Lección Página






descargar 0.83 Mb.
títuloLección Página
página18/24
fecha de publicación31.05.2015
tamaño0.83 Mb.
tipoLección
l.exam-10.com > Documentos > Lección
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   ...   24
I. El diezmo Antes de la Ley de Moisés.
Génesis 14:20. “Y le dio Abram los diezmos de todo”. En este pasaje se habla de Abraham pagando el diezmo de todo a Melkizedek el sacerdote de Dios. Hay quienes digan que el diezmo es solamente parte de la ley mosaica; pero aquí tenemos la práctica de ello 400 años antes de que existiera la Ley. ¿Dónde aprendió Abraham a diezmar? Dios se lo enseñó directamente, o a quienes vivieron antes de él.

Génesis 28:22. “Y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti”. Esta es una promesa de Jacob que diezmará para el Señor. También acontece mucho tiempo antes de la Ley de Moisés.
II. El Diezmo Bajo la Ley
1. Incorporado en la Ley.

Levítico 27:30. “Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es; es cosa dedicada a Jehová”. Si perteneció a Dios el diezmo en ese entonces, le pertenece tal hoy; si fue santo antes, tiene que serlo hoy. Números 18:24, 26, 28. Estos versículos enseñan que el diezmo sería la fuente de sostén para la adoración y los sacerdotes. También los sacerdotes debían diezmar.

2. Diezmar era una práctica enseñada por la Ley.

II Cron. 31:5,6,12. Nehemías 10:37,38.

3. Quienes no diezmaran eran condenados culpables de pecado.

Amós 4:4. Se critica al pueblo por no diezmar.

Mal. 3:8-9. Los que no diezman son llamados ladrones de Dios.

Mal. 3:10-12. El pueblo es desafiado a diezmar y ver las bendiciones que Dios les dará.
III. El Diezmo en el Nuevo Testamento
Mateo 21:23 y 23:23, con Mal. 3:1-4. En el pasaje de Malaquías se halla una profecía que el Señor vendrá a enseñar a su pueblo cómo ofrendar con justicia y en forma aceptable. La profecía es seguida de la acusación de haber robado y no haber cumplido dando el diezmo para Dios. En Mateo 21:23 y 23:23 tenemos el cumplimiento de la profecía. En ellos El enseña que para que su ofrenda sea aceptable es necesario diezmar, y mantener las ordenanzas de la Ley en cuanto a el juicio, la misericordia y la fe. En otras palabras no basta con dar el diezmo, hemos de vivir también rectamente.

Mateo 23:23. “Porque diezmáis”. Dice el Señor. ¿Cómo podríamos nosotros dejar de hacerlo?

I Cor. 9:13-14 con Números 18:24. Este pasaje nos enseña que el trabajo de la iglesia y los ministros han de ser sostenidos en igual forma que se sostuvo la adoración en el Antiguo Testamento; es decir, por medio de diezmos y ofrendas.

I Cor. 16:2. Este pasaje enseña claramente la forma proporcional de dar como Dios nos ha bendecido. La única forma que la Biblia enseña es el diezmo.

Hebreos 7:1-8. El Versículo 8 dice: “Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive”. Los “hombres mortales” es una referencia a los sacerdotes levíticos o mosaicos. “Aquel” se refiere a Cristo como el cumplimiento del sacerdocio de Melchizedek. Así como el pueblo pagaba sus diezmos a los sacerdotes levitas también nosotros ahora debemos hacerlo al más grande de todos los sacerdotes, es decir, Jesucristo. Es a El a quien se dan los diezmos y las ofrendas que se donan a la iglesia.

Estos pasajes muestran claramente que el plan financiero de Dios para la iglesia es que su pueblo traiga a su casa, para su trabajo los diezmos y sus ofrendas. I Cor. 16:2. “Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas”. Eso sig. todos.
IV. Resumen
He aquí pues el plan financiero de Dios para las iglesias bautistas. no estamos interesados en planes hechos por hombres. Creemos en los planes de Dios para todo y creemos que todos los miembros de las iglesias bautistas deben ser diezmeros entregando al Señor la décima parte de lo que reciben. Si el amamos, “guardaremos sus mandamientos”. Jn. 14:15.

