Plan maestro de desarrollo espiritual






descargar 193.3 Kb.
títuloPlan maestro de desarrollo espiritual
página1/5
fecha de publicación10.09.2015
tamaño193.3 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5


logo%20educación%20adventistac:\users\flor\pictures\del_parson_the_lost_lamb_525.jpgc:\users\flor\documents\mis archivos recibidos\logo buen pastor.jpg

INSTITUCIÓN EDUCATIVA ADVENTISTA

“EL BUEN PASTOR - ÑAÑA”

PLAN MAESTRO DE DESARROLLO ESPIRITUAL

2009

Director: Nelson Mendigure Fernandez

Capellán: Samuel Ticona Apaza

ÑAÑA – 2009
PRESENTACIÓN
El Plan Maestro de Desarrollo Espiritual es el termómetro que marca el grado de espiritualidad en una institución adventista. Se han visto ya las mejoras el área espiritual durante el 2008 y queremos continuar creciendo en el 2009.

Ese crecimiento no solo es en el área intelectual de l alumno sino del mismo modo en el área físico, así como en el social. Una de las mejores formas de unir el proceso fe – enseñanza – aprendizaje, es a través del PMDE ya que a través de él unimos principios y valores que se interiorizan en la vida de cada estudiante, llegando a manifestarse en conductas y actitudes presentes en toda área de convivencia social.

Asimismo, creemos que cada Administrador, docente y personal de servicio, debe estar inmerso en el cumplimiento de dicho plan, ya que ello direcciona un correcto uso de la autoridad y facilita un cumplimiento cabal de las responsabilidades recibidas no solo por el hombre, sino por el mismo Dios.
Por último, creemos que, así como en el Edén, la educación comenzó teniendo a Dios como maestro, toda la familia Pastorina (Plana administrativa, plana docente, personal de servicio, alumnado y padres de familia), puedan ser “Enseñados por Jehová; para que la paz se multiplique en nuestros hijos” Isaías 54:13.

Ponemos el Plan Maestro de Desarrollo Espiritual 2009, en funcionamiento, teniendo como:

Creencia: Las sagradas escrituras

Valor: Responsabilidad

Principio: Compromiso cristiano


Departamento de Orientación Espiritual y Capellanía

logo%20educación%20adventista


INSTITUCIÓN EDUCATIVA ADVENTISTA – “EL BUEN PASTOR”

ÑAÑA

Departamento de Orientación Espiritual y Capellanía

PLAN MAESTRO DE DESARROLLO ESPIRITUAL 2009


FUNDAMENTACIÓN
El gran objetivo de las instituciones adventistas es educar integralmente, ponerlos al servicio de Dios y de la humanidad, desarrollando las cuatro grandes áreas del ser humano: Físico, mental, social y espiritual.

Para los logros de dicho objetivo, se necesita un programa de desarrollo y crecimiento espiritual en los alumnos, los padres de familia, el personal docente y administrativo. Asimismo, es necesario buscar las herramientas para evaluar la efectividad de dicho programa en el tiempo.

Un detalle vital para el desarrollo de este proyecto, es la interacción vertical entre docente – alumno, alumno – docente, docente – alumno, donde se siembra la semilla de la espiritualidad en la integración de fe y aprendizaje, motivando así el crecimiento de su relación con Dios y sus decisiones a favor de Cristo.

Por ello, se debe tomar en cuenta que, al momento de evaluar, hay un sin número de factores que inciden en el éxito o el fracaso de los objetivos propuestos, por lo tanto, es vital involucrar en todo el proceso de planificación y evaluación al personal administrativo, docente, no docente, estudiantil y padres de familia.

No se puede obviar el hecho de que no es sencillo evaluar la “espiritualidad”, se debe considerar el crecimiento y el desarrollo espiritual como parte de las responsabilidades de todo aquel que forma parte de la institución. Por lo tanto, es necesario planificar de manera institucional un plan de desarrollo espiritual y evaluarse de la manera más objetiva posible en pro de mejorar el sistema de trabajo.

Bajo estas premisas contextuales, se implementa el presente Plan Maestro de Desarrollo Espiritual para la I.E.P.A. “El Buen Pastor” – Ñaña, considerando:

1. El manual operativo “Aportes para un Plan maestro de Desarrollo Espiritual” del Departamento de Educación de la División Sudamericana.

