El infinitivo






descargar 153.59 Kb.
títuloEl infinitivo
página5/5
fecha de publicación25.09.2015
tamaño153.59 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5

OVIDIO: Las Metamorfosis


1. ORFEO

... Se presentó ante Perséfone y ante el soberano, que gobierna el repulsivo reino de las sombras, y pulsando las cuerdas en acompañamiento a su canto dijo así: "Oh divinidades del mundo situado bajo tierra, el motivo de mi viaje es mi esposa, en la que una víbora, al ser pisada, introdujo su veneno, y le arrebató sus años en crecimiento. Yo quise ser capaz de soportarlo, y no negaré que lo he intentado; el Amor ha vencido. Es un dios bien conocido en las regiones de arriba; yo no sé si también lo es aquí, pero sospecho que sí lo es también, y si la fama del antiguo rapto no ha mentido, también a vosotros os unió el Amor.

(Libro X, 15 y ss.)

Y ni la regia consorte ni el que gobierna los abismos fueron capaces de decir que no al suplicante, y llaman a Eurídice... Orfeo la recibió, al mismo tiempo que la condición de no volver atrás los ojos hasta que hubiera salido de los valles de Averno; en otro caso quedaría anulada la gracia.

Emprenden la marcha a través de parajes de silenciosa quietud y siguiendo una senda empinada, abrupta, oscura, preñada de negras tinieblas, y llegaron cerca M límite de la tierra de arriba. Allí, por temor a que ella desfalleciese, y ansioso de verla, volvió el enamorado los ojos, y en el acto ella cayó de nuevo al abismo. ... y diciéndole un último adiós, que apenas pudieron percibir los oídos de Orfeo, descendió de nuevo al lugar de donde partiera.

(Libro X, 45 y ss.)

Resumen del mito

Orfeo era hijo de la musa Calíope (musa de la poesía épica) y de Eagro, rey de Tracia (según otra versión, era hijo del dios Apolo). Se decía que Orfeo tocaba tan bien la lira que su música detenía el curso de los ríos, las rocas se animaban y corrían a su encuentro y las bestias salvajes se echaban a su alrededor para escucharlo. Orfeo se casó con Eurídice, a quien amaba profundamente, pero su felicidad duró poco. Eurídice pisó una serpiente y murió de una mordedura venenosa. Orfeo, desolado, decidió bajar a los infiernos para implorar al dios de los muertos (Hades) que le devolviera a su amada. El sonido de su lira encantó al Cancerbero (perro de tres cabezas que guardaba la entrada de este tenebroso lugar) y lo dejó pasar. Se encontró con el dios Hades, su esposa Perséfone y los tres jueces de los muertos y les pidió que le permitieran recuperar a Eurídice. Tocó la lira tan divinamente que nadie pudo oponérsele. Se le permitió a Eurídice seguirlo con la condición de que Orfeo no la mirara hasta llegar al mundo de los vivos. Él no pudo contenerse y al no oír los pasos de su amada, se dio la vuelta y Eurídice desapareció para siempre volviendo a la oscuridad.
2. DAFNE

…Así corren veloces el dios y la muchacha, él por la esperanza, ella por el temor. Sin embargo el perseguidor, ayudado por las alas del amor, es más rápido, se niega el descanso, acosa la espalda de la fugitiva y echa su aliento sobre los cabellos de ella que le ondean sobre el cuello. Agotadas sus fuerzas, palideció; vencida por la fatiga de tan acelerada huida, mira a las aguas del Peneo y dice: "Socórreme, padre; si los ríos tenéis un poder divino, destruye, cambiándola, esta figura por la que he gustado en demasía". Apenas acabó su plegarla cuando un pesado entorpecimiento se apodera de sus miembros; sus suaves formas van siendo envueltas por una delgada corteza, sus cabellos crecen transformándose en hojas, en ramas sus brazos; sus pies un momento antes tan veloces quedan inmovilizados en raíces fijas; una arbórea copa posee el lugar de su cabeza; su esplendente belleza es lo único que de ella queda.

(Libro I, 539 y ss.)

Resumen del mito

Dafne era una ninfa, hija del dios fluvial Peneo, que se refugió en el bosque para dedicarse a la caza y conservar su virginidad. Apolo se enamora de ella y la persigue; al verse asediada por él, la ninfa pidió ayuda a su padre y en el momento en que Apolo estaba a punto de alcanzarla, su progenitor hizo que de sus pies brotaran raíces y hojas, y se queda convertida en laurel (laurel es lo que significa Dafne en griego).

Por esta razón, el laurel se convirtió, a partir de entonces, en la planta dedicada a este dios, y una corona de hojas de laurel era el premio que recibían los vencedores de los Juego Píticos, celebrados en honor al dios Apolo.
3. NARCISO

Fueron muchos los jóvenes y muchas las muchachas que lo desearon; pero   tan dura soberbia había en aquella tierna belleza   no hubo jóvenes, no hubo muchachas que tocaran su corazón. Perseguía él un día hacia las redes a los espantados ciervos, cuando lo vio la ninfa de la voz, la que no ha aprendido ni a callar cuando se le habla ni a hablar ella la primera, Eco, la resonadora. Un cuerpo era todavía Eco, y no sólo una voz; pero, charlatana ya entonces, no tenía para el uso de su boca otras facultades que las que ahora tiene, las de poder repetir, de entre muchas palabras, sólo las últimas.

