Programación de aula






descargar 0.96 Mb.
títuloProgramación de aula
página4/30
fecha de publicación20.09.2015
tamaño0.96 Mb.
tipoPrograma
l.exam-10.com > Documentos > Programa
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS





  • Antes de leer, pedir a los niños que lean el título de la página 18 y que observen la ilustración que acompaña a la lectura. Preguntarles si se les ocurre cuál puede ser el motivo por el que Rosalinde se enfada.

En la imagen aparecen dibujados algunos personajes de la historia; decir a los alumnos que intenten adivinar el papel que tiene cada uno de ellos en el cuento. Pedirles que los describan, atendiendo tanto a su aspecto físico como al posible carácter (a juzgar por sus expresiones).


  • Animar a los alumnos a formular hipótesis sobre lo que va a ocurrir en la historia interpretando los detalles del dibujo y relacionándolos con el título.




  • Si se considera oportuno, explicar a los alumnos la utilidad de los pañuelos anudados que la niña tiene sobre el sofá y la mesa (recordarle que debe hacer algo). Luego, preguntarles sus experiencias en relación con los despistes. Por ejemplo: ¿Habéis olvidado algo importante alguna vez? ¿Os consideráis despistados? ¿Por qué?

A continuación, escribir en la pizarra malhumorada y pedir a los niños que expliquen su significado. Luego, deben comparar sus definiciones con la del libro. Escribir en la pizarra otras palabras que también comienzan con mal (malhablada, malcriada, maleducada, malacostumbrada…) y preguntarles por sus significados.


  • Hacer que los alumnos realicen una primera lectura del texto de las páginas 18 y 19 en silencio. Luego, pedirles que lo lean en voz alta y en cadena. Por último, se puede pedir a varios alumnos que resuman el texto.




  • Después, hablar con los niños sobre su contenido. Preguntarles si se les ocurre alguna solución para ayudar a Rosalinde a recordar los encargos y tareas. También se les puede pedir su opinión sobre el hecho de que Rosalinde piense que tiene estropeados los circuitos de su cerebro, y que esa sea la causa de sus olvidos.




  • Dramatizar un diálogo. Pedir a los alumnos que escriban por parejas un diálogo entre Rosalinde y su padre o su abuela.

Luego, cada pareja de niños deberá dramatizar el diálogo que ha escrito. Recordarles que en las dramatizaciones son muy importantes la entonación y los gestos que se utilizan para acompañar a las palabras.


  • Inventar despistes. A propósito del tema del cuento y para desarrollar la creatividad de los alumnos, se puede proponer la siguiente actividad lúdica: cada niño escribirá en su cuaderno cinco grandes despistes que podría haber cometido Rosalinde antes de dar con el remedio a su mal. Pedirles que procuren resultar originales y un tanto disparatados.

Luego, si se considera oportuno, se puede proponer que desarrollen una de las ideas y que escriban un breve texto en el que Rosalinde cuenta su terrible despiste.


  • Para la realización de la actividad 1 de la página 20, pedir a cuatro o cinco alumnos que lean el primer párrafo del cuento. Antes de que empiecen a leer, comentarles que no se trata de demostrar quién lee más rápido, sino de leer con claridad y entonando correctamente para que los entiendan bien. Sus compañeros decidirán, mediante votación, quién lo ha hecho mejor.




  • El profesor puede corregir las actividades oralmente. Pedir algunos voluntarios para que lean sus respuestas a las actividades 6 y 7.




  • Respecto a las actividades 1 y 2 de la página 21, el profesor puede hacer ver a los alumnos cómo se han formado siestecita (añadiendo una terminación a otra palabra) y malhumorada (uniendo dos palabras y añadiendo una terminación).




  • Una vez que los niños hayan identificado las palabras de la actividad 3, sugerirles que escriban una oración con cada de ellas.




  • Las actividades 4 y 5 trabajan, respectivamente, la presentación del concepto de antonimia y el reconocimiento de este tipo de palabras. Puede ser oportuno recordar en este momento el concepto de palabras sinónimas. Asegurarse de que los alumnos manejan adecuadamente estos conceptos.