Este plan de financiamiento puede satisfacer todas las necesidades económicas de la iglesia si cada miembro es un diezmero. Con ello pagaríamos cualquier deuda, agrandaríamos el trabajo de la iglesia local y habría más dinero para la obra misionera y de ayuda. Sería sin medida la respuesta de Dios por la fidelidad de los miembros en la mayordomía. “Que cada miembro de la iglesia se decida desde hoy a dar correctamente, y a vivir correctamente”.
Disertación del maestro:


  1. La necesidad de que cada miembro colabore en el programa financiero de la iglesia.

  2. Todo lo que se podría hacer si cada miembro llevara su parte.

  3. ¿Por qué siempre se ve estorbado el programa de Dios por la falta de dinero?

  4. ¿Qué hace Satanás en relación con las finanzas de la iglesia?


Tareas para los alumnos:


  1. Dios obra por medio de planes. (Introducción)

  2. ¿Existió el diezmo antes de la Ley de Moisés?

  3. ¿Diezmar en la Ley?

  4. El Diezmo en el Antiguo Testamento.

  5. ¿Cuál es el plan de Dios para las finanzas de las iglesias bautistas en el N. T.?


Preguntas para discusión:


  1. ¿que efecto malo tienen las ventas de cachivaches, comidas, cenas, etc., en la causa de Cristo? ¿Qué demuestran?

  2. ¿Habría más derecho de cambiar los planes de Dios para las finanzas que los de membresía en la iglesia, organización, bautismo, la Cena del Señor, etc.?

  3. ¿??¿La codicia es un gran pecado? (Véase el pasaje bíblico sobre la idolatría).

  4. ¿El diezmo debe ofrecerse del sueldo completo o ya con las deducciones?


Nota: Lección tomada del “Manual del Miembro de la Iglesia” por José T. Odle.
Lección 48
EL NOMBRE BAUTISTA
Oración: Que como bautistas vivamos de tal modo en armonía con nuestro nombre divino.
El término “Bautista” es de origen tan divino como la Iglesia bautista. Ambos vienen del cielo. Los dos provienen de Dios. Se dio el hombre de Juan el precursor de Jesús en su nacimiento. Lo llamaron “el Bautista” por causa de su misión. Estos hechos están claramente explicados en las Escrituras, acerca de su nombre oficial “El Bautista”. El hombre vino del cielo. Dios se lo dio, por causa del trabajo que le encomendó hacer. Fue “enviado de Dios” (Juan 1:6). Dios lo llamó “El Bautista” antes que principiara a predicar (Mateo 3:1). No se le llamó “El Bautista”, porque bautizaba, puesto que el hombre se lo dio Dios antes de ir al Jordán o que predicara o bautizara. Dios le dio el hombre, Dios lo envió a predicar y a bautizar (Juan 1:33). Dios lo mandó a bautizar solamente una clase de personas, es decir, los que se hicieron discípulos (salvos) o cristianos antes del bautismo (Juan 4:1). Es claro que los discípulos de él fueron salvos antes del bautismo porque insistía en los frutos: “frutos dignos de arrepentimiento” (Mateo 3:8). El hacha estaba puesta a la raíz del árbol. Murieron a su vida vieja, antigua de pecado. Confesaron sus pecados (Mateo 3:6). Juan les enseñó a creen en Jesucristo (Hechos 19:4) Recibieron a Jesús como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Esa era la fe en Cristo. El árbol fue hecho bueno, o en otras palabras nacieron de arriba cuando recibieron a Cristo (Juan 1:11-12).

Por tanto, teniendo un corazón nuevo, una vida nueva, dieron fruto. Lucas dice en Luc. 3:8-14 la clase de fruto que Juan demandaba antes de que fueran bautizados. En su sermón inaugural (Mat. 6:8), explicó plena y llanamente que sólo quienes nacieran de nuevo y llevaran fruto recibirían su aprobación para ser bautizados. Entendiendo ya el por qué del hombre que Dios le dio como precursor de Su Hijo que tendría que preparar el material con el que Jesús organizaría su iglesia, procedemos a ver si la Biblia ofrece algunas razones para haber escogido tal hombre. Ud. verá que hay buen número de ellas en la palabra infalible de Dios en cuanto a por qué Dios le llamó Juan “El Bautista”.
1. El nombre Bautista es el único en el Nuevo Testamento que se usa para reconocer a un discípulo bautizado.

Cuantos han recibido a Jesús como su Señor y Salvador son hermanos; Mat. 23:8. Todos los verdaderos creyentes son sus discípulos. El discipulado es antes de el bautismo; Juan 4:1. Todos los que han creído en el hombre de Jesús como su Salvador y Señor son hijos de Dios; Juan 1:12; Gal. 3:26. Todos los elegidos son llamados ovejas. Antes de ser salvos se les llama ovejas perdidas; Mat. 10:6. Todos los lavados con la sangre son llamados santos; Heb. 10:10,14; 13:12. Todos los discípulos son cristianos; Hechos 11:26. Todos estos títulos se pueden aplicar a creyentes no bautizados.

