Blog del viaje a la fiesta de los patios de córdoba






descargar 116.77 Kb.
títuloBlog del viaje a la fiesta de los patios de córdoba
página1/3
fecha de publicación17.04.2016
tamaño116.77 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3

BLOG DEL VIAJE A LA FIESTA DE LOS PATIOS DE CÓRDOBA © WWW.VIAJEUNIVERSAL.COM

INTRODUCCIÓN

Estamos ante uno de los viajes de la primavera y queremos ver nuevamente los Patios cordobeses, nos gustan tanto por que es la forma de entrar en las casas, esa forma que tienen para compartir esos espacios privados en públicos durante tan solo unos pocos días. Es la oportunidad de poder admirar el espectáculo de la primavera en Córdoba, poder admirar su arquitectura, las macetas llenas de flores, las plantas, los mil colores, los sonidos de los pájaros y el goteo del agua de las sus fuentes.

EL VIAJE
Día 15 de mayo (jueves)

Ruta: Madrid-Córdoba Km.

Salimos por la carretera de Andalucía A-4 con un monumental atasco que nos retrasa dos horas, lo que hace que no podamos llegar hasta pasadas las 24,00 horas, ya muy cansados y sin ganas de salir.

El parking para autocaravanas en la ciudad de Córdoba se encuentra situado en la calle de los Custodios, esquina a la calle de Vallellano, se accede por la Av. del Corregidor, las coordenadas GPS corresponde con N 37.8745 // W 4.78672.

El aparcamiento para autocaravanas esta vigilado las 24 horas, es de iniciativa privada, recibe el nombre de Parking Histórico, tiene un coste de 17.30 euros diarios. El parking no dispone de ningún tipo de servicios excepto toalet, hay que pedir la llave en la caja central. Tiene a su favor el que se encuentra a 100 metros de la entrada a la parte antigua a través de la Puerta de Sevilla.
Día 16 de mayo (viernes)

Ruta: Córdoba

Nada Más levantarme y sin esperar a nadie me visto, al lado del parking esta el cementerio de Nuestra Señora de la Salud, voy en busca de uno de los cuidadores, es empleado de la empresa de conservación Cecosam, y que conoce todos sus secretos pero me encuentro un cementerio desolado, todavía no han puesto ni siquiera las tumbas.

El cementerio fue construido por orden de Napoleón durante su invasión para evitar que los muertos se siguieran enterrando en lugares de culto, de todo esto hace ya más de 200 años.

Visitar los cementerios es un acercamiento a la paz y a la historia, yo lo recomiendo a todos los viajeros porque es una victoria frente al olvido.

Comienzo por la tumba del Panteón de los Marqueses de Valdeflores, es una simple cruz con la inscripción “En ti señor esperé” y la corona.

El Marquesado de Valdeflores esta muy ligado a la ciudad de Córdoba fue instituido inicialmente por Carlos III en 1764. Su patrimonio era de base fundamentalmente agraria. Su matrimonio con María de los Ángeles Castillejo y Sánchez de Teruel, hija de los condes de Floridablanca, añadió nuevo poder y riqueza a la Casa de Valdeflores, la cual había aumentado su patrimonio con los procesos de Desamortización.

El siguiente es la tumba de Luis María Ramírez de las Casas-Beza, un simple cordón de de eslabones rodean la lápida.

Nació y murió en Córdoba, había estudiado medicina pero ejerció como un gran historiador y llegó a ser catedrático de Geografía e Historia y se convirtió en uno de los cordobeses ilustres.

Volamos hasta la tumba de Panteón Rafael Molina Sánchez “Lagartijo” una columna coronada por un ángel que con la mano derecha nos indica el cielo y con la izquierda sujeta una trompeta.

Lagartijo es considerado el primero de los V Califas que ha dado la tauromaquia cordobesa, le dio fama para que fuera llamado Lagartijo el Grande. La prensa de la época le aplica a Lagartijo la dignidad y jerarquía de ser el primer Califa cordobés.

Más adelante un imponente memorial con dos piedras de mármol verde donde se inscriben los nombres y apellidos con la inscripción “A la memoria de quienes murieron por la República, la Libertad y la Democracia”. Sobre el suelo unos versos: No me olvides/ qué aun te recuerdo/ debajo del plomo / que embarga mis huesos.

La siguiente es quizás la tumba más famosa y más visitada del cementerio, es el Panteón Manuel Rodríguez Sánchez “Manolete”.

La tumba de Manolete es de mármol de carrara blanco, un blanco especial florece en las mañanas de Córdoba. El semblante del torero en horizontal es de descanso sobre una enorme almohada, a los lados destaca el relieve de la torerilla de su traje de luces, el torero esta muy delgado, tiene los ojos cerrados y las manos cruzadas, su nariz aguileña, que fue rota en un acto de vandalismo.

El cuerpo yaciente de Manolete sigue siendo asistido, al igual que lo hacia su cuadrilla: el Pinturas, Puchades, Cantinplas, ahora, lo hace Miguel de la Rubia que todas las semanas acude para que el mármol siempre este blanco, limpio e impoluto. La familia han sido tres generaciones de cuidadores del cementerio que han contribuido a que el torero siga ofreciendo ese semblante y su cuerpo este frío pero no helado.

Desde aquí marchamos a ofrecer nuestros respetos al otro de los califas del toreo, Rafael Guerra “Guerrita”, es un enorme panteón. Destaco el anuncio de la familia a sus seguidores: agradecemos las muestras con flores que traen sus indondicionales, solamente ponen dos condiciones: Por favor, no llevar flores que no sean naturales y las flores naturales deben de ser solamente de color blanco, todas las que no cumplan estas dos condiciones serán retiradas.