  • Dibujar personajes opuestos. Escribir en la pizarra, en una columna, las siguientes palabras: oscuro, grande, alegre y manso. Pedir a los niños que digan palabras antónimas de las que ha escrito. Según las vayan diciendo, copiarlas en una columna enfrentada. Después, hacer que dibujen dos gatos o dos perros: uno con las cualidades que mencionan los adjetivos de una columna y el otro con las de los adjetivos de la segunda. Recomendarles que sean cuidadosos al dibujar y colorear a los animales.




  • Hacer usted una primera lectura en voz alta de los dos epígrafes de este apartado de la página 22. Posteriormente, pedir a los alumnos que vuelvan a leerlos en silencio.

Explicar a los niños que el español o castellano es una lengua que tiene un gran número de hablantes en el mundo.

Se Puede mostrar a los alumnos, sobre un mapa de España, dónde se encuentran las distintas Comunidades Autónomas en las que, además del castellano, se hablan otras lenguas. Explicarles que, aunque dichas lenguas se hablen en un territorio más reducido, merecen el mismo respeto que cualquier otro idioma. Comentarles que hay países que cuentan con su propia lengua con un tamaño similar, o más reducido, al de estas Comunidades.


  • Para la elaboración de la actividad 5 de la página 23, se puede sugerir a los alumnos la posibilidad de que busquen la información en Internet con ayuda de un adulto. Decirles que en la red hay muchos tipos de diccionarios y que les va a resultar muy fácil encontrar las palabras. Basta con poner en cualquier buscador la palabra diccionario y aparecerán muchas páginas con diccionarios de diferentes idiomas.




  • Las actividades 6 y 7 son especialmente adecuadas para plantearlas de forma lúdica. Hacer que los niños las resuelvan como si se trataran de juegos.

Aprovechar la actividad 6 para preguntar a los alumnos si han viajado por Comunidades Autónomas con lenguas propias y si recuerdan haber visto mensajes en esas lenguas. Dejar que los niños hablen libremente de sus experiencias.

Luego, comentar que algunos calendarios, agendas, anuncios... contienen mensajes en algunas de las lenguas que se hablan en España.


  • Una vez que los alumnos hayan escrito los mensajes que se piden en la actividad 8, proponer que los intercambien con otros grupos para adivinar las reglas de la lengua que han inventado sus compañeros. A continuación, se puede pedir que cada pareja de niños explique en qué consiste la lengua que ha inventado. Luego, entre todos los alumnos, elegirán la lengua que les haya parecido más creativa e interesante.




  • Reconocer familias de lenguas. Para que los alumnos adviertan que el vasco procede de una rama lingüística diferente a la del resto de las lenguas que se hablan en España, proponerles, después de resolver la actividad 6 de la página 23, que identifiquen, entre estas palabras, cuál pertenece al vasco:

fuente fonte iturri font


  • Más información. Curiosidades sobre las lenguas.

Para que los alumnos puedan apreciar mejor la riqueza y la variedad de lenguas existentes en el mundo, decirles que el alfabeto que usamos no es el único. Si se considera oportuno, se pueden llevar a clase algunos mensajes escritos con caracteres árabes o cirílicos. Comentarles también que muchas lenguas que comparten alfabeto poseen letras y signos ortográficos propios.

Finalmente, puede resultar interesante que les mostrar imágenes de la escritura jeroglífica de los egipcios.


  • Antes de comenzar el trabajo de las páginas 24 y 25, y para presentar a los niños el contenido de la misma, el profesor puede escribir en la pizarra las sílabas ca, que, qui, co, cu y recordarles que el sonido K en castellano se representa con dos grafías diferentes. Para diferenciar esas grafías puede escribir que y qui en un color distinto al resto de sílabas con c.




  • Leer en voz alta el texto de introducción. Antes de leerlo, pedir a los niños que escuchen atentamente para identificar auditivamente palabras que contengan el sonido K.




  • Se puede completar la actividad 2 de la página 24 diciendo a los alumnos que escriban otras palabras con el sonido K que se refieran a objetos que puedan ellos meter en una mochila o cartera para ir al colegio, en la bolsa de hacer deporte, en un macuto para ir de excursión...




