Las edades de la vida, sus límites y sus características en relación a la educación, el trabajo y el tiempo libre






descargar 113.21 Kb.
títuloLas edades de la vida, sus límites y sus características en relación a la educación, el trabajo y el tiempo libre
página3/3
fecha de publicación06.06.2016
tamaño113.21 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3

2. Servicios-Estética
En esta categoría incluimos actividades muy disimiles. En el caso de Estética se puede ver la amplitud de los cursos que califican para empleos asalariados, pero también la posibilidad de realizar emprendimientos individuales, e incluso con escasa inversión.
Esto es interesante para pensar en la continuidad o ampliación de la oferta en Ongay, ya que su desarrollo parece más o menos sostenido pero no demasiado profundo en sus alcances. En Ongay Peluquería se dicta por la tarde (14-18 hs) y asisten unas 15 chicas. Según relata Griselda: la persona que viene enseguida se pone a trabajar en su casa. Mientras está en la escuela se va comprando los materiales. Vienen personas grandes, pero con más independencia que los de corte, que muchas veces vienen con los hijos. Si vienen jóvenes, en época de exámenes a mitad de año dejan.
En este caso y en función del testimonio, es posible hipotetizar que el horario restringe, ya sea a las chicas que estudian o las que tienen familia. Por otra parte, en términos de emprendimientos parece ser más complejo el apoyo institucional, aunque podría habilitarse como servicio para que se utilicen los recursos disponibles en un ámbito comunitario (al menos, no registramos que fuera asi).
2. Servicios-Gastronomía
En rubro de gastronomía tiene el mismo potencial de empleo asalariado y cuentapropismo. Según relata Franca, docente de Gastronomía en dependencia de FyA-B. Mitre, se están brindando actualmente tres cursos en horario nocturno (entre las 18.00 y las 21.00), a los cuales concurren 15, 42 y 22 alumnos, con una frecuencia de 2 o 3 veces por semana. El equipamiento del aula, completo, fue adquirido por FyA: amasadora, batidora, microondas, freezer, dos cocinas, entre otras cosas. Esto parece diferenciarse sustantivamente de los recursos con que se cuenta en Ongay, que en este rubro, como ya señalaba Marta, una madre que asiste a Corte y Confección alli, resultan decisivos y restringen la posibilidad de ofertarlo.
De acuerdo a la docente del curso, Franca, Gastronomía es un curso con salida laboral interesante. Cuenta el caso de varios chicos que aun cursando han conseguido empleo en diferentes comercios de la zona, o bien están organizando algunas experiencias de micro-emprendimientos (por ejemplo, un grupo de chicas está haciendo budines para el Día del Padre y los venden). Para ello traen la materia prima y utilizan el equipamiento del lugar: de acuerdo a Franca, esta modalidad tiene mucho potencial de ganancia: por ejemplo los budines les cuestan $4 y los venden a $20. Esta reflexión es interesante para compararla con los emprendimientos de Corte y Confección de Ongay, mucho más incipientes y, por las características de inversión de materia prima y comercialización de bienes elaborados, quizás mas dependientes de FyA. Esto requeriría un estudio de costos y procesos que quizás amerite de ser realizado en el momento de decidir, si es posible, la oferta de los cursos.
3. Tecnología: Metalmecánica
En Ongay se dicta Carpintería Metálica a la noche. Según Griselda, es en el que más cuesta mantener la matrícula, empiezan los chicos y dejan. Hay dos personas grandes que siguen viniendo y trabajan con el profesor. Este curso tiene abierta la inscripción todo el año porque los chicos hacen unos dos meses y dejan. Habrá unos 12 o 16 alumnos, es el único curso para varones que tenemos. Yo le decía a otro directivo que es para sacar una foto porque los ves y parece que hay una barrita de chicos malos, ahí reunidos al lado del profesor. Vienen de a 2 o 3, con la gorrita, como a pasar el rato, y ahí empiezan a estudiar, están dos meses o tres, después dejan, vuelven otra vez. El profesor da clase en Aula Abierta, y ahí les enseña Carpintería Metálica también.
Del testimonio anterior parece ser de interesante y distintivo respecto a la dinámica del resto de los cursos de Ongay la convocatoria inicial, más o menos colectiva. Pero a la vez, las características erráticas de la matricula contrastan con el curso de Tornería en B. Mitre, que pertenece a la misma rama de actividad. Seguramente estas diferencias tienen una explicación compleja, en la que inciden el contexto más o menos inmediato de oportunidades laborales y los recursos: como señala Griselda, en Ongay no hay mucha herramienta; tampoco se mencionan estrategias o experiencias claras de inserción en la actividad desde el taller. En cambio, Ignacio relata que Tornería es uno de los cursos con más salida laboral luego de la superación de la crisis de los noventa. El aula cuenta con al menos cuatro tornos nuevos, adquiridos por FyA que además costeó la instalación eléctrica, con trifásicas. Un caso similar se da con el curso de Soldadura, ya que Ignacio indicó que es uno de los talleres más nuevos, funciona desde el año pasado a partir de una demanda de la gente.
También es interesante analizar la intersección de los cursos de formación profesional con otras propuestas de FyA: en el caso de Carpintería Metálica se ofrece como actividad de Aula Abierta, mientras que en el caso de Corte y Confección y Expresión Artesanal (que funcionan también a la noche), sucede con la oferta de Primaria de Adultos donde estos cursos se ofrecen como talleres. Esta decisión parece de mucha potencialidad para despertar intereses en los cursos una vez finalizada la primaria, y a la vez genera vínculos entre docente y alumnos que pueden llegar a facilitar la permanencia.
3. Tecnología: Automotores
