Comentarios acerca del segundo curso de bachillerato en relación a la prueba de acceso a la universidad de la asignatura de historia de la filosofíA






descargar 179.97 Kb.
títuloComentarios acerca del segundo curso de bachillerato en relación a la prueba de acceso a la universidad de la asignatura de historia de la filosofíA
página1/5
fecha de publicación07.07.2015
tamaño179.97 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5





ORIENTACIONES GENERALES SOBRE LA PAU DE HISTORIA DE LA FILOSOFÍA Y LOS TEXTOS SELECCIONADOS PARA EL CURSO 2012/2013.

ÍNDICE:
1. INTRODUCCIÓN. 3
2. ESTRUCTURA DE LA PRUEBA. 4
3. INSTRUCCIONES SOBRE EL DESARROLLO DE LA PRUEBA 5

4. CRITERIOS GENERALES DE CORRECCIÓN 5
5. RELACIÓN DE TEXTOS SELECCIONADOS PARA EL

CURSO 2012/2013 6
5.1. PLATÓN: República Libro VII 7-9

5.2. TOMÁS DE AQUINO: Suma Teológica I-II. 10-11

5.3. DESCARTES, R: Discurso del Método, II, IV 12-18

5.4. KANT, I: «Contestación a la pregunta: ¿Qué es la

Ilustración?», en ¿Qué es la Ilustración? 19-22

5.5. MARX, K: Manuscritos de economía y filosofía 23-27

5.6. NIETZSCHE, F: El Crepúsculo de los Ídolos 28-31

5.7. ORTEGA Y GASSET, J: El Tema de Nuestro Tiempo 32-36

5.8. RAWLS, J. La justicia como equidad. Una reformulación. 37-39

6. PONENTES. 40



1. INTRODUCCIÓN.
COMENTARIOS ACERCA DEL SEGUNDO CURSO DE BACHILLERATO EN RELACIÓN A LA PRUEBA DE ACCESO A LA UNIVERSIDAD DE LA ASIGNATURA DE HISTORIA DE LA FILOSOFÍA
A continuación os comunicamos las líneas generales de la propuesta que aprobó la ponencia de Composición de Texto Filosófico para la nueva PAU de la asignatura de Historia de la Filosofía que entregará en vigencia para el curso 2012/2013 aprobada el 16 de marzo de 2012 en Málaga.
Las pruebas de acceso a la Universidad de la asignatura Historia de la Filosofía se acomodan a los objetivos y contenidos desarrollados en el RD 1467/2007 de 2 de noviembre (BOE de 6 de noviembre de 2007), en la Orden de la Consejería de Educación de 5-8-2008 (BOJA de 26 de agosto) y en el Art. 9.2 del RD 1892/2008 de 14 de noviembre (BOE de 24 de noviembre) por el que se regulan las condiciones para el acceso a las enseñanzas universitarias oficiales.
El examen de la prueba de acceso a la Universidad consistirá en un comentario de dos de los textos y autores que se indican a continuación y correspondientes a los cuatro períodos en que se suele dividir la Historia de la Filosofía. Los textos y autores recogen los problemas filosóficos planteados por los filósofos más relevantes a lo largo de la historia del pensamiento y agrupados en dos líneas de desarrollo diferentes, aunque no necesariamente divergentes: por un lado, la línea ontoepistemológica, centrada especialmente en problemas relativos a la filosofía teórica, y por otro, la línea ético-política, en la que tienen cabida problemas relativos a la filosofía práctica, según establece la referida Orden de la Consejería de Educación.
Los autores que serán objeto del examen son los siguientes: En la línea ontoepistemológica: Platón, Descartes, Nietzsche, y Ortega y Gasset; y en la línea ético-política: Tomás de Aquino, Kant, Marx y Rawls. Todos ellos concuerdan con lo mencionado en el RD 1467/2007 al desarrollar el contenido de la Historia de la Filosofía.

