Traducción de Flora Casas






descargar 0.73 Mb.
títuloTraducción de Flora Casas
página6/25
fecha de publicación25.09.2015
tamaño0.73 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25

Cinco sugerencias para poner en práctica las ideas de este capítulo


  1. Para hacer realidad tus deseos, ajústalos a tu discurso interno. Mantén todo lo que hablas en tu interior centrado en la buena información y los buenos resultados. Tu discurso interior refleja tu imaginación, y tu imaginación es el vínculo con el Espíritu. Sí tu discurso interior entra en conflicto con tus deseos, vencerá tu voz interior, de modo que si igualas los deseos con el discurso interior, esos deseos acabarán por hacerse realidad.




  1. Piensa desde el fin. Es decir, interioriza la sensación del deseo cumplido y manten esa visión independientemente de los obstáculos que surjan. Acabarás actuando según este pensar desde el fin, y eí Espíritu de la Creación colaborará contigo.




  1. Para llegar a un estado de impecabilidad has de tener un propósito firme. Así te igualarás con el firme propósito de ia mente universal y omnicreadora. Por ejemplo, sí me propongo escribir un libro, mantengo una continua imagen mental del libro ya terminado, y me niego a que esa intención desaparezca. Nada puede evitar que se haga realidad esa intención. Algunas personas dicen que tengo gran disciplina, pero yo sé que funciona de otra manera. Mi firme propósito no me permitirá otra cosa que expresarlo hasta el final. Me siento empujado, como a codazos, impulsado y casi místicamente atraído hasta el sitio en el que escribo. Todos mis pensamientos, durante el sueño y durante la vigilia, se centran en esta imagen, y no dejo de sentir respeto por como todo me viene dado.


  1. Copia las siete caras de la intención en tarjetas de ocho por doce centímetros. Plastifícalas y colócalas en sitios cruciales, en los que tengas que mirar todos los días. Te servirán de recordatorios para mantenerte en hermandad con el Espíritu creador. Necesitas una relación de camaradería con la intención. Los siete recordatorios, estratégicamente situados en tu entorno vital y laboral, lo conseguirán.




  1. Ten siempre en mente el pensamiento de la abundancia de Dios. Si se te ocurre otro pensamiento, sustitúyelo por el de la abundancia de Dios. Recuerda día tras día que el universo no puede ser mezquino, no puede tener carencias. No contiene sino abundancia, o como lo expresa San Pablo, perfectamente: «Dios es capaz de prodigar sus bendiciones en abundancia». Repite estas ideas de abundancia hasta que irradien de ti como tu verdad interior.


Con esto concluyen los pasos para conectarse a la intención, pero, antes de dar ese salto mortal hada lo inconcebible, te sugiero que examines todos y cada uno de los obstáculos auto impuestos a los que hay que enfrentarse y erradicar para empezar a vivir y respirar desde el principio esta fuerza de la intención que fue situada en tu corazón aún antes de que el corazón estuviera formado. Tal y como lo expresó William Penn: «Quienes no son gobernados por Dios serán dominados por los tiranos». Mientras sigues leyendo este libro, recuerda que esos tiranos son en muchas ocasiones los controles autoimpuestos por tu ser inferior.


4. Los obstáculos para conectarse a la intención
¿Acaso la firme convicción de que tal cosa es así la hace así? Él contestó: «Todos los poetas lo creen, y en épocas de imaginación, esta firme convicción movió montañas. Mas son muchos los incapaces de una firme convicción en algo.

Wllliam Blake, El matrimonio del Cielo y el Infierno
Este fragmento constituye la base del presente capítulo sobre cómo superar los obstáculos a la ilimitada fuerza de la intención. Blake nos dice que los poetas tienen una imaginación inagotable y en consecuencia una capacidad ilimitada de hacer realidad cualquier cosa. También nos recuerda que son muchos los incapaces de semejante convicción.

En el capítulo anterior ofrecía consejos para establecer conexiones positivas con la intención. He distribuido así los capítulos a propósito, para que sepas de lo que eres capaz antes de examinar las barreras que has erigido y que te apartan de la dicha de tu intención. Cuando antes ejercía de orientador y terapeuta, alentaba a mis clientes a que en primer lugar reflexionaran sobre lo que deseaban manifestar en su vida y a que se aferraran a ese pensarmiento con la imaginación. Hasta que esto no se solidificaba no les hacía examinar y considerar los obstáculos. En muchos casos, los clientes no eran conscientes de los impedimentos, incluso si eran autoimpuestos. Aprender a identificar cómo creas tus propios obstáculos resulta tremendamente esclarecedor si estás dispuesto a explorar esta zona de tu vida. Puedes descubrir los obstáculos que te impiden tener una firme convicción en algo.

