Programación de aula






descargar 0.96 Mb.
títuloProgramación de aula
página6/30
fecha de publicación20.09.2015
tamaño0.96 Mb.
tipoPrograma
l.exam-10.com > Documentos > Programa
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS





  • Antes de leer, pedir a los niños que lean el título del cuento y observen la ilustración de la página 32. Preguntarles quién creen que es Justino y por qué lo saben. A continuación, hacer que describan al monstruo.




  • Antes de leer el cuento, pedir a los alumnos que se fijen en que el nombre del autor aparece al final del texto. Comentarles que este cuento tiene autor conocido y, por lo tanto, no se trata de un cuento popular.




  • Luego, hablar con los alumnos de los monstruos de los cuentos. Enumerar los rasgos físicos y de carácter de algunos (dragones, ogros, serpientes marinas, etc.). Explicar que, generalmente, en los cuentos populares el monstruo es malvado y crea problemas a la gente hasta que alguien muy valiente acaba con él. Por último, hacer que los alumnos lean el texto del margen izquierdo de la página 32 y formulen hipótesis sobre lo que va a ocurrir en la historia.




  • Con relación al Diccionario, pedir a los niños que lean los significados de esas palabras. Después, preguntarles si conocen otro significado de dominar.




  • En cuanto al Vocabulario ortográfico, proponer a los niños que observen las palabras en silencio durante un par de minutos. Luego, pedir a algunos que las escriban en la pizarra. Sus compañeros comprobarán que las han escrito correctamente.




  • Realizar una lectura en voz alta del texto haciendo énfasis en las pausas y en la entonación, para que sirva de modelo a los niños. Procurar diferenciar las palabras de cada personaje adoptando diferentes voces. Al terminar, preguntar si hay alguna palabra que no entienden y, finalmente, pedir a los niños que hagan una lectura en voz alta y en cadena.




  • Crear y dramatizar un diálogo. Proponer a los alumnos que relean el cuento en silencio y luego, por parejas, inventen un diálogo entre uno de los habitantes del pueblo y Justino. En el diálogo el habitante del pueblo explicará al monstruo el problema del valle y le pedirá su ayuda. Informe a los niños de que luego dramatizarán el diálogo ante sus compañeros.

Con respecto a la dramatización, recomendarles que cada pareja decida previamente el tipo de voz que tendrán los personajes. Recordarles, asimismo, la importancia de utilizar los gestos, la expresión corporal y la entonación adecuados en la representación.


  • Si se lo considera conveniente, se puede pedir a los niños que, por votación, elijan el diálogo que más les haya gustado y la mejor representación.




  • Formar campos semánticos. Proponer a los niños la formación de campos semánticos con palabras extraídas del texto que han leído. Pedirles que completen cada una de las siguientes listas escribiendo el mayor número posible de palabras:

  • Nombres de animales: elefante… (rinoceronte, jirafa, oso).

  • Nombres de alimentos: frutas… (verduras, pasteles, pescados, carnes).

  • Nombres de partes del cuerpo: panza… (orejas, nariz, cuello).




  • Antes de que los alumnos realicen la actividad 1 de la página 34, conviene que el profesor lea las oraciones en voz alta marcando claramente las distintas entonaciones con que pueden leerse. Después, leer una de las oraciones de la primera columna y pedirles que adivinen cuál es la oración que acaba de leer (la primera, la segunda…). Hacer lo mismo con la segunda columna.




  • En la actividad 6, si fuera necesario, ayudar a los niños a organizar la historia que van a contar con preguntas como: ¿Qué ocurría en ese cuento al principio? ¿Qué sucedía después? ¿Qué pasaba al final?




  • Antes de que los alumnos realicen la actividad 1 de la página 35, asegurarse de que todos conocen el significado de manjar. Si unos niños saben qué es y otros no, se puede pedir a un voluntario que explique el significado.




  • En la actividad 2, recordar a los alumnos que en la unidad anterior estudiaron que, además de con el lenguaje, nos podemos comunicar con sonidos, gestos… Hacerles ver que es importante saber comunicarse con diversos medios. Finalmente, tras realizar la actividad, preguntar a los alumnos la diferencia entre comer y devorar.