  • A la hora de realizar la actividad 5 de la página 25, comentar a los niños que al director de orquesta y al pescador pueden ponerles nombres conocidos que contengan el sonido K (Carlos, Ricardo, Enrique…) o inventados. Después de que todos los niños hayan realizado la actividad, pedir que cada uno lea en voz alta los nombres que ha escrito.




  • En relación con la actividad 7, pedir a los alumnos que se fijen en el texto durante unos minutos para preparar el dictado. Comentar que se trata de fijarse bien en cómo se escriben las palabras. Recordarles que, al dictar el texto a su compañero deben vocalizar correctamente y entonar de forma adecuada las oraciones.




  • En cuanto a la sección ¿Cómo se escribe? se puede comentar a los alumnos que muchas de las palabras que terminan en -aba, se escriben con b. Ponerles algunos ejemplos.




  • Palabras con la letra k. Para completar el tema de Ortografía de esta unidad, puede comentar a los alumnos que en español, aunque no es muy común, existen palabras que se escriben con la letra k. Decirles que a esta letra también le corresponde el sonido K. Casi todas las palabras que se escriben con k son de origen extranjero, por eso no cumplen la norma ortográfica estudiada en esta unidad.

Preguntarles si recuerdan alguna palabra que se escribir con esta letra. Luego, escribir en la pizarra algunas, por ejemplo: kárate, kiwi, koala, kilogramo


  • Proponer un dictado. La rabieta de Quique

Recuerdo el día que hicimos la fotografía. Es esa foto en la que Quique lleva pantalón corto y camiseta caqui. Aquel día, él quería que le compráramos una cacatúa. Y como no lo hicimos, salió en la foto con cara de pocos amigos. Menos mal que luego cogió una mariquita. Con eso y dos caramelos que le dieron se le quitó el enfado.


  • Como motivación para los alumnos, describir a una persona que todos conozcan y pedir a los niños que adivinen quién es. Después, preguntar qué datos les han resultado más útiles para descubrirlo.

Luego, hacer que los niños expresen libremente sus conocimientos intuitivos sobre cómo debe hacerse una descripción. Preguntarles qué datos creen que deben darse, si hay que seguir algún orden…


  • Cuando los alumnos hayan acabado de leer el texto de la actividad 1 de la página 26, pedirles que le digan qué tipo de información se da en el primer párrafo (la referida al físico) y cuál en el segundo (la referida al carácter). Después, hacerles ver que el primer párrafo comienza con una afirmación general y luego ofrece detalles sobre rasgos concretos.




  • Para completar la actividad 2, se puede preguntar a los alumnos qué otros rasgos sobre el carácter de Miguel nos aporta la descripción, aparte del rasgo más destacado.




  • En cuanto a la actividad 3, preguntar a qué se refiere el texto que aparece debajo del dibujo de la casa.




  • Ampliar la actividad 4 de la página 27, pidiendo a los alumnos que escriban los nombres de otras partes del cuerpo que estén en la cara (orejas, boca) y algunos adjetivos que puedan describirlas.




  • Cuando los alumnos vayan a resolver la actividad 7, comentarles que, a la hora de hablar sobre el físico de una persona, en primer lugar pueden mencionar cuestiones generales (es alto, bajo, delgado…), posteriormente, describir las partes de la cara (el pelo, los ojos, la nariz) y, por último, si es relevante, mencionar algún otro detalle del cuerpo que quieran destacar.




  • Describir animales. Comentar a los alumnos que para describir a un animal, pueden seguir indicaciones parecidas a las que han visto para la descripción de personas. Explicar que, aunque no tienen personalidad como los seres humanos, sí pueden darse algunos rasgos para definir su manera de ser: nervioso, tranquilo, juguetón…

Animar a los niños a que describan a sus mascotas, o a otros animales que conozcan o que inventen.


  • Identificar a una persona por su descripción. Dividir a los niños en grupos de cuatro o cinco alumnos. Cada grupo decidirá en secreto a qué niño o niña, que esté en la clase en ese momento, quiere describir. A continuación, tendrán que dar tres pistas para que los demás niños puedan identificar a la persona que han elegido: una se referirá al carácter, otra a su físico y una última pista a alguna prenda de vestir que llevar en ese momento.

