E s t é t I c a prof. Santos Guerrero






descargar 263.8 Kb.
títuloE s t é t I c a prof. Santos Guerrero
página7/9
fecha de publicación24.06.2016
tamaño263.8 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Claves: Nietzsche hace que en lo trágico haya una discontinuidad, no sólo en el orden del conocer, no hay causas, hay una cierta ruptura de las cosas, algo ocurre pq sí, por azar. Si el ser es continuo, si hay paralelismo entre ser y saber, el hombre se puede redimir. Nietzsche es un cierto Voltaire, quiere revolucionar la cultura: lo que pone en lo trágico no se puede redimir, no es reversible, no es biodegradable: LO QUE HAY EN LA TRAGEDIA ES QUE DEL ORDEN DEL SER NO SE PUEDE SALTAR AL ORDEN DEL CONOCER. La tragedia lleva en sí 1 interrupción en el orden de la continuidad del ser.

Nietzsche niega:

1.- Una ciencia con un horizonte explicativo sobre la cual la realidad ya está acabada, es única, completa; el que su mecanismo causal es el constructivo de la realidad.

2.- Cuestiona la ciencia con un soporte moral, una ciencia que se valora a sí misma y que da valor a sus procedimientos y alcances. Este valor niega la vida.
A cambio piensa Nietzsche que la ciencia ha de tener los ojos del artista: crea valores; propone que la ciencia tenga ojos creadores. El placer del trágico es ver la vida sólo como una justificación estética: por placer.

Nietzsche rompe con Kant y con Schopenhauer: el placer no es provocado por la armonía o por 1 feliz adecuación, sino por la incorporación al acontecimiento productor de la vida; el placer es un efecto de desbordamiento; hay algo que cesa el deseo y al mismo tiempo provoca desbordamiento: EL PLACER ES LO ÚNICO QUE JUSTIFICA LA VIDA, EL PLACER DE PRODUCIR, DE GENERAR, Y ESO EXIGE UN DESBORDAMIENTO O RUPTURA DEL PROPIO LÍMITE POR ÉL GENERADO.

En Schopenhauer, la voluntad actúa sin el principio de razón suficiente, una voluntad que busca las cosas por hambre, que fagocita las cosas. El hombre conoce que la esencia humana es sufrimiento, será el asceta el que neutraliza la voluntad; la vida es sufrimiento pq la voluntad toma las cosas y las abandona.

Ahora con Nietzsche la tragedia no es un modo de acceder al conocimiento de la resignación, sino a la afirmación. La tragedia se incorpora a la generación que quiere ser más e ir más allá de sí, desbordarse, es el placer, es la destrucción.
La Voluntad en Nietzsche: La Voluntad en Nietzsche es donación, generación que no cesa y que se da en las cosas; son las cosas en acción y ahí las cosas se salen de sí, van más allá de sí. Es una Voluntad como explotación generadora, generosa frente a la voluntad que actúa por hambre (Schopenhauer); en Nietzsche la Voluntad actúa x 1 necesidad de dar. En las cosas está implícito que vayan más allá de sí, que construyan y destruyan y en ese hilo que une lo uno con lo otro se da el placer. El arte en Nietzsche es un estimulante de este proceso; donde Schopenhauer niega, Nietzsche afirma. La belleza es un incremento de ese desbordamiento, trae el placer, pero a la vez la destrucción; esto está implícito en la pasión con que la vida quiere la cosas.

Desaparece la palabra vida para aparecer la de verdad, y después voluntad de verdad.
Sentido y Valor: Los valores decimos que son previos a las valoraciones: bondad, bien, justicia...y ahí nos quedamos. Para Nietzsche obedecen a 1 ley que los genera. Nietzsche se pregunta de dónde el valor su valor, su ley: hay una ley que genera los valores; los valores son ya valoraciones, dirá Nietzsche. Las leyes de las que emanan los valores son leyes de existencia; las leyes que generan los valores son marcos de legalidad que son así mismo valores. Todo cuanto acontece es un valor: tu, yo, la mesa, la silla... Valor es un juego diferencial: TODO LO QUE ACONTECE ES UN JUEGO DIFERENCIAL.

