Concepto definido por Gerard Genette, designa todo aquello que rodea a un texto, y que está en función del mismo. No tiene sentido en sí mismo, sino que es






descargar 21.18 Kb.
títuloConcepto definido por Gerard Genette, designa todo aquello que rodea a un texto, y que está en función del mismo. No tiene sentido en sí mismo, sino que es
fecha de publicación06.07.2015
tamaño21.18 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
El paratexto

Concepto definido por Gerard Genette, designa todo aquello que rodea a un texto, y que está en función del mismo. No tiene sentido en sí mismo, sino que es subsidiario del texto: lo explica, lo comenta, lo complementa, lo publicita,lo adorna, lo protege, o incluso le sirve como soporte.

El mismo Genette distingue tres naturalezas posibles para el texto: verbal, icónica y material.

Aspecto verbal: todo lo que tenga que ver con la palabra (título, prólogo, comentarios de solapa o contratapa, etc.).

Aspecto icónico: todo lo que tenga que ver con la imagen (fotos, dibujos, mapas, esquemas, pero también el color de la tapa de un libro, o el aspecto visual de la tipografía elegida para el título…)

Aspecto material: aquí consideramos el soporte del texto (el papel en que está impreso, el cartón de la tapa, y no es un aspecto menor, ya que de la calidad del soporte material se desprenderá el precio del producto comercial “libro”, y se definirá la franja de mercado destinataria del mismo).

También vamos a distinguir los paratextos de autor de los de editor: los primeros son los que el mismo productor del texto central produce, que en la mayoría de los casos es el título. También los prólogos y epílogos pueden ser escritos por el autor. Todo lo que el autor no haya escrito en función del texto, es paratexto de editor, entendido en su concepto más amplio (desde el investigador que escribe un estudio preliminar, hasta el publicista que promueve el texto).

Paratexto según Maite Alvarado

Los límites del objeto “paratexto” son arbitrarios. Esa arbitrariedad está, en parte justificada, dada la naturaleza polimorfa –a la vez verbal, icónica y material- del paratexto, así como la diversidad de sus funciones y de sus fuentes de enunciación.

Siguiendo a Gerard Genette, consideramos parte del paratexto tanto la tapa, la contratapa, la solapa y las ilustraciones de un libro, diario o revista, como el diseño gráfico y tipográfico, el formato y el tipo de papel, es decir, el soporte material del texto. También se incluyen en la categoría prólogos, notas, epígrafes, dedicatorias, índices, apéndices, resúmenes y glosarios. Podríamos decir que el paratexto es lo que queda de un libro u otro tipo de publicación sacando el texto principal.

1.- La forma del paratexto

Lo que llamamos texto es, en primera instancia, una superficie escrita en la que, a simple vista, se distinguen zonas o bloques diferenciados. Los títulos se destacan por su ubicación, por la distancia que los separa de resto del texto y por otras marcas gráficas, como tipo de letra distinto o subrayado. La disposición en párrafos, es otra de las primeras informaciones que un lector obtiene, antes incluso de emprender la lectura propiamente dicha, junto con lo escrito en los márgenes, las notas que no pertenecen al texto sino que son agregados. A estos primeros datos, presentes en casi todos los textos, impresos o manuscritos, pueden sumarse variaciones de tipo y cuerpo de letra, asteriscos o números insertados sobre o al nivel de la línea, comillas, paréntesis, guiones, signos todos que son captados por contraste con la grafía dominante. Algunos de ellos son signos de puntuación, es decir, forman parte del código escrito en su dimensión ideográfica. Los signos de puntuación, en su conjunto, integran un sistema de señalización del texto escrito cuya finalidad principal es organizar la información que este aporta, jerarquizar las ideas e indicar la distancia o el grado de compromiso que tiene el que escribe con las palabras que usa. Los signos de puntuación, por lo mismo, son parte del texto; sin ellos, este sería una masa indiscriminada de palabras casi imposible de descifrar, es decir, no sería texto.

Pero no todos los signos que se revelan en este “barrido” inicial, previo a la lectura, pertenecen al texto del mismo modo que la puntuación. Las variaciones tipográficas y de diagramación o disposición de texto y gráfica (cuadros, gráficos, ilustraciones, etc.) en la página, son cuestiones morfológicas, que hacen a la forma en que el texto se presenta a la vista. Un mismo texto puede asumir “forma” (diseños) distintos, sin que el contenido del mismo se modifique sustancialmente. Estos aspectos morfológicos constituyen un “plus” que se agrega al texto para facilitar la lectura o para favorecer un tipo de lectura que interesa al autor propiciar. Se trata, entonces, de elementos paratextuales, auxiliares para la comprensión del texto.

2.- Un aparato de recepción

Del mismo modo, son paratextuales los textos subsidiarios, como notas, referencias bibliográficas, índices, epígrafes...

