“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones”






descargar 149.92 Kb.
título“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones”
página1/5
fecha de publicación05.07.2015
tamaño149.92 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5
Introducción
“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones”

Albert Einstein

Retomo esta frase del A. Einstein por dos cuestiones principales; la primera, tiene que ver con la percepción que tenemos sobre las crisis, ya que regularmente una crisis es entendida como algo negativo; y segundo, por las alternativas de solución, ya que al tener una significación de la crisis como algo negativo, bloquea las posibles vías que se necesitan para sobreponerse a ella.

En el trascurrir de la vida, en el simple vivir, todos los seres humanos pasamos por momentos críticos donde parecen que todos los problemas están en contra nuestra, incluso la misma vida pareciera que nos pone barreras imposibles de traspasar. Estas crisis pueden ser de diferente índole, social, familiar, religiosa, existencial, etc., sin embargo, si no es resuelve adecuadamente, conlleva a diversos riesgos , no solo de padecer graves problemas psicológicos sino que en ocasiones amenazan la estabilidad hasta generar desesperanza e ideación suicida. Como profesionales de la salud psicológica, debemos tener en cuenta diversas herramientas que pueden ayudar de una manera considerable ante casos de crisis. Por ejemplo, la intervención va desde los Primeros Auxilios Psicológicos, que pueden resultar tan importantes como la de un paramédico cuando procede a detener una hemorragia arterial y deja a posteriori, un tratamiento de recuperación de hemoglobina. Sin embargo, siempre debemos orientar al paciente a resolver sus problemas de fondo mediante un proceso terapéutico.
Definición
Para entender un poco más sobre las crisis, resulta necesario citar algunas definiciones, para ello, debemos entender que una crisis es un estado temporal de desorganización, caracterizado básicamente por una incapacidad del sujeto para manejar (emocional y conceptualmente) situaciones particulares.

Cuando una persona atraviesa por un estado de crisis se encuentra en una etapa vitalmente clave para continuar el curso de su vida. No importa qué tipo de crisis sea, el evento es emocionalmente significativo e implica un cambio radical en su existencia. Es importante resaltar que en una crisis no existe magnitud en el hecho causal de la crisis, con esto quiero decir que quizá una persona puede sufrir un estado de crisis porque se le murió su mascota y otra porque perdió un chocolate. El individuo percibe un problema dependiendo de sus recursos de adaptación, así como sus mecanismos de defensa y otras variables psicológicas. Como resultado de estas crisis la persona experimenta una mayor tensión y ansiedad, lo cual la inhabilita aún más para encontrar una solución. La figura 2 nos muestra algunas situaciones que pueden conllevar las crisis.

Una vez explicado lo anterior, podemos mencionar algunas definiciones para entender mejor el concepto de intervención en crisis:

Siguiendo a Caplan y a Erikson, las crisis son entendidas como “una respuesta de disrupción en la homeostasis psicológica del individuo, en la que fallan los mecanismos de afrontamiento habituales tendentes a reinstaurar dicha homeostasis, lo cual va acompañado de todo un conjunto de consecuencias conductuales, emocionales, cognitivas y biológicas en la persona”.

Silvia Bleichmar entiende por crisis “la repercusión psicológica de complejas situaciones vitales, la forma en que estas son vividas por la persona, a partir de múltiples y muy variados factores histórico-coyunturales: su inscripción económico-social, familiar, su propia historicidad, sus vicisitudes como sujeto psíquico (fundamentalmente inconscientes), etcétera”.


Una vez entendido el concepto de crisis, resulta necesario hacer un paréntesis en lo que es la intervención. Si bien la mayor parte de las personas saben lo que es una crisis, quizá por que en algún momento de la vida pasaron por ella, el principal objetivo es entender que debemos hacer ante un caso de crisis. Para esto, la intervención en crisis, se podría definir entonces como una acción clásica que consiste en interrumpir una serie de acontecimientos que provocan anomalías en el funcionamiento normal de las personas. Llama la atención el concepto de interrumpir, ya que si alguna persona necesita intervención en crisis, en primera instancia es porque esta en crisis. Posteriormente en el documento se hablará sobre las fases de la crisis, sin embargo para efecto de estas definiciones se entenderá como la interrupción del momento de crisis.

