Argentina






descargar 290.46 Kb.
títuloArgentina
página1/7
fecha de publicación12.03.2016
tamaño290.46 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7
Isla Negra 5/217

Casa de poesía y literaturas.

diciembre - 2009


suscripción gratuita. Lanusei,Italia. Dirección: Gabriel Impaglione.

Publicación inscripta en el Directorio Mundial de Revistas Literarias UNESCO

revistaislanegra@yahoo.es - - http://isla_negra.zoomblog.com
Martín Micharvegas

Argentina


Un pueblo hambriento
no tiene elesiones:
o mata al hambre
o el hambre lo mata a él!
"Parajodas (sic)", es una recopilasión escrita en fonética rioplatense, ante los "Fastos del Biserpentario”
Elvio Romero

Yegros, Paraguay - 1926- 2004.

Nuestro país
Nuestro país (el mío,

el que puedo ofrecerte), aquella

dulce tierra violenta, con la frente

segada y abolida por un aire quemado,

donde ochocientos ríos le dan curso a sus ojos

y cordilleras verdes le apoyan la andadura,

desgajo de protesta vegetal y verano,

mi país que se instruye sobre un nivel

de lluvias,

oh mi país hermoso,

despiadado y profundo,

fiel a si mismo, puro, solitario, implacable,

nos reserva un asiento

de hierbas y azahares, desenvuelve

-mi amor- sus recelosos,

sus imperiosos meses, su silencio,

por esto, por nosotros,

por asir esa luna de carbón desdichado

que se nos sube a veces por la noche a los ojos...

Un relámpago herido (1963-1965)
Washington Benavides

Uruguay

Única sugerencia



Porque yo quiero y permítanme que exprese mi deseo,

quiero que los jóvenes escriban sobre lo que se les ocurra o les ocurra.

Que escriban en oscuras tiradas sobre la desesperación y la libido;

en claras coplas ingenuas el despertar amoroso a los sentidos,

el sentir el cuerpo vivo; quiero que escriban sobre sus secretos; quiero que escriban

sobre las cosas gregarias y municipales, que se duelan de sí mismos y se duelan

con el prójimo. Que pulan cada verso con fervores de miniaturista; que busquen

el camino personal, sin temor a las influencias.

Que se desesperen con los problemas estructurales, y que se asfixien

con los niños intoxicados con pegamento. Quiero que nada de lo humano les

sea ajeno;¡vamos¡ Y que descubran, prolijamente, minuciosamente, con palabras,

que no hay maestros ni consejos (como éstos), que valgan, si no comprometemos

lo mejor de nuestras fuerzas por la vida, como el malentendido Maldoror.
Manuel del Cabral

República Dominicana, 1907- 1999

Ellos
Ellos no tienen lecho,
pero sus manos
son las que hicieron nuestras casas.

Ellos comen cuando pueden
pero por ellos comemos cuando queremos.

Ellos
son zapateros pero están descalzos.

Ellos nos visten pero están desnudos.

Ellos
son los dueños del aire cuando manejan alas,
mas son los limosneros del aire de la tierra.

Ellos no hablan,
tienen palabras vírgenes… Hacen nuevo lo viejo…

La mañana lo sabe y los espera…

Aimée Césaire

Martinica, 1913-2008

Entre outros massacres
O sol e a lua lutam entre si como gigantes
As estrelas caem como testemunhas que

amadureceram
Como uma ninhada de ratos cinzentos

Não tenhas medo apresta as grossas águas

Que arrebatam as margens e forçam os espelhos

Alguém colocou lama nos meus olhos
E eu vejo terrivelmente vejo
Que das montanhas e de todas as ilhas

O que resta são alguns maus destroços
Da impenitente saliva das marés.

Antologia Poética, Lx, D. Quixote, Trad. Armando da Silva Carvalho. Envio Amelia Pais
Rodolfo Braceli

Mendoza, Argentina, 1940

25
(Carta, para leer
silbando, en plena noche y con relámpagos.)

“Recuerda:
a la orilla de tu codo

habrá aire.

El aire tocará la totalidad.

Te codearás con el universo.”
de "El último padre", Ediciones de la Flor, 2005

Juan Carlos Campos Ávila

Honduras

La patria
Nos iremos por el viento que abraza,

Por el viento que corta, que demuele,

Hasta el costado celeste de la Patria.
Iremos de la mano por plantaciones,

Por el viento que reinstala las hojas,

Y acaricia las florestas y las llanuras.
La tierra sabrá que nosotros vinimos,

Con la palabra libertad como bandera.

"Cantos de amor y resistencia para Honduras"
Francisco Garzaro

Guatemala 

Espacio del sueño



Su morral de estrellas
mañanas de tiempo espera
mientras él también aguarda,
ya sabe perfectamente la lluvia
y sabe sobre todo el agua.

Caza sombras obstinado
y es verbo arcilloso
es tierra mojada, es líquida voz
alfarero y país soñado
nuestra casa total
letra por letra.

