Ramatís La Vida Más Allá de la Sepultura






descargar 1.34 Mb.
títuloRamatís La Vida Más Allá de la Sepultura
página1/31
fecha de publicación28.03.2017
tamaño1.34 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31

Ramatís La Vida Más Allá de la Sepultura


La Vida Más Allá

de la Sepultura

Ramatís y Atanagildo

Psicografiada por: Dr. Hercilio Maes

EDITORIAL KIER S. A.

Av. Santa Fe 1260 - Buenos Aires

Título original de! portugués A VIDA ALEM DA SEPULTURA

1a edición argentina. Editorial Kier, S.A. Buenos Aires 1966

2a edición argentina. Editorial Kier, S A. Buenos Aires 1971

Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723 © 1971, by Editorial Kier, S.A. Buenos Aires

Impreso en Argentina - Printed in Argentina

Tapa BALDESSARI

LIBRO DE EDICIÓN ARGENTINA

A mi esposa Lola, a mis hijos Zelia, Mauro y Yara,

cuyos sentimientos sellaron nues­tra comunión

espiritual en esta existencia, ayudándome a

realizar esta sencilla tarea en el seno del

hogar amigo, saturado de paz benefactora.

EXPLICACIONES
Estimado lector:
Cumplo con la tarea inicial de aclararos lo concerniente a la confección de este libro, que difiere un poco de las obras ante­riormente dictadas por Ramatís, ya sea por el motivo de rela­cionarse particularmente con la vida de los espíritus desencar­nados, del mundo astral, o por el hecho de intervenir otro espíritu, que también se encuentra perfectamente encuadrado en el plano general de la obra.

Ese espíritu se llama Atanagildo, y conforme a la promesa hecha anteriormente por el propio Ramatís, no sólo participó en esta obra, relatando minuciosamente los fenómenos ocurridos durante su desencarnación, en su última existencia física, en Brasil, sino que también se colocó a nuestra disposición, a fin de responder a todas las preguntas útiles que tuvieran relación con su vida en el Más Allá.

Mientras tanto, Ramatís es el idealizador y coordinador v también el responsable de este libro. Hace tiempo que le habíamos pedido que nos dictase algún trabajo descriptivo, sobre los fenó­menos que generalmente se verifican al producirse la llamada desencarnación de los terrestres, y asimismo nos relatase algu­nos acontecimientos peculiares a la vida de los espíritus en el mundo astral.

Aunque ya existan muchas obras de este género, recibidas por sensitivos de excelente capacidad mediúmnica y elevado criterio moral, conviene recordar que cada espíritu significa siempre un mundo de pruebas completamente diferente al de otro ser espiritual, por ese motivo, juzgué de interés e importancia que a través de mi sencilla mediumnidad se pudiese conocer algún aspecto más sobre este asunto.

Al principio pensábamos que Ramatís nos relataría las impre­siones y acontecimientos que acompañaron la desencarnación, de su última existencia en la Indochina; mientras tanto, más ade­lante, comprendimos que eso era impropio y de poco provecho para nosotros, por tratarse de un espíritu que no vive habitual-mente en colonia alguna que esté situada en el astral de Brasil, y porque su proceso desencarnatorio, ocurrido hace casi mil años, en Oriente, no nos ofrecería un asunto apropiado a nuestras costumbres y reflexiones occidentales.

Ramatís actúa al mismo tiempo en varios sectores del ambiente astral, y su desapego a las ideologías o agrupaciones aislacionistas, religiosas o filosóficas, no sólo lo coloca en el seno de los más variados movimientos ascensionales de los espíritus desencarna­dos, sino que aun le favorece el contacto afectivo que realiza, durante sus actividades espirituales, con el planeta Marte. Con­sidera inoportuna la idea de rememorar los detalles de su lejana desencarnación, ocurrida en la Indochina, a la vez que no reviste situaciones dogmáticas o dignas de mención para nuestras inda­gaciones. Se excusó de esa tarea, pero nos prometió presentarnos oportunamente a otro espíritu amigo, desencarnado en Brasil, para que nos describiera lo que deseáramos y que fuera también bastante capacitado para narrarnos algunos acontecimientos impor­tantes registrados en su morada astral.