El objetivo de la intervención en crisis radica en entender la necesidad del afectado desde su perspectiva, haciéndole notar que como facilitador hemos captado esta demanda. La crisis resulta de un cambio dramático y dentro de un tiempo mínimo y rompe por completo el equilibrio que la persona había mantenido tanto internamente como su relación con su medio ambiente, enfrentando la desarmonía y el caos.

La intervención llevada a cabo por profesionales de la Salud Mental, puede ofrecer una ayuda inmediata para aquellas personas que atraviesan por una crisis y necesitan restablecer su equilibrio emocional. Se trata, generalmente, de una terapia breve cuyo principal objetivo es dar apoyo ayudando a la persona en el preciso momento en que ésta lo requiere o solicita.


Principios de la Intervención en crisis
Para entender mejor este capítulo, debemos entender que un principio es una ley o regla que debe cumplirse para lograr cierto propósito o meta. Por ejemplo, las leyes naturales son ejemplos de principios físicos. La gravedad es un principio, ya que sin ella, todos los seres humanos saldríamos volando de la tierra al inmenso universo, lo cual seguramente propiciaría muchas crisis.

Otra manera de concebir los principios inherentes a un sistema o una disciplina es como un reflejo de las características esenciales de un sistema para que funcione correctamente, y sin los cuales no es posible trabajar, comprender o usar dicho sistema.

Los métodos por los cuales se auxilian a las víctimas de una crisis a lograr su recuperación son conocidos genéricamente como técnicas de intervención en crisis, y tienen un par de propósitos esenciales:

a) Restablecer la capacidad del individuo para afrontar las situaciones de estrés en las que se encuentra.

b) Proveer asistencia a estos individuos para reordenar y reorganizar su mundo social destruido.

Existen otros enfoques útiles para el abordaje del trauma y crisis emocionales con matices distintos a intervenciones comunes, por ejemplo; los primeros auxilios emocionales o traumatología emocional y la psicoterapia breve, intensiva y de urgencia.

Una vez entendido que un principio es necesario para que se lleve a cabo determinado proceso, la intervención en crisis, también debe cumplir con ciertos principios.

Por ejemplo: el autor, Héctor Cerezo Huerta nos dice que lo principios básicos son1:


  • Oportunidad: La terapia breve de urgencia con tiempo limitado es el tratamiento que se elige en situaciones de crisis; el proceso de ayuda para que las personas puedan recuperar el equilibrio después del incidente puede tomar en promedio de 1 a 6 semanas. Puesto que la experiencia de crisis es un periodo de alto riesgo para la persona como para su familia, se requiere que la ayuda esté disponible de modo inmediato y en una ubicación de fácil acceso. El énfasis en la oportunidad se calcula para reducir el peligro y, al mismo tiempo, para capitalizar la motivación del paciente para hallar un nuevo planteamiento (lo mismo de actitud que conductual) para enfrentarse con las circunstancias de la vida.

  • Metas: Ayudar a la persona a recuperar un nivel de funcionamiento equilibrado que tenía antes del incidente que precipitó la crisis o potencialmente creativo que le permita superar el momento crítico.

  • Valoración: Es importante que la valoración abarque tanto la fortaleza como la debilidad de cada una de los sistemas (Perfil CASIC: Conductual, Afectiva, Somática, Interpersonal y Cognitiva) implicados en la crisis. La información acerca de qué está vulnerable en la vida de una persona se complementa con la información acerca de qué es aún funcional. Las fuerzas y recursos sociales pueden y deben utilizarse para ayudar a una persona a arreglárselas con la crisis.