Dedico este capítulo a las tres zonas que pueden ser obstáculos para tu conexión con la fuerza de la intención y que tú no has reconocido. Tienes que examinar tu discurso interior, tu nivel de energía y tu vanidad. Estas categorías pueden crear impedimentos casi insalvables para conectar con la intención cuando no se corresponden. Considerándolas una por una, tendrás la oportunidad de tomar conciencia de esos impedimentos y explorar maneras de superarlos.

Hay un programa de televisión que se emite desde hace décadas en Estados Unidos llamado El juego de las correspondencias. El objeto del concurso consiste en que tus pensamientos y respuestas potenciales se correspondan con los de alguien de tu equipo, por lo general la pareja o un miembro de la familia. Se le presenta una pregunta o una declaración a uno de los compañeros, junto con varias posibles respuestas. Cuantas más correspondencias haya, en competición con otras dos parejas, más puntos se obtienen. Gana quien tiene más correspondencias.

Me gustaría participar en este concurso contigo, lector. Según mi versión, te pido que te correspondas con el Espíritu universal de la intención. Mientras repasamos las tres categorías de obstáculos que te impiden conectarte a la intención, describiré las zonas que no se corresponden y ofreceré sugerencias para crear esa correspondencia. Recuerda que tu capacidad para activar la fuerza de ía intención en tu vida depende de tu correspondencia con la Fuente creativa de toda la vida. Correspóndete con esa Fuente y obtendrás el premio de ser como la Fuente, y la fuerza de la intención. Si no logras la correspondencia... se te escapará la fuerza de la intención.


Tu discurso interior: ¿se corresponde o no?

Podemos retrotraernos al Antiguo Testamento para encontrar un recordatorio de nuestro diálogo interior. Por ejemplo: «Como pensare un hombre, así será». Solemos aplicar esta idea de convertirnos en lo que pensamos a los pensamientos positivos, es decir, piensa positivamente y obtendrás resultados positivos. Pero el pensamiento también crea trabas que producen resultados negativos. A continuación expongo cuatro maneras de pensar que pueden evitar que intentes conectar con el Espíritu de la intención, universal y creativo.
1. Pensar en lo que te falta en la vida. Para corresponderte con la intención, en primer lugar tienes que sorprenderte en el momento en el que estás pensando en lo que te falta, y entonces trasladarte a la intención. No se trata de lo que me parece que me falta en la vida, sino de lo que tengo firme intención de atraer a mi vida y que se manifieste en ella, sin dudas, sin palabrería, sin explicaciones. Ofrezco varias sugerencias para ayudarte a acabar con la costumbre de centrar tus pensamientos en lo que te falta. Juega a una versión del concurso y establece la correspondencia con la fuerza omnicreadora:
No correspondencia: No tengo suficiente dinero.

Correspondencia: Tengo intención de atraer una abundancia ilimitada a mi vida.
No correspondencia: Mi pareja es un cascarrabias y un aburrido.

Correspondencia; Tengo intención de centrar mis pensamientos en lo que me gusta de mi pareja.
No correspondencia; No soy tan atractivo como me gustaría ser.

Correspondencia: Soy perfecto a los ojos de Díos, una manifestación divina del proceso de la creación.
No correspondencia: No tengo vitalidad y energía suficientes.

