Paula Teck ss cc. 23






descargar 280.8 Kb.
títuloPaula Teck ss cc. 23
página9/18
fecha de publicación23.06.2016
tamaño280.8 Kb.
tipoAula
l.exam-10.com > Documentos > Aula
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   18

Misión del Sacerdote SS. CC. en un mundo no cristiano:

Indonesia




Renni Magdalena Nahampun ss.cc.

Indonesia es un país donde la mayoría es Musulmana. ¿Cómo llevan a cabo su misión los hermanos Sagrados Corazones en este país? La llamada a ser sacerdote es una llamada a servir a la gente, creando un mundo mejor. Cada ser humano tiene una misión, es “enviado” por Dios con una tarea específica. Cada discípulo es enviado, como Jesús fue “enviado” y nuestra misión Sagrados Corazones, nuestra vocación, es participar en Su misión. La misión de Jesús es hacer la voluntad del Padre, reconciliar a todos con el Padre. La misión de Jesús se lleva a cabo no sólo en el Altar, celebrando la Eucaristía, sino viviéndola las 24 horas al día. En un país cristiano es fácil hablar abiertamente sobre Jesús y su Evangelio, pero ¿puede hacerse esto en un país no Cristiano? En Bandung, Java, Indonesia, donde todos son musulmanes, es incluso difícil construir una iglesia, porque se necesita un permiso especial del Gobierno.

La Iglesia Católica en Indonesia es todavía bastante conservadora, muchos sacerdotes centran su misión sólo en los Sacramentos. La presencia de los hermanos Sagrados Corazones, trae diversidad a la misión de Dios en un mundo no Cristiano. Su misión es hacer presente a Dios en nuestro mundo donde hay tanto sufrimiento, violencia e injusticia, promover la dignidad de la persona humana y la unidad de todo el mundo sin tener en cuenta su religión. Los hermanos Sagrados Corazones centran su misión en “la Eucaristía como fuente de la misión de la Iglesia”. La celebración de la Eucaristía les inspira a abrirse a los otros. Introducen varios programas en la parroquia que llegan a mucha gente. Estos programas, organizados por los fieles de la parroquia o por otras organizaciones, hacen visible la presencia de Dios y traen la Buena Nueva al mundo no Cristiano a través de obras que mejoran la condición humana.

En nuestra parroquia Sagrados Corazones, se ha empezado un programa de salud, abriendo una pequeña clínica, Klinik Gandarusa, que ofrece su servicio a todos en el vecindario, especialmente a los más pobres, independientemente de su religión.

Además de este programa, hay una organización: Kelompok Warga Sumber sari Dian Permai que trabaja para promover la unidad de la gente en los alrededores de la Iglesia y entre las diferentes religiones. Entre las actividades que tienen está la distribución de sembako (arroz, aceite, azúcar, ropas, etc.) en momentos especiales, como Eid ul-Fitr (final del mes de Ramadán para los Musulmanes), Pascua y Navidades. Atienden y celebran también el Día Musulmán de la Paz, para promover la unidad entre las diferentes religiones.

Está también el grupo WKRI: Wanita Katolik Republik Indonesia (Grupo de mujeres católicas) que promueven un programa para la mejor nutrición de los niños menores de 5 años. Este programa se llama Posyandu y se lleva a cabo una vez al mes. Hay otras muchas actividades como estas en la parroquia donde nuestros hermanos trabajan.

Las hermanas Sagrados Corazones apoyan a los hermanos en la parroquia y están comprometidas en los diferentes programas, además de la catequesis. Juntos, hermanas y hermanos, intentan propagar y extender la misión Sagrados Corazones a la Sociedad. Estamos todavía en el proceso de vivir plenamente nuestra misión Sagrados Corazones: Vivir, Contemplar y Anunciar el Amor Redentor de Dios a todo el mundo, independientemente de la religión

En el corazón del Sacerdocio:

Reflexiones sobre el Sacerdocio SS.CC.


Michael Ruddy ss.cc.

Hace unos años, uno de nuestros hermanos sacerdotes estuvo ausente de nuestro encuentro anual para la celebración, con misa y barbecue, de la Fiesta de la Asunción. Hicimos algunas averiguaciones y descubrimos que el sacerdote había escogido estar con una familia en las orillas de un lago. Su hijo y hermano se había ahogado, y estaba en curso un gran proceso de búsqueda para encontrar el cuerpo. Nuestro hermano conducía a la familia y a sus vecinos en la oración, preparaba y organizaba las comidas, pero dedicaba la mayor parte del tiempo simplemente a «estar con» ellos en esas horas de necesidad. Esa actitud de compasión hacia aquellos que están en necesidad no es un simple azar, y en este artículo se espera mostrar que ese compromiso surge de nuestro carisma, espiritualidad y comprensión del sacerdocio.

