Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente






descargar 0.51 Mb.
títuloUn día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente
página1/16
fecha de publicación09.09.2015
tamaño0.51 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16
EL CUCLILLO

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente.

<>, preguntó la chica.

<<¿Mi casa? ¡El bosque entero es mi casa!>>.

<>, dijo la chica. <>.

<> dijo el cuclillo. <<¿Te refieres a un cuclillo que vive dentro del reloj y canta la hora?>>.

<>, respondió la chica. <>.

El cuclillo meneó la cabeza. <
>.

<<¿Qué quieres decir con real?>>, preguntó la chica. El cuclillo se explicó pacientemente. <>.

La chica se quedó perpleja. <
>.

<>, repuso el cuclillo. <>.

<>, dijo la chica. <>.

El cuclillo contesto: <>.

<<¿Quieres decir real?>>, dijo la chica.

<>, respondió el cuclillo.


EL CONSEJO DEL OSO

Dos amigos atravesaban un bosque.

Un oso hambriento les salió al encuentro.

Uno de los dos huyó rápido, sin preocuparse del amigo.

El otro, para salvarse, no encontró fórmula mejor que tirarse en tierra, inmóvil, como si estuviera muer­to.

Llegó el oso, le chupo durante un buen rato, cre­yéndole muerto, y se fue.

El amigo que había subido a un árbol, todavía tem­blando, pregunto:

- << Cuando el oso se ha acercado, parecía que te estaba hablando. ¿Qué te ha dicho? >>

- << Me ha dicho una sola cosa: no te fíes de los ami­gos como tú >>.

(L. Tolstoi)




LA ÚLTIMA GOLONDRINA

Una golondrina llegó tarde a la cita otoñal. Sus her­manas ya habían partido. ¿Qué hacer?... Se lanzó al mar sola.

El sol brillaba con fuerza y no se divisaba ninguna nave. Después de varias horas le faltó el ánimo y deci­dió dejarse caer en el agua y así morir

En ese momento vio otra golondrina que planeaba casi a ras de mar en su misma dirección. Se alegró y, haciendo un esfuerzo, remontó el vuelo.

Cada vez que se sentía cansada, miraba a su fiel compañera, que la seguía en toda su evolución, y de esta manera volaba con más fuerza.

Llegó la noche y la golondrina amiga desapareció, si bien la meta estaba muy cercana.

Se dijo entonces:

— << ¿Dónde estás, amiga de viaje?... ¿Tal vez sólo has sido mi propia sombra proyectada sobre el agua del mar?... >>
(P. Pezzani)
LA ESTRELLA ESCONDIDA

Las estrellas celebraron su asamblea, y cada una sacó a relucir, como saben hacer relucir las estrellas, sus propios méritos en la creación y en la vida del hombre, rey de la creación. La estrella polar demostró cómo ayudaba a los hombres a fijar el norte de sus caminos y de sus mapas; el sol describió el calor, la luz, la vida que hacía llegar a todos los hombres y mujeres de la tierra; una estrella poco conocida reveló que ella fue la que confirmó la teoría de Einstein cuando pasó oportunamente tras el sol durante un eclipse, y con ello hizo un gran servicio a la ciencia; y otras mencionaron los nombres que habían hecho famosos y los descubrimientos a que habían dado lugar. Cada una tenía algo que decir, y rivalizaban en fama y esplendor.

Sólo una pequeña estrella, remota y escondida, permanecía callada en la asamblea celestial.

No se le ocurría nada que decir. Cuando le llegó el turno y hubo de hablar, confesó que ella nada había hecho por el cosmos o por el género humano, y que los hombres y mujeres de la tierra ni siquiera la conocían, pues aún no la habían descubierto. Las demás estrellas se rieron de ella y la tacharon de inútil, perezosa e indigna de ocupar un sitio en el firmamento. Las estrellas están para alegrar el cielo, y ¿de qué sirve una estrella que ni siquiera se sabe que existe?

La pequeña estrella escuchaba todos los reproches que le dirigían sus hermanas, y algo se le ocurrió mientras hablaban, y lo dijo al final:

«¿Quién sabe?», dijo parpadeando suavemente, «a lo mejor yo también estoy contribuyendo, a mi manera, al progreso y bienestar de hombres y mujeres en la lejana tierra. Es verdad que no me conocen, pero ellos no son tontos, y sus cálculos les dicen que para explicar el curso de otras estrellas y cuerpos celestes que conocen, tiene que haber todavía alguna otra estrella que con su atracción gravitatoria explique las desviaciones en los caminos de las demás. Por eso continúan estudiando y observando y buscando, y con ello avanza su ciencia y continúa despierto su interés». Las otras estrellas se habían callado mientras hablaba, y ella tomó ánimos con su silencio y añadió algo al final que hizo pensar a todas:

«No es que yo quiera anteponerme a nadie, y tenéis mucho mérito todas con lo que habéis hecho por los hombres y mujeres de la tierra; pero creo que yo también les estoy prestando un servicio importante: que sepan que aún les queda algo por descubrir».

Bello mensaje. Aún nos quedan estrellas por descubrir. Aún quedan cielos por explorar y aventuras por em­prender.
BUSCAR EN LUGAR EQUIVOCADO

Un vecino encontró a Nasruddin cuando éste andaba buscando algo de rodillas.

«¿Qué andas buscando, Mullah? ».

«Mi llave. La he perdido».

Y arrodillados los dos, se pusieron a buscar la llave perdida. Al cabo de un rato dijo el vecino:

«¿Dónde la perdiste?».

«En casa».

«¡Santo Dios! Y entonces, ¿por qué la buscas aquí?».

«Porque aquí hay más luz».


EL PEQUEÑO PEZ

« Usted perdone», le dijo un pez a otro, «es usted más viejo y con más experiencia que yo y probablemente podrá usted ayudarme. Dígame: ¿dónde puedo encontrar eso que llaman Océano? He estado buscándolo por todas partes, sin resultado».

«El Océano», respondió el viejo pez, «es donde estás ahora mismo».

«¿Esto? Pero si esto no es más que agua... Lo que yo busco es el Océano», replicó el joven pez, totalmente decepcionado, mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte.


(IDEAS SUELTAS)

- << ¿Maestro, qué es el amor? >>.

- << Es la ausencia total del miedo..

- << ¿De qué tenemos miedo? >>.

- << Precisamente de amar >>.

(De conferencias escuchadas a Ary Roest)
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconLa Rama Secular del Instituto religioso de los Sagrados Corazones...
«tercera rama» del árbol congregacional. En éste, que es el último número de Com-Union del sexenio, hemos podido reunir las experiencias...

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconSe denomina teatro a la rama del arte escénico, relacionado con la...

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconAnálisis de La niña de Guatemala – por Ángel Rama (Asir – Revista...

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconDesde el hombre primitivo que aprendió a utilizar una rama como arma...

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconÍndice
«No te preocupes —me dijo mientras revolvía un martini con una rama de eneldo— estoy segura de que volverás a verlo. Volverá a ti...

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente icon"lugar para contemplar" a la rama del

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconLengua 6º > Unidad 12 > Una chica de hoy en día A2

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconHay un eco en cada rama que repite tu nombre

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconResumen la medicina regenerativa es una rama de la medicina que se...

Un día una chica paseaba por el bosque, cuan­do oyó a un cuclillo. Alzó la vista y vio al pája­ro volando de rama en rama y cantando alegre­mente iconEn este documento abordaremos el tema de la ética y la moral empezaremos...
«moral» vendría a designar el grado de acatamiento que los individuos dispensan a las normas imperantes en el grupo social. En un...






© 2015
contactos
l.exam-10.com