Ramatís, mientras tanto, nos propuso la cooperación máxima en la obra, a la vez que asumiría la responsabilidad por los comentarios que le fuesen solicitados con referencia al asunto expuesto por la otra entidad. Pasado un tiempo, se nos presentó la oportunidad y recibimos la visita de Atanagildo, espíritu ínti­mamente ligado al grupo dirigido por Ramatís, del cual fue su discípulo algunas veces, principalmente en Grecia, en donde tam­bién vivieron algunos de los hermanos que actualmente han coope­rado en la revisión y divulgación de estas obras.

En su última encarnación, Atanagildo habitó en Brasil en una región que prefiere guardar en el anonimato, a fin de evitar cual­quier indiscreción alrededor de su familia terrena.

Conforme el lector podrá observar, el texto de esta obra fue elaborado en la misma forma de las obras anteriores, es decir que los asuntos se desdoblan por efecto de la secuencia de las propias preguntas. La forma arbitraria de formular preguntas rápidas, después de una duda o por el interés de ampliar la res­puesta anterior, aunque favorezca al lector, nos perjudica con respecto a la organización clara de los capítulos, pues la mayor partes de las preguntas provoca el retorno a los asuntos ya enfo­cados, obligando al espíritu manifestante a dar nuevas explica­ciones. Ese sistema, que adoptamos para nuestras tareas espiri­tuales y también para la composición de estas obras, fue aprobado por el espíritu de Ramatís, que consideró el sistema de preguntas y respuestas como el medio más accesible a los lectores y, a su vez, causa menos cansancio en la prosecución de la lectura.

Después que Ramatís nos dice cuál es el asunto principal de la obra que nos va a dictar, organizamos un cuestionario de las preguntas que nos parecen de mayor importancia, dentro del tema general; después preparamos las preguntas que deben dar comienzo a los capítulos previstos en la obra, las cuales se com­pletan gradualmente con nuevas preguntas destinadas a aclarar las dudas, las que son hechas intercaladamente al espíritu comu­nicante. Mientras tanto, la mayoría de las preguntas accesorias son hechas por el propio médium, que ya está habituado a ese proceso familiar e interesante, en donde los comunicantes no sólo le responden a las preguntas previamente preparadas, sino que aun le aclaran las dudas que probablemente podrán tener los lectores de la obra. De ahí que inspiran al médium para que haga las preguntas suplementarias, así quedan disipadas las dudas planteadas.

Atanagildo, al iniciar esta obra con la narración de su última desencarnación terrena, nos favoreció muchísimo, pues la des­cripción de su muerte nos dio motivos para que le formulásemos interesantes preguntas a Él y a Ramatís. Creemos que en esta obra el lector conseguirá distinguir con facilidad el estilo de Atanagildo, unas veces en tono de sorpresa, otras rodeado de cierto humorismo, difiriendo en relación a la argumentación filo­sófica y el poder de síntesis propio de Ramatís.

No hay que olvidar tampoco que yo no soy un médium sonambúlico sino perfectamente consciente de lo que me pasa por el cerebro durante el trabajo de recepción mediúmnica, debiendo vestir con la palabra el pensamiento de los comunicantes, cosa que no siempre consigo realizar con éxito, para lograr una per­fecta identificación de las personalidades, y asimismo se me escapan ciertas sutilezas inherentes a la psicología espiritual de cada comunicante.