2. Lineamientos dados para su confección por el Departamento de Educación de la Unión Peruana del Norte.

3. Las recomendaciones del Departamento de Educación de la Asociación Peruana Central Norte.

4. Las recomendaciones del Departamento de Bienestar Universitario de la Universidad Peruana Unión.

5. Consejos sabios del Espíritu de Profecía.

6. La declaración de Misión y la declaración de Visión, formuladas por nuestra institución.
I. INTRODUCCIÓN
La espiritualidad es necesariamente un asunto individual, sin embargo, dentro de una institución de carácter cristiano, no se puede dejar de lado la responsabilidad que ella manifiesta a todo un sistema educativo, ya que no hablamos de un desarrollo individual sino de uno que es netamente integral.

Las escuelas y colegios adventistas deben promover y nutrir intencionalmente la vida espiritual de sus estudiantes, a la par del desarrollo integral de su personal docente, administrativo y padres de familia. Esto será una realidad por medio de las interacciones personales y actividades que nos ayuden a forjar una creencia fundamental, un principio y un valor en la vida de cada uno de los conforman la I.E.P. “El Buen Pastor” – Ñaña.

Basados en estás premisas el Plan Maestro de Desarrollo Espiritual presenta la declaración de la filosofía de la EU (Educación Adventista), algunos consejos del espíritu de profecía en relación a la gran obra de la educación adventista, asimismo, presentamos la misión que la AG (Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día), basados en las escrituras, estipula para la EU.

Seguido a esto, entrando al ámbito de la I.E.P. “El Buen Pastor” – Ñaña, presentamos su misión y visión, algunos datos de referencia de índole descriptivo y de información general (Ubicación, personal administrativo, personal docente y datos cuantitativos respecto al alumnado).

Por último, se hace una descripción detallada acerca del Plan Maestro de Desarrollo Espiritual (PMDE), mencionando los objetivos generales y específicos, asimismo, se detallan las estrategias a seguir para el presente año escolar 2009.

II. DECLARACIÓN DE LA FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN ADVENTISTA
La filosofía de la educación adventista es Cristo-céntrica. Los adventistas del séptimo día creen que, bajo la dirección del Espíritu Santo, el carácter y los propósitos de Dios pueden entenderse tal como están revelados en la naturaleza, la Biblia y en Jesucristo. Las características distintivas de la educación adventista, basadas en la Biblia y en los escritos de Elena G. White, destacan el propósito redentor de la verdadera educación: restaurar a los seres humanos a la imagen de su Hacedor.

Los adventistas creen que Dios es infinitamente amante, sabio y poderoso. Él se relaciona con los seres humanos de manera personal y presenta su propio carácter como la norma fundamental para la conducta humana y su gracia como el medio de restauración.

Los adventistas reconocen, sin embargo, que los motivos, los pensamientos y la conducta de la humanidad se han alejado del ideal de Dios. La educación adventista, en su sentido más amplio, es un medio para que los seres humanos restablezcan su relación original con Dios. Actuando de manera unificada, el hogar, la escuela y la iglesia cooperan con los agentes divinos a fin de que los estudiantes se preparen para ser ciudadanos responsables en este mundo y lleguen a ser ciudadanos del mundo venidero.

La educación adventista imparte más que un conocimiento académico. Promueve el desarrollo equilibrado de todo el ser: espiritual, intelectual, física y socialmente. Se extiende en el tiempo hasta abarcar la eternidad. Fomenta una vida de fe en Dios y de respeto por la dignidad de cada ser humano; procura la formación de un carácter semejante al del Creador; estimula el desarrollo de pensadores independientes en vez de meros reflectores del pensamiento de los demás; promueve una actitud de servicio al prójimo motivado por el amor, en lugar de la ambición egoísta; fomenta el desarrollo máximo del potencial de cada individuo; e inspira a valorar todo lo verdadero, bueno y bello.