Por su complejidad en términos de recursos, el curso de electricidad del automotor se dicta solo en FyA-B. Mitre. Según señala Ignacio, FyA arregló el aula e incluso construyó la fosa para que pudieran ver un auto desde abajo. No obstante estos avances, consideran que es un taller que brinda conocimientos tecnológicamente atrasados porque los estudiantes están viendo motores mecánicos, cuando hoy la mayoría es electrónico, por lo que esperan recursos del INET para poder equiparlo con computadoras y la tecnología necesaria. Tanto en este caso como en el de Ongay, la posibilidad de ampliar cursos de esta área parece vincularse o bien con recursos muy extraordinarios, o con convenios con establecimientos de nivel medio-tecnicos o universidades. Oferta en Ongay de Media?
3. Tecnología: Informática
El caso de Informática es bien interesante porque la mayoría de los jóvenes entrevistados mencionan un interés significativo por esta herramienta, y para ampliar la oferta de cursos de uso de software no se requeriría una inversión demasiado amplia. Si para aquellos vinculados al hardware, y sin duda de recursos humanos para la mayoría de ellos.
Actualmente, en Ongay se dicta computación por la tarde (14-18 hs). Según relata Griselda, vienen muchos adolescentes, algunas personas adultas, que son en general los que continúan. Asisten unas 15 personas. Hemos tenido tres casos de gente que estaba estudiando en la universidad, del barrio, uno abogacía, otros no me acuerdo. Además se anotan chicos del secundario. Da la impresión de que aquí el curso está funcionando o bien como apoyatura para otras actividades o como parte de un proceso formativo general.
También se dicta en B. Mitre, pero no hay mayores datos aun: solo que hay mucha potencialidad de ofertar cursos específicos en ambos casos.
4. Otros. Indumentaria
En este rubro no pareciera que los cursos difieren de una potencial oferta, si bien el problema parece residir en el alcance del proceso formativo y las propuestas asociadas.
Según relata Griselda, corte y confección es un curso que se realiza por la tarde (14 a 18 hs) y la noche en Ongay, convocando amas de casa, viene gente que quiere aprender para trabajar en su casa, para ellos o para vecinos. Hay dos que tienen talleres en su casa, sino pueden usar las máquinas de acá. Entre tarde y noche serán 30 personas, y es al revés que en artesanal: en corte y confección a la tarde son mayores, a la noche asisten chicas más jóvenes, aunque muchas de ellas dejan cuando empiezan los exámenes a mitad de año.
El retrato del alumnado de corte y confección que realiza Griselda coincide con el relato de Marta: nació en otro barrio vecino a Ongay, allí estudió hasta 7mo grado y actualmente está asistiendo al curso de formación profesional de corte y confección. Tiene 43 años, un esposo y tres hijos, los dos mayores asisten a la escuela de FyA y el más pequeño aun no asiste al jardín de infantes. Vive con su suegra y sus cuñados en el mismo terreno: entre 6 familias comparten el lote. Marta cuenta como la capacitación que es requisito de los planes asistenciales le sirvió para realizar nuevas tareas fuera de su casa: trabajé de los 13 a los 30 años, después que me junté no trabajé más. Trabajaba medio día, en casa particular. Dejé de trabajar porque quedé embarazada y ya después tenía que cuidar a los chicos, encima me quedaba lejos, entonces dejé. (…) Yo me puse a estudiar, voy a decir la verdad, una porque el Plan en el que estábamos anotados nos lo exigía; y otra porque yo quería hacer algo, tenía toda la tarde libre así que… Si tenemos la oportunidad de lo que la escuela nos da para hacer algo, la vamos a aprovechar, no? Y corte me gusta, si hubiera sido cocina mejor, porque a mí la cocina me encanta. Pero como no hay elegí corte. Acá si querés tenés taller, peluquería, corte… Nuestra profesora no nos exige tanto porque una tela conseguimos desatando un pantalón, una pollera, podemos reciclar… en cambio en cocina si o si tenés que comprar y tener. (…) Ahora nos está saliendo lo de los conjuntos de educación física de la escuela, estamos fabricando eso, a máquina. Ya terminamos tres tandas, cosemos a lo loco. Yo tengo tres días de clase, y si queremos venimos los viernes a hacer nuestras cosas, arreglar ropa de la familia, comprar tela y hacerle ropa a los chicos. Un shorcito si lo comprás te sale 30 pesos, y la tela te sale 20: con 2 metros y medio me salen dos conjuntos de shorcito y remera para los más chicos y una remera para la más grande. Sale todo eso porque la profesora nos enseña a economizar, a tratar de aprovechar todo lo que se pueda de la tela y a conocer la calidad de la tela.
De los testimonios de Marta y Griselda surge que el origen de la concurrencia a los cursos asociados a la indumentaria puede estar ligado a la recepción de planes sociales y a la inexistencia de otras ofertas de actividades en el barrio, no obstante lo cual en el transcurso del desarrollo de la actividad esta adquiere otro sentido, en tanto se identifican procesos formativos (conocimiento de telas y confección) aun cuando el propio protagonista no sea conciente, e incluso se generan oportunidades de ciertos ingresos individuales (coser para otros además de la propia familia), colectivos (emprendimientos) y, potencialmente, cooperativos.
4. Otros: Artesanía
Aquí parece haber cierta posibilidad de ampliar la oferta de Ongay si se compara con la propuesta del GCBA. No obstante, su potencialidad de transformarse en ingresos para el cursante es compleja, y requeriría de un proyecto ad hoc que aun no parece vislumbrarse en la institución. Según relata Griselda, las mujeres que se inscriben en este curso quieren trabajar con su cuenta, hacer cosas de cotillón. La mayoría tiene una idea, a la tarde son adolescentes (14 a 18), a la noche (18 a 22) adultas. En total serán unas veinte. Es interesante profundizar, en un trabajo con ustedes, los perfiles de convocatoria de cada curso, sobre todo comparando el rubro de indumentaria y de artesanal en Ongay, tareas que tradicionalmente se adjudican a las mujeres, y en todo caso con Gastronomía, de B. Mitre.
5. Oficina y comercio
Sobre este rubro no encontramos oferta, pero podría estudiarse su viabilidad en términos de, por ejemplo, el vínculo con otros cursos cuando se trata de algunos de los cursos de administración y comercialización.
Conclusiones generales sobre los cursos
Selección de cursos y vacancias

