Paula Teck ss cc. 23






descargar 280.8 Kb.
títuloPaula Teck ss cc. 23
página14/18
fecha de publicación23.06.2016
tamaño280.8 Kb.
tipoAula
l.exam-10.com > Documentos > Aula
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18

38 años de relación con los sacerdotes SS.CC.:

testimonio de Juan Borea Odría – Perú 7


Juan Borea Odría, Perú

Escribir estas líneas significa revisar gran parte de mi vida en una clave de interpretación que nunca se me había ocurrido. Es una revisión con límites y riquezas. El límite principal: ser un testimonio personal, enmarcado en el Perú y su historia de los últimos cuarenta años, y por lo tanto no generalizable. Su riqueza principal: la franqueza con que lo hago y la intensidad de lo vivido y compartido con sacerdotes SS.CC.8. También el valor de la comparación, pues mi profesión y mi vivencia de fe me han llevado a interactuar con sacerdotes9 diocesanos y regulares.

Mi primer acercamiento a la congregación fue a los diecinueve años; estudiaba en la Universidad Católica y dirigía al equipo de fútbol de un colegio donde Héctor10 era capellán. Me abordó sin que lo conociera, y me pidió ayudarlo a hacer un retiro. Así llegué a la casa que compartía en la calle Ramón Zavala 243 con Gastón Garatea, José Luis González y varios formandos; luego fui conociendo sacerdotes que visitaban la casa, o cuyas tareas apoyábamos. El grupo se fue poblando con jóvenes que desarrollábamos actividades pastorales, hablábamos de política y de teología, y nos íbamos (sin darnos cuenta) consolidando como comunidad. El crecimiento del grupo obligó a que los formandos se fueran a vivir a otra casa; Héctor quedó solo, y me fui a vivir con él; junto con mis estudios trabajaba como profesor de secundaria, y era militante (luego fui dirigente nacional) de un partido político de izquierda. El cáncer vence a Héctor, quien fallece en 1980. A su muerte un grupo decidimos continuar como comunidad, esta vez con la asesoría de José Luis Ramírez, sacerdote que es el viejo con más espíritu juvenil y temple que he conocido. Ambos, Héctor y José Luis11 ayudaron a consolidar en nosotros un estilo de comunidad autónoma, “laical”, de tipo no parroquial, centrada en Jesús y comprometida con los pobres, que continúa viva hasta hoy12. Trabajé dos años en el colegio SS.CC. Recoleta; en 1984 fundé un colegio privado que se llama “Héctor de Cárdenas” para perpetuar el mensaje de quien considero un Maestro (el colegio, conocido en el mundo educativo con “el Héctor”, tiene 27 años de existencia. Integré desde su fundación la llamada entonces Rama Laical, a la que sigo perteneciendo; y desde hace varios años integro el Directorio del Colegio SS.CC. Recoleta. Esta breve relación ayudará al lector a entender mejor la vivencia que expresaré.

Lo primero que destaco es que los sacerdotes SS.CC. siempre han considerado y tratado a todos como hermanos, sin mostrar ningún sentimiento de superioridad por el hecho de su ordenación. Mi relación y la de otros laicos ha sido de persona a persona; nunca nos hemos sentido ni más ni menos por la circunstancia de tener distintas vocaciones o ministerios; nunca hemos tenido sensación de “sacristán”, de empleados, o similar. Esto obedece a la concepción de servicio que impregna el ministerio ordenado en la congregación, y a la sencillez con que lo viven. Jamás he visto que enarbolen su sacerdocio como un honor o para reclamar un privilegio; sí para estar en el primer puesto del servicio13.

Los sacerdotes SS.CC. que he conocido tampoco tienen la preocupación de estar bien con el poder estatal o económico. Son como son, dicen lo que tienen que decir, y no están detrás del poder ni siquiera usando como excusa “adquirirlo para hacer el bien”.

En esta relación de hermanos, hemos vivido mucho la fraternidad en la fe y la amistad. Cuando te encuentras con un sacerdote SS.CC. sientes inmediatamente el afecto, la preocupación por la manera como te está yendo en la vida. Espacio privilegiado es la comensalidad; compartir la mesa, no importa si abundante o escasa, surge casi automáticamente. Y en ese espacio la conversación fluye rica y profunda.

