Lección Página






descargar 0.83 Mb.
títuloLección Página
página20/24
fecha de publicación31.05.2015
tamaño0.83 Mb.
tipoLección
l.exam-10.com > Documentos > Lección
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   24
DECLARACIÓN DE FE
Esta declaración de fe expresa en forma sustancial lo que los bautistas creen en cuanto a los asuntos en cuestión. Fundamentalmente es la confesión de New Hampshire con ligeros cambios.

Nota: Esta declaración de fe fue escrita hace muchos años por J. Newton Brown D.D. (Doctor en divinidad o teología).

I. Las Escrituras
Creemos que la Santa Biblia fue escrita por hombres divinamente inspirados, y que es tesoro perfecto de instrucción celestial;1 que tiene a Dios por autor, por objeto la salvación,2 y por contenido la verdad sin mezcla alguna de error,3 que revela los principios según los cuales Dios nos juzgará;4 siendo por lo mismo, y habiendo de serlo hasta la consumación de los siglos, centro verdadero de la unión cristiana,5 y norma suprema a la cual debe sujetarse todo juicio que se forme de la conducta, las creencias y las opiniones humanas.6
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. II Tim. 3:16-17. “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”. También II Pedro 1:21; II Samuel 23:2; Hechos 1:16; 3:21; Juan 10:35; Lucas 16:29-31; Salmos 119:111; Rom. 3:1,2.

  2. II Tim. 3:15. “las cuales te pueden hacer sabio para la salvación”. También I Pedro 1:10-12; Hechos 11:14; Rom. 1:16; Marcos 16:16; Juan 5:38,39.

  3. Prov. 30:5,6. “Toda palabra de Dios es limpia;… no añadas a sus palabras, para que no te reprenda, y seas hallado mentiroso”. También Juan 17:17; Apo. 22:18,19; Rom. 3:4.

  4. Rom. 2:12. “y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados”. Juan 12:47,48. “Al que ore mis palabras,… la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero”. También I Cor. 4:3,4. Lucas 10:10-16; 12:47,48.

  5. Fil. 3:16. “sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa”. También Ef. 4:3-6; Fil. 2:1,2; I Cor. 1:10; I Pedro 4:11.

  6. I Juan 4:1. “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios”. Isaías 8:20. “¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido”. I Tes. 5:21. “Examinadlo todo”. II Cor. 13:5. “Examinaos a vosotros mismos”. También Hechos 17:11; I Juan 4:6; Judas 3:5; Ef. 6:17; Sal. 119:59,60; Fil. 1:9-11.



II. El Dios Verdadero
Creemos que hay un solo Dios viviente y verdadero, infinito, Espíritu inteligente, cuyo nombre es Jehová, Hacedor y Gobernante Supremo del cielo y de la tierra,1 indeciblemente glorioso en santidad;2 merecedor de toda la honra, confianza y amor posible,3 que en la unidad de la divinidad existen tres personas, el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo,4 iguales estos en perfección divina,5 desempeñan oficios distintos, pero que armonizan en la grande obra de la redención.
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. Juan 4:24. “Dios es espíritu”. Salmo 147:5. “Y su entendimiento es infinito”. Salmo 83:18. “Tú solo Altísimo sobre toda la tierra”. Heb. 3:4; Rom. 1:20; Jer. 10:10.

  2. Exodo 15:11. “¿Quién como tú, magnífico en santidad? Isa. 6:3; I Pedro 1:15,16; Apo. 4:6-8.

  3. Marcos 12:30. “Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas”. Apo. 4:11. “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas”. Mateo 10:37. Jer. 2:12,13.

  4. Mateo 28:19. “Id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. Juan 15:26. “Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí”. I Cor. 12:4-6; I Juan 5:7.

  5. Juan 10:30. “Yo y el Padre uno somos”. Juan 5:17; 14:23; 17:5,10; Hechos 5:3,4; I Cor. 2:10,11; Fil. 2:5,6.

  6. Efesios 2:18. “porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre”. II Cor. 13:14. “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros”. Apo. 1:4,5. Compárese 2:7.



III. La Caída del Hombre
Creemos que el hombre fue creado en santidad, sujeto a la ley de su Hacedor;1 pero que por la trasgresión voluntaria, cayó de aquel estado santo y feliz;2 por cuya causa todo el género humano es ahora pecador,3 no por fuerza sino por su voluntad;4 hallándose por naturaleza enteramente desprovisto de la santidad que requiere la ley de Dios, positivamente inclinado a lo malo, y por lo mismo bajo justa condenación a ruina eterna,5 sin defensa ni disculpa que lo valga.6
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. Génesis 1:27. “Y creó Dios al hombre a su imagen”. Génesis 1:31. “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera”. Eclesiastés 7:29; Hechos 15:26; Génesis 2:16.