No tenemos información suficiente respecto de los procesos por los cuales eligieron los cursos que actualmente dictan, por lo que a partir de lo dicho queríamos plantear solamente las vacancias en algunas áreas a partir de los cuadros analizados, evaluar entre todos la conveniencia y factibilidad de elegir cursos en los cuales se pueda plantear un proyecto integral para los jóvenes: educativo y productivo.
Selección de docentes

Si bien no tenemos información suficiente sobre este proceso, seguramente se vincula con lo anterior y lo siguiente (selección de cursos y monitoreo) el hecho de que los docentes se ajusten a las propuestas de trabajo de FyA.
Monitoreo

En algunos testimonios se observa que los cursos tienen el desafío de mayor sistematicidad y monitoreo, lo que de producirse seguramente potenciaría el carácter formativo.
Recursos y proyectos productivos
Es evidente la necesidad de dotar de recursos a las propuestas de Ongay, no sólo para que aumente su potencial formativo sino también su capacidad productiva. En este sentido, es posible advertir la importancia que puede adquirir la formación profesional si desde FyA se motorizan propuestas productivas a nivel institucional, si bien en el relato de las actividades hortícolas de Julia pueden verse trayectos relativamente autónomos de aprovechamiento de la formación profesional a nivel familiar.
En el caso de B.Mitre, surge el interrogante de si los alumnos destinatarios son distintos de los que asisten a Aula Abierta y talleres: si esto es deseable o consecuencia involuntaria de la ubicación de la oferta.
Convenios con escuelas técnicas y universidades

