Paula Teck ss cc. 23






descargar 280.8 Kb.
títuloPaula Teck ss cc. 23
página3/18
fecha de publicación23.06.2016
tamaño280.8 Kb.
tipoAula
l.exam-10.com > Documentos > Aula
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

Nuestro hermano Damián de Molokai:

cómo vivió y expresó su ministerio sacerdotal


Amanda María Sologuren ss.cc.

Como conocemos a Damián, desde joven se forjó en la vida con seriedad y claridad en lo que quería ser y hacer y cuando se fue dibujando en él su vocación de un seguimiento radical a Jesús, fue descubriendo su deseo de entregarse a los hermanos. Estando ya como religioso de los SS.CC. encontró un campo inmenso donde hacerlo realidad. Se sintió llamado a hacer vida lo que dice Pedro: “Apacentad el rebaño que Dios os ha confiado y cuidad de él no a la fuerza, sino de buena gana, como Dios quiere; no por una vil ganancia, sino con generosidad; no como dictadores, sino como modelos para el rebaño. Y cuando aparezca el supremo pastor, recibiréis la corona imperecedera de la gloria”. (1ª Pedro. 5, 2-4).

Si recorremos su vida de religioso, misionero, sacerdote y pastor, podemos ver que siempre siguió el estilo de pastor como Jesús y su fidelidad a las enseñanzas de la Iglesia, como podemos descubrir hoy en tantos de sus documentos:

Así vive lo que les dice el Catecismo Católico a los sacerdotes:

Por su ordenación, el presbítero recibe la potestad de celebrar la Santa. Misa, administrar los sacramentos del Bautismo, penitencia, extremaunción, así como también la de consagrar y bendecir… Jesucristo llama a su servicio a jóvenes de todos los pueblos y de todas las clases. Deben tener fe viva y piedad sincera y estar dispuestos a sacrificarse en el servicio de Dios y a trabajar por la salvación de las almas…”

Creo que es interesante ver, no sólo, cómo nuestro Hermano se da cuenta de la grandeza de su ministerio sino cómo también toma tan en serio el que hay que sacrificarse como su Maestro; también agradece a Dios el gran regalo de este don al ser él de una sencilla familia campesina.

Cuando se habla de las manos que bendicen impresiona pensar en cómo le quedaron a él sus manos con la lepra y cómo seguía bendiciendo con ellas con tanto amor y fe. En la Ordenación se les dice: Lo que bendigan esas manos quede bendecido; lo que consagren quede consagrado y santificado”.

Y todo va marcando el estilo de pastor que Damián quiere ser. Como lo presenta el Obispo cuando lo va a dejar a Molokai: “Hasta ahora, hijos míos, han estado solos, pero ya no lo estarán más. Les presento a un sacerdote que quiere ser un padre para Uds. Los ama tan ardientemente que, por la felicidad de Uds. y la salvación de sus almas inmortales, no duda en ser uno más de Uds. y pide vivir y morir con Uds.” (10 de mayo de 1973).

Extraña leer estas palabras del Obispo, porque allí uno se da cuenta que ya desde el comienzo Damián estaba dispuesto a morir por ellos, que tenía muy claro a qué se exponía al ir a Molokai.

Y en palabras de él mismo en una carta: “Yo, a mi vez, los quiero mucho, con gusto daría mi vida por ellos, como lo hizo nuestro Salvador. Por eso, no ahorro esfuerzos cuando hay que visitar enfermos a siete u ocho leguas” “Hay que acostumbrarse a viajar por tierra o por mar, a caballo o a pie…hay que aprender varias lenguas para hablar con toda clase de personas…”

Descubrimos en la Conferencia de Aparecida, realizada en mayo de 2007, aspectos que ya Damián lo dijo en sus cartas: “Los sacerdotes han sido llamado para ‘Estar con Jesús y ser enviados a predicar’ (Mc.3, 14). Si el sacerdote tiene a Dios como fundamento y centro de su vida, experimentará la alegría y la fecundidad de su vocación (Discurso inaugural del Papa Benedicto XVI).

Y él, en una de sus cartas: “…Sigo siendo el único sacerdote de Molokai. El P. Columban y, últimamente el P. Wendelis son los únicos hermanos que he visto desde hace 16 meses. Como tengo mucho quehacer, el tiempo se me hace muy corto, el gozo y el contento de corazón que me proporcionan los Sagrados Corazones, hacen que me crea el misionero más feliz del mundo(Y ya estaba leproso). Así que el sacrificio de mi salud que Dios ha querido aceptar para fructificar un poco mi ministerio entre los leprosos, me resulta después de todo muy liviano e incluso agradable, de forma que me atrevo a decir con S. Pablo: “Estoy muerto y mi vida está escondida con Cristo en Dios”.