Mientras que en el cristianismo la verdad siempre está planteada como instancia de Cristo: “soy el camino, la verdad y la vida”. EL GENEALOGISTA Nietzsche, se pregunta qué quiere el que busca la verdad. El primer lugar, se responde, el hombre no quiere ser engañado ni engañar, quiere un mundo veraz. Pero dice Nietzsche, la vida tiende a confundir, todo es un mundo de apariencias, en la naturaleza, en los hombres, etc... El hombre verídico cree que este mundo es un mundo de apariencias y que talvez haya un mundo en donde la verdad tenga su consistencia más allá de lo físico. Esta correlación de mundo de apariencias-mundo veraz, es ya de un carácter moral. Por debajo de este “querer la verdad” hay ya un deseo moral, una ley que genera el valor de la verdad es una ley moral, ascética, quiere neutralizar las apariencias, quiere una vida que neutralice el poder genérico de la vida, quiere neutralizar la voluntad de la nada. La ciencia tiene por debajo una neutralización de la vida, un abstraer de la vida lo que ella tiene de generadora. Los valores proclaman contra la vida, contra el aquí y el ahora.
En contraposición Nietzsche propone que las fuerzas reactivas de la vida y la voluntad de la nada van a ser la composición del ideal ascético. La vida es ahora un ideal que genera los valores, decir sí a la vida será generar unos valores frente a la ciega neutralidad.

La noción de valor en Nietzsche se completa con la noción de fuerza. En el Nietzsche genealógico los valores son ya las valoraciones; la ley que genera los valores.
Sentido: Sentido no es o tiene un valor referencial; más bien habla de sentido como una orientación de las fuerzas. El sentido de una cosa sería las fuerzas que se apoderan de esa cosa. El sentido sería un conjunto de fuerzas, el mundo no es otra cosa que un juego de fuerzas: “un monstruo de fuerzas sin principio ni fin”, dice Nietzsche. Lo que pasa en el mundo es el síntoma, el sentido de la manifestación de las fuerzas. Nada tiene sentido por sí; decir sentido de una cosa es decir pluralidad de sentido. Una cosa siempre tiene una pluralidad, otredad de sentidos, alteridad. Los sentidos que damos a las cosas es la componente del juego de fuerzas. Cuando habla de Genealogía habla de una interpretación que consiste en descubrir las capas o sentidos que se están manifestando en las cosas.
La Genealogía: Es el estudio del origen de los valores, el origen que genera los valores: la valoración. El origen así, es ya un valor. En el origen de cualquier cosa hay ya una relación: no hay una unidad que genera: HAY YA UNA DIFERENCIA EN EL ORIGEN. El conocimiento genealógico implica ya un generar valores; no hay conocimiento que no ponga en marcha unos valores. El conocimiento genealógico genera valores: a esto lo llama ARTE. La ley que genera los valores del conocimiento genealógico lo llama: VIDA. Hay que ir a una ley valorativa alta. Al filósofo le corresponde crear, generar valores: es el FILÓSOFO ARTISTA. La genealogía exige una implicación, cuerpo a cuerpo, acción-reproducción con el objeto.

La ley que genera los valores morales es una ley baja; por eso él habla de una valoración alta; intenta buscar Nietzsche otros parámetros, pero no se puede salir de los valores; no obstante establecerá diferencias.
Las Fuerzas: Todo cuanto hay son fuerzas. No entiende la cosa como un receptor de ellas, sino que la cosa es fuerza. Las cosas no son expresiones o derivados de cosas primeras; sino que una cosa es formalización que toma las fuerzas; las cosas son el aparecer de las fuerzas. Sin embargo las fuerzas no tienen nunca un carácter esencial / sustancial, sino una relación. Una fuerza es la expresión de una determinada diferencia. La fuerza no es un 1, no se deja manejar x la lógica de la identidad; en una fuerza hay siempre una pluralidad. La fuerzas son siempre relaciones de fuerzas, intrínsecamente plurales, son diferencias, y las diferencias generan los objetos. En la fuerza hay un momento diferencial, una diferencia; la fuerza es una tensión, es una más allá de sí. La fuerza no puede ser pensada desde un “en sí”, porque no son sustanciales. Son un juego de fuerzas. Cuando habla de cosas, habla de un cruce de fuerzas. Una red fuerzas que se apoderan de la cosa, que se formalizan / manifiestan en la cosa; así, la cosa no es cerrada.

