1. Explica el contenido de cada uno de estos tres poemas. 2






descargar 28.06 Kb.
título1. Explica el contenido de cada uno de estos tres poemas. 2
fecha de publicación28.03.2017
tamaño28.06 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos

Soneto prólogo

Vosotros que escucháis en sueltas rimas

el quejumbroso son que me nutría

en aquel juvenil error primero

cuando en parte era otro del que soy,

del vario estilo en que razono y lloro 5

entre esperanzas vanas y dolores,

en quien sepa de amor por experiencia,

además de perdón, piedad espero.

Pero ahora bien sé que tiempo anduve

en boca de la gente, y a menudo 10

entre mí de mí mismo me avergüenzo;

de mi delirio la vergüenza es fruto,

y el que yo me arrepienta y claro vea

que cuanto agrada al mundo es breve sueño.


Soneto LXI

Bendito sea el día, el mes, y el año,

y la estación, la hora, y el instante,

y el país, y el lugar donde fui preso

de los dos bellos ojos que me ataron;

y bendito el afán dulce primero 5

que al ser unido con Amor obtuve,

y el arco, y las saetas que me hirieron,

y las llagas que van hasta mi pecho.

Benditas cuantas voces esparciera

al pronunciar el nombre de mi dueño, 10

y el llanto, y los suspiros, y el deseo;

y sean benditos los escritos todos

con que fama le doy, y el pensar mío,

que pertenece a ella, y no a otra alguna.


Soneto CCCXLIX

A veces creo oír el mensajero

que llamándome envía mi señora;

así por dentro y fuera voy cambiando,

y en pocos años tanto me he abatido

que apenas si a mí mismo reconozco. 5

Mi vida acostumbrada ya he dejado,

y contento estaría si supiese

cuándo ha de ser, pues cerca ya está el tiempo.

Oh feliz aquel día en que saliendo

de la cárcel terrena deje rota 10

mi frágil y pesada vestidura,

y las densas tinieblas que abandone,

volando al alto cielo donde vea

juntamente a mi Dios y a mi señora.

Francesco Petrarca
Cancionero, Cátedra


1. Explica el contenido de cada uno de estos tres poemas.

2. Sitúalos dentro de la estructura del Cancionero de Petrarca.

3. Repasa las aportaciones de la obra a la evolución de la poesía occidental e indica cuál de ellas aparece en el segundo texto.

4. Analiza los recursos estilísticos empleados en los textos.

Soneto II

Porque una hermosa en mí quiso vengarse
y enmendar mil ofensas en un día,
escondido el Amor su arco traía
como el que espera el tiempo de ensañarse.

En mi pecho, do suele cobijarse,
mi virtud pecho y ojos defendía
cuando el golpe mortal, donde solía
mellarse cualquier dardo fue a encajarse.

Pero aturdida en el primer asalto,
sentí que tiempo y fuerza le faltaba
para que en la ocasión pudiera armarme,

o en el collado fatigoso y alto
esquivar el dolor que me asaltaba,
del que hoy quisiera, y no puedo, guardarme
.

CXXXII

Si no es amor, ¿qué esto que yo siento?
mas si no es amor, por Dios, ¿qué cosa y cuál?
Si es buena, ¿por qué es áspera y mortal?
si mala, ¿por qué es dulce su tormento?

Si ardo por gusto, ¿por qué me lamento?
Si a mi pesar, ¿qué vale un llanto tal?
Oh, viva muerte, oh deleitoso mal,
¿por qué puedes en mí si no consiento?

Y si consiento, error es quejarme.
Entre contrarios vientos va mi nave
-que en alta mar me encuentro sin gobierno-

tan leve de saber, de error tan grave,
que no sé lo que quiero aconsejarme
y, si tiemblo en verano, ardo en invierno.


CCCX

Céfiro vuelve, y vuelve el tiempo bueno,
y las hierbas y flores, su familia;
y llora Filomena y pía Progne,
y brota la florida primavera.


Los prados ríen, y se calma el cielo; 5
Jove se alegra de mirar a Venus;
de amor se llenan aire, tierra y agua,
y cualquier animal de amar se acuerda.