En virtud de que ambos espíritus trabajan íntimamente liga­dos para la confección de esta obra, innumerables veces verifiqué que algunas respuestas eran dadas por Atanagildo, a la vez que me fluían a la mente innumerables consideraciones y comparaciones filosóficas que ampliaban y explicaban detalladamente las respuestas, en donde se observa perfectamente la intromisión de Ramatís, al que identificaba friccionándome a la altura del cere­belo. Luego pude comprobar mejor que el trabajo era ejecutado en conexión de ambos espíritus, pues delante de cualquier vacila­ción y demora en la respuesta de Atanagildo, característica por su exposición más descriptiva, comprobaba la inmediata inter­ferencia de Ramatís, que explicaba mejor el asunto a través de su forma peculiar, con la cual ya estamos bastante familiarizados. A pesar de eso, las respuestas de Ramatís quedaban siempre como si fueran de Atanagildo, a quien cabía el mérito de todo. Ese fenómeno constituyó para mí un beneficioso aprendizaje, porque pude comprobar la rapidez y la seguridad del raciocinio de Ramatís, al comparar sus respuestas con el demorado y a veces dificultoso modo con que Atanagildo llegaba a sus conclusiones. Mientras tanto, es el contenido espiritual de la obra el que realmente debe ser considerado de mayor importancia para el lector. Debe agradecer la preocupación por parte de los espíritus comunicantes al transmitirle un mensaje de aclaraciones, espe­ranza y advertencia cristiana, ayudándonos para que nos prepa­remos un destino mejor después de nuestra desencarnación.

Atanagildo es afecto a la misma índole universalista de su mentor y amigo. Se ligó a Ramatís desde mucho antes del éxodo de los hebreos en Egipto, habiéndolo acompañado en varias exis­tencias y aprendiendo de Él los conocimientos y la técnica espiri­tual de servicio en el Más Allá. En su última encarnación, en Brasil, era devoto a los trabajos espiritualistas, había participado en algunos movimientos esotéricos y espiritistas, en donde exponía siempre la trayectoria de su espíritu y la dedicación al socorro del prójimo, pero sin dejarse dominar por exclusivismos o segre­gaciones asociativas. Se reveló siempre como una criatura jubilosa y en el esfuerzo por servir en los experimentos y doctrinas ajenos a todos los que trabajaban devotamente para el bien del espíritu humano.

Desde los primeros contactos que tuvimos con su espíritu, se nos reveló jovial y a veces jocoso en sus apreciaciones sobre los dogmas religiosos ya envejecidos, siendo de notar el sentido cons­tructivo de sus respuestas, las cuales están exceptuadas de dramaticidad y recogimiento espirituales. Además de su propensión liberal, nunca tuvo exigencias de orden personal, ni pretendió trazar fórmulas para nuestros trabajos, evitando entorpecimien­tos en las indagaciones que le hicimos. Su modo ecléctico es común a todos los discípulos, admiradores y a la mayoría de los lectores de Ramatís, que en número de algunos millares permanecieron mayor espacio de tiempo reencarnados en Oriente, bajo la visión protectora de la "Fraternidad del Triángulo".

No tenemos dudas de que esa modalidad ecléctica puede su­frir censuras por parte de algunos espiritualistas muy severos, que alegarán que la mezcla siempre sacrifica la cualidad iniciática de cada doctrina o credo. Sin embargo, no se trata de contrariar las ideas de cada sistema doctrinario religioso. El espíritu de esa "mezcla" supera los celos en materia de religión o de espiritua­lidad, manteniéndose dentro de sus expresiones elevadas de amor, respeto y tolerancia, que en esencia son las bases elevadas de todas las doctrinas y religiones que trabajan por el bien humano. Indudablemente, demostraríamos una profunda falta de compren­sión si censuráramos a nuestros hermanos por el hecho de no adherirse incondicionalmente al círculo de aquello que nosotros gustamos y amamos con exclusividad.

Es muy probable que, en virtud de la franqueza, sin gradua­ciones psicológicas, con que Atanagildo hace sus revelaciones sobre el mundo astral o que a su fantasía religiosa, pueda con­trariar algunas concepciones restringidas del lector. Mientras tanto, es mucho mejor que Él nos relate aquello que pueda ser negado por nosotros, que esperar las informaciones que nos ayu­den a descubrir el misterio del Más Allá de la tumba. Nos cabe alabar el esfuerzo de los espíritus bienintencionados que intentan por todos los medios y formas describirnos el panorama astral que habitan, deseosos que regulemos la brújula humana hacia el norte de la seguridad espiritual.