“Antes de ser un texto, el libro es, para el lector, una cubierta, un título, una puesta en página, una división en párrafos y en capítulos, una sucesión de subtítulos eventualmente jerarquizados, una tabla de materias, un índice, etc., y, desde luego, un conjunto de letras separadas por blancos. En síntesis, un libro es ante todo, un proceso multiforme de especialización del mensaje que se propone a la actividad de sus lectores”. (Hébrard, 1983:70)

La mayoría de los textos impresos son mercancías, y para competir en el mercado específico, requieren de un aparato paratextual cada vez más sofisticado.

Proliferan, entonces, en el caso de los libros fundas, bandas, tapas de colores llamativos, destinadas a captar la atención del lector con un mensaje corto y directo, que se añade al más clásico de solapas y contratapas.

Umbral del texto, primer contacto del lector con el material impreso, el paratexto es un instructivo, una guía de lectura. En este sentido, los géneros escritos1 cuentan entre sus marcas, aspectos paratextuales que permiten anticipar, en cierta medida, el carácter de la información y la modalidad que esta asumirá en el texto. También los géneros literarios, científicos o de divulgación ofrecen al lector, desde su formato, elementos de reconocimiento y la oportunidad de formular primeras hipótesis sobre el contenido del texto, que la lectura, a posteriori, confirmará o refutará.

3.- Los márgenes del texto

Gérard Genette define el paratexto como lo que hace que el texto se transforme en libro y se proponga como tal a sus lectores y al público en general (Genette, 1987). Además de los elementos verbales (prefacios, epígrafes, notas, etc), Genette incluye manifestaciones icónicas (ilustraciones), materiales (tipografía, diseño) y puramente factuales (hechos que pesan sobre la recepción, información que circula por distintos medios acerca de un autor, por ejemplo).

Etimológicamente, “paratexto” sería lo que rodea o acompaña al texto (para= junto a, al lado de), aunque no sea evidente cuál es la frontera que separa texto de entorno.

Desde una perspectiva pragmática, se podría decir que es el objetivo de la lectura el que decide el recorte, y, por lo tanto, define el carácter paratextual o textual de algunos elementos: un prólogo puede perder su carácter de tal al ser desvinculado del corpus que prologa y analizado en sí mismo como texto. Por ese cambio de perspectiva implica su exclusión del paratexto. Lo que relativiza la definición puramente pragmática y obliga a indagar en lo discursivo si hay rasgos distintos que diferencien texto de paratexto.

El propio Genette se encarga de precisar el paratexto es, básicamente, “un discurso auxiliar, al servicio del texto, que es su razón de ser”(Genette, 1987:16).
Elementos paratextuales:

Título: Es el elemento más externo de paratexto de autor. Como parte de la tapa del libro, coincide con el paratexto editorial y en muchos casos está sujeto a la aprobación del editor. Para Roland Barthes, equivale a la marca de un producto comercial y acompaña a la constitución del texto en mercancía. Es el primer mensaje que el autor envía a sus lectores potenciales. Para el lector, es la primera clave del contenido del libro y el disparador de sus primeras conjeturas. El título tiene tres funciones: identificar la obra, designar su contenido y atraer al público.

La dedicatoria: suele ubicarse al principio del libro, inmediatamente antes o después de la página del título. Los destinatarios pueden ser personas relacionadas con el autor, o grupos, instituciones a quienes se rinde homenaje y reconocimiento. Cuando no existían los derechos de autor y los escritores dependían, en buena medida, de la generosidad de los protectores y mecenas para poder publicar sus obras, las dedicatorias cumplían una función de reconocimiento o compromiso (Ej.: la dedicatoria que Cervantes hace del Quijote al Duque de Béjar).

El epígrafe: suele estar ubicado en la página siguiente a la dedicatoria y anterior al prólogo. Es siempre una cita, verdadera o falsa (atribuida falsamente a un autor). También puede ser atribuida a un autor imaginario, o ser anónima. Sus funciones principales son: comentar el título, el texto, y establecer un padrinazgo indirecto (lo importante no es lo que dice la cita, sino la identidad de quien lo dice).

El prólogo (o prefacio) es un discurso que el autor u otra persona en quien él o el editor delega esta función, produce a propósito del texto que precede o sigue ( en este caso se denomina postfacio o epílogo). Hay prefacios apócrifos o falsos, y también hay prefacios ficticios, que se atribuyen, por ejemplo, a un personaje del texto. La mayoría de los prólogos cumplen con dos funciones básicas, que comparten con las contratapas: una función informativa e interpretativa respecto al texto y una función persuasiva o argumentativa, destinada a captar al lector y retenerlo. En obras no ficcionales, el prólogo puede cumplir una función didáctica: explicar los contenidos y el orden de éstos en el libro.