Esta filosofía educacional tiene a lo menos cuatro enfoques:

  1. Enfoque Epistemológico: La educación Adventista, con su creencia en la revelación divina como fuente primaria de conocimiento tendrá, en su currículo/currículum vitae, su atención centrada en la persona, teniendo como base la enseñanza de la Biblia. Las premisas epistemológicas concernientes a la comunicación del conocimiento de una persona o cosa a otra, también debe producir impacto a las metodologías docentes y a las funciones del profesor en el contexto educativo, función que va más allá de una tarea profesional, que se realiza como vocación, con un sentido de misión. El educador debe comprender sus presuposiciones epistemológicas antes de poder realizar su labor didáctica de manera efectiva.1

  2. Enfoque Ontológico: La ontología tiene su más intima conexión con la doctrina de Dios. Según el relato de Génesis, el hombre es una persona viviente, esto es, la unión del polvo de la tierra con el espíritu de vida que Dios unió bajo su expresa voluntad al crear un hombre, un ser indivisible, completo y total, diferente a cada uno de los elementos que intervinieron en su creación. Los elementos de la tierra forman parte del hombre, pero la tierra ya no es mera tierra. Es un cuerpo, más aún es un cuerpo vivo, cuyas funciones, desde la piel hasta su parte interior más profunda, se cumplen de un modo que la tierra, con los mismos elementos constitutivos, jamás podría realizar. El aliento de vida que Dios colocó personalmente en el hombre ya no es un simple aliento. Se ha unido a su cuerpo, de tal manera que solo puede ser transmitido a través de sus complejas funciones reproductoras. De tal manera que la naturaleza humana, esencial del hombre, según relato Génesis, se constituye básicamente de materia y energía de vida de origen divino.2

  3. Enfoque Axiológico: Los principios sustentados por este modelo educativo en el campo de los valores, se construyen directamente sobre una perspectiva cristiana considerando la metafísica y la epistemología. En otras palabras, la visión de la realidad conduce a una concepción de valores. Los principios de la axiología cristiana se derivan de la Biblia, que es, en su sentido último, una revelación del carácter de Dios.

Nuestra Educación Cristiana propone una escala de valores cristianos, espirituales y humanos que deben basarse y constituirse sobre los principios establecidos por Cristo y contenidos en las Sagradas Escrituras.

La escuela tiene que crear condiciones y dar oportunidades a sus alumnos para que practiquen constantemente estos valores: el respeto a todos los hombres, la fraternidad, la solidaridad, la esperanza en el hombre y su destino, la confianza, la lealtad, la justicia, el compartir, la aceptación a todas las personas, el darse a los demás con desinterés, buscar su perfeccionamiento, vivir en la verdad y el amor, cultivar su espíritu, su mente, sus sentimientos y su físico: su desarrollo en armonía. Contribuir a lograr que el desarrollo integral de los hombres no quede a la zaga del acelerado cambio del mundo y del progreso.3

  1. Enfoque Antropológico: La educación es un proceso para cambiar al educando sin excluir al educador. Está dirigida hacia la unión de lo que es y lo que puede llegar a ser. Obviamente, el concepto que el educador tenga de la naturaleza humana y del potencial de los estudiantes, influirá en su teoría educacional, sus fines y métodos.4

La idea de que el hombre es una criatura formada a la imagen y semejanza de Dios, incluye todos los aspectos de su ser. La unión de un cuerpo material con el aliento de vida, formado e inspirado por el Creador, constituyó una persona humana según la semejanza de Dios. Desde el punto de vista formal equivale decir, un sujeto poseedor de libertad de acción, creatividad, percepción, discernimiento, conciencia y autoconciencia, inteligencia, voluntad, responsabilidad, benevolencia.

Debido al uso equivocado de su libre albedrío, el hombre se despojó del concepto material de la imagen divina, es decir, perdió la capacidad de responder adecuadamente al llamado divino.5

La educación debe colaborar en la obra de restaurar al hombre a su condición original, aquella en que todas sus facultades se desenvolvían armoniosamente y su relación con Dios le aseguraba completa felicidad y la satisfacción de vivir una vida plena de sentido.

El objetivo final de la educación Adventista, en consecuencia, es la restauración integral del ser humano. Todos sus esfuerzos conducirán a este gran objetivo.
III. CONCEJOS DEL ESPIRITU EN RELACIÓN A LA OBRA DE LA EDUCACIÓN ADVENTISTA
“La verdadera educación significa más que la persecución de un determinado curso de estudios… Es el desarrollo armonioso de las facultades físicas, mentales y espirituales. Prepara al estudiante para el gozo de servir en este mundo, y para un gozo superior proporcionado por un servicio más amplio ene el mundo venidero” (La Educación, 13).

“El verdadero maestro no se contenta con pensamientos indefinidos, una mente indolente o una memoria inactiva. Trata constantemente de progresar más y aplicar mejores métodos. Su vida es de continuo desarrollo” (Ibid, 278).