La tarea del genealogista no es fácil, dada la multiplicidad, el juego de fuerzas implicadas en las cosas. Una fuerza nueva coge aspectos de otras cosas anteriores.

Las fuerzas son como los dioses griegos que se apoderan de las cosas; cuando alguien elegía un dios griego elegía un destino,, un lugar de llegada, un modo de realidad, un ser, uno elige ser; su carácter es ontológico, pero lejos de decir que algo es bueno o malo. Las fuerzas al igual que los dioses griegos, ordenan, legislan, ven, son como la mirada de un dios, de Dionisos, es la mirada a través de la cual yo veo; mirar es querer. El Dios cristiano no es total, su templo no tiene tierra, es universalista. Ahora, con Nietzsche, ese carácter diferencial de las fuerzas será:
LA VOLUNTAD DE PODER: Significa que en toda fuerza hay una tensión necesaria. La Voluntad de Poder no puede querer o no querer, le es necesario querer, se define como querer. La voluntad de poder es necesaria y no unitaria. No es una sustancia o sujeto, sino lo que late en cada fuerza. No es idéntica a así misma; explota. Su explosión no es sino las diferencias; los particulares son, son Voluntad de Poder: requerimiento, tensión, ser posible, voluntad de ser, de poder. Es el elemento genésico y diferencial de la fuerza. Pero la Voluntad de Poder no es sólo generación, sino destrucción. La Voluntad siempre se aplica sobre otro, siempre quiere los otros. Lo que las cosas son en su interior no es más que la pulsión de las cosas por venir a ser, una tensión, una exigencia necesaria; eso es Voluntad de Poder. Las cosas son la generación de la Voluntad de Poder. Su origen genérico es la diferencia. Lo que puede acontecer vendrá a través del desajuste que es la v. de p.. Es ese ajuste que quiere, momento diferencial y genésico de la fuerza.

La V. de P. es afirmativa, afirmar es darse en la cosa; lo que se da; este darse es la afirmación; el darse es querer, tensión diferencial. Es afirmativa, es una ley que genera valores afirmativos y a veces bajos como negativos.
3 Nihilismos:

Negativo: Es valorar como nada la vida, negarla a partir o a través de algo que está más allá de la vida y que el filósofo llama Dios. Dios es el origen de esos valores. Al poner un origen trascendente se está negando este mundo de apariencia, donde hay mal. Dios se convierte en el garante y en el valor universal, todo queda reducido a él.. La valoración de los “grandes valores” es el nihilismo negativo.

Reactivo: Viene empujado por el anterior. Es la desvaloración de esos “valores supremos”; mejor no tener ningún valor que “los supremos”. ¿pq el bien, la belleza, han de estar de la mano de Dios; pq mejor ningún Dios?: “Dios ha muerto” y el nihilismo reactivo es el síntoma de esta muerte. Ahora todos somos iguales, todos tenemos los mismos valores y derechos. Cuando se coge el poder dejado por este Dios, la verdad es acuerdo; la justicia es ahora legalidad; la belleza es lo que a mí me parece.

Pasivo: Es un cierto hastío. Si ya no hay valores, entonces surge un valor: ser feliz, divertirse; todo se mide por la indiferencia.
Así pues, los valores trascendentes niegan la vida, se le neutraliza con ellos su capacidad generadora. Se trata de una revolución lo que nos plantea Nietzsche, la reacción es una desvalorización de esos “valores superiores”; mejor no tener valores que esos “superiores”. De ahí se abre el nihilismo pasivo: nosotros hemos inventado la felicidad, el único sentido que tiene estar aquí es ser feliz.

