Entendemos por figura retórica toda modificación del uso normal y corriente del lenguaje; para que dicha modificación se considere realmente como una figura






descargar 88.27 Kb.
títuloEntendemos por figura retórica toda modificación del uso normal y corriente del lenguaje; para que dicha modificación se considere realmente como una figura
página1/3
fecha de publicación30.03.2017
tamaño88.27 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3







FIGURAS RETÓRICAS

DEFINICIÓN: Entendemos por figura retórica toda modificación del uso normal y corriente del lenguaje; para que dicha modificación se considere realmente como una figura retórica debe obedecer al propósito de alcanzar una expresión innovadora y atrayente. Las figuras aparecen, sobre todo, en el ámbito del lenguaje literario, pero también pueden aparecer en el uso cotidiano como en los distintos lenguajes especializados .

A la hora de analizar una determinada figura retórica no basta con identificarla, sino que es preciso valorar y explicar la importancia y significación que dicha figura alcanza en un texto concreto. El objetivo que tenemos que perseguir no es, no debe ser, la confección de una lista o inventario inconexo y deslavazado de recursos retóricos, sino la adquisición de la capacidad para determinar en cada caso el significado de una figura, es decir, para explicar qué función desempeña o qué efecto artístico produce, y por qué ha sido utilizada por el autor. Debemos tener en cuenta también ciertas normas de sentido común: en primer lugar, señalar aquello que es importante y no lo que es accesorio e insignificante; no hay que obsesionarse con la identificación de aquellas figuras que en cada caso se conocen mejor, porque tal actitud sólo conduce a la aparición de errores mayúsculos. Ocurre también con mucha frecuencia que en un mismo fragmento (sintagma, oración o verso) coinciden dos, tres, cuatro e incluso más figuras a un mismo tiempo; ser capaz de indicarlas todas es prueba de madurez y sensibilidad, pues el texto literario es un conjunto dotado de múltiples sentidos y trabajado con esmero por el autor. Por último, debes tener en cuenta que, aunque las definiciones estrictas y "académicas" de las figuras no importan tanto como su identificación y análisis, el alumno está obligado a conocer la terminología y a aplicarla con acierto.
CLASES DE FIGURAS RETÓRICAS.
1. FIGURAS DE POSICIÓN: El criterio que distingue estas figuras es el cambio o la ruptura del orden normal de los elementos que componen una oración.
1.1. POR RUPTURA DEL ORDEN REGULARDE LOS ELEMENTOS DE LA ORACIÓN.
1.1.1. Anástrofe: consiste en la inversión en contacto de dos elementos sucesivos de la oración, que pueden ser sujeto y predicado, verbo y complemento, sustantivo y atributo. Hay que tener en cuenta que en castellano la posición de las palabras es muy libre, y por tanto deberemos ser cuidadosos con la identificación de esta figura; por otro lado, en muchos casos apenas se distingue del hipérbaton (en realidad, no sería erróneo considerar la anástrofe como una mera variedad del hipérbaton).
Era del año la estación florida (Luis de Góngora. El orden normal sería "Era la estación florida del año". El sujeto y su complemento determinativo han variado sus posiciones respectivas)
Colgate el mal aliento combate anuncio de dentífrico; en este caso se ha variado el orden -objeto directo+verbo en vez de verbo+objeto directo- para favorecer el sonsonete publicitario).
1.1.2. Hipérbaton (el plural es hipérbatos): consiste en la separación de dos elementos sintácticamente unidos intercalando un elemento ajeno de una o más palabras, que normalmente no corresponde a esa posición. Debido a la libertad de posición en castellano tendremos que tener cuidado al señalar esta figura; en todo caso, el hipérbaton será tanto más claro cuanto más fuerce el orden habitual.
Inés, tus bellos, ya me matan, ojos,

y al alma, roban pensamientos, mía,

desde aquel triste, en que te vieron, día,

con tan crueles, por tu causa, enojos (Lope de Vega)
1.1.3. Mixtura verborum: se produce cuando la acumulación de anástrofes e hipérbatos es tal que aparece un auténtico caos sintáctico.
De este, pues, formidable de la tierra

bostezo, el melancólico vacío

a Polifemo, horror de aquella sierra,

bárbara choza es, albergue umbrío,

y redil espacioso donde encierra

cuanto las cumbres ásperas, cabrío,

de los montes esconde: copia bella

que un silbo y un peñasco sella (Luis de Góngora)
1.1.4. Hipálage o enálage: es una figura gramatical apoyada en el cambio funcional de una parte del discurso por otra; se aplica especialmente al cambio de posición de un adjetivo, cuando éste refiere gramaticalmente, en vez de al sustantivo al que debía ligarse semánticamente, a otro sustantivo del contexto.
Yo fatigo sin rumbo los confines

