La palabra es el modo habitual de entrar en comunicación con los demás. Nada hay más personal que la palabra ya que ésta, si es sincera, expresa lo que hay en nosotros






descargar 55.97 Kb.
títuloLa palabra es el modo habitual de entrar en comunicación con los demás. Nada hay más personal que la palabra ya que ésta, si es sincera, expresa lo que hay en nosotros
fecha de publicación03.09.2015
tamaño55.97 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
03 EL CATEQUISTA: VOCACIÓN Y MISIÓN

La catequesis es lo que es el catequista. Es fruto de lo que el catequista vive y siente, de lo que cree y de lo que ama, de lo que busca y de lo que en su actuación encuentra. La catequesis es lo que bulle en la mente y en el corazón del catequista:
- Si vive ilusionado con su fe, la catequesis es cauce de fe. , ;

- Si ha descubierto el amor de Dios, es plataforma de amor.

- Si vive el mensaje de Cristo, es comunicación de un anuncio de salvación.

- Si sabe que es miembro de una comunidad de fe, construye la comunidad.

- Si se siente portador del amor de Dios, es un regalo de amor del Señor.

- Si sabe vivir la esperanza, es un camino hacia el encuentro con Dios

- Si se halla dentro del Reino de Dios, la catequesis es ya el Reino de Dios.
1. SERVIDOR DE LA PALABRA DE DIOS
La palabra es el modo habitual de entrar en comunicación con los demás. Nada hay más personal que la palabra ya que ésta, si es sincera, expresa lo que hay en nosotros.
Por esta razón, ante una palabra profundamente escuchada, nunca queda nadie indiferente: se la acoge o se la rechaza, se la goza o se la teme, se la espera o se la rehuye. La palabra suscita experiencias de cercanía, reacciones de gozo o de tristeza. La palabra deja una huella en los demás.
Desde el momento en que el Señor llama a alguien a hacerse catequista, le lleva a ser portador de su palabra ante los hombres. Al igual que los profetas, es servidor de la palabra. Aun conservando toda su carga humana, una nueva riqueza le llega. Es la riqueza de la palabra recibida que ha de llevar a los demás como medio y palanca para que consigan la salvación.



Dios asocia su Palabra a la del catequista. Se sirve de ella para comunicarse con los hombres de hoy, con la fuerza y eficacia que le es propia. En sus limitaciones y sus rasgos humanos se esconde el mismo Dios y por medio de sus elegidos hace llegar la vida a los que El ama.
A los catequistas les dice Jesús palabras que deben recordar con frecuencia, pues definen evangélicamente lo que son ante el que los envía y ante los receptores de sus mensajes:
- "Quien a vosotros escucha a mí me escucha". (Luc. 10. 16)

- "Como el Padre me ha enviado, así yo os envío". (Jn. 20. 21)

- “Dad gratuitamente lo que gratuitamente habéis recibido”. (Mt. 10.8)
Por eso el catequista debe preguntarse con frecuencia:
¿Cómo soy servidor fiel de la palabra? ¿Cuáles son los rasgos más significativos que me configuran? ¿En dónde se apoya la grandeza de mi calidad de mensajero divino?



2. EL CATEQUISTA, DISCÍPULO DE JESÚS
El Catequista es un discípulo convencido de Jesús, que quiere hacer llegar su mensaje a todos los que encuentra en su camino, de modo especial a aquellos con quienes establece un compromiso de amor y de fe.
- Transmite su fe con obras y palabras. Pablo VI dice en la Exhortación sobre la evangelización del mundo: "En el fondo, ¿hay otra forma de comunicar el Evangelio que no sea la de transmitir a otro la propia experiencia de fe?

De manera callada o a grandes gritos, pero siempre con fuerza, se nos pregunta: ¿creéis verdaderamente en lo que anunciáis? ¿Predicáis verdaderamente lo que vivís? Hoy más que nunca, el testimonio de la vida se ha convertido en una condición esencial con vistas a una eficacia real de la nueva evangelización". (Evangelii Nuntiandi, 46 y 76)
El catequista, como dicen los Obispos españoles, tiene que ser consciente de su misión de educador de la fe. Tiene que entregarse con ilusión y responsabilidad a su misión sagrada. "El catequista, dotado del carisma del maestro, aparece como el educar básico de la fe". (El catequista y su formación, 31)
Es importante que el catequista tenga conciencia de esta función, de esta misión, pues sólo desde el entusiasmo se trasmite a los demás la alegría del mensaje recibido y la sorpresa de la buena noticia que es el anuncio de la salvación, del amor del Señor
EL CATEQUISTA ENVIADO A HACER DISCÍPULOS


