Dimension misionera de una vida escondida con cristo en dios






descargar 137.96 Kb.
títuloDimension misionera de una vida escondida con cristo en dios
página1/3
fecha de publicación31.03.2017
tamaño137.96 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3




DIMENSION MISIONERA DE UNA VIDA ESCONDIDA CON CRISTO EN DIOS

Juan Esquerda Bife t
Sumario:

Presentación: La misión con la fuerza de la contemplación

1. El arco biográfico de una existencia escondida

2. Madre Paula, Maestra de oración fecunda

3. Los trazos básicos de una vida contemplativa y misionera
* * *

Presentación: La misión con la fuerza de la contemplación
La tensión entre contemplación y acción es una constante en la historia de la espiritualidad y en la vida de los santos. Cada escuela de espiritualidad ha destacado algún aspecto de esta tensión, intentando buscar una armonía que nunca es perfecta en esta tierra: "Ora el labora" (escuela benedictina), "contemplari et contemplata aliis tradere" (escuela dominicana), "in actione contemplativus" (S. Ignacio de Loyola), etc.1

El tema tiene suma importancia en el campo apostólico actual, puesto que "el misionero, sino es contemplativo, no puede anunciar a Cristo de modo creíble. El misionero es un testigo de la experiencia de Dios y debe poder decir como los Apóstoles: « Lo que contemplamos acerca de la Palabra de vida, os lo anunciamos » (1Jn 1, 1-3)" (RMi 91).2

Al hablar de la vida consagrada, nos encontramos con la misma tendencia a armonizar la contemplación con la misión, especialmente por parte de quienes hacen profesión de los consejos evangélicos. Si "la vida contemplativa (claustral) tiene también una extraordinaria eficacia apostólica y misionera" (VC 59), en realidad, toda la vida consagrada ahonda sus raízes en la contemplación: "Los religiosos y religiosas deben continuar en cada época tomando ejemplo de Cristo el Señor, alimentando en la oración una profunda comunión de sentimientos con El (cfr. Fil 2,5-11), de modo que toda su vida esté impregnada de espíritu apostólico y toda su acción apostólica esté sostenida por la contemplación" (VC 9).3

La Madre Paula Montal vivió este tensión sin hacer especulaciones, sino desde una realidad que podemos calificar con la palabras paulinas: "una vida escondida con Cristo en Dios" (Col 3,3). Nos encontramos ante una vida plenamente consagrada al Absoluto de Dios, que es fuente de toda dedicación generosa a los campos de caridad fraterna.

Su vida contemplativa tampoco presenta fenómenos extraordinarios, los cuales no constituyen propiamente ni la vida de perfección ni la vida de contemplación. Tampoco encontramos en sus escritos una explicación teórica sobre el tema. Habrá que leer o releer continuamente su vida de "Nazaret", para encontrar en ella una gran maestra de contemplación y de misión. Es lo que queremos esbozar con este breve estudio, intentando decantar unos trazos fundamentales que puedan servir para cualquier cristiano.

La contemplación y la acción misionera de M. Paula es tan sencilla como sublime, tan extraordinaria como imitable. Al leer su vida y escritos, uno queda invitado espontáneamente a entrar en una vida de silencio fecundo, para escuchar la Palabra de Dios que resuena en las circunstancias sencillas de todos los días, y adoptar un "silencio cargado de una presencia adorada", que es fuente de una gran actividad apostólica.4
1. El arco biográfico de una existencia escondida
Los noventa años de la vida de Madre Paula parecen como un manojo de pétalos movidos por el soplo del Espíritu de Amor. La vida de Paula Montal es sencilla, como se estuviera hecha para recordarla fácilmente y para imitarla en la propia vida.

Nació el día 11 de octubre de 1799, en Arenys de Mar (Barcelona, diócesis de Girona), y fue bautizada el mismo día. Sus padres, Ramón Montal y Vicenta Fornés, formaban un hogar profundamente cristiano, y dieron a su hija una formación suficiente en las primeras letras y en las labores femeninas, especialmente en la labor de encaje. Paula fue la primera en nacer. Después de ella vinieron Benito, María, Joaquín y Salvador.5

Formación básica, vida familiar, experiencia del dolor, apostolado catequético y trabajo cotidiano, fueron los moldes prepararon a M. Paula para su futura misión. Huérfana de padre a los diez años, trabajó como encajera ("puntaire") para ayudar a su madre en la economía familiar. Colaboraba también en el apostolado parroquial, especialmente en la catequesis de niños y jóvenes.