de esa alta y honda biblioteca ciega (Jorge Luis Borges; el adjetivo ciega, que es aquí adyacente de biblioteca, se refiere en realidad al propio protagonista de los versos, al escritor argentino Borges, ciego en su madurez)
1.2. POR INSISTENCIA EN EL ORDEN REGULAR DE LOS ELEMENTOS DE LA ORACIÓN.
1.2.1. Paralelismo o isocolon: consiste en la identidad o semejanza de construcción entre dos o más unidades sintácticas (sintagmas, oraciones) o métricas (versos). Es muy habitual que el paralelismo coincida con la aparición de figuras de repetición tales como la anáfora, la epífora, etc.
a sus suspiros, sorda,

a sus ruegos, terrible,

a sus promesas, roca (Tirso de Molina)
1.2.2. Quiasmo: los elementos de la oración se colocan en posición cruzada, a menudo para expresar conceptos antitéticos. Los elementos que constituyen esta figura adoptan una disposición simétrica. El quiasmo se puede producir dentro de una única oración, pero también como una figura que afecta a dos o más oraciones.
quitan gusto y celos dan (Tirso de Molina; verbo-OD / OD-verbo)

cuando pitos, flautas,

cuando flautas, pitos (Luis de Góngora; nombre A-nombre B / nombre B-nombre A)

o púrpura nevada o nieve roja (Luis de Góngora; el quiasmo no depende de la posición de las palabras, sino del sentido de éstas, que establece un claro contraste: rojo-blanco / blanco-rojo)
1.2.3. Correlación diseminativa recolectiva: se trata de un tipo específico de paralelismo, muy característico de los escritores del Barroco, que consiste en la aparición de una serie de elementos repartidos a lo largo de un texto (normalmente un poema), los cuales vuelven a surgir al final de la composición, normalmente agrupados en uno o varios versos.



Mientras por competir con tu cabello

oro bruñido al sol relumbra en vano;

mientras con menosprecio en medio el llano

mira tu blanca frente el lilio bello;
mientras a cada labio, por cogello,

siguen más ojos que al clavel temprano,

mientras triunfa con desdén lozano

del luciente cristal tu gentil cuello,
goza cuello, cabello, labio y frente,

antes que lo que fue en tu edad dorada

oro, lilio, clavel, cristal luciente,
no sólo en plata o en víola troncada

se vuelva, más tú y ello juntamente,

en tierra, en polvo, en humo, en sombra, en nada.

(Luis de Góngora; como puede observarse, los elementos repartidos en los dos cuartetos se “recogen” en el primer terceto)
2. FIGURAS DE REPETICIÓN O ITERACIÓN: Las figuras comprendidas dentro de esta categoría se distinguen porque están constituidas por la repetición -o iteración- de un elemento (fonema, palabra, sintagma u oración) en el curso del texto. Se distinguen dos grupos de figuras de repetición:
2.1. POR REPETICIÓN DE ELEMENTOS IDÉNTICOS.
2.1.1. Anadiplosis: consiste en la repetición del elemento final de un grupo de palabras (sintagma, oración o verso), al principio del grupo siguiente. En realidad, esta figura es también una variedad de geminación.

Ideas sin palabras ¡Mueran tiranos traidores!

palabras sin sentido ¡Traidores tiranos mueran!
(Gustavo Adolfo Bécquer) (Lope de Vega; en este caso,
2.1.2. Concatenación: se trata de la sucesión, encadenamiento o continuación progresiva de dos o más anadiplosas.
Trescientos Canetes eran

de este rebato la causa,

que los rayos de la Luna

descubrieron sus adargas;

las adargas avisaron

a las mudas atalayas,

las atalayas los fuegos,

los fuegos a las campanas (Luis de Góngora)
Y desventurados de los que por ostentación quieren tirar la barra con los más poderosos: el ganapán como el oficial, el oficial como el mercader, el mercader como el caballero, el caballero como el titulado, el titulado como el grande, el grande como el rey, todos para entronizarse. (Mateo Alemán)
2.1.4. Epanadiplosis: los elementos repetidos se colocan al principio y al final de una unidad sintáctica o métrica, formando un marco.
Dicen que me case yo ¡Qué alegría, en el campo, qué alegría!

no quiero marido, no
2.1.5. Anáfora: los elementos repetidos se colocan al principio de dos o más unidades sintácticas o métricas seguidas.
Salid fuera sin duelo, Cuéntale tú, Antonia, cuéntale

salid sin duelo, lágrimas corriendo tú, Lorencina

2.1.6. Epífora: los elementos repetidos se colocan al final de dos o más unidades sintácticas o métricas seguidas.
Parece que los gitanos nacieron en el mundo para ladrones: nacieron de padres ladrones, críanse con ladrones, estudian para ladrones, y finalmente salen con ser ladrones corrientes y molientes a todo ruedo. (Miguel de Cervantes)
2.1.7. Complexión: resulta de la combinación simultánea de anáfora y epífora. La repetición se efectúa tanto al principio como al final de dos unidades sintácticas o métricas seguidas.
El mar. La mar.