No es así con el hombre bautista. La última edición del Diccionario Webster define bautista como “uno de una denominación de cristianos que sostienen que el bautismo debe ser administrado por inmersión y solamente a los creyentes”. El nombre bautista es escriturario, y es el único de su tipo que se utiliza para designar alguna denominación, o que podría hacerlo. El hombre bautista vino de Dios; el nombre cristiano proviene de los paganos; Hech. 11:26. El término bautista es un nombre denominacional. El término cristiano de acuerdo con el diccionario de Webster, incluye a todos los creyentes en Cristo. Nótese que dice: “Uno que cree o que profesa o que piensa que cree en Jesucristo”. De acuerdo con el léxico así como de acuerdo con las Escrituras, todos los hijos de Dios son cristianos. El único nombre en el Nuevo Testamento que se usa para los discípulos bautizados o creyentes es el término bautista.
2. El único nombre del Nuevo Testamento que está de acuerdo con la Gran Comisión es “bautista”.

En Juan 4:1 dice que “Jesús hacía y bautizaba más discípulos que Juan”. Juan hizo discípulos y después los bautizaba. Jesús hizo discípulos, y bajo su autoridad los doce apóstoles los bautizaban; Jn. 4:2. Cuando fue a dar las últimas órdenes para su iglesia que había establecido, dijo: “Toda potestad me es dada en el cielo, y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas la naciones, bautizándolos en el hombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. Mateo 28:18-20.

Lo que Juan inició y que Jesús continuó debía ser llevado a cabo por las iglesias sin cambiar ni una jota ni una tilde hasta el final. El primer bautista hizo discípulos y los bautizó. Lo mismo hicieron Jesús y los doce, y los setenta. Cuando Jesús estaba para separarse de ellos ordenó a sus iglesias que hicieran discípulos y los bautizaran hasta que venga otra vez. El hombre bautista es el único que recuerda constantemente la comisión dada por el Señor Jesús a sus iglesias hasta el fin de los tiempos. Es un nombre eclesiástico, porque se refiere a un programa que Jesús dio a sus iglesias para hacer hasta que El vuelva. De acuerdo con el Sr. Webster el hombre bautista se refiere al cómo y quién debe ser bautizado, es decir el bautismo por inmersión de personas salvas. Todos los demás, bautizan a los bebés, o bautizan a los inconversos para salvarlos en otras formas que no son por inmersión.
3. El término bautista es un nombre para diferenciar.

El término separa y distingue a quienes lo tienen, de todas las demás sectas y denominaciones. Señala al pueblo que lo usa. Dios dijo que su pueblo es pueblo escogido, propio de El. El nombre bautista marca las peculiaridades de quienes lo usan. Distingue a quienes bautizan personas salvas de los que no lo hacen así. Distingue a los que son cristianos bautizados de los que no lo son. Distingue a los que tienen bautismo bautista de los que carecen de él. Distingue a los que rechazan el bautismo de infantes de los que siguen a Roma y lo reciben. Y llega aún más adelante. El nombre bautista es tan distinto que hay sectas bautistas herejes como los de Hardshell (concha dura), o los de Voluntad Libre, los Bautistas del Séptimo Día, los cuales necesitan usar calificativos, lo cual indica que siguen caminos extraños. Las únicas ovejas que siguen a un extraño son las enfermas. Lo mimo pasa con los bautistas. Todos cuantos adoptan nombres adicionales están enfermos. Como los israelitas en tiempos pasados, los bautistas han tenido muchos nombres; pero han sido siempre el mismo pueblo. Los términos adicionales pronto son abandonados, pero lo bautista les queda. Dios dio ese nombre al primero por la obra para lo cual lo envió y ese nombre ha permanecido hasta nuestros días.
4. El nombre bautista es un término que divide.

El Señor Jesús dijo: “¿Pensáis que he venido dar paz en la tierra? Os digo: No, sino disensión”. Lucas 12:51. La intención del Señor Jesús es que su pueblo sea pueblo separado. En los días del Nuevo Testamento ellos eran la secta de la que todos hablaban en contra. Hechos 28:22. El Señor Jesús predijo la noche de la traición y de la crucifixión que su pueblo sería despreciado y rechazado. El nombre bautista causa división en cualquier comunidad o multitud. El dijo que a El lo odiaron y que odiarían a su pueblo. Juan 15:18-25. Todo cuanto une más a los bautistas causa división entre los bautistas y la demás gente.