Los primeros auxilios psicológicos (PAP) se refieren a la intervención psicológica en el momento de Crisis, entendiéndose como una ayuda breve e inmediata de apoyo y rescate a la persona para restablecer su estabilidad emocional y facilitarle las condiciones de un continuo equilibrio personal. El manual del PAP, también reconoce algunos principios técnicos, que son los siguientes:

Principios técnicos utilizados en los PAP2:


  • Escucha responsable: escuchar atentamente y cuidadosamente.

  • Permitir la libre expresión de la persona, en primer término.

  • Transmitir la necesidad de aceptar lo ocurrido, pues ya no se puede modificar.

  • En un segundo momento, realizar una conversación limitada y lo más abierta posible. No excederse en un “interrogatorio fiscal”.

  • Realizar resúmenes periódicos de la exposición de la persona: organización del pensamiento.

  • Proveer información.

  • Orientar en lo necesario pero evitando los “Consejos Directivos”

  • Aceptación de las personas tal y como son, respetando su dignidad y sus derechos.

  • Empatía, que significa ponerse en el lugar del otro, comprender lo que le está sucediendo.

  • Crear una atmósfera cálida y humana alrededor de la víctima.

  • Posibilidad de desarrollar reuniones grupales con diversas personas que pasaron por lo mismo.

  • Desarrollo de actividades para el manejo del estrés.


Algo que también es importante resaltar es la actitud de la persona ante la crisis, si bien el PAP y otros autores nos manejan principios, el terapeuta debe presentar algunas habilidades generales que son necesarias para el trabajo con cualquier tipo de población. Por ejemplo: una actitud de incondicionalidad y de apoyo al paciente enmarca toda la actividad terapéutica. Si bien son actitudes siempre deseables en la terapia, con la población en crisis se convierten en característica indispensable, siempre matizando que este apoyo debe ser adaptativo y no debe convertirse en un comportamiento que aumente los sentimientos de inutilidad personal del paciente y la sensación de dependencia. Así, debe establecerse una buena relación empática y cálida con el paciente para que éste se sienta comprendido y no criticado y de esta forma pensar que realmente están interesados por su caso y pueden ayudarle. Gómez nos propone:3
1. Realizar Contacto Psicológico

Se define este primer contacto como empatía o “sintonización” con los sentimientos y necesidades de una persona durante su crisis.
La tarea es escuchar cómo la persona en crisis visualiza la situación y se comunica con nosotros. Así mismo, se invita a la persona a hablar, y a escucharse, sobre lo sucedido (los hechos) y dar cuenta de sus reacciones (sentimientos y actitudes) ante el acontecimiento, estableciendo lineamientos reflexivos y sentimientos encontrados.
Existen varios objetivos del primer contacto psicológico; el primero es que la persona sienta que se le escucha, acepta, entiende y apoya; lo que a su vez conduce a una disminución en la intensidad de sus ansiedades; el primer contacto psicológico puede servir para reducir el dolor de estar solo durante una crisis, pero en realidad se dirige a algo más que esto.
2. Analizar las Dimensiones del Problema

La indagación se enfoca a tres áreas: a) presente b) pasado inmediato y c) futuro inmediato. El presente hace referencias a “qué sucedió, cómo te sientes, qué piensas, qué puedes hacer. El pasado inmediato remite a los acontecimientos que condujeron al estado de crisis y su indagación implica preguntas como: “quién, qué, dónde, cuándo, cómo”; El futuro inmediato se enfoca hacia cuáles son los eventuales riesgos para la persona, y prepararse para las soluciones inmediatas.
3. Buscar Posibles Soluciones

Implica la identificación de un rango de soluciones alternativas tanto para las necesidades inmediatas, como para las que pueden dejarse para después. Esto implica llevar o “acompañar” a la persona en crisis a generar alternativas, seguido de otras posibilidades. Una segunda cuestión es la importancia de analizar los obstáculos para la ejecución de un plan en particular.
4. Iniciar Pasos Concretos