Los grupos saldrán en orden a exponer sus pistas.

El que logre identificar a más niños será el ganador.


  • Destacar el carácter lúdico de las actividades que se proponen en este apartado (página 28). Comentar a los niños que el lenguaje tiene también una destacada dimensión lúdica (y afectiva) que es la que se trabaja aquí (no solo en el Taller de juegos).




  • Antes de leer los poemas, dejar que los niños echen un vistazo a la página y observen y describan las ilustraciones.




  • Las posibilidades de lectura de los poemas son múltiples. Elegir la que se crea más adecuada. No obstante, teniendo en cuenta que es el primer contacto de los niños con la poesía en este curso, sería conveniente que el profesor leyera el primer poema para que su lectura les sirva como modelo. Comentar que los poemas deben leerse con expresividad, pero evitando la sobreactuación. Después, sacar a varios niños a la pizarra y pedir que lean ellos el poema.




  • La primera actividad de la página 29 pretende que los alumnos pongan en marcha su creatividad de forma lúdica. Es una buena ocasión para explicarles que la lengua es algo vivo, que evoluciona constantemente según las necesidades de los hablantes y, por ello, inventamos palabras para referirnos a los nuevos objetos. Por ejemplo, la palabra cohete no existía hace siglos.




  • El objetivo de la actividad 2 es que los alumnos descubran ciertas curiosidades de algunas palabras, que tienen también sentido leyéndolas al revés.




  • En cuanto a la actividad 4, comentar a los niños que deben elegir el tema en el que crean que van a sentirse más cómodos y sobre el que tienen más que decir. Explicar que pueden inventar lo que quieran. Recordarles que deben hablar fluidamente, sin momentos de silencio.




  • Los poemas. Se puede comentar a los alumnos algunas características de los poemas. Por ejemplo:

  • Se escriben en versos, que suelen tener una longitud similar.

  • Algunos versos riman con otros.

  • El poema tiene un ritmo que depende de la rima, de la longitud de los versos, de los acentos de las palabras…

  • Los versos pueden aparecer agrupados en estrofas.




  • Si se considera oportuno, se puede pedir a los niños que se fijen en los poemas Escondite y Manos y pies y que identifiquen el número de versos y de estrofas que tiene cada uno.




  • Jugar a las adivinanzas. Hacer que cada alumno lleve a clase tres adivinanzas escritas en una hoja. Decirles que pueden ser adivinanzas que conozcan de memoria, que busquen en algún libro o que alguien les contar. Recordarles que deben anotar la solución al pie de cada una.

En clase, cada niño leerá una de sus adivinanzas y los compañeros intentarán dar con la respuesta. Se pueden organizar varias rondas.


  • En la actividad 1 de la página 30 se ofrece el resumen de los contenidos vistos a lo largo de la unidad. Dar a los alumnos unos minutos para que lo memoricen. Posteriormente, elija a dos o tres niños y preguntarles algunos de los conceptos del resumen.




  • En la sección Recuerdo y repaso de la página 31 se repasan algunos de los contenidos vistos en esta unidad y en la anterior.




  • La actividad 6 tiene como objetivo comprobar que los alumnos han aprendido a escribir las dos palabras que han trabajado en el apartado ¿Cómo se escribe? Si se considera oportuno, reforzar la actividad dictando a los alumnos oraciones que contengan esas palabras.




  • En la actividad 7 se repasan los conceptos de sinonimia y antonimia. Comprobar que los alumnos reconocen los dos fenómenos y no confunden sus nombres.




  • En el apartado Soy capaz de… de la página 31 se propone en esta ocasión cambiar el sentido de un texto, sustituyendo algunos adjetivos y adverbios por sus antónimos. Hacer ver a los alumnos que al sustituir palabras por sus antónimos cambiamos por completo el sentido del mensaje. Además, el trabajo de esta sección le servirá al profesor para evaluar la fluidez léxica de los alumnos, teniendo en cuenta la mayor o menor dificultad que encuentren al buscar los antónimos.

  • Por último, los niños recordarán la estructura de la receta de cocina: primero se exponen los ingredientes y luego se explica cómo se prepara el plato.




