AndalucíA. Propuesta pedagógica






descargar 1.18 Mb.
títuloAndalucíA. Propuesta pedagógica
página14/21
fecha de publicación01.04.2017
tamaño1.18 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   21

F. LA DISTRIBUCIÓN DEL TIEMPO
F.1. El tiempo y la actividad en la Educación infantil
La organización del tiempo es un aspecto de gran relevancia en el proceso educativo, por lo que exige una planificación sistemática con el fin de vincular cada actividad a momentos significativos que den sentido a lo que acontece. Para su organización tendremos en cuenta los siguientes aspectos recogidos por autores como Gallego Ortega (2007) y Sainz de Vicuña (2003) y perfilados desde nuestra propia experiencia y reflexión:


  • Psicología evolutiva y de la instrucción. Características del alumnado en función de la edad, del grupo, necesidades, intereses y motivaciones, ritmo de aprendizaje de cada alumno, curvas de atención y fatiga, respetando la globalidad del niño/a.

  • Organización general del centro: recursos espaciales, materiales y personales, horarios de especialistas (lengua extranjera, religión, PT, AL, música,…), tipo de jornada (continua o partida), momento del año (septiembre y junio, 1 hora lectiva menos)

  • Calendario escolar. Aunque viene determinado por la Administración, es necesario que tengamos en cuenta momentos significativos como las fiestas escolares, la vuelta de vacaciones largas, cumpleaños, salidas fuera del centro, celebración de efemérides, etc.

  • Tipo de actividad, distribuyéndolas según:

      • El índice ponogénico (las que exigen mayor concentración y atención con otras actividades de descanso y juego).

      • Los ritmos (flexibilidad para atender a la individualidad).

      • Las rutinas del aula (asamblea, aseo, desayuno, resolución de conflictos, etc.) que sirven al alumnado para orientarse en el tiempo.

      • El lugar donde se realicen: sala de psicomotricidad, sala de audiovisuales e informática, y biblioteca.


Atendiendo a estos aspectos, estableceremos las rutinas del aula o marcos de referencia temporal, respetando los ritmos de aprendizaje, madurativos y fisiológicos, y utilizando ritos para guiar a los alumnos en el desarrollo de la jornada, pudiendo anticipar lo que va a suceder y realizar la actividad cada vez con mayor autonomía.
Las rutinas cotidianas son actividades que responden a necesidades básicas del alumnado a nivel tanto físico como afectivo, social e intelectual. En nuestra aula consideraremos rutinas de asamblea, de trabajo individual, de juego, de higiene y alimentación, resolución de conflictos, momento cuento…. Es muy importante establecerlas muy claramente desde inicio de curso puesto que proporcionan regularidad en la vida escolar del niño y le permitan interiorizar secuencias temporales.
Por otro lado, las rutinas no deben convertirse en algo rígido y obligatorio, sino que deben contribuir a generar climas seguros, estables y a facilitar la creación de hábitos y modos de actuar en los niños/as.
En la distribución del tiempo tendremos en cuenta el tratamiento equilibrado de las diferentes áreas, incluyendo dentro de la jornada sesiones dedicadas a la iniciación del aprendizaje de la lectura y de la escritura, y a la representación numérica y al aprendizaje del cálculo matemático.
Con respecto al área de Lengua Extranjera consideramos conveniente poder organizar los horarios de manera que se reserve una sesión semanal de asamblea para favorecer y potenciar el aspecto de lenguaje oral y de comunicación en otro idioma.
Por último, cabe destacar que según la Orden del 5 de agosto de 2008 el horario lectivo será de 25 horas semanales.
F.2. Criterios para una adecuada distribución y organización temporal
Siguiendo la aportación de Gallego Ortega (2007) y Sainz de Vicuña (2003), algunos de los criterios, para la organización del tiempo, son:


  • Partir de la edad de los/as niños/as.