  • Con respecto a la actividad 5, pedir a los niños que expliquen el significado de cuello en cada oración. Luego, preguntar qué palabras de las oraciones de las actividades 4 y 5 les han ayudado a deducir los significados de entrada y cuello. Explicar la importancia del contexto para reconocer el significado de las palabras.




  • Escribir oraciones con palabras polisémicas. Proponer a los alumnos que expliquen de forma colectiva los posibles significados de varios términos polisémicos, como por ejemplo:

antena banco planta boca gato

Seguidamente, pedir a los niños que escriban oraciones con algunos de los significados de cada palabra.


  • En el programa de Gramática, comienza en esta unidad el estudio de las unidades lingüísticas presentando las oraciones y las palabras. En este nivel los alumnos ya identifican la palabra como unidad y son capaces de diferenciar las palabras que forman una oración. Se hace hincapié en varios rasgos básicos de la oración: es una unidad con sentido, las palabras que la forman siguen un orden, el final de la oración viene marcado por una pausa. No se menciona la necesidad de que aparezca al menos un verbo porque los alumnos aún no han visto en este curso esta clase de palabras.

Si se cree conveniente, a partir de la oración que aparece en el bocadillo inicial, informar a los alumnos de que la pausa que indica el final de una oración puede ser el punto, pero también el signo de cierre de interrogación o de admiración.


  • A propósito de la actividad 2 de la página 36, preguntar a los niños qué les ha permitido saber, a modo de pista, cuál era la primera palabra de cada oración. De este modo, recordarán el uso de la mayúscula inicial. Ampliar la actividad pidiendo que expliquen qué orden tendrían las palabras de la tercera oración si empezase por A las cinco… o por En la cueva… Hacerles ver que el orden de las palabras puede variar, pero el mensaje siempre debe tener sentido.




  • Si se desea, puede incrementar la dificultad de la actividad 3 fijando un número de palabras que los niños pueden utilizar.




  • Al llevar a cabo la actividad 7 de la página 37, tener en cuenta que algunos niños pueden escribir pies de foto que sean frases en vez de oraciones. A fin de evitarlo, hacer énfasis en el ejemplo del libro y dar también otros ejemplos para las fotografías restantes.




  • Identificar oraciones. Solicitar a los alumnos que relean el primer párrafo del cuento Las lágrimas de Justino e identifiquen cuántas oraciones la forman. Después, pedir que expliquen qué signo de puntuación les ha permitido reconocerlas.




  • Ordenar oraciones. Pedir a los alumnos que, por equipos, piensen en una oración de un determinado número de palabras (ocho, diez…). A continuación, recortarán tarjetas de cartulina o papel y escribirán cada una de las palabras de la oración en ellas. Finalmente, mezclarán las tarjetas y se las entregarán a otro equipo, que deberá ordenar las palabras de nuevo para reconstruir la oración.

Es conveniente comprobar si al ordenar las palabras existe más de una opción, en cuyo caso se podría pedir a toda la clase que forme otras oraciones posibles y las escriba en la pizarra.


  • Como ya se indicó al prever las dificultades de la unidad, los alumnos que tengan el seseo o el ceceo como particularidad de su habla, posiblemente, cometan un mayor número de errores ortográficos relacionados con la representación del sonido Z. Tener en cuenta que para estos alumnos quizás sea conveniente la realización de más ejercicios prácticos.




  • Leer en voz alta el texto de entrada de la página 38 mientras los alumnos lo leen en silencio. Luego, releer solo las palabras destacadas en negrita haciendo énfasis en el sonido Z. Proponer a los niños que escuchen varios sonidos, por ejemplo F, Z y T, y que elijan cuál de ellos aparece en todas esas palabras.




  • Hacer que los alumnos realicen la primera actividad de forma individual y luego pedir a varios niños que lean sus respuestas. Después, leer en voz alta el cuadro informativo. Por último, pedir a todos que comprueben si la regla que acaban de leer se cumple en las palabras que han escrito.




  • Se puede ampliar la actividad 4 de la página 39, pidiendo a los niños que mencionen otros números del 1 al 100 cuyo nombre contenga el sonido Z.




  • A propósito de la actividad 6, comentar a los alumnos que, generalmente, también los nombres propios de personas suelen seguir las normas ortográficas.




