3. Competencia lingüística






descargar 270.36 Kb.
título3. Competencia lingüística
página4/8
fecha de publicación07.06.2016
tamaño270.36 Kb.
tipoCompetencia
l.exam-10.com > Documentos > Competencia
1   2   3   4   5   6   7   8


TECNOLOGÍA Y PODER

La ciencia aplicada deviene ‘tecnología’, y la tecnología da poder a quienes la poseen. Así, quien detenta la tecnología avanzada tiene mayor poder. Esto sucede hoy con los países que tienen capacidad de invertir grandes sumas de dinero en la investigación y luego en la producción de aparatos electrónicos de comunicación: desde sofisticados satélites hasta cámaras de video sumamente exactas.

El enorme volumen de riquezas que gira en torno a la tecnología electrónica, nos obliga a hablar también del gran poder de la comunicación, poder que en primer lugar, es de carácter económico y financiero.

Tan sólo la tecnología electrónica genera en el mundo más dinero que toda la industria agroalimenticia, y representa un monto de dólares 40 % superior a todo el mercado del automóvil.

Los grandes colosos industriales de Estados Unidos, Japón y Europa que fabrican los ‘semiconductores’ (los pequeñísimos elementos ‘pensantes’de todo el ‘hardware’ de las computadoras y usados también ten toda clase de equipos electrónicos), libran entre ellos una batalla económica sin igual. Saben que si controlan la tecnología, aumenta su poder sobre las comunicaciones y se generan además grandes ganancias económicas. Si luego pasamos al campo de la producción de películas, de programas televisivos, de dibujos animados, de publicidad, de revistas y libros, observamos que el mercado mundial se halla invadido especialmente por productos provenientes de unos pocos países con poder sobre la tecnología y los audiovisuales.

Tener dominio sobre la producción y la distribución de los audiovisuales, ¿no significa poseer también cierto poder sobre las ideas, los deseos y las actuaciones del público?

La distribución desigual de “poder audiovisual” fomenta también la injusticia a nivel mundial, y en consecuencia, mayor subdesarrollo y dominación de los países más ricos sobre los más pobres.
COMUNICACIÓN Y CIUDADANÍA
“Necesitamos información internacional, necesitamos información no sólo sobre el Norte, sino sobre toda a población mundial, pero esta información corre el riesgo de ser censurada. O de ser reducida a los cánones del documentalismo y el exotismo en lugar de ser explorada en su racionalidad social propia y sus relaciones con el mundo. No es extraño que mientras se ahondan las brechas económicas se pronostique que una de las industrias que tendrá mayor desarrollo en los próximos años sea la del turismo.

Necesitamos marcos de razonamiento generales para explicar nuestra sociedad global y particular, pero nuestras culturas se están excediendo en la observación de lo particular y lo privado, del çaso’, que no siempre es enmarcado o generalizado idóneamente. Que la crisis de los sistemas macro, o mejor dicho de sus explicaciones, lleva al caso, a lo narrativo, implica no sólo una mayor exigencia ética sobre su utilización sino también evitar que el caso se transforme en una coartada para oculatar las estructuras y las redes de poder.

Necesitamos saberes locales en lo territorial y lo simbólico, pero no podemos descontextualizar estos saberes de los procesos de globalización que vive la humanidad ni las estrategias del New Order. Pero los necesitamos, no sólo de la CNN sino de muchas “otras voces”. Si esto resuena a informe Mac Bride, no está mal, aunque en muchos casos pensar hoy en un “Nuevo Orden Informativo Internacional”implique una lectura crítica de este proyecto.

La comunicación, los medios, la información van a jugar un rol central en el cubrimiento de estas necesidades, aunque no el único, porque las cosas se saben aunque no pasen por los medios. La sociedad tiene otras redes de comunicación e información, de construcción de sentido. Y sigue diferenciando lo factual de lo simbólico. Más aún en países como los nuestros donde crece lo simbólico y decrece lo material. Donde la separación de las palabras y las cosas puede generar colapsos imprevisibles”.

Ford, Aníbal: NAVEGACIONES. COMUNICACIÓN, CULTURA Y CRISIS;

Buenos Aires; Amorrortu editores; 1994; pp. 227-228
LA DECLARACIÓN DE CHAPULTEPEC
La mayoría de los gobiernos de América Latina firmaron la “Declaración de Chapultepec”. Es un documento aprobado en México en el mes de marzo de 1994 y que establece diez principios para garantizar la plena libertad de expresión y de prensa. Dice, entre otras cosas:

  • “No hay personas ni sociedades libres sin libertad de expresión y de prensa. El ejercicio de ésta no es una concesión de las autoridades: es un derecho inalienable del pueblo”.