Atanagildo recomienda, en ciertas respuestas, que aceptemos sus comunicaciones como una consecuencia de su experiencia per­sonal, antes que darles forma de postulados doctrinarios defini­tivos, considerando que otros espíritus superiores pueden descri­birnos los mismos hechos bajo perspectivas diferentes y más lógicas, tal vez de mayor comprensión para nuestra actual psi­cología. Afirma que está desligado de toda preocupación doctri­naria y pide que lo interpreten como un simple informante de acontecimientos vislumbrados en el Espacio, sin pretensión de abrir debates sobre aquello que nos puede parecer inverosímil o que podemos considerar fantasías de una fértil imaginación.

Cuando Atanagildo se refirió a la expedición que realizó en son de aprendizaje en las regiones del astral inferior, se hizo difícil admitir las descripciones de ciertos cuadros tenebrosos, porque parecían contrariar toda lógica y sensatez, en el plano aun verdadero de los desencarnados. Sin embargo, a través de mi desprendimiento espiritual, que sucede durante las noches de sueño favorable y de poca alimentación, me fui facultando para presenciar ciertos hechos y escenas tan horribles, que me daba la sensación de tener un cerebro excesivamente mórbido intentando plagiar los relatos de Dante en su visita al Infierno.

A nosotros nos cuesta creer en esas descripciones tan escalo­friantes porque aún estamos fuertemente adaptados a las fan­tasías de los dogmas religiosos, que a través de los siglos pasados, y aun en la actual existencia, ejercieron y ejercen una presión esclavizante sobre nuestro raciocinio inmaduro. Casi todos nos­otros hemos vivido en contacto demorado con las instituciones sacerdotales del pasado; confiábamos en un cielo administrado por ángeles y un infierno exclusivamente dirigido por los diablos. Sufrimos desencantos al verificar que en el astral inferior son los hombres los que mantienen el infierno, y lo que es peor aún, lo hicieron más patético en relación al tradicional escenario im­puesto por la religión. El acontecimiento se vuelve más grave aun para nuestras concepciones más avanzadas, porque se termina también la vieja idea espiritualista de que después de la muerte deberíamos vivir sumergidos en un estado íntimo de completa in­trospección espiritual, gozando en un cielo o en un infierno adap­tado a nuestras mentes de desencarnados. Por eso conviene re­petir lo que otros espíritus manifestaron anteriormente con mucha sabiduría: "La muerte del cuerpo es apenas el cambio de lugar por parte del espíritu".

Conforme ya hemos explicado, Atanagildo es un espíritu que vivió varias veces en Grecia, y no estamos autorizados a dar de­talles de su pasado, pero está influenciado por las encarnaciones griegas, de las cuales sabemos que la más importante fue entre los años 411 y 384 antes de Cristo.

En esa época se encontraban en ebullición los principios y te­sis manifestados por Sócrates, Platón, Diógenes, y más adelante cultivados por Antístenes, en cuya época también vivía Ramatís bajo la figura de un conocido mentor helénico, que enseñaba entre discípulos ligados por una gran afinidad espiritual. He aquí el por qué al lector no le han de extrañar cierto humorismo y dichos satíricos por parte de Atanagildo, en alguna de sus respuestas, lo que podría considerarse como cierta irrespetuosidad hacia algunos credos dogmáticos, cuando eso es aún el producto psi­cológico de la vieja irreverencia de los griegos de su época, acos­tumbrados a ironizar a las instituciones demasiado sensatas y dramáticas. Cuando se refiere al infierno y a los perjuicios oca­sionados por la estrechez religiosa oficial, intercalados en sus respuestas hacia ciertas conclusiones de tono humorístico, no lo hace con finalidad graciosa y espontánea, sino para agudizar en el lector su interés y raciocinio sobre la procedencia y el ridículo que se oculta en ciertas ideas y prácticas absolutas e impropias, con respecto a nuestra evolución mental en el siglo XX.

A nuestro modo de pensar, basta a veces la emisión de un con­cepto divertido, pero inteligente, para que ocasione el misterioso "estallido" que elimina de nuestro cerebro el polvo dejado por los dogmas, tradiciones y principios anacrónicos que nos asfixian y reducen la libertad de pensar.