Las iglesias bautistas no están unidas en tanto que no se hallan separadas de todos los demás. No hay excepciones a la regla; el Señor Jesús se encarga de ello. Si los bautistas son amigables y obedientes a Cristo, los enemigos de Cristo no son amigables con ellos. “Amistad con el mundo es enemistad con Dios”; Sant. 4:4. No hay término medio. O se está del todo en el lado de Dios o en el lado del mundo. El término bautista quiere decir separación del mundo desde el primero que llevó el nombre. Juan el Bautista perdió la cabeza por no transigir (desacuerdo, no ceder) con el asunto del divorcio. Pablo dijo: “Un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos”; Efesios 4:4-6. Siete unos para hacer un uno. No hay unidad a menos que se esté de acuerdo en estas siete cosas o unidades. ¿Qué son?

“Un cuerpo”, la iglesia local. Cada iglesia local es el Cuerpo de Cristo en esa comunidad y no hay otro más. “Un Espíritu, el Espíritu Santo. Cada iglesia bautista edificada para morada de Dios en el “Espíritu” en la comunidad donde está establecida. “Una esperanza”, la obra consumada de Cristo. No se trata de una docena o más caminos para el cielo, sino Jesucristo el camino. “Un Señor”, el Señor Jesucristo Cabeza de todas las cosas sobre todas sus iglesias. “Uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos” (Mateo 23:8). El Señor Jesús, el único Señor de los bautistas. “Una fe”, que la Palabra llama: “La fe que ha sido una vez dada a los santos” (Jud. 3). No una nueva verdad; si es nueva, no es verdad; si es verdad, no es nueva. “Un bautismo”, una clase de bautismo llenando todos los requisitos de la Palabra de Dios. “Un Dios y Padre”. El Padre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, y por El nuestro Padre. No la paternidad universal de Dios. El no tiene Ismaeles, no hijos “bastardos”. Cada hijo de Dios, como Isaac, hijo de la promesa y nacido en forma sobrenatural; Efesios 1:19-21.

El nombre bautista siempre causa división porque sostiene toda la verdad sin transigir (ceder). No todos los bautistas lo han hecho, pero el nombre causa división y separación. Y Dios prospera y ayuda a los que son fieles a su nombre. Por eso “la sangre de los mártires es la simiente de la iglesia”. “Separación” significa persecución, y persecución resulta en multiplicación y crecimiento. Una iglesia que transige está siempre marchita o moribunda.
5. El nombre bautista es exclusivo.

El Señor fundó la primera iglesia bautista. Su intención no fue, admitir a todos, y hasta a su perro. Ap. 22:15: “Los perros estaban fuera”. Los bautistas no entran en comunión con muchas personas ni con muchas cosas. No son inclusivos, sino exclusivos. En I Cor. 11.19-20 Pablo dice con sabiduría lo siguiente: “Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados. Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no es comer la cena del Señor”. Dios no tuvo nunca la intención de que los bautistas se mezclaran con la multitud. A través de la historia, siempre que la “mezcla de multitud” ha corrompido nuestras iglesias, estas se han despojado de lo hereje y lo mundano. El término bautista significa limpieza y separación. El Señor Jesús busca que sean fieles al nombre. Hace como 200 años, los bautistas cortaron a los Hardshell (de concha dura) y a los Cambelistas. Ahora nos hallamos en el proceso de cortar a los Modernistas, a loa Unionistas, a los de cuello alto. Entran las herejías entre los bautistas para ser probados y que sean manifestados. Pablo dice que esa es la única forma en que las iglesias bautistas pueden deshacerse de lo mundano y de lo herético. Si las iglesias no echan fuera a los herejes y mundanos el Espíritu que mora en esa congregación hace que se salgan porque no puede tener compañerismo con ellos. “Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros”. I Juan 2:19.

1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   ...   24

similar:

Lección Página iconLas despiadadas, de la página escrita a la página virtual

Lección Página iconResumen : Qué le pasa al sapito, que no come; eso quieren saber sus...

Lección Página icon'Bluie the Earth' es una página web creada en Flash que tiene como...

Lección Página iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

Lección Página iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

Lección Página iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

Lección Página iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

Lección Página iconSelección de libros infantiles y juveniles sobre navidad
«La Señora le comprendió muy bien, tomó las manos vacías del niño entre las suyas y las besó». Ilustraciones a doble página y de...

Lección Página iconÍndice: Página

Lección Página iconPrograma Página






© 2015
contactos
l.exam-10.com