LeccióN "verbo de oro"






descargar 309.95 Kb.
títuloLeccióN "verbo de oro"
página7/10
fecha de publicación31.08.2015
tamaño309.95 Kb.
tipoLección
l.exam-10.com > Documentos > Lección
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

SÉPTIMA CONFERENCIA. PREGUNTAS DE LAS DAMAS GNÓSTICAS


REALIZADAS POR ESTUDIANTES GNOSTICAS, DESPUÉS DE LA "CONFERENCIA A LA MUJER"

(Las preguntas y respuestas de esta conferencia no han sido revisadas por no poseer en la grabación original, la parte correspondiente a las preguntas).

SAMAEL AUN WEOR

Ahora, aquí, estamos abiertos a la plática y en general al diálogo. Todas las hermanas que tengan preguntas para hacer, pueden hacerlas con la más entera libertad...

P.- Maestro, a mí me dijeron que la única persona que podría curarme, era usted...

R.- Bueno, daremos la ayuda en forma psíquica: todas las noches te concentras en mí, a la una de la mañana, y a esa hora enciendes tres pequeñas velas y haces la concentración. Yo sentiré el llamado telepático y daré la ayuda. Amén.

Sigamos con las preguntas doctrinarias. Entiendo que todas quieren preguntar. Comiencen, pues, por hacer sus preguntas; para todas habrá la respuesta.

P.- Quiero hacer una pregunta basada en la Biblia. Según la Biblia, hubo una mujer que se llamó Esther. A mí me llamó mucho la atención el hecho de que ella tuvo que sufrir mucho para ser aceptada por el Rey como esposa...

R.- Sí; en verdad, ese es el relato de Esther que hay en la Biblia, en el que al fin ella vino a ser tomada como esposa por el Rey, ¿no es cierto? Bien, y esto se debió a que ella se hizo digna de ser tomada como esposa. Claro, ese es un asunto, en el fondo, esotérico. Realmente, la mujer que elimina, o el Alma que elimina los elementos inhumanos, al fin se desposa con el Real Ser interior profundo, que es el Rey. Ella tuvo, dijéramos, que esforzarse, sufrir, antes de que pudiera ser recibida por el Rey Asuero. Así fue como Esther pasó a ser esposa del Rey...

P.- Maestro, en un Ritual Gnóstico antiguo se dice lo siguiente: "Deberéis reunir bienes, provisiones, mujeres y aromas..." ¿Cuál es el significado esotérico de esa frase?

R.- Eso es completamente simbólico. Quiere decir que hay necesidad de triunfar totalmente, de volverse uno un triunfador; saber manejar las cosas del mundo con exactitud, con propiedad; dominar lo de arriba y lo de abajo. Precisamente, Hermes Trismegisto, el tres veces grande Dios Ibis de Thot, dijo: "Sube de la tierra al cielo, y luego, de retorno, regresa otra vez a la tierra y vuelve a subir, y así tendrás poder sobre lo de arriba y sobre lo de abajo. Penetrarás en toda cosa sutil y también lograrás vencer a toda cosa grosera". Así, pues, que la clave del poder está en eso. Por eso se dice: "Reuniréis bienes, provisiones, mujeres y aromas", es decir, aprender a manejar "lo de arriba y lo de abajo" con maestría.

P.- ¿Esta frase se aplica también a la mujer?

R.- Pues en el caso de la mujer también se aplica lo mismo, porque el ritual no les va a decir a ustedes, que "reúnan hombres de toda clase", que "se hagan poderosas" ¿no? Sencillamente es lo mismo: aprender a manejar, con idoneidad, "lo de arriba y lo de abajo". ¿Alguna otra pregunta?

P.- ¿Qué efecto pueden causar, en una persona que trabaje como bioanalista, los fluidos que emanan de la sangre, y qué le sucede a una persona que dona o que recibe sangre ajena?