(Libro 111, 353 y ss.)

Resumen del mito

El dios del río Cefiso y la ninfa Liriope tuvieron un hijo al que pusieron el nombre de Narciso. Cuando nació, consultaron al adivino Tiresias sobre el futuro de su retoño y éste les anunció que tendría una larga vida si no se daba cuenta jamás de su belleza.

Narciso creció y se convirtió en un joven muy hermoso. Muchas doncellas se enamoraron de él apasionadamente, pero Narciso las rechazaba. Una de ellas fue la ninfa Eco, que corrió la misma suerte. La joven no pudo resistir verse rechazada, pues tanta era la pasión que sentía por el joven. La desesperación llevó a Eco a recluirse en las montañas, lejos de todo contacto con el mundo. Sólo pensaba en su amor y dejó de comer de forma que adelgazó tanto que quedó convertida en voz, capaz únicamente de repetir el final de las palabras que escuchaba.

Narciso, por su parte, un día que sintió sed y se acercó a una fuente para beber, contempló su propia imagen reflejada en el agua y quedó enamorado de sí mismo. Tal fue el amor que sintió por aquella imagen, que se olvidó de todo y se quedó contemplándola hasta que pereció. En el lugar donde murió nació una flor a la que en su honor dieron el nombre de narciso.
4. PÍRAMO Y TISBE

Al nombre de Tisbe levantó Píramo los ojos, sobre los que gravitaba ya la muerte, y después de verla a ella los volvió a cerrar. Cuando ella reconoció su prenda, y vio el marfil desprovisto de su espada, exclamó: "¡Tu propia mano te ha dado muerte y tu propio amor, infortunado! Para esto sólo tengo yo también una mano fuerte, y tengo también amor que me dará fuerzas para herirme. Iré tras de ti que ya has perecido, y de tu muerte se dirá que he sido yo trágica causa y compañera; y tú, a quien sólo la muerte ¡ay! podía arrancarme, ni aun la muerte podrá arrancarte de mí.

(Libro IV, 145 y ss.)

Resumen del mito

Tisbe era amada por Píramo, joven que vivía en la casa inmediata a la de Tisbe. Todo hubiese sido perfecto, si sus padres, enemistados por antiguas desavenencias, no hubiesen puesto obstáculos a esta unión. Después de reiteradas tentativas para convencer a sus padres y sin obtener éxito alguno, decidieron fugarse aprovechando la oscuridad de la noche.

Tisbe fue la primera que consiguió escaparse de la casa paterna. Protegida por un velo que la cubre, llega al lugar concertado. Al mismo tiempo se acerca una leona con sus fauces todavía manchadas de sangre de los bueyes que acaba de devorar. Tisbe advierte la presencia de la bestia, huye precipitadamente a refugiarse en una cueva próxima, y en su carrera deja caer, desgraciadamente, su velo. La leona, después de saciar su sed, se aleja, y en su camino encuentra el velo que Tisbe había perdido y con sus dientes, ensangrentados aún, lo destroza.

Píramo que llegó más tarde, distingue sobre la arena las huellas del animal y teme por la vida de su amada. Cuando ve el velo ensangrentado no duda ya de la desgracia que temía y se convence de que ella ha muerto. Llega fuera de sí al árbol donde debían reunirse, baña con lágrimas el velo de Tisbe y se suicida con su espada.

Entre tanto la joven, repuesta de su espanto, sale del escondrijo, se acerca al árbol y reconoce el cuerpo inanimado de Píramo junto al velo fatal que ha sido la causa del error. Entonces, coge la espada humeante aún y se deja caer, hallando así una muerte inmediata.

La morera bajo la que Píramo y Tisbe acababan de morir, se tiñó con su sangre y desde aquel instante el fruto que en ella había se volvió negro purpúreo.
5. PROSÉRPINA

Mientras Prosérpina coge violetas y blancos lirios fue vista, amada y raptada por Dis. La hija es inútilmente objeto de las busquedas de su angustiada madre. Largo tiempo costaría decir las tierras y los mares por los que anduvo errante la diosa. Por fin se enteraba de que su hija había sido raptada. Aretusa sacó de las aguas eleas la cabeza y dijo: “mientras me deslizaba bajo tierra por el abismo de la Estige, ví allí con mis ojos a tu Prosérpina, reina es en todo caso y la más grande del mundo oscuro, y la consorte augusta del soberano de abajo”.

(Libro V, 391 y ss., con la supresión de gran parte de su contenido)

Resumen del mito

Perséfone (Proserpina para los romanos) era hija de Deméter (Ceres para los romanos), diosa de la agricultura.

El dios de los infiernos, Hades (Plutón para los romanos), se enamoró de ella al verla un día con sus compañeras cogiendo flores en el campo. Utilizando sus poderes divinos, hizo que la tierra se abriera para llevarse a Perséfone (Proserpina) a los infiernos y seducirla.

