los menos compro una soda,

¿A dónde? ¡No te entiendo!

Allá, donde se ve la troca y va caminando ese güero vichi.


Tema: EL PÁRRAFO

Objetivo: conocer los tipos de párrafos y su importancia

Enseñanza--- aprendizaje: el docente dejará que alumno identifique los párrafos en un texto e intente, con ayuda del docente, clasificarlos.
Se denomina párrafo a cada una de las partes de un escrito o discurso, que comienza con mayúsculas -la letra inicial de la primera palabra del primer renglón y finaliza con punto y aparte.

El párrafo puede estar constituido por una o más oraciones. Generalmente, contiene una idea central a la cual se le integran otras de carácter secundario y complementario, relacionadas entre sí. Esta relación se establece con la puntuación y mediante el empleo de nexos lógicos (conjunciones y preposiciones) y expresiones de enlace que expresan el tipo de relación que guardan entre sí. Un párrafo es claro y coherente cuando la organización de las oraciones es adecuada, bien distribuida y ordenada.


Estructura del párrafo

FORMA

CONTENIDO

Comienza con ni ay Lis cu la. Finaliza con punto y aparte

Puede estar integrado por una oración o varias

Oración principal

Oraciones modificadas

UNIDAD Y COHERENCIA

Orden lógico

Empleo de la puntuación y nexos (preposiciones y conjunciones), y expresiones de enlace

Causa —- efecto

Efecto — causa

Definición, detalles y particulares, análisis, comparación, contraste


Subtema: Tipos de párrafos
El párrafo en la estructuración del texto

Las funciones del párrafo en un texto son de gran importancia, porque favorecen la comprensión del lector, ya que preparan, explican u organizan el cuerpo de la obra.

Los textos se encuentran estructurados por párrafos que tienen diferentes funciones y se clasifican en: introductorios, transitivos, conceptuales, explicativos y conclusivos.


  • El párrafo introductorio

El párrafo introductorio, también conocido como párrafo de entrada, es el que utiliza el autor para involucrar al lector en el asunto que trata el texto, a través del interés que despierta exponiendo la razón o propósito de su escrito.

En este párrafo es frecuente que se sugiera la organización del trabajo con el fin de proporcionar una idea breve, general y clara del contenido y ésta coincide con él título. Además incluye el marco teórico, es decir, ayuda al receptor a ubicarse dentro del tiempo y el espacio.

  • El párrafo transitivo

El párrafo transitivo es el que contiene las ideas expuestas con anterioridad y que sirven de nexo para explicar de manera coherente y ordenada un planteamiento.

Este párrafo propicia que exista ilación entre las oraciones, ya que se complementan unas con otras porque hablan de lo mismo. También nos indica lo que se va a desarrollar a través de expresiones como: en seguida, antes de, a continuación, lo siguiente, etc. Estos términos nos ayudan a integrar lo que se lee porque contribuyen a comprender la idea que forma parte de una estructura general, que es el tema del texto.


  • El párrafo conceptual.

Los párrafos conceptuales son aquellos que definen los términos de un texto para poder desarrollar explicaciones claras sobre aspectos específicos.

Los párrafos conceptuales son importantes dentro de un texto porque puntualizan y diferencian las características de los vocablos empleados que aluden a procesos, objetos, fenómenos, etc. Es necesario que el autor precise la significación de los conceptos básicos que utiliza dentro de su trabajo, ya que si no concreta su significado el lector puede hacer una mala interpretación, entiende sólo de manera parcial el contenido o no logra alcanzar el objetivo que se persigue comunicar.

  • El párrafo explicativo

El autor, a través de los párrafos explicativos, expone de manera ordenada un conjunto de fenómenos que justifican las causas que intervienen dentro de ellos, así como las circunstancias que provoca un determinado hecho.

