¿y qué es la opinión pública?-Fernando G. Oldini






descargar 89.17 Kb.
título¿y qué es la opinión pública?-Fernando G. Oldini
página1/3
fecha de publicación05.06.2016
tamaño89.17 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3
CLARIDAD.

Vol. 1, No. 1 (1920): Octubre 12

La opinión pública

...¿y qué es la opinión pública?-Fernando G. Oldini.

Entre las palabras sonoramente vacías con la que los cerebros humanos emsobajeada, borrachan su estupidez, ninguna más aureolada de falsos prestigios que ésta: Opinión Pública... ¡Como si el público, esa amorfo rebaño gruñente, donde el banquero y el cuidador de cerdos, el Ministro de Estado y el paco, se hermanan en le cretinismo, pudiera tener opinión!... Jamás, jamás; jamás el público ha sabido pensar. El cerebro es en él un ador no inútil que por equivocación pavonea su mole sobre los hombros. Si hubiera sido colocado bajo el hombligo, y si en lugar de fósforo contuviera jugo gástrico, su actividad podría ser efectiva. Pero la infinitamente sabia Naturaleza no supo o no pudo hacerlo. Ahora bien, si esta imposibilidad de reflexionar es notaria, ¿cómo explicarse que en pleno siglo XX, cnando día a día tórnase más difícil mentir en materias de este jaez, se sostenga descaradamente tal aberración?. El público está formado, como antes decíamos, por un amalgamiento de imbelicidades explotadas y de imbecilidades explotadoras. Fuera del rebaño, un grupo de cínicos, conscientes de sus ventajas, empuña la fusta y lo arrea... Por una compleja serie de causales, una fracción de la manada, la de los que en su espíritu y en su carne sienten espanderse la nauseante y macabra podredumbre de las llagas y de la degeneración. pretende, en vez en vez, insurreccionarse... Los señores del látigo comprenden que no se puede dominar siempre a sablazos y a tiros; saben que más eficaces que estos procederes violentos son, a menudo, las lisonjas, con tal que su empleo sea regido por una ladinidad sutil y maquiavélica. Entonces pasan la mano sobre el lomo a la bestia encabritada, le hacen creer que es un ser racional y que tal se le conceptúa, apelan a sus sentimientos, le hablan de sus virtudes, le enumeran sus cualidades... y de todo ello deducen que es necesaria, lógica, ineludible la continuación práctica de su mansedumbre habitual. Esta mansedumbre no es ya, por su puesto, tal mansedumbre. Por una maravillosa metamorfosis ha adquirido, de pronto, apariencias y nombres sonantes y deslumbradores, ha sido alzada a la categoría de conclusión natural de una espontánea y libre facultad de razonar... La otra parte del rebaño cuya bajeza va decorada de oro y de satisfacciones físicas, como jamás ha sentido el estímulo saludable del hambre, y por consecuencia jamás ha experimentado el ímpetu dignificador de la rebelión, más asnal, más saturada de fe devota e irracional, cree, como en un dogma, que en su vacuidad y en la de sus congéneres brilla una lucecita milagrosa encargada como la estrella bíblica de alumbrarles el sentido de las rutas espirituales, y enseñarles a discernir... Además el instinto le advierte que su conservación está unido a la mayor o menor difusión, a la mayor o menor intensidad de acción de tales creencias... Con tal fin, ha considerado necesario darles un nombre sagrado, cimentarlas en un haz de preceptos, nimbarlas con la irradiación de nombres famosos, inofensivos por los lontanos y anacróticos, insuflarles el aliento de ciertas ideas. «Evolucionamos continuamente en un ambiente que, a su vez, evoluciona», ha dicho alguien. De lo cual se deduce que las ideas también están sujetas a tal contingencia. Hubo una época en que ellas tuvieron razón de ser. Unos locos, unos videntes las arrancaron a lo desconocido y las lanzaron a la vida. Pero entonces estas ideas eran peligrosas... y en nombre de otras ideas, ya caducadas, los señores del látigo levantaron contra ellas a la Opinión Pública. Sus autores fueron lapidados... Pasaron los días, y la idea, perdida su actualidad, perdida su juventud, atrofiado su vigor, anulada su facultad de actuar, tornada decrépita e inofensiva, pareció digna de integrar el osario que constituye la base cerebral de las masas y entró en él. Ahora los interesados la esgrimen contra nuevas ideas... ¡Y a esto se llama Opinión!... No, mil veces nó... Señalémosla por su nombre... Gritemos, hasta que los cimientos del mundo lo entiendan que es la confabulación de las momias contra el futuro, de lo abyecto contra lo noble, de la fealdad contra la belleza, de la regresión contra el progreso, de la muerte contra la vida. Gritemos que constituye un sarcasmo brutal la presentación de imponer al mundo como norma guiadora, una acumulación de estupideces y caducidades... y lancemos a todos los ámbitos, como una trompería heroica nuestra rebelde exhortación. Todos los que aman la vida y no temen vivirla plenamente; todos los que anhelan permanecer libres y ser ellos, únícamente, perennemente ellos, deberán pasar sobre la Opinión Pública, hollándola con su desprecio, inacabablemente joven, de dioses invulnerables.

