Traducción de Flora Casas






descargar 0.73 Mb.
títuloTraducción de Flora Casas
página4/25
fecha de publicación25.09.2015
tamaño0.73 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25

Cinco consejos para poner en práctica las ideas de este capítulo


  1. Visualiza la fuerza de la intención. Invita a tu visualización del campo de la energía, que es la fuerza de la intención, a que aparezca en tu mente. Sé receptivo a lo que aparece mientras visualizas tu concepto de este campo de energía. Aun sabiendo que es invisible, cierra los ojos y ve las imágenes que recibes. Recita las siete palabras que representan las siete caras de la intención: creatividad, bondad, amor, belleza, expansión, abundancia y receptividad. Memoriza esas siete palabras y sírvete de ellas para armonizar con la fuerza de la intención mientras la visualizas. Recuerda que cuando te sientes o te comportas en contradicción con las siete caras de la intención te desconectas de la fuerza de la intención. Deja que las siete palabras decoren tu visualización de la fuerza de la intención y notarás un cambio de perspectiva en cuanto recuperes la conexión con ella,




  1. Refleja. Un espejo refleja sin distorsiones ni enjuiciamientos. Imagínate como un espejo y refleja lo que llega a tu vida sin juicios de valor ni opiniones. Mantente independiente de cuantos lleguen a tu vída, no exigiendo que se queden, se vayan o aparezcan a tu antojo. Desiste de juzgarte a ti misino y a los demás por ser demasiado gordo, demasiado alto, demasiado rico.., demasiado lo que sea. Si la fuerza de la intención te acepta y te refleja sin juicios ni compromisos, intenta tú ser igual con lo que aparece en tu vída. Sé como un espejo.




  1. Espera la belleza. Esta sugerencia supone que esperes la llegada a tu vida de la bondad y el amor junto con la belleza amando profundamente, a ti mismo y lo que te rodea, y mostrando veneración por la vida entera. Siempre hay algo bello que puedes experimentar, estés donde estés. Mira a tu alrededor en este mismo momento y elige la belleza como centro, algo que es completamente distinto de la atención que normalmente prestas a tantas maneras de sentirte herido, enfadado u ofendido. Esperar la belleza te ayuda a percibir la fuerza de la intención en tu vida. .

  2. Medita sobre la valoración. Aprecia la energía que compartes con todos los seres vivos ahora y en el futuro, e incluso con los que han existido antes que tú. Siente la oleada de esa fuerza vital que te permite pensar, dormir, moverte, digerir e incluso meditar. La fuerza de la intención responde a la estima que le demuestras. La fuerza vital que existe en tu cuerpo es clave para lo que deseas. Al estimar tu fuerza vital como representación de la fuerza de la intención te recorre una oleada de decisión y saber. La sabiduría de tu alma al responder a tu meditación sobre la estima asume el mando y sabe qué pasos hay que dar,




  1. Disipa la duda. Cuando se disipa la duda, florece la abundancia y todo es posible. Todos tendemos a utilizar nuestros pensamientos para crear el mundo que elegimos. Si dudas de tu capacidad para crear la vida que te propones rechazas la fuerza de la intención. Incluso cuando nada parece indicar que estés logrando lo que deseas en tu vida, niégate a albergar dudas. Recuerda que la correa del trolebús de la intención te está esperando para que flotes y te dejes llevar. En palabras de Shakespeare: «Las dudas son traidoras y nos hacen perder el bien que podríamos obtener por el temor a intentarlo». Y Ra mana Maharshi observa lo siguiente: «Las dudas surgen debido a la falta de entrega». Muy bien podría suceder que decidieras dudar de lo que te dicen los demás o de lo que experimentas con tus sentidos, pero debes disipar las dudas cuando se trata de saber que hay una fuerza universal de la intención que te proyectó y te trajo aquí. No dudes de que fuiste creado de un campo de energía al que siempre tienes acceso.


En el siguiente capítulo expondré unos métodos, que quizá parezcan un tanto insólitos, para perfeccionar el vínculo de conexión entre la persona y ese fascinante campo de energía que llamamos «intención».


3. Conectarse a la intención
La ley de la flotación no se descubrió contemplando el hundimiento de las cosas, sino la flotación de las cosas que lo hacen de forma natural e indagando inteligentemente en por qué ocurre así.