Estos párrafos son importantes porque el emisor del discurso da a conocer las razones de su trabajo y clasifica sus argumentos y los defiende de posturas contrarias. Así cómo también, jerarquiza las ideas principales y las secundarias a través de explicaciones concisas que amplían o ejemplifican lo mencionado en los párrafos conceptuales con el fin de lograr una mejor comprensión en el lector.


  • El párrafo conclusivo

El párrafo conclusivo es el estructurado por un conjunto de oraciones que están ligadas a la idea principal y argumentan decisivamente el final de un texto.

Cuando un investigador expone su obra, frecuentemente da sugerencias a través de este tipo de párrafos, señalando los fenómenos que aún se deben investigar o propone metodologías para trabajos posteriores: También hace referencia a la utilidad de su tarea sintetizando los aspectos más importantes del problema que estudió.

Ejercicio: Lea con atención el siguiente texto y de acuerdo con la información anterior diga de que tipo es cada párrafo.
Fragmento del texto Ética para Amador
Por todas partes te lo van a decir de modo que no tendremos más remedio que hablar también un poco de ello. «¡La política es una vergüenza, una inmoralidad! ¡Los políticos no tienen ética!»: ¿a que has oído repetir cosas así un millón de veces? Como primera norma, en estas cuestiones de las que venimos hablando, lo más prudente es desconfiar de quienes creen que su «santa» obligación consiste en lanzar siempre rayos y truenos morales contra la gente en general, sean los políticos, las mujeres, los judíos, los farmacéuticos o el pobre y simple ser humano tomado como especie. La ética, ya lo hemos dicho pero nunca viene mal repetirlo, no es un arma arrojadiza ni munición destinada a pegarle buenos cañonazos al prójimo en su propia estima. Y mucho menos al prójimo en general, igual que sí a los humanos nos hiciesen en serie como a los donuts. Para lo único que sirve la ética es para intentar mejorarse a uno mismo, no para reprender elocuentemente al vecino; y lo único seguro que sabe la ética es que el vecino, tú, yo y los demás estamos todos hechos artesanalmente, de uno en uno, con amorosa diferencia. De modo que a quien nos ruge al oído: «¡Todos los... (Políticos, negros, capitalistas, australianos, bomberos, lo que se prefiera) son unos inmorales y no tienen ni pizca de ética!», se le puede responder amablemente: «Ocúpate de ti mismo, so capullo, que más te vale», o cosa parecida.
Ahora bien: ¿por qué tienen tan mala fama los políticos? A fin de cuentas, en una democracia política somos todos, directamente o por representación de otros. Lo más probable es que los políticos se nos parezcan mucho a quienes les votamos, quizá incluso demasiado; si fuesen muy distintos a nosotros, mucho peores o exageradamente mejores que el resto, seguro que no les elegiríamos para representarnos en el gobierno. Sólo los gobernantes que no llegan al poder por medio de elecciones generales (como los dictadores, los líderes religiosos o los reyes) basan su prestigio en que se les tenga por diferentes al común de los hombres. Como son distintos a los demás (por su fuerza, por inspiración divina, por la familia a que pertenecen o por lo que sea) se consideran con derecho a mandar sin someterse a las urnas ni escuchar la opinión de cada uno de sus conciudadanos. Eso sí, asegurarán muy serios que el «verdadero» pueblo está con ellos, que la «calle» les apoya con tanto entusiasmo que no hace falta ni siquiera contar a sus partidarios para saber si son muchos o menos de muchos. En cambio, quienes desean alcanzar sus cargos por vía electoral procuran presentarse al público como gente corriente, muy «humanos», con las mismas aficiones, problemas y hasta pequeños vicios que la mayoría cuyo refrendo necesitan para gobernar. Por supuesto, ofrecen ideas para mejorar la gestión de la sociedad y se consideran capaces de ponerlas competentemente en práctica, pero son ideas que cualquiera debe poder comprender y discutir, así como tienen que aceptar también la posibilidad de ser sustituidos en sus puestos si no son tan competentes como dijeron o tan honrados como parecían. Entre esos políticos los habrá muy decentes y otros caraduras y aprovechados, como ocurre entre los bomberos, los profesores, los sastres, los futbolistas y cualquier otro gremio. Entonces, ¿de dónde viene su notoria mala fama?