Los textos de los que se seleccionarán los párrafos para el examen son los siguientes:
Línea ontoepistemológica:

-PLATÓN, República, libro VII, 514a1-517c1.

-DESCARTES, J. Discurso del Método, Segunda parte (párrafos seleccionados) y IV parte completa.

-NIETSZCHE, F. El Crepúsculo de los Ídolos, «La Razón en la Filosofía».

-ORTEGA Y GASSET, J. El Tema de Nuestro Tiempo, «La Doctrina del Punto de Vista».
Línea ético-política:

-TOMÁS DE AQUINO, Suma Teológica, I-II, cuestión 94, art. 2.

-KANT, I. «Contestación a la pregunta: ¿Qué es la Ilustración?», en ¿Qué es la Ilustración?

-MARX, K. Manuscritos de Economía y Filosofía.

-RAWLS, J. La justicia como equidad. Una reformulación.

Todos estos textos se enviarán a los Ponentes de cada universidad para que los pongan a disposición de los centros.

2. ESTRUCTURA DE LA PRUEBA.
a) La prueba contendrá dos textos de dos autores distintos (opción A y opción B): uno perteneciente a la línea ontoepistémica, y otro, a la línea ético-política, de entre los que el estudiante deberá elegir uno; b) nunca podrán caer dos textos del mismo autor; c) el estudiante deberá responder a las tres cuestiones siguientes:
1) Descripción del contexto histórico-cultural y filosófico que influye en el autor del texto elegido.
2) Comentario del texto:

Apartado a) Explicación de las dos expresiones subrayadas.

Apartado b) Identificación y explicación del contenido del texto.

Apartado c) Justificación desde la posición filosófica del autor.
3) Relación del tema o el autor elegidos con otra posición filosófica y valoración razonada de su actualidad.


  1. INSTRUCCIONES SOBRE EL DESARROLLO DE LA PRUEBA.


De carácter general.
a) Duración: una hora y treinta minutos.

b) Ha de elegir una opción.

c) Indique, claramente, al comienzo del examen, la opción elegida.

d) La calificación máxima de cada una de las cuestiones es la siguiente: primera, dos puntos; segunda, cinco puntos; tercera, tres puntos.
4. CRITERIOS GENERALES DE CORRECCIÓN

La valoración de la prueba será la siguiente:
Primera cuestión: se valorará la adecuada contextualización realizada, distinguiendo los aspectos histórico-culturales (se puntuará con un máximo de 1 punto) y filosóficos (se puntuará con un máximo de 1 punto) que influyen en el autor.
Segunda cuestión (comentario del texto):

Apartado a) se valorará la claridad y precisión de la explicación de las dos expresiones subrayadas; se puntuará con un máximo de 1,5 punto, es decir, máximo de 0,75 por cada expresión;

Apartado b) se valorará la identificación del tema y el desarrollo argumentativo que realice el alumno; se puntuará con un máximo de 1,5 punto;

Apartado c) se valorará la capacidad del alumno para relacionar justificadamente el tema del texto elegido con la posición filosófica del autor; se puntuará con un máximo de 2 puntos.
Tercera cuestión: se valorará el conocimiento de otra posición filosófica en relación con el tema o el autor del texto (se puntuará con un máximo de 2 puntos). Además se tendrá en cuenta la argumentación razonada del alumno sobre la vigencia del tema o el autor (se puntuará con un máximo de 1 punto).


5. RELACIÓN DE TEXTOS SELECCIONADOS PARA EL CURSO 2012/20013.
Nota: El formato digital de estos textos sólo tiene carácter orientativo para facilitar su seguimiento al profesorado, cualquier duda o error debe cotejarse con las ediciones originales.
- PLATÓN, República, VII, 514a1-5171c. (Trad. C. Eggers Lan). Madrid: Gredos, 1992.

- STO. TOMÁS DE AQUINO, Suma Teológica I-II, Cuestión 94, Art. 2. (Madrid: BAC, 1989, pp. 731-733).