Otro rasgo que se destaca es su intelectualidad abierta, lejos de la actitud dogmática que lamentablemente caracteriza a muchos clérigos. Cuando no coincidimos en ideas, discutimos ampliamente y con calor, pero siempre buscando la verdad; pocas veces he notado cerrazón, y la que he notado viene de las características personales, no de una sobrevaluación de su ministerio. La vida y la realidad concreta son referentes importantes en la cosmovisión de los sacerdotes sagrados corazones, tan importantes como la doctrina. Cuando hay un conflicto entre vida y dogma, han puesto por delante la vida. No quiero decir con esto que sean heréticos o laxos en sus consejos morales; pero sí creo que parten de la enseñanza de Jesús: “el sábado fue creado para el hombre, y no el hombre para el sábado”. Esto es positivo para las personalidades más firmes, pero carece de atractivo para quienes buscan una solución dogmática que les preste la seguridad que no tienen14.

Su manera de administrar los sacramentos es algo que también los caracteriza. Si bien deben respetar las normas (que nuestra iglesia debiera revisar con urgencia), las cumplen con apertura a los signos que expresan el sentir de la gente; promueven la participación responsable de la comunidad en la liturgia: las eucaristías o el matrimonio que presiden se convierten por lo general en celebraciones y no en ritos repetitivos. En cuanto al sacramento de la reconciliación, lo practico con sacerdotes de los sagrados corazones desde hace 38 años; en todos los casos, sientes que te confiesas con Jesús. Su práctica es en este orden: acogerte, escucharte, comprenderte, hacerte comprender tu fragilidad humana, y orientarte para salir adelante.

Hay algo que viéndolo desde fuera y con riesgo de equivocarme arriesgo a decirlo: les cuesta la vida comunitaria; tal vez agobiados por las demandas pastorales y acostumbrados a una fuerte autonomía, el compartir en comunidad se les hace difícil. Muchas veces no se dan el tiempo, priorizan otras reuniones más atractivas política, social o eclesialmente; o viven los espacios comunes con cierta tensión. Comprendo la dificultad de la convivencia, pero siento que allí hay un asunto por mejorar.

Otro rasgo que los caracteriza, es su falta de proselitismo. Algunos podrán considerarlo como virtud y otros como defecto; pero a diferencia de otras congregaciones no suelen estar desesperados por incorporar gente a sus filas. Cuando te relacionas con ellos no sientes que detrás del bocado está el anzuelo, y eso lleva a una mayor confianza.

Por último, quisiera decir que cuando me relaciono con sacerdotes de los sagrados corazones, me relaciono con seres normales, de carne y hueso, que cargan con sus propias cruces y debilidades, pero también con su alegría, su amor por la vida, sus posibilidades personales. No hay la presentación afectada de una falsa dignidad otorgada “por la sotana”, ni el esfuerzo de testimoniar la perfección. Siento que comparto con cristianos que han escogido vivir en una vocación religiosa y un ministerio ordenado, sin por eso renegar de su condición humana.

Y surge entonces la pregunta que muchas veces me hago e imagino deben hacerse muchos de mis amigos religiosos. ¿Por qué siendo tan humanos, tan cercanos a Jesús, no es esta vocación más atractiva para la juventud? ¿Qué ocasiona que cada vez tengamos menos candidatos a ocupar las plazas de quienes van desapareciendo? Creo que es momento que no solo la congregación sino toda la iglesia repiense la vida religiosa y el ministerio ordenado con los parámetros del evangelio y de los signos de los tiempos. De esa reflexión tal vez salgan caminos nuevos, creativos, provocadores, que refresquen los conceptos y diseñen nuevos senderos.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18

similar:

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Teck, ss cc
«profético» afirmamos la orientación incorruptible hacia el «Reino de Dios» como la meta humana. Cuando el ser humano se hace consciente...

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Pérez

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Bausili

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Salmoiraghi

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Aguilar

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Lanusse

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula arregui

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Sinay

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula Gonzalo

Paula Teck ss cc. 23 iconPaula pela






© 2015
contactos
l.exam-10.com