E s t é t I c a prof. Santos Guerrero






descargar 263.8 Kb.
títuloE s t é t I c a prof. Santos Guerrero
página8/9
fecha de publicación24.06.2016
tamaño263.8 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9

El Eterno Retorno: Es un pensamiento abismal, sin fondo. Si algo se corta en un tiempo infinito está obligado a repetirse eternamente. Un instante no es jamás 1; en un instante hay siempre una infinitud, que de algún modo nos saca del tiempo, no puede ser pensada en términos reales. Si algo puede pasar, devenir, entonces esa infinitud, no se da en ninguna de las condiciones de posibilidad. Si se da una experiencia de lo posible entonces no se puede dar; si se da hay un desajuste. Si se da quiere decir que el tiempo real nos exige un pasado absoluto no reductible al presente. Este instante puede ser otro, siempre en un instante hay un “ya ha sido”. Si algo nuevo ocurre, si no repite nada, no ocurre; si hay algo que debe ocurrir, debe repetir. Sin porvenir tampoco hay pasado; la Hª del pasado siempre se inventa, la hª no es más que la hª de la invención de la hª.

Esta infinitud es posible por el corte absoluto de la finitud-infinitud: el instante. Lo imposible se da en la infinitud. Hay experiencia de lo imposible; para que haya experiencia ha de haber una cierta imposibilidad, esta es la clave del tiempo cosmológico.

En cada instante comienza el ser. El centro está en todas parte, pero a la vez no hay centro. No hay origen y a la vez cada origen es una repetición y a la vez dice: ahora es el origen. En cada instante se inaugura y se rompe el ser, en cada instante hay acontecer. Ahora el centro está a la deriva, la noción de centro está conmovida. Hay un efecto de transvaloración. Lo nuevo está en cualquier lado, es la inocencia del devenir. Las jerarquías están desplazadas y con ellas el centro y el origen.
Haced siempre lo que queráis”, dice Nietzsche. Es un planteamiento ético del cómo y no de qué. El valor lo da el querer. No hay imperativo como norma o reglas, sino un poder de querer, un plus de voluntad. De ahí una tontería, un vicio, dejan de serlo. Quien dice sí, no dice sí a esto, sino a un devenir, lo está queriendo eternamente; es un sí infinito; todos estos síes están siéndolo de lo que no se puede responder, de lo que no se puede hacer responsable. No hay redención, esto ocurre eternamente y como ocurre, lo hace eternamente. Decir sí a algo es decirlo eternamente. Hay una dimensión infinita, casi insoportable.

El eterno retorno es inabarcable; conocer es querer y querer es crear. Cuando se dice sí se está creando; nos pone casi en la posición de un Dios. Querer es querer un devenir que es infinito y hay que responder infinitamente. El círculo del eterno retorno no es reversible; las cosas tienen lugar y sin embargo se repiten eternamente; si decimos sí lo hacemos a lo insoportable. El que dice sí, lo crea quien puede soportar la creación de un mundo imperfecto.
La Voluntad de Poder: (siguiendo la visión de Heidegger). Es el título de un libro que no se llegó a escribir. Intenta una transvaloración de los valores, planteado a partir del nihilismo; algo nuevo en lo que instituir nuevos valores que es la Voluntad de Poder.

Voluntad es el valor genérico de las fuerzas. Dice Heidegger: La Voluntad de Poder (V. P.) no es algo con lo que podamos hacer referencia a algo, sino EL CARÁCTER FUNDAMENTAL DE TODOS LOS ENTES; TODO LO QUE ES, ES V.P. Nietzsche añade, V.P. es además:

Forma primitiva del afecto, como pasión, sentimiento o mandato.
No es jamás 1 sustantivo o 1 sujeto, sino + bien 1 operación que se ejerce; se afirma necesariamente en cosas; los entes son en última instancia V.P.; fundamentalmente un querer que se ejerce sobre otros, una relación con los otros; “querer” sobre un “querer”. Pero, querer no es alguien que quiere algo, sino que es 1 tensión / relación que se afirma en ese alguien. Unas veces opera como un querer y otras como querido, pero siempre es un “querer”.