R.- Pues siempre, no deja -el Bioanalista- de contaminarse un poco con los fluidos psíquicos de la sangre, lo que en una u otra forma viene a relacionarle -psíquicamente- con los dueños o proveedores de tal sangre. Federico Nietzche, dijo: "Escribe con sangre y aprenderás que la sangre es espíritu". Fausto, el Dr. Juan Fausto, encantador y mago, dice: "Este es un fluido muy singular...". Cuando uno ha recibido sangre de otra persona, queda conectado psíquicamente a esa persona; hasta llega a reflejarse en uno el Karma de esa persona.

P.- El Karma que usted señala, ¿se refleja sobre el que dona o sobre el que la recibe?

R.- En ambos, porque se establece un hilo magnético entre el donador y el que la recibe. Así, pues, es lamentable quedar uno conectado a otra persona, quedar uno participando, hasta cierto punto, del Karma de otro, siendo el reflejo del Karma de otro. Más vale evitar las transfusiones de sangre. Los examinadores de sangre, pues, siempre reciben las vibraciones de las corrientes sanguíneas y en alguna forma se conectan con las personas con las cuáles no deberían haberse relacionado.

P.- ¿ Cómo podría hacerse, Maestro, para que ese Bioanalista pueda limpiarse un poco?

R.- Pues sólo separándose de esa clase de trabajo; eso es lo lógico. Hay otros trabajos, no solamente ese. A ver, hermanas, ¿qué otra pregunta?...

P.- Maestro, tengo una pregunta muy personal. Yo padezco continuamente de dolores de cabeza; ahora, en este momento, estoy haciendo un esfuerzo muy grande para permanecer acá. Quisiera saber, ¿qué podría hacer?

R.- Claro está que esos dolores de cabeza, así, por secula seculorum, amén, se deben a daños de la parte mental -de la parte psicológico-mental-. Posiblemente, en alguna pasada existencia utilizaste equivocadamente la mente, y ahora tienes que pasar por ese sufrimiento. Eso es kármico. Hay necesidad de curarse, en este caso, desde el punto de vista psíquico. Se invocará a Pedro y éste concurrirá al llamado -me refiero a Pedro, el apóstol del Cristo, el cual es idóneo en esta clase de trabajos-. A tiempo de dormirte, todas las noches, te concentrarás en Pedro, y en nombre del Cristo le pedirás que venga a sanarte la mente. El trabajo tiene que ser largo, arduo y difícil, pero dentro de algún tiempo, si no has desmayado, tu mente estará completamente sana. Con los procedimientos habituales de los doctores es difícil que tu mente pueda quedar sana. Los doctores no logran curar eso...

P.- Maestro, yo también siento muchos dolores en los huesos...

R.- Esos dolores óseos, todo eso, es puro reumatismo; no es más. Eso se cura, pues, con petróleo y sal quemada. La sal se pone a tostar, entre una sartén, y luego se mezcla con un poquito de petróleo, y con un trapito te haces masajes diarios donde quiera que sientas el dolor...

Un momentico lo que sí estoy viendo es que las hermanas están desviando la cosa hacia un consultorio médico. Si vamos a hacer un consultorio médico, las hermanas se van a quedar sin poder preguntar nada. ¡No es justo, no es justo...!

P.- Maestro, ¿qué significa el mantram O AO KAKOF NA KHONSA?

R.- Esos son mantrams para transmutación; le sirven al hombre y le sirven a la mujer. Se pronuncian así: OOOO... AAAAOOOO... KAAAKOF... NAAAAKOOOONSAAAA...

La vocal "O" hace vibrar las gónadas masculinas y femeninas, y por lo tanto produce transmutaciones. Hasta con "Rayos-X" se pueden observar las gónadas, tanto en el hombre como en la mujer, cuando se está vocalizando la letra "O".

La "KA" es maravillosa: se forman arcos, semejantes a los de los Templos de Yucatán -vistos, naturalmente, con el sentido de la Auto-observación psicológica, o Clarividencia- En la sílaba "KOF", vuelve a utilizarse la "K" de los Templos de Yucatán; golpea nuevamente a las gónadas para la transmutación.