INET,

orientación de secundaria en Ongay

CENS

Caso UNLP

Límites estructurales y otros caminos
El retrato de los problemas del barrio Ongay que realiza uno de sus referentes –Mártires- permite ver cómo, ante situaciones familiares de pobreza estructural y algunas consecuencias subjetivas de las mismas –especialmente las adicciones-, el trabajo, la educación y la organización barrial constituyen vías para que los jóvenes eludan un futuro fatal e inmediato, que se ha profundizado en el transcurso de una sola generación: mis hijos tienen más oportunidades que yo, porque yo me hice solo… pero yo veo que muchos jóvenes acá en el barrio no encuentran lugar, no tienen salida, la única salida es estar en la esquina, tomar mate, oler poxiran o pegamento porque no hay trabajo. Algunos dicen que yo juntaba a todos los chorros en casa, porque yo antes hacia bailes en casa, porque se juntaban en la esquina, se drogaban, robaban, chupaban. Yo compraba chorizos, pan y los sacaba despacito de la esquina, un sobrino mío paraba ahí y salió de eso, ahora es navegante… ahora esos muchachos son grandes, son papás, y yo veía que les faltaba eso, alguien que los ayude. (…) Ahora es distinta la situación, el pegamento no existía, existía emborracharnos, tampoco había entreviero de bebida, ahora mezclan todo. (…) Todos buscaban la vida más fácil, yo también, pero ahora se pasan, porque perjudican a otro. (…) Los padres la mayoría trabajan en changas, o a media y lo mas que se dedican es a tomar vino, cerveza y abandonan a los hijos. Sábado y domingo se ponen a chupar, lunes o martes mandan a la esposa y los hijos a chupar (…) obligadamente esos chicos van a salir a robar porque tienen hambre. (…) La clave es conseguir trabajo, pero no hay… entonces para ellos es más fácil sacarse la depresión, tener la alucinación de que están bien y están cometiendo el peor error de su vida. Hay dos o tres que están guardados en la cárcel y unos que murieron adentro. Los que consiguen trabajo es en construcciones, rebuscándose… (…) Esta escuela influyó mucho para que los chicos sigan adelante: hay chicos acá que en la escuela aprendieron herrería y están trabajando en Buenos Aires, o aprendieron electricidad y están en una empresa… albañilería no digamos que aprendieron mucho pero a manejarse… ellos vinieron como joda y salieron bien, con un oficio. (…) El problema es que muchos ven que los padres cobran los planes, y no saben explicarle a los hijos por qué cobran… entonces ellos ven la facilidad de cobrar los planes, o robar una bicicleta: falta una política seria que empiece a los 7, 8 años de que se acostumbren a trabajar.
Es interesante como otra referente de Ongay, Mechi, tiene una visión por momentos más optimista de los años recientes, coincidiendo con Mártires con en que la matriz educación-trabajo-organización es condición de trayectorias vitales exitosas, y advirtiendo asimismo las limitaciones estructurales de las condiciones de vida de los jóvenes del barrio.
Mechi llegó hace 17 años al barrio, luego de una etapa de participación política y social que la llevó con el tiempo a instalarse allí. Se recibió de maestra y de instrumentadora quirúrgica pero nunca ejerció; tiene 7 hijos, la mayoría casados y una intensa actividad barrial que le permite hablar con solvencia de los cambios acaecidos en Ongay: tenemos un grupito chico de vecinos que hacemos trabajo social, con apoyo de planes sociales, la idea no es hacer asistencialismo sino atraer a los jóvenes, también un merendero con apoyo escolar. (…) Antes era la típica villa, del delincuente, del chorrito… pero la gente fue evolucionando, la escuela categorizó al barrio, mejoraron las casas, tenemos nuestra salita. Es un barrio muy luchador, lo que hay en el barrio se hizo a pulmón, con la gente del barrio… Más allá de que en época política cada uno tiene su banderita. (…) No sé si el barrio está más poblado pero si mas organizado, hay más trabajo, mas organización. Hay muchos chicos que vos veían haciendo pavadas por la calle y hoy son señores, con familia, auto, trabajo estable… Yo creería que coincide con la instalación de la escuela, recategorizó al barrio, donde era un barrio de chorros, borrachos los chicos salieron de la escuela con oficios, algunos son peluqueros… dos de mis hijos son peritos de computación recibidos en la escuela, con titulo de operador de PC, a la noche. La escuela les mostró otra alternativa de vida: está el que lo tomó y el que lo dejó, pero para los que nacieron acá, con la escuela vieron otra realidad, los ayudó a superarse. (…)