  • “La credibilidad de la prensa está ligada al compromiso con la verdad, a la búsqueda de la precisión, imparcialidad, y a la clara diferencia entre los mensajes periodísticos y los comerciales. El logro de estos fines y la observancia de los valores éticos y profesionales no deben ser impuestos. Son responsabilidad exclusiva de periodistas y medios. En una sociedad libre la opinión pública premia o castiga”.


LA POLÍTICA EN LA VIDRIERA DEL MARKETING MEDIÁTICO
“La palabra hace política, incluso sin saberlo. La música y la imagen no. La maldición del universo político empieza y termina con el discurso. Así, pues, todo lo que permite escapar al ‘logos’ es bueno, y en primer lugar para el político. Este sacará mucho partido de hacerse ver en el concierto de confiarse a las cámaras. La melodía y el clisé tendrán la virtud eminentemente política de despolitizarlo, de hacer de él un hombre como usted y como yo’[...]

El Estado es una larga paciencia. Funciona en el largo plazo, y debe tener la fortaleza de esperar. Es, a la vez, una moral y una precaución. Ahora bien, el videotiempo no espera. Es un soporte apremiado (la señal magnética se degrada). El Estado videocrático también lo es. No puede esperar para escribir su historia, El Estado Polaroid se hace su propio periodista. Ser creíble es ser visto, leído, entrevistado, citado en seguida. [...]

El narcisismo de Estado se convierte en una epidemia. ¿Por qué esta obsesión por doquier de ‘dejar una huella’? ¿Cómo explicar esta inflación memorial, esta bulimia de testimonios, en el interior de una videosfera de buen grado amnésica? [...]

Para el nuevo político, el libro es una táctica y la imagen una estrategia; la primera enteramente subordinada a la segunda. La publicación tiene la utilidad de un clavo en L: se le cuelga un programa de radio o televisión como un cuadro en la pared. [...] Se descubre tras ello una ley mediológica. Cada meio nuevo no sólo se alimenta sino que se autoriza por el medio anterior. La palabra viva legitimó la escritura (logosfera). El manuscrito legitimó lo impreso (gafosfera). El libro legitima la emisión (videosfera). [...]

En el Telestado, el escrito tiene más valor que la imagen, pero menos ‘importancia’[...]

En la logosfera, la creencia va principalmente hacia lo que se escucha; en la grafosfera, a lo que se descifra; en la videosfera, a lo que se ve y se oye. [...] Cada época mezcla todos los modos de transmisión, pero según una jerarquía diferente. Es lógico que la útlima fecha de las mediasferas sobresalga en el cúmulo de prestigios. Una buena campaña electoral deberá y podrá sumar varios tipos de eficacia y sociabilidad de signos: el cartel visto afuera y el programa visto en el domicilio.[...]

La autoridad política legalmente designada por el sufragio universal no tiene autoridad sobre los aparatos de mediación. Estos aparecen como sin fe ni ley, aunque tengan su fe y su leyu propias: la audiencia, la tirada y ‘el efecto’.[...]

El productor propone, pero el difusor dispone, lo que hace de éste un operador político imbatible. ¿Qué hacer? La respuesta es clásica: If you can’t beat them, joint them (Si no puedes vencerlos, únete a ellos’). La salvación consistirá en hacer causa común con los comunicadores, plegándose a las normas del mercado en vigor. ¿La carrera por la audiencia es la lógica de los medios? La carrera por la audiencia de los medios será la lógica del gobierno. Para captar la atención del público, se desvelará por captar prioritariamente la de los canales de captura, los periodistas y por influir sobre los otros agentes de influencia”.

El Estado Seductor, Régis Debray:

Buenos Aires, Editorial Manantial, 1995.

¿LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN PROMUEVEN EL INTERCAMBIO CULTURAL?
“Los medios de comunicación social toman un porcentaje muy alto de su contenido cultural y recreativo de un pequeño número de países industrializados y sobre todo de algunos grandes realizadores de dichos países. En comparación con esto, la corriente en sentido inverso no es sino un mezquino arroyuelo.

Pero no cabe abordar este problema únicamente en términos cuantitativos. Los países desarrollados aprovechan lo mejor que tiene la cultura (en particular la música y la danza) en los países en desarrollo, en cambio, éstos reciben algo que, según todas las normas objetivas, cabe considerar como lo peor que producen aquéllos. Semejante intercambio desigual no puede por menos de resultar nocivo para la cultura nacional de los países en desarrollo. Sus escritores, sus músicos, cineastas y otros artistas quedan relegados a un segundo plano por los productos importados. Las limitaciones nacionales de elementos culturales y recreativos importados no mejoran en nada la situación, sino que tienden también a imponer nuevos valores”.