  • A propósito de la palabra que se trabaja en esta unidad en la sección ¿Cómo se escribe?, copiar en la pizarra la sigla IVA. Explicar a los niños que no deben confundir iba con IVA, ya que en el primer caso estamos frente a una palabra y en el segundo, frente a una sigla. Explicar sucintamente qué es una sigla y qué significa esta (Impuesto sobre el Valor Añadido). Invitar a los niños a visualizar en su cabeza IVA (todo con mayúsculas) e iba (todo con minúsculas) para ayudar a fijar su ortografía.




  • Escribir oraciones que contengan palabras con el sonido Z. Pedir a los alumnos que relean el cuadro informativo de la página 36 acerca del sonido Z. A continuación, proponer que escriban tres oraciones en el cuaderno. En cada una deben utilizar dos palabras con el sonido Z. Una vez escritas las oraciones, los niños subrayarán las palabras que tienen ese sonido.

Finalmente, los niños intercambiarán sus cuadernos y cada uno corregirá la ortografía de las palabras con el sonido Z que ha escrito su compañero.

Mientras los niños realizan la actividad, recordarles que deben escribir punto al final de cada oración.


  • Proponer un dictado. ¡Ir cena!

Cecilia y César son cocineros. Hoy han invitado a cenar a sus vecinos. Han preparado sopa de cocido, acelgas y pollo con ciruelas. Para beber habrá unos deliciosos zumos y de postre, varios racimos de uvas.


  • El objetivo del programa de Escritura en esta unidad es que los alumnos manipulen y se familiaricen con algunos constituyentes de la oración.




  • La actividad 1 de la página 40 permite repasar que las oraciones están formadas por palabras y que estas se disponen siguiendo un determinado orden en la oración.




  • La actividad 2 permite entender la oración como unidad de sentido que expresa ideas o sentimientos. Si lo considera conveniente, puede preguntar a los alumnos por qué Mi vecino truena o El sábado pasado juegan no son oraciones.




  • Las actividades 3 y 4 ayudan al alumno a descubrir que con las palabras de la lengua se pueden crear infinidad de mensajes.




  • Pedir a un alumno que lea el texto inicial de la pagina 41. Después, leer el enunciado de la actividad 1 y proponer a los niños que detecten los errores del primer texto. Hacer que los alumnos escuchen la grabación dos veces. Repetir lo mismo con los dos textos restantes. Respecto al último, pedirles que expliquen cómo detectaron el error.




  • Crear oraciones a partir de palabras. Proponer a los niños a crear oraciones a partir de una palabra dada. Para ello, hacer lo siguiente: pronunciar claramente una palabra. Pedir a un voluntario que invente una oración que la contenga y que escriba en la pizarra la oración. Seguidamente, el niño que ha escrito la oración dirá otra palabra y nombrará a un compañero que deberá inventar y escribir una oración con esa nueva palabra, y así sucesivamente.




  • Describir de memoria. Entregar a cada uno de los alumnos una lámina grande de un paisaje o, en su defecto, sugerir que se fijen en una fotografía de este tipo que aparezca en su libro de Conocimiento del medio. Pedir a los alumnos que contemplen la imagen durante quince segundos y que, a continuación, la coloquen boca abajo o que cierren los libros.

Elegir a un alumno para que describa todo lo que recuerda de la imagen. Los compañeros podrán ayudarlo.

Insistir en que sigan un orden y utilicen indicadores espaciales, como arriba, abajo, al fondo, a la izquierda, etc.


  • Si se desea, se puede ampliar la actividad 3 de la página 42 preguntando a los niños por qué en la libro estantería está el, No iré hasta que María y Me gusta encanta el mar no se pueden considerar oraciones.




  • Antes de realizar la actividad 5, explicar a los alumnos que las palabras que escriban pueden empezar por esos sonidos o incluirlos en el medio o al final. Comentar que es válida cualquier clase de palabra como abrazar, cazuela, celeste…, incluso los nombres propios, por ejemplo, Zaragoza.




  • La actividad 6 trabaja la técnica de escritura que se estudia en la unidad: formar oraciones. Proponer a los niños formar el mayor número posible de oraciones con esos grupos de palabras.




  • Con respecto a la actividad 8 de la página 43, preguntar a los alumnos por qué rechazaron la afirmación restante.




  • La actividad 9 revisa de nuevo la formación de oraciones, con palabras trabajadas en la sección ¿Cómo se escribe? de las unidades 1, 2 y 3. El profesor pede sugerir a los niños que tras realizar la actividad, pidan a su compañero que se la corregir.