Ambos referentes coinciden en que la mejora en las oportunidades educativas es auspiciosa pero no suficiente, porque la brecha estructural es infranqueble y evidente para los jóvenes, por la exacerbación del consumo. Mechi advierte: Los chicos tienen más oportunidades que sus padres, con la escuela y demás, pero también tienen más tentaciones: una por la televisión, que les muestra las zapatillas, la remera que no pueden tener… Se le facilita mucho el camino a lo malo por la droga, el vino (…). Se drogan, roban y los matan, tienen poco tiempo. El padre va a pucherear, no le alcanza y entonces lo manda al comedor, acá o allá, el chico se siente poco cuidado. Todo es consecuencia de la situación social que vivimos, el Estado está ausente.
Como relatan Mártires y Mechi respectivamente, el deporte y las actividades artísticas constituyen caminos alternativos para algunos, aunque la falta de recursos y formación constituyen una seria desventaja respecto al desarrollo de talentos personales que pueden producirse en otros contextos sociales, como ya anticipáramos al comienzo.
Nosotros acá en enero empezamos con futbol acá atrás de la terminal de ómnibus, conseguimos remeras, pelotas, le pedí a un concejal ayuda. Para más seguridad fuimos a hablar con el Director de Transportes y con la policía. (…) Y de esos chicos creo que hay 4 o 5 que están jugando en Boca Unidos. Y uno o dos en Mandiyú, y salieron de ese lugar tan feo que era… teníamos un lugar, pero yo no tengo tiempo, y en dos tres días se come la pelota por las piedras que hay. (…) El sábado estoy por hacer un evento de talentos en casa. Hace un mes hicimos otro: trajimos medallas, y todo. Se hizo bailes de danza árabe, reggaetón, chamamé, folklore, el que sabían cantar… cantaba. También vamos a elegir la reina de la primavera. (…) Rocío Correa se inició en la escuela, bailando danza árabe, y ahora sé que le llevan a otros barrios… lo que pasa es que la ropa es cara, ahora cumplió 15 años, va a tener mas probabilidades de salir de la provincia con una beca. (…) Recién está comenzando el reggaeton, se está formando un grupo, los Líderes, de cumbia Los Ángeles… y hay otros también, dos conjuntos de chamamé que son conocidos y que son de acá en el barrio, que tienen CD grabados, todo.
Acá hubo un grupo de chicos que formaron un grupo, Los Ángeles, tuvieron su pasada por programas de cumbia locales. (…) Pero ellos tenían códigos, respetaban el barrio, los conocían todos, el papá tiene una verdulería. Uno de los hermanos se regeneró, está a cargo de una FM, en un grupo político piquetero, creo que Barrios de Pie. El otro murió preso el año pasado, unos dicen que lo mataron, otros dicen que se ahorcó… pero murió en la cárcel, pobrecito. Y no era malo, yo muchas veces hablé con él, pero esa fue la forma en que había encarado su vida. (…) Ellos habían formado el grupo Los Ángeles, pero les faltó apoyo.
La historia de Vanesa, de B. Mitre, quizás sea una de las más complejas para pensar en proyectos de futuro, pese a que de su relato surge como no se resigna ante la adversidad:
Con 18 años, cuenta que volvió al barrio hace poco: estaba viviendo en Tigre ((en la casa de Soledad, su pareja)), pero no podía estar mucho ahí porque me jodia mucho la familia de ella y me cagaban a trompadas cuando ellos querían. Porque como yo no trabajaba me querían mandar a robar y yo no quería eso. Y no, ahora desde que yo estoy con ella yo estoy re bien, por lo menos. Lo que pasa es que Sole es muy buena, demasiado buena. Y lo que es buena, la toman de boluda. Y como ella trabaja la madre le vivía gastando la plata y los chicos ((tres hijos de Soledad)) no comían nada ¿entendés? La madre le sacaba la plata ¿para qué?, para la droga de ella.
Vanesa cuenta que Soledad tiene dos hermanos, de doce y ocho años: Y la madre a los dos hermanos los hace laburar en los semáforos, los hace pedir monedas. Bueno, ahora Sole ya está conmigo y esta re bien. Cuenta que esto se debe a que se mudó con su pareja (de 21 años) y sus tres hijos (de 4, 3 y 1 año) a la casa de su madre, donde conviven además con sus cinco hermanos, sus cuñados y la pareja de su madre, con quienes se lleva mal: Porque mi vieja me abandonó cuando yo nací, me dejó adoptada con mi tía, ¿entendés? Y yo no quería estar con mi tía. ¿Por qué? Porque mi tía era prostituta y no quería. Y ahí fue cuando me abandonó. ¿Por qué me abandonó?, porque a ella le interesaba más el trabajo, se preocupaba mucho en el trabajo. Mi mamá trabajaba cama adentro, mi tía me cuidó hasta los tres. Después mi vieja me sacó, me dejó con mi abuela y después (…) volvimos a mi casa con mis hermanos nosotros solos.
Relata distintas entradas y salidas a hogares en los años que siguieron, y como este proceso le hace ver los problemas familiares con otra perspectiva, quizás más tolerante:

