Volcaremos algunas apreciaciones sobre






descargar 41.3 Kb.
títuloVolcaremos algunas apreciaciones sobre
fecha de publicación10.09.2015
tamaño41.3 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
EDUARDO

En esta segunda ETAPA:
Volcaremos algunas apreciaciones sobre Verso y Prosa (ref.68-69). Fragmento del capitulo de El arco y la lira, de Octavio Paz. (ejercicio sobre fragmento QUEVEDO)

……………………………………………………………………………………………………………….

(*) Apéndice con ejercicios, como así análisis de textos, cuestionarios, apéndices, notas al pie, etc., a cargo de: Ediciones Ruinas Circulares.

UNIDAD 15

Clase 59

FECHA

Octavio Paz: El arco y la lira

Verso y Prosa (fragmento 3)

Sostener que el ritmo es el núcleo del poema no quiere decir que éste sea un conjunto de metros. La existencia de una prosa cargada de poesía, y la de muchas obras correctamente versificadas y absolutamente prosaicas, revelan la falsedad de esta identificación. Metro y ritmo no son la misma cosa. Los antiguos retóricos decían que el rimo continúa engendrando nuevos metros. El ritmo es inseparable de la frase; no está hecho de palabras sueltas, ni es sólo medida o cantidad silábica, acentos y pausas: es imagen y sentido. Ritmo, imagen y sentido se dan simultáneamente en una unidad indivisible y compacta: la frase poética, el verso. El metro, en cambio, es medida abstracta e independiente de la imagen. La única exigencia del metro es que cada verso en endecasílabos: una fórmula matemática, una receta de cocina, el sitio de Troya y una sucesión de palabras inconexas. Incluso se puede prescindir de una palabra: basta con una hilera de sílabas o letras. En sí mismo, el metro es medida desnuda de sentido. En cambio, el rimo no se da solo nunca; no es medida, sino contenido cualitativo y concreto. Todo ritmo verbal contiene ya en sí la imagen y constituye, real o potencialmente, una frase poética completa.

El metro nace del ritmo y vuelve a él. Al principio las fronteras entre uno y otro son borrosas. Más tarde el metro cristaliza en formas fijas. Instante de esplendor, pero también de parálisis. Aislado del flujo y reflujo del lenguaje, el verso se transforma en medida sonora. Al momento de acuerdo, sucede otro de inmovilidad; después, sobreviene la discordia y en el seno del poema se entabla una lucha: la medida oprime la imagen o ésta rompe la cárcel y regresa al habla para recrearse en nuevos ritmos. El metro es medida que tiende a separarse del lenguaje; el ritmo jamás se separa del habla porque es el habla misma. El metro es procedimiento, manera; el ritmo, temporalidad concreta. Un endecasílabo de Quevedo o Góngora …(sigue)

Fijénse que interesante encontrar, por ejemplo, el gran cambio que hubo desde Quevedo a nuestros días. Vemos un fragmento:

Francisco de Quevedo (1580-1645) Madrid: Castalia, 1999, pág. 906-907:

Musa que sopla y no inspira

y sabe que es lo traidor

poner los dedos mejor

en mi bolsa que en su lira,

no es de Apolo, que es mentira.

Bien, ahora vemos desde donde parte los muchos poemas que hoy en día (por imitación, por no haber frecuentado lectura contemporánea, aún hoy persisten, pero, con el agravante que suenan antiguos, indefinidos, no tienen significación), seguimos leyendo en concursos, en presentaciones, tienen un dejo, una reminiscencia a éstos, solo que ahora estamos en el siglo XXI). Por eso es importante leer y mucho, ejercitarse, crear mundos nuevos. Por eso, siempre es bueno tener en nuestra biblioteca literatura clásica, pero para disfrutar de ella, no para imitarla. Es importante también para resignificar nuestra obra, para conocer los nuevos giros, pero nunca para volver a escribir, lo que ya fue escrito tan maravillosamente, en este caso, en el año 1500 por Quevedo. Lo mismo sucede con la prosa; muchas veces al utilizar una adjetivación innecesaria, el autor cae en un lugar común, en lo siempre dicho (pero mal dicho), remonta a obras clásicas sin su resignificado.

TOMEMOS ESTAS PALABRAS PARA TRABAJAR.
Sopla

Inspira

Bolsa

Mentiras

Los dedos

Mejor
La idea central es sobre la inspiración. Podés crear algo partiendo desde aquí, o desde otra idea. Y siempre recordá que se puede integrar algún relato breve (no más de dos páginas) que desees ir corrigiendo, sin olvidar estos agregados de las últimas clases.
CREAR INTERTEXTO: ORACIÓN, RELATO o POEMA sobre las palabras anteriores.