 Este “querer” exige siempre un + allá de sí. No es alguien que quiere algo aquí, sino que el desear va + allá de sí; lo que acontece no tiene una entidad cerrada, siempre se lanza hacia un cierto “afuera”. Nada puede cosificar este “querer” dinámico que es más allá de sí, de la sustancia y del sujeto.
 Las propiedades de las cosas hay que entenderlas como acciones sobre esas cosas; no hay cosa en sí, sino otras cosas. Por lo tanto este “querer” exige del otro, no tiene mismidad, sino una dirección hacia el otro. Hay “afirmarse en las cosas”, una necesidad. No hay un querer supraterrenal como en Schopenhauer; sino que cuanto acontece tiene un carácter necesario.
 La V.P. es un carácter de lanzamiento hacia fuera; es el generarse de las cosas, un darse de las cosas que no podría ser objetivado bajo algo distinto de la V.P. ni que la satura; es decir, no se agota sino que sigue y sigue proyectándose. Para Heidegger hay 3 palabras clave en Nietzsche:
AFECTO, SENTIMIENTO y PASIÓN
EL AFECTO: Es un modo fundamental en el que reposa el ser humano. Para Heidegger el ser humano es DASEIN (“el ser ahí”), arrojado en un cierto existir cuyo rasgo característico es “ser en el mundo”, se relaciona con los entes; luego no se puede concebir al ser humano sino en relación con el mundo: lo que le conecta son los afectos. El propio ser del humano le hace entrar en el afecto; los afectos siempre tienen un carácter sorpresivo. El afecto de la cólera nos saca de sí, p.e., nos sorprende.
LA PASIÓN: La pasión para Heidegger se alimenta paulatinamente, crece, se fortalece, devora nuestro ser y a la vez nos hace lúcidos, reflexivos, intensifica el consciente. A través de la pasión tiene sentido el mínimo detalle; a partir de ella se ordenan las cosas y vamos en 1 dirección. En la pasión amorosa, el enamorado es capaz de ver los más mínimos rasgos, un silencio, un gesto. Las pasión nos reúne, nos reconcentra en una misión. Esta es la forma de hacer de la V. de P. En este sentido dice Nietzsche que la V.P. nos saca fuera; todo adquiere sentido.
EL SENTIMIENTO: Es tb un nivel de la V.P. Un estado fundamental del ser humano; uno de sus puntos de apertura; el sentimiento nos dice que somos en relación, diferentes y a la vez en contacto. Sentir significa que el otro no puede ser borrado.

Un sentimiento de placer es un sentimiento de poder que se hace diferencia, es afirmativo, de fuerza.
Para Nietzsche no hay estados estables; el cuerpo siempre va más allá de si: ve, mira, se alimenta; los cuerpos no pretenden conservarse sino siempre ir más allá de sí. Un ser vivo deviene más, deviene más apariencias (dirá Nietzsche que la V. de P. es tb un hecho fisiológico).

La V. de P. en Nietzsche no se parece a la Voluntad de Schopenhauer; la voluntad del individuo ha de ser pensada como V. de P. pq de otro modo se elimina su direccionalidad (lo esencial para Nietzsche) y se ancla en la necesidad; algo que necesita (Schopenhauer).

Luego, “querer” es “querer querer”, es querer ser más fuerte, afirmarse en la diferencia. Esta operación de la diferencia es la afirmación del SÍ mismo en el otro o por el otro. Le es inherente a la V. de P. 1 mecanismo de destrucción, por la tensión en ir más allá. Una tensión de “querer” que no acaba, quiere decir que los cuerpos se matan en cada cosa; tb en los seres mismos hay siempre 1 tensión de ir más allá de sí; este es el carácter fundamental de las cosas.
EL ARTE COMO VOLUNTAD DE PODER: (Heidegger y Nietzsche)

1 El arte es la forma más transparente y conocida de la V. de P.; no se puede pensar el arte fuera de la V. de P. porque es una de sus formas.

2 El arte ha de comprenderse desde el artista (como producción); el arte es una operación de la V. de P.

3 Los entes, las cosas, tienen el carácter artístico.

4 El arte tiene más valor que la verdad El arte es afirmativo, el nihilismo negativo.
1.- “El arte es la forma más transparente y conocida de la V. de P”.: (..del “Nietzsche” de Heidegger).- Ser artista no es para Nietzsche un adjetivo, sino que la vida es artista, productora; su producción es la que se ve de un modo más evidente en el arte. El arte nos enseña el modo en que produce la V. de P.; lo que produce el artista, es lo que produce la V. de P., es decir, apariencias. El arte es un estado fisiológico que pone en marcha al cuerpo.