  • Respetar su desarrollo psicoevolutivo.

  • Atender a las necesidades, intereses y motivaciones del grupo/niño/a. (flexibilidad)

  • Contemplar los ritmos individuales. (flexibilidad)

  • Adecuarlo a la distribución espacial y a los recursos materiales y personales.

  • Respetar la globalidad del niño/a, evitando las segmentaciones arbitrarias.

  • Disponer de ritmos, frecuencias y rutinas de forma equilibrada.

  • Atender a la organización general del centro.

  • Ofrecer al alumnado un marco temporal regular, estable, con puntos fijos de apoyo (las rutinas) que le sirven para orientarse en el tiempo. (estabilidad)



G. LA SELECCIÓN Y ORGANIZACIÓN DE LOS RECURSOS DIDÁCTICOS Y MATERIALES
G.1. Tipología de materiales. La importancia de los materiales para estimular las inteligencias desde una concepción integradora (juego y aprendo)

Seguimos configurando nuestra propuesta concretando, en este apartado, la forma en que seleccionamos y organizamos los distintos tipos de recursos materiales de acuerdo con los criterios que presiden los restantes medios didácticos.
Entendemos los recursos materiales como soportes físicos de distinta naturaleza (impresos, audiovisuales, informáticos, de representación) y funcionalidad (equipamiento, material curricular, material de apoyo) que se utilizan para desarrollar la intervención educativa, y constituye un instrumento de primer orden en el desarrollo del proceso de enseñanza aprendizaje ya que son utilizados por los niños para llevar a cabo su actividad y sus juegos. Presentamos a continuación la variedad de materiales que emplearemos en nuestro centro:
G.1.1. Material de equipamiento
Por él entendemos el mobiliario propio del aula en el que desarrollamos la actividad educativa. No sólo es el soporte general; en muchas ocasiones, será la base para organizar propuestas didácticas concretas (educación sensomotriz, clasificaciones, juegos lógicos. Está formado por:


  • Estanterías: la mayor parte de ellas adaptadas a la altura de los niños para facilitar el acceso a los materiales. Algunas están fuera de su alcance para colocar materiales cuya manipulación exija la vigilancia y orientación del adulto.

  • Armarios: con cajones que puedan cerrarse con llave, para guardar materiales delicados como los audiovisuales, documentos del maestro, etc.

  • Mesas y sillas: adecuados a la altura de los niños y las niñas. Dan flexibilidad a la conformación del aula pudiendo agruparlas todas juntas, en “u” o en pequeños grupos. Tanto las sillas como las mesas están hechas de materiales resistentes, lavables y con los cantos redondeados.

  • Percheros y casilleros: para guardar objetos personales y trabajos de forma individual y ordenada. Éstos estarán debidamente etiquetados para que cada alumno reconozca el suyo.

  • Cajas o contenedores: para almacenar y guardar los materiales; muchas de ellas transparentes a fin de poder visualizar lo que hay dentro. Todos estarán debidamente etiquetados indicando su contenido como elemento para estimular la lectoescritura. Permiten una manipulación segura por parte de los niños y niñas (poco pesados, con cantos redondeados, sin tapas pesadas, etc.).

  • Elementos separadores como cortinas, biombos, celosías… que permitirán diferenciar distintas zonas de actividad en el aula.

  • Pizarras: digitales, tradicionales, blancas para vileda o magnéticas para letras, Entre ellas, hay alguna pizarra móvil para trabajar la lectoescritura en cualquier rincón.


Queremos subrayar también la atención que prestamos a que el equipamiento sea rico, variado, estimulante pero necesario, no excesivo para garantizar que el aula tenga espacio libre que permita el desarrollo de actividades de movimiento.
G.1.2. Material didáctico

Los materiales didácticos que empleamos son todos aquellos objetos, instrumentos, etc. con los que el niño puede relacionarse en su entorno escolar, independientemente de que hayan sido elaborados o no con fines educativos (Gallego Ortega, 2007).