THOMAS TROWARD
Examinemos esta observación de Thomas Troward, famoso psiquiatra de principios del siglo XX. En los primeros tiempos de la construcción naval, los barcos se hacían de madera, con el argumento de que la madera flota en el agua y el hierro se hunde. Hoy en día, todos los barcos del mundo son de hierro. A medida que fue estudiándose la ley de la flotación se descubrió que cualquier cosa puede flotar siempre y cuando sea más ligera que la masa de líquido que desplaza. Y hoy en día podemos hacer que flote el hierro por la misma ley que hace que se hunda. Ten en cuenta este ejemplo mientras lees y aplicas el contenido de este capítulo sobre la conexión a cuanto fue dispuesto que fueras.

La palabra clave es contemplar, es decir, dónde sitúas tus pensamientos cuando empiezas a utilizar el enorme potencial y la fuerza de la intención. Tienes que ser capaz de conectarte a la intención y no puedes acceder a la intención y trabajar con ella si lo que prevés es la imposibilidad de tener un propósito y manifestarte. No puedes descubrir la ley de la contribución a la creación si contemplas lo que no está presente. No puedes descubrir la fuerza del despertar sí estás contemplando lo que aún está dormido. El secreto de manifestar cualquier cosa que desees consiste en tu disposición y capacidad para realinearte de modo que tu mundo interior armonice con la fuerza de la intención. Cada avance de este mundo moderno que ves, que te parece normal y corriente, fue creado (y precisamente es lo que hacemos en este libro, crear) por alguien que contemplaba lo que tenía intención de manifestar.

La forma de establecer una relación con el Espíritu y de acceder a este principio creativo consiste en contemplar que te rodean las condiciones que deseas producir. Te aconsejo que realces esta idea subrayando la frase anterior en el libro que tienes entre las manos y en tu mente. Reflexiona sobre la idea de una fuerza infinita, suprema, que produce los resultados que tú deseas. Esta fuerza es la fuerza creativa del universo, responsable de que todo empiece a definirse. Al confiar en que proporcione la forma y las condiciones para su manifestación, estableces una relación con la intención que te permite seguir conectado durante todo el tiempo que practiques esta clase de propósito personal.

Los hermanos Wright no contemplaban las cosas quietas en el suelo. Alexander Graham Bell no contemplaba la no comunicación de las cosas, como Thomas Edison no contemplaba la oscuridad de las cosas. Para que una idea salga a flote en tu realidad, tienes que estar dispuesto a dar un salto mortal para llegar a lo inconcebible y caer de pie, contemplando lo que deseas en lugar de lo que no tienes. Entonces tus deseos empezarán a salir a flote, no a hundirse. La ley de la manifestación es como la de la flotación, y debes contemplarla como si estuviera funcionando para ti en lugar de considerar que no funciona. Esto se consigue estableciendo un fuerte vínculo de conexión entre el campo de la energía, invisible e informe, la fuerza de la intención y tú.
Entrar en el Espíritu de la intención

Cuanto te propongas crear en tu vida supone generar la misma cualidad dadora de vida gracias a la cual existe todo. Si el espíritu que hay en todo, la cualidad que le permite llegar al mundo de la forma, es aplicable como principio general, ¿por qué no activarlo en tu interior? La fuerza de la intención simplemente está a la espera de que seas capaz de establecerla conexión.

Ya hemos dicho que la intención no es una sustancia material con cualidades físicas que se puedan cuantificar. Pongamos un ejemplo, el de los pintores. Sus creaciones no están simplemente en función de la calidad de la pintura, los pinceles, los lienzos ni de cualesquiera otras combinaciones de materiales que empleen. Para comprender la creación de una obra maestra hay que tener en cuenta los pensamientos y los sentimientos del pintor. Tenemos que conocer el movimiento de la mente creativa del pintor, entrar en ella, para comprender el proceso creativo. El pintor crea algo de la nada. Sin los pensamientos y los sentimientos del pintor no existiría el arte. Es su mente creativa en contemplación lo que se vincula con la intención para dar lugar a lo que llamamos creación artística. Así es como actuó la fuerza de la intención para crearte, a alguien nuevo, único, a alguien salido de la nada. Reproducir esto en ti mismo significa encontrarte con el impulso creativo y saber que la fuerza de la intención se está poniendo en contacto para hacer realidad lo que siente, y que se está expresando como tú.

Lo que sientes está en función de cómo piensas, lo que contemplas y cómo se formula tu discurso interior. Sí pudieras meterte en la sensación de la fuerza de la intención notarías que aumenta continuamente y que confía en sí misma porque es una fuerza formativa tan infalible que nunca falla. El movimiento hacia delante del Espíritu es algo dado.

La fuerza de la intención ansía expresiones de vida más completas, al igual que los sentimientos del pintor se revelan en una expresión más completa de sus ideas y pensamientos. Los sentimientos son las claves de tu destino y tu potencial, en busca de la expresión completa de la vida a través de tí.