El cementerio es el lugar de morada de mucha gente del toreo: aquí están enterrados un buen número de grandes toreros como, Guerrita, Machaquito, Manolete padre, Antonio Zurito, Lagartijo Chico, Rafael Soria Lagartijo, entre otros, además de gran cantidad de subalternos.

Enseguida me doy cuenta que la familia tiene que haberse levantado y también desayunado, dejo a los toreros muertos en sus casas y marcho rápidamente hasta la mía.

Marchamos al centro de Córdoba andando hasta la puerta de Sevilla, antes de entrar podemos ver el monumento que hace referencia al poeta musulmán Ibn Hazam. Atravesamos dos arcos gemelos de origen musulmán, accedemos a uno de los barrios más populares de la ciudad es San Basilio.

La fiesta de los patios de Córdoba esta alcanzando un interés que año a año bate nuevos récords de asistencia, aunque esta masificación despierta ciertas reticencias entre los viajeros.

Durante la celebración de la Fiesta de los Patios de Córdoba se ha habilitado una página web para poder descargarte gratuitamente las entradas a cualquiera de los patios presentes en la zona dentro del tramo horario especificado.

La organización ha divido la ciudad en seis zonas: Regina-Realejo con nueve patios; Santa María-San Agustín con 10 patios; San Lorenzo con 8 patios; Santiago y San Pedro con 8 patios; Judería-San Francisco con 7 patios; Alcázar Viejo con 8 patios, todos estos entran en concurso, además, otros trece patios, por lo general en edificios públicos, son habilitados para poder ser visitados, pero siempre fuera de concurso.

Caminamos por la calle de San Basilio hasta que llegamos a los restos de la antigua muralla, en una de sus pequeñas entradas hay una torre musulmana, en sus bajos se dispuso un humilladero, a la entrada hay un pequeño patio que esta decorado.

La torre tiene tres plantas y esta construida con piedra caliza, fue construida en la época almohade y pertenecía a la muralla defensiva de la antigua alcazaba árabe, esta parte antiguamente era ocupaba por la judería que desapareció totalmente durante la revuelta antisemita de 1391; los restos de la muralla y la puerta se la conoce como Torre de Belén.

En su interior esta repleto de macetas azules contiene claveles y clavelinas que tapan completamente la pila de agua bendita de la entrada. Dos arcos, uno de herradura y otro apuntado, abre la ermita en cuyo frente podemos ver el retablo con una imagen de la natividad.

Gracias a la festividad de los patios podemos ver abierto este hermoso punto y su primer patio que esta fuera de concurso.

En el otro lado de la muralla hay una puerta con arco que se abre también en la muralla árabe que nos lleva a las Caballerizas Reales.

El rey Alfonso XI construye el Alcázar y en sus inmediaciones ordena la construcción de las Caballerizas Reales para proteger los famosos caballos de raza árabe, en estos recintos años antes AL-Hakam I cuidaba en sus cuadras a más de dos mil caballos.

La llegada al reinado de Felipe II y su afición por el caballo consiguió crear entre la mezcla del caballo árabe con diferentes cruces de yeguas y sus caballos nueva raza española

La pura raza española del caballo se convirtió en un símbolo de identidad dentro del imperio. Para conseguirlo se desarrollo el primer macro estudio genético de la historia para lograr una raza especial de caballos, siempre pensando en las características que los griegos tenían de la perfección de los equinos. Para ello, Felipe II firmo una Real Célula dirigida al Corregidor de Córdoba, advirtiéndole de la necesidad de fundar las Caballerizas Reales donde tuvieran cabida esta nueva raza de caballos.

La construcción de las caballerizas reales fue financiada gracias a las enormes rentas que se percibían de las salinas andaluzas.

Se nombro caballerizo real al ilustre cordobés Diego López de Haro, primer marqués del Carpio, artífice de esta enorme hazaña, en principio estos caballos solamente podían servir a la Casa Real, pero poco a poco se fueron interesando por ellos las diferentes casas reales europeas y a mucho nobles y tan bien al clero. La nueva raza era unos de los emblemas del Imperio y de una nueva forma de pensar que había conseguido la creación de un caballo perfecto.

Las caballerizas sufrieron un terrible incendio en 1797 y Carlos III mandó su reconstrucción y pasó de ser Caballeriza Real a pertenecer al cuerpo de Caballería del ejército. Aquí se hizo el depósito de sementales del ejercito, en el año 2002 fue adquirido por el Ayuntamiento.

Exteriormente el edificio tiene bien parece un Palacio castellano con una mezcla arquitectónica especial, en los cimientos se construye con sillares de granito, encima de una franja de mampostería y una hilera de ladrillos, sobre esta otra hilera de mampostería y otra hilera de ladrillos, así repetidamente hasta completar el edificio.

La portada es de estilo renacentista con un arco adovelado ligeramente apuntado, sobre estos un dintel de piedra caliza con el escudo real.

Con motivo de la Fiesta de los Patios de Córdoba se va a celebrar un espectáculo especial en la Caballerizas Reales, sacamos las entradas, el importe es 15 euros y el horario: una única sesión a las 21,00 horas.

El espectáculo especial esta preparado para poder celebrarse en dos sesiones únicas para los días 15 y 16 de mayo, hemos tenido suerte, en esta ocasión se ha titulado “Arte Ecuestre en los Patios”.

El año pasado se celebró la primera edición, es esta ocasión va contar con la participación de la Escuela Nacional Equitación Francesa -Le Cadre Noir de Saumur-, y la Escuela Portuguesa del Arte Ecuestre, y asistirá también el domador francés en la modalidad de Doma Libertad, Gari Zoher. La banda de música actuara en directo y se espera la participación de treinta caballos, cinco bailadoras y diez jinetes con una duración del espectáculo de 90 minutos.

