Lección Página






descargar 0.83 Mb.
títuloLección Página
página21/24
fecha de publicación31.05.2015
tamaño0.83 Mb.
tipoLección
l.exam-10.com > Documentos > Lección
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   24
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. II Tim. 1:8,9. “Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios, quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dad en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos”. Efesios 1:3-14; I Pedro 1:1,2: Rom. 11:5,6; Juan 15:16; I Juan 4:19; Oseas 12:9.

  2. II Tes. 2:13,14. “Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo”. Hechos 13:48; Juan 10:16; Mateo 20:16; Hechos 15:14.

  3. Exodo 33:18,19. “El entonces dijo: te ruego que me muestres tu gloria. Y le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente”. Mateo 20:15. “¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envida, porque yo soy bueno?”. Efesios 1:11; Rom. 9:23,24; Jer. 31:3; Rom. 11:28,29; Santiago 1:17,18; II Timoteo 1:9; Rom. 11:32-36.

  4. I Cor. 4:7. “Porque ¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido?”. I Cor. 1:26-31; Rom. 3:27; 4:16; Col. 3:12; I Cor. 3:5-7; 15:10; I Pedro 5:10; Hechos 1:24; I Tes. 2:13; I Pedro 2:9; Lucas 18:7; Juan 15:16; Efesios 1:16; I Tes. 2:12.

  5. II Tim. 2:10. “Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna”. I Cor. 9:22. “a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos”. Rom. 8:28-30; Juan 6:37-40; II Pedro 1:10.

  6. I Tes. 1:4-10. “Porque conocemos, hermanos amados de Dios, vuestra elección; pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre…”.

  7. Rom. 8:28-31. “Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?”. Isa. 42:16; Rom. 11:29.

  8. II Pedro 1:10,11. “Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás. Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”. Fil. 3:12; Heb. 6:11.



X. Nuestra Santificación
Creemos que la santificación es un proceso mediante el cual de acuerdo con la voluntad de Dios se nos hace participes de su santidad;1 que es obra progresiva;2 que principia con la regeneración;3 que la desarrolla en el corazón del creyente por la presencia y poder del Espíritu Santo, Sellador y Consolador en el uso continuo de los medio señalados, sobre todo la Palabra de Dios, y también el examen personal, la abnegación, la vigilancia y la oración.4
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. I Tes. 4:3. “pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación”. I Tes. 5:23. “y el mismo Dios de paz os santifique por completo…”. II Cor. 7:1; 13:9; Efesios 1:4.

  2. Prov. 4:18. “Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto”. II Cor. 3:18; Heb. 6:1; II Pedro 1:5-8; Fil. 3:12-16.

  3. I Juan 2:29. “Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él”. Rom. 8:5. “Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu”. Juan 3:6. Fil. 1:9-11; Efesios 1:13,14.

  4. Fil. 2:12,13. “…ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”. Efesios 4:11,12; I Pedro 2:2; II Pedro 3:18; II Cor. 13:5; Lucas 11:35; 9:23; Mateo 26:41; Efesios 6:18; 4:30.



XI. La Perseverancia de los Santos
Creemos que los que creen verdaderamente, son los que permanecen hasta el fin;1 que su lealtad perseverante a Cristo es la gran señal que los distingue, de los que hacen profesión superficial;2 que una providencia especial vigila por su bien;3 y que son preservados por el poder de Dios para la resurrección mediante la fe.4
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. Juan 8:31. “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos”. I Juan 2:27,28; 3:9; 5:18.

  2. I Juan 2:19. “Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros; habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros”. Juan 13:18; Mateo 13:20,21; Juan 6:66-69; Job 17:9.

  3. Romanos 8:28. “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”. Mateo 6:30-33; Jer. 32:40; Salmo 121:3; 91:11,12.

  4. Fil. 1:6. “…que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”. Fil. 2:12,13; Judas 24,25; Heb. 1:14; II Reyes 6:16; Heb. 13:5; I Juan 4:4.



XII. Armonía entre la Ley y el Evangelio
Creemos que la ley de Dios es la norma eterna e invariable de su gobierno;1 que es santa, justa, y buena;2 que la única causa de incapacidad que las Escrituras atribyyen al hombre caído para no cumplirlas surge de su amor al pecado;3 que libertarle de él y restituirle mediante un mediador a una obediencia no fingida de la santa ley, es uno de los grandes fines del evangelio y también del medio de la gracia en conexión con el establecimiento de la iglesia visible.4
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. Rom. 3:31. “¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley”. Mateo 5:17; Lucas 16:17; Rom.3:20; 4:15.

