Luis sampedro






descargar 0.65 Mb.
títuloLuis sampedro
página1/21
fecha de publicación12.06.2016
tamaño0.65 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21




DRAMATURGIA Y ESCUELA II. Obras teatrales por, para y con adolescentes


ESTER TROZZO

SANDRA VIGIANNI

LUIS SAMPEDRO
COLECCIÓN TEATRO Y PEDAGOGÍA - INSTITUTO NACIONAL DEL TEATRO- FAD 2003

La coordinación de la producción, la selección y el ajuste de los trabajos de diferentes autores, con los que se conforma este libro, estuvo a cargo de la Profesora Ester Trozzo de Servera


INDICE
. PROLOGO

. LOS PROCESOS DRAMATURGICOS DE PRODUCCION Y RECEPCIÓN COLABORATIVOS, CON ALUMNOS ADOLESCENTES

. Introducción

. Algunas consideraciones acerca de los procesos dramatúrgicos de producción colaborativa

. El adolescente, los textos y la escuela

. Múltiples miradas del proceso de producción de un texto dramático en colaboración con los alumnos

. PRIMERA PARTE: PROCESOS DE PRODUCCIÓN

-Textos de autor de proceso dramatúrgico colaborativo

. Obra: YO, ADOLESCENTE

. Obra: DESDE ADENTRO (Paz con Paz)

. Obra: LATIDOS Y SUSPIROS

. Obra: LUCES Y SOMBRAS ¿Y ahora, qué?

. Obra: CADA UNO

- Una experiencia de texto de autor adaptado por un grupo

. Obra: COSAS DE BRUJAS

- Creaciones colectivas de textos dramáticos

. Obra: EL GRAN PARTIDO

. Obra: HISTORIAS DE LA PLAZA

. Obra: JEANS Y ZAPATILLAS

- Sugerencias didácticas para coordinar un taller de producción textual

. PROYECTO: "Nosotros, autores dramáticos"

. SEGUNDA PARTE: LOS PROCESOS DRAMATÚRGICOS DE RECEPCIÓN COLABORATIVA.

- Aprovechamiento Curricular de espectáculos teatrales. Obra: "Dulce Victoria".

- Obra: DULCE VICTORIA. Propuesta de teatro-debate para trabajar con

adolescentes en la protección de la sexualidad.

- Trabajos sugeridos antes de ver DULCE VICTORIA

- Trabajos sugeridos después de ver la obra

- ANEXO: Propuesta de aproximación a la lectura estética de un espectáculo

teatral

. BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA


PROLOGO
Dramaturgia adolescente. Aquellos que hemos trabajado durante muchos años en el antiguo oficio del teatro sabemos que entre el teatro para niños y el teatro para adultos hay un gran ausente, el adolescente.
Este libro producido por gente de Teatro que practica la docencia se ocupa de ese mundo adolescente al aportar técnicas y textos que surgieron de una experiencia vital y concreta.
Ester Trozzo, Sandra Vigianni y Luis Sampedro fueron armando estas historias escénicas con sus alumnos-actores a partir de ideas, improvisaciones, textos o cualquier otro tipo de material que fuese capaz de expresar el mundo de la adolescencia. El resultado es sumamente valioso porque otros docentes y otros alumnos pueden tomar algunas de estas historias como disparador para contar sus propias historias.
Este equipo de especialistas nos transmite su experiencia de una manera sencilla y directa. Y nosotros vamos a encontrar en esas historias el modo de contar junto al adolescente su intensa problemática.
Como integrante del Consejo Editorial de INTeatro estoy convencido de que esta Colección que iniciamos con libros sobre el teatro y educación vienen a cubrir una necesidad imperiosa para aquellos docentes que trabajan en los distintos niveles educativos con el maravilloso oficio del Teatro.
Ahora sólo resta esperar que estas experiencias sirvan para generar otras ricas experiencias donde el teatro pueda seguir contando el mundo de la adolescencia.
Jorge Ricci
El juego dramático posibilita a las personas ponerle cuerpo y sentimiento a las ideas. Esto se vuelve especialmente significativo cuando las personas de las que se trata son personas en construcción, adolescentes, como es el caso de los destinatarios de estos textos.
La creación colectiva ha sido siempre, en la historia cultural de los pueblos, un instrumento muy importante en la búsqueda y consolidación de la identidad y de la autonomía. Considero que, en pequeña escala, lo mismo ocurre con los procesos de producción colectiva que nos ofrece este libro. En cada texto podemos ver un espejo de las grandes temáticas que inquietan a los espíritus juveniles que transitan la realidad en busca de sí mismos.
Celebro la idea del INT de iniciar la colección pedagógica en la que se incluye este libro y celebro que la educación, de una vez por todas, despierte y advierta el aliado invalorable que tiene en el Teatro.
Mabel Manzotti

LOS PROCESOS DRAMATURGICOS DE PRODUCCION Y RECEPCIÓN COLABORATIVOS, CON ALUMNOS ADOLESCENTES
Introducción
Con este libro pretendemos incursionar en un campo poco explorado: el de la dramaturgia cuyo destinatario es el actor /espectador / lector de entre 12 y 18 años.