  • El objetivo de la actividad Soy capaz de… de la página 43 es que los alumnos comprendan la importancia del contexto y sean capaces de reconstruir un texto valiéndose de las claves que les aporta el propio mensaje incompleto.




  • Proponer más dictados. Un plato especial

Aunque Cecilia nunca había probado las acelgas, decía que no le gustaban. En su casa siempre las rechazaba.

Un viernes de marzo fue a casa de su tía Engracia. Engracia cocinaba de maravilla y para la cena hizo un pastel de acelgas con requesón. Cecilia dijo que estaba delicioso. Y desde entonces decidió comer más acelgas.


  • Para seguir repasando los contenidos de la unidad, se pueden realizar estas actividades:

  • Pedir a los niños que den ejemplos de palabras polisémicas.

  • Preguntar a algún alumno cuáles son las características que un grupo de palabras debe tener para que sea considerado una oración.

  • Decir en voz alta una palabra que contenga el sonido Z y pedir a un niño que la copie en la pizarra y explique por qué la ha escrito utilizando una determinada grafía y no otra.



Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:
Competencia social y ciudadana

  • Las lágrimas de Justino es un cuento que permite reflexionar sobre el problema de la falta de comunicación y del miedo a lo diferente.

Hacer hincapié en la importancia de comunicarse para resolver los problemas. Preguntar por ejemplo: ¿Qué habría pasado si los habitantes del valle hubiesen conversado con Justino sobre el problema de la falta de agua?


  • Comentar a los alumnos que en los intercambios comunicativos orales es frecuente que las personas cometamos errores. Hacerles ver que, si percibimos un error, podemos corregir con cortesía a nuestro interlocutor. De esta manera, le mostramos que estamos atentos a lo que dice.


Interacción con el mundo físico

  • En el relato se plantea el problema de un valle que deja de ser fértil porque un río se seca. Explicar a los alumnos que este hecho puede suceder en la realidad y, en ocasiones, es consecuencia de la actividad humana. Hacer comprender a los niños que debemos valorar el agua y que hay que procurar no derrochar un bien que en algunos lugares es cada vez más escaso.


Autonomía e iniciativa personal

  • Animar a los alumnos a elaborar libremente y sin pautas las felicitaciones de cumpleaños. Fomentar la iniciativa de los niños a la hora de redactar el texto de la felicitación y de determinar cómo decorarla.




  • En la actividad 2 de la página 35, valorar la expresión gestual de los niños más tímidos, con el fin de fortalecer su autoestima.




  • Proponer a los niños la elección individual de la actividad que mejor han hecho y de la que les ha planteado mayor dificultad. Pedir que justifiquen sus elecciones. De esta manera, realizarán una autocrítica que les ayudará a superar los problemas con los que se encuentren.




  • En la actividad 3 de la página 37, valorar la iniciativa de los alumnos que se esfuercen por formar el mayor número posible de oraciones. Hacer ver que comprobar la veracidad de ciertas afirmaciones nos hace desarrollar el sentido crítico y nos permite profundizar en los conocimientos.




  • Hacer que los alumnos se den cuenta de los logros que han obtenido desde el inicio del curso. Comentarles que la perseverancia y el esfuerzo traen consigo beneficios.


Competencia cultural y artística

  • Animar a los alumnos a que realicen un dibujo con ceras, lápices de colores u otros materiales, cuyo tema sea la amistad entre los habitantes del valle y Justino. Pedir que escriban debajo con buena letra una oración alusiva y que cuiden la presentación. Luego, exponga los trabajos en clase.


Aprender a aprender

  • Comentar a los niños que, además de memorizar las normas ortográficas, existen otras formas de mejorar la ortografía, entre ellas, la lectura de libros y la copia al dictado. En el primer caso, aprenderán cómo se escriben las palabras casi sin darse cuenta. En cuanto a copiar al dictado, pueden pedirle a un familiar que diariamente les dicte un corto fragmento de un cuento. El propio alumno puede comparar con el texto original y corregir el dictado.




  • Explicar a los alumnos que los textos tienen una serie de palabras clave que ayudan a entenderlos y a detectar errores. Hacer hincapié en que, en general, el título de un texto ofrece mucha información.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30

similar:

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula






© 2015
contactos
l.exam-10.com