El sacerdote debe ser ante todo un “hombre de Dios”

  • que conoce a Dios directamente,

  • que tiene una profunda amistad personal con Jesús,

  • que comparte con los demás los mismos sentimientos de Cristo.

Sólo así el sacerdote será capaz de llevar a los hombres a Dios, encarnado en Jesucristo y de ser representante de su amor”.

Elijo este discurso del Papa porque aquí se nos hace ver lo grande de la vocación sacerdotal, pero no sólo por la elección que Dios hace por cada uno de ellos, sino por la gran unión a la que puede llegar el sacerdote si cree en la necesidad de estar siempre unido con este Señor de su vida .Qué bien hace leer en sus numerosas cartas, cómo Damián conservaba esta unión y cómo se esforzaba por usar los medios necesarios para ello. También es bueno ver cómo se adelantaba a su tiempo dando a los laicos la importancia que ellos tienen y haciéndolos conocer y cumplir también su hermosa misión.

Leemos en sus cartas: “Sin el Santísimo. Sacramento una situación como la mía no se podría aguantar; pero, como tengo a Nuestro. Señor cerca de mí, siempre estoy alegre y contento y trabajo con entusiasmo por la felicidad de mis queridos leprosos”.

Y hablando de los niños leprosos escribe: “Aprenden bien el Catecismo, asisten cada mañana a Misa y al rosario por la tarde…” No lo hace todo solo, sino que, sabe involucrar a los laicos en su trabajo pastoral y darles la formación que necesitan: “Desde hace algún tiempo doy cursos de teología a los más instruidos de mis canacas. Su celo me es de gran ayuda para la formación religiosa de los nuevos convertidos. Como tengo que atender 4 capillas, ellos dan la enseñanza donde yo no puedo estar…”

Continuo con el Discurso inaugural del Papa: Para cumplir su elevada tarea, el sacerdote

  • debe tener una sólida estructura espiritual y vivir su vida animado por la fe, la esperanza y la caridad

  • debe ser como Jesús, un hombre que busque, a través de la oración, el rostro y la voluntad de Dios…”

Y leyendo sus cartas, en el día que llega a Molokai y en la soledad de la noche, cobijado bajo un pandano así reza al Padre: “Dios sabe lo que es mejor para mi santificación y con esta convicción digo todos los días HÁGASE TU VOLUNTAD. Me abandono a la Providencia y encuentro mi consuelo en el único compañero que no me abandona: nuestro Divino Salvador en la Eucaristía”.

En todo el mundo se conoce a Damián como el gran Don para la humanidad y la fuerza de su testimonio que es para todos; en el documento de Aparecida leemos: “..El sacerdote no puede caer en la tentación de considerarse solamente un mero delegado o sólo un representante de la comunidad, sino UN DON para ella por la unción del Espíritu y por su especial unión con Cristo cabeza…” (Nº 193). “El sacerdote debe ser hombre de oración, maduro en su elección de vida por Dios, hacer uso de los medios de perseverancia como el sacramento de la confesión, la devoción a la Santísima Virgen, la mortificación y la entrega apasionada a su misión pastoral.” (Nº 195)

Más que referirme a sus cartas, sé por la película de su vida, su increíble hazaña de confesarse a gritos desde una lancha cuando no lo dejaron subir al barco donde estaba su Superior Provincial y cómo siempre está pidiendo algún sacerdote para ese tan querido sacramento: “El buen P. Columban viene cada 2 o 3 meses para confesarme y se vuelve”.

Nuevamente hablando de los “laicos”: forma con ellos diferentes instituciones ya sea relacionadas con el culto a María o con los deseos de ayudar a otros; hoy día diríamos “según su carisma personal”…Y ese cariño por el Sacramento del Perdón también se lo comunica a sus queridos leprosos no sólo concediéndoselo sino estando siempre disponible para cuando ellos lo necesitaran.

Y sabemos que su vida no está privada de dolor, en esto lo dejo hablar a él: “La terrible enfermedad amenaza con impedirme celebrar la Santa Misa y, como no hay otro sacerdote, me vería privado incluso de la comunión y del Santísimo Sacramento. Esta privación es lo que más me costaría y haría insostenible mi situación.”

Espero estar eternamente agradecido a Dios por este favor (de su enfermedad) . Creo que esta enfermedad abreviará un poco e incluso hará más estrecho el camino que me conducirá a nuestra querida patria. Con esta esperanza he aceptado mi enfermedad como mi cruz especial; procuro llevarla como Simón el Cireneo siguiendo las huellas de nuestro divino Maestro. Ayúdame con tus oraciones a obtener la perseverancia hasta llegar a la cima del Calvario”. “…En lo que a mí se refiere, Dios sabe lo que más conviene a mi pobre alma: le dejo a El decidir si mis días deben ser más o menos…”

Cuando más cansado estoy, el domingo por la tarde cuanto más feliz me siento, sobre todo cuando alguna oveja perdida ha vuelto al redil del Señor… Amo mucho a mis pobres canacas por su sencillez y hago todo lo que puedo por ellos.” “Cuando entro en una choza siempre comienzo ofreciendo el remedio que cura las almas. Sin embargo, quienes rechazan el auxilio espiritual, no se ven privados de la asistencia corporal que doy a todos sin distinción. Por eso, exceptuando un pequeño número de obstinados herejes, todos me miran como a un padre.