"NA": hace exhalar el aliento.

"KOOON": golpea otra vez las gónadas.

"SAAA": el aliento.

Total, que es toda una maquinaria mágica para hacer subir la energía creadora hacia adentro y hacia arriba. Se vocaliza, muy especialmente, cuando se trabaja en la Novena Esfera. Aquellos que estén trabajando en la Forja de los Cíclopes, pueden -durante la cópula química- pronunciar tales mantrams y como secuencia o corolario, se realizará en ellos la transmutación sexual; evitarán caerse sexualmente, podrán conjurar el peligro de derramar el Vaso de Hermes Trismegisto, el tres veces grande Dios Ibis de Thot. ¿Alguna otra pregunta?

P.- Una dama que sea gnóstica y que esté casada con uno que no es gnóstico, ¿puede ser Isis?

R.- ¿Por qué no? ¿Qué delito ha cometido la pobre? ¿Porque el señor no es gnóstico, ya no va a servir de Isis?...

P.- Se sobreentiende, Maestro, que si el varón no es gnóstico, entonces él fornica sobre ella...

R.- ¿Y qué? El todo está en que ella no fornique; el todo está en que ella tenga la suficiente fuerza de voluntad para no llegar al "orgasmo" de la fisiología...

P.- Maestro, el mantram KANDIL BANDIL R, ¿también puede utilizarse en la transmutación?

R.- Voy a decirte: hace unos cuantos años -muchos años hacia atrás-, platicaba yo con el Angel Aroch, Angel de Mando, y se me ocurrió preguntarle, cara a cara, frente a frente, por algún mantram para el Kundalini. Le dije: "Maestro, te pido un mantram, el más poderoso que exista en todo el Universo para despertar el Kundalini".

Entonces él me respondió: "Con mucho gusto", y cantó el mantram. Lo cantó así: KAAAANDIIIILLL... BAAAANDIIIILLL... RRRRRRRRRRRR...

Bueno, ese es el mantram más poderoso que existe en todo el Cosmos para despertar el Kundalini. Claro, se debe usar en la Forja de los Cíclopes. Las parejas que estén trabajando en la Novena Esfera, lo deben usar cada vez que sientan la necesidad de cantarlo, y en esa forma muy pronto se logra el despertar de la Serpiente Sagrada.

P.- Venerable Maestro, ¿ese mantram se utiliza antes de terminar la práctica del Arcano, es decir, durante la práctica?

R.- Pues durante la práctica, antes de la práctica y después de la práctica... A ver, ¿qué otra pregunta?

P.- Maestro, ¿tiene usted conocimiento de una clínica que está situada en México y donde dicen que curan con la ayuda de extraterrestres?

R.- ¡Esas son mentiras! La realidad es que mientras uno no haya destruido el "Ego", no es posible que pueda entrar en contacto con las Inteligencias Superiores del Universo. Así, pues, dejémonos de ilusiones; pensemos en desintegrar el "Ego", y una vez que lo hayamos vuelto ceniza, la conciencia despertará y entraremos en contacto con los Seres Inefables.

P.- Maestro, a mí se me dificulta mucho la práctica de la muerte del "Ego". Yo trato de hacerla, pero cuando creo que ya más o menos tengo a uno de los "yoes" comprendido, de repente no sé si lo estoy haciendo mal. Yo entiendo bien la parte teórica, pero al hacer la meditación, al tratar de comprender el "Ego" me confundo. Tal vez usted nos podría dar una orientación al respecto.