Una de nuestras intenciones es poner a disposición algunas obras de Teatro que consideramos "muy disfrutables" para un destinatario adolescente, tan exigente a veces, tan apático y desinteresado, otras y, tan ácidamente crítico, la mayoría del tiempo.

Otra de nuestras intenciones es ofrecer al Profesor de Teatro posibles caminos, estrategias metodológicas probadas, para construir con sus alumnos procesos de producción , de puesta en escena y/o de apreciación y aprovechamiento curricular de espectáculos teatrales.

Consideramos que, en la medida en que el Teatro se vaya instalando como materia curricular en las escuelas, los profesores deberemos avanzar fuertemente en nuestro proceso de profesionalización y eso implica, entre otras cosas, investigar y perfeccionar caminos conceptuales y metodológicos en relación con la producción y apreciación sistemática del texto dramatúrgico y del texto espectacular, aspectos poco atendidos desde la escuela todavía.

Este acercamiento a una literatura dramática específicamente adolescente no implica, de ninguna manera, la desvalorización del abordaje en la escuela de literatura dramática de autor consagrado. Todo lo contrario, pretende ser el puente, el intermediador, para que el adolescente no tenga que hacer un salto, de un solo tirón, desde la obra de Teatro infantil, a la obra de Teatro para adultos.
Ester Trozzo
Algunas consideraciones acerca de los procesos dramatúrgicos de producción colaborativa

En el ámbito de la pedagogía teatral, se advierte una utilización un tanto ambigua de la expresión Creación colectiva. Se suele designar con ella a una muestra espontánea del resultado de una improvisación, a la adaptación cooperativa de un texto de autor y al proceso mediante el cual un grupo se propone decir algo y va construyendo colectivamente un texto de acciones que luego, o ellos mismos o un dramaturgo, van escribiendo y reajustando hasta llegar a un texto escrito definitivo a partir del cual se realiza una puesta en escena.

Desde la concepción de este libro se considera que, en los cuatro casos, hay un proceso colectivo de construcción pero se denominará al primero producción de un texto improvisado (del que, habitualmente, no queda registro escrito) y al segundo, producción de un texto adaptado. En relación con el tercer caso, si la construcción escrita del texto es el resultado de escrituras plurales, que se van ensamblando y ajustando entre todos, lo denominaremos propiamente creación colectiva y si el proceso plural y colectivo es el de búsqueda temática, el de ir jugando posibles situaciones dramáticas para ir "diciendo en acciones" lo que se han propuesto decir, pero el texto final, la línea de la historia, la estética de resolución del texto dramatúrgico literario es responsabilidad de una persona, lo llamaremos texto de autor de proceso dramatúrgico colaborativo.
La construcción colectiva como proceso dramatúrgico
La construcción colectiva espectacular es una manifestación que se puede rastrear en las primeras ceremonias rituales de casi todos los pueblos, en los juegos teatrales bufonescos de la antigüedad clásica, en la Comedia del Arte de la Edad Media, y en muchas manifestaciones más actuales, aunque en cada caso tengan distintas finalidades y características. Pero hay algo constante en cada aparición de lo grupal y es la necesidad de expresar las propias vivencias del hombre en su contexto histórico social en tanto que, como sujeto productor de significación, solo puede expresarla en la interacción grupal en relación con otros.

Para algunos investigadores los grandes movimientos de creación colectiva en el mundo moderno, aparecen en 1960, en Estados Unidos.

Un espectáculo ofrecido por el Living Theatre surgido de la improvisación fue “Padise now” (1968). El texto, que existía, comprendía dos páginas, y a partir de ese esquema, los actores y el público improvisaban. En 1970 se presenta “El legado de Caín”, que consistía textualmente en un borrador que servía de guía para la creación colectiva y se representaba en la calle. El Open Theatre, fundado en New York en 1963, realizó experiencias colectivas incluyendo danza, mimo y sonidos.