La mañana la vamos a dedicar a ver los patios de la Judería, caminamos por la calle de Cairuán a la derecha están los restos de la muralla, vemos la estatua que homenajea a la figura del gran filoso y médico andalusí Averroes, aunque su verdadero nombre era algo más complicado Abū l-Walīd Muhammad ibn Ahmad ibn Muhammad ibn Rushd.

Entramos en la Córdoba musulmana por la puerta de Almodovar, fue construida en el siglo XV sobre la puerta árabe, tiene dos torreones unidos donde se abre un arco apuntado.

La primera calle a la derecha es la calle Judíos, en el número 6 se encuentra el primero de los patios que vamos a visitar

Los patios cordobeses son fruto de una tradición arquitectónica desde la antigüedad poniéndose de manifiesto las casas romanas que ha llegado a hasta nuestros días en las diferentes variantes, siendo el patio el lugar mágico de la casa y el centro de la vida en comunidad.

La construcción se hace siguiendo el modelo de las casas patio que era muy extendida entre la sociedad de la península arábiga y se remontan a miles de años antes de Cristo, formaban parte de las antiguas ciudades amuralladas. El patio era el centro social de la vivienda y el espacio en común que además ofrecía luz y ventilación.

Algunas modificaciones fueron incorporadas durante la época griega y romana que reúnen diferentes variantes pero mantienen el patio como el centro de la vivienda.

El dominio de la cultura musulmana durante los siguientes siglos ofrece una exportación del modelo de Casa-Patio hacia Europa y más en concreto hasta la Península Ibérica, el patrón se adapta introduciendo en el patio el agua, mediante albercas, pozos, acequias, fuentes o surtidores, permitiendo el desarrollo de la vegetación y el control de la temperatura, en definitiva lo que los árabes quieren regular es el clima en la vivienda.

El agua en las creencias del Islam hace referencia a la fuente de la vida y también la purificación del hombre expresado en el Corán en las numerosas citas que habla de este tema. El hombre se limpia exteriormente por medio del agua pero también cuando lo hace exteriormente lo hace en su interior limpiando su alma y sus pecados. Para poder cumplir con este precepto la sociedad y las autoridades han creado una serie de servicios comunitarios para que el agua fluya y corra gratuitamente en las ciudades y este lo más cerca posible del ciudadano, basando en este precepto era muy importante llevar el agua hasta patios de las viviendas.

Los patios de Córdoba están unidos y hermanados en la forma constructiva de los patios de Xauen (Marruecos) porque las manos moriscas que construyeron estos últimos fueron con los musulmanes expulsados de España y que cuando se trasladaron a vivir al otro lado del Mediterráneo exportando su forma de construcción del patio hasta Marruecos.

En ambos países, España y Marruecos, separados por el mar Mediterráneo predominan los mismos elementos arquitectónicos donde se emplean: suelos de piedra o de terrizos, incluso de ladrillos; arcos de herradura, celosías cerámicas, azulejos. Muchos de los materiales utilizados en las columnas o en las piedras de los pozos son elementos reciclados de culturas anteriores, extraídos de casas romanas o bizantinas.

La reconquista cristiana supone en algunos aspectos poner en entredicho la arquitectura islámica de la vivienda desarrollada hasta ese momento. Este hecho produce una trasformación de la ciudad de Córdoba pero en su poso queda una mano de obra mudéjar que sigue su proceso constructivo donde el patio sigue ocupando una parte importante de la casa, aunque en este aspecto diferencial con el patio de los nobles que ocupa la planta alta dejando la planta baja como recibidor, ya el patio deja su función principal de comunicación para mantener la lucha por el clima y como un elemento decorativo.

El patio del siglo XVI, contrariamente a la influencia musulmana, saca al exterior las riquezas del interior, incorporando elementos renacentistas con unas portadas platerescas, ya las riquezas se aprecian desde el exterior de la casa seguramente siguiendo las nuevas influencias del norte de Europa.

La llegada del barroco entre los siglos XVI y XVII todavía muestra un edificio que esta mucho más decorado y no solo afecta a la portada, toda la riqueza se ve reflejada en el conjunto del edifico, la fachada es la representación material del poder de sus moradores con portadas muy trabajadas, escudos nobiliarios, rejas de grandes maestros.

Los patios del siglo XIX y del siglo XX en Córdoba es un reflejo de una vuelta al gusto de lo morisco potenciado por los viajeros románticos. Las cancelas de hierro sustituyen a las portadas barrocas que impedían ver el interior de las casas desde la calle, aunque otra corriente contraria pretende crear una mayor intimidad construyéndose celosías de madera en ventanas como en el acceso al patio.

El siglo XX es un periodo donde la burguesía abandona la ciudad y se trasladan a las grandes capitales. Las casas quedan desocupadas y se alquilan por familias menos favorecidas, lo que da lugar al nacimiento de las casas de vecinos, estos espacios son divididos entorno a un patio central donde son ocupados por varias familias que comparten la cocina, los aseos y los lavaderos; este abigarramiento de personas produce unas condiciones de vida muy singulares; para embellecer este espacio común y tratar de hacer más habitable este espacio, es una forma de llevar la naturaleza a la vida cotidiana, los vecinos adornan los patios con macetas y árboles frutales que contribuyen a mejorar los rigores del verano.

En la actualidad no son muchas las casas que conservan este tipo de forma de vida, en la mayoría de los casos los espacios comunes han desaparecido o se mantienen de forma testimonial. Una parte de las casas patio cordobesas han sido vendidas y restauradas por talleres de artesanía, negocios de restauración o bien por gente más acomodada que ve esta forma de vida como más sostenible.