Implica ayudar a la persona a ejecutar alguna acción concreta. El objetivo es en realidad muy limitado: no es más que dar el mejor paso próximo, dada la situación. El interventor tomará un actitud facilitadora o directiva, según las circunstancias, en la ayuda al paciente para tratar con la crisis.
5. Verificar el Progreso

Implica el extraer información y establecer un procedimiento que permite el seguimiento para verificar el progreso de ayuda.
El seguimiento puede suceder mediante un encuentro posterior, cara a cara o por teléfono o correo electrónico. El objetivo es ante todo completar el circuito de retroalimentación o determinar si se lograron o no las metas de los Primeros Auxilios Psicológicos: el suministro de apoyo, reducción de la mortalidad y cumplimiento del enlace con fuentes de apoyo.

Independientemente de lo antes mencionado, las personas de la comunidad también son un pilar importante en la intervención en crisis, el siguiente diagrama lo explica de mejor manera.


Procedimiento básico de la intervención en crisis:
Dentro de los muchos quehaceres con los que cuenta el psicólogo, uno de los mas importantes y de mayor atención en nuestros tiempos es la intervención en crisis, ya que por las actuales condiciones con las que contamos a nivel mundial y nacional, donde el desplazamiento, el secuestro, y la violencia, entre otros; obligan a que cada vez mas, la población se vea inscrita en situaciones para las que no ha sido enseñada a manejar y es aquí donde el psicólogo entra a formar parte fundamental de todo el arsenal con el que cuenta una población para afrontar dichas situaciones de emergencia.

Actualmente a ido proliferando en todo el mundo la preocupación por los efectos psicosociales de las emergencias y desastres, así como los grupos de psicólogos que se interesan por intervenir en estas circunstancias, conformando los equipos de primera respuesta, organizando sociedades o grupos de intervención locales creando redes nacionales de ayuda psicológica.

Sin embargo, para llevar a cabo dichas intervenciones es necesario llevar a cabo un procedimiento. En este sentido, un procedimiento consiste en seguir ciertos pasos predefinidos para desarrollar una labor de manera eficaz. Su objetivo debería ser único y de fácil identificación, aunque es posible que existan diversos procedimientos que persigan el mismo fin, cada uno con estructuras y etapas diferentes, y que ofrezcan más o menos eficiencia. Dentro de la intervención en crisis también existen diversos autores, que plantean procedimientos diferentes, pero enfocados hacia el mismo objetivo, ayudar a la persona que presenta una crisis. Ervigio Corral Torres (2009) nos dice que existen 5 etapas4 en este procedimiento:
Etapa 1: Relación

Inicio/entrada.

a) Evaluar las reacciones cognitivas, afectivas y conductuales que ha provocado el incidente o los incidentes y el impacto de su significado en la identidad del cliente como víctima.

b) Explorar los sistemas relacionales más significativos (familia, trabajo, iguales, vecindarios).

c) Presentar sobre la marcha oportunidades para que el paciente exprese sus emociones (como la ira, el miedo, la ansiedad, o la tristeza).
Etapa 2. Definición del problema

Manifiesto/evaluación de la crisis.

a) Evaluar las variables más importantes del entorno de la persona (por ejemplo, dónde y cómo puede recibir la persona ayuda social, física, económica, y emocional).

b) Determinar la percepción que la víctima tiene de sus fuerzas y debilidades personales.

c) Determinar los acontecimientos precipitantes (cambios significativos o pérdidas) que ha provocado la crisis; especialmente los de las últimas 24 horas.

d) Determinar el motivo por el que la persona ha buscado ayuda precisamente en esos momentos.

e) Determinar las estrategias de afrontamiento y de resolución de problemas que la víctima ha intentado poner en práctica para enfrentarse a la crisis (acercamiento, evitación, inmovilismo).

f) Evaluar y clasificar la crisis: ¿representa el paciente un peligro para sí mismo o para los demás?
Paso 3. Estructura/contrato de la relación de ayuda.

