Sor juana ines de la cruz






descargar 33.35 Kb.
títuloSor juana ines de la cruz
fecha de publicación07.09.2015
tamaño33.35 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
SOR JUANA INES DE LA CRUZ

c:\users\leonard\desktop\sor_juana_inez2.jpg

María Isabel De La Guerra Iturbe

1°1

T.V N.L 13

Preparatoria Oficial No.68

Filosofía Mexicana

Sor Juana Inés De La Cruz

7 de diciembre 2010

INDICE

Portada…………………………………………………………1
Índice…………………………………………………………..2
Biografía………………………………………………………..3
Obras…………………………………………………………....4
CARTA ATENAGÓRICA ……………………………………………………..5 poema la presencia de quien se ama……………………………….6

Filosofía de sor Juana Inés de la cruz…………………………………………………………………………………………..7
Conclusion y fuente……………………………………………………………...8

BIOGRAFIA SOR JUANA INES DE LA CRUZ

(Juana Inés de Asbaje y Ramírez; San Miguel de Nepantla, actual México, 1651 - Ciudad de México, id., 1695) Escritora mexicana. Fue la mayor figura de las letras hispanoamericanas del siglo XVII. Niña prodigio, aprendió a leer y escribir a los tres años, y a los ocho escribió su primera loa. Admirada por su talento y precocidad, a los catorce fue dama de honor de Leonor Carreto, esposa del virrey Antonio Sebastián de Toledo. Apadrinada por los marqueses de Mancera, brilló en la corte virreinal de Nueva España por su erudición y habilidad versificadora.

Pese a la fama de que gozaba, en 1667 ingresó en un convento de las carmelitas descalzas de México y permaneció en él cuatro meses, al cabo de los cuales lo abandonó por problemas de salud. Dos años más tarde entró en un convento de la Orden de San Jerónimo, esta vez definitivamente. Dada su escasa vocación religiosa, parece que sor Juana Inés de la Cruz prefirió el convento al matrimonio para seguir gozando de sus aficiones intelectuales: «Vivir sola... no tener ocupación alguna obligatoria que embarazase la libertad de mi estudio, ni rumor de comunidad que impidiese el sosegado silencio de mis libros», escribió.Su celda se convirtió en punto de reunión de poetas e intelectuales, como Carlos de Sigüenza y Góngora, pariente y admirador del poeta cordobés, cuya obra introdujo en el virreinato, y también del nuevo virrey, Tomás Antonio de la Cerda, marqués de la Laguna, y de su esposa, Luisa Manrique de Lara, condesa de Paredes, con quien le unió una profunda amistad.En su celda también llevó a cabo experimentos científicos, reunió una nutrida biblioteca, compuso obras musicales y escribió una extensa obra que abarcó diferentes géneros, desde la poesía y el teatro, en los que se aprecia la influencia de Góngora y Calderón, hasta opúsculos filosóficos y estudios musicales.Perdida gran parte de esta obra, entre los escritos en prosa que se han conservado cabe señalar la carta Respuesta a sor Filotea de la Cruz, seudónimo de Manuel Fernández de la Cruz, obispo de Puebla. En 1690, éste había hecho publicar la Carta atenagórica, en la que sor Juana hacía una dura crítica al «sermón del Mandato» del jesuita portugués António Vieira sobre las «finezas de Cristo», acompañada de una «Carta de sor Filotea de la Cruz», en la que, aun reconociendo el talento de la autora, le recomendaba que se dedicara a la vida monástica, más acorde con su condición de monja y mujer, que a la reflexión teológica, ejercicio reservado a los hombres.

A pesar de la contundencia de su respuesta, en la que daba cuenta de su vida y reivindicaba el derecho de las mujeres al aprendizaje, pues el conocimiento «no sólo les es lícito, sino muy provechoso», la crítica del obispo la afectó profundamente, tanto, que poco después sor Juana Inés de la Cruz vendió su biblioteca y todo cuanto poseía, destinó lo obtenido a beneficencia y se consagró por completo a la vida religiosa.Murió mientras ayudaba a sus compañeras enfermas durante la epidemia de cólera que asoló México en el año 1695. La poesía del Barroco alcanzó con ella su momento culminante, y al mismo tiempo introdujo elementos analíticos y reflexivos que anticipaban a los poetas de la Ilustración del siglo XVIII.Sus obras completas se publicaron en España en tres volúmenes: Inundación castálida de la única poetisa, musa décima, sor Juana Inés de la Cruz (1689),Segundo volumen de las obras de sor Juana Inés de la Cruz (1692) y Fama y obras póstumas del Fénix de México (1700).