La historia de la fiesta de los patios de Córdoba comienza con el ensalzamiento aprovechando la festividad religiosa de las Cruces, símbolo que se utiliza para enaltecer y adornar las calles, plazas y patios de la ciudad. De esta forma, la fiesta de los patios y de las cruces se une como una explosión de color para celebrar el comienzo del mes de mayo en Córdoba.

Es en 1933 cuando se convoca el primer concurso municipal de patios, ya desvinculando totalmente de la tradicional fiesta de las cruces. La historia posterior esta llena de altibajos pero poco a poco ha ido haciéndose un hueco en vida popular de Córdoba, hasta llegar a los años 90 cuando los patrocinadores privados toman interés por la fiesta, creándose la Asociación de Amigos de los Patios Cordobeses que contribuye a un aumento de la participación y a una mejora de las subvenciones y de los premios creándose una fiesta que ha extendido su interés fuera de nuestras fronteras.

La casa de calle Judíos, 6 tiene más de trescientos años de antigüedad, originariamente era una fabrica de velas y, un hospital de frailes carmelitas. Actualmente es una casa unifamiliar. En el centro del patio se levanta una fuente coronada con una sirena, el vaso con forma de estrella de cinco puntas. El pavimento es de losas de barro, recientemente restaurado, las paredes son blancas, tiene un friso de cerámica corrido que hace juego con el pavimento.

Es un patio de unas medidas muy reducidas y destaca en sus paredes por la enorme cantidad de macetas de color rojo que contiene geranios, rojos, blancos y rosas, gitanillas, azaleas, clavellinas.

En uno de los laterales se levanta una galería porticada que da entrada algunas de las estancias de la casa decorada con utensilios populares, como calienta camas de bronce, atizadores de hierro forjado, molinillos de café, tejas pintadas, etc.

Su actual dueña es Basilia Bolaños, participa en el concurso dentro de la arquitectura moderna, categoría C, tuvo una mención especial en el 2011, es un clásico en la fiesta de los patios.

Estamos en plena judería, las paredes de las calles son encaladas y blancas, el pavimento es de losas y en el centro de chinas, las esquinas de las casas están desgastadas del paso de los carruajes durante siglos. Los grupos de turistas invaden la calle, todos siguen a la bandera de su guía, tienen ojos rasgados y su paso es firme. Hacemos un zigzag entre las calles para librarnos de la multitud, sin quererlo nos topamos con la Capilla Mudéjar de San Bartolomé.

Córdoba es una de esas ciudades de las que cada vez que vas descubres algo nuevo que nunca habías visto, muchas veces no sabemos si es así o bien que la memoria nos empieza a fallar, pero podía asegurar que jamás entre en San Bartolomé.

La Capilla Mudéjar de San Bartolomé esta integrada en la Facultad de Filosofía y Letras de Córdoba es uno de los mejores ejemplos del arte mudéjar en la ciudad.

La construcción se origina cuando se decreta el asalto a la judería con la expulsión de esta comunidad en 1391 y la posterior expulsión o conversión al catolicismo de una buena parte de sus habitantes.

Estos nuevos cristianos demandan una iglesia en la judería y se inicia su construcción en el siglo XV con mano de obra mudéjar pero la obra quedo inacabada, se le añadió una pequeña capilla de carácter funerario dedicada a la veneración de Santiago

La expresión mudéjar es un termino de la palabra árabe “mudayyan” cuyo significado es aquel que se le ha permitido quedarse, y se utiliza a los musulmanes españoles que renunciaron después de la reconquista siguieron viviendo, en un principio, se les permitió seguir con sus creencias religiosas, utilizar su idioma y mantener sus costumbres.

El arte mudéjar es un estilo de construcción destinado a los cristianos pero que incorpora influencias, elementos o materiales de estilo hispano-musulmán, tratándose de un fenómeno autóctono y exclusivamente hispánico con algunas manifestaciones en Portugal. La decoración tiene su origen en los musulmanes: geométrica, epigráfica y ataurique.

La iglesia de san Bartolomé es sencilla por su decoración y por su tamaño, se accede por un patio que ocupaba la nave central y pórtico o nave lateral que ahora da acceso a la capilla mudéjar y que fue construido con restos de columnas, capiteles o basas reutilizados de otras construcciones.

En el frente se encuentra el altar, que ahora tiene otro nivel, donde se encuentra el retablo barroco de la capilla mayor, cuyas imágenes originales se habían perdido. Las imágenes actuales, de diversa procedencia, son un Crucificado, la Virgen y San Juan. A ellas se suma, también hay hornacina en el lateral del altar mayor, una escultura de Virgen con niño.

Otro elemento particular de la iglesia es el túnel –no visitable– que, desde el patio principal de la Facultad, se dirige hacia la muralla de la calle Cairuán, límite de la Judería. Como hipótesis se podría plantear que se tratara de almacenes para grano u otros productos o quizás salidas ocultas en casos de peligro para la población judía.

La capilla de San Bartolomé fue mandada construir como capilla funeraria de una gran familia de Córdoba. En el exterior se encuentra la lápida funeraria. Sepultura de D. Diego Francisco de Orellana, Capellán Perpetuo de la Santa Iglesia de Córdoba y de sus parientes. Año 1677. En la entrada a la cripta situada bajo la capilla. Se cierra con una losa conocida como: “piedra negra de Córdoba”, un caliza micrilítica de las canteras cercanas, empleada desde época medieval en portadas, umbrales, escaleras y solerías de la arquitectura cordobesa.