Un solo mundo, voces múltiples - Informe Mc Bride

Ed. Fondo de Cultura Económica – París – México/UNESCO – 1980;p.284
EL INFORME McBRIDE
Los países pobres no tienen la misma cantidad y calidad informativa de los países más ricos y técnicamente avanzados.

El desarrollo de la economía, de la salud, de la cultura, hoy depende en gran parte de una buena red informativa.

Para estudiar este problema y ver el modo de solucionarlo, en 1977 la “UNESCO” creó una Comisión Internacional bajo la presidencia de Sean McBride. Este señor, irlandés, ya había sido Premio Nobel de la Paz, y le interesaba trabajar por un Nuevo Orden Mundial de la Información y de la Comunicación (NOMIC). Con un equipo de especialistas internacionales, hizo un estudio detallado de la situación de las comunicaciones en el mundo.

En 1980, durante la asamblea plenaria de la UNESCO, presentó a los gobiernos los resultados de la investigación. El documento mostraba los desequilibrios de información y de comunicación que había entre las naciones pobres y ricas. Al mismo tiempo que sugería algunos cambios profundos para favorecer a los pueblos que más necesitaban de información para su desarrollo y progreso. Los representantes de todos los países aceptaron y firmaron unánimemente ese documento que pasó a la historia con el nombre de “Informe McBride”. Este trabajo fue publicado con el nombre Un solo mundo, voces múltiples (UNESCO, 1980).

Sin embargo, pocos años después, las naciones más poderosas (Estados Unidos, Japón...), que tenían fuertes intereses económicos en la tecnología de las comunicaciones, olvidaron lo que habían firmado, porque no querían renunciar a sus privilegios. De ese modo, hicieron fracasar el intento de renovar la desequilibrada situación informativa en el mundo.

Hasta hoy se sigue esperando que el ideal del Informe McBride se haga realidad.

COMUNICACIÓN Y OPINIÓN PÚBLICA: UN ASPECTO ESENCIAL DE LAS SOCIEDADES CONTEMPORÁNEAS
Un creciente número de ensayistas e investigadores, de las más diversas especialidades de las ciencias sociales, empieza a considerar el ámbito de “lo público” y las actividades de mediación pública como una de las cuestiones más características y determinantes de los procesos sociopolíticos contemporáneos. En efecto, las actividades canalizadas a través de la presentación periodística y sus colaterales – profesiones de las relaciones públicas en sentido genérico -, se han convertido en un agente social decisivo. Del mismo modo, las actuaciones individuales y colectivas en cualquier terreno político, cultural o microsocial se ven afectadas por las imágenes públicas y el universo político de conocimiento y discusión que sobre ellas exista.

Significando podría decirse que, en nuestra etapa de evolución social, opinión pública, periodismo y asuntos de trascendencia social se han hecho una misma cosa. Los asuntos de la realidad social que preocupan a los profesionales de la actividad periodística se convierten en opinión pública

OPINIÓN PÚBLICA- PROCESOS DINÁMICOS Y COMPONENTES - EL RUMOR

Consideraciones previas

Antes de comenzar a hablar de opinión pública, se hace necesario definir alguna terminología relacionada.

Público: pública viene de “público”, y alude a los espacios, personas o instituciones que actúan socialmente, más allá de lo personal, con incidencia en el mundo externo o el perimundo social. “Pública”deviene de aquello que es parte o existe en función o se ejerce por el público o, al menos, en su nombre.

Públicos: existen diversos públicos, según se trate de una u otra época, de uno u otro lugar. Los públicos son grupos secundarios. Se suele decir que la “opinión pública”abarca a la suma media de las opiniones de los diferentes públicos que integran una sociedad históricamente dada en un espacio físico compartido.

Opinión: Es el conjunto de ideas, criterios, gustos, de una persona o grupo de personas, susceptible de ser comparada, contrastada o controvertida por otra persona o grupo de personas.

El término opinión atiende a una expresión verbal (o escrita) más que a sentimientos, creencias o valores religiosos o filosóficos. Es una categoría más volátil que la convicción o la creencia.

La opinión puede cambiarse, mientras que la convicción, la fe, suele mantenerse a pesar de circunstancias que pueden mostrarla como equivocada, falsa o inadecuada.