¿Cómo entrar en el espíritu de la intención, de los sentimientos que expresan la vida? Puedes alimentarlo con la continua expectativa de la infalible ley espiritual de que el incremento forma parte de tu vida. Lo hemos visto en la capacidad imaginaria de ver vibraciones más altas y lo hemos oído con la voz que le han prestado los maestros espirituales en el transcurso de los siglos. Está por todas partes, y quiere expresar la vida. Es el amor puro en acción. Tiene confianza, ¿Y sabes una cosa? Pues que tú eres ese espíritu, pero se te ha olvidado. Simplemente tienes que basarte en tu capacidad para confiar tranquilamente en que el Espíritu se exprese a través de y por ti. Tu tarea consiste en contemplar las energías de la vida, el amor, la belleza y la amabilidad. Cada acción que esté en armonía con este principio creador de la intención da expresión a tu propia fuerza de la intención.
Tu voluntad y tu imaginación

No cabe duda de la existencia del libre albedrío. Eres un ser con una mente capaz de elegir, de tomar decisiones. Durante toda tu vida te encuentras en un estado en el que continuamente tienes que elegir. No se trata de oponer el Libre albedrío al destino predeterminado, sino de observar con sumo cuidado cómo has decidido basarte en tu capacidad para disponer de ti mismo con el fin de alcanzar lo que deseas. En este libro no se habla de la intención en el sentido de sentir un fuerte deseo y apoyarlo con una decisión inquebrantable. Tener una gran fuerza de voluntad y estar dispuesto a todo para alcanzar objetivos personales significa pedirle al ego que sea la fuerza que guíe tu vida. Voy a hacer esto, Nunca haré tonterías, no me rendiré. Son características de la personalidad admirables, pero no te volverán a conectar con la intención. Tu fuerza de voluntad es mucho menos eficaz que tu imaginación, que constituye el vínculo con la fuerza de la intención. La imaginación es el movimiento de la mente universal en tu interior. Tu imaginación crea el cuadro interior que te permite participar en el acto de la creación. Es el vínculo invisible que te conecta con la manifestación de tu destino.

Intenta imaginar que te empeñas en hacer algo que tu imaginación no quiere que hagas. Tu voluntad es esa parte del ego que cree que estás separado de los demás, separado de lo que te gustaría conseguir o tener, o separado de Dios. También cree que tú eres tus adquisiciones, tus logros y tus honores. Esa voluntad del ego quiere que continuamente obtengas pruebas de tu importancia.

No para de empujarte a que demuestres tu superioridad y a que adquieras cosas que estás dispuesto a conseguir abase de excesiva dedicación y determinación. Por otra parte, tu imaginación es el concepto del Espíritu que existe en tu interior, es tu Díos interior. Leamos la descripción que hace William Blake de la imaginación. Blake creía que con la imaginación tenemos poder para ser cualquier cosa que deseemos ser.
¡No descanso de mi gran tarea!

Abrir los Mundos Eternos,

abrir los inmortales Ojos del Hombre

hacia los Mundos del Pensamiento,

a la eternidad; la expansión que no cesa

en el Seno de Dios,

la Humana Imaginación.

(Jerusalén)
Voy a volver a la idea de que te empeñes en hacer algo cuándo tu imaginación te dice que no lo hagas. Se me ocurre un ejemplo, el de andar sobre carbones encendidos. Puedes mirar esos carbones y empeñarte en pasar por encima de ellos, y si solamente dependes de tu fuerza de voluntad acabarás con graves quemaduras y ampollas. Pero si te imaginas que tienes protección divina, o en palabras de Blake, que estás «en el Seno de Dios», y con tu imaginación puedes verte capaz de ser algo más allá de tu cuerpo, puedes andar sobre carbones sin sufrir daños, Al imaginar que no te afecta el calor de los carbones al rojo empiezas a sentirte como algo más allá de tu cuerpo. Te visualizas más fuerte que el fuego. Tu imagen interior de pureza y protección te permite empeñarte en caminar sobre los carbones. Es tu imaginación la que te permite estar seguro. Sin ella, te quemarías.

Recuerdo haber imaginado que era capaz de correr mi primer maratón. No fue mi voluntad lo que me hizo correr sin cesar durante tres horas y media, sino mi imaginación. Sintonicé con la carrera y dejé que mi cuerpo llegara a sus límites mediante mi voluntad. Sin esa imagen, ni toda la voluntad del mundo habría bastado para haber coronado con éxito mis esfuerzos.