Subrayar si se ha elegido una palabra y recalcar si se ha utilizado algún recurso retórico (no los olvides, serán importantes):

ESTE TRABAJO ESTA PREPARADO ESPECIALMENTE PARA ENVIARLO AL CAMPEONATO NACIONAL DE CURSILERIA (JAJAJA)
Inspira

Bolsa

Mentiras

Los dedos

Mejor

Sopla su aliento el crepúsculo, (veamos: por qué su aliento, si al decir sopla el crepúsuculo no se necesitaría nada más: esto es lo que hace muchas veces al ritmo, para evitar, la literalidad)

la noche aproxima sus misterios,

en algún lugar se han escondido los azules y los verdes: casi todo es sombra ahora.

L a tierra, húmeda, espera,

ofrece el surco fecundo; (fuerte aliteración)

abierta,

inspira a (cacofoonía; además hay muchas aes) las manos a sembrar madrugadas distintas,

para correr luego al encuentro de ellas. (porque de ellas, si de algún modo ya está sugerido?; la sugerencia ayuda mucho)
La bolsa del labrador,

copiosa de pequeños vientres

atentos, dispuestos y maduros,

espera los dedos ávidos de milagros,

despierta a los deseos, que convertirán las sombras en mentiras.

Los infortunados grises,

serán aprisionados por los mejores retoños,

que someterán,

quizás,

definitivamente,

sus disimulos y falsedades.
¿Otras noches mentirán sus sombras nuevas?

¿Vestirán nuevos paisajes otras madrugadas?

, (¡la flauta, nos fuimos de registro!!!)
Para provocar la cadencia, el ritmo en una prosa poética, ya sea para una narración, o para un poema en prosa, o directamente poesía, es necesario crear una cierta magia en las palabras, y esto se logra suprimiendo algunas cosas.

Probemos:
Sopla el crepúsculo

en esta noche poblada de misterio,

azules los colores

tal vez

verdes
todo es sombra
al menos
por ahora
No digo que esto sea algo de tu agrado (a mí el ritmo me encantó), lo que digo, es como espero puedas comprobar, con muy poco se puede decir mucho, y además lograr un efecto, un remate en el final. Esto es lo que debe suceder en la narrativa, causar un ritmo, un misterio, evitar altisonancias, buscar el giro que haga al texto atractivo para el lector.
EL MISMO CHOLULISMO, PERO EN PROSA
Sopla su aliento el crepúsculo, la noche aproxima sus misterios, en algún lugar se han escondido los azules y los verdes: casi todo es sombra ahora.

L a tierra, húmeda, espera, ofrece el surco fecundo; abierta, inspira a las manos a sembrar madrugadas distintas, para correr luego al encuentro de ellas.

La bolsa del labrador, copiosa de pequeños vientres, atentos, dispuestos y maduros,

espera los dedos ávidos de milagros, despierta a los deseos, que convertirán las sombras en mentiras.

Los infortunados grises, serán aprisionados por los mejores retoños, que someterán, quizás, definitivamente, sus disimulos y falsedades.

¿Otras noches mentirán sus sombras nuevas?

¿Vestirán nuevos paisajes otras madrugadas?
IDEM mi comentario anterior.
DEVOLUCIÓN:
Diría como ejercicio: despojar y despojar y despojar. Crear matices. Romper con el adorno. Hay oraciones de lo más atractivas, pero que, de pronto se sumergen en un decir fuera de época: retoños: copiosa de pequeños vientres.
Digo, por qué no:
Labrador, atento, maduro, dispuesto, ávido de milagros, muerto de antemano por la sombra de aquella mentira. ¿Cómo, no te gustó? Y bue… perdoname, ya sabés, a veces no estoy inspirada, solo quiero humildemente orientarte, despojarte de formas antiguas, ya dichas hasta el cansancio, para que tu voz sea única, atractiva, única, singular. ¿Cómo?, que para escribir lo que acabo de escribir yo, preferís seguir con ciertos decires. Bueno, stá bien, no te enojes conmigo, yo solo te hice una sugerencia, nada más, eso es todo.

…………………………………………………………………
Aquí:
como en cada clase, podrás libremente crear otro poema/ o texto que desees ir viendo conmigo (poniendo como objetivo que trataremos siempre de ir trabajando sobre un futuro libro) No olvides que esta es una primera corrección, cuando se trabaja un libro en su etapa final, es necesario hacer ya un trabajo exhaustivo sobre: Unidad del libro, ir separando por libros o sub libros (módulos), correcciones, sangrías, silencios, o sea estilo (cosa que ahora tocaremos no en profundidad) Uno de estos módulos, podría ser una temática en particular, otro poemas en prosa, otro, reflexiones, etc. Pero, por ahora, solamente iremos trabajando sobre los primeros pasos.