CLARIDAD

Claridad ...

En los campos de batalla de la vieja Europa no murieron sólo hombres; murió también un mundo cuya organización podía sintetizarse en la célebre frase: «el hombre es el lobo del hombre». Entre el caos y la negra noche que la guerra provocó, comenzaron a alzarse como tenue Claridad la voces de redención de los humildes. En el Oriente alumbró su primer destello con la caída de la autocracia rusa; sus rayos lograron fulminar el imperialismo alemán; a su calor los obreros ingleses, españoles e italianos se sienten revivir y comienzan de nuevo la jornada emancipadora. En la Francia son los intelectuales que se alzan contra un régimen de barbarie e ignominia y son los France, los Barbusse, los Giede, los Richet, los que enarbolan el rojo pendón de la igualdad, la fraternidad la libertad. Entre el caos y la negra noche que una oligarquía inepta creó, comienza también a alzarse en nuestra tierra, como tenue claridad, la voz potente del proletariado que pide más Justicia, más Solidaridad, más Igualdad. Hasta hoy, excepción hecha de los estudiantes, los intelectuales han parecido ignorar el gran movimiento redentor. Y es aquí, en nuestra tierra, donde su cooperación podría ser mas eficaz. Aquí, donde aún está todo por hacer, es donde podrían ellos, los estudiosos, los artistas realizar una labor más eficiente y decisiva. Día llegará, y es uno de nuestros anhelos, en que el hombre sea al mismo tiempo un intelectual y un obrero, un trabajador del cerebro y del músculo; pero hoy la pesada tarea del obrero le impide dedicarse al estudio de los diversos problemas; corresponde al intelectual dar a los trabajadores los materiales necesarios para que puedan dirigir su labor renovadora y hacerla fecunda. Claridad pretende aunar la labor de intelectuales y obreros. Los unos darán la semilla, los otros la sembrarán y cultivarán; todos recogeran la cosecha. He ahí, en síntesis nuestro programa. A vosotros obreros e intelectuales, os corresponde conseguir que Claridad no desaparezca en la espesa bruma del prejuicio y el egoísmo.
EN PLENO TERROR BLANCO DOMINGO GOMEZ ROJAS ANTE LA JUSTICIA CHILENA

El poeta Domingo Gómez Rojas, era estudiante de leyes y de Pedagogía al mismo tiempo que empleado en la Municipalidad y Profesor del liceo Nocturno, que sostienen los alumnos del Liceo Pedagógico. Su personalidad intelectual se había dado a conocer por su volumen «Rebeldías Líricas» -versos ácratas en que resplandecía un alto amor por la causa de la redención proletaria, Publicado el año 1913, había sido nada más que un anuncio: posteriormente el lírico transcendental de ese volumen habíase convertido un hondo y puro elegíaco, obsesionado, por la idea de la muerte. Pero el público -el grueso público-- no lo conocía. «Rebeldías», había un pasado desapercibido, saludado sólo por algunos muchachos, sus amigos que presintieron en Gómez Rojas el enorme poeta que luego hemos visto mostrarse plenamente en diversos y poco numerosos poemas publicados en revistas y hasta –uno– en la Antología de los Diez. Y el muchacho bueno y amante del pueblo, su hermano, caía preso el 24 de Julio de 1920 por «subversivo». Su entrada a la Industrial Workers of the World, su efímera estada en esa institución, habían bastado para hacerle blanco de persecuciones sin base lógica y de un triste valor de celebridad.

En la Cárcel

Incomunicado como un criminal fue introducido Gómez Rojas a la Cárcel Pública, y estuvo en ese estado hasta que don José Astorquiza, Ministro sumariante, agotado el plazo que la ley concede, hubo de ponerle en libre plática. Los primeros pasos para obtener su libertad, sus actividades para probar a la justicia de nuestro país que sus antecedentes le acreditaban como un hombre pacífico y digno, fueron entorpecidos por intrigas infames de los asalariados que forman corte alrededor de don José Asterquiza. Comenzó a sufrir. Las medidas disciplinarias dictadas en su contra aumentaron sus sufrimientos. Las injusticias interminables le fueron amargando hondamente, hiriendo hasta lo más hondo su espíritu sensible de artista. Pero en estos días, que de haberse prolongado le habrían acarreado quizá qué dolencias de la carne y del espíritu, los subversivos (i) fueron trasladados a la Penitenciaría. Ya era aquel un edificio más amplio, y en él se gozaba de relativas libertad y comodidad.