El catequista debe ser consciente de que es un elegido y un enviado del mismo Jesús. En la doble dimensión de predilecto divino y de responsable de un ministerio al servicio de los hombres, el catequista tiene que hacerse consciente de su identidad de “llamado por Dios”.
- Es elegido y por lo tanto tiene una vocación singular. Jesús es claro: "No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os ha elegido a vosotros". (Jn. 15. 16).
Ser catequista es una vocación de entrega y sacrificio. La experiencia del profeta Jeremías es reveladora:

"Recibí esta palabra del Señor:

Antes de formarte en el vientre, te escogí,

antes de que salieras del seno materno, te consagré,

te nombré profeta de los gentiles..." (Jer. 1. 5-9)
- Es enviado a los hombres para anunciarles la salvación
También Jesús es explícito: "Se me ha dado toda potestad en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos míos por todas las naciones de la tierra, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Mirad que yo me quedaré con vosotros hasta la consumación de los siglos". (Mt. 28. 20)
Por lo tanto, el catequista es y tiene que sentirse partícipe y colaborador de la misión de Jesús, a lo largo del tiempo y a lo ancho de toda la tierra.

- Participa en la misión de Jesús, que sigue actuando por su medio.

- Anuncia el Evangelio por todas las partes, por que el Señor lo mandó.

- Se siente movido por el Espíritu de Jesús y no por el propio.

- Descubre a los hermanos como amados por el mismo Dios.

- Siente que actúa como mediador o sacramento en medio de los elegidos.
Pablo VI decía en su exhortación: "El Espíritu Santo es el agente principal de la e vangelización, el maestro interior que explica a tos fíeles el sentido profundo de las enseñanzas de Jesús y de su misterio". (Evangelii Nuntiandi, 75)
EL CATEQUISTA ACTÚA DENTRO DE LA IGLESIA
El catequista no sólo realiza su tarea en nombre de Dios y ofrece sus servicios a los hombres movidos por su amor al Señor y por la inspiración que siente en lo profundo de su mente y de su corazón. Se siente y se sabe miembro de la Comunidad de Jesús. ;

    - No sólo actúa, sino que anuncia el mensaje en nombre de la Iglesia. Está inserto en la comunidad cristiana y se convierte en portavoz de la misma. Su palabra es eco del mensaje que las Iglesia debe llevar a todos los hombres



- Se siente enviado por una comunidad de hermanos para hacer a los demás participantes de la riqueza de familia, que proviene de Jesús. Por eso mira con amor fraterno a todos los hombres, en especial a quienes con el comparten la búsqueda y la clarificación. Y mira con amor crítico a los pastores de la Iglesia y a los demás ministros ya que actúa en la comunidad de los elegidos de Jesús.
- Se sabe servidor de los hombres creyentes, que deben clarificar su fe y su amor y para ellos actúa como estímulo e intermediario, como ayuda y colaboración, como camino y como aliento.
Abierto a los problemas del hombre de nuestro tiempo y de nuestra sociedad, así como a la persona del catequizando a quien sirve, se siente con entusiasmo al servicio de la Palabra de Dios, que es palabra de vida y de esperanza, de fe y de salvación, de gracia y de fraternidad.

La importancia de su tarea
Está en función de la misión evangelizadora que desempeña en la Iglesia. Su entrega no es una ocurrencia, sino un servicio eclesial. Sabe que es llamado por el mismo Jesús para hacer discípulos del misterio de un Dios encarnado. Esto implica un compromiso, pero sobre todo reclama una conciencia de la propia identidad.
Por eso el catequista sabe, o debe saber:

* Su misión es actuar en nombre de Jesús y de su Iglesia.

* Su labor es transmitir la verdad divina, no su propia verdad.

* Su objetivo es sembrar una vida conforme al estilo del Evangelio.

* Su medio es hacer vivir la experiencia religiosa cristiana.

* Su ambiente es el de sus catequizandos,

que son sus hermanos en la fe y en el amor al Señor.