Deméter (Ceres), presa de la desesperación, recorrió el mundo enloquecida, buscando a su hija. Cuando supo lo que había hecho su hermano Hades, dejó el Olimpo y, disfrazada de vieja vagabunda, anduvo errante por la tierra. Mientras tanto, los campos se hicieron estériles, no dieron fruto alguno y el mundo pasó hambre, hasta que Zeus (padre de Perséfone) intervino. Zeus prometió a su hermana Deméter que su hija volvería a su lado, pero con una condición: que no tomara alimento alguno en el reino de los muertos.

Zeus (Júpiter para los romanos) envió al dios mensajero Hermes (Mercurio para los romanos) a buscar a Perséfone (Proserpina); pero, astutamente Hades había hecho comer a la joven unos granos de granada. Así se quedaría para siempre en el infierno, según había establecido Zeus. No obstante, y a fuerza de ruegos, Deméter pudo obtener de Zeus lo siguiente: ordenó que Perséfone pasara seis meses al año con su esposo, el dios de los infiernos, y otros seis con su madre.

Deméter aceptó la nueva situación, y así vemos, que cuando Perséfone vuelve con su madre, la tierra florece y se cubre de frutos, mientras que, cuando regresa al infierno, la tierra no produce alimentos, al encontrarse su madre, diosa de la agricultura, triste.

6. Aracne



Resumen del mito

Aracne, famosa tejedora de la ciudad de Lidia, llena de vanidad se atrevió a desafiar a la diosa Minerva (Atenea), diosa de las artes y de la guerra, acerca de quién haría un tapiz mejor. La diosa aceptó el reto tejiendo un tapiz muy perfecto. Pero el tapiz de Aracne era también muy bello y en él se atrevió a representar los amores de Júpiter, padre de Minerva. Esta afrenta para la diosa desató su ira golpeando a Aracne y destrozando su tapiz .Ésta, llena de desesperación al ver su trabajo hecho pedazos, se ahorcó. La diosa, movida por la compasión, la sostuvo en los aires para que no acabara de estrangularse y la transformó en araña para que así pudiera hilar y tejer eternamente.


COMENTARIO DE LAS METAMORFOSIS
Las Metamorfosis de Ovidio es una obra de difícil clasificación pues se halla entre la poesía épica, la elegía y la poesía didáctica. Se trata de una epopeya escrita en hexámetros dactílicos, en quince libros, en la que siguiendo un orden cronológico se narran todos los mitos griegos que terminan en una transformación (con alguna excepción) y como colofón se añaden algunos mitos romanos análogos. En total hay unos 250 mitos. El poema se inicia con la creación del mundo a partir del caos y termina con la transformación de Julio César en estrella.
Aunque Ovidio utiliza fuentes griegas y romanas, el planteamiento de la obra es totalmente suyo. No sólo incluye catasterismos (transformaciones en estrellas) sino metamorfosis de todo tipo: en plantas, animales etc. Su originalidad también consiste en crear un marco cronológico en el que se distinguen las edades de los dioses, de los héroes y de los grandes personajes históricos.

Se pueden esgrimir argumentos a favor y en contra de considerarla una obra épica:

  • A favor:

  • Aparición de recursos típicos como: escenas de batallas, símiles, digresiones…

  • Léxico: un análisis del léxico revela que, en general, es más elevado que el utilizado en sus restantes obras.

  • Apelación a los dioses, de forma semejante a como Homero invocaba a las musas.

  • Utilización del hexámetro, verso épico por excelencia, frente al resto de su obra escrita en dísticos.

  • En contra:

  • No aparece ningún tipo de exaltación histórica (como en la Eneida), no hay ideales patrióticos, ni finalidad ético-religiosa por excelencia, bases de la épica romana.

  • Es un poema épico puramente mitológico. Su propósito es sólo narrar mitos clásicos.

  • Sólo pretende divertir, distraer.

  • No es una obra comprometida, no tiene intención política.

  • Falta de unidad temática: la impresión primera que se obtiene de la lectura del poema es la de una absoluta variedad, un cambio incesante, totalmente alejado de la serenidad y la quietud de la Eneida.

  • Falta de unidad, también, en cuanto a los registros poéticos: se mezclan pasajes épicos con bucólicos, líricos e, incluso, dramáticos.


Por todo ello podríamos concluir que las Metamorfosis es una obra épica muy especial, un poema épico "sui generis" cuya variado argumento mitológico permite a Ovidio explorar, como había hecho en otras obras anteriores, la conducta humana sometida a tensión; es un poema de las emociones, siendo la dominante el amor.

1   2   3   4   5

similar:

El infinitivo iconConjugacion de verbos en infinitivo quiere que sus hijas ser

El infinitivo iconEquivalencias El Ventilador ( 2) / ave
«antes de/después de + sustantivo/infinitivo»; «antes (de) que + subjuntivo»; «después (de) que + subjuntivo/indicativo»






© 2015
contactos
l.exam-10.com