LeccióN "verbo de oro"






descargar 309.95 Kb.
títuloLeccióN "verbo de oro"
página1/10
fecha de publicación31.08.2015
tamaño309.95 Kb.
tipoLección
l.exam-10.com > Documentos > Lección
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

EL ETERNO FEMENINO SAMAEL AUN WEOR

El Eterno Femenino

SAMAEL AUN WEOR

COLECCIÓN

"VERBO DE ORO"

TOMO VII


Contenido

INTRODUCCIÓN 3

PRIMERA CONFERENCIA. EL ETERNO FEMENINO 4

SEGUNDA CONFERENCIA A LA MUJER “LA SANTA PREDESTINACIÓN” 9

TERCERA CONFERENCIA. EL ETERNO FEMENINO Y SU RELACIÓN CON EL JESHUA PARTICULAR 19

CUARTA CONFERENCIA. EL AMOR 25

QUINTA CONFERENCIA. MATRIMONIO, DIVORCIO Y TANTRISMO 40

SÉPTIMA CONFERENCIA. PREGUNTAS DE LAS DAMAS GNÓSTICAS 57

INTRODUCCIÓN


La ignorancia que la filosofía y la religión tienen sobre la naturaleza femenina, es una de las causas del mal trato que tradicionalmente se le ha dado a la mujer. Especialmente, las tres grandes religiones monoteístas que prevalecen en el mundo -cristianismo, islamismo y judaísmo-, han contribuido a que ese mal trato haya cristalizado en la sociedad desde tiempos inmemoriales. El origen de esta ignorancia se encuentra en la equivocada interpretación literal de los relatos alegóricos y simbólicos, que sobre la caída y degeneración del hombre se encuentran en las Sagradas Escrituras.

Muy por el contrario, la Gnosis, al igual que ciertas tradiciones esotéricas enraizadas en la arcaica Religión-Sabiduría de las primeras épocas de la humanidad, otorga al hombre y a la mujer el justo lugar que ocupan en esta creación. La Gnosis siempre enseñó que lo masculino y lo femenino son dos manifestaciones de la Divinidad-Una: el Varón y la Varona fueron creados como un ser único - "Los dos no serán sino una sola carne" (Mat. XIX, 45)-, que integraba en sí mismo las dos naturalezas opuestas... Los procesos misteriosos de la Gran Naturaleza, llevaron a la separación de estos dos principios en formas separadas; desde entonces, los cuerpos humanos nacieron con los sexos diferenciados, según la naturaleza que se expresa en cada uno de ellos...

A través de las siete conferencias que componen este nuevo Verbo de Oro, Samael Aun Weor trata objetivamente el tema, aportando a nuestras mentes una nueva luz sobre el Eterno Femenino. Podría pensarse que es un libro dirigido especialmente a las mujeres, mas no es así; los varones encontrarán en él una magnífica didáctica para poder comprender mejor lo femenino.

El "machismo" es una posición tan equivocada como el "feminismo". Hombre y mujer deben recorrer de la mano el camino que los lleve de regreso al paradisíaco estado primordial.

El Camino de la Regeneración Espiritual del hombre y de la mujer. es totalmente sexual; si hombre y mujer se odian, están atentando contra el único medio que les puede ayudar. Hablando en lenguaje Tántrico. diremos, que "cuando se cae al suelo, hay que levantarse con la ayuda del mismo suelo...".

Aquello que nos hizo caer, es lo mismo que nos puede ayudar a levantar. El Sexo es la puerta de salida y de entrada. Lo masculino y lo femenino son eminentemente sexuales...

El hombre y la mujer al orar invocan a Dios, pero al unirse sexualmente, se convierten en Dios. La Senda de la Realización Cósmica es el camino del Matrimonio Perfecto...

PRIMERA CONFERENCIA. EL ETERNO FEMENINO


PARTE DEL DISCURSO DE INAUGURACIÓN DEL CONGRESO DE DAMAS GNÓSTICAS, ACTIVIDAD CELEBRADA DURANTE EL TRANSCURSO DEL PRIMER CONGRESO DE ANTROPOLOGÍA GNÓSTICA. EN LA CIUDAD DE GUADALAJARA, JALISCO, MÉXICO, EN OCTUBRE DE 1976.

(Conferencia revisada completamente de la grabación original).

SAMAEL AUN WEOR

... El concepto aquél de que sólo los hombres pueden llegar a la Cristificación, resulta falso, porque Dios es mujer también. En nombre de la verdad he de decir, en forma enfática, que si Dios resplandece a través de las "Cleopatras" de las Isla Elefantina, que si Dios resplandece a través de las "Vestales" de Egipto y de Persia y de Grecia y de Roma y de Siracusa, también resplandece gloriosamente a través de las mujeres de cada tiempo y de cada época, y a través de la madre que arrulla al hijo en sus brazos... Así que, en nombre de la verdad he de decir, que la mujer tiene los mismos derechos que el varón. El varón nunca es más que la mujer, aunque pretenda serlo.