Obras literarias

Dramática
Los empeños de una casa
Amor es más laberinto
Catalogo
Autos sacramentales
El divino narciso
El centro de José
El mártir del sacramento
Lirica
Poesía Amorosa
Primero Sueño
Neptuno alegórico
Carta Atenagorica
Respuesta de Sor Filotea de la Cruz
Loas La prosa
En el siglo de oro

RESUMEN DE CARTA ATENAGÓRICA

Carta de la Madre Juana Inés de la Cruz, religiosa del convento de San Jerónimo de la ciudad de Méjico, en que hace juicio de un sermón del Mandato que predicó el Reverendísimo P. Antonio de Vieyra, de la Compañía de Jesús, en el Colegio de Lisboa.Muy Señor Mío: De las bachillerías de una conversación, que en la merced que V. md. me hace pasaron plaza de vivezas, nació en V. md. el deseo de ver por escrito algunos discursos que allí hice de repente sobre los sermones de un excelente orador, alabando algunas veces sus fundamentos, otras disintiendo, y siempre admirándome de su sinigual ingenio, que aun sobresale más en lo segundo que en lo primero, porque sobre sólidas basas no es tanto de admirar la hermosura de una fábrica, como la de la que sobre flacos fundamentos se ostenta lucida, cuales son algunas de las proposiciones de este sutilísimo talento, que es tal su suavidad, su viveza y energía, que al mismo que disiente, enamora con la belleza de la oración, suspende con la dulzura y hechiza con la gracia, y eleva, admira y encanta con el todo.

De esto hablamos, y V. md. gustó (como ya dije) ver esto escrito; y porque conozca que le obedezco en lo más difícil, no sólo de parte del entendimiento en asunto tan arduo como notar proposiciones de tan gran sujeto, sino de parte de mi genio, repugnante a todo lo que parece impugnar a nadie, lo hago; aunque modificado este inconveniente, en que así de lo uno como de lo otro, será V. md. solo el testigo, en quien la propia autoridad de su precepto honestará los errores de mi obediencia, que a otros ojos pareciera desproporcionada soberbia, y más cayendo en sexo tan desacreditado en materia de letras con la común acepción de todo el mundo.

Y para que V. md. vea cuán purificado va de toda pasión mi sentir, propongo tres razones que en este insigne varón concurren de especial amor y reverencia mía. La primera es el cordialísimo y filial cariño a su Sagrada Religión, de quien, en el afecto, no soy menos hija que dicho sujeto. La segunda, la grande afición que este admirable pasmo de los ingenios me ha siempre debido, en tanto grado que suelo decir (y lo siento así), que si Dios me diera a escoger talentos, no eligiera otro que el suyo. La tercera, el que a su generosa nación tengo oculta simpatía. Que juntas a la general de no tener espíritu de contradicción sobraban para callar (como lo hiciera a no tener contrario precepto); pero no bastarán a que el entendimiento humano, potencia libre y que asiente o disiente necesario a lo que juzga ser o no ser verdad, se rinda por lisonjear el comedimiento de la voluntad. n cuya suposición, digo que esto no es replicar, sino referir simplemente mi sentir; y éste, tan ajeno de creer de sí lo que del suyo pensó dicho orador diciendo que nadie le adelantaría (proposición en que habló más su nación, que su profesión y entendimiento), que desde luego llevo pensado y creído que cualquiera adelantará mis discursos con infinitos grados.

SONETO

LA PRESENCIA DE QUIEN SE AMA

Mandas,anarda ,quien sin llanto asistia

Aver tus ojos de lo cual sospecho

que el ignorar la causa es quien te ha hecho

querer que emprenda yo tanta conquista.

Amor,señora,sin que me resista,

Tiene en fuego el corazpn deshecho,

Como hacer huir la sangre alla en el pecho

Vaporiza en ardores por la vista.