R.- Pues, francamente, yo no veo dificultad en eso, yo no le veo ningún problema. Debe uno observarse durante todo el día, para ver qué encuentra. De pronto tiene uno un arranque de ira, de coraje, y entonces viene a descubrir que tiene el "Yo" de la ira. Debe tratar de comprenderlo, de reflexionar en él -tratar, dijéramos, de revivir la escena aquélla de ira- y una vez que lo comprendió, entonces debe desintegrarlo; se concentra uno en la Madre Divina Kundalini y "le chilla", y "le chilla", y "le chilla", hasta que al fin ella le desintegra el "Yo" de la ira. ¿Qué trabajo tiene eso? Yo no le veo trabajo. ¿Ustedes le ven trabajo? ¡Yo no!

P.- Maestro, pero hay una cosa: Hay varios "yoes" que nos molestan, y puede que uno se manifieste en forma violenta y otro muy sutilmente. ¿A cuál de ellos hay que desintegrar primero?

R.- Pues aquí, en esto de la desintegración de los "yoes", no deben haber preferencias; la ley debe ser para todos, cueste lo que cueste. Se trabaja al más chiquito y al más grandote, y a ambos -vea- hay que darle "chicharrón". Coge el uno y agarra al otro, no te compliques tanto la mente. Simplifica un poco y hacia adelante, y "ahí nos vemos...".

P.- Venerable Maestro, ¿cómo se matan los "yoes"? Si son tantos, ¿a cuál de ellos se le debe poner atención?

R.- Ahí tiene uno que marchar, dijéramos, con el que descubra, sin tanto "matarse" la cabeza, y "para adelante"; estudiarlo, comprenderlo, y luego, pues, rogarle a la Madre Divina Kundalini que le dé "chicharrón", ¡y listo!

P.- ¿Debemos conocer alguna técnica, para la comprensión del "Yo"?

R.- No, para eso no hay necesidad de tanta técnica. Cuando tú te pones a pensar por ahí, dijéramos, en cualquier cosa de la vida, pues tú no necesitas tener técnica. Cuando uno está interesado en algo, está interesado, y si uno está interesado en saber por qué tiene ira, no necesita de tanta técnica; sólo quiere saber, y tiene derecho, además. De manera que, entonces, después de que uno está interesado, viene a meditar en una forma tan natural, que ni lo piensa, es decir, que uno no debe ponerse a pensar cómo va a meditar. Uno está interesado en comprender un "Yo", y se acabó; saber por qué se expresa de determinada manera y en determinado momento, y por qué en otras ocasiones no se expresa, etc., etc., etc. De manera que cuando uno ya lo ha comprendido, le pide entonces a la Madre, a Devi Kundalini, que le dé "chicharrón", y ella se lo da. Para eso no se necesita ser "tan-tan...".

P.- Maestro, ¿existe algún remedio para dejar de fumar?

R.- ¿Para dejar de fumar? Pues, hombre, el mejor remedio es hacerle el análisis a la cosa esa del cigarrillo; tratar de comprenderlo profundamente, sentarse por ahí a meditar sobre el tal cigarro para qué sirve, qué efectos produce en el organismo, etc. Una vez que uno ha comprendido que el cigarrillo es inútil y que lo único que consigue con eso es un cáncer en los pulmones, o en la garganta -o en el mejor de los casos que los pulmones se le llenen de nicotina, se le rompan o se le rasguen y que queden como un fuelle roto- pues, entonces, se propone uno desintegrar el "Yo" del cigarrillo: se le pide a la Divina Madre Kundalini que tenga la bondad de volverlo cenizas. Al fin, un día de esos tantos, ese "Ego" desaparece, y después de que haya desaparecido, desaparece el vicio también.