En la Penitenciaria

Sus días allí están señalados por un rastro doloroso y puro de hermosos poemas. Sus amistades hermosas le veían en las tardes y le llevaban libros y golosinas. Su madre -la inspiradora de los versos más altos de toda su labor- podía estrecharlo entre sus brazos trémulos, sin tener que sufrir la inquisición hipócrita de un Ascui ni las impertinencias y groserías de un García Vidaurre. En la Penitenciaría podía ver a los seres que le acompañaban en su vida y si tenía todas ellas predilecciones -mimos comparados, con los suplicios de la Cárcel- era porque allí se miraba con simpatía y con respeto humanitario a estos hombres que sufrían injusticias y arbitrariedades sin nombre de parte de los encargados de administrar justicia. Pero aquel oasis no duró mucho. El día 29 de Agosto se le trasladó de nuevo y sin motivo a la Cárcel. Don José Astorquiza quería tenerle cerca de sí, animado sin duda de un franco anhelo de comprensión espiritual...

De nuevo en la Cárcel

El sacrificio de su cuerpo y su alma -iniciado poco mas de un mes antes- empezaba aquí su fase álgida, y más terrible. En la Cárcel los reos no tienen sino dos horas de patio al día. Habitan unas celdas sin ventilación, húmedas y mal olientes, que son parte de un edificio sombrío y tétrico. Una mentalidad como la de Gómez Rojas no podía permanecer inactiva un sólo instante. Lo prueban sus numerosas ocupaciones, lo prueba su labor poética numérosima. Sus postreros poemas encierran sarcasmos tremendos, arrojados como un escupo a la máscara de justicia que le mantenía encarcelado y que cada cierto tiempo se permitía usar de un rigor aún mayor para con él. El 20 de Septiembre supimos la nueva trágica e increíble. Gómez Rojas se había vuelto loco.

La locura

Era verdad aquella noticia que nadie quiso creer. Era locura aquello que imbéciles magistrados quisieron interpretar torcidamente: «No querernos tener que glosar mañana la noticia que un mes y más de privaciones hayan arruinado la salud del joven Gómez Rojas -decía el 22 de Septiembre Armando Donoso en «El Mercurio»- o le hayan sepultado en una celda del Manicomio». Se le trasladó a la Casa de Orates, agravada y complicada su enfermedad por tratamientos indignos de un país como pretende ser el nuestro. Porque no es una fábula aquello de que se le creyera simulador y se quisieran neutralizar sus demostraciones por medio de duchas violentas, de agua fría y amordazamientos, medios todos en que entraba para su aplicación, sólo el criterio de los guardianes encargados de cuidarle. Los miembros de su familia saben de esas escenas en que Gómez Rojas, inconocible y perdida la razón, sollozaba como un niño herido en los brazos de su madre y recordaba la terapéutica increíble de sus cancerberos.

En el Manicomio

Atacado de raptos sucesivos de furia, Gómez Rojas había destrozado sus ropas y se había herido el cuerpo. En la Casa de Orates toda atención fue inútil; hubo de esperarse, todo de la casualidad. A los pocos días de llegar allí supo que la meningitis le amenazaba. Esa nueva dolencia era la muerte segura y a breve plazo, y cualquier remedio no tenía mayor significación que la de un recurso desesperado. Murió el día 29 de Septiembre, a las 11 de la mañana, tras una larga y dolorosa agonía.

Sus restos

Se inició entonces una rivalidad: sin duda el propósito de la justicia era no conceder su cadáver para velarlo en la Federación de Estudiantes. Pero un principio humano cuya negación nos resistiríamos a calificar, hizo que fuese concedido. En la Federación, en una capilla arreglada con sencillez, se veló desde el mediodía del treinta de Septiembre hasta el mediodía del primero de Octubre.