En general el nihilismo en Nietzsche es el carácter fundamental de aquello que acontece, vivimos dentro del nihilismo; es un procedimiento ontológico. El nihilismo es una ley baja de los valores porque niega la diferencia, estableciendo una indiferencia; afecta el nihilismo no a un procedimiento de ver las cosas, sino al orden de la realidad. La realidad se constituye a través de una ley baja que niega la distancia, la diferencia; esta ley baja es una ley moral que niega la vida como forma de la voluntad de poder. Para Nietzsche nihilismo es indiferencia, nada de diferencia, negar el querer, negar el devenir.
Al filósofo-artista le toca pues TRANSVALORAR: no es tanto no valorar o cambiar los valores, sino cambiar la ley que genera los valores. La transvaloración sale del propio nihilismo, de la incapacidad de valorar convenientemente; eso exige la transvaloración. Se trata de un cambio en la afirmación. AFIRMAR es la función del filósofo-artista, transvalorar, transformación, traspaso; es el efecto de la acción genealógica. El genealogista es un transvalorador; la genealogía es un modo de generar valores, pero para transformando, afirmando; afirmar significa decir sí a querer, sí a la voluntad. El actuar de la diferencia es crear valores. La creación del filósofo-artista es la transvaloración.
 Cuando Nietzsche niega el ser absoluto niega al mismo tiempo la nada absoluta. Nietzsche habla de necesidad y de azar, pero no son paralelos a ser y nada. Azar es más interesante que la nada porque no es negativo.

 Voluntad es el aspecto genésico y diferencial de las fuerzas; su nihilismo niega la diferencia. La Voluntad de Poder no es algo humano, sino el carácter esencial de la cosa, equivalente a voluntad de devenir.

 El ser de las cosas en Nietzsche no hay que entenderlo en términos sustanciales sino como 1 fuerza o tensión con carácter de 1ª afirmación. El pensamiento trágico o genealógico es AFIRMACIÓN.

 El esfuerzo de Nietzsche es pensar en algo inaudito, pensar en una multiplicidad infinita, en los límites de la finitud. INFINITUD es MULTIPLICIDAD.

 El cristianismo es nihilista, el pensamiento trágico dionisiaco es afirmativo; el cambio con la muerte de la tragedia es que hemos pasado de Apolo-Dionisos a Dionisos contra Sócrates; esto es, ahora es 1 Dionisos contra Cristo.

 La dialéctica juega una reversibilidad: tesis-antítesis: síntesis; este mov. dialéctico es de reconciliación que viene a resolver la oposición, viene a resolver la diferencia; se establece con ello la “mala conciencia cristiana”. Para el cristianismo la vida no deseable de suyo, la vida es sufrimiento y por eso no es deseable. La vida ya que es sufrimiento se analiza a través de la culpa que ha de ser redimida; la plusvalía es la redención; la vida es sufrimiento, la redención le da justificación. A la vida se le saca el beneficio de la redención; eso es negar la vida para Nietzsche, una vida de usar y tirar.

 Frente a ello, Nietzsche, propone una AFIRMACIÓN: LA VOLUNTAD SON LAS VOLUNTADES DE LAS COSAS, ES SU CARÁCTER; LO QUE SE DA, SU SER, ES UN DESTINO DEL DEVENIR, QUE SE AFIRMARÁ EN ELLO: CADA COSA ES LA TOTALIDAD INABARCABLE DE LA DIFERENCIA.

 La afirmación es de la diferencia, de la pluralidad. La Voluntad de Poder no es una sustancia o un sujeto, es la objetivización de las cosas. Dionisos se fracciona, se descuartiza y se da; afirmarse es en el propio devenir de las cosas: LA VIDA; SE TRATA DE LA AFIRMACIÓN DE LA VIDA. Se rompen amarras con la trascendencia, con la sustancialidad. En el cristianismo se ama a al vida como el asesino ama a su víctima, por su utilidad, como usar y tirar, no como destino.