- DESCARTES, Réné, Discurso del Método, partes 2ª y 4ª. (Trad. Guillermo Quintás Alonso). Madrid: Alfaguara, 1981, pp. 14-18, 24-30.

- KANT, Immanuel, “Contestación a la pregunta: ¿Qué es la Ilustración?”, en ¿Qué es la Ilustración?, Madrid, Alianza Editorial, 2004, (Edición de R.R. Aramayo), pp. 83-93.

- MARX, Karl, Manuscritos de Economía y Filosofía. Traducción, introducción y notas de Francisco Rubio Llorente. Madrid: Alianza, 1974, pp. 140-148.

- NIETZSCHE, Friedrich, El Crepúsculo de los Ídolos. ‘La “razón” en la filosofía’. (Trad. Andrés Sánchez Pascual). Madrid: Alianza Editorial, 1979, pp. 45-50.

- ORTEGA Y GASSET, José, El Tema de Nuestro Tiempo. ‘Doctrina del punto de vista’. Obras Completas, III, cap. X. Madrid: Revista de Occidente, 1966, pp. 197-203.

- RAWLS, J. La justicia como equidad. Una reformulación. Paidós. 2002. Pp, 70 – 75.
5.1 PLATÓN: Libro VII 514a-517c (Trad. C. Eggers Lan). Madrid: Gredos, 1992.

Libro VII
(514a) -Después de eso proseguí compara nuestra naturaleza respecto de su educación y de su falta de educación con una experiencia como ésta. Represéntate hombres en una morada subterránea en forma de caverna, que tiene la entrada abierta, en toda su extensión, a la luz. En ella están desde niños con las piernas y el cuello encadenados, de modo que deben permanecer allí y mirar sólo delante de ellos, porque las cadenas les impiden girar en derredor la cabeza. Más arriba y más lejos se halla la luz de un fuego que brilla detrás de ellos; y entre el fuego y los prisioneros hay un camino más alto, junto al cual imagínate un tabique construido de lado a lado, como el biombo que los titiriteros levantan delante del público para mostrar, por encima del biombo, los muñecos.

- Me lo imagino.

- Imagínate ahora que, del otro lado del tabique, pasan hombres que llevan toda clase de utensilios y figurillas de hombres y otros animales, hechos en piedra y madera y de diversas clases; y entre los que pasan unos hablan y otros callan.

- Extraña comparación haces, y extraños son esos prisioneros.

- Pero son como nosotros. Pues en primer lugar, ¿crees que han visto de sí mismos, o unos de los otros, otra cosa que las sombras proyectadas por el fuego en la parte de la caverna que tienen frente a sí?

- Claro que no, si toda su vida están forzados a no mover las cabezas.

- ¿Y no sucede lo mismo con los objetos que llevan los que pasan del otro lado del tabique?

- Indudablemente.

- Pues entonces, si dialogaran entre sí, ¿no te parece que entenderían estar nombrando a los objetos que pasan y que ellos ven?

- Necesariamente.

- Y si la prisión contara con un eco desde la pared que tienen frente a sí, y alguno de los que pasan del otro lado del tabique hablara, ¿no piensas que creerían que lo que oyen proviene de la sombra que pasa delante de ellos?

- ¡Por Zeus que sí!

- ¿Y que los prisioneros no tendrían por real otra cosa que las sombras de los objetos artificiales transportados?

- Es de toda necesidad.

- Examina ahora el caso de una liberación de sus cadenas y de una curación de su ignorancia, qué pasaría si naturalmente les ocurriese esto: que uno de ellos fuera liberado y forzado a levantarse de repente, volver el cuello y marchar mirando a la luz, y al hacer todo esto, sufriera y a causa del encandilamiento fuera incapaz de percibir aquellas cosas cuyas sombras había visto antes. ¿Qué piensas que respondería si se le dijese que lo que había visto antes eran fruslerías y que ahora, en cambio está más próximo a lo real, vuelto hacia cosas más reales y que mira correctamente? Y si se le mostrara cada uno de los objetos que pasan del otro lado del tabique y se le obligara a contestar preguntas sobre lo que son, ¿no piensas que se sentirá en dificultades y que considerará que las cosas que antes veía eran más verdaderas que las que se le muestran ahora?