Mas para mí retornan los más graves
suspiros que del hondo pecho arranca 10
la que al cielo sus llaves se ha llevado;


y el canto de las aves, y las flores,
y los dulces encantos femeninos
son un desierto, o son como fieras.


Francesco Petrarca
Cancionero, Cátedra


1. Consulta una enciclopedia en papel o electrónica y aclara todas las referencias mitológicas que aparecen en el texto.

2. Explica el contenido del poema.

3. Sitúalo razonadamente dentro de la estructura del Cancionero de Petrarca.

4. Reconoce ejemplos de metáfora, símil y personificación, así como de recursos basados en la repetición de palabras o estructuras.

A lo largo del Cancionero, Petrarca va componiendo los tópicos de la poesía amorosa. Especialmente célebre es el fragmento XXXV en que desarrolla el tópico del amante que huye de todo y solo es incapaz de esquivar su propio Amor:

Solo y penoso los más yermos prados
midiendo voy a paso tardo y lento,
y acecho con los ojos para atento
huir de aquellos por el hombre hollados.
                                       
Otro alivio no encuentro en mis cuidados
que me aparte del público escarmiento,
porque en los actos del dolor que aliento
muestro traer los pasos abrasados;
                                       
tanto que creo ya que montes, llanos,
selvas y ríos saben los extremos
de vida que he ocultado a otro testigo.
                                       
Mas no sé hallar senderos tan lejanos,
tan ásperos que siempre no marchemos
yo hablando con Amor y Amor conmigo.


Las composiciones amorosas de la primera parte recrean la belleza de la amada, en que reside la elevación espiritual y trascendencia del amor de Petrarca. Hay, por ejemplo, tres canciones dedicadas exclusivamente a la alabanza de los ojos de Laura, por ejemplo, el fragmento LXXII (Gentil señora, veo/ en vuestros ojos una dulce lumbre/ muestra el camino que al cielo conduce).

Al respecto de las descripciones idealizadas de Laura, recordemos que Petrarca muestra por ella una adoración parecida al sentimiento religioso. La amada se ubica en un estadio superior. El fragmento XC incluye gran parte de los tópicos que incluyen la habitual glorificación de la amada:

Era el cabello al aura desatado
que en mil nudos de oro entretejía;
y en la mirada sin medida ardía
aquel hermoso brillo, hoy ya apagado;
                                     
el gesto, de gentil favor pintado,
fuese sincero o falso, lo creía;
ya que amorosa yesca en mí escondía,
¿a quién espanta el verme así abrasado?
                                     
No era su andar cosa mortal grosera,
sino hechura de ángel; y sonaba
su voz como no suena voz humana:
                                     
un espíritu celeste, un sol miraba
cuando la vi; y si ahora tal no fuera,
no porque afloje el arco el daño sana.


Y los tercetos del fragmento CLVII desglosan el canon de la belleza femenina:

El gesto ardiente nieve, la crin oro,
las cejas ébano, y los ojos soles,
por los que al arco Amor no ha errado el tiro;

perlas y rosas en que el mal que adoro
formaba ardiente voz entre arreboles;
cristal su llanto, llama su suspiro.


En la segunda parte de la obra, ante la desolación por su muerte, Petrarca obra en Laura un proceso de beatrización que en sueños o en la imaginación lo consuela y le promete la unión eterna en el cielo. Así en la rima CCCII:

Me alzó mi pensamiento adonde era
la que busco y no hallo ya en la tierra,
y allí entre los que tercio cielo encierra
la vi más bella y menos altanera.
                                        
Tomó mi mano y dijo: «En esta esfera
serás conmigo, si el afán no yerra:
que soy quien te dio en vida tanta guerra
y acabó el día antes que el sol cayera.
                                        
Mi bien no cabe en pensamiento humano:
solo a ti aguardo, y lo que amaste loco,
que un bello velo fue, quedó en el suelo».
                                        
Mas, ¡ay! ¿por qué me desasió la mano?
Que, al eco de su acento, faltó poco
para que me quedase allá en el cielo.