Correspondencia: Formo parte del flujo y reflujo de la ilimitada Fuente de la vida entera.
No se trata de un juego de afirmaciones vacías. Es una forma de corresponderte con la fuerza de la intención y de reconocer que lo que piensas se expande. Si te pasas todo el tiempo pensando en lo que te falta, eso es lo que se expande en tu vida. Escucha tu diálogo interior y establece una correspondencia de tus pensamientos con lo que deseas y tienes intención de crear.
2. Pensar en las circunstancias de tu vida. Si no te gustan algunas circunstancias de tu vida, no pienses en ellas en ningún momento. En este juego de la correspondencia puede parecerte una paradoja, pues quieres corresponderte con el Espíritu de la creación. Debes entrenar tu imaginación (que es la mente universal que funciona a través de ti) para pasar de lo que no quieres a lo que quieres. Toda esa energía mental que dedicas a quejarte, a cualquiera dispuesto a escucharte, de lo que es, atrae como un imán a tu vida más de eso que es. Tú y solo tú puedes vencer ese impedimento porque tú lo has interpuesto en el camino hacia la intención. Cambia tu discurso interior a lo que intentas que sean las nuevas circunstancias de tu vida. Ejercítate en pensar desde el fin participando en el concurso de las correspondencias y volviendo a ajustarte al campo de la intención.

He aquí algunos ejemplos de no correspondencia y correspondencia en el diálogo interior sobre las circunstancias de tu vida:
No correspondencia: Detesto la casa en la que vivimos. Me pone los pelos de punta.

Correspondencia: Veo mentalmente nuestra nueva casa, y tengo intención de vivir en ella dentro de seis meses.
No correspondencia: Cuando me miro al espejo, me horroriza ser miope y gordo.

Correspondencia: Voy a colocar este dibujo de cómo tengo intención de aparecer en el espejo.
No correspondencia: Me desagrada el trabajo que hago y el hecho de que no me valoren.

Correspondencia: Seguiré mis impulsos intuitivos internos para crear el trabajo o el empleo de mis sueños.
No correspondencia: Detesto estar enfermo con tanta frecuencia y resfriarme continuamente.

Correspondencia: Soy la salud divina. Tengo intención de actuar saludablemente y atraer la fuerza que fortalezca mi sistema inmunoíógíco de todas las maneras posibles.
Debes aprender a asumir la responsabilidad de las circunstancias de tu vida sin ningún tipo de culpabilidad. Las circunstancias de tu vida no son como son por una deuda kármica ni porque estés recibiendo un castigo. Las circunstancias de tu vida, incluyendo la salud, son tuyas. Se han puesto de manifiesto en tu vida, y tienes que asumir que tú has participado en todo el asunto. Tu discurso interno es única y exclusivamente creación tuya, responsable de atraer más circunstancias que tú no deseas. Conéctate con la intención, sírvete de tu discurso interior para mantenerte centrado en lo que intentas crear y verás como recuperas el poder de tu Fuente.
3. Pensar en lo que siempre ha sido. Cuando tu discurso interior se centra en cómo han sido siempre las cosas, actúas en consecuencia con tus pensamientos sobre lo que siempre ha sido, y la fuerza universal y omnicreadora sigue repartiendo lo que siempre ha sido. ¿Por qué? Porque tu Imaginación forma parte de aquello que de la imaginación te trajo a la existencia. Es la fuerza de la creación, y la estás utilizando en tu contra con tu discurso ulterior.

Imagina que el Espíritu absoluto piensa de la siguiente manera: «No puedo crear más vida porque en el pasado no me han funcionado las cosas. ¡Ha habido tantos errores en el pasado que no puedo dejar de pensar en ellos!», ¿Cuánta creación crees que podría haber si el Espíritu pensara así? ¿Cómo vas a conectarte con la fuerza de la intención si tus pensamientos, que son responsables de tu intención, se centran en todo lo que ha ocurrido antes, que tú aborreces? La respuesta es evidente, como lo es la solución. Cambia de marcha y obsérvate cuando estás centrándote en lo que siempre ha sido y traslada tu discurso interior a lo que tienes intención de manifestar. En este concurso obtendrás puntos si estás en el equipo del Espíritu absoluto.
No correspondencia; Siempre he sido pobre. En mi infancia todo eran necesidades.

Correspondencia; Tengo intención de atraer la riqueza y la prosperidad con una abundancia ilimitada.
No correspondencia: Siempre nos hemos peleado en nuestra relación.

Correspondencia; Me voy a esforzar por ser pacífico y no consentir que nadie me hunda.
No correspondencia; Mis hijos nunca me han mostrado respeto.

Correspondencia: Tengo la intención de enseñar a mis hijos a respetar la vida entera, y yo los trataré de la misma manera.

No correspondencia: No puedo evitar sentirme así. Es mi carácter, y siempre he sido así.