El Principio Femenino Universal resplandece en cada piedra, en el lecho cantarín de cada arroyuelo, en la montaña deliciosa llena de árboles, en toda la Naturaleza... Resplandece el principio femenino en toda obra: en el ave que vuela taciturna, que regresa a su nido para arrullar a sus hijos; en el pez que se desliza entre las profundidades del borrascoso Ponto, entre las fieras más terribles de la Naturaleza.

El Principio Femenino Universal..., el Eterno Femenino, brilla entre los luceros más lejanos que anidan en el corazón de toda mujer que ha resplandecido con la disolución del "Ego" y la Cristificación.

Así que, en nombre de la verdad, no podemos menos que sentir admiración ante el Eterno Femenino... Osiris, desdoblado, convertido en mujer, anida con su amor en el corazón del sistema solar. El Eterno Femenino es el asiento de donde surge toda vida en el amanecer de la Aurora del Mahamvantara. El Logos hace fecunda la materia caótica, hace que resplandezca el vientre de la Virgen-Madre, del Eterno Femenino, para que surja de entre el caos, reluciente, el universo...

Así que, no hay motivos como para que las mujeres del Movimiento Gnóstico se sientan tristes o deprimidas, suponiendo que solamente sirven de vehículo a los hombres que quieren cristificarse. Realmente, ellas tienen el mismo derecho y llegan a las mismas alturas. Si la mujer es el vehículo para el hombre, mediante el cual éste último puede cristificarse, también he de decirles a ustedes, las hermanas gnósticas, que el hombre es el instrumento, el vehículo mediador, mediante el cual cada una de ustedes puede llegar a la Cristificación.

Las columnas "J" y "B" de todo templo, están presentes en el templo corazón. Las columnas masculina y femenina no están demasiado cerca, ni demasiado lejos; hay un espacio entre ambas para que la luz pueda penetrar en medio de ellas.

El Eterno Femenino resplandece no solamente en eso que no tiene nombre, no solamente en el Espíritu Universal de Vida, no solamente en las estrellas -que se atraen y repelen de acuerdo con la Ley de las Polaridades-, el Eterno Femenino resplandece también dentro del átomo, dentro de los iones, dentro de los electrones, dentro de los protones, en las partículas más infinitesimales de todo eso que vibra y palpita en la creación.

El Eterno Femenino hace compás maravilloso con el Eterno Masculino para crear y volver nuevamente a crear. El Eterno Femenino, Dios mismo convertido en Madre, labora intensivamente en esta creación. El Eterno Femenino es el rayo que despierta las conciencias adormecidas de los hombres.

El momento ha llegado en que cada mujer levante con su diestra la antorcha del verbo para iluminar el camino de los varones. Con profundo dolor he de decir: los varones de esta época marchan por la línea de la entropía, es decir, caminan en forma descendente, involutiva.

Ha llegado el momento en que las mujeres extiendan su diestra a los varones para levantarlos, para regenerarlos, para hacer de ellos algo distinto, algo diferente.

Ha llegado el instante en que las mujeres comprendan que el elemento masculino está en involución por estos tiempos; ha llegado el momento en que la mujer luche intensivamente por regenerar al hombre. Así, pues, que a las mujeres les corresponde en esta Era del Acuarius un gran papel, cual es el de regenerar al elemento masculino decadente.

En nombre de la verdad he de decir, que el amor es el fundamento de la Auto-realización íntima del Ser. Un matrimonio perfecto es la unión de dos seres, uno que ama más, otro que ama mejor. El amor es la mejor religión asequible a la especie humana. Para que haya amor se necesita que haya afinidad de pensamientos, afinidad de sentimientos, preocupaciones idénticas...

El beso viene a ser, precisamente, como una consagración mística de dos almas ávidas de expresar en forma sensible lo que interiormente viven. El acto sexual viene a ser la consubstancialización del amor en el realismo psicofisiológico de nuestra naturaleza.

El amor, en sí, es una efusión, una emanación energética de lo más hondo que tenemos en el interior, en la conciencia. Observen, por ejemplo, un anciano enamorado; aquellas fuerzas que fluyen de lo íntimo hacen vibrar intensivamente las glándulas endocrinas del organismo entero, y éstas intensifican su producción hormonal; tales hormonas circulan por la sangre vitalizando a todo el cuerpo físico, y así el anciano se regenera, rejuvenece, resplandece en él la vitalidad.