El Cancionero se cierra con un arrepentimiento absoluto por haber amado:

Llorando voy los tiempos ya pasados
que malgasté en amar cosas del suelo,
en vez de haberme levantado en vuelo
sin dar de mí ejemplos tan menguados.
                                        
Tú, que mis males viste porfiados,
invisible e inmortal, Señor del cielo,
Tu ayuda presta al alma y Tu consuelo,
y sana con Tu Gracia mis pecados;
                                        
tal que, si viví en tormenta y guerra,
muera en bonanza y paz; si mal la andanza,
bueno sea al menos el dejar la tierra.
                                        
Lo poco que de vida ya me alcanza
y el morir con Tu presta mano aferra;
Tú sabes que en Ti sólo hallo esperanza.


_____________________________________________

VERSIONES DE LOS POEMAS DE PETRARCA

En la muerte de Laura

Sus ojos que canté amorosamente,
su cuerpo hermoso que adoré constante, 
y que vivir me hiciera tan distante
de mí mismo, y huyendo de la gente,

Su cabellera de oro reluciente, 
la risa de su angélico semblante
que hizo la tierra al cielo semejante,
¡poco polvo son ya que nada siente!

¡Y sin embargo vivo todavía! 
A ciegas, sin la lumbre que amé tanto,
surca mi nave la extensión vacía...

Aquí termine mi amoroso canto: 
seca la fuente está de mi alegría,
mi lira yace convertida en llanto. 

Versión de Alejandro Araoz Fraser


No tengo paz ni puedo hacer la guerra...

No tengo paz ni puedo hacer la guerra;
temo y espero, y del ardor al hielo paso,
y vuelo para el cielo, bajo a la tierra,
nada aprieto, y a todo el mundo abrazo.

Prisión que no se cierra ni des-cierra,
No me detiene ni suelta el duro lazo;
entre libre y sumisa el alma errante,
no es vivo ni muerto el cuerpo lacio.

Veo sin ojos, grito en vano;
sueño morir y ayuda imploro;
a mí me odio y a otros después amo.

Me alimenta el dolor y llorando reí;
La muerte y la vida al fin deploro:
En este estado estoy, mujer, por tí.

Versión de Julián del Valle


Fue el día en que del sol palidecieron... 

Fue el día en que del sol palidecieron 
los rayos, de su autor compadecido, 
cuando, hallándome yo desprevenido, 
vuestros ojos, señora, me prendieron. 

En tal tiempo, los míos no entendieron 
defenderse de Amor: que protegido 
me juzgaba; y mi pena y mi gemido 
principio en el común dolor tuvieron. 

Amor me halló del todo desarmado 
y abierto al corazón encontró el paso 
de mis ojos, del llanto puerta y barco: 

pero, a mi parecer, no quedó honrado 
hiriéndome de flecha en aquel caso
y a vos, armada, no mostrando el arco.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

1. Explica el contenido de cada uno de estos tres poemas. 2 icon1. Rodea la palabra polisémica en cada viñeta. Luego, explica qué...

1. Explica el contenido de cada uno de estos tres poemas. 2 iconWinston el alfarero, uno de los poetas mayores de nuestros díAS
«consentidos»”. Esta pequeña asamblea de elegidos es sólo una muestra de su producción Y, sin embargo, constituye una prospección...

1. Explica el contenido de cada uno de estos tres poemas. 2 iconBruno ha recorrido 12 Km. Si le quedan tres tramos de 42 Km cada uno, ¿cuántos Km recorre?

1. Explica el contenido de cada uno de estos tres poemas. 2 iconLee poemas para familiarizarte con el género y marca aquello que...

1. Explica el contenido de cada uno de estos tres poemas. 2 icon2. Clasifica las siguientes palabras en tres grupos, según corresponda,...

1. Explica el contenido de cada uno de estos tres poemas. 2 iconPruebas orales y escritas en cada unidad y valoración final de trimestre...

1. Explica el contenido de cada uno de estos tres poemas. 2 iconExisten tres campos intelectuales; y por lo que sé, solamente tres...

1. Explica el contenido de cada uno de estos tres poemas. 2 iconLee cuidadosamente cada una de las siguientes ejercicios y mediante...

1. Explica el contenido de cada uno de estos tres poemas. 2 iconGigante de la comunicación
«supergigante» de la comunicación. Estos medios llegan y comunican a cientos de millones de seres humanos de todo el mundo. Estos...

1. Explica el contenido de cada uno de estos tres poemas. 2 iconTres poemas de jovaldo






© 2015
contactos
l.exam-10.com