Correspondencia: Soy una creación divina, capaz de pensar como mi Creador. Tengo intención de sustituir los sentimientos de impotencia por el amor y la bondad. Es mi decisión.
Los puntos de la «correspondencia» reflejan una relación de comunicación con el Espíritu creador. Los de la «no correspondencia» representan las interferencias que te has inventado para evitar corresponderte con la intención. Todo pensamiento que te haga retroceder es un impedimento para que manifiestes tus deseos. Las personas con un funcionamiento más elevado comprenden que, si no tienes una historia, no tienes que vivir de acuerdo con ella. Líbrate de cualesquiera partes de tu historia que te mantengan centrado en lo que siempre ha sido.
4. Pensar en lo que «ellos» quieren para ti. Probablemente tengas una larga lista de personas, en su mayoría familiares, con arraigadas ideas sobre lo que deberías hacer, lo que deberías pensar y qué religión tener, dónde deberías vivir, cómo planear tu vida y cuánto tiempo deberías pasar con ellos, sobre todo en ocasiones especiales y en las vacaciones. Menos mal que en nuestra definición de la amistad se excluyen la manipulación y la culpabilidad que con tanta frecuencia tenemos que soportar con la familia.

Con el diálogo interior que se autocompadece de las expectativas y las manipulaciones de los demás, ten por seguro que seguirá afluyendo a tu vida esa clase de comportamiento. Si tus pensamientos se centran en lo que los demás esperan de ti, aunque desprecies esas expectativas, continuarás actuando según lo que quieren y esperan para tí y atrayéndolo. Eliminar el obstáculo significa decidir cambiar tu discurso interior hacia lo que te propones crear y atraer en tu vida. Debes hacerlo con un propósito inquebrantable y el compromiso de no prestar tu energía mental a lo que los demás piensen sobre cómo tienes que vivir tu vida. Al principio podrá parecerte una ardua tarea, pero agradecerás el cambio cuando lo consigas. Acostúmbrate a pararte cuando te asalta un pensamiento sobre lo que quieren los demás de ti y a preguntarte: «¿Se corresponden estas expectativas con las mías?». Si no es así, sencillamente ríete de lo absurdo que es preocuparte o sentirte frustrado por las expectativas de los demás sobre tu propia vida. Es una forma de correspondencia y de hacerte impermeable a las críticas de los demás, al tiempo que pones fin a la insidiosa costumbre de atraer a tu vida lo que no deseas.

Pero la compensación consiste en que, como esos críticos se dan cuenta de que sus juicios y críticas son inútiles, abandonarán. Y tú saldrás ganando por partida doble, al dejar de pensar en lo que los demás quieren o esperan de ti y centrarte en cómo quieres vivir tu vida. He aquí unos ejemplos para ganar el juego:
No correspondencia: Estoy harto de mí familia. No me comprenden, y nunca me han comprendido ,

Correspondencia: Quiero a mi familia. No ven las cosas como yo, pero no espero que lo hagan. Estoy totalmente centrado en mis intenciones, y les doy amor.
No correspondencia: Ya no sé qué hacer para complacer a todos.

Correspondencia; Tengo un propósito y hago lo que me comprometí a hacer en esta vida.
Sin correspondencia: Me siento tan infravalorado por las personas para las que trabajo que a veces siento ganas de llorar.

Correspondencia; Hago lo que hago porque es mi objetivo y mi destino.
Sin correspondencia: Por mucho que haga o diga, parece que no puedo ganar.

Correspondencia: Hago lo que mi corazón me díce que haga, con amor, bondad y belleza.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25

similar:

Traducción de Flora Casas iconEl apodo de Bartolomé de las casas quien era un filosofo, cronista,...

Traducción de Flora Casas iconInterpretación y traducción. Comentario a “Teorías del significado...

Traducción de Flora Casas iconInstitución educativa villa flora

Traducción de Flora Casas iconEl programa de rescate de flora y fauna

Traducción de Flora Casas iconInstitución educativa villa flora

Traducción de Flora Casas iconEcologia: logro del primer objetivo “la colocacion de barreras flontantes...

Traducción de Flora Casas iconRegión de países contrastes, con montañas verdes y húmedas, y valles...

Traducción de Flora Casas iconPoemas de fabián casas

Traducción de Flora Casas iconAnuncios. Casas en alquiler

Traducción de Flora Casas icon"casas que buscan el mar" o






© 2015
contactos
l.exam-10.com