Hizo posteriormente algunos ensayos para la educación integral de las niñas. Aconsejada por su director espiritual, decidió consagrar toda su vida a este apostolado. El campo de la infancia y de la juventud necesitaba corazones de madre para salir de la pobreza y marginación.6

En 1829 se traslada a Figueras para iniciar su primera escuela de niñas. Le siguieron algunas compañeras y organizó para ellas la vida comunitaria según la espiritualidad y reglas de San José de Calasanz. Después de 13 años en Figueras, abrió una segunda escuela en Arenys de Mar (1842). El grupo de compañeras de esta labor apostólica iba en aumento. Una tercera fundación tuvo lugar en Sabadell (1846).7

Bajo la guía de los Padres Escolapios, estructura definitivamente el grupo apostólico con espiritualidad y reglas calasancias. Junto con otras tres compañeras, hace su profesión el día 2 de febrero de 1847. Eran las primeras Hijas de María Escolapias. Al mes siguiente, el 14 de marzo, se celebró el capítulo que no elegiría a Paula como Madre General ni como consejera... Y así empezó su itinerario de humildad y de dedicación plena y escondida a la Congregación. La "Madre" fundadora se quedó como primera piedra, las más escondida.

Pero la Providencia haría de M. Paula una piedra fundamental. En efecto, por encargo de la Superiora General, irá fundando e impulsando numerosas casas de la Congregación, sobre todo durante la década de 1849-1859: Igualada, Vendrell, Masnou, Girona, Blanes, Barcelona, Sóller, Olesa de Montserrat...

A Paula Montal hay que encuadrarla en el marco de Sabadell, como maestra de novicias (1852-1859), y de Olesa de Montserrat (1859-1889). Un "Nazaret" de treinta y siete años, como el granito de trigo que tiene que ocultarse y morir para comunicar una vida nueva.8

Paula fue como un soplo del Espíritu de amor, que dejó en todos los rincones la huella de una vida gastada por Cristo Esposo para el bien de todos los hermanos. El "anonimato" ya no importa cuando es el mismo Cristo quien espera en el corazón de cada hermano. En todas partes se puede orar y amar. Hay muchas biografías, como la de Madre Paula, que sólo han quedado escritas en el corazón de Cristo y de la Iglesia... Y así murió, escondida, para encontrarse definitivamente con Cristo Esposo, el día 26 de febrero de 1889.9

Su estancia en Sabadell (siete años) y en Olesa (treinta años) se puede calificar, pues, como vida fecunda de Nazaret, donde se armoniza trabajo y convivencia, contemplación y misión.

Fue Madre Paula la primera maestra de novicias, en Sabadell (1852-1859)10. Según las Constituciones de la naciente Congregación, quien ostente este cargo "ha de ser el molde de todas las hermanas"11.

Durante esos años de Maestra de novicias en Sabadell, profesaron unas noventa novicias. La influencia de Madre Paula llegaba a todas las casas y, por ello, se puede considerar formadora de las ciento treinta primeras religiosas. Pero su labor fue siempre oculta, entre bastidores.

Esa labor de "molde" fue muy callada, como obra lenta de artesanía, mientras, al mismo tiempo, dirigía las labores de costura, bordado y encaje. Espiritualidad y trabajo, como formando una maravillosa unidad.

Su obediencia a la superiora local, un tanto autoritaria, fue siempre ejemplar. "Nunca hemos visto a nadie más humilde", decían de Madre Paula12. Escribía a una novicia: "para llegar a la cumbre de la perfección, hemos de practicar la santa humildad y obediencia; con sólo estas dos virtudes nos uniremos con Jesucristo y tendremos la dicha de ver al amado Esposo de nuestras almas, por eternidades".13

La enviaron a fundar en Olesa de Montserrat en 1859. Este segundo "Nazaret" duraría treinta años. Ejerció el cargo de superiora hasta 1883. Luego, se quedaría ahí, enferma y contenta, hasta su muerte (1889). Fueron "treinta años de vida oculta... treinta años en la práctica de las virtudes ocultas".14

Olesa de Montserrat era entonces un pueblo pobre y pequeño. Tenía poco más de tres mil habitantes, de los cuales ochenta y cinco por cien eran analfabetos. Madre Paula llegó a Olesa cuando tenía sesenta años y moriría ahí nonagenaria. La comunidad era una verdadera familia, "escuela de virtudes", donde reinaba la alegría en medio de una gran pobreza.15

En la casa de Olesa, lo más importante era la educación de las niñas. La Madre se encargaba principalmente de la catequesis y de la labor de encajes. Su sistema pedagógico consistía en la alegría, sin descriminaciones ni preferencias entre pobres y ricos, con gestos de caridad disimulada como cuando repartía bocadillos y tazas de caldo a las niñas más necesitadas. Sus educandas dirán de ella: "Todo lo nuestro le interesaba... para todos guardaba palabras de bondad. Tenía el corazón grande para Dios y para los hombres".16

La fundación de Olesa costó a la Madre sacrificios indecibles y tuvo que superar numerosos obstáculos. Ella se mostró siempre feliz, con rostro sereno y sonriente. Para ella, el mejor consuelo era tener "un sagrario decente", con la presencia de Cristo Esposo. Este "tesoro" era suficiente. Entonces ya no era tan gravoso lleva "muy remendado el hábito" y tener que pedir limosna para sus niñas.