Sin embargo, en Latinoamérica este modo de producción teatral tuvo gran fuerza como instrumento ideológico a partir de los años 50/60. Es de destacar, en este plano, la importantísima tarea de Augusto Boal, con su “Teatro invisible”, como estrategia de movilización del pueblo oprimido, en Centroamérica. Si bien dio lugar a producciones muy significativas, era un procedimiento despreciado y descalificado por los elencos profesionales. Recién fue legitimado en agosto de 1973 con el “Manifiesto de Manizales” que surge del V Festival Latinoamericano de Teatro. En sus puntos centrales este manifiesto expresa:

[...] el fenómeno de la Creación Colectiva aparece entre otras causas por la carencia de autores que den cuenta de la realidad. El grupo de trabajo se ve precisado entonces a sustituir al creador individual planteando una nueva forma de creación: la colectiva. En ésta no hay jerarquía ni división entre trabajo técnico e intelectual sino que todos se capacitan igualmente para cumplir todas las funciones dentro del grupo. El grupo de trabajo es entonces el ente que reúne en sí los aportes de los integrantes para producir sus propias obras. No debe, sin embargo, desecharse el legado cultural existente. En la medida en que un texto escrito sea útil, se lo acepta, o modifica, hasta irreverentemente, para que se convierta en un elemento vivo y operante. [...](1)
Valor pedagógico de estos procesos
Los procesos que posibilitan la construcción colectiva de textos dramáticos, como vivencia grupal de creación de un producto estético expresivo, posibilitan una serie de aprendizajes muy importantes para el grupo de alumnos adolescentes que se involucre en ellos.

Algunos de estos aprendizajes están relacionados con el proceso de individuación y de autoconstrucción.

Al resolver un producto colectivo, los alumnos se sienten comprometidos a participar activamente en vistas a un objetivo común, interaccionando y siendo capaces de lograr que sus intereses sean escuchados y de aceptar y valorar, también las propuestas de sus compañeros.

Otros aprendizajes están relacionados con el desarrollo de la capacidad ampliada de lectura comprensiva. Entendemos por capacidad amplida la lectura y comprensión de todo tipo de textos sociales. Nos referimos, por ejemplo, a ser capaces de leer la gestualidad de dos personas que están conversando; la carga sígnica de la forma, la distribución espacial y el color, en una escenografía; el complemento de sentido que la luz y el sonido aportan a una puesta en escena; la carga ideológica que los contextos aportan al mensaje de los textos.
El adolescente, los textos y la escuela
Una oferta muy limitada

Como profesores, todos podemos listar y caracterizar material lector representativo de literatura adulta y también de literatura teatral infantil. Sin embargo ¿podríamos, con la misma soltura que nos da la claridad, cantidad y calidad de la oferta, caracterizar material lector para adolescentes? Si enfocamos nuestra mirada hacia la literatura dramática, este déficit se acentúa.
Dificultades ideo-léxicas

El adolescente está atrapado en un cronolecto fuertemente determinante. Si no habla como sus amigos queda excluido. Percibe que entre el lenguaje de los textos literarios y su discurso cotidiano hay, en ocasiones, más de abismo que de puente.
La seducción de apropiarse de las ideas - palabras

Durante la niñez las palabras se captan como objetos propios de los adultos y los libros. Objetos que cuesta poseer. Que suenan y se comportan de un modo bastante incomprensible.

El adolescente, en su arduo esfuerzo por adueñarse del mundo, se reencuentra con las palabras desde un lugar nuevo: el de "conquistador". Las descubre y las explora como recipientes de conceptos, como escondite de las ideas.

El decir, en esta etapa, está fuertemente ligado con el proceso de autoafirmación. El adolescente toma decisiones sobre las palabras, las "refunda" y les otorga una carga semántica que tiene, en ocasiones, más que ver con su sí mismo y con el acotado grupo de pertenencia, que con el contexto cultural vigente.
El lenguaje escolarizado como intocable

¿Tiene claro el Sistema educativo, que en el adolescente continúa despierta la necesidad lúdica, placentera y ontológica que tenía de niño, de establecer con la Lengua relaciones más allá de la didáctica, más allá del aprender normativa? Me refiero al derecho de relacionarse con la Lengua sin un fin instructivo-informativo, sino como búsqueda de espacios de autoconstrucción y de apropiación de valores éticos y estéticos.

La escuela se queja del desinterés de los adolescentes por leer, pero poco hace por acercarlo a una literatura que le resulte significativa y, sobre todo, por ayudarlo a descubrir el valor del lenguaje verbal como instrumento para comunicar experiencias vitales esenciales, para crear belleza y para trascender.

Múltiples miradas del proceso de producción de un texto dramático en colaboración con los alumnos .
* Desde la lingüística.