3. COMPROMISOS DE FORMACIÓN DEL CATEQUISTA
Su vocación, su identidad, su misión, reclaman del catequista entrar en un camino de formación que le sitúa ante tres frentes:
* Vivencia y conocimiento de la fe, para poder transmitirla a los demás hombres con la firme persuasión de que se trata de un regalo divino.

* Integración y conocimiento de la realidad y del misterio que anuncia a los catequizandos, entendiendo que no es un fon propio, sino recibido de Dios.

* Capacitación en los lenguajes de los hombres, para hacerse entender por todos los oyentes.

   Si tal es la dignidad del catequista, necesita cualidades y valores. Unos son naturales y otros son conquistas personales que reclaman tiempo, entrega y voluntad. No todos valen para ello, a menos que se preparen y desarrollen las cualidades ministeriales que se precisan
Profesiograma catequístico

  

Se necesitan todos los rasgos posibles para cumplir con la misión. Pero algunos pueden darnos la pista para un correcto profesiograma catequístico.



Los personales son los que desarrollan y consolidad la conciencia de la propia dignidad. Términos como dominio, serenidad, sensibilidad, austeridad, libertad, optimismo, sensibilidad espiritual y sobre todo fe, esperanza y caridad resultan necesarios.
Los sociales hacen fáciles las relaciones con los demás: las verticales de dependencia misional, las horizontales de solidaridad y convivencia  Términos como amabilidad, comprensión, respeto, ejemplaridad, pluralismo, ciencia, sobre todo sencillez, capacidad de diálogo y cordialidad abren el espíritu a la comunicación.



   - Los eclesiales son los que hacen al catequista miembro activo y generoso de la comunidad de los creyentes. Sus cualidades de disponibilidad, responsabilidad, piedad, ortodoxia, fidelidad, obediencia, sentido de sacrificio, entrega y dedicación, apertura y sobre todo celo, sinceridad y abnegación hacen posible su labor santificadora.


   - Como educador de la fe y animador, los pedagógicos son las cualidades que aprecian quienes con él se relacionan: autoridad, prudencia, confianza, fortaleza, interés, competencia, previsión, sobre todo amabilidad, adaptación y paciencia.



- Y puesto que trata con sujetos que le necesitan y a los cuales les debe animar e iluminar, las "habilidades psicológicas" al estilo de la agilidad mental, el optimismo, la comprensión, la cercanía, la apertura, la sencillez, el altruismo, el equilibrio y la ejemplaridad, sobre todo la paz, le darán lo que precisa para que su acción sea permanentemente beneficiosa.
-  Algunos catequistas pueden desanimarse al pensar que tantas cualidades son inalcanzables a la vez. Lo curioso y lo misterioso de las cualidades profesionales es que, cuando se cultiva una cualquiera, todas las demás se acrecientan. Y cuando alguna falla en lo esencial, todas las demás se resienten. Esa simbiosis de rasgos profesionales aparentemente es desconcertante; pero, a la larga, se vuelve consoladora.

   

Formación del catequista

 

  Si precisa muchas cualidades para el ejercicio de su "profesión", de su profetismo, de su vocación, el catequista debe prepararse y formarse continuamente. La grandeza de su identidad, de su misión, reclama esfuerzos de preparación.



   El camino de su formación reclama su atención en tres frentes principales:



- Profundidad en el mensaje. Y eso supone vivencia y no sólo ciencia; conciencia y no sólo inteligencia; y fe en lo que se anuncia, para poder transmitirla a los demás hombres.


  - También descubrimiento profundo del destinatario del mensaje: aprecio de sus rasgos humano, sensibilidad ante sus circunstancias, comprensión del medio terreno, ayuda en sus procesos de cam­bio y crecimiento natural y sobrenatural.

- Destreza en los lenguajes. Mensaje y personaje exigen hon­dura, control, oportunidad en los lenguajes: los estilos de la Palabra divina y los recursos de la palabra humana
- Con esta triple acción, al catequista le resulta fácil promover la conciencia de la misión, la sensibilidad ante el envío que hace la Iglesia, fe en la ayuda divina.

 



 

Proyección y actuación.
   El catequista debe vivir, como todo educador, para el mañana y no sólo para el presente. El educador insconscientemente actúa mirando al porvenir que espera al alumno que actualmente tiene ante sus ojos. Es el hombre del mañana, el profesional, la persona formada la que condiciona su conducta.


   Algo similar debe latir en el corazón del profesional de la catequesis, que otea  el porvenir personal y eclesial.