 La justicia de la vida será entendida por Nietzsche como necesidad de lo que ocurre. El darse de las cosas es necesario, no es un 2º momento, sino originario; el darse es el venir a ser, el devenir. No es producto de la arbitrariedad, la vida es necesaria, es justa. Pero a la vez si algo deviene no deviene de un origen único, sino que venir es el venir de las diferencias, de la relación; decir origen es por lo tanto decir origen partido.. La operación de diferencia es la generación, que es justa. La vida, lo que hay se afirma en este proceso., en la concreción de cada cosa. El origen es fraccionado, roto, múltiple.
 Este proceso afirmativo lo subraya a partir de la ALEGRÍA: es la afirmación de este dolor, de esta expansión. La operación de la diferencia es un proceso expansivo; es la voluntad de poder, caracterizada por un poder de lo necesario. El amor por lo necesario es decir SÍ, querer lo que ocurre. Lo trágico es una forma estética de la alegría.
Muerte y vida no son opuestos; destrucción, vida y origen tampoco. Destrucción y vida se conjugan en la operación de la diferencia; el movimiento de afirmación es de la diferencia, de lo múltiple, de la alegría del devenir. Es la esencia de lo trágico que tiene afirmación, diferencia y necesidad; es lo que hace a la vida inocente, frente a la vida culpable. Para Nietzsche la noción de culpa es antitrágica.
 Es cierto que en el mundo griego hay una cierta culpabilidad: cuando Hércules mata a su hijos. Pero es una culpabilidad que se sale de la noción de pecado cristiana. La llaman “hibris” que es más bien una falta que un pecado, es como un “pasarse de la raya” (como no acordarse de hacer un sacrificio, etc..). Ni siquiera en momentos funestos el griego culpa a la vida; los dioses justifican lo injustificable, lo que viene o deviene por el placer de devenir. Sin embargo en el cristianismo la culpa exige perdón, la neutralización de la diferencia. La diferencia es neutralizada con la culpa, porque la culpa es “biodegradable”; la vida está siendo degradada en el efecto de culpa.
Inocencia: es lo contrario a culpa, está más allá del mecanismo de la culpa; sin embargo el inocente no es irresponsable. La inocencia es justa, que no es equidad, sino necesidad: de lo que tiene que ser. Lo que ocurre ya no puede dejar de ser; lo que ocurre, ocurre eternamente, como operación de la diferencia como violencia. No ha sido precedida por ninguna unidad, sino que la diferencia en el origen es lo originario. El día y la noche son una sola cosa, la luz y la sombra tb, una cierta línea de horizonte en donde despunta el alba.
 LA EXCELENCIA DE NIETZCHE ESTÁ EN SU DIFERENCIA. Hay una diferencia que desestabiliza el ser de las cosas, un abismo, una infinitud. Cada cosa es un devenir infinitud, no se encierra en nada. Entre el día y la noche hay un juego, un juego sin plusvalía, un juego x el placer de jugar. Hay 2 momentos en unos solo; una diferencia que se establece entre el día y la noche. Si algo se da se da necesariamente, se genera eternamente, ha tenido lugar. Si los dados abrieron ríos de lava, era necesario: la mejor espora de Zaratustra es la eternidad. Lo que nos ha tocado es un destino, un destino que llega, que es lo que es. El destino es un devenir. El querer del destino ha querido; el querer, quiere. Esta necesidad no tiene un carácter psicológico, sino metafísico / ontológico. La necesidad viene a decir que “no hay otro” y esto ha de ser conjugable con un cierto azar.
Azar: Es lo que está “por venir”, es un cierto “tal vez”. El azar no puede separarse de la necesidad; uno está dentro del otro; esto es original en Nietzsche. Ahora todo es eterno “yo te amo oh! Eternidad”, proclama Nietzsche; y esa eternidad es inocencia. El azar que lo inunda todo tiene un carácter ontológico, no antropológico, porque significa desconectar todas las cosas de su finalidad; ahora las cosas tienen todo su brillo.. La unidad del Ser, del origen, neutraliza la diferencia. El nihilismo neutraliza la diferencia, es un movimiento de resentimiento. La lucha de Nietzsche contra el nihilismo es un movimiento de afirmación y de no resentimiento. La Voluntad de Poder en Nietzsche es la pluralidad de la fracción; el abismo de las cosas son ahora apariencias.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconProf de Educación Secundaria en Lengua y Literatura Didáctica Especial...

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconDirectorio M. C. José Guerrero Guerrero

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconMexico: Bloquean indígenas de Tlapa la avenida de Tlapa contra la...

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero icon4. Santos, Santoral y Simbolismo

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconColegio liceo antonia santos

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconPor: Santos Molano, Enrique

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconSecretos y cenizas autor: Mercedes Santos

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconAnálisis De Los Santos Inocentes De Miguel Delibes

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconEscuela Secundaria Técnica No. 73 “Matías Ramos Santos”

E s t é t I c a prof. Santos Guerrero iconGUÍa de actividades para celebrar el dia de todos los santos






© 2015
contactos
l.exam-10.com