¿El titulo tentativo de tu libro?

Del Borde Oculto”

¿Título del poema/ texto/relato?

LA VEREDA DE ENFRENTE
Vos estás metido en esto desde hace bastante; hace tiempo empezaste, primero como una travesura, sin darte cuenta, o sÍ; después el juego cambió, pero nunca diste muestras, por ejemplo, de estar arrepentido, de querer salir de ese mundo. “La villa te lleva a esto” decís a cada rato. Tuviste oportunidades, y digo tuviste, porque ya no las tenés, las quemaste, estás marcado, tu suerte es ahora, a cara o ceca: a cambiar me refiero. Yo no vivo en la villa. Ni siquiera tengo esa suerte. Duermo donde me agarra la noche. Como las sobras, siempre las sobras, basura, mierda, de los que se apiadan de mí. Que Cada vez son menos en esta selva. Como soy tu hermano menor, es natural, simple de entender, : copiaba tus pasos, repetía tus palabras, hacía tus mismos movimientos, trataba de darle a mis cosas tus mismos puntos de vista. Antes DE que nos abandonaras. Era chico. Tus lujos eran mi envidia. No me daba cuenta. Ahora sÍ.

La villa te lleva a esto” repetís una, dos, cien veces.

La calle me enseña otras cosas. Te muestra todos los caminos, los atajos, las cortadas. Linda escuela LA DE la calle; te enseña a golpes lo que te negaron en la otra escuela, la que no pudiste o no te dejaron hacer. Peligrosa, difícil. Vos elegís. Cuando te dejan, eso sÍ. Es jodido. Crecí. Todavía estoy creciendo. Solo. Solo de dormir en las estaciones desiertas, en los zaguanes fríos (innecesario), en las plazas desconocidas (idem), en los monumentos olvidados. La soledad se me clava adentro, me duelen los huesos, de soledad. Trato, no es fácil, de caminar por las veredas dónde da el sol. Es jodido. La mayoría de las veredas no sabés a donde te llevan. Yo voy siempre por la vereda del sol. SiÍ. Todavía puedo elegir, todavía me dejan. Los otros. Vos sabés quiÉnes; muy bien QUE lo sabés.

Escucho lo que me decís. “Necesidades; muchas necesidades y grandes. Muchas deudas. La villa te empuja, si no te metés, te meten, te voltean, te hacen bolsa. Entrás caminando solo. No salís más. O salís con los pies para adelante”

Caminando solo, escucho. Caminando solo estoy yo hace un montón. Caminando y gambeteando los guadañazos que me tira la vida a cada rato. Caminando solo. Tu voz grita eso, pero no es tu voz, o al menos no es la voz que yo conozco. Cambió tu voz, cambió tu cara, cambió tu cuerpo, cambió todo. El tatuaje en la muñeca derecha todavía lo tenés. Me acuerdo DE aquel día, cuando llegaste a mostrármelo. No entendía nada. Una guarda tribal en la muñeca derecha. Te hiciste otro, veo. En el cuello. Tus iniciales. La guarda tribal está intacta, igualita, mejor que recién tatuada. Resalta en tu mano derecha. La misma mano conque empuñás ahora la nueve milímetros. La misma mano que repasa nerviosa las cachas limadas de esa nueve milímetros, que seguro te pesa demasiado. Bajá el arma, no me apuntes, no te creo; nadie te cree. Estás perdido. Vos quizás no me entiendas, no lo entiendas nunca; no te juzgo, no te culpo. No puedo, no quiero, no debo aceptar lo que me proponés. Bajá el arma, por favor hermano, no sea cosa; yo soy distinto, no te digo mejor, peor, mÁs bueno, menos malo. Distinto.

“Un hijo enfermo, no sabés lo que es tener un hijo enfermo” Me entero ahora. Un hijo enfermo, muy enfermo. Uno de tus tres hijos, enfermo. Eso decís. El menor es mi ahijado, no lo veo nunca, pero se que está bien; la mayor no está con vos. Se largó hace mucho a caminar por su cuenta y no la viste más. Eso creo. Yo tampoco, ni falta que me hace. Un hijo enfermo te debería arrancar otras cosas de adentro; nadie roba por tener un hijo enfermo. Nadie tampoco, estando en su sano juicio, se mete en esto por hijos enfermos, deudas, necesidades, vecinos tramposos, por cagarse de hambre, de asco, de rabia. La misma rabia que tengo yo por verte así, con una nueve milímetros en la mano y proponiéndome un “negocio que no puede fallar y nos paramos para todo el viaje”.