El mar. Sólo la mar (Rafael Alberti)
2.1.8. Retruécano o conmutación: en esta figura se repiten varias palabras o la oración entera, invirtiéndose el orden de los términos de modo que el sentido del sintagma o de la oración se vuelva del revés y se produzca la significación contraria. Es una de las muchas variedades del juego de palabras.
¿No ha de haber un espíritu valiente?

¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?

¿Nunca se ha de decir lo que se siente? (Francisco de Quevedo)
2.1.10. Polisíndeton: es un tipo específico de anáfora, puesto que consiste en la unión de elementos (sintagmas, oraciones) mediante la misma conjunción (habitualmente la conjunción copulativa y, aunque no siempre). En realidad, el polisíndeton es tanto una figura retórica como una estructura sintáctica -una forma de coordinación de proposiciones-, que puede no tener una significación estilística especial; por tanto, cuando se identifique como figura será necesario señalar su valor expresivo.

Hay un palacio y un río y

un lago y un puente viejo,

y fuentes con musgo y hierba

alta y silencio... un silencio (Juan Ramón Jiménez)
2.1.11. Aliteración o asonancia: consiste en la repetición de un sonido o grupo de sonidos con un fin expresivo determinado. Debe tenerse mucho cuidado a la hora de señalar esta figura, pues es inevitable repetir sonidos dado que sólo existen veinticuatro fonemas en castellano. Cuando identifiquemos una aliteración tendremos siempre que señalar qué función expresiva desempeña. Por ejemplo, en una frase como “el ronco rugir del reactor” parece claro que la repetición del fonema vibrante r refuerza la representación sensorial que el lector se hace al leerla.


  • Con el ala aleve del leve abanico (Rubén Darío; la repetición de la “l” produce una impresión de jugueteo, de vibración ligera y sutil)

  • Un no sé qué que quedan balbuciendo (San Juan de la Cruz; la repetición de la sílaba que refuerza la impresión de un habla entrecortada)

  • En el silencio sólo se escuchaba

un susurro de abejas que sonaba (Garcilaso de la Vega; en este ejemplo, hay una clara semejanza entre el sonido sibilante de la “s” y el rumor de las abejas evocado por los dos versos. La aliteración y el efecto de armonía imitativa producen una sensación de sosiego, de paz y tranquilidad)

2.1.13. Palindromía: en esta figura no se repiten las oraciones, los sintagmas, las palabras ni siquiera los sonidos, sino las letras, de tal modo que el texto (el palíndromo) se lee igual de izquierda a derecha que de derecha a izquierda.
Dábale arroz a la zorra el abad

Somos nada, ya ve, o lodo o dolo, Eva y Adán somos (Julián Ríos)
2.2. POR REPETICIÓN DE ELEMENTOS DE SEMEJANZA RELAJADA.
2.2.1. Modificación de parte de la palabra.
2.2.1.1. Paronomasia: consiste en la repetición de una palabra, pero con alguna leve diferencia. Esta ligera modificación fonética origina un cambio sorprendente del significado. Se trata, por tanto, de uno de los recursos posibles en los juegos de palabras.
Le puso el piso en que posa Bombones Trapa

y ya sin comer se pasa ¡Caiga en la trampa!
(anuncio de bombones TRAPA)

hondo hastío; no es la casa

lo que quiso... es otra cosa. Le puso el piso en que pasa

hondo hastío; donde posa mariposa

sin coser; es otra cosa; rosa y blanca, velada con un velo.

no lo que quiso; no casa. Volada para siempre de mi rosa

Presa del piso sin prisa,

pasa una vida de prosa. (Blas de Otero)

(Miguel de Unamuno)
2.2.1.2. Políptote o políptoton: consiste en emplear una misma palabra en un enunciado breve en distintas funciones y formas. El polípote se basa en las variaciones flexivas de género, número y caso (categoría nominal) y persona, número, tiempo y modo (en la categoría verbal) de las palabras.
¡Vive Dios, que la he de ver!