Obviamente, el amor es grandioso en sí mismo. Amar, ¡cuán grande es amar!, solamente la almas grandes pueden y saben amar. Para que haya amor se necesita absoluta afinidad de sentimientos. El amor, en sí mismo, es el summum de la sabiduría. El amor no puede ser definido, porque entonces se desfigura.

En las tierras del Oriente jamás se levantan monumentos a los héroes, a los varones, sino a las mujeres que saben amar. Se le rinde culto al Eterno Femenino con los diversos nombres orientales: ella es la Shakti Hindú, ella es la Kundalini divinal, ella es, precisamente, el Verbo en su aspecto femenino universal. En el Oriente se aprecia más el amor, mucho más que las teorías meramente intelectivas. Las sacerdotisas del Japón, las mujeres del amor..., allí jamás lo profanan, lo consideran como algo demasiado sagrado. En el mundo de la antigua Grecia, las Vestales eran siempre respetadas por todos los varones, porque verdaderamente ellas, en sí mismas, eran la sacerdotisas del amor.

Dios en su aspecto femenino es la adorable Isis, la casta Diana, es también el Gran Alaya del Universo. Dios en su aspecto femenino es la matriz de toda esta creación; en realidad de verdad no hubieran surgido jamás los mundos de entre el caos, de entre el Gran Alaya, si previamente el Eterno Femenino no hubiera existido. Dios-Madre, la matriz universal, resplandece entre el caos profundamente. La mujer, en sí misma, tiene todos los poderes ya que es fruto de lo divinal. La mujer, en sí misma, debe ayudar al varón.

Ha llegado la hora de comprender que el Eterno Femenino es el poder más grandioso de este Universo. Ha llegado la hora de entender el estado de receptividad trascendente y trascendental que posee la mujer: esa intuición, esa capacidad que tiene para percibir directamente y por sí misma, y sin tantas teorías, la verdad. Ha llegado la hora de comprender que junto a la columna "J" está la columna "B". Ha llegado la hora de entender que dentro del átomo, los principios masculinos y femeninos, los iones y los electrones, se ordenan y agitan intensivamente.

El Eterno Femenino, Dios-Madre, es el Alma del Universo, como decía Platón, el Anima Mundi crucificada en el planeta Tierra. El Sol de la Medianoche vive enamorado de la mujer. El Sol de la Medianoche, el Logos, ama a la mujer. Ella es Urania-Venus, la que tiene el libro de la sapiencia en sus manos. Ella es, precisamente, la Vestal que está entre las dos columnas en el templo egipcio. Ella es la esposa del Tercer Logos. Comprendidos estos principios, debemos nosotros, los varones, reverenciar a la mujer, rendir culto a la mujer, porque sin la mujer no podríamos nosotros llegar a la Auto-realización íntima del Ser.

El Yoni femenino está representado por el Santo Grial, por el Vaso de Hermes y de Salomón. Es en este cáliz delicioso en el cual bebió el Cristo, en la última cena. Me viene en estos instantes el recuerdo, la reminiscencia de Abraham: se dice que cuando él volvía de la derrota de los Reyes -pues él peleó contra Sodoma y Gomorra- encontró una gran fortaleza militar; en ese lugar, más tarde, se vino a levantar Jerusalem, la ciudad querida de los Profetas. Cuenta la leyenda de los siglos que Abraham pagó sus diezmos y primicias a Melchisedeck, Rey de Salem. Fue allí donde Abraham encontró al Genio de la Tierra, Melchisedeck.

Melchisedeck, después de haber celebrado la Unción Gnóstica -precisamente con Abraham y sus gentes-, regaló al mismo el Santo Grial, aquel cáliz de plata maravilloso en el que bebiera el Cristo, en la última cena. Tal cáliz representa vivamente al Yoni femenino, y por ello es venerable. A través de los siglos ese cáliz fue a dar a la Reina de Saba. Con el tiempo, aquella dama portando tan preciada reliquia llegó a Jerusalem; sometió al Rey Salomón a distintas pruebas: una de ellas fue que tenía que aclarar, de un grupo de veinticinco jóvenes, cuáles eran hombres y cuáles mujeres. Aquellos jóvenes que venían con la Reina de Saba estaban igualmente vestidos, estaban igualmente maquillados, arreglados, eran de edades semejantes y se hacía difícil definir cuales eran varones, cuales eran mujeres. Aquel sabio Rey, ordenó a los jóvenes que se lavaran las manos, y en el modo como ellos se lavaban las manos pudo saber quienes eran varones y quienes eran mujeres. Así salió victorioso el gran Rey.