No somos la única Congregación en el mundo que ha sido fundad por un sacerdote. Sin embargo, teniendo presente las particulares circunstancias que rodearon la visión del granero, el lugar de la Eucaristía y de la Adoración, el modo de relacionarse y las gracias que nos vienen de nuestros fundadores, nosotros vemos el sacerdocio mediante un lente muy particular.

El famoso ícono de la Trinidad, de Rublev, muestra una aguda comprensión del misterio del corazón de Dios. Si uno mira atentamente el cáliz que está en el centro, ve que contiene la cabeza de un animal sacrificado. Esto nos recuerda que el amor sacrificial está en el corazón de la Trinidad. La cruz, entonces, no es algo que aparezca por la primera vez sólo en el Calvario, sino que es algo que define tanto a Dios como a la creación. Como ha dicho Lev Gillet, quizá de un modo un poco prosaico: “Había una cruz en el corazón de Dios, antes de que hubiese una plantada en las afueras de Jerusalén”. 4 Ejemplos de un morir para dar nueva vida son evidentes en la naturaleza y en la creación, desde la más lejana de las estrellas hasta el proceso de muerte y crecimiento de cada célula. Jesús describe muchos de estos casos, siendo el más destacado el ejemplo del grano de trigo en Juan 12,24, escogido como lema para nuestro último Capítulo General. En todos los dichos «Yo soy» del evangelio de Juan está presente este sentido de sacrificio desde la perspectiva de que debe ser consumido para dar luz, ser la puerta del redil. En el modo de pastorear de las culturas nómades, como la de Palestina, el redil no tiene puerta, y el pastor pasa la noche al descampado para proteger al rebaño.

A la luz de esta comprensión de un amor auto-oblativo presente en el corazón de la Trinidad, podemos ver que Jesús al dirigirse a Jerusalén no está siguiendo los dictámenes ciegos de un Padre despótico y anhelante de sangre. Más bien, estaba comprometiéndose en aquel vaciamiento de sí mismo y sacrificio que forman parte de su misma divinidad y de su relación intra-trinitaria. Podemos volver a aquellos pasajes en los cuales Jesús está «cumpliendo» las escrituras, y ver en ellos no una ciega adhesión a “la Ley y los Profetas”, sino más bien una reinterpretación de la Escritura a la luz de su propia identidad. El viaje encuentra su clímax en el jardín (bíblicamente un lugar en el cual los amantes se encuentran, v.gr. Edén) de Getsemaní (que significa “prensa de aceitunas”, otro alimento que, como el trigo, debe ser molido para dar vida), con sudor de sangre que prefigura la sangre y el agua que fluirán de la cruz: “la fuente de la vida sacramental de la Iglesia” (Prefacio del Sagrado Corazón). Cuando el Cristo resucitado dice a los discípulos en el camino a Emaús: “¿Acaso no era necesario/estaba-mandado que el Cristo debía sufrir para entrar en su gloria?” (Lucas 14,26), el “estaba mandado” puede ser entendido como una consecuencia de fidelidad al amor trinitario. Para Jesús, cumplir la voluntad de su Padre (su “alimento”, Juan 4,34) no conlleva una disminución de su propia libertad y dignidad, sino que paradojalmente ese llega a ser el camino para realizar Su (y nuestra) verdadera identidad (Marcos 15,39).

La Eucaristía, en cuanto instituida por Jesús en la Última Cena, está inseparablemente vinculada al Misterio Pascual, y por consecuencia también a la Trinidad. El Jueves Santo, Jesús fue muy claro en señalar que el Pan que estaba rompiendo y la Copa que estaba compartiendo eran el cuerpo destrozado y la sangre derramada del Viernes Santo. En consecuencia, nuestra participación en la Eucaristía se hace una participación en la vida de la Trinidad. Los Evangelios se empeñan en presentar los acontecimientos cósmicos que rodearon el Calvario, describiendo terremotos, el oscurecimiento del sol y el desgarramiento del velo del Templo.

En el Misterio Pascual, la eternidad irrumpe en el tiempo de un modo nunca antes conocido, abriéndonos el acceso a la Divinidad y al amor auto-oblativo de la Trinidad. La Eucaristía hace presente el “poder” (gracia, amor, Espíritu) del acontecimiento Pascual que se manifiesta naturalmente cuando es acogido el amor de auto-vaciamiento y auto-sacrificio. La Eucaristía es participación en el sacrificio del Misterio Pascual; una llamada e invitación para vivir este amor de auto-sacrificio, y un sustento para nuestro propio itinerario cristiano. Mediante el ritmo de la liturgia que debe reflejar los movimientos del amor divino entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, nuestras propias vidas son desafiadas por el amor, y con la creación entera somos elevados en un acto de oración y acción de gracias.