   Su misión es disponer la mente y el corazón del catequizando para que llegue a ser persona de fe, hombre de esperanza, miembro de una comunidad de amor. Esa misión exige ante todo fe y esperanza. Con la primera cree lo que no ve; con la segunda se espera en Alguien por el que se trabaja.



   Por eso no basta que el presente le sonría. Es preciso que el porvenir le inquiete. El afán por el mañana es compatible con la confianza de que Cristo, verdadero artífice del crecimiento y de la vida del espíritu, actuará desde la base de lo que él realiza. Por eso la proyección catequística es vital en la buena comprensión de la tarea catequística. La acción cotidiana de la educación de la fe supone fidelidad ante sí, eficacia ante los catequizandos y seguridad ante la Iglesia.
 
 
1. Ante sí mismo.
   El catequista debe cultivar la serenidad y tener la conciencia tranquila si cumple con su deber. El es sembrador y las semillas tardan un tiempo en dar frutos. Los frutos no existen si las semillas no se siembran, o son escasos si la tierra no se prepara.


  El catequista necesita proyectarse con paciencia, esforzarse con tranquilidad, inquietarse de forma tranquila y soñar bajo el paraguas protector de Dios.

   2. Ante los catequizandos.
   El catequista debe acostumbrarse a elevar los ojos cronológicamente y comprender que tiene delante futuros adultos, profesionales honestos, padres y madre de familia responsables, artífices de una humanidad mejor.
En esos futuros protagonistas de la vida es donde él siembra el Reino de Dios, que es como "agua que salta hasta la vida eterna" (Jn. 4. 13) y no solo quita la sed del momento.

    El que sólo ve niños no tiene ojos de catequista, aunque los tenga de poeta, de artista, de sociólogo o de psicólogo.
    3. Ante la Iglesia.
   Ante la comunidad enviada por Jesús para "ir por el mundo y anunciar el Evangelio a todos los hombres" (Mc. 16. 15), el catequista debe sentirse llama­do a colaborar en la tarea escatológica que ese mandato misional implica. Es decir, debe sentirse navegante en la barca que boga hacia un destino siempre mar adentro (Lc. 5.3.); y debe sentirse caminante que un día volverá lleno de gozo diciendo al mismo Jesús: "Hasta los demonios se nos someten en tu nombre." (Lc. 10.17)


Estos planteamientos pueden resultar piadosas consideraciones, pero de ver­dad son algo más. Son fundamentos de la catequesis que sintetizan necesidades espirituales básicas: optimismo profesional, seguridad en el futuro, confianza en Dios, amor a la Iglesia, conciencia de la propia llamada de Dios.




TEMA DE REFLEXION PARA CATEQUISTAS

Por todo lo dicho, es importante que el catequista tenga claro lo que es y lo significa en la Iglesia. Y esto no se consigue con unas cuantas reflexiones, sino que se precisa tiempo y serenidad para descubrir su identidad.

VOCABULARIO FUNDAMENTAL
Determinados conceptos deben estar claros en su mente:
Vocación: Llamada divina a una misión o a la entrega a un tipo de vida por Dios querido y entendido como tal quien lo recibe.
Respuesta fiel: Generosa disposición de quien se siente llamado para esa misión y entrega a ella con todas sus consecuencias.
Misión: Envío que hace la Iglesia, o comunidad de Jesús, como reflejo de lo que Dios quiere para cada uno.
Ministerio o Servicio eclesial: Trabajo, tarea, y ocupación que se hace bajo la

llamada divina hechos con la ciencia de que se responde a Dios.
Discípulo de Jesús: El que sigue el mensaje, el estilo y las pautas del Evangelio, y lo hace su propio programa de vida.
Comunidad eclesial. La Iglesia en cuanto Jesús, Cabeza y alma de ella, está presente en la vida de sus seguidores.
Compromiso apostólico: Todo lo que se hace bajo inspiración

divina para que el Reino de Dios se extiende en el mundo.
Para nuestras notas personales sobre el tema: ideas, reflexiones, interrogantes, aportaciones que podemos hacer a los otros con nuestros recursos e ideas..., procuremos tomar daros por escrito. Nos ayudan a pensar y a sintetizar.