La capilla es una construcción de 9 metros de longitud por 5 metros de anchura, cerrada por gruesos muros de sillares dispuestos a soga y tres tizones –aparejo empleado en Córdoba desde época califal– en muchos de ellos todavía se aprecian las marcas de los canteros.

El acceso principal a la capilla se realiza por una doble portada mudéjar que hacia el exterior sigue un modelo gótico primitivo, con algunos elementos de tradición hispano-musulmana como la decoración en zigzag del arco o su enmarcado mediante un alfiz o marco rectangular que en este caso se conforma mediante las columnillas apeadas por ménsulas y el tejaroz superior sobre modillones de rollo.

El interior, la nave tiene un pavimento de color verde en ladrillos vidriados árabes, en el zócalo es de cerámica con una decoración geométrica de lacería, le sigue una amplia banda de yeserías con inscripciones en cúfico y nasjí, que habla sobre Allah, en una parte se repite la expresión: “la prosperidad continuada” y en otra parte la traducción de la expresión sería: “la eternidad para Allah. La gloria para Allah”. Es un poco asombroso que al ser destinada para una capilla católica fue seleccionada las inscripciones por su carácter decorativo no por las expresiones, por encima hay otras yeserías con lazos y escudos, estos últimos son llamados de la Banda, instituida por Alfonso XI y utilizada por él y sus descendientes para premiar la lealtad de los nobles. La sala se termina con la bóveda de crucería gótica, donde en las claves se decoran con una ornamentación vegetal, en sus frentes estuvo revestido de frescos de los que solamente se conservan algunas figuras que representan a Santa Victoria –a la derecha– se identifica porque lleva la palma del martirio y los dardos con los que fue martirizada. Los escasos vestigios de la parte central han sido identificados con una Virgen.

A la salida de la capilla vamos hasta la plaza del Cardenal Salazar donde podemos ver el monumento que inmortaliza la figura de Mohamed Al-Gafeoui en su VIII aniversario, su nombre era mucho más largo Muhammad Ibn Qassoum Ibn Aslam Al-Gafequi, fue un celebre oculista andalusí especializado en cataras y que redacto el tratado llamado «Guía del oculista» el original todavía se conserva en el Escorial.

Seguimos camino de nuestro segundo patio esta muy cerca de la Mezquita Catedral en la calle Céspedes, 10, es una casa de más de un siglo de antigüedad y se presenta en la modalidad de arquitectura antigua, es un clásico en el festival de los patios, tuvo una mención especial en el 2011 y un premiso como patio singular en el 2014.

El patio esta formado por dos pórticos arqueados de ladrillo visto y columnas enfrentadas, entre la de mayor altura podemos ver el mosaico de San Rafael. En un lateral podemos ver una fuente de piedra con un pilón de azulejo. El lugar del patio dedicado al vino podemos ver una barrica de madera, y una estantería con copas de vino, sobre la pared una copia del cuadro de Julio Romero de Torres dedicado a la marca Cruz Conde, el cuadro tiene su historia porque el fundador de la bodega tenia una gran amistad con el pintor cordobés que dedicó uno de sus más afamados cuadros para dar publicidad a la bodega. Entre 1929-1930, el artista realizó el cuadro popularmente conocido como “La mujer Cordobesa”, que desde entonces representa a la bodega de forma gráfica en el logotipo, en las etiquetas de los productos y en la imagen corporativa.

La parte del patio más representativa tiene los clásicos adornos que se identifican con la ciudad, sobre una de las puertas pegados carteles antiguos de Córdoba, en un sillón una mantilla de color amarillo, sobre ambos la guitarra cordobesa, en el centro el sombrero negro cordobés, la mesa esta cubierta con un protector de ganchillo, sobre ella una bandeja con una botella de vino y una solitaria copa, dos garrones de cerámica verde y dos pequeños tiestos completan el rincón, solamente falta el oportuno cartel: POR FAVOR, NO TOCAR.

El patio no es especialmente florido pero destaca más por la gran cantidad de las ochenta especies diferentes que lo pueblan, sobretodo variedades de helechos, palmeras, cintas, etc., aunque podemos ver algunos ejemplares con flores como: geranios, gitanillas, jazmines etc.

Cuando llegas a un buen patio cordobés hay tres cosas que se tienen que apreciar, uno es el rubor del agua, el olor de las plantas y el cantar de los pájaros; en este caso el dueño tiene una imponente jaula donde, estoy seguro, que en los días fuera de la fiesta de los patios, se puede escuchar con todo su armonía el cantar de estos machos canarios.

Una vez aquí, hay una ruta especial que nunca hay que perderse y es visitar la calle de las flores, aunque ahora ya se ha convertido en un rosario de turistas pero no deja de tener su encanto especial, según te vas introduciendo van aflorando los móviles en las manos para llevarse un segundo de esta imagen tan bonita de Córdoba con su mezquita al fondo. Pero lo más importante es la plaza en que desemboca, es un remanso de paz que los turistas parecen no darse cuenta, esta presidida por una fuente rústica de seis lados, en el centro se dispuso una columna, a modo de rollo, procedente de los restos arqueológicos de la ciudad.

De vuelta hacia la mezquita, es necesario hacer un alto, vemos un templete pegado a la pared de los naranjos, se la conoce como la Virgen de los Faroles, esta protegida por una reja y en el interior de un retablo, esta la obra de Julio Romero de Torres, es significativo porque la imagen de la virgen es la de una señora cualquiera, dicen las malas lenguas que el posado era de una “Puta”, el pintor no debía de ir muy lejos para localizarla porque esta zona, hace unas décadas, era el prostíbulo de Córdoba, seguro que Julio solamente tuvo que llevarse el caballete y pintarla “in situ”. En realidad es la cara de Carmen Gabucio que se convirtió en la amante del pintor y le sirvió de musa en algunos cuadros, esta mujer era una corista del Teatro Apolo, fue amiga de José Antonio Primo de Rivera y se la conocía con el nombre de “la niña Cholé”, su historia supondría un buen ejemplo para una trama de una buena película.