“Los enemigos están tratando de nublar el discernimiento de los hijos de Dios, y debilitar su eficacia; pero si estos trabajan de acuerdo con la dirección del Espíritu Santo, él abrirá puertas de oportunidades delante de ellos… Su experiencia será una experiencia de constante crecimiento, hasta que el Señor descienda del cielo con poder y grande gloria para poner su sello de triunfo final sobre sus fieles” (General Conference, Bulletin, 1913, 165).

Los maestros y alumnos cristianos son responsables ante Dios por los misericordiosos privilegios de que gozan, pues ellos han de ser colaboradores juntamente con Dios, dando un testimonio decidido, ante el cielo y la tierra, del poder de la gracia salvadora. La eficiencia e influencia de los obreros de Dios estrá en proporción con su elevación moral y pureza” (Consejos sobre la obra de la Escuela Sabática, 160).

“Procure cada uno hacer lo mejor posible. Crezcan diariamente en gracia y eficiencia los que se han alistado bajo el Estandarte del príncipe Emmanuel. Esfuércense los maestros de nuestras instituciones por educar a sus estudiantes en todos los ramos de tal manera que puedan salir debidamente disciplinados para beneficiar a la humanidad y glorificar a Dios” (Consejos para los Maestros, padres y alumnos, 234).

“Todo nuestro éxito y nuestra eficiencia residen en Cristo. Continuamente debemos mirar más allá de los apóstoles. Nuestra fe debe estar puesta directamente en Cristo mismo. Él, Afirmó: Separados de mis nada podéis hacer (Juan 15.5)” (Manuscrito 114, del 7 de octubre de 1897).
IV. MISIÓN DE LOS COLEGIOS DE LA ASOCIASIÓN EDUCATIVA DE LA IGLESIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA
Declaración sobre la responsabilidad espiritual de la familia de la fe:
Un colegio de nivel primario y secundario crea un clima que nutre a los alumnos, en los ámbitos mental, físico, social y espiritual. Asimismo, inspira en ellos la confianza en la pertinencia, el papel, el mensaje y la misión de la iglesia Adventista del Séptimo Día.
Los colegios proveen excelencia en la educación adventista:
a. Al desarrollar para la institución un Plan Maestro de Desarrollo Espiritual abarcante y un currículo para todas las materias que, además de la excelencia académica, apoyen la visión mundial de los Adventistas del Séptimo Día e integren la fe con la enseñanza.

b. Emplear profesores adventistas del séptimo día totalmente comprometidos y profesionalmente competentes que integren la fe con el conocimiento al nutrir a sus alumnos para que sean buenos ciudadanos y miembros de iglesia.

c. Trabajar con los padres y las congregaciones locales para asegurar que cada alumno conozca las demandas de Cristo y tenga la oportunidad de decidirse a favor de él y ser bautizado.

d. Transmitir a los alumnos una comprensión de la razón bíblica de la existencia del pueblo de Dios en los últimos días y de cómo pueden participar en el cumplimiento de la misión de la iglesia.

e. Involucrar al personal y a los alumnos en actividades de extensión del evangelio en formas que sean apropiadas a la edad de ellos, planificando oportunidades para la testificación en la comunidad.
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Plan maestro de desarrollo espiritual icon4- el plan maestro para la duplicacion

Plan maestro de desarrollo espiritual iconUna profunda fe en Dios, en la Virgen María y en la corte celestial...

Plan maestro de desarrollo espiritual iconSinergia para un plan de desarrollo cooperativo”

Plan maestro de desarrollo espiritual icon2. organización y plan de trabajo de desarrollo del proyecto

Plan maestro de desarrollo espiritual icon¿LEÍste el plan estatal de desarrollo 2011-2016?

Plan maestro de desarrollo espiritual iconPlan estrategico para el desarrollo de la atención farmacéutica. Resultados 2002/2006

Plan maestro de desarrollo espiritual iconPlan para el fomento de la lectura y el desarrollo de la comprensión...

Plan maestro de desarrollo espiritual iconEditado originalmente por, RedWheel, Newburyport, ma (EE. Uu.)
«precesión de los equinoccios». Y cuando se produce este traslado, cambia nuestra idea del significado de lo «espiritual». Se transforma...

Plan maestro de desarrollo espiritual iconEjes temáticos del plan de desarrollo del municipio de ocañA

Plan maestro de desarrollo espiritual iconMaestro escribo maestro pienso






© 2015
contactos
l.exam-10.com