Nos ofrecen múltiples posibilidades de observación, manipulación y exploración y favorecerán los procesos de desarrollo de los niños, puesto que los utilizamos con una finalidad educativa.
Según las distintas actividades o juegos vamos a emplear distintos materiales. Para identificar una propuesta variada que pueda dar desarrollo a la riqueza de nuestra Propuesta Pedagógica nos hemos guiado por la que recogen Sainz de Vicuña (2003) y Gallego Ortega (2007). Así, el desarrollo de nuestros objetivos, contenidos y criterios de evaluación requiere que empleemos:
Materiales para el desarrollo motórico y sensorial, que permiten un mayor conocimiento de las posibilidades dinámicas del propio cuerpo y la exploración sensorial del mundo que rodea al alumno.

  • Materiales de psicomotricidad. Favorecen el descubrimiento del esquema corporal y ayudan al niño/a a conseguir una autonomía de desplazamiento de su cuerpo, potencian la marcha, desarrollan la orientación espacial, el equilibrio, la relajación, la creatividad, la exploración del entorno, la orientación espacio temporal, etc. Son: andadores, triciclos, aros, pelotas, cuerdas, gomas, juegos de arrastre, correpasillos, juegos de rosca, construcciones, elementos de gomaespuma, zancos, sacos, ladrillos, etc.

  • Materiales de patio: toboganes, neumáticos, cubos, palas, rastrillos, arena...

  • Materiales de educación sensorial Las capacidades sensoriales desempeñan un papel esencial durante todo el período de la infancia y se trabajan a través de los cinco sentidos. Para estimularlos emplearemos tablas cromáticas, papeles de lija con distintos grabados (fino, rugoso...), los frascos olorosos, las cajas de sonidos, instrumentos musicales, audiciones, etcétera.


Materiales de manipulación, observación y experimentación. La observación es el medio del que dispone el niño para entrar en contacto directo con el mundo que le rodea, por lo que necesita materiales manipulables para experimentar con ellos y transformarlos. Aquí incluimos material:

  • De casa: folletos, revistas, alimentos, etc.

  • Recogido durante salidas al entorno: hojas, muestras de cortezas, piedras, semillas, frutos, etc.

  • De desecho: frascos de formas y tamaños diferentes, tapaderas de tarros, cartones de envasar huevos, bandejas de alimentos congelados, platos y vasos de papel, cajas de diferentes tamaños, tambores de detergente, cajas, envases, bandejas, bolsas, papeles, botes, tubos de cartón, telas, lanas, botones, disfraces, vestidos, palillos, piedras, hojas secas...

  • Escrito: libros de consulta, artículos o experimentos de Internet… muchos de ellos aportados por las familias y que favorecen la investigación.

  • De laboratorio: lupas binoculares, microscopios, balanzas, terrarios, hombre elástico, maquetas de órganos, esqueleto…


Materiales para el desarrollo lógico-matemático. Nos permiten asociar, comparar, ordenar, seriar, contar, medir… Pueden ser:

  • Materiales no específicos pero de gran utilidad (botones, chapas, cordones, cajas...) para realizar actividades matemáticas. Entre estos, podemos incluir materiales elaborados por el docente como Calendarios, material para los días de la semana, tarjetas de animales numerados, álbum de cromos, juegos de recorrido, etc.

  • Materiales específicos o estructurados: barras, cajas de contar, etc.), los bloques lógicos, regletas de colores, ábacos, globos, juegos de dominó, puzzles, cartas, bingos, etcétera.