  2. Génesis 3:6-24. “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella… Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida”. Rom. 5:12.

  3. Rom. 5:19. “por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores”. Juan 3:6; Salmo 51:5; Rom. 5:15-19; 8:7.

  4. Isaías 53:6. “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino”. Génesis 6:12; Rom. 3:9-18.

  5. Efesios 2:1-3. “entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás”. Rom. 1:18. “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad”. Rom. 1:32; 2:1-6; Gal. 3:10; Mateo 20:15.

  6. Ezequiel 18:19,20. “Y si dijereis: ¿Por qué el hijo no llevará el pecado de su padre?… El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él”. Rom. 1:20. “…de modo que no tienen excusa”. Rom. 3:19. “…para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios”. Gal. 3:22.



IV. El Camino de Salvación
Creemos que la salvación de los pecadores es puramente por gracia;1 en virtud de la obra intercesora de el Hijo de Dios;2 quien cumpliendo la voluntad del Padre, se hizo hombre, exento empero de pecado;3 honró la ley divina con su obediencia personal;4 y con su muerte, dio plena expiación por nuestros pecados;5 resucitando después de entre los muertos;6 y desde entonces entronizase en los cielos;6 que reúne en su persona admirabilísima las simpatías más tiernas con las perfecciones divinas, teniendo así por todos motivos las cualidades que requiere un Salvador idóneo, compasivo, y todo suficiente.7
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. Efesios 2:5. “por gracia sois salvos”. Mateo 18:11; I Juan 4:10; I Cor. 3:5-7; Hechos 15:11.

  2. Juan 3:16. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Juan 1:1-14; Heb. 4:14; 12:24.

  3. Fil. 2:6,7. “el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres”. Heb. 2:9-14; II Cor. 5:21.

  4. Isa. 42:21. “Jehová se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla”. Fil. 2:8; Gal. 4:4,5; Rom. 3:21.

  5. Isaías 53:4,5. “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados”. Mateo 20:28; Rom. 4:25; 3:21-26; I Juan 4:10; 2:3; I Cor. 15:1-3; Heb. 9:13-15.

  6. Heb. 1:8. “Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo”. Heb. 1:3-4; 8:1; Col. 3:1-4.

  7. Heb. 7:25. “por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos”. Col. 2:9. “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”. Heb. 2:18. “Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados”. Heb. 7:26; Salmo 89:19; Salmo 45.



V. La Justificación
Creemos que la justificación es el gran bien divino que asegura Cristo1 a los que en él tengan fe;2 que esta justificación incluye el perdón del pecado,3 y el don de la vida eterna de acuerdo con los principios de la justicia;4 que la imparte exclusivamente mediante la fe en su sangre, y no por consideración de ningunas obras de justicia que hagamos;5 imputándonos Dios gratuitamente su justicia perfecta por virtud de esa fe;6 que nos introduce a un estado altamente bienaventurado de paz y favor con Dios, y hace nuestros ahora y para siempre todos los demás bienes que hubiéramos menester.7
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. Juan 1:16. “Porque se su plenitud tomamos todos”. Ef. 3:8.

  2. Hechos 13:39. “en él es justificado todo aquel que cree”. Isaias 3:11,12; Rom. 8:1.

  3. Rom. 5:9. “estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira”. Zacarías 13:1. Mateo 9:6. Hechos 10:43.

  4. Rom. 5:17. “…mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y el don de la justicia”. Tito 3:5,6; I Pedro 3:7; I Juan 2:25; Rom. 5:21.

  5. Rom. 4:4,5. “Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia”. Rom. 5:21; 6:23; Fil. 3:7-9.

  6. Rom. 5:19. “…por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos”. Rom. 3:24-28; 4:23-25; I Juan 2:12.

  7. Rom. 5:1,2. “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios”. Rom. 5:3. “…nos gloriamos en las tribulaciones”. Rom. 5:11. “…nos gloriamos en Dios”. I Cor. 1:30,31; Mateo 6:33; I Timoteo 4:8.



VI. Carácter Gratuito de la Salvación
Creemos que el evangelio a todos llena los beneficios de la salvación;1 que es deber de todos aceptarlos inmediatamente con fe cordial, arrepentida y obediente;2 y que el único obstáculo para la salvación del peor pecador de la tierra es al depravación innata y voluntaria de este, y su rechazo voluntario del evangelio;3 repulsa que agrava su condenación.4
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. Isaías 55:1. “A todos los sedientos: Venid a las aguas”. Apo. 22:17. “…el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente”. Lucas 14:17.

  2. Rom. 16:26. “…por las Escrituras… según el mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe”. Marcos 1:15. Rom. 1:15-17.

