Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente






descargar 0.51 Mb.
títuloUn día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente
página9/16
fecha de publicación09.09.2015
tamaño0.51 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   16



EL EXPLOSIVO
En cl mundo estaba. Un explosivo que, en lugar de ser muerte era vida. Y todo lo que nace, nace con el explosivo dentro. Hace posible las flores, los anima­les, los hombres. Los sabios descubren muy pronto el explosivo, pero aquellos que no quieren que salga la luz, lo esconden, oscurecen, ocultan de mil maneras. Vino un hombre -Jesús- y nos enseñó cómo hacer explotar lo que llevamos dentro. Lo pagó muy caro. Pero, al fin, la humanidad se dio cuenta de que ese explosivo, que siempre había estado con nosotros, no era ni más ni menos que el mismo Jesús. Y el explosi­vo con nombre propio sigue estando con nosotros para siempre.

(Popular)


AUTENTICIDAD
Un destacado y sabio conferenciante fue invitado a hablar de Jesús a gente no creyente. Uno de los oyen­tes le preguntó por qué Jesús fue rechazado en su tiempo por los suyos, y por qué hoy los verdaderos testigos y profetas también son rechazados. El profe­sor explicó con elocuencia el porqué. Pero también de dio cuenta de la diferencia entre lo que predicaba y lo que vivía. Y no pudo por menos que exclamar:

<< Es curioso; donde quiera que va un verdadero cristiano hay una revolución; donde voy yo, reunio­nes y comidas >>.

Desde aquel día cambió su estilo de vida.

(Popular)


MANTENER SIEMPRE JOVEN EL CORAZÓN PARA SEGUIR CAMINANDO
Alguien quedó extrañado de que aquel anciano hubiera escalado las cimas del Himalaya durante los días más crudos del frío y nevoso invierno. Cuando le preguntaron cómo había sido posible aquella hazaña, el anciano respondió: “Mi corazón llegó primero.. .y al resto de mi persona le ha sido fácil seguirle”.

(Anónimo)



CUANDO ES EL CORAZÓN EL QUE HABLA
Cierto obispo necesitaba pintar un retablo para una Iglesia nueva. Invitó al artista más afamado del lugar. Quería un Jesucristo de tamaño natural rodeado de algunos de sus discípulos. El artista salió a buscar un joven como modelo para la cara del Cristo. Encontró el modelo perfecto. Una sola nota pintoresca: aquel joven no estaba bautizado; ni nunca había oído hablar de Jesús. Mientras posaba para el maestro le preguntó quién era aquel personaje que estaba dibujando. El artista le habló maravillosamente de la persona de Jesucristo. Tanto, que el joven modelo exclamó: “¡Si real­mente ese tal Jesús es como tú dices, tiene que ser alguien muy grande en tu vida!”. El pintor, ante aquellas palabras, derramó lágrimas. Porque se dio cuenta de la diferencia que había entre hablar de Jesús y ponerle como centro en tu vida. El hacía mucho tiempo que no practicaba ni se rela­cionaba con Jesucristo.

Cuentan que aquellas lágrimas, nacidas del corazón, fueron el inicio de una nueva y sincera conversión.

(Anónimo)




EL ÁGUILA REAL
Un hombre se encontró un huevo de águila. Se lo llevó y lo colocó en el nido de una gallina de corral. El aguilucho fue incubado y creció con la nidada de pollos.

Durante toda su vida, el águila hizo lo mismo que hacían los pollos, pensando que era un pollo. Escarbaba la tierra en busca de gusanos e insectos, piando y cacareando. Incluso sacudía las alas y volaba unos metros por el aire, al igual que los pollos. Después de todo, ¿no es así como vuelan los pollos?

Pasaron los años y el águila se hizo vieja. Un día divisó muy por encima de ella, en el límpido cielo, una magnífica ave que flotaba elegante y majestuosamente por entre las corrientes de aire, moviendo apenas sus poderosas alas doradas.

La vieja águila miraba asombrada hacia arriba «¿Qué es eso?», preguntó a una gallina que estaba junto a ella.

«Es el águila, el rey de las aves», respondió la gallina. «Pero no pienses en ello. Tú y yo somos diferentes de ella».

De manera que el águila no volvió a pensar en ello. Y murió creyendo que era una gallina de corral.

BODA EN PALACIO

El rey dijo a su hija la princesa:

«He concertado tu matrimonio. Tu esposo será un joven príncipe valeroso y apuesto que sin duda te hará feliz y honrará nuestro reino. La boda tendrá lugar dentro de quince días. Durante estos días puedes distraerte y divertirte como la niña inocente que siempre has sido, y despedirte ya de esa etapa de tu vida para entrar en otra que espero no sea menos feliz».

La princesa se alegró con la noticia, se la comunicó a sus compañeras y se dispuso a pasar quince días de alegría y libertad antes de afrontar la nueva responsabilidad.