Materiales de representación y simulación. Permiten al niño/a imitar situaciones de la vida cotidiana a través del juego simbólico. Destacamos: muñecos, cocinas, garajes, mercados, animales y alimentos de plástico, maquetas que representan aspectos de la realidad, y materiales no estructurados (telas, guantes, botes, bolas…) con los que confeccionar títeres, disfraces para poder que realizar dramatizaciones.
Materiales para el desarrollo de distintas modalidades expresivas. Las distintas formas de expresión (oral, escrita, plástica, musical, corporal) sirven de nexo entre el niño/a y las personas que le rodean, el trabajo con estos distintos tipos de expresión contribuye al desarrollo de su capacidad de comunicación.

  • Materiales para el desarrollo de la expresión oral: colecciones de imágenes (fotografías, láminas murales, lotos, grabadora, libros de imágenes y de literatura infantil.

  • Materiales para el desarrollo de la expresión escrita: pictogramas, libros de literatura infantil, láminas para trabajar la grafía de letras.

  • Materiales para la expresión plástica: arcilla, plastilina, pinturas de distinto tipo, papel (pinocho, celofán, seda, folios, etc), pinceles, tijeras, pegamento, materiales producto del reciclaje, etc.

  • Materiales de expresión musical: reproductores de sonido, grabaciones de sonidos y musicales, instrumentos musicales comercializados e instrumentos musicales de elaboración propia con materiales de reciclaje (latas, botes, piedras semillas….), etc.

  • Materiales de expresión corporal: telas, disfraces, guiñoles, máscaras, aros, cuerdas, pelotas, bancos suecos, colchonetas, espejos, entre otros.



Material informático y audiovisual. Dado que las nuevas tecnologías están presentes en prácticamente todas las situaciones de nuestra sociedad y forman parte de nuestra vida cotidiana, consideramos imprescindible s. u tratamiento desde edades tempranas. Incluimos aquí materiales como ordenadores, CDs, cassettes, vídeo, reproductor de DVD, DVDs, grabadoras, retroproyectores, proyector de diapositivas, cámara de fotos, monitor de televisión, lápices de memoria, Webcams, PC Tablets, etc. Algunas propuestas concretas que emplearemos son:

  • Cds de excursiones en Andalucía.

  • Cd de canciones para el profesor.

  • DVDs de cuentos.

  • Cds de canciones y pizarra digital.

  • Cds de sonidos del entorno. Rimas, danzas y audiciones


Con respecto al ordenador, su incorporación en el aula contempla dos vías de tratamiento que deben ser complementarias según Romero Tena (2006):

  • Informática como fin, ofreciendo al alumnado conocimientos y destrezas básicas sobre la informática y el manejo de los elementos y programas del ordenador. El ordenador se convierte así en objeto de estudio en sí mismo.

  • Informática como medio, para sacar todo el provecho posible de las potencialidades de este medio; lo utilizaremos como recurso didáctico para aprender los diversos contenidos que se van a tratar (conceptuales, procedimentales y actitudinales) como números, coordinación óculo-manual, letras, colores, formas, iniciarse en la lectoescritura o como medio para comunicarnos con otros.


G.1.3. Material curricular
Consideramos materiales curriculares aquellos libros y materiales editados que sirven de apoyo a los procesos de aprendizaje de los alumnos y de orientación a los procesos de enseñanza de los profesores/as para el desarrollo y aplicación del currículo. (Gallego Ortega, 2007).
Nos ayudan a contextualizar el currículo oficial de acuerdo con las características de los niños, del contexto sociofamiliar y del aula. Entre ellos destacamos:

  • Libros de consulta y normativa vigente.

  • Libros de didáctica (como los que reseñamos en la bibliografía).

  • Líneas de base para la elaboración de propuestas pedagógicas.

  • Guías de recursos didácticos con orientaciones para el desarrollo de centros de interés, proyectos y unidades didácticas.

  • Medios audiovisuales e informáticos de carácter didáctico, configurados expresamente para proyectos, centros de interés...

  • Fichas para los alumnos.

  • Colecciones de cuentos. Cuentos para sentir (colecciones: Todos somos diferentes, día a día, emociones, música y emociones, cuentos para el adiós)

  • Láminas.