Yo no me explico cómo hacen ustedes para fumar, yo no entiendo... Me viene a la memoria cuando yo era muchacho: como yo veía a los señores grandes que fumaban, me decía a mí mismo: "Yo quiero, también, ser un señor". Era un "mocoso" de 14 años, pero ya quería ser un señor. Los veía que echaban humo como chimeneas por las narices y por la boca, y entonces me decía a mí mismo: "Esos son los hombres; yo tengo que ser ya, también, un horrible grande". Compraba la cajetilla -esas, de cigarros- y mientras más hacía por fumar, más horrible me parecía, y luchaba por agarrar el vicio, porque como yo veía a los señores tan serios, con un cigarro en la boca, yo decía: "Estos señores son muy respetables; yo tengo también que llegar a ser respetabilísimo, seguir el ejemplo tan digno que esta gente nos está dando a nosotros, los muchachos"... Bueno, así pensaba yo de la gente grande. Pero inútil; no me pudo entrar el vicio. Mientras más fumaba, más horrible me parecía. Llegó el día en que cogí una cajetilla de cigarrillos y la tiré así, contra el suelo. Dije: "Yo no nací para esto. ¡Al diablo tales cigarros!".

¡Yo no me explico cómo hacen ustedes para fumar, yo no entiendo! ¿Quisieran ilustrarme, darme unas clasecitas por ahí?

P.- Usted dijo hoy, en la conferencia dirigida a la mujer, que los varones están degenerados y que sólo la mujer puede ayudarlo. ¿De qué manera las damas podemos ayudar al varón?

R.- Bueno, dije que durante la cópula metafísica, en la Novena Esfera, la mujer debe ayudarlo, animarlo para que aprenda el varón a transmutar las energías sexuales; darle ánimos, decirle: "¡Sea hombre, transmute, no derrame el Vaso de Hermes, no sea necio, transmute, tenga fuerza!". Bueno, si el hombre no se asusta, puede que a la larga transmute.

Voy a contarles a ustedes algo muy chistoso... Resulta que XX llegó a pedir la mano de una de mis hijas, cuando ella todavía era una muchacha soltera. Le hice unas preguntas terribles, le dije: "¿Usted la ama?". "Sí, la adoro". "Está bien, ¿usted sería capaz de dar por ella hasta la última gota de sangre?". El hombre se quedó pálido. "¿Sería usted capaz de ir al paredón de fusilamiento por ella?". "¿Cómo, al fusilamiento?". "¡Sí, al paredón...!". Bueno, y ese pobre hombre que venía a oír semejantes palabras del suegro... Milagrosamente no corrió; lo que si puedo asegurarles fue que palideció. Días después, mi hija aseguraba que él la adoraba, pero que no se había atrevido a contestar porque, realmente, a él le pareció que la cosa no era para tanto. Entonces yo pensaba no darle a la hija por esposa, puesto que la respuesta no me había sido afirmativa y yo no podía confiar mi hija a alguien que no estuviera dispuesto a ir hasta el paredón de fusilamiento.

Bueno, pero entonces, la Maestra Litelantes, un poquito más mesurada, me dice: "Hay que tenerle paciencia al pobre hombre. Después la querrá, la adorará. Ahí comienzan con un poco de cariño y después eso se vuelve un incendio...". "En esas condiciones, si -dije-; si eso es así, pues que se casen, que se casen, que se casen y que se casen". ¡Y se casaron! Ahora, "me eché" una buena; ahí, hoy tengo un poco de nietos...
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

LeccióN \"verbo de oro\" iconVerbo de la oración principal verbo subordinado

LeccióN \"verbo de oro\" iconUn verbo sin decir/ sin gritar/ un verbo

LeccióN \"verbo de oro\" iconAsunto: «Me dejaste estupefacto con tus comentarios sobre Oswald Pohl»
«estatura baja, aspecto fuerte, morocho, cabello ondulado, de bigotes y que fumaba cigarros, y que usaba alianza de oro y un anillo...

LeccióN \"verbo de oro\" iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

LeccióN \"verbo de oro\" iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

LeccióN \"verbo de oro\" iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

LeccióN \"verbo de oro\" iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

LeccióN \"verbo de oro\" iconMisa Ediciones «Del Verbo Encarnado»

LeccióN \"verbo de oro\" iconSimple Present with Verbo to be ser o Estar

LeccióN \"verbo de oro\" iconCuando escriban el verbo, que tenga sentido en la frase!!!






© 2015
contactos
l.exam-10.com