Me pregunto queÉ viaje. El que empezaste hace rato y no sos capaz de terminar, no podés, no querés, no te dejan. Yo viajo solo, mejor así, hago mi viaje como yo quiero, al lugar que me gusta, sin sobrarme nada, sin pedir nada. Yo decido

“Cambiá tu suerte, cambiá tu vida, podría haber llamado a otros para hacer este trabajo. Unos cuantos se hubieran prendido, te lo aseguro” decís tan fresco “pero yo quiero que seas vos, para sacarte de esto, para ayudarte”

Ayudarme. Ahora querés ayudarme. Cambiar mi vida, mi suerte. Querés que sea yo, para sacarme de esto. Me das pena. De buena gana me reiría, pero no da para eso. Es para llorar. De buenas ganas te gritaría hijo de puta. SiÍ; , acá, delante de todos. Que más da, son todos, todos iguales a vos. Seguro. Pero ni vos ni yo conocimos A nuestra madre. La tuya se rajó apenas naciste; era una pendeja, según me contaste vos al tiempo. La mía hizo lo mismo, y no era tan chica, según el viejo. Vivía en pedo, y las mataba a palos, a las dos, por cualquier cosa, con cualquier excusa. El alcohol lo volvía loco, lo terminó matando. Primero fue a la tuya, después, al tiempo, cayó la mía. La tuya y la mía desaparecieron; yo no seÉ vos, pero a la mía no la vi nunca más. Nos crió él. Es un decir, hizo lo que pudo, que fue muy poco. O nada.

Basura como él, sos vos. Una basura, peor que la que revuelvo yo todos los días para comer. Bajá esa pistola, por favor (se va un poco de registre: daría más, pibe). Hacé de cuenta que nunca me encontraste ni, menos, QUE ME PROPUISTE ALGO (revisar algo le falta) propusiste nada. Seguí en la tuya y yo en la mía. No me jodas. Perdoname, pero hay cosas que no se pueden decir de otra manera. No es necesario, hablando de necesidades, que te diga dónde te podes meter todos tus lujos. Tus pobres lujos. Volvé a la villa; o a donde quieras, no te conozco, no te vi nunca, no quiero nada, ni quise, ni voy a querer nada de vos, por el bien tuyo, pero más por el bien mío.

Se está haciendo tarde. Guardá la pistola, no me mires así. Quiero salir al poco sol que todavía veo en la vereda de enfrente. Olvidar que me llamaste a este tugurio de morondanga (ojo, nada indica que el relato sucede en nuestra antigua, magistral, bien ponderada, época –perdón, de la mía-, donde calzaría mejor el comentario: cambiarlo por algo más actual), lleno de ratas como vos, hacer de cuenta que no entré nunca en este lugar, ni escuché nada de lo que dijiste. Hacer de cuenta, hermano, que vos y yo no nos vimos nunca. Eso voy a hacer, hermano. Eso.
DEVOLUCIÓN:
Siempre, las voces que tienen que ver con algún personaje afin: cuchillero, villero, aborigen, etc, etc, encuentro un registro muy acorde: así, como en este caso.
Lo que cuidaría, o revisaría, son estos “modos” de escribir telegrafiado, a veces faltan preposiciones, etc., desnudan cierto descuido.
En cuanto al texto en sí, fuera de los pequeños detalles que ya indiqué, creo que habría que trabajarle algún desenlace. Aquí es una narración, interesante, de alguien que relata un suceso, pero, para lograr un buen cuento, deberías, a mi modo de ver, porque el lenguaje y el clima logrado son muy buenos, que busques un buen remate: es decir, hay nudo, hay desarrollo, pero le falta el final. Podría ser el burlado burlado, por ejemplo, que al final, el hermano que relata, responda algo así: Eso voy a hacer, hermano, eso que no te dije, no vamos y vamos, sino que… o cualquier cosa que se te ocurra.
Bien.





Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Volcaremos algunas apreciaciones sobre iconApreciaciones sobre Jesús en el Islam (II)

Volcaremos algunas apreciaciones sobre iconAlgunas reflexiones sobre la practicas de alfabetizacion

Volcaremos algunas apreciaciones sobre iconGünter Grass Otras apreciaciones

Volcaremos algunas apreciaciones sobre iconAlgunas reflexiones críticas sobre Niebla de Unamuno (Mario J. Valdés)

Volcaremos algunas apreciaciones sobre iconAlgunas reflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges

Volcaremos algunas apreciaciones sobre iconAlgunas consideraciones sobre la gestión de productos y contenidos de los medios

Volcaremos algunas apreciaciones sobre iconAlgunas reflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges

Volcaremos algunas apreciaciones sobre icon1. Algunas concepciones incompletas e insuficientes sobre la naturaleza...

Volcaremos algunas apreciaciones sobre iconAlgunas reflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al I ching

Volcaremos algunas apreciaciones sobre iconAlgunas reflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al I ching






© 2015
contactos
l.exam-10.com