La escala de situaciones humanas frente a cuestiones y asuntos de interés general podría integrarse así: costumbres, sentimientos, noción impresión, creencia, actitud (es una disposición mental y nerviosa organizada por la experiencia que ejerce una influencia sobre las reacciones del individuo), opinión individual, opinión grupal, opinión consensual, opinión de medios públicos, opinión pública.

OPINIÓN PÚBLICA

Se ha definido a la opinión pública como expresión de la sumatoria de los factores de poder.

El proceso de formación de la opinión pública, tiene como principal característica su carácter transitorio y cambiante a un mismo tiempo.

Las opiniones viejas, quieren permanecer, se resisten al cambio, mientras que las opiniones nuevas son inestables, de alineamiento cambiante, a menudo soportadas o vehiculizadas por canales aparentemente tradicionales.

O
MCS
PINIÓN: GÉNESIS


SOCIEDAD

AUTOR I DAD







P RE T END I ENDO

Los medios reflejan

Marchas

Movilizaciones

Protestas

Reclamos

organizadas

por las

minorías activas

Reflejar la opinión

popular





MCS

MEDIOS FORMADORES DE VALORES

SOCIEDAD







ACTITUDES




Los canales de incidencia en la opinión pública son:

  • la propaganda

  • la publicidad

  • los acontecimientos montados

  • las encuestas publicadas

  • el periodismo de opinión

  • el periodismo de investigación

  1. Para que exista opinión debe hacer un asunto de interés público de carácter controversial o conflictivo.

  2. Tiene que existir un grupo de personas que se enfrenten a ese asunto y se preocupen por él. En general cada tema genera su propio público de interés, se debe definir al público en función del tema.

  3. La importancia social puede medirse a partir de la efectividad del grupo y no del grupo de integrantes.

  4. Los individuos del grupo tienen ciertas actitudes o puntos de vista acerca del asunto, si expresan esta concepción, se puede decir que la opinión pública es manifiesta.

Existe una opinión pública latente que se define en tres parámetros:

  • La regla motivacional de las actitudes en cuestión.

  • Las reglas del grupo social.

  • La accesibilidad real de los medios de comunicación que tienen las personas del grupo.

  1. La opinión pública surge de actitudes y puntos de vista con fuerte carga emocional.

EL RUMOR

En el rumor la fuente es desconocida, tampoco se conoce el emisor primero del rumor. Los receptores del rumor se convierten automáticamente en emisores. El canal es el eslabón de individuos que retransmiten.

Siempre versa sobre situaciones conflictivas. Generalmente, la forma y el contenido van sufriendo modificaciones en la cadena de retransmisión y sufre contaminaciones desde el punto de vista proyectivo de cada uno de los integrantes del proceso.

Puede ser que el rumor circule por canales formales o informales. Lo principal es que procede de fuente desconocida y es sobre situaciones escandalosas, o incorrectas, así como preocupantes.

Puede circular el rumor por falta de información, por omisión, por información ambigua o incompleta, por ausencia de conocimiento de la institución de sus públicos.

Para evitar que un rumor se difunda, la información que se emite debe:

  • Satisfacer una necesidad, de alta credibilidad,

  • Transmitirse en los códigos apropiados a los receptores,

  • Utilizar el lenguaje veraz,

  • Evitar los elementos que se presten a la distorsión,

  • Enfatizar los hechos,

  • Encluir en el mensaje las conclusiones,

  • Reducir la incertidumbre,

  • Contener información concreta,

  • Usar apelaciones racionales,

  • Ser perceptualmente completo.

La forma más adecuada para contrarrestar el rumor es proporcionar a los públicos información correcta que corresponda, y por una fuente de credibilidad. Hay dos mecanismos eficientes:

  • sensibilizar a los públicos internos y hacerlos ver su responsabilidad como portadores del rumor.

  • Establecer medios directos de comunicación para que la información circule.

Una de las formas más racionales de encarar la prevención del rumor es la formulación clara y más o menos explícita de las políticas comunicacionales de la institución.
1   2   3   4   5   6   7   8

similar:

3. Competencia lingüística iconCompetencia lingüÍstica

3. Competencia lingüística iconCompetencia en comunicación lingüística

3. Competencia lingüística iconCompetencia en comunicación lingüística

3. Competencia lingüística iconCompetencia en comunicación lingüística

3. Competencia lingüística iconCompetencia en comunicación lingüística

3. Competencia lingüística iconCompetencia en comunicación lingüística

3. Competencia lingüística iconCompetencia en comunicación lingüistica

3. Competencia lingüística iconCompetencia en comunicación lingüística

3. Competencia lingüística iconCompetencia en comunicación lingüística

3. Competencia lingüística iconCompetencia en comunicación lingüística






© 2015
contactos
l.exam-10.com