CUESTIONES PARA PLANTEARNOS
Nos interesa reflexionar a fondo sobre nuestra misión y nuestra identidad de catequistas, de lo que pensamos de nuestra misión dependerá en gran parte el modo como la realicemos ante nuestra conciencia y ante nuestros mismos catequizandos.
Unas cuantas preguntas pueden ayudarnos a pensar:
* ¿Qué rasgos del catequista auténtico estamos decididos a cultivar?

* Personalmente, en cuanto llamados en conciencia...

* Como grupo de catequistas que trabajamos de forma solidaria...

* ¿Qué medios proponemos como adecuados para nuestra formación?

¿Por cuál de ellos comenzamos?¿Quién nos puede ayudar?

* ¿Con qué actitudes vivimos el servicio o ministerio de la Palabra del Señor?
Podemos de verdad hacernos conscientes de algunos hechos:
- Muchos catequistas, en nuestro entorno, actúan bien como tales, pero son poco conscientes de su vocación, de su identidad, de su misión
- Hay gran peligro de tomar la acción catequística como un entretenimiento; piadoso, más que como una auténtica responsabilidad cristiana.
- En nuestras parroquias se cultiva la vocación catequística mucho en el plano individual, pero poco en el sentido solidario y comunitario, que reclama un buen servicio eclesial y ministerial.
¿Son verdaderas estás tres afirmaciones?
¿Estamos convencidos de que ser buen catequista supone cultivo y formación...? entregarse a la catequesis supone auténtico espíritu de servicio...? la vocación catequística requiere agradecimiento pues es un don de Dios...?



Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La palabra es el modo habitual de entrar en comunicación con los demás. Nada hay más personal que la palabra ya que ésta, si es sincera, expresa lo que hay en nosotros icon1. a continuación hay dos columnas, en la columna de la izquierda...

La palabra es el modo habitual de entrar en comunicación con los demás. Nada hay más personal que la palabra ya que ésta, si es sincera, expresa lo que hay en nosotros iconPor primera vez (literalmente quiere decir "después de la física")...
«¿Qué hay?». Puede además responderse en una sola palabra: «Todo», y todos aceptarán esta respuesta como verdadera. Sin embargo,...

La palabra es el modo habitual de entrar en comunicación con los demás. Nada hay más personal que la palabra ya que ésta, si es sincera, expresa lo que hay en nosotros iconDiscurso y realidad: las palabras y las cosas en la antigüedad
«mito» o «relato mítico» y significa, etimológicamente, «palabra». Curiosamente, el significado etimoló­gi­co de logos, es también...

La palabra es el modo habitual de entrar en comunicación con los demás. Nada hay más personal que la palabra ya que ésta, si es sincera, expresa lo que hay en nosotros iconDecía Freinet que el niño al que se le deja expresarse libremente...

La palabra es el modo habitual de entrar en comunicación con los demás. Nada hay más personal que la palabra ya que ésta, si es sincera, expresa lo que hay en nosotros iconUtopíA : Palabra creada por Tomás moro, del prefijo griego ou, «no», y topos, «lugar»
«Hay quienes quieren llegar a la luna, mientras nosotros aún estamos tratando de llegar a la aldea.»

La palabra es el modo habitual de entrar en comunicación con los demás. Nada hay más personal que la palabra ya que ésta, si es sincera, expresa lo que hay en nosotros iconAnote el número de sílabas que hay en cada palabra

La palabra es el modo habitual de entrar en comunicación con los demás. Nada hay más personal que la palabra ya que ésta, si es sincera, expresa lo que hay en nosotros icon"La muerte, temida como el más horrible de los males, no es, en realidad,...

La palabra es el modo habitual de entrar en comunicación con los demás. Nada hay más personal que la palabra ya que ésta, si es sincera, expresa lo que hay en nosotros iconEn todas las oraciones hay una palabra que nos informa acerca de lo que

La palabra es el modo habitual de entrar en comunicación con los demás. Nada hay más personal que la palabra ya que ésta, si es sincera, expresa lo que hay en nosotros iconSinopsis : Esta fábula mediaval eneseña que, en las relaciones humanas,...
«Ejemplo xxxii», de los burladores del paño, inspiró el cuento de Hans Christian Andersen «Los vestidos nuevos del emperador», y...

La palabra es el modo habitual de entrar en comunicación con los demás. Nada hay más personal que la palabra ya que ésta, si es sincera, expresa lo que hay en nosotros iconDe la ceniza algo habrá de nosotros, si en la muerte fiel la palabra...






© 2015
contactos
l.exam-10.com