Sin darnos cuenta nos hemos comido mediodía, digo comido de tiempo, porque nuestros estómagos nos indican que debemos de comer, hemos traído mucha comida sin darnos cuenta que en Córdoba es quizás más barato comer en cualquier tasca, pero para no tener que tirar la comida marchamos hasta la puerta de Sevilla, lugar donde tenemos nuestra autocaravana. Estamos un poco desfallecidos ¡ozú que caló! Hace en estos momentos creo que supera los 37º C, como diría Rita Barberá “el caloré” es que en este lado de España el caloré ya se ha hecho presente.

Por la tarde comenzamos la visitas en la calle Samuel de los Santos Gener núm. 9 donde se encuentra uno de los patios fuera de concurso, forma parte de la institución llamada Casa Árabe dedicada al conocimiento de la lengua árabe, aquí en Córdoba se llama “Casa Mudéjar”.

El edificio de la Casa Mudéjar agrupa cinco casas diferentes enlazadas por galerías, pasadizo y escalinatas, con cuatro patios y un torreón. La edificación original data del siglo XIV, aunque la mayor parte de las edificaciones actuales pertenecen a los siglos XV y XVI.

El patio principal destaca por sus tres arcos de estilo mudéjar en ladrillo, en uno de los extremos hay una enorme pila de agua, el pavimento es de china en el centro y de losas de piedra en los extremos, una de las estancias reconvertidas en cafetería son las caballerizas.

El edificio principal esta dedicado como lugar de exhibición donde en estos momentos podemos apreciar una exposición fotográfica titulada “Huellas de Identidad”, es un recorrido por el Islam de la mano de Francisco González Pérez.

En la misma sala podemos contemplar como destacado la techumbre, es un alfarje un techo de madera horizontal y entrelazada que en muchos casos se labra y se pinta adicionalmente. La estructura del alfarje se realiza a través de una serie de vigas maestras denominadas jácenas. Sobre la jácena puede colocarse un segundo orden de vigas denominadas jaldetas, cruzadas perpendicularmente y bien sujetas a las primeras, es una terminación muy destacada del arte mudéjar.

Estas estancias destacan por las yeserías, fueron ejecutadas en el último tercio del siglo XIV, cuya composición se basa en construcciones palaciegas califales, lo que manifiesta la gran influencia de la arquitectura islámica en esa época

En el otro lado del edificio comunica con un patio interior se llama “Patio de la Fuente” destaca su pavimento central empedrado y en los laterales formado de cerámica, en el centro se halla la fuente de seis lados revestida de cerámica mudéjar, en uno de los extremos una estructura de forja protege el pozo. Las arquerías de entrada a la casa son de ladrillo y las columnas y capiteles son reutilizados de distintos yacimientos arqueológicos.

En el piso superior, también se encuentra otra estancia principal de la casa decorada con una serie de pinturas murales de finales del siglo XV, obra de Pedro Romana y Pedro Fernández, interesante muestra de los escasos restos de pintura de esta época conservados en la ciudad. Entre decoración geométrica y de lacería aparecen los escudos de los Córdoba y de los Carrillo, junto a las figuras humanas identificadas como representación de las virtudes (Fe, Caridad, Fortaleza, Prudencia y Justicia).

Sin tener que salir de la Judería, en la misma calle es donde se encuentra otro de los patios en concurso, Samuel de los Santos Gener 5, se presenta a la modalidad de Arquitectura Antigua; entre los premios que ha tenido Primer premio en 1983; segundo premio en 1988; tercer premio en 1982, 1985 y 1994; cuatro premio en 1981 y 1992 y diferentes reconocimientos y accésit.

Sin duda es uno de los patios más galardonados de la ciudad, destaca sobre todo su pórtico que es muy similar al de la Casa Mudéjar. El rincón más destacado es el reposo del guerrero con su mecedora de madera y su mesa entre las columnas de mármol reutilizadas de algún yacimiento. Las paredes encaladas destacan las macetas azulonas con: geranios, cintas, costillas de adán, petunias y diminutos árboles frutales. El pavimento es de losas de barro. Sobre el pórtico destaca la galería porticada profundamente decorada con flores es cascada.

El siguiente patio de la ruta de la Judería es en la calle Encarnación núm. 11, participa en la modalidad de concurso como: Arquitectura Antigua. Ha tenido durante su participación de años anteriores: Accésit en 1994, 1995, 1996, 1997, 1998 y 1999; Mención especial en el año 2010.

Es un patio muy especial que debería de contemplarse en total silencio, el rubor del agua y el color de las flores es su principal característica. Sobre un pavimento de enchinado cordobés se encuentra una enorme pila fuente llena de pétalos rosas. Sobre la puerta principal de entrada a la casa se han pegado a la fachada dos hileras de tejas que forman un doble arco, en su interior se han dispuesto unos recipientes de plástico que contienen los tiestos, es una estructura muy original y novedosa en la exposición de las flores en los patios cordobeses, aunque no esta exenta de trabajo como nos indica sus propietarios, diariamente hay que extraer los recipientes para regarlos, podarlos y quitar las malas hierbas para luego volverlos a poner en el interior de su respectiva teja.

En la planta superior destacan la fila de helechos corridos por toda la fachada que corta la línea del patio con una combinación de verde a modo de delimitación del colorido de las flores.