Y lo mismo ocurre con todo. Empeñarte en ser feliz, rico, famoso, el número uno, el mejor vendedor o la persona con más dinero de tu comunidad son ideas nacidas del ego y su ensimismamiento. En nombre de esa fuerza de voluntad la gente se lleva por delante a cualquiera que se ponga en su camino, y roba, engaña y traiciona con tal de llevar a cabo su intención personal.

Pero esos hábitos solo llevan al desastre. Quizá consigas el objetivo físico de tu propósito individual, pero tu imaginación, ese lugar interior donde haces toda tu vida, no dejará que te sientas tranquilo.

He impuesto esta fuerza de la imaginación sobre mi voluntad para producir todas mis obras. Por ejemplo, me veo como si ya hubiera terminado este libro. Pensar desde el fin me hace actuar como si todo lo que querría crear ya estuviera aquí. Mi credo es el siguiente: imaginar que soy y seré, una imagen que siempre me acompaña. No termino un libro por una fuerte voluntad de hacerlo. Eso significaría creer que soy yo, el cuerpo llamado Wayne Dyer, quien está haciendo todo esto, mientras que mi imaginación no tiene limitaciones físicas ni se llama Wayne Dyer. Mi imaginación es el «de tal palo, tal astilla» de mi intención. Me proporciona lo que necesito, permite que me siente aquí a escribir, guía mi mano y la pluma y rellena todos los espacios en blanco. Yo, Wayne Dyer, no estoy haciendo realidad este libro con mi voluntad. La imagen que tengo de él es tan clara y precisa que se manifiesta sin más. En la Antigüedad, un ser divino llamado Hermes Trismegisto escribió lo siguiente:
Lo que es es manifiesto;

lo que ha sido o será, no es manifiesto,

mas tampoco muerto,

pues el alma, eterna actividad de Dios,

todo lo anima.
Son palabras significativas sobre las que reflexionar al pensar en volverse a conectar a la intención y adquirir la fuerza para crear cualquier cosa que tengas en tu imaginación. Tú, tu cuerpo y tu ego no tienen intención, no crean, no dan vida a nada. Deja tu ego a un lado. Por supuesto, debes tener un objetivo en la vida y gran determinación, pero libérate de la ilusión de que eres tú quien va a manifestar los deseos de tu corazón mediante la fuerza de voluntad. Quiero que te concentres en tu imaginación mientras lees este libro y que consideres todos los objetivos y actividades que te has propuesto como funciones de tu imaginación, que te guiará, alentará e incluso te empujará en la dirección que la intención tenía destinada para ti cuando aún te encontrabas en estado no manifiesto. Lo que buscas es una correspondencia entre las vibraciones de tu imaginación y la Fuente de toda la Creación. Tu imaginación te concede el extraordinario lujo de pensar desde el fin. No hay manera de parar a quien puede pensar desde el fin. Creas los medios y superas las limitaciones relacionadas con tus deseos.

Con la imaginación, reflexiona sobre el fin, confiando plenamente en que está aquí, en el mundo material y que puedes utilizar los elementos de la Fuente omnicreadora para hacerlo tangible. Como la Fuente de todas las cosas actúa con gentileza y con sus seductoras siete caras podrás utilizar este método y sólo este método para contribuir a la creación de cuanto se había dispuesto que fueras. Mantente indiferente ante las dudas y la llamada de tu voluntad. Ten la certeza de que confiando continuamente en tu imaginación, se materializarán tus suposiciones. Volver a conectarse con la intención supone expresar las siete caras de las que se vale la Fuente omnicreadora para manifestar lo no manifiesto. Si la imaginación trabaja para Dios, no cabe duda de que también trabaja para ti. Dios lo imagina todo y lo hace realidad mediante la imaginación. Esta es también tu nueva estrategia.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25

similar:

Traducción de Flora Casas iconEl apodo de Bartolomé de las casas quien era un filosofo, cronista,...

Traducción de Flora Casas iconInterpretación y traducción. Comentario a “Teorías del significado...

Traducción de Flora Casas iconInstitución educativa villa flora

Traducción de Flora Casas iconEl programa de rescate de flora y fauna

Traducción de Flora Casas iconInstitución educativa villa flora

Traducción de Flora Casas iconEcologia: logro del primer objetivo “la colocacion de barreras flontantes...

Traducción de Flora Casas iconRegión de países contrastes, con montañas verdes y húmedas, y valles...

Traducción de Flora Casas iconPoemas de fabián casas

Traducción de Flora Casas iconAnuncios. Casas en alquiler

Traducción de Flora Casas icon"casas que buscan el mar" o






© 2015
contactos
l.exam-10.com