Ahora está todo bien. Ahora está todo bien porque yo desde que estoy en la calle aprendí muchas cosas. Yo gracias a Dios que… que aprendí muchas cosas. Lo que es la calle, todo. ¿Entendés? Yo ya sé todo. Por eso yo no quiero estar más en la calle. Yo pasé muchas cosas y… no quiero estar más.
En su trayectoria educativa, como es de esperar, tambien se produjeron las mismas discontinuidades: Yo dejé octavo. Y me fui a encerrar en el colegio porque yo le tenía miedo a mi vieja, porque mi vieja me dijo que el día que yo repita… que ella me iba a a sacar del colegio y me iba a mandar a limpiar las casas, todo. Y sabía que mi vieja me iba a cagar a palos, por eso me encerré en el hogar más que nada. (…) Hice hasta octavo en adultos, acá en la 30. Después empecé a hacer a la noche, allá en la 100 y después dejé. Después empecé a ir a Aula Abierta, todo.
Vanesa no piensa demasiado en el estudio: Ahora ya no voy a volver a la escuela, no quiero. Ahora más que nada quiero salir a laburar. Y si, porque ahora yo los tengo a los chicos que esperan que yo vaya a laburar. Ojo,… puedo ir a estudiar y laburar, ¿entendés?. Yo se que el día de mañana lo voy a hacer. (…) Yo hace rato que no estoy laburando. En un momento sí estaba laburando, en la ruta acá a la vuelta, en un taller.