A consecuencia de haber recibido muchísimas cartas solicitan­do aclaraciones del modo en que Ramatís se comunica y, a su vez, sobre mi desenvolvimiento mediúmnico, expongo algunos nuevos detalles que me parecen de utilidad para el lector.

A fin de lograr mayor éxito e influencia comunicativa con Ramatís, procuro siempre elevarme en intensidad posible hacia una alta frecuencia vibratoria de naturaleza psíquica no común, para poder alcanzar el plano mental o "plano búdico", como lo llaman los de Oriente, en donde la conciencia de mi mentor actúa con toda facilidad. Consideraría una falta de sinceridad hacia el lector si le afirmara que no recuerdo aquello que me transmitió Ramatís, pues quedo consciente en medio del torrente inspirativo que me fluye del cerebro durante la recepción mediúmnica. El mecanismo de ese fenómeno se produce, más o menos, de acuerdo con los conocimientos que al respecto expone Pietro Ubaldi en su obra Las Noures, cuando ese renombrado espiritualista con­fiesa que escribe de modo poco usual luego de relacionarse con una conciencia superior, la llama "Su Voz". La diferencia par­ticular, en este caso, es que Ramatís se me presenta con rica ves­timenta indochina y se identifica personalmente a través de su inolvidable mirar, y su fisonomía joven, llena de bondad y júbilo, mientras que Pietro Ubaldi considera su caso como un fenómeno de "ultrafania" y alude a la recepción de las "corrientes de los pensamientos que circundan el ambiente humano e intervienen, activas y dinámicas, para guiar e iluminar" (Las Noures, Pág. 37, Edición Lake).

Por otro lado, lo que sucede conmigo difiere un poco de la mediumnidad común, porque, en lugar de sufrir una actuación impuesta por la voluntad imperiosa del comunicante, me veo inducido a sintonizarme con la esfera mental del mismo espíritu y participar activamente del intercambio de las ideas en situa­ción. Entonces quedo en la modesta condición de un mensajero que, después de haber oído las instrucciones verbales, debe trans­mitirlas con la pobreza de su lenguaje y la precariedad de su entendimiento.

El fenómeno, a través de mi mediumnidad, consigue el éxito deseado gracias a la facultad psicométrica que algo he desarro­llado y que permite mantener el cerebro en actividad simul­tánea y consciente en el cerebro de mi propio periespíritu, de cuya sintonización resultan las evocaciones de los cuadros que entreveo en el astral. De este modo, y con la ayuda de Ramatís, puedo abarcar directamente algunos fenómenos del Más Allá, y luego, esas identificaciones me ayudan en la psicografía y en la composición más nítida de estas obras.

Atendiendo al consejo de Ramatís y para la mayor eficiencia de mi trabajo, evité siempre esclavizarme a fórmulas, rituales o adaptaciones psicológicas que pudiesen ayudarse para la recep­ción mediúmnica, ni sujetarse a las influencias o condiciones exteriores. Así consigo trabajar con bastante éxito, pues logro armonizarme con la conciencia espiritual de Ramatís, librándome de sugestiones ajenas. Me sirve tanto el ambiente calmo como el ruidoso; tanto el efecto sedante de la música selectiva para el alma, como el ritmo regional de las melodías populares; recibo los men­sajes en medio de las corrientes mediúmnicas simpáticas, así como alejado de ellas, consiguiendo también grafiar el pensamiento de mi orientador, en medio de las personas preocupadas por asun­tos comunes. Debido a ese esfuerzo hercúleo para aislarme del medio, hago propicias las condiciones espirituales y eludo los recursos extemporáneos, así que puedo recibir a Ramatís entre las actividades del hogar, junto a mis familiares, mientras ellos prosiguen en sus ocupaciones de rutina. Puedo escribir durante la mañana, por la noche o la madrugada, ajeno por completo a los rigores del invierno o del verano; en las noches de luna o las tormentosas, en días apropiados para los fenómenos psíquicos y aun en aquellos que los más experimentados aconsejan no dedicarse.