Negaron la vida en su vida al poeta
mas vuelve el sol y la mañana es magia
y mira, y miramos
las cavernas
aún llevan oculto su nombre
el Roberto y el Obregón quizás en papeles viejos,
¿dónde quedó esta sangre para encontrar caudaloso al río
y hablarnos idiomas del agua?

Hogar de la noche es casa de su voz.
Obregón desnudo, sin ojos quietos
su palabra escurrida, como arroyo,
como susurro de cristal.
Lo he visto esta noche
arropado en mi oscuridad delirante,
luminoso estaba en el agua con la lluvia puesta,
con su risa inmensa como cascada en llanto,
hablamos quedo, con mucho frío,
hubo palabras, no recuerdo,
sin percatar a nadie en el lago perdido.

de Intimidades del agua. A Roberto Obregón, en su memoria

Alfonso Murriagui


Quito, Ecuador, 1929
No vengan a decir

que soy el mismo,

que pueden encerrarme

en cualquier laberinto

sin que yo me resista;

es absurdo pensar

que no he cambiado,

que soy aquel iluso

al que golpearon tanto.
Véanme limpio,

ombligo en vientre nuevo,

fruta o miel en la tierra;

conozcan mi color,

los ojos de mi sangre,

los árboles creciendo

en mis entrañas

Quien pudiera agarrarte por la cola / magiafantasmanieblapoesía! / ¡Acostarse contigo una vez sola
y después enterrar esta manía! / ¡Quien pudiera agarrarte por la cola!”- Juan Gelman

Amilkar Feria Flores

La Habana, Cuba- 1967

Babel

La esencia de la arquitectura


consiste en dominar espacios.

Walter Gropius

(I)

Estadísticamente resulta engañoso.
Los niveles de compromiso

se desploman bruscamente:
Dos grandes barras porcentuales

se ven reducidas a escombros.

Al mismo estrato ruinoso del que

a otras torres fue

imposible recomponer.

(II)
Mi amor, ahora si se jodió esto.

No entiendo una palabra

de lo que dices.

(III)
Ya nadie levanta estructuras tan altas,

pero, desde su encierro gravitacional

(de gravamen),

no cesan de escupir para arriba.

Jorge Etcheverry

Chile

Fauna y pantalla

La más vistosa caparazón de los moluscos, los rojos coreáceos, los falsos ojos y floraciones
La egregia multitud de las alas, abriéndose en un gozo irisado bajo el sol
No son sino el reverso y la oposición de las zonas más oscuras, escondidas en el estuche de la pata del felino
—No nos pongamos dramáticos mientras repasamos estos hechos del mundo animal, al que pertenecemos.
Eso nos dicen las convenciones de la ciencia y las buenas costumbres
—No nos salgamos de madre vibrantes pero a la vez transidos
de pena
Los reptiles que brillan sudorosos
Las pobres tortugas que remontan las mareas con el propósito de desovar
No están más
en las arenas en la gama brusca de la pantalla
Mientras una voz nos recuerda
que en el mismo momento en que el espectador las mira
estas especies están en vías de extinción

—Cerremos pues los ojos—apaguemos el aparato
aprestémonos a las tareas del día
para recabar el derecho a nuestro espán de vida

Feliciano Mejia

Perú

Hervor con duermevela

Orgabardo, el abuelo de ojos cuneiformes,
soñó que hervía patatas y pescado
para su tenue y alada mujer;
pero al despertar bañado por la lluvia
de asco,
vio que la sangre, ligera
como peces de mercurio, huía
de sus axilas;
y las apestadas balas de los soldados
seguían aún perforando su antigua piel.

Héctor Vallés

Puerto Rico

Los hoteles
Ahora que me queda tan poco de la vida.

aquí cuando nos obsecamos en esta luz final de los crepúsculos;

la niña que va y viene en mi pesimismo;

Y así como lo que se fue todo con el Diablo mundo;
Y nos conocimos aquella mañana

en el manicomio.

Luego, me fui sin ver el fin

De aquellas manías;

en varios apartamentos y cuartos de pensiones

En el hotel de pulgas,

cucarachas y dementes

como nosotros.

Y presenciamos auroras

desde el cuarto perdido en Miami Beach.

Aquellas noches ahogadas de millones

de fantasmas y vampiros..

Así cuando en el cuarto verde institucional me ahogaba.

Y en la calle afuera

Un hombre gritaba en la lluvia

Y de los alaridos de lobos a medianoche.
Era así como nos habíamos ido

al parque a ver la luna llena

Y a fumar:

Así el enfisema

El fin de todo cuando

aquí en Miami Beach,

escribiendo este poema

acostado en el apartamento después

de perder la casa.
En este tiempo de los gritos

y gente en la calle,

vendiendo rosas y caricias

detrás de los matorrales.
La maravilla del neoliberalismo.