La vida oculta de Madre Paula se expresó del mismo modo siendo superiora que quedando como súbdita. Leía continuamente las Constituciones; pero ella era a modo de "regla viva", "edificando a sus hermanas con ejemplos de santidad"17. Madrugaba para aliviar el trabajo de las hermanas, encontraba siempre tiempo para acompañar a las enfermas. Su vida se resumía en un "amor callado", sonriendo en los momentos de dolor. Tenía tiempo para todo, porque se pasaba horas ante el sagrario.

Su "Nazaret" se hizo cada vez más oculto. Desde 1882, ya anciana y enferma, no podía salir de casa, quedándose sin Misa ni comunión los domingos. En aquellos momentos, ella se iba al coro y allí permanecía de rodillas, hasta que las hermanas volvieran de la parroquia.18

La fueron despojando de sus cargos (consejera, superiora local, provincial), del mismo modo como se los habían confiado: "Vuestra Reverencia tendrá poco que hacer", le habían dicho al nombrarla provincial de Cataluña...19 Esta libertad de corazón para amar a todos y en todo, y su fidelidad a las Constituciones aprobadas por la Iglesia, le hizo capaz de oponerse siempre a las arbitrariedades (vinieran de donde vinieran), diciendo la verdad en la caridad.

Sembrando, en la comunidad y en las niñas, la serenidad y el amor, se fue apagando como una lamparita del Sagrario, sin dejarse sentir y sin dejar pesar sus penas sobre los demás. Y así se fue al cielo el 26 de febrero de 1889, con su jaculatoria mariana favorita en sus labios virginales: "¡Madre, Madre mía!" ("Mare, Mare meva!").20

Así vivió Madre Paula, como una mirada sencilla de amor a Dios y a los hermanos. Su vida fue misionera por ser profundamente contemplativa.
2. Madre Paula, Maestra de oración fecunda
Llamar "Maestra de oración" a Madre Paula no significa que ella escribiera tratados sobre el tema. Ella nunca se consideró "maestra", ni de oración ni de perfección di de apostolado. Quizá su acción más directa en este campo fue cuando era maestra de novicias (como ya hemos indicado, pasaron por su dirección unas noventa).

A nadie se puede llamar maestro de oración y de santidad si no es una persona convencida de su propia pequeñez. Cuando las alumnas de M. Paula la calificaban de santa y de que haría muchos milagros desde el cielo, ella respondía que el verdadero milagro de bondad será cuando Jesús la admita en su compañía, para poder amarle eternamente. Todo lo consideraba como regalos inmerecidos del Esposo.

Los que la conocieron aseguran que era "una consumada maestra de oración"21.Según los testigos del proceso de canonización, "la oración la tenía en un continuo trato y comunicación con su divino Amado".22

Para ella, el camino de la oración se concretaba en camino de perfección y de dedicación a la educación de las niñas. Así se lo enseñaba a las novicias en Sabadell. Toda la jornada debía ser como un "braserillo de amor de Dios", encendido en la oración de la mañana, conservado durante el día y avivado en la oración del atardecer23. En Olesa de Montserrat, vivía la oración comunitaria y "trataba, por todos los medios, de grabar en el alma de sus discípulas la devoción a Jesús sacramentado".24

El modo de orar que enseñaba a los demás era muy asequible, indicando la meditación de la palabra de Dios, el encuentro con Jesús sacramentado y las oraciones marianas, en privado y en grupo. Explicaba la belleza de la creación, proponía un modelo sencillo (como el de cerrar los ojos o decir una fórmula) y, sobre todo, oraba con sus educandas.

Su metodología era tan sencilla, que muchos dejaron constancia de haber adelantado mucho: "Nos enseñó a orar de verdad... Nos enseñaba a comunicarnos con Dios de muchos modos. Nos proponía oraciones variadas y siempre muy breves"25. Un testigo cualificada, la M. Dolores Vidal, resumió así la vida de Madre Paula: "Su fervor, su celo, su afán de oración, que tenía muy subida, pasaron insensiblemente a sus discípulas".26

Toda persona contemplativa y apostólica es fruto de una herencia de gracia. Madre Paula aprendió su camino de oración en contacto con el evangelio y la eucaristía. Se inspiró en la espiritualidad de San José de Calasanz, tratando de educar a la infancia y juventud por el camino de la oración y de la caridad. "El conocimiento de Dios va beatificando al hombre hasta que cree en el divino amor" (San José de Calasanz).