Uno de los rincones más íntimos del patio esta formado por una antigua pequeña pila de piedra, esta cubierta de pétalos de rosas al borde de un arco barroco pintado de blanco y dorado nos deja ver una pequeña hornacina que contiene la Virgen de las Angustias.

Seguimos nuestro camino por esta parte histórica de la ciudad y sin quererlo no topamos con El balcón de la calle Julio Romero de Torres, 9, es un clásico que ha vuelto a obtener el primer premio del popular Concurso de Rejas y Balcones.

La casa no se puede ver pero su patio zaguán esta profundamente decorado y protegido por una enorme reja de forja, pero lo que verdaderamente destaca es la reja de las dos ventanas del exterior con unas cascadas de flores en arcos iris que recorren varios metros.

Seguimos nuestro camino por la judería hasta llegar al patio de la calle Maese Luis, 4, se presenta al concurso de patios en la modalidad de arquitectura moderna.

Es un patio de reciente incorporación al concurso, se encuentra situado en el interior de una antigua casa solariega. Su hermoso patio es conocido como “Patio de los Ladrillos” ya que el ladrillo esta en toda la galería que lo circunda.

El patio esta pavimentado de china cordobesa con una forma trapezoidal, la galería porticada tiene una estructura de arcos de imitación califal, en el centro esta una fuente con forma de pila. Un busto en el patio inmortaliza al padre del actual dueño de la casa. Hay una fuente hexagonal revestida de ladrillo donde se encuentran varios ejemplares de tortugas. Una fuente decorada con un panel de cerámica azul, descarga el agua desde diferentes niveles hasta llegar a una pila de ladrillo redonda.

El interior es un vergel de plantas con hiedras, palmeras, gitanillas, petunias, rosales, begonias, pendientes de la reina.

El siguiente patio esta en la misma calle Maese Luis, 22; participa en el concurso de patios en la modalidad de Arquitectura Antigua.

Ha tenido varios premios: Primer premio en el año 2011; Tercer premio en los años 2012, 2013 y 2014; varios reconocimientos: Accésit en los años: 1983, 1999, 2003, 2006 2007,2008 y 2010; Mención en el 2005.

La vivienda es originaria del siglo XVIII y perteneció al Mayorazgo de la Marquesa de Alcañices. Más adelante se convirtió en la sede del diario “El Sur” durante ese tiempo fue visitada por Federico García Lorca, cuyo director era Fernando Vázquez Ocaña, periodista y político amigo personal de Lorca.

Se convierte en el punto de encuentro de numerosos poetas de la época: Lorca, Alexandre, Rejano, Prados, Altolaguierra, etc.

En 1936 se convierte en la sede del diario de la mañana “El Guión” donde se establece la redacción, administración y la imprenta, en cuya cabecera se podía leer. “De hombre a hombre no va nada. Todo es un problema de coraje. Antes Mártires que cobardes”. Como curiosidad los teléfonos de Córdoba del periódico eran 2186 y 2187, el precio era de 15 cts. y las editoriales era mejor no leerlas por su carácter frentista e incendiario.

Las macetas destacan porque tienen forma de teja, están acompañadas de un enorme macetón de yuca y de grandes limoneros en espaldera. Otros maceteros colgados son de mimbre repletos de flores blancas.

Rápidamente atravesamos todo el centro histórico de Córdoba, desde la plaza de Potro, es quizás una de las antiguas de toda la ciudad, aparece citada en el Quijote de Cervantes en uno de sus edificios, se trataba de la posada de Potro, un lugar que el escritor paso en su niñez y quiso recrear en su novela. Aquí se celebraba la feria del ganado durante la Edad Media especializada en la venta de caballos, por eso su fuente esta coronada por un potrillo. Caminamos paralelos al río hasta llegar a los Reales Alcázares para acudir al espectáculo ecuestre de las Reales Caballerizas.

Hacemos una paciente espera hasta las 21,00 horas, en punto, vamos pasando hasta llenar todas las gradas del patio, unas dos mil personas, todos sentados en dos de los laterales del recinto para ver este número especial.

La primera actuación comienza con el galope de seis jinetes montando en sendos caballos españoles hacen un ejercicio de monta y de coordinación. A lo largo del albero los jinetes se separan y se juntan describiendo un ejercicio de destreza y de obediencia de los caballos.

La segunda actuación comienza con la relación entre una bailadora y un jinete. Durante unos minutos mujer y caballero hablan y se relacionan con la presencia del caballo que actúa como nexo de unión. Finaliza la actuación el caballero abandona al caballo y se marcha a los brazos de la bailadora.

La tercera actuación es un ejercicio de doma de tres jinetes montan caballos negros y los otros tres jinetes montan caballos blancos, ambos visten trajes de época. En un momento dos jinetes se bajan al suelo con las riendas largas en un ejercicio de la doma, el caballo se vuelve más dócil y adquiere una cadencia lenta que permite que sea conducido por un jinete a pie. Las indicaciones discretas de la vara son más que suficientes para que ejecute los ejercicios más difíciles que podamos ver en el caballo montado.

La cuarta actuación son cuatro carruajes donde las cocheras van ataviadas con trajes típicos de principios del siglo XX, durante varios minutos las conductoras hacen un ejercicio de doma y de control.

La quinta actuación se presenta sobre un tablao de madera a dos bailadoras y un bailador, sobre la tierra actúan cuatro jinetes montan sendos caballos españoles haciendo ejercicios con garrocha, en el que el jinete utilizaba una vara larga que apoyaba en el suelo y sobre cuyo punto de apoyo el animal realiza sus piruetas.