Veréis la mayor belleza

que los ojos del rey ven (Tirso de Molina)
No me tienes que dar porque te quiera,

pues aunque lo que espero no esperara,

lo mismo que te quiero te quisiera.
2.2.1.3. Derivación, figura etimológica: la palabra repetida se distingue por el hecho de mantener la raíz etimológica de su antecedente. Esta figura recibe su nombre del procedimiento de formación de palabras conocido como derivación (utilización de prefijos y sufijos).
Embajador del rey soy Rosa rosada y divina como una rósea

de él os traigo una embajada ilusión
2.2.2. Modificación de la totalidad de la palabra.
2.2.2.1. Gradación: consiste en la repetición de elementos (palabras, sintagmas u oraciones), o bien sinónimos o bien de significados claramente relacionables entre sí; dichos significados están dispuestos en una escala ascendente o descendente. Cuando la gradación es ascendente, suele denominarse clímax; cuando es descendente, anticlímax.

allí los ríos caudales, Vite, adoréte, abraséme

allí los otros medianos tanto, que tu amor me anima

e más chicos a que contigo me case

2.2.2.2. Pleonasmo: se trata de una repetición del contenido que resulta superflua o redundante desde el punto de vista informativo, si bien puede aumentar la expresividad del texto.
Ya ejecuté, gran señor Temprano madrugó la madrugada

Tu justicia justa y recta temprano estás rodando por el suelo
2.2.3. Modificación del significado de la palabra.
2.2.3.1. Dilogía: consiste en el uso de la misma palabra o expresión con un doble sentido dentro de un mismo enunciado.

Pepsi Cola en latas; esta lata trae mucha cola (En este ejemplo, la palabra cola tiene dos sentidos: en primer lugar, hace referencia a la bebida; en segundo lugar, la expresión traer cola significa 'causar impacto', 'dar que hablar', porque se supone que las latas de esta bebida van a causar sensación)
2.2.3.2. Calambur: es un juego de palabras que tiene lugar cuando el reagrupamiento y redistribución de una o más palabras produce un sentido distinto en el texto. Es un recurso muy utilizado en los chistes por sus indudables efectos humorísticos. En algunas ocasiones se utiliza conjuntamente el términos equívoco para denominar tanto al calambur como a la dilogía.
Oro parece, plata no es

¿Qué es? (el plátano)

En este banco están sentados un padre y su hijo.

El padre se llama Juan; el hijo ya te lo he dicho (Esteban)
Si el Rey no muere, Mi muy adorada PaK

el reino muere he notado varias BCC

que no me miras amanT

(Alonso de Ledesma) y hablas sin cesar con PP
(Ramiro Mestre)

SOGTULAPDT (‘Ese ojete huele a pedete’; texto de una camiseta del catálogo musical DISCOPLAY)
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Entendemos por figura retórica toda modificación del uso normal y corriente del lenguaje; para que dicha modificación se considere realmente como una figura iconReconsideración y modificación del régimen fiscal de las operaciones...

Entendemos por figura retórica toda modificación del uso normal y corriente del lenguaje; para que dicha modificación se considere realmente como una figura iconVotaciones modificación por defecto o por exceso del horario de elecciones...

Entendemos por figura retórica toda modificación del uso normal y corriente del lenguaje; para que dicha modificación se considere realmente como una figura iconLa figura y la obra de Miguel Hernández se presentan a caballo entre...

Entendemos por figura retórica toda modificación del uso normal y corriente del lenguaje; para que dicha modificación se considere realmente como una figura iconRelativo a la consideración del mundo como una totalidad ordenada,...

Entendemos por figura retórica toda modificación del uso normal y corriente del lenguaje; para que dicha modificación se considere realmente como una figura iconMonstruos piedad Bonnett La humanidad ha estado desde siempre fascinada...

Entendemos por figura retórica toda modificación del uso normal y corriente del lenguaje; para que dicha modificación se considere realmente como una figura iconProyecto
«cierta forma de hablar con la cual la oración se hace más agradable y persuasiva, sin respeto alguno por las reglas de la gramática»....

Entendemos por figura retórica toda modificación del uso normal y corriente del lenguaje; para que dicha modificación se considere realmente como una figura iconProyecto
«cierta forma de hablar con la cual la oración se hace más agradable y persuasiva, sin respeto alguno por las reglas de la gramática»....

Entendemos por figura retórica toda modificación del uso normal y corriente del lenguaje; para que dicha modificación se considere realmente como una figura iconDefinimos a esta figura como aquella que escribe el cuento, por lo...

Entendemos por figura retórica toda modificación del uso normal y corriente del lenguaje; para que dicha modificación se considere realmente como una figura icon«Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno Cipriano de...
«Picasso» desde 1901. El cambio no implica un rechazo de la figura paterna, sino que obedecía al deseo de Picasso de distinguirse...

Entendemos por figura retórica toda modificación del uso normal y corriente del lenguaje; para que dicha modificación se considere realmente como una figura iconSualmente se establece el precedente clave para la emergencia del...






© 2015
contactos
l.exam-10.com