Leía frecuentemente y con fruición la doctrina de Santa Teresa de Jesús. Asimiló de tal manera el capítulo de las Constituciones escolapias que habla de la oración, que se convirtió ella misma en "regla viva". Oración y perfección andan a la par, como un proceso de "humildad y obediencia", para llegar a la "unión con Jesucristo".27

Los frutos de esta unión se demuestra en la caridad a los demás y en el apostolado. Cuando visitaba a sus alumnas en las clases, "lo hacía con un amor y una caridad de tanto celo, que infundía deseos de mejorar"28. Su oración era el secreto de su apostolado. Captaba por su corazón de madre, que transmitía el amor de Dios. Decían de ella: "Madre Paula era una verdadera madre... Con pocas palabras nos hacía ver y creer que hay Dios... Tenía el corazón grande para Dios y para los hombres".29

Su oración, de línea trinitaria, eucarística y misionera, era la base de su metodología pedagógica para enseñar a relacionarse con Dios, con los hermanos y con la creación. En la comunidad dejaba traslucir el gozo de su identidad: ser amada por el Señor y poder amarle en los servicios más humildes. Así creó un espíritu de familia, donde todas las hermanas se sentían amadas y dispuestas a servir.

Todo le servía de oración porque oraba desde la vida, los niños, las flores, el trabajo, la convivencia, el gozo y el sufrimiento. En todo veía un destello de esperanza. Y el secreto era muy sencillo: lo veía todo con los ojos de Jesús, presente en la eucaristía, acompañado de María su Madre y nuestra, y esperando en el corazón de los niños. Por esto, al final de su vida, ya "no hablaba sino de su Esposo, de la oración... de los deseos de la salvación de las almas".30

El Decreto en el que se declaran sus virtudes heroicas (28 de noviembre de 1988) resume así su vida contemplativa y misionera: "El amor de Dios que llenaba su corazón la hizo apóstol celoso, que quería compartir con lo otros el amor que le embargaba. De tal manera que la fundación de su obra educativa fue un desbordamiento del amor de Dios que le consumía".31

Así fue Madre Paula. Su amor contemplativo se alimentaba de una vida releída a la luz del evangelio, asociada a Jesús eucaristía y volcada hacia la misión. Todo ello en y desde su querida familia escolapia, y en los servicios más humildes de un "Nazaret" continuado.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Dimension misionera de una vida escondida con cristo en dios iconEspiritualidad misionera según la encilica "redemptoris missio"
«enviado», el misionero experimenta la presencia consoladora de Cristo, que lo acompaña en todo momento de su vida. «No tengas miedo...

Dimension misionera de una vida escondida con cristo en dios iconMÓdulo # 1: «el dios de jesucristo»
«Dios, que es rico en Misericordia, por el gran amor con que nos amó, y estando nosotros muertos por nuestros delitos, nos dio vida...

Dimension misionera de una vida escondida con cristo en dios iconRelativo a la consideración del mundo como una totalidad ordenada,...

Dimension misionera de una vida escondida con cristo en dios iconFamilia misionera que forma apostoles convencidos de cristo. 5

Dimension misionera de una vida escondida con cristo en dios iconL libro de Proverbios, que comienza con la voz de un hombre, termina...

Dimension misionera de una vida escondida con cristo en dios icon«Yo he venido al mundo como luz, y así, el que cree en mí no quedará en tinieblas»
«¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?» (Jn 11,40). Quien cree ve; ve con una luz que ilumina todo el trayecto del...

Dimension misionera de una vida escondida con cristo en dios iconUna formacion que genera pasion por cristo y por el reino de dios

Dimension misionera de una vida escondida con cristo en dios iconEl Libro De Urantia Página 1003 documento 92
«Dios es un gran terror»; ésa es la consecuencia de una religión puramente evolucionaria. Jesús, la revelación del tipo más elevado...

Dimension misionera de una vida escondida con cristo en dios iconSor juana ines de la cruz
«finezas de Cristo», acompañada de una «Carta de sor Filotea de la Cruz», en la que, aun reconociendo el talento de la autora, le...

Dimension misionera de una vida escondida con cristo en dios icon1. las cartas de san pablo
«Con Cristo estoy crucificado; y vivo, pero no yo, sino que es Cristo quien vive en mí» (Gal 2,19-20). De esta identificación arranca...






© 2015
contactos
l.exam-10.com