Para empezar, ocupan lugares especialmente visibles en la sociedad y también privilegiados. Sus defectos son más públicos que los de las restantes personas; además, tienen más ocasiones de incurrir en pequeños o grandes abusos que la mayoría de los ciudadanos de a pie. El hecho de ser conocidos, envidiados e incluso temidos tampoco contribuye a que sean tratados con ecuanimidad. Las sociedades igualitarias, es decir, democráticas, son muy poco caritativas con quienes escapan a la media por encima o por abajo: al que sobresale, apetece apedrearle; al que se va al fondo, se le pisa sin remordimiento. Por otra parte, los políticos suelen estar dispuestos a hacer mas promesas de las que sabrían o querrían cumplir. Su clientela se lo exige: quien no exagera las posibilidades del futuro ante sus electores y hace mayor énfasis en las dificultades que en las ilusiones, pronto se queda solo. Jugamos a creernos que los políticos tienen poderes sobrehumanos y luego no les perdonamos la decepción inevitable que nos causan. Si confiásemos menos en ellos desde el principio, no tendríamos que aprender a desconfiar tanto de ellos más tarde. Aunque a fin de cuentas siempre es mejor que sean regulares, tontorrones y hasta algo «chorizos», como tú o como yo, mientras sea posible criticarles, controlarles y cesarles cada cierto tiempo; lo malo es cuando son «Jefes» perfectos a los cuales, como se suponen a sí mismos siempre en posesión de la verdad, no hay modo de mandarles a casa más que a tiros...
Dejemos en paz a los señores políticos, que bastantes jaleos provocan ya sin nuestra ayuda. Lo que a ti y a mí nos importa ahora es si la ética y la política tienen mucho que ver y cómo se relacionan. En cuanto a su finalidad, ambas parecen fundamentalmente emparentadas: ¿no se trata de vivir bien en los dos casos? La ética es el arte de elegir lo que más nos conviene y vivir lo mejor posible; el objetivo de la política es el de organizar lo mejor posible la convivencia social, de modo que cada cual pueda elegir lo que le conviene. Como nadie vive aislado (ya te he hablado de que tratar a nuestros semejantes humanamente es la base de la buena vida), cualquiera que tenga la preocupación ética de vivir bien no puede desentenderse olímpicamente de la política. Sería como empeñarse en estar cómodo en una casa pero sin querer saber nada de las goteras, las ratas, la falta de calefacción y los cimientos carcomidos que pueden hacer hundirse el edificio entero mientras dormimos...
1   2   3   4   5   6   7

similar:

Programa lectura, expresión oral y escrita I iconEstrategias de animación a la lectura y el desarrollo de la expresión oral y escrita

Programa lectura, expresión oral y escrita I iconPreferencia por la lectura y la expresión oral y escrita. Servicio social

Programa lectura, expresión oral y escrita I iconCursos y Talleres de expresión oral y expresión escrita, para hablar...

Programa lectura, expresión oral y escrita I iconNombre de la asignatura: Expresión Oral y Escrita II

Programa lectura, expresión oral y escrita I iconLiteratura Universal y Expresión Oral y Escrita Curso: 5º División

Programa lectura, expresión oral y escrita I iconDe "discurso argumentativo", y hace referencia tanto a la expresión...

Programa lectura, expresión oral y escrita I iconComunicación oral: Comprensión oral y Expresión oral

Programa lectura, expresión oral y escrita I iconUna reseña es básicamente una presentación (oral o escrita) de la...

Programa lectura, expresión oral y escrita I iconComprensión oral. Expresión oral

Programa lectura, expresión oral y escrita I iconEl curso de Español b – Año 1 permite al alumno ampliar sus habilidades...






© 2015
contactos
l.exam-10.com