Paula Teck ss cc. 23






descargar 280.8 Kb.
títuloPaula Teck ss cc. 23
página6/18
fecha de publicación23.06.2016
tamaño280.8 Kb.
tipoAula
l.exam-10.com > Documentos > Aula
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

Significado e implicaciones del ministerio sacerdotal SS.CC.

en el mundo de hoy


Ramón Mera García ss.cc.

A priori, el título de la presente colaboración parece prometer algo excesivo e inviable. Entre otras cosas porque “el mundo de hoy” no se deja captar ni describir con unos trazos simples y universales, y menos aún en el espacio de tres páginas. Además, la percepción que quien suscribe pueda tener acerca del “significado e implicaciones del ministerio sacerdotal” en nuestra Congregación quizá no sea compartida por otros muchos hermanos, habida cuenta de sus propias experiencias y, sobre todo, de la variedad de contextos en los que realizan su misión. Por ello, lo que sigue a continuación no deja de ser la expresión de una visión muy personal del asunto, que acaso represente las convicciones y los planteamientos de muy pocos. Con todo, ahí va.

Dando por sentado que nuestra espiritualidad se sintetiza en la conocida fórmula de “contemplar, vivir y anunciar el amor de Dios manifestado en Cristo Jesús”, querría partir de ella para desarrollar algunas de las consideraciones sobre el tema propuesto. Sostengo, por tanto, para empezar, que forma parte de nuestro ministerio sacerdotal SS.CC. una oración personal de corte contemplativo, centrada sobre todo en la Adoración eucarística. La presencia real de Cristo en la eucaristía, reconocida y adorada de modo permanente por nosotros, nos irá transformando en hombres con un especial y profundo sentido del ser y proceder divinos. Y tanto si el medio socio-cultural en el que ejercemos nuestro ministerio es más secularizado como si lo es menos, la vida de una persona marcada hasta lo más hondo por su constante “mirar” a Dios siempre revertirá en un extraordinario servicio ministerial a los demás.

De ello se deriva, claro está, una existencia conforme a lo contemplado. No descubro a continuación nada nuevo, por supuesto, pero estimo que, a partir de lo dicho, la vida ministerial de un sacerdote de la Congregación de los Sagrados Corazones debiera caracterizarse, principalmente, por los siguientes rasgos: estar completamente expuesto en medio de la comunidad cristiana y de la sociedad a las que sirve; trabajar sin descanso por articular en los fieles una vida cristiana de honda raigambre personal, de sanas relaciones comunitarias y de creativo compromiso en relación con los pobres y los que no conocen el evangelio; cuidar al máximo su formación humanística y teológica, de forma que se halle capacitado para comprender mejor el mundo que le rodea y para anunciar con seriedad y calidad la verdad cristiana.

Supuesto lo anterior, todos podemos constatar que un sacerdote llega mucho más a los demás cuanto más se acerca a ellos. Parece una obviedad, una perogrullada. Pero estar cerca de la gente, a su lado, expuesto a sus dudas, necesidades e incluso ataques, y hacerlo desde una clara identidad de convicciones y tareas, no resulta nada fácil de lograr. Para ello hay que armarse de mucha humildad y de una generosidad cuya seguridad sólo se puede alcanzar desde la fe que prestamos al modo de ser y de actuar de Cristo, que nos revela el Amor de Dios. Ser sacerdote de los SS. CC. implicaría, por ello, ser una persona que ama de verdad, de corazón, con madurez, sin miedo, a cuantos se ponen en contacto con él gracias a su ministerio. Calidez, delicadeza, amabilidad, acogida alegre, misericordia, ternura, comprensión, son algunas de las características que debieran formar parte de nuestro modo de ejercer el ministerio, a imitación del Corazón traspasado del Salvador.