Recibió la joya preciosa de manos de la Reina de Saba. Cuando el gran mártir del Calvario celebró la última cena, se dice que aquella reliquia resplandeció sobre la mesa sacra. En esa reliquia bebió el vino de la sabiduría. El mártir del Calvario usó, pues, el cáliz bendito en la última cena. Cuando fue crucificado, la tierra se estremeció y Nicodemus, aquel sabio Senador de la antigua Roma, recogió en el cáliz bendito la sangre que emanara de las heridas del Adorable. Guardó después el cáliz en un lugar secreto, en su casa, bajo tierra, y también escondió la lanza con la que Longinos hiriera el costado del Señor, símbolo fálico maravilloso.

Cuando la policía romana allanó la casa del gran Senador, en realidad de verdad, no encontró el cáliz ni la lanza, y aquel hombre ilustre fue encerrado en prisión durante muchos años. Cuando salió de la cárcel, junto con el cáliz y la lanza se fue en busca de los gnósticos cristianos a la Roma augusta de los Césares, pero en realidad de verdad, no pudo durar mucho tiempo en aquel lugar, debido a que Nerón había iniciado la persecución contra nuestros antepasados gnósticos -porque fueron los gnósticos los que fueron echados al Circo de Roma, a los Circos de las fieras; fueron los gnósticos los perseguidos, los gnósticos de las catacumbas, los gnósticos que fueron devorados por los leones-.

El gran Senador romano, con el cáliz en su diestra, y la lanza, se fue por orillas del Mediterráneo rumbo a Cataluña, España... Una noche, en visión, vio aquel coloso que un ángel se le acercaba; aquella divinidad le dijo: "Ese cáliz tiene gran poder, porque en ese cáliz se halla encerrada la sangre del Redentor del mundo; entiérrala allí". Y le mostró la "montaña" de Cataluña, España, lugar donde existía un templo verdaderamente maravilloso. Nicodemus obedeció, y aquel cáliz bendito -símbolo del órgano sexual femenino- junto con la lanza fálica, fue escondido dentro del templo maravilloso de Montserrat, en el Castillo trascendente del Montsalvat.

Así, queridas hermanas gnósticas que hoy asisten, es bueno comprender lo que es el Santo Grial, ha llegado la hora de entender que sin el cáliz bendito en el cual bebió el divino Rabí de Galilea, no es posible a los varones lograr la Cristificación absoluta.

Ha llegado la hora de entender que en todo Templo de los Adeptos de la Fraternidad Universal de la Luz Interior, resplandece siempre el Santo Grial. Seria inconcebible que en el Templo de algún Adepto de la Gran Luz, faltara el Santo Grial. Es en el Santo Grial donde está el Maná del desierto, con el cual se alimentaron los israelitas durante cuarenta años. En el Arca de la Alianza, dentro del Sanctum Sanctorum del Templo de Salomón, estaba siempre encerrado el Gomor o Vaso Sagrado, contentivo precisamente del Maná del desierto. No faltaba tampoco, dentro del Arca de la Alianza, la Vara de Aarón y las Tablas de la Ley... Los Elohim que custodiaban aquella Arca preciosa se tocaban con sus alas y se encontraban, precisamente, en el estado aquél del hombre y de la mujer durante la cópula sacra. Cuando los soldados de Nabucodonosor, Rey, invadieron el Sanctum Sanctorum, horrorizados dijeron:

"¿Es éste el Dios vuestro que tanto adorabais, el Jehová de los Ejércitos?". Obviamente, que aquellas gentes no entendieron lo que es el Gran Arcano.

Así pues, en nombre de la verdad diré, que el Eterno Femenino resplandece también dentro del Sanctum Sanctorum, resplandece en todo lo creado, resplandece en todo lo que es, ha sido y será...

Con gran alegría estoy inaugurando hoy, precisamente, este Congreso Gnóstico Femenino; con gran alegría inicio los trabajos augustos de estas damas adorables. Paz Inverencial.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

LeccióN \"verbo de oro\" iconVerbo de la oración principal verbo subordinado

LeccióN \"verbo de oro\" iconUn verbo sin decir/ sin gritar/ un verbo

LeccióN \"verbo de oro\" iconAsunto: «Me dejaste estupefacto con tus comentarios sobre Oswald Pohl»
«estatura baja, aspecto fuerte, morocho, cabello ondulado, de bigotes y que fumaba cigarros, y que usaba alianza de oro y un anillo...

LeccióN \"verbo de oro\" iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

LeccióN \"verbo de oro\" iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

LeccióN \"verbo de oro\" iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

LeccióN \"verbo de oro\" iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

LeccióN \"verbo de oro\" iconMisa Ediciones «Del Verbo Encarnado»

LeccióN \"verbo de oro\" iconSimple Present with Verbo to be ser o Estar

LeccióN \"verbo de oro\" iconCuando escriban el verbo, que tenga sentido en la frase!!!






© 2015
contactos
l.exam-10.com