Siente una profunda devoción por María y es en el Santuario de N. Señora de Monteagudo que se despide de sus padres, llorando cuando miraba por última vez la iglesia: “¡Qué pena!, es la última vez que veo el hermoso santuario de María. ¡Déjame (dice a su madre) que me llene los ojos!..” Y en cuanto a su amor por la misión y su mortificación: “No, yo no querría mi curación si su precio fuera irme de la isla y abandonar mis trabajos…Me quedo para siempre con mis leprosos”

Relaciono también su semejanza con Jesús Buen Pastor «Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas. Pero el asalariado, que no es el pastor ni el propietario de las ovejas, viendo venir al lobo deja las ovejas y huye, y el lobo ataca y las dispersa, porque es un asalariado y no le importan las ovejas. Yo soy el buen pastor, y conozco mis ovejas y ellas me conocen a mí, igual que mi Padre me conoce a mí, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas”. (Juan 10, 11-15). Su ternura, dedicación y cariño como se relaciona con sus leprosos. Y el día de su muerte nos dice el P. Wendelin: “Murió sin esfuerzo alguno, como si se durmiera; se apagó dulcemente, después de haber pasado 16 años en medio de los horrores de la lepra. El buen pastor ha dado la vida por sus ovejas”.

Y sobre esto hoy nos habla el Documento de Aparecida en el Nº 198: “El presbítero, a imagen del Buen Pastor, está llamado a ser un hombre de la misericordia y la compasión, cercano a su pueblo y servidor de todos particularmente de los que sufren grandes necesidades. La caridad pastoral, fuente de la espiritualidad sacerdotal, anima y unifica su vida y ministerio…”

Y con su creatividad trataba de solucionar las necesidades allí donde las encontraba: “Damián creó una banda de música y una coral, que sembraban de alegría la colonia de Molokai, y animaban Misas, procesiones y funerales.” “Hay apenas una lucecita de esperanza de que pueda restablecerme a no ser por un milagro; pero no quiero tentar al Señor, persuadido como estoy de que su santa voluntad es que muera de la misma manera y de la misma enfermedad que mis ovejas en la aflicción.”

Construyó también casitas e hizo los ataúdes de los que morían sin recursos (se cree que llegó a unos 1800 ataúdes). Incluso él mismo cavaba las fosas”

Y él escribe: “Muchas familias de nuestros leprosos, al tener más necesidad de casa que de vestido, han puesto en mis manos sus pequeños ahorros…”

Escribe a su amigo, el pintor Clifford: “Cuando Ud. llegue presumo que habrá 1500 leprosos en nuestro asilo. Cada barco nos los trae por docenas. Tengo actualmente unos 60 muchachos leprosos, y todos viven en el jardín de nuestra iglesia….”

Damián vela por todos los aspectos de la vida de sus leprosos: comida, vestido, vivienda y salud…Llega incluso a crear un almacén para vender a bajo precio. Hace al mundo entero constantes llamadas de solidaridad” lo que tuvo un eco impresionante especialmente en el mundo protestante:Sólo un sacerdote católico ha penetrado en este infierno de los leprosos… Vive en medio de estos moribundos, de estos desesperados para llevarles los consuelos de la vida eterna… ¡Viajeros de todas las naciones, que pasan frente a la roca de Molokai, saluden! (Dicho por un viajero alemán protestante en un diario de Berlín)

En cuanto a “promover la solidaridad” no nos extraña que se hable tanto de este misionero que se preocupó del más mínimo detalle, no sólo para ayudar, sino que también para que todo el mundo se preocupe y trate de ayudar, para contagiar a los demás. El tiene muy claro que no es sólo su deber, que todos somos responsables de ello.

Tenemos la certeza que Damián como religioso, misionero, sacerdote y pastor puede decir con San Pablo: “Me he hecho todo para todos a fin de ganarlos a todos para Cristo.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

similar:

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Teck, ss cc
«profético» afirmamos la orientación incorruptible hacia el «Reino de Dios» como la meta humana. Cuando el ser humano se hace consciente...

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Pérez

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Bausili

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Salmoiraghi

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Aguilar

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Lanusse

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula arregui

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Sinay

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Gonzalo

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula pela






© 2015
contactos
l.exam-10.com