La índole comunitaria de nuestra consagración religiosa y nuestro así llamado “espíritu de familia” también apuntan a cierto rasgo, que juzgo indispensable, de nuestro compromiso ministerial en el mundo de hoy. El sacerdote de los SS.CC. habría de ser un ministro y un maestro en el arte de crear comunidad cristiana. Lo podrá lograr sólo si está preparado y mentalizado para vivir con normalidad en su comunidad local y para trabajar en equipo junto con otros religiosos y con los seglares. Por eso considero que nuestro modo de actuar como ministros del Señor y de su Iglesia no ha de ser el de francotiradores aislados sino el de personas que quieren y saben programar, trabajar y evaluar con otros; en familia y creando familia.

Estimo que otra característica que no puede faltar en nuestra forma de ejercer el sacerdocio ministerial como religiosos de los SS.CC., por la que éste debe ser “significativo” en nuestro mundo de hoy, es la de un amor preferente por los alejados tanto de la fe en Jesús como de los bienes de la tierra. Ello implica una concepción esencialmente misionera de nuestra consagración sacerdotal y una praxis de la misma generadora de justicia y libertad. Este servicio a Cristo nos conducirá a desear llevarlo al corazón de los seres humanos, a buscar sin descanso nuevos discípulos para Él, al tiempo que nos hará especialmente sensibles a las necesidades de los que más sufren en sus carnes la pobreza, la desigualdad, la falta de libertad y de horizonte para a su propio y legítimo desarrollo.

En un religioso de los SS.CC. ser sacerdote debería implicar también, como auténtica expresión de su propia espiritualidad y carisma, el existir como alguien que, las más de las veces indefenso, emplea sus energías para “reparar” el pecado y el mal del mundo. Tanto en su oración personal, particularmente en la Adoración ante el Santísimo Sacramento, como en su forma de comprender el mundo y de afrontar las múltiples tareas propias de su ministerio, su corazón tendría que estar dispuesto a sobrellevar con amor, paciencia y humildad, desde una fidelidad inalterable a la fe, los fallos y pecados ajenos, en particular los de su propia Iglesia, al tiempo que a luchar sin descanso por sanar aquello que, estando en su mano poder hacerlo, destruye el proyecto de Dios en tantos de sus prójimos. Habrá de procurar encarnar el mensaje y el coraje misericordiosos de Jesús justo allí donde menos responsable se ve o se siente del mal y del pecado que le golpea y le interpela. Y todo ello desde la búsqueda sincera de una santidad personal que, siempre inalcanzable, testimonie con sencillez su íntima comunión con el amor y los sufrimientos de Cristo.

No quisiera terminar estas breves líneas sin aludir al “celo apostólico”, que tanto caracterizó el quehacer sacerdotal de nuestro Fundador, el Buen Padre. Él nos dejó como herencia preciosa el testimonio personal de un trabajo evangelizador constante, esforzado, misionero, versátil y valiente. No fue un sacerdote acomodado ni acobardado. Su ministerio se convirtió en una forma de combate eclesial a favor de Cristo y de su evangelio, sin miedo a la hostilidad o a la indiferencia. Algo de todo ello tendría que refulgir en nuestro compromiso sacerdotal al servicio de los hombres de hoy, sea cual fuere el ambiente social, cultural o político en el que lo ejerzamos.

Por otro lado, y para acabar ya, estimo que un sacerdote de los SS.CC. debería destacar por ser un ciudadano lo más “normal” posible en todo, también en aquello que no afecta directamente a sus funciones ministeriales: asequible, sano, equilibrado, interesado por todo lo humano, atento al mundo de hoy, con capacidad para un discernimiento personal algo más que suficiente en relación con lo que ocurre actualmente en el mundo de la cultura, de la política, de la economía, de la información, en otros lugares, etc. Ello requerirá de él una adecuada formación permanente, en la que el estudio, sobre todo de la teología, tendría que ocupar un lugar preeminente.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

similar:

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Teck, ss cc
«profético» afirmamos la orientación incorruptible hacia el «Reino de Dios» como la meta humana. Cuando el ser humano se hace consciente...

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Pérez

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Bausili

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Salmoiraghi

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Aguilar

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Lanusse

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula arregui

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Sinay

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Gonzalo

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula pela






© 2015
contactos
l.exam-10.com