Buscan luego mis ojos tu presencia,

que centrojuzgan de su dulce encanto,

Y cuando mi atención te reverencia ,

Los visuales rayos,entretanto,

Como hallan en tu nieve resistencia

Lo que salió vapor se vuelve llanto

FILOSOFIA

El Sueño ha de leerse como lo que es, un poema filosófico abierto y polisemántico que incorpora novedosamente las in-flusencias culturales del criollismo naciente.En segundo lugar, mi investigación propone una lectura novedosa del poema, la conexión y relevancia de la teología jesuita del siglo XVII en los versos juaninos. En mi opinión, el énfasis en las diferencias entre Núñez de Miranda -confesor de sor Juana por veinte años- y la monja, han eclipsado un punto de influencia clave en la dirección espiritual e influjo del jesuita. Me refiero al incipiente desarrollo de la tesis teológica de la ciencia media o ciencia condicionada. En su Tractatus de scientia Dei Núñez de Miranda promueve que los estudiantes aprendan que existe un vasto y complejo terreno dependiente de las decisiones del hombre, decisiones en que “aprendiendo a usar la libertad, el ser humano aprenderá a tener capacidad de responder a una sociedad que tiene pautas y estructuras determinadas”. Es probable que este influjo teológico lo transmitió el confesor a la monja y que potenció en ella muchas de sus decisiones. Los problemas entre Núñez de Miranda y Juana fueron después de años de dirección y por mucho tiempo, entre ellos no hubo conflictos. ¿Cuál era el ambiente intelectual de Nuñez de Miranda que pudo influenciar a Sor Juana? En la recién publicada obra de Ramón Kuri Camacho titulada El barroco novohispano: la forja de un México posible se nos presenta la traducción de obras inéditas de jesuitas del siglo XVII sobre el tema de la ciencia condicionada. Dichos textos abren una nueva vía hermenéutica para los textos juaninos. La teoría de la ciencia media propone la formación de una conciencia patria que se forja incorporando algunas tesis éticas y políticas de Francisco Suárez. Pienso que esta vertiente tuvo influjo en la monja a través de los jesuitas.En el presente escrito pretendo señalar conexiones entre textos y vida de sor Juana con la renovación teológica de la ciencia condicionada de su tiempo. Debo aclarar que mi hipótesis no hubiera surgido sin los estudios recién presentados en la obra de Kuri Camacho. La metodología que he seguido en mi investigación consistió en analizar tres textos claves juaninos: La carta atenagórica, La respuesta a sor Filotea de la Cruz y el Primero Sueño 3; de ellos he intentado el análisis intertextual conectándolo con las tesis vigentes de la ciencia media, teología de su tiempo.

CONCLUSION

Al realizar este trabajo pude aprender y conocer un poco mas de sor juana me la persona una de las autoras mexicanas más conocidas en nuestro país.que realmente fue como pensaba que le gustaba escribir y llegar a conocer algunos de sus libros y poemas.desde mi punto de vista sor juana me parece que fue una mujer ejemplar .y la forma en que escribia era maravillosa.y pues se me hace una persona muy interesante al igual que sus poemas.

Fuentes

cibergrafia

http://es.wikipedia.org/wiki/Sor_Juana_In%C3%A9s_de_la_Cruz

http://www.ensayistas.org/antologia/XVII/sorjuana/

bibliografía

poesías completas de Sor Juana Inés de la cruz

editorial época

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Sor juana ines de la cruz iconSor Juana Inés de la Cruz

Sor juana ines de la cruz iconSor Juana Inés de la Cruz

Sor juana ines de la cruz iconSor Juana Inés de la Cruz

Sor juana ines de la cruz iconSor juana ines de la cruz

Sor juana ines de la cruz iconSor juana ines de la cruz

Sor juana ines de la cruz iconSor Juana Inés de la Cruz

Sor juana ines de la cruz iconSor juana inés de la cruz

Sor juana ines de la cruz iconSor Juana Inés de la Cruz, la luminosidad femenina

Sor juana ines de la cruz iconCentro cultural sor juana ines de la cruz

Sor juana ines de la cruz iconHombres necios- sor Juana Inés de la Cruz






© 2015
contactos
l.exam-10.com