Para Nietzsche, cuerpo no es opuesto a mente, ni el continente del alma; sino que cuerpo es un estado relacional de fuerzas; el cuerpo no es idéntico a sí mismo, sino que es atravesado por fuerzas, y por consiguiente da fuerzas; hay entradas y salidas de fuerzas. El cuerpo es más propio de creencia que el alma o el espíritu. En el cuerpo tb hay azar. El estado estético es un estado relacional, un hacer y un recibir. La vista no es una relación sujeto-objeto, sino 1 entrar del hombre en el orden de lo visible. Si “el arte es la forma más transparente y conocida de la V. de P., entonces se ve a través del artista.
2.- “El arte tiene que comprenderse desde el artista”: El arte para Nietzsche ha de comprenderse desde la producción del artista, puesto que la V. de P. es ante todo y sobre todo, producción. No es un paso de algo trascendente de la “nada” al “ser”, sino siempre un proceso de metamorfosis, un proceso de relación antes del productor y de su producción.

El concepto de obra de arte se extiende al concepto de “querer” de “afirmarse” en las cosas; desborda la actividad de un sujeto productor.

Si alguien puede decir “yo”, es una afirmación de la V. de P., pero la V. de P. no es un sujeto trascendente, sino la afirmatividad misma de las cosas, por necesidad, algo que no puede ser de otra forma. El arte es como una lupa que nos permite ver la V. de P. El “querer” es una afirmación de las fuerzas que genera las cosas. EL “GRAN ARTISTA” ES EL ACONTECER DE LAS COSAS.

El mundo como obra de arte que se genera a sí mismo tb ejerce de productor. El artista no es más que un cierto estado preliminar a través del cual vemos como opera la V. de P. El artista, el cuerpo, es un espacio de diferencia, de relación; si es afirmativo genera unas fuerzas que organizan / ordenan .

El arte tiene una capacidad de generar “estilo” como singularidad, genera valores y por tanto realidad. Para Nietzsche, generar valores, realidad, es generar diferencias, jerarquías, “querer” diferencias.

Aquí parecería que Nietzsche se aproxima al Romanticismo en cuanto parece afirmar que el artista imita a la naturaleza, pero no es así. El artista para Nietzsche no es un sujeto productor, sino que lo producido mismo es lo que se produce: pq lo que hay es un devenir de las cosas y a él se incorpora el propio devenir del artista. El propio artista es V. de P., entra en unas relaciones con el devenir de las cosas, con el devenir de sus fuerzas.

Luego, en la medida en que las cosas son V. de P. y NO son idénticas a sí mismas, las cosas están desajustadas; hay un devenir en ellas. En las cosas siempre hay un “SER APARIENCIAS”, un “SER EN RELACIÓN CON LOS OTROS”.
3.- El arte es, de acuerdo con el concepto de artista, el acontecer fundamental de todo ente: El ente es, y en la medida que es, algo que se crea a sí mismo, algo creado. Es un cierto productor, no idéntico a sí mismo, que produce. La consecuencia será, a principios del s. XX, la inestabilidad de los géneros artísticos, y por tanto, en el fondo, el que cualquier cosa puede devenir arte.

Cuando se dice que el ente es algo producido, creado, decimos que no hay “cosa en sí”; luego, cada cosa es su devenir, un cierto por-venir, un cierto hacerse, una cierta apariencia; las cosas son esencialmente apariencias.

El arte no hace sino conjugar la V. de P., se afirma en las cosas, tb en el artista; se afirma en 1 determinada apariencia o representación. Decir V. de P., es decir pues, Voluntad de Apariencias.

Dice Nietzsche: “...No contrapongo apariencias a realidad, sino al contrario, tomo las apariencias como realidad...”. Para Nietzsche, la realidad es incluso más compleja que el “en sí” de las cosas (esto no lo resolvió Nietzsche); es a esa complejidad de las cosas a la que llama apariencias o V. de P.

En las cosas siempre hay de simulacro, de representación, y a la vez, ya se ha olvidado. Hay un principio mimético en las cosas, pero sin copia: LA COPIA ENTRE APARIENCIAS Y ESENCIA ES LO QUE AHORA SE HA DESPLAZADO (un Dios y su obra). Nietzsche hace una transvaloración en el bipolo esencia-apariencia, origen-representación.

El propio devenir de las cosas es la afirmación de la V. de P.; las cosas no son sino relaciones de fuerzas. Hay una serie de fuerzas dominantes que están en las cosas; aunque a veces las cosas sean dominadas por fuerzas reactivas que las neutralizan, absorbiéndolas como vampiros y llevándoselas a lo trascendente.