En los juegos y encuentros felices de aquellos días conoció la princesa a un joven y alegre muchacho, y quiso el destino que se enamorara de él, y él de ella. Bastaron aquellos días de inconsciencia juvenil para unirlos en amor profundo antes de que cayeran en la cuenta de lo imposible de su situación. Llegó la víspera de la boda, y la princesa descubrió su desesperación a su amante:

«Soy la hija del rey y estoy prometida por él a otro príncipe con el que he de casarme mañana. Debería habéroslo dicho antes, pero mi amor fue más rápido que mis palabras, y ya es demasiado tarde. Sé lo que sufrís vos, y vos sabéis lo que yo sufriré, pues tan grande es mi amor a vos como el vuestro a mí; pero sabed que siempre seré vuestra en mi corazón hasta el fin de mis días y por toda la eternidad. Y si el Dios de los amantes me oye, él encontrará alguna manera de devolverme a vos, y yo os esperaré siempre».

El joven contestó: «Vuestro dolor alivia el mío, pues yo también he de casarme con quien mi padre ha dispuesto, pero también seré vuestro mientras viva, y vuestro moriré».

Al día siguiente se celebró la boda con todo esplendor. La novia pidió que se le permitiera mantener el velo caído hasta el último momento, gesto que los asistentes interpretaron como modestia, pero al que ella recurría para ocultar las lágrimas. Por fin llegó el momento de verse frente a frente con quien ya era su marido. Ella se levantó el velo aguantando las lágrimas, y él se levantó la visera del casco.

Las lágrimas se le secaron en su frente a la princesa, porque el príncipe con quien se había casado no era otro que el joven de quien se había enamorado aquellos días. Él era el príncipe destinado a casarse con ella, aunque ninguno de los dos lo sabía.
Sus respectivos padres habían dispuesto la boda sin informar a los interesados

sobre su respectiva pareja. Ellos se habían encontrado por casualidad, se habían enamorado por necesidad, y en la boda se encontraron con el feliz desenlace de que para ambos su pareja resultó ser su amor. La boda no pudo ser más feliz, y ambos padres, al ver la felicidad de los novios, se felicitaron mutuamente por la sabia elección que habían hecho.

EL ROMPECABEZAS DEL MAPAMUNDI
A un niño le dijeron que juntara las piezas de un enorme rompecabezas que representaba un mapamundi.

Pero, por más que lo intentó, no pudo construirlo. Entonces su madre le dio una pista: «Mira por detrás de las piezas del rompecabezas», le dijo. «Allí encontra­ras dibujados un hombre, una mujer y un niño de tamaño natural. Intenta recomponerlos primero».

El niño hizo lo que su madre le había sugerido y, efectivamente, el rompecabezas resultó mucho más fá­cil. Cuando terminó de ensamblar las piezas, apareció la figura de un hombre y una mujer simpáticos y sonrientes, y en medio de ellos un niño.

Dio la vuelta al rompecabezas con mucho cuidado, y por el otro lado estaba el mapamundi perfectamente ordenado.


DONDE ESTÁ TU TESORO ESTÁ TU CORAZÓN
Un agente de bolsa que había perdido una gran for­tuna se acerco al maestro en búsqueda de paz inte­rior. Fue inútil: el rico estaba demasiado turbado con su dinero. No podía meditar. El maestro le dijo:

- << Los que duermen en el suelo nunca se caen de la cama. No se puede servir a dos señores. Dime lo que realmente desea tu corazón y te diré lo que eres >>.

(Sobre una idea popular)


(IDEAS SUELTAS)
- Sentenció un maestro: - << Si un hombre puede vencer dos cosas será libre de verdad: la superficialidad y el hablar mal de los demás >>

(Inspirado en Yushi Nomura).

CREAR Y NO DESTRUIR ES LA VERDADERA SABIDURÍA

En la historia de Buda se encuentra la historia de un bandido –Angulimal- que fue un día a matar al hombre de Dios. Y Buda le dijo:

- << Antes de matarme, ayúdame a cumplir un último deseo: Corta, por favor, una rama de ese árbol >>.

Con un golpe de espada el bandido hizo lo que Buda le pedía. Pero éste añadió:

- << Ahora vuelve a ponerla en el árbol, para que siga floreciendo >>.

- << Debes estar loco -respondió Angulimal- si pien­sas que eso es posible >>.

- << Al contrario -dijo Buda-, el loco eres tú, que te crees poderoso porque puedes herir y destruir. Eso es cosa de niños. El verdadero poderoso es el que sabe crear y curar >>.

(Anónimo)
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   16

similar:

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconLa Rama Secular del Instituto religioso de los Sagrados Corazones...
«tercera rama» del árbol congregacional. En éste, que es el último número de Com-Union del sexenio, hemos podido reunir las experiencias...

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconSe denomina teatro a la rama del arte escénico, relacionado con la...

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconAnálisis de La niña de Guatemala – por Ángel Rama (Asir – Revista...

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconDesde el hombre primitivo que aprendió a utilizar una rama como arma...

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconÍndice
«No te preocupes —me dijo mientras revolvía un martini con una rama de eneldo— estoy segura de que volverás a verlo. Volverá a ti...

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente icon"lugar para contemplar" a la rama del

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconLengua 6º > Unidad 12 > Una chica de hoy en día A2

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconHay un eco en cada rama que repite tu nombre

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconResumen la medicina regenerativa es una rama de la medicina que se...

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconEn este documento abordaremos el tema de la ética y la moral empezaremos...
«moral» vendría a designar el grado de acatamiento que los individuos dispensan a las normas imperantes en el grupo social. En un...






© 2015
contactos
l.exam-10.com