El sexto espectáculo es un ejercicio del domador francés en la modalidad de Doma Libertad, Gari Zoher acompañado de tres caballos lusitanos. El jinete monta uno de los caballos y ejecuta los ejercicios de monta sobre los otros dos caballos en un ejercicio de mota en absoluta libertad.

Conocimos los premios de este año en el concurso de los Patio de este año:

Arquitectura antigua:

1. CL. Parras, 6

2. C/ Tinte, 9

3. C/ Isabel II, 1

4. C/ Marroquíes, 6

5. C/ Martín de la Roa, 7

6. C/ La Palma, 3

7. C/ Encarnación, 11

8. C/ Maese Luis, 22

Arquitectura moderna o renovada:

1. C/ Pedro Fernández, 6

2. C/ Barrionuevo, 22

3. C/ Pastora, 2

4. C/ Parras, 8

5. C/ Chaparro, 3

6. C/ Parras, 5

7. C/ Tafures, 2

8. Plaza de las Tazas, 11

Menciones especiales:
C/ Guzmanas, 4

C/ Alvar Rodríguez, 11

C/ Samuel de los Santos Gener, 5

C/ Pedro Verdugo, 8

Mención de honor
C/ San Basilio, 44 (antes número 50)

Una vez terminado el espectáculo caminamos hasta el Barrio de San Basilio porque hemos tenido conocimiento que el se ha producido los fallos de los premios de la Fiesta de los Patios y el patio de la calle San Basilio núm. 44 (antes número 50) ha recibido el premio de la Mención Especial.

Todavía nos da tiempo para poder disfrutarlo pese a la hora de la noche. El patio se encuentra situado en la parte cristiana por excelencia de la ciudad porque el monumento principal es el Alcázar de los Reyes Cristianos, fue construido en el siglo XIV por orden del rey Alfonso XI. Tiene tres calles principales paralelas: Postrera, Enmedio y San Basilio.

En la portada hay un azulejo que nos anuncia que este patio es la sede de la Asociación de los Amigos del Patio de Córdoba. Nada más entrar nos sorprende la belleza tan especial que desprende este patio, dispone de una arquitectura única, principalmente porque están representados todos los elementos tradicionales de la antigua Casa Patio de Vecinos. Destaca una escalera central que une el patio con la primera planta, tres de los cuatro lados tiene unas galerías bajo soportales, están apoyados en pilares de piedra encalados, el suelo del patio es de piedras de chinas cordobesas. En un lateral se halla el pozo encalado se encuentra medio cubierto de una extensa hiedra que se extiende por todo el patio, destaca el cubo de metal oxidado que seguramente ha servido para sacar el agua por medio de una maroma y un cabestrante. Un doble fregadero con una tabla de madera aseguraba las críticas a los vecinos durante los duros trabajos de las coladas diarias. De las paredes cuelgan cuadros con los ojos de la mujer cordobesa, ojos grandes y endrinos de India Brava que pintaba Julio Romero de Torres, están prácticamente tapados por “el geranio” que es el verdadero protagonista de este patio. Las macetas son azules añil que destacan aun más con las flores rojas y la luz artificial de la noche, las buganvillas disputan el espacio a los geranios. Una de las viviendas tiene en la entrada un mueble con tres cantaras de agua y sobre la pared un espejo envuelto entre varios tiestos rojos con pequeñas flores rosas, una silla de madera nos identifica la importancia de los patios y este rincón es como un patio propio interior dentro del patio general. La hiedra es la planta verde más abundante, se encuentra colocada en macetas pequeñas y grandes maceteros.

Es quizás el patio de los patios que siempre participa de la modalidad de Arquitectura Antigua. He recibido los premios fue: Primer premio en 1954, 1956 y 1963, Segundo premio en 1959 y 2014, Quinto premio en 1955, 1970 y 1971. Ha tenido numerosos reconocimientos Mención de honor en 1960, 1961,1964, 1966, 1967, 1968 y 2015.

Entre la vegetación que nos ofrece podemos apreciar: albahacas, dama de noche, tomillos, gitanillas, romeros, rosas, madreselvas, tomillos.

Seguimos andando por la noche y sobre la misma puerta de Sevilla tenemos la oportunidad de escuchar a la Rondalla Coral Espeleña que interpreta como despedida la canción “Corazón, Corazón”. Siempre es bonito y evocador escuchar estas canciones a estas horas de la noche.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Blog del viaje a la fiesta de los patios de córdoba iconBlog del viaje por segovia y su provincia (un viaje entre el románico y el mudéjar)

Blog del viaje a la fiesta de los patios de córdoba iconBlog del viaje por los atlas centrales de marruecos

Blog del viaje a la fiesta de los patios de córdoba iconBlog del viaje por gibraltar, ceuta y marruecos

Blog del viaje a la fiesta de los patios de córdoba iconBlog del viaje por el románico de Soria ii© Fotografías y textos...

Blog del viaje a la fiesta de los patios de córdoba iconBlog del viaje “entre el granito y el ladrillo” un paseo por ávila y arévalo, por A. López

Blog del viaje a la fiesta de los patios de córdoba iconBlog de viaje por Inglaterra y Escocia ©viajeuniversal com

Blog del viaje a la fiesta de los patios de córdoba iconBlog viaje por la provincia de soria: entre setas y piedras

Blog del viaje a la fiesta de los patios de córdoba iconLa fiesta del Chivo, la nueva novela del escribidor
«El pueblo celebra con gran entusiasmo la Fiesta del Chivo el treinta de mayo.»

Blog del viaje a la fiesta de los patios de córdoba iconPatios productivos

Blog del viaje a la fiesta de los patios de córdoba iconEn la actualidad la fiesta del carnaval se celebra en los 3 o 4 días...






© 2015
contactos
l.exam-10.com