La economía y nosotros perdidos;

y la niña que no volverá

esta noche. Y yo llamaré

a la policía a las tres de la mañana

Y les contaré otra película de miedo

y volverémos a buscar por toda la playa

y escribo.

estas disquisiciones sobre

la pérdida en las noches

Luciferinas. De la suerte

aciaga en esta playa.

En el maremagnum del abismo

antes de ahogarnos,

en una tromba marina.

 
Rubens Jardim

Brasil

Pasión
En el limiar es promesa.

En el límite es ruptura.

Todo dentro de lo oscuro.
Gerardo Guinea Diez

Guatemala, 1955

IX

Puede que ella no profane el estruendo

ni los sentidos regados en el corredor

cuando piensa en la resurrección

o vuelva sobre algunas líneas de Baudelaire

para caer en el encantamiento.
Puede, que él escriba

en la orilla de sus pañuelos de encaje,

como no,

si ella,

flaca y soñándose pelirroja,

enciende velas a sus santitos

por eso de sus pesadillas

porque vistas así las cosas,

él sufre ante la estridencia de los otros,

allá afuera, afuera del muro

con sus driles de odio

con su antiguo anticomunismo,

que sólo esconde

sueños con mujeres francesas.
Así, ambos, de ese modo

cuando el gato los mire

y diga nada

desde sus siete dones,

ellos lentos y es curioso,

sentirán su olorcillo

cuando su envés sea viernes

y se asome sin dramas ni deseos de llorar,

para que todo sea música e inocencia

que les restará para la noche.

De: Casa de nosotros

María Rosa Mó

Argentina
Piecito de metal recorre engarza el pespunte. Arriba, abajo. Pie de

niña se detiene y duda. Renquea en su universo de raso. Como una

bailarina talón y punta. Forma ciudades. El mundo se despliega.

Blanco. Es de plata y brilla en la noche. Hacia atrás, descose el

día. Por el mismo camino. Punta y talón. El recorrido se repite.

Siempre en el mismo sitio.

De “Alba”

José Martínez-Bargiela

Pontevedra, España- 1921- 2009
Café del Puerto

Tan simple como estar solo
en el Café de la esquina
donde vienen el recuerdo y las avispas
a reportar coincidencias y los talentos
y las quintuplicadas lunas esencias
zarandeadas en cribas
maniatadas
del celo de las horas
en anamórficos espejos,
mientra mudan los cereales de silo.
La historia
socava las memorias de los dioses
las auspiciadas hambrunas
de los niños precursores
en este precario lugar de todos
prohibidos de pedir
el pan de algunos
ido por escobén de los trigales

Candelario Reyes García
Honduras


Humo
Luces, gente, nada
del invisible cotidiano, todo,
consumo en suma
y la alegría se asoma al miedo de su ruina,
recicla penas
reflejos de escaparates.

Navidad, noche, brumas,
globo caliente,
colorido falso, poma, mentira,
venta por asalto:
algunos van desnudos,
lo demás,
no es que sobre,
se derrocha
luce oscuro brillo
de planeta calentando
un pensamiento sin conciencia.
Rafael Díaz Borbón

Colombia

La callada luz que agoniza
Ninguna música,

ninguna plegaria,

ninguna voz amiga,

ninguna delicia o placer

sustitutos, podrán reconfortarme;

ningún viaje de turismo al lugar

más hermoso de la tierra,

ninguna exaltación ni recompensa

de los poderosos,

podrán restituirme el bien amado;

calmar mi aflicción.
Nada diferente podrá devolverme la paz

y la felicidad.
Como la frágil llama de una vela,

ardo  y me extingo

en la noche interminable.

de libro Aprender el olvido, 1996. Tomado de Confabulación

Diana Espinal Meza

Honduras
Helena Distraída vocal cuántica

Fue agrio el gemir de la hondonada

Fue reseca la razón que mutiló tus sueños…

En envolturas de fango

Asaron a fuego lento

Tus huesos y humearon al vapor tus pupilas

Distraída vocal cuántica

Fue retorcido el sol y obligado a poner huevos

Fue diligente el poro y espantoso el gesto que hicieron las piedras

Fue agrio el gemir de la hondonada…

El escultor no hace más que llamar, con el cincel y a golpe de martillo, a los guerreros que duermen en las espesuras del mármol. “Roberto Obregón

Gladys Carmagnola de Medina

Paraguay, 1939
  1   2   3   4   5   6   7

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Argentina iconLiteratura Argentina puca poesía romántica en la Argentina sxix

Argentina iconBuawaigaai ayuyisaa "argentina" do ia kaawaea ummooemmi ia oyagaa*...

Argentina iconArgentina: El presidente Ortiz se enferma de diabetes y pide licencia....

Argentina iconLa Embajada Argentina, el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales,...

Argentina iconResumen : El Observatorio de Política Exterior Argentina (opea) opera...

Argentina iconResumen : El Observatorio de Política Exterior Argentina (opea) opera...

Argentina iconArgentina

Argentina iconArgentina

Argentina iconArgentina

Argentina iconArgentina






© 2015
contactos
l.exam-10.com