Me sometí a su heroica disciplina en el sentido de encontrar­me siempre dispuesto para cuando la voluntad superior me indi­case el servicio a realizar; procuré superar siempre las vicisitudes naturales de la vida humana y me sobrepuse a las complejidades sentimentales del mundo, objetivando sólo el propósito de vibrar intensamente en espíritu, a fin de poder efectuar mejor el perfecto enlace con la amplia conciencia de Ramatís.

El éxito de mediumnidad, evidentemente, no puede ser fruto de un pase mágico o de una eclosión milagrosa; exige cariñoso tratamiento, mucha disciplina, superación de las influencias del medio y absoluta renuncia a los intereses personales. Además de la conducta moral y exigida a todo médium bienintencionado, el estudio se revela como uno de los factores más importantes, para alcanzar el éxito en las realizaciones mediúmnicas, así como un instrumento musical bien afinado representa la mitad del éxito, del ejecutante.

Al encontrarnos en un planeta tan heterogéneo como es la Tierra en la cual vivimos ligados a tantas vicisitudes, tropelías, ruidos, decepciones, desajustes y conflictos emotivos, no se puede , servir bien a lo alto con sólo un progreso calculado para los mo­mentos especiales, como nos sería dificilísimo aliar lo "útil" de la espiritualidad con lo "agradable" de los placeres humanos. No debemos olvidar que Jesús no se dejó condicionar por lo fa­vorable del medio para salvar a la humanidad terráquea, sino que se alió en espíritu a las esferas del padrón espiritual superior y ejerció su mandato alejado de cualquier limitación exterior. El médium que se vuelve tolerante, desinteresado y afectuoso, y también respetuoso para todas las convicciones religiosas y filo­sóficas de sus hermanos terrenos, sin duda se vuelve el interme­diario de mayor autoridad del planeta, como lo fue Jesús, que dirigió sus mensajes a todos los hombres, sin distinción de creen­cias o modos de pensar.

Llegando al término de estas explicaciones, que son indispen­sables como prólogo de esta obra, recuerdo a los lectores que Ramatís y Atanagildo no se entregaron a un relato aventurero y sin finalidad constructiva a través del presente trabajo, sin intentar demostrar cuánta compensación realiza en su favor aquel que realmente sigue los pasos de Jesús, en lugar de aferrarse a las impurezas astrales, viviendo exclusivamente en función de "puerta amplia" de las conquistas fáciles por la ilusión de los placeres materiales.

Pido a Jesús que inspire a todos en la lectura del trabajo que hemos efectuado, con el sentido de contribuir con nuestra "copa de agua" para aplacar a aquellos que tienen sed de conocimien­tos de la Vida del Más Allá y aumentar el ánimo y la esperanza de aquellos que se atemorizan delante de la muerte del cuerpo y dudan de la magnanimidad de nuestro Padre Celestial. ¡Ojalá puedan estos mensajes mediúmnicos beneficiar a los corazones abatidos por la inseguridad del día de mañana!
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Ramatís La Vida Más Allá de la Sepultura iconEscribir algo a mi padre en sus 80 cumpleaños es difícil para mí....
«más allá», pero reconozco que hay veces que desearía que ese «más allá» fuese «un ven acá»

Ramatís La Vida Más Allá de la Sepultura iconExperiencias postmortem la vida cotidiana en el más allá

Ramatís La Vida Más Allá de la Sepultura iconExperiencias postmortem la vida cotidiana en el más allá

Ramatís La Vida Más Allá de la Sepultura icon“Es preciso recobrar una América profunda que se de mas allá de la...

Ramatís La Vida Más Allá de la Sepultura iconMÁs acá y más allá del texto. Sobre de esperar a que se aparte, de soledad sánchez parody

Ramatís La Vida Más Allá de la Sepultura iconMas allá de la amargura

Ramatís La Vida Más Allá de la Sepultura iconWagner Alegretti es un ingeniero electrónico brasileño que lleva...

Ramatís La Vida Más Allá de la Sepultura iconMás allá hay dragones

Ramatís La Vida Más Allá de la Sepultura iconMas Allá hay dragones

Ramatís La Vida Más Allá de la Sepultura iconCristianos más allá de la religióN






© 2015
contactos
l.exam-10.com