  2. Rom. 7:12. “De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno”. Rom. 7:7,14,22; Gal. 3:21; Salmo 119.

  3. Rom. 8:7,8. “Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios”. Josué 24:19; Jer. 13:23; Juan 6:44; 5:44.

  4. Rom. 8:2-4; “Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. Rom. 10:4; I Tim. 1:5; Heb. 8:10; Judas 20,21; Heb. 12:14; 16:17,18; I Cor. 12:28.



XIII. Una Iglesia Novotestamentaria
Creemos que una iglesia visible de Cristo es una congregación de creyentes bautizados;1 asociados mediante pacto en la fe y el compañerismo del evangelio;2 la cual practica las ordenanzas de Cristo;3 es gobernada por Sus leyes;4 y ejerce los dones, derechos y privilegios que a ella otorga la palabra de él mismo;5 y cuyos oficiales bíblicos son el pastor, u obispo y los diáconos;6 estando definidos los requisitos, calificaciones, cualidades y obligaciones de estos oficiales en las epístolas de Pablo a Timoteo y a Tito.
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. I Cor. 1:1-13. “Pablo,… a la iglesia de Dios que está en Corinto,… ¿acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?”. Mateo 18:17; Hechos 5:11; 8:1; 11:22; I Cor. 4:17; 14:23; III Juan 9; I Tim. 3:5.

  2. Hechos 2:41,42. “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas”. II Cor. 8:5. “… se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios”. Hechos 2:47; I Cor. 5:12,13.

  3. I Cor. 11:2. “Os alabo, hermanos, porque en todos os acordáis de mí, y retenéis las instrucciones tal como os las entregué”. II Tes. 3:6; Rom. 16:17-20; I Cor. 11:23; Mat. 18:15-20; I Cor. 5:6; II Cor. 2:7; I Cor. 4:11.

  4. Mat. 28:20. “enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado”. Juan 14:15; 15:12; I Juan 4:21; Juan 14:21; I Tes. 4:2; II Juan 6; Gal. 6:2. Todas las Epístolas.

  5. Efesios 4:7. “Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo”. I Cor. 14:12. “procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia”. Fil. 1:27. “… oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio”. I Cor. 12:14.

  6. Fil. 1:1. “… con los obispos y diáconos”. Hechos 14:23; 15:22; I Tim. 2; Tito 1.



XIV. El Bautismo Escritural y la Cena del Señor
Creemos que el bautismo bíblico es la inmersión en agua, del que tenga fe en Cristo;1 en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo;2 a fin de proclamar, mediante bello emblema solemne, esta fe en el Salvador crucificado, sepultado y resucitado, y también el efecto de la misma fe, a saber, nuestra muerte al pecado y resurrección a una vida nueva;3 y que el bautismo es requisito previo a los privilegios de la relación con la iglesia y la participación en la Cena del Señor;4 en la cual los miembros de la iglesia por el uso correcto del pan sin levadura y el jugo de la vid, conmemoran juntos el amor por el que murió, Jesucristo;5 precedido siempre de un examen personal serio del participante.6
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. Hechos 8:36-39. “… y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios… y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó”. Mat. 3:5,6; Juan 3:22,23; 4:1,2; Mat. 28:19; Marcos 16:16: Hechos 2:38; 8:12; 16:32-34; 18:8.

  2. Mat. 28:19. “Bautizándolos en el hombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. Hechos 10:47,48; Gal. 3:27,28.

  3. Rom. 6:4. “Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva”. Col. 2:12; I Pedro 3:20,21; Hechos 22:16.

  4. Hechos 2:41,42. “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”. Mateo 28:19,20. Los Hechos y las Epístolas.

  5. I Cor. 11:26. “Así, pues, todas la veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga”. Mateo 26:26-29; Marcos 14:22-25; Lucas 22:14-20.

  6. I Cor. 11:28. “Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa”. I Cor. 5:1,8; 10:3-32; 11:17-32; Juan 6:26-71.


Nosotros no reconocemos como bautismo bíblico las inmersiones practicadas por otras denominaciones, por falta de autoridad eclesiástica en su administración.

Creemos que tanto el bautismo como la Cena del Señor deben ser administradas solamente por ministros ordenados debidamente.
NOTA: Estos dos párrafos han sido incluidos de los Artículos de fe del Seminario Bautista Latino Americano de México.

XV. El Día del Señor
Creemos que el primer día de la semana es el Día del Señor, o sea el Domingo;1 que debe ser consagrado y servicial al Señor;2 absteniéndose el cristiano de todo trabajo secular y recreación pecaminosa,3 valiéndose con devoción de todos los medios de gracia privados,4 y públicos;5 y preparándose para el descanso que le queda al pueblo de Dios.6
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. Hechos 20:7. “El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo se enseñaba”. Col. 2:14; Marcos 2:27; Juan 20:19; I Cor. 16:1,2.