de botellas, que juntaba botellas. Me daban 200, 100 depende de cuánto… Tambien trabajo en la casa de su pareja: Con la Sole, en la casa de ella. La mamá la mandaba a cartonear por Belgrano. ((Ahora)) ella esta laburando en Palermo, está pidiendo monedas. La vieja no sabe eso, yo le dije a mi vieja que ella está trabajando en McDonald’s porque mi vieja me echa a la mierda… ¿Y dónde vamos a ir a vivir?. ¿Entendés? (…) Ella pide monedas allá. Por los chicos, porque los chicos no tienen para comer. Ella va, labura y apenas trae la plata compra mercadería para que ellos tengan para comer. (…) Cuando viene se trae cien, ciento cincuenta. Trae hasta ropa. ¿Viste que ella vino sin ropa, sin nada? Ropa le dan. Cuando ella vino, vino sin nada. Lo que pasa que ella no quiere decir nada porque tiene miedo de que la madre la cague a pedos. La va a mandar a robar y le va a sacar toda la plata. Si ella cuando estaba la madre la hacía laburar con la nena cuando llovía, tronaba, todo… Y la nena se enfermaba y ella ((la abuela)) no se preocupaba. La única que se preocupaba era la madre ((Sole)).
En este relato no se presenta la alternativa de un oficio, ni intereses, parece mera sobrevivencia. Si bien Vanesa estaría en condiciones de asistir a los cursos de oficios de B. Mitre, parecen tan lejanos de sus posibilidades como terminar la escuela secundaria o conseguir un trabajo con cierta estabilidad. En ese sentido, la paradoja podría consistir en que la experiencia de Ongay de los cursos de formación profesional, que se muestra más débil en términos de capacidades formativas y proyectos productivos, parece una alternativa más próxima para imaginar caminos posibles para jóvenes que han atravesado estas experiencias.


1 Para ampliar sobre esta cuestión ver AA.VV (2008) "La geografía de la infantilización de la pobreza", Instituto de Estudios y Formación CTA, diciembre, Buenos Aires.

2 Informe del Ministerio de Trabajo 2009?

1   2   3

similar:

Las edades de la vida, sus límites y sus características en relación a la educación, el trabajo y el tiempo libre iconTÍtulos originales de las obras y traducciones
«serias»; pero, dentro de sus límites, la Ciencia-Ficción es un trabajo fascinante. Permite una dilatada visión del futuro, da oportunidades...

Las edades de la vida, sus límites y sus características en relación a la educación, el trabajo y el tiempo libre iconPrólogo
«parir más pronto». En resumen: el hombre, mediante sus técnicas, va sustituyendo al Tiempo, su trabajo va reemplazando la obra del...

Las edades de la vida, sus límites y sus características en relación a la educación, el trabajo y el tiempo libre iconHerreros y alquimistas mircea Eliade
«parir más pronto». En resu­men: el hombre, mediante sus técnicas, va sustituyendo al Tiempo, su trabajo va reemplazando la obra...

Las edades de la vida, sus límites y sus características en relación a la educación, el trabajo y el tiempo libre iconResumen : Dado que el autoritarismo y la violencia impregnan los...

Las edades de la vida, sus límites y sus características en relación a la educación, el trabajo y el tiempo libre iconLa afectación de la vida de relación de las víctimas de acoso psicológico...

Las edades de la vida, sus límites y sus características en relación a la educación, el trabajo y el tiempo libre iconVida extraterrestre inteligente
«Pulps», en donde escritores luego célebres, vertían sus ideas sobre vida en otros planetas, y sus posibles atributos

Las edades de la vida, sus límites y sus características en relación a la educación, el trabajo y el tiempo libre iconEra muy bien y a me mi gusta mucha. La describe la vida de Sor Juana...

Las edades de la vida, sus límites y sus características en relación a la educación, el trabajo y el tiempo libre iconUniversidades de Turín, Sevilla, Manchester, Castilla-La Mancha y...
«de culto», que cruza todas las fronteras. El trabajo narrativo de José Saramago goza desde entonces de una admiración sin límites,...

Las edades de la vida, sus límites y sus características en relación a la educación, el trabajo y el tiempo libre icon1. «¡Sed, cristianos, más firmes al moveros!»
«Vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por sus propias pasiones, se harán con...

Las edades de la vida, sus límites y sus características en relación a la educación, el trabajo y el tiempo libre iconEn el siguiente trabajo trataremos se investigo acerca del movimiento...






© 2015
contactos
l.exam-10.com