El entierro

La tarde del primero de Octubre, a las dos, fueron, acompañados de una muchedumbre inmensa, llevados sus restos al Cementerio General. Las sociedades obreras demostraban en esta ocasión su solidaridad estrecha con las agrupaciones estudiantiles. Y para hablar con hechos a la conciencia del país, se hizo efectiva una orden de paro de tranvías, a fin de que todos los obreros de la capital llegasen hasta el Cementerio a sepultar el cadáver de Gómez Rojas. Todo lo que digamos sobre aquella manifestación silenciosa, sería poco. Los datos más verosímiles nos hacen suponer una asistencia no inferior a 50 mil personas, ocupando un largo en compacto desfile, de más de 15 cuadras. Los vecinos de las calles que el cortejo recorrió, estaban llenando las aceras y asociábanse al dolor del pueblo que iba tras los restos.

Los Oradores

El compañero de prisión y de estudios de Domingo Gómez Rojas, Pedro León Ugalde, defensor también de los recluidos por «subversión», despidió sus restos con palabras valientes y justas, antes de ponerse en marcha el cortejo, desde los balcones del Club de Estudiantes. En la tribuna colocada en la puerta del Cementerio, le siguieron en el uso de la palabra numerosos oradores. Recordamos los nombres de Alfredo Demaría, presidente de la Federación de Estudiantes; Fernando García Oldini, presidente del Centro del Conservatorio: Rafael Maluenda, conocido literato y periodista; Carlos Valdés Vásquez, estudiante; Roberto Meza Fuentes, estudiante y director de la revista de la federación, «Juventud»; Elías G. Urzúa, presidente de la federación de Estudiantes de Instrucción Secundaria; Rafael Torreblanca, diputado; Oscar Blanco Víel, profesor del liceo Barros Borgoño; Manuel Hidalgo, miembro de la Federación Obrera de Chile; J. Gallardo Nieto, Carlos Vicuña, profesor de los Liceos de Santiago y defensor de algunos reos por cuestiones sociales; Elzio Prestinoni, a nombre de una Sociedad Obrera; Rigoberto Soto Rengifo, compañero de prisión de Gómez Rojas, puesto en libertad dos horas antes de entierro; Guillermo Bañados E., a nombre del Partido Demócrata y quien en repetidas ocasiones ha defendido vigorosamente la actitud estudiantil; Hugo Fortín, por centro del Liceo Nocturno Pedagógico y el ex-presidente de la Federación de Estudiantes, Santiago Labarca, quien por estas persecuciones ridículas a la libertad de pensamiento, ha tenido que estar oculto desde el día 20 de Julio. Todos tuvieron palabras candentes para condenar estos atropellos que llevaban a la tumba, prematuramente al tan estimado compañero Gómez Rojas. Entre los discursos llamaron la atención el de Maluenda, una sentidísima oración fúnebre de F. G. Oldini, el de Carlos Vicuña y los de Roberto Soto Rengifo y Santiago Labarca.

Las responsabilidades

Ante el cadáver de Domingo Gómez Rojas, en todos los labios se esbozaba una condenación para aquellos que intervinieron directamente en su muerte como para los que prefirieron callar, por miedo, por interés. Y son cómplices de esta indignidad sin nombre en un país que quiera ser civilizado, los periodistas burgueses y asalariados, atentos de los deseos del amo, a la voz del amo, la mayoría de los parlamentarios discurseadores enfáticos y huecos, que hacen equilibrios y tienen como un espectro los intereses del partido ante su vista y son cómplices también todos aquellos que agacharon la cerviz antes de ver fracasados todos los medios de protesta que estaban a sus alcances. Por ellos, por todos ellos, medran los malos gobernantes y se mantienen regimenes podridos e inactuales. Por ellos la infamia hace con absoluta tranquilidad sus víctimas y las cárceles se llenan de talentos que no cometieron en su vida otro delito, que el inherente al hambre: pensar. Y por ellos mueren, se apagan aquellas esperanzas en que mil conciencias veían pensamientos, cumbres hechos versos y también hechos protestas. ¿Cómo es posible quedar en paz, con los brazos cruzados, como cualquier paniaguado pancesco y anquilótico? ¿Que seria de la humanidad si no hubiese héroes y mártires? La muerte de Gómez Rojas es, aparte el dolor de su desaparición, el mayor triunfo que nos podían dar los jueces y los esbirros.

 

Insertamos a continuación dos discursos pronunciados en la puerta del Cementerio por los compañeros Valdés Vásquez y García Oldini:

De Carlos Valdés

¡Oh dolor, tú que engendras las grandes creaciones Serás el rojo origen de heroicas rebeliones ¡Dolor! hiere mi pecho, dame tu cruel calvario pero haz que mis gemidos y dolorosos llantos sean las rebeldías y los líricos cantos que hagan de cada esclavo un revolucionario.