- Mucho más verdaderas.

- Y si se le forzara a mirar hacia la luz misma, ¿no le dolerían los ojos y trataría de eludirla, volviéndose hacia aquellas cosas que podía percibir, por considerar que éstas son realmente más claras que las que se le muestran?

- Así es.

- Y si a la fuerza se lo arrastrara por una escarpada y empinada cuesta, sin soltarlo antes de llegar hasta la luz del sol, ¿no sufriría acaso y se irritaría por ser arrastrado y, tras llegar a la luz, tendría los ojos llenos de fulgores que le impedirían ver uno solo de los objetos que ahora decimos que son los verdaderos?

- Por cierto, al menos inmediatamente.

- Necesitaría acostumbrarse, para poder llegar a mirar las cosas de arriba. En primer lugar miraría con mayor facilidad las sombras, y después las figuras de los hombres y de los otros objetos reflejados en el agua, luego los hombres y los objetos mismos. A continuación contemplaría de noche lo que hay en el cielo y el cielo mismo, mirando la luz de los astros y la luna más fácilmente que, durante el día, el sol y la luz del sol.

- Sin duda.

- Finalmente, pienso, podría percibir el sol, no ya en imágenes en el agua o en otros lugares que le son extraños, sino contemplarlo como es en sí y por sí, en su propio ámbito.

- Necesariamente.

- Después de lo cual concluiría, con respecto al sol, que es lo que produce las estaciones y los años y que gobierna todo en el ámbito visible y que de algún modo es causa de las cosas que ellos habían visto.

- Es evidente que, después de todo esto, arribaría a tales conclusiones.

- Y si se acordara de su primera morada, del tipo de sabiduría existente allí y de sus entonces compañeros de cautiverio, ¿no piensas que se sentiría feliz del cambio y que los compadecería?

- Por cierto.

- Respecto de los honores y elogios que se tributaban unos a otros, y de las recompensas para aquel que con mayor agudeza divisara las sombras de los objetos que pasaban detrás del tabique, y para el que mejor se acordase de cuáles habían desfilado habitualmente antes y cuáles después, y para aquel de ellos que fuese capaz de adivinar lo que iba a pasar, ¿te parece que estaría deseoso de todo eso y envidiaría a los más honrados y poderosos entre aquéllos? ¿O más bien no le pasaría como al Aquiles de Homero, y «preferiría ser un labrador que fuera siervo de un hombre pobre» o soportar cualquier otra cosa, antes que volver a su anterior modo de opinar y a aquella vida?

- Así creo también yo, que padecería cualquier cosa antes que soportar aquella vida.

- Piensa ahora esto: si descendiera nuevamente y ocupara su propio asiento, ¿no tendría ofuscados los ojos por las tinieblas, al llegar repentinamente del sol?

- Sin duda.

- Y si tuviera que discriminar de nuevo aquellas sombras, en ardua competencia con aquellos que han conservado en todo momento las cadenas, y viera confusamente hasta que sus ojos se reacomodaran a ese estado y se acostumbraran en un tiempo nada breve, ¿no se expondría al ridículo y a que se dijera de él que, por haber subido hasta lo alto, se había estropeado los ojos, y que ni siquiera valdría la pena intentar marchar hacia arriba? Y si intentase desatarlos y conducirlos hacia la luz, ¿no lo matarían, si pudieran tenerlo en sus manos y matarlo?

- Seguramente.