El índice: lo que frecuentemente se llama “índice” es en realidad la tabla de contenidos o de materias: un listado de los títulos del texto por orden de aparición con la indicación de la página correspondiente, que puede estar al comienzo o al final del libro. Su función es facilitar al lector la búsqueda de los temas de su interés en el texto, y también refleja la estructura del texto, cumple una función organizadora de su lectura. Su función es central en los textos no ficcionales. Además de la tabla de contenidos (índice tabular), existe el índice alfabético analítico (temático) y el onomástico (de nombres, que reúne a los autores mencionados por el texto).

Las notas: la nota es una advertencia, explicación, comentario o noticia de cualquier clase que en impresos o manuscritos va fuera del texto. Puede estar ubicada: al pie de página, , al final del capítulo, o al final del libro. N. del A.: nota del autor. N. del T.: nota del traductor. N. del E.: nota del editor.

La bibliografía: es una lista ordenada alfabéticamente de autores y títulos de las obras consultadas por el autor, que se ubica al final del libro. No debe confundirse con las referencias bibliográficas (que son una variedad de la nota, ya que se ubican en relación con un fragmento de texto determinado y se numeran correlativamente, distribuyéndose a lo largo de todo el texto.

El glosario:es una lista ordenada alfabéticamente de términos técnicos o que por alguna razón pueden presentar dificultad al lector, acompañados de una definición. Esta lista suele ubicarse al final del libro, una vez terminado el texto, aunque existen casos en que aparece como nota al pie de página. Tiene función didáctica.

El apéndice: textos, cuadros, documentos, testimonios diversos, suelen agruparse en las últimas páginas del libro como “anexo” o “apéndice”. Se trata por lo general de un complemento del texto que, en razón de su extensión, no puede incluirse en forma de notas. El texto puede remitir o no al apéndice, pero en cualquier caso es de lectura facultativa (opcional).

BIBLIOGRAFÍA:

-ALVARADO, Maite: Paratexto, “Enciclopedia Semiológica”, Oficina de publicaciones del Ciclo Básico Común de la Universidad de Buenos Aires, Bs. As., 1994.-

1 Los géneros discursivos, para Mijail Bajtin, son tipos relativamente estables de enunciados que comparten características temáticas, estilísticas y de estructura. Las distintas esferas de la actividad se organizan alrededor de géneros discursivos más o menos específicos.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Concepto definido por Gerard Genette, designa todo aquello que rodea a un texto, y que está en función del mismo. No tiene sentido en sí mismo, sino que es iconMis escenas no nacen solamente en base al texto a representar sino...

Concepto definido por Gerard Genette, designa todo aquello que rodea a un texto, y que está en función del mismo. No tiene sentido en sí mismo, sino que es iconEl concepto de transtextualidad, de Gerard Genette

Concepto definido por Gerard Genette, designa todo aquello que rodea a un texto, y que está en función del mismo. No tiene sentido en sí mismo, sino que es iconLa pulsión de muerte y la creación de la nada
«Hijo mío, te lo suplico, mira el cielo y la tierra, fíjate en todo lo que contiene y verás que Dios lo creó todo de la nada, y el...

Concepto definido por Gerard Genette, designa todo aquello que rodea a un texto, y que está en función del mismo. No tiene sentido en sí mismo, sino que es iconEn el psicoanálisis de J. Lacan, lo “real” tiene -al menos- tres...

Concepto definido por Gerard Genette, designa todo aquello que rodea a un texto, y que está en función del mismo. No tiene sentido en sí mismo, sino que es iconCarta del santo padre juan pablo II a los artistas
«El arte creador, que el alma tiene la suerte de alojar, no se identifica con aquel arte por esencia que es Dios, sino que es solamente...

Concepto definido por Gerard Genette, designa todo aquello que rodea a un texto, y que está en función del mismo. No tiene sentido en sí mismo, sino que es iconEsta acepción, que no es la más común ha sido potenciada por algunos...

Concepto definido por Gerard Genette, designa todo aquello que rodea a un texto, y que está en función del mismo. No tiene sentido en sí mismo, sino que es iconDeberá entregarse el mismo día y cuando se realice el examen de la...
«Buscar una explicación del presente en el futuro que, en el instante de la escritura, ya es pasado». No se trata de un trabalenguas,...

Concepto definido por Gerard Genette, designa todo aquello que rodea a un texto, y que está en función del mismo. No tiene sentido en sí mismo, sino que es iconDe la Medicación
«enfermedad» significa que no podemos ser felices con lo que somos, que uno no puede acep­tar lo que es. Es la propia enfermedad...

Concepto definido por Gerard Genette, designa todo aquello que rodea a un texto, y que está en función del mismo. No tiene sentido en sí mismo, sino que es iconGerard Genette: La literatura a la segunda potencia (pgs. 53-62)

Concepto definido por Gerard Genette, designa todo aquello que rodea a un texto, y que está en función del mismo. No tiene sentido en sí mismo, sino que es iconIniciativa de acuerdo Legislativo mismo que tiene por objeto:: Girar...






© 2015
contactos
l.exam-10.com