  • Proponer más dictados. El mercadillo

Aquel mercadillo era muy curioso. A un lado, paquetes de contenido desconocido se apilaban junto a grandes sacos de harina, arroz y legumbres. Más allá, un mostrador lleno de saquitos de plantas aromáticas. Después, otro con troncos de castaño cortados para encender las cocinas de leña. Aunque el que más me gustó fue un pequeño puestecillo donde vi frasquitos de perfumes a precios muy asequibles.


  • Para continuar repasando los contenidos de la unidad, se puede pedir a los alumnos que resuelvan estas actividades:

  • Preguntar a los niños si conocen algún libro en el que se cuenten aventuras, reales o fantásticas, protagonizadas por niños como ellos.

  • Hacer que los alumnos tomen conciencia de las dificultades que encuentran los niños que llegan a España y no conocen el castellano. Pedir que piensen durante unos minutos y que propongan luego lo que se les ocurra para ayudarlos.

  • Proponer a los alumnos que escriban tres oraciones que contengan palabras con el sonido K.

  • Hacer que los niños inventen un personaje y escriban su descripción. Debe ser una persona.



Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:
Competencia social y ciudadana

  • Comentar a los alumnos que deben procurar ser comprensivos con los despistes de los demás. Aunque algunas veces los olvidos de otras personas puedan ocasionarles problemas, deben pensar que también ellos podrían cometer el mismo error en otra ocasión. No obstante, para evitar esos despistes se pueden tomar algunas medidas, como usar una agenda personal (además de la escolar) o un pequeño cuaderno de notas, evitar posponer las obligaciones, pensar unos minutos antes de salir de casa qué tienen que llevar o hacer…


Autonomía e iniciativa personal

  • Hacer ver a los alumnos que la mayoría de los problemas que se les plantean tienen solución y que muchas veces solo se necesita reflexionar para encontrar alguna salida. Poner como ejemplo a la protagonista de este cuento.




  • Hablar a los alumnos de la utilidad de aprender y dominar varios idiomas. Comentar que comunicarse en lenguas distintas a la materna es una experiencia muy enriquecedora. Hablarles de la importancia de entenderse con personas que viven en otros lugares, de comprender su cultura, de disfrutar de su literatura sin recurrir a las traducciones…




  • Aprovechar la actividad 2 de la página 24 para comentar a los alumnos que deben responsabilizarse ellos mismos de preparar su mochila escolar para el día siguiente. Por eso, antes de acostarse, tienen que pensar qué asignaturas tendrán y el material que van a necesitar, y meterlo en sus mochilas.


Aprender a aprender

  • Para la realización de la actividad 7 de la página 20, hacer ver a los alumnos que, antes de empezar a escribir, es conveniente que planifiquen el texto, es decir, que piensen qué quieren decir y cómo lo van a decir.




  • Explicar a los alumnos que existe un tipo de diccionario muy útil: el diccionario de sinónimos y antónimos. Si es posible, llevar uno a clase. Decirles que los diccionarios escolares suelen dar también sinónimos y antónimos.




  • Decir a los alumnos que las diferentes fases en que se divide la actividad 7 de la página 27 (Planifica, Escribe y Revisa) son aplicables a la redacción de cualquier escrito. Hablarles de la utilidad de seguir siempre esos pasos.


Competencia cultural y artística

  • El tema de Gramática de esta unidad es especialmente adecuado para inculcar a los alumnos el aprecio y el respeto por las diferentes lenguas, como parte del patrimonio de los pueblos a los que pertenecen.




  • Explicar a los alumnos que con el lenguaje se puede hacer arte, y que a lo largo de los tiempos el hombre ha manifestado sus sentimientos más profundos a través de la poesía.


Competencia social y ciudadana

  • A propósito del tema que trabajamos en las páginas 26 y 27, comentar a los alumnos que cuando se describe a alguien, hay que intentar ser muy respetuoso y no decir nada que pueda resultar ofensivo.




  • Intentar transmitir a los niños que incluso en las actividades más lúdicas (y, por tanto, también en sus propios juegos) hay que mantener un orden y respetar ciertas normas.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30

similar:

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula

Programación de aula iconProgramación de aula






© 2015
contactos
l.exam-10.com