- Pues bien, querido Glaucón, debemos aplicar íntegra esta alegoría a lo que anteriormente ha sido dicho, comparando la región que se manifiesta por medio de la vista con la morada-prisión, y la luz del fuego que hay en ella con el poder del sol; compara, por otro lado, el ascenso y contemplación de las cosas de arriba con el camino del alma hacia el ámbito inteligible, y no te equivocarás en cuanto a lo que estoy esperando, y que es lo que deseas oír. Dios sabe si esto es realmente cierto; en todo caso, lo que a mí me parece es que lo que dentro de lo cognoscible se ve al final, y con dificultad, es la Idea del Bien. Una vez percibida, ha de concluirse que es la causa de todas las cosas rectas y bellas, que en el ámbito visible ha engendrado la luz y al señor de ésta, y que en el ámbito inteligible es señora y productora de la verdad y de la inteligencia, y que es necesario tenerla en vista para poder obrar con sabiduría tanto en lo privado como en lo público.

- Comparto tu pensamiento, en la medida que me es posible.

5.3. TOMÁS DE AQUINO: Suma teológica I-II, cuestión 94, artículo 2 (Madrid: BAC, 1989, pp. 731-733).
La ley natural, ¿comprende muchos preceptos o uno solamente?

Objeciones por las que parece que la ley natural no comprende muchos preceptos, sino solamente uno.

1. Como ya vimos, la ley pertenece al género del precepto. Luego si hubiera muchos preceptos en la ley natural se seguiría que también serían muchas las leyes naturales.

2. La ley natural es algo consiguiente a la naturaleza humana. Mas la naturaleza humana, aunque es una considerada como un todo, es múltiple en sus partes. Por eso, la ley natural, o bien consta de un solo precepto por la unidad de la naturaleza humana como un todo, o bien consta de muchos por la multiplicidad de la naturaleza humana en sus partes. Pero en este caso también las inclinaciones de la parte concupiscible deberían pertenecer a la ley natural.

3. La ley, como ya vimos es cosa de la razón. Pero la razón en el hombre es una sola. Luego la ley natural sólo tiene un precepto.
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Comentarios acerca del segundo curso de bachillerato en relación a la prueba de acceso a la universidad de la asignatura de historia de la filosofíA iconPrueba de acceso a la universidad

Comentarios acerca del segundo curso de bachillerato en relación a la prueba de acceso a la universidad de la asignatura de historia de la filosofíA iconYo era profesor de Castellano en la Escuela Normal y a mediados del...

Comentarios acerca del segundo curso de bachillerato en relación a la prueba de acceso a la universidad de la asignatura de historia de la filosofíA iconProyecto curricular dibujo técnico II materia optativa del segundo curso de bachillerato

Comentarios acerca del segundo curso de bachillerato en relación a la prueba de acceso a la universidad de la asignatura de historia de la filosofíA iconFuente: Apuntes de la asignatura de Historia Antigua, Primer Curso, cedidos por

Comentarios acerca del segundo curso de bachillerato en relación a la prueba de acceso a la universidad de la asignatura de historia de la filosofíA iconProgramación didáctica ciencias Sociales, Geografía e Historia eso segundo Curso

Comentarios acerca del segundo curso de bachillerato en relación a la prueba de acceso a la universidad de la asignatura de historia de la filosofíA iconPruebas de Acceso y Desarrollo del Curso

Comentarios acerca del segundo curso de bachillerato en relación a la prueba de acceso a la universidad de la asignatura de historia de la filosofíA iconJUÁrez: la soberanía y el territorio arturo Lomas Maldonado Universidad...

Comentarios acerca del segundo curso de bachillerato en relación a la prueba de acceso a la universidad de la asignatura de historia de la filosofíA iconElaboracion de itemes para el examen de la asignatura historia dominicana...

Comentarios acerca del segundo curso de bachillerato en relación a la prueba de acceso a la universidad de la asignatura de historia de la filosofíA iconOrientaciones Prueba de Acceso Grado Superior 2010

Comentarios acerca del segundo curso de bachillerato en relación a la prueba de acceso a la universidad de la asignatura de historia de la filosofíA iconPrueba de acceso a ciclos formativos de grado medio






© 2015
contactos
l.exam-10.com