  2. Éxodo 20:8. “Acuérdate del día de reposo para santificarlo”. Apo. 1:10. “Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor”. Salmo 118:24. “Este es el día que hizo Jehová; Nos gozaremos y alegraremos en él”.

  3. Isa. 58:13,14. “Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob”. Isa. 56:2-8.

  4. Salmo 118:15. “Voz de júbilo y de salvación hay en las tiendas de los justos”. Jn. 20:1,19,26.

  5. Heb. 10:24,25. “… no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre”. Lev. 19:30. “Exodo 46:3; Lucas 4:16; Salmo 26:8; 87:3.

  6. Heb. 4:3-11. “Pero los que hemos creído entramos en el reposo”.



XVI. El Gobierno Civil
Creemos que el gobierno civil existe por disposición divina para los intereses y buen orden de la sociedad humana;1 y que debemos orar por los magistrados honrándolos en conciencia, y obedeciéndoles;2 salvo en cosas que sean opuestas a la voluntad de nuestro Señor Jesucristo,3 único dueño de la conciencia, y príncipe de los reyes de la tierra.4
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. Rom. 13:1-7. “…no hay autoridad sino de parte de Dios,… Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo”. Deum. 16:18; II Sam. 23:3; Exodo 18:23; Jer. 30:21.

  2. Mat. 22:21. “Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios”. Tito 3:1; I Pedro 2:13; Tim. 2:1-8.

  3. Hechos 5:29. “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres”. Mat. 10:28. “…temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno”. Daniel 3:15-18; 6:7-10; Hechos 4:18-20.

  4. Mateo 23:10. “porque uno es vuestro Maestro, el Cristo”. Rom. 14:4. “¿Tú quien eres, que juzgas al criado ajeno? Apo. 19:16. “Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: Rey de reyes y Señor de señores”. Salmo 72:11; Salmo 2; Rom. 14:9-13.



XVII. El Justo y el Perdido
Creemos que hay una diferencia radical y de esencia entre le justo y el perdido;1 y que sólo por medio de la fe son justificados en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, y santificados por el Espíritu de nuestro Dios y los justos son de Su estimación;2 todo aquel que sigue impío e incrédulo es malo y continúa dentro de la maldición;3 que tal distinción es tan real entre la vida actual del hombre como después de la muerte.4
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. Mal. 3:18. “Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve”. Prov. 12:26; Isa. 5:20; Gen. 18:23; Jer. 15:19; Hechos 10:34,35; Rom. 6:16.

  2. Rom. 1:17. “Mas el justo por la fe vivirá”. Rom. 7:6. “Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra”. I Juan 2:29. “Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él”. I Juan 3:7; Rom. 6:18,22; I Cor. 11:32; Prov. 11:31; I Pedro 4:17,18.

  3. I Juan 5:19. “Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno”. Gal. 3:10. “Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición”. Juan 3:36; Isa. 57:21; Salmo 10:4; Isa. 55:6,7.

  4. Prov. 14:32. “Por su maldad será lanzado el impío; mas el justo en su muerte tiene esperanza”. Véase también el ejemplo del rico y Lázaro. Lucas 16:25. “… acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado”. Juan 8:21,24; Prov. 10:24; Lucas 12:4,5; 9:23-26; Juan 12:25-26. Ec. 3:17; Mat. 13:14.



XVIII. El Mundo Venidero
Creemos que se acerca el fin del mundo;1 que en el día postrero Cristo descenderá del cielo,2 y levantará los muertos del sepulcro para que reciban su retribución final;3 que entonces se verificará una separación solemne;4 que los impíos serán sentenciados al castigo eterno, y los justos al gozo sin fin;5 y que este juicio determinará para siempre, sobre los principios de justicia, el estado final de los hombres en el cielo, o en el infierno.6
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   24

similar:

Lección Página iconLas despiadadas, de la página escrita a la página virtual

Lección Página iconResumen : Qué le pasa al sapito, que no come; eso quieren saber sus...

Lección Página icon'Bluie the Earth' es una página web creada en Flash que tiene como...

Lección Página iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

Lección Página iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

Lección Página iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

Lección Página iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

Lección Página iconSelección de libros infantiles y juveniles sobre navidad
«La Señora le comprendió muy bien, tomó las manos vacías del niño entre las suyas y las besó». Ilustraciones a doble página y de...

Lección Página iconÍndice: Página

Lección Página iconPrograma Página






© 2015
contactos
l.exam-10.com