Así cantaba a los 15 arios el que fué siempre un profundo convencido de la necesidad de la destrucción social, de esta sociedad carcomida por la roña de los siglos, y al que hoy sobre su tumba labrada por jueces insensatos, cantamos los rebeldes. ¡Cantamos! mientras el coro trágico y doliente de los miserables, de las rameras, de los parias llora desgarradoramente en el recuerdo de su obra. ¡Incensatos! que hicisteis, no veis que sobre el martirio de la carne; ¿no veis, que sobre el dolor de la carne, no veis; que sobre la muerte de la carne, surge divinizandose la, idea? Heme aquí afirmando tu rebeldía contra los que cobardemente te llaman hoy excelente ciudadano; tú el doloroso cantor de la miseria, tú el réprobo azotado por el hambre. Ciudadanos, tú, el mártir del mísero espíritu ciudadano. ¡Blasfemia! ¡En nombre de la emoción y el firmamento, heme aquí afirmando tu heroica rebeldía. Raza fuerte es la raza de los réprobos

El poeta Fernando G. Oldini, pronunció esta oración lírica: «Hermano: Llevabas en el alma una racha divina y tenías derecho a la muerte de un dios. Debías haber entrado en el descanso con el labio encendido en la sonrisa serena de un epicúreo apolonida antiguo. Debías haber muerto coronado de pámpanos, de cara a la luz, en una rubia mañana de la estación fragante Debías haber muerto con el espíritu esponjado de dulzura, y en la boca, roja de juventud, la trémola brasa inacabable de beso de mujer.. Debías haber muerto como un dios pagano... Pero la infamia de mi siglo supo trocar en espanto tenebroso lo que debió ser la última lumbrada de tus constelaciones íntimas... Y sin embargo, tu agonía se aureola de un prestigio divino. No fué la agonía de Pan, ni de Apolo, ni de Diójenes. Su estirpe se enraga en el colector de los que, nimbados de futuro, se derrumbaron, apuñalados por los sacerdotes de las tinieblas. Has caído asesinado por la misma mano que asesinó a Sócrates.. Has caído asesinado por misma mano que crucificó a Cristo... Es la confabulación de la Noche, que vuelve. Es la sombra que, una vez más pretende estrangular al Sol Alguien debía morir... Fuistéis tú, hermano. el señalado por Moloch... Has bajado a la entraña del infinito y ya el misterio no lo es para ti .. Ya el odio no te alcanzará mas...y la Eternidad, inmutable y serena te tendrá como a un niño en la armonía silenciosa de sus ritmos... Pero la juventud de mi patria, que ha, venido a entregar tus huesos a la primavera para que dé el perfume de los versos que no dijiste a las próximas rosas... la juventud de mi patria que porta en sus venas ilusionadas la esperanza de un mundo mejor... la juventud de mi Patria que está fatigada de arañar el vacío con sus febriles imploraciones de justicia, jura, ante el Infinito en el cual has entrado, que junto a tu recuerdo-luz vivirá la memoria-sombra de tus asesinos, hasta la hora inevitable de la venganza.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

¿y qué es la opinión pública?-Fernando G. Oldini iconLa construcción de la opinión pública

¿y qué es la opinión pública?-Fernando G. Oldini iconOpinión pública y democracia en redes sociales

¿y qué es la opinión pública?-Fernando G. Oldini iconQuien controla la televisión orienta la opinión pública’

¿y qué es la opinión pública?-Fernando G. Oldini iconLa empresa medidora de opinión pública, contratada, o, albergada,...

¿y qué es la opinión pública?-Fernando G. Oldini iconEntrevista de opinión: el entrevistado manifiesta su opinión sobre un determinado hecho o tema

¿y qué es la opinión pública?-Fernando G. Oldini iconLo verosímil se refiere a la relación de un texto con la opinión...
«el honor de la familia es sagrado», o, en un filme policíaco, ver al detective empeñarse contra viento y marea en descubrir al culpable,...

¿y qué es la opinión pública?-Fernando G. Oldini iconMonsanto que es Monsanto según Monsanto (México) Pero… ¿Que es Monsanto...

¿y qué es la opinión pública?-Fernando G. Oldini icon¿por qué fernando rospigliosi, jaime bayly y aldo m también se afanan...

¿y qué es la opinión pública?-Fernando G. Oldini iconLuis pastor une poesía y compromiso en su nuevo álbum ¿QUÉ fue de...

¿y qué es la opinión pública?-Fernando G. Oldini icon1. 1 ¿De qué acusa Rojas a su anónimo amigo? ¿Qué intención y qué...
«herejías» en que incurre Calisto? (pp. 31-34) ¿Qué enfermedad padece y cómo se manifiesta?






© 2015
contactos
l.exam-10.com