  3. Juan 5:40. “y no queréis venir a mí para que tengáis vida”. Mateo 23:37; Rom. 9:32; Prov. 1:24; Hechos 13:46.

  4. Juan 3:19. “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas”. Mateo 11:20; Lucas 19:27; II Tes. 1:8.



VII. La Gracia en la Regeneración
Creemos que para ser salvo el pecador debe arrepentirse y creer en Cristo para nacer de nuevo;1 que la regeneración consiste en dar a la mente una disposición de santidad;2 que se efectúa por el poder del Espíritu Santo en conexión con la verdad divina en forma que excede a la comprensión humana,3 a fin de asegurar nuestra obediencia voluntaria al evangelio;4 y que la evidencia adecuada se manifiesta en los frutos santos de arrepentimiento, fe, y novedad de vida,5
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. Juan 3:3. “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios”. Juan 3:6,7; I Cor. 1:14; Apo. 8:7-9; 21:27.

  2. II Cor. 5:17. “si alguno está en Cristo, nueva criatura es”. Ezequiel 36:26; Deut. 30:6; Rom. 2:28,29; 5:5; I Juan 4:7.

  3. Juan 3:8. “El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu”. Juan 1:13. “los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios”. Santiago 1:16-18; “Él, de su voluntad, no shizo nacer por la palabra de verdad”. I Cor. 1:30; Filemón 2:13.

  4. I Pedro 1:22-25. “Habiendo purificado vuestras almas por al obediencia a la verdad, mediante el Espíritu”. I Juan 5:1. “Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios”. Efesios 4:20-24; Col. 3:9-11.

  5. Efesios 5:9. “el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad”. Rom. 8:9. Gal. 5:16-23; Efesios 3:14-21; Mateo 3:8-10; 7:20; I Juan 5:4,18.



VIII. El Arrepentimiento y la Fe
Creemos que el arrepentimiento y la fe son deberes y dones inseparables labradas en el alma del pecador por el Espíritu regenerador de Dios;1 por cuanto convencidos profundamente de nuestra culpa, de nuestro peligro e impotencia, y a la vez del camino de salvación en Cristo,2 nos volvemos hacia Dios sinceramente contritos, confesándonos con él e impetrando misericordia;3 sinceramente recibiendo a la vez, al Señor Jesucristo como profeta, sacerdote y rey nuestro en quien exclusivamente confiamos como Salvador único y omnipotente.4
Textos bíblicos que lo apoyan


  1. Marcos 1:15. “arrepentíos, y creed en el evangelio”. Hechos 11:18. “…también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida”. Efesios 2:8. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios”. I Juan 5:1. “Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios”.

  2. Juan 16:8. “Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio”. Hechos 2:37,38. “se compungieron de corazón, y dijeron… Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados”. Hechos 16:30,31.

  3. Lucas 18:13. “Mas el publicano, … se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador”. Lucas 15:18-21; Santiago 4:7-10; II Cor. 7:11; Rom. 10:12,13; Salmo 51.

  4. Rom. 10:9-11. “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”. Hechos 3:22,23; Heb. 5:14. Salmo 2:6. Heb. 1:8, 8:25; II Timoteo 1:12.



IX. El Propósito de la Gracia Divina
Creemos que la elección es el propósito eterno de Dios según el cual gratuitamente regenera, santifica y salva a los pecadores;1 que siendo consecuente este propósito con el albedrío humano abarca todos los medios en relación con el fin;2 que sirve de manifestación gloriosísima de la soberana bondad de Dios, siendo infinitamente sabio, santo e inmutable;3 que absolutamente excluye la jactancia, y promueve humildad, amor, oración, alabanza, confianza en Dios y una imitación activa de su misericordia gratuita;4 que estimula al uso de los medios en el nivel más elevado;5 que puede conocerse viendo los efectos en todos los que efectivamente ponen su fe en el evangelio y reciben a Cristo;6 que es el fundamento de la seguridad cristiana;7 y que cerciorarnos de esto en cuanto personalmente nos concierne, exige y merece suma diligencia de nuestra parte.8
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   24

similar:

Lección Página iconLas despiadadas, de la página escrita a la página virtual

Lección Página iconResumen : Qué le pasa al sapito, que no come; eso quieren saber sus...

Lección Página icon'Bluie the Earth' es una página web creada en Flash que tiene como...

Lección Página iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

Lección Página iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

Lección Página iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

Lección Página iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

Lección Página iconSelección de libros infantiles y juveniles sobre navidad
«La Señora le comprendió muy bien, tomó las manos vacías del niño entre las suyas y las besó». Ilustraciones a doble página y de...

Lección Página iconÍndice: Página

Lección Página iconPrograma Página






© 2015
contactos
l.exam-10.com