La pragmática, una disciplina lingüística incorporada al análisis de las lenguas recién en la segunda mitad del siglo XX, tiene por objeto estudiar el lenguaje en relación con aquellos que lo usan. Mira los actos lingüísticos en los marcos en que son ejecutados.

Esta mirada nos aporta un importante apoyo para sostener el valor de la creación colectiva y de la producción colaborativa como eventos comunicativos, ya que son actos de habla fuertemente comprometidos con el aquí y el ahora del emisor, que se mantiene en sutil equilibrio entre el decir de la lengua oral, fuertemente vital y un tanto permisivo, y el decir de la lengua escrita, más prestigioso y permanente.

En estos procesos de producción plural, el tejido textual es el resultado de dos momentos lingüísticos bien diferenciados: Los actos de comunicación verbal y la creación de un texto escrito. Veamos la dimensión y las características de cada uno.

Los actos de comunicación verbal son momentos complejos y pluridimensionales. En el uso y por el uso del lenguaje los hablantes, durante su creación:

- ordenan y clarifican su mundo interior en relación al contexto que los rodea;

- instituyen, con referencia a ellos mismos, un campo de percepción donde sitúan a los objetos y a los otros, estableciendo relaciones espacio-temporales, proyectando sus discursos y proyectándose a sí mismos con ellos, en al ámbito del “ya” vigente;

- se apropian de la Lengua, completando formas vacías, semantizando todas las entidades de la lengua y en particular las formas indiciales y apoyando con gestualidad y acciones, la carga de significado construida;

- establecen relaciones interpersonales e intersubjetivas y adoptan juicio y postura vital ante sus interlocutores y sobre las personas no interlocutivas;

- asumen su propio discurso y contemplan las situaciones en él recreadas, modalizando sus enunciados;

- construyen textos que revelan integración y coherencia;

- realizan una producción fónica en la que los ritmos, tonos y en general, todo el fluir sonoro, incluyendo el fuerte valor semántico de los silencios, son verdaderos aportes de sentido a la trama textual.

Decimos que la situación de comunicación verbal constituye un cuadro multidimensional, porque repercute en el enunciado, cuyo valor de comunicación no se agota en los elementos léxicos y gramaticales en él presentes, sino que se carga y se refuerza con la riqueza paraverbal de la situación comunicativa que posibilita el "sí mágico" del Teatro.

Ese valor comunicacional es revelador de la actuación real del joven hablante en la comunidad y testimonia sus modos de comportamiento, puesto que torna patente su forma de vida, su condición de ser en relación y su auto percepción.

A partir de este poderoso, aunque aparentemente ingenuo, juego de creación socializada de un texto oral, vemos a los adolescentes realizar un gran esfuerzo en situarse, para resolver el mapa de su geografía interna, asumiendo la situación relativa que atribuye a sí mismo y la que atribuye a los demás, su convergencia y divergencia con éstos, los presupuestos de esta misma y las implicancias de esa praxis social.

A este punto sumemos la posibilidad que le brinda este juego dramático de ensayar posibles modos de ser y hacer, de pensar y resolver, que, sin serles propios inquietan y despiertan los deseo de los adolescentes de probar y realizar posibles roles de interacción social y de resolución personal del mundo interno.

El segundo momento lingüístico, la producción del texto escrito, tiene en este proceso vivencial un fuerte sustento argumental y de cohesión. Generalmente se va produciendo el texto escrito en el taller, sometiéndolo a numerosas revisiones y ajustes hasta sentir que el producido refleja las vivencias previas.

Los ámbitos educativos están sujetos al discurso, pero también están envueltos, en sentido fundamental, en la propagación y divulgación selectiva de discursos, en la adecuación social de éstos. Las instituciones educativas controlan el acceso de los individuos a los diversos tipos de discursos.

La producción colectiva de textos dramáticos sería, en este caso, un discurso con bastantes posibilidades de auto-regulación y por lo tanto un verdadero “antivirus” contra la programación interna frente a la relación “discurso controlador-discurso liberador.”
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Luis sampedro iconLuis sampedro

Luis sampedro icon"Deberíamos vivir tantas veces como los árboles, que pasado un año...

Luis sampedro iconLuis de la Puente Uceda y la guerrilla del mir josé Luis Rénique

Luis sampedro iconDirección: luis ramírez

Luis sampedro iconLuis Cernuda Biografía

Luis sampedro iconJorge Luis Borges

Luis sampedro iconJ orge Luis Borges

Luis sampedro iconJorge Luis Borges

Luis sampedro iconPor: Luis R. Salgado Ballesteros

Luis sampedro iconEntrevista a José Luis Mangieri






© 2015
contactos
l.exam-10.com