Informar al paciente de lo que el terapeuta puede y no puede hacer para ayudarle a recuperar su autoestima, su confianza en sí mismo y su eficacia
Paso 4. Exploración intensiva tanto de la situación de crisis como de las reacciones.

Investigar las situaciones que fueron el factor desencadenante en la provocación de la crisis y la reacción ante la misma.
Paso 5. Establecimiento de posibles metas y objetivos

a) Reiterar el centro de atención en el problema

b) Reafirmar los límites temporales de la intervención

c) Decidir el uso que pueda hacerse de otros recursos y personas.

d) Aclarar qué la persona se responsabilizará de cada aspecto (por ejemplo, la medicación).
La manera en que divide las etapas Ervigio Torres me resulta bastante funcional, sin embargo es necesario citar a Slaikeu, ya que el divide el proceso en dos fases, y en mi opinión el diagrama de Torres pueden ayudarnos a complementar el segundo proceso de Slaikeu.
Slaikeu (1996) diferencia dos fases en el proceso de la Intervención en Crisis:
a) Intervención de primera instancia5:

Primeros Auxilios Psicológicos, que duran minutos o, como mucho, horas. El objetivo es restablecer el enfrentamiento inmediato al evento:

  • Otorgar apoyo.

  • Reducir el peligro de muerte (por ejemplo en casos de maltrato infantil, violencia doméstica, suicidio, ideas autolíticas, deambulación peligrosa, agresiones).

  • Enlace con recursos de ayuda: Informar sobre los distintos recursos, y remitir a orientación psicológica.

b) Intervención en segunda instancia: Terapia para Crisis.

Esta intervención puede durar semanas o meses, y su objetivo es la resolución de la crisis:

  • Integrar el incidente en la trama de la vida

  • Establecer la apertura/disposición para encarar el futuro.


Si bien puede entenderse este procedimiento como una serie de pasos, las crisis no siempre están adecuadas u ordenadas para implantar dichos modelos. Por lo tanto, el procedimiento también se basa en una forma de acción que se desarrolla en nueve puntos básicos6:
1. Contacto inicial y el apego (significa estar disponible, sencillo y capaz de comunicarse y de confianza)

2. La protección y la seguridad (significa ser capaz de abordar y resolver situaciones de peligro)

3. La reagrupación familiar y la contención en el duelo;

4. La estabilización emocional (hablar con calma, estar seguro);

5. La recopilación de información y evaluación (habilidades apuntan a la escena, recogiendo la energía para poner en práctica un plan de emergencia);

6. El desarrollo de estrategias de gestión;

7. La normalización de las reacciones agudas;

8. Conectados con las redes sociales y los servicios locales,

9. Promoción de un sentido de la eficacia y la capacitación.
El siguiente diagrama muestra de una manera gráfica, algunas herramientas que pueden ayudarnos para dirigir el proceso de intervención en crisis.

  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones” iconS e dice que Juan Pablo II cargó hasta el final de su vida el peso...

“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones” icon"¿Para quién será el ay? ¿Para quién será el dolor? ¿Para quién las...

“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones” iconPaper La crisis económica de la Unión Europea: ¿Complejo de Saturno...

“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones” iconCompromiso y calidad en la L. I. J. Problemas y soluciones

“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones” iconResumen : Dado que el autoritarismo y la violencia impregnan los...

“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones” iconActualmente las limitantes más importantes en el diseño y ejecución...

“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones” iconLucas Soares
«Los problemas científicos pueden interesarme, pero nunca apresarme realmente. Esto lo hacen sólo los problemas conceptuales y estéticos....

“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones” iconFuerza
«espiritual», «problemas» y «soluciones», de modo que no será necesario que lo haga en esta breve introducción. El mensaje esencial...

“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones” iconNo hace falta contar quien es Susana todos la conocen, la escuchan...

“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones” icon…algún maestro desventurado a quien la inexorable Fatalidad ha perseguido...






© 2015
contactos
l.exam-10.com