Cuando el sacerdote durante la Eucaristía extiende sus manos en forma de cruz, cuando la comunidad se arrodilla y se levanta, y otras acciones semejantes, estamos ante gestos que nos recuerdan el sufrimiento, la muerte y la resurrección que celebramos en el Sacramento. En cuando Sagrados Corazones, nuestra historia, herencia y carisma nos permite identificarnos muy intensamente con el amor eucarístico auto-sacrificial, poderoso símbolo de ese amor que atraviesa toda la creación. En nuestra imagen de los corazones entrecruzados, la cruz entretejida con la llama del amor equilibra sacrificio y misericordia. Hablando el verano pasado en una Audiencia General en Castel Gandolfo, el Para Benedicto usó un aspecto central de nuestra espiritualidad al recordar que “… un sacerdote debe ser un testigo y un apóstol del amor del Corazón de Cristo y de María”. Al concluir su discurso el Pontífice citó a San Juan Eudes, que animaba a los presbíteros diciéndoles: “Daos vosotros mismos a Jesús para entrar en la inmensidad de su gran Corazón, que contiene el Corazón de su Santa Madre y de todos los santos, y perdeos vosotros mismos en el abismo de amor, de caridad, de misericordia, de humildad, de pureza, de paciencia, de sumisión y de santidad”. Estamos muy bien situados para sacar vida y dar frutos a partir de una meditación de este tipo.

No es casual que en muchas de nuestras parroquias y en el estilo en que el sacerdocio SS.CC. es vivido, nuestros parroquianos experimenten un real sentido de acogida, de familiaridad y comunidad. Habiendo sido formados en un equilibrado amor por Jesús y por María, lo mismo que por la tradición que hemos recibido de nuestros co-fundadores, algunos de los aspectos más exigentes de la religión son vividos con alegría, compasión y confianza en la providencia. Religión (re-ligio, en latín) literalmente significa el re-ligar los vínculos que han sido rotos, los lazos que nos conectan con los demás, con nuestra auténtica identidad y con Dios. Ya no seguimos estando aislados y solitarios; pertenecemos. Damián, por cierto, es el ejemplo por antonomasia de uno cuyo sacerdocio ha consistido en re-ligar los cuerpos y las almas destrozadas de sus queridos leprosos; y es de la Eucaristía de donde él obtuvo la gracia de la perseverancia. Uno de los beneficios de un acercamiento de este estilo consiste en el énfasis puesto en el sacerdocio de todo bautizado; en la condición sacerdotal, profética y real que nos es dada por el Bautismo. Sin negar las gracias y las funciones propias del ministerio sacerdotal, nuestros laicos pueden ser animados y fortalecidos para vivir su propia vocación. La existencia y el crecimiento de nuestra Lay Associations (Asociaciones Laicales, Rama Secular) en muchas provincias puede cumplir un rol crucial en este proceso.

En Juan 1,18, en una imagen muy querida al Buen Padre, Jesús nos recuerda que él está “cerca del corazón del Padre”. Más adelante en el mismo Evangelio, en la última cena, comparte esta misma cercanía con el discípulo amado (y con nosotros) que yace cerca del corazón de Jesús (13,23). Esta postura de “estar con” y cerca del corazón del salvador es fielmente seguida hasta los pies de la cruz (19,26). Sólo en este sentido podemos ser misioneros: “para estar con Él, y ser enviados a proclamar el mensaje” (Marcos 3,14). En las palabras del Papa Benedicto: “La ordenación sacerdotal significa ser sumergidos en la Verdad, esa Verdad que no es simplemente un concepto o un conjunto de ideas que trasmitir y asimilar, sino la Persona de Cristo, con la cual, por la cual y en la cual vivir … Solo esta conciencia de la Verdad hecha Persona en la encarnación del Hijo justifica el mandato misionero: ‘Vayan por todo el mundo y proclamen el Evangelio a toda criatura’ (Marcos 16,15). Solo si la Verdad está destinada a cada criatura, no es la imposición de algo, sino la apertura del corazón a aquello para lo cual ha sido creado”. 5 Este es un modo de entender que hace más luminosa la comprensión de la misión, en la cual no imponemos algo nuevo, sino que capacitamos y hacemos posible la realización de algo ya presente: la “tierna compasión” (Lucas 1,78) del corazón de nuestro Dios.

Solamente estando con nuestro pueblo puede ser realizada este tipo de “actividad misionera”. Como Damián, nuestra esperanza sería que si otros llegan a amar al sacerdote lleguen también a amar a Dios. Esta identificación continúa realizándose a través de la Congregación, desde las parroquias urbanas del mundo desarrollado hasta las lejanas aldeas de las culturas en desarrollo. Podemos no ser los mejores predicadores ni los mejores liturgistas del mundo, pero estando con nuestro pueblo compartimos algo que es aún más valioso. Finalmente, esto es lo que el pueblo de Dios recuerda y aprecia, tal como la familia al borde del lago esperando noticias de su hijo.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   18

similar:

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Teck, ss cc
«profético» afirmamos la orientación incorruptible hacia el «Reino de Dios» como la meta humana. Cuando el ser humano se hace consciente...

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Pérez

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Bausili

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Salmoiraghi

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Aguilar

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Lanusse

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula arregui

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Sinay

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Gonzalo

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula pela






© 2015
contactos
l.exam-10.com