  • Bits con fotografías representativas de Andalucía.


Este tipo de materiales los emplearemos como herramientas de apoyo que orientan nuestra acción; pero no los utilizamos de forma exclusiva, no sustituyen nuestra creatividad, al contrario, sugieren y alientan el empleo de los que hemos citado en los apartados anteriores.
Hemos mostrado hasta ahora de forma analítica, diversas variantes de materiales que se muestran, en principio, seleccionados y concebidos para trabajar algunas dimensiones del desarrollo en capacidades. Pero el objeto de nuestro trabajo es potenciar un desarrollo equilibrado de todas las inteligencias y, para ello, necesitamos un tipo de material versátil que nos proporcione un soporte para articular este tipo de tareas. De esta manera, haremos uso de un material curricular conocido como Juego y aprendo con las inteligencias múltiples para trabajar en esta dirección. Cabe señalar entre sus componentes:


  • Puzledados. Material versátil para describir, dialogar, realizar secuencias, establecer relaciones, cuantificar, plantear y resolver problemas…en ellos encajamos fotografías de manterial curricular y materiales y dibujos realizados y/o aportados por nosotros y por los niños.

  • Tarjetas distribuidas en planchas de troqueles y series (sentidos, objetos, juegos y deportes, árboles, conceptos espaciales, animales, hábitat, cuentos, medios de comunicación, pictogramas, números) para reforzar y ampliar contenidos. A veces las empleamos con los puzledados y otras las empleamos independientemente.

  • Puzles de animales. Para ayudarles a estructurar imágenes combinando diferentes tipos de imágenes. Desarrollamos con ellas la inteligencia naturalista, lingüística, lógico-matemática, espacial…

  • Piezas de construcción encajables.

  • Panel de tarjetas. En él, colgado en la pared, vamos insertando las tarjetas editadas o configuradas por nosotros y los niños para organizar y clasificar distintos tipos de elementos.

  • Tampones de abecedario para estimular la lectoescritura, estampando las letras con témperas o pinturas de dedos.

  • Juegos de mesa (calle, muévete ….) que permiten ir trabajando tanto las inteligencias lógico-matemática, como la corporal-cinestésica, la espacial, la lingüística…

En la aplicación de este material vamos cuidando, también, la integración de las técnicas (análisis asociativos, ruedas lógicas, CTF, CYR) para, en línea con los principios ya expuestos, favorecer la transferencia de estas estructuras de pensamiento al proporcionar a nuestros alumnos situaciones de práctica muy variadas.
Recordamos también que la técnica del tablero de las historias, proporciona un soporte físico que, partiendo de un material curricular editado, personalizamos y adaptamos con los materiales que nos traen los niños (figuritas de plástico, de madera, de plastilina, fotografías, etc.) para crear nuevas historias, trabajar la inteligencia espacial, generar situaciones problemáticas, etc.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   21

similar:

AndalucíA. Propuesta pedagógica iconPropuesta pedagógica kids 3 años

AndalucíA. Propuesta pedagógica iconCarrera, M. V. y Pereira, M. C. (2006): Billy Elliot: una propuesta...

AndalucíA. Propuesta pedagógica iconConversación puritana en Andalucía

AndalucíA. Propuesta pedagógica iconFlamenco: sociolinguistic expression of andalucia

AndalucíA. Propuesta pedagógica iconFlamenco: cultural expression of andalucia

AndalucíA. Propuesta pedagógica iconDirección Pedagógica

AndalucíA. Propuesta pedagógica iconDirección Pedagógica

AndalucíA. Propuesta pedagógica iconInvestigación pedagógica

AndalucíA. Propuesta pedagógica iconRoma, costa azul, andalucía y portugal

AndalucíA. Propuesta pedagógica iconEuropa central, italia, andalucía y portugal






© 2015
contactos
l.exam-10.com