El arte, pues, nos deja ver la V. de P. No hay nadie que medie en la V. de P., es sólo ese “azar” de las cosas.
4.- El arte es el contra-movimiento por excelencia, frente al nihilismo: Nihilismo es la fuerza reactiva que niega la Voluntad de Poder, que niega el carácter fundamental de las cosas. El arte es ahora expandido, afirmación de apariencias. Cuando el arte entra en el museo se neutraliza, pq el arte transgrede siempre una legalidad.

Heidegger dirá de Nietzsche que lo que hace es una reimpresión del platonismo y del aristotelismo, es decir, las ideas bajadas a las fuerzas. (el Prof. no está tan seguro ¡!).

El arte sería un incremento de tensión de la fuerza, el nihilismo una disminución de las fuerzas; puesto que todo es V. de P., por tanto fuerzas.

Se hace evidente que el arte es una transvaloración de la realidad. El arte ahora vale más que la verdad, porque la verdad no hace sino esclerotizar, neutralizar, la acción de la vida. El arte vale más, pero no es un valer cuantitativo; el arte vale en la medida en que quiere, afirma. QUERER es CREAR.
- EL GRAN ESTILO Y RESUMEN FINAL DE NIETZSCHE: En el “Gran Estilo” la esencia del arte llega a ser real. Los 4 puntos anteriores se conjugan y en el “Gran Estilo” devienen como ESENCIA REAL DEL ARTE. El pensamiento nietzscheano sobre el arte, para Heidegger, es hablar de V. de P.; Heidegger lo llama “Estética”: la consideración afectiva del hombre con “lo bello”. Estética: es la parcela que estudia la relación entre los estados afectivos del hombre y la belleza. El estado de ebriedad es un estado fisiológico y la frontera del cuerpo sería la sensibilidad. Heidegger habla de un Estética en Nietzsche en tanto que este se ocupa de cómo es impactada la sensibilidad a través de la belleza. La embriaguez es la condición fisiológica previa; ha de excitarse la maquinaria para que se de el arte. La embriaguez vendría a ser condición de posibilidad de que pueda haber arte. Lo esencial en la embriaguez es el sentimiento de plenitud. El cuerpo es un entramado de fuerzas; desde ahí, la embriaguez es un sentimiento; y sentimiento es la condición de nuestro ser abierto a las cosas, nuestro “ser en el mundo”.

Al estado de ebriedad le corresponde un estado de “querer diferencias”, de entrar en las cosas, un “afirmarse” en las cosas. La sensibilidad se intensifica con la embriaguez ( que no solo se da en el arte, sino en otros momentos: en la sexualidad, en la victoria, cuando irrumpe la primavera....).

Ser cuerpo es ser sensible, la ebriedad será por tanto ser más cuerpo. Por la ebriedad un cuerpo actúa más en su entorno, se deja actuar más por el entorno; se trata pues de un sentimiento expansivo, explosivo; el cuerpo en estado de ebriedad está más allá de sí; es una sobre-excitación.

La ebriedad es un estado provocado y a la vez provocador. Es provocado por la belleza y provoca la belleza en las cosas. El embellecimiento es un incremento de fuerza incrementada.

La noción de belleza no es algo que se pueda aplicar a un objeto, sino un resultado, resultado de una mirada a través de la cual se incrementa. Mirar, para Nietzsche, es “querer” las cosas. Las cosas devienen “bellas” a través de la mirada del artista, pero al mismo tiempo, esta cierta afirmación de las cosas es la que provoca este sentimiento de belleza de las cosas. No es que el sujeto sea el productor de la ebriedad, ni que la belleza sobresalga de algo íntimo de las cosas, sino que es un juego de fuerzas de las cosas de donde surge. La ebriedad es un incremento de las cosas, de ese “querer”. El artista “quiere”, pero tb es “requerido” por las cosas; el artista se afirma, pero tb es afirmado x las cosas.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconProf de Educación Secundaria en Lengua y Literatura Didáctica Especial...

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconDirectorio M. C. José Guerrero Guerrero

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconMexico: Bloquean indígenas de Tlapa la avenida de Tlapa contra la...

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero icon4. Santos, Santoral y Simbolismo

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconColegio liceo antonia santos

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconPor: Santos Molano, Enrique

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconSecretos y cenizas autor: Mercedes Santos

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconAnálisis De Los Santos Inocentes De Miguel Delibes

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconEscuela Secundaria Técnica No. 73 “Matías Ramos Santos”

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconGUÍa de actividades